Blogia
Relatos de azotes

Nalgadas de personas más jóvenes a personas mayores

Autor: thebestspanker@yahoo.com

Nota del Editor: este relato está basado en hechos verídicos que le ocurrieron al narrador.

Sobre el tema en cuestión, habré de decirles que, desde bastante joven tuve algunas ocasiones de sobar y dar unas cuantas nalgadas a los traseros de respetables damas que me llevaban añitos, algunas varios más, algunas unos cuantos.
   
Recuerdo un incidente en particular, cuando me tocó hacer de enfermero de una muy interesante dama –semi pariente-. Ella era paraguaya y para entonces estaría bordeando los 40, mientras quien esto escribe andaría por los 22 o 23 añares.
  
Resulta que esta casi tía mía, quien estaba pasando una temporada al cuidado de una anciana que vivía muy cerca de la vivienda que entonces moraba con mis padres, andaba bastante resfriada y la cosa se había complicado con una bronquitis que casi no le dejaba respirar.
  
Por conveniencia y también por afinidad, una vez que había atendido a la anciana, ella se venía a compartir las comidas del medio día y de la noche a la casa.
  
Fue en una de esas visitas que salió el comentario de que se sentía verdaderamente mal, pero que tenía que pasar la noche cuidando de la anciana y que, lo peor de todo era que la enfermera que le había colocado la primera inyección -de 3 dosis recetadas-no podría ir ese día.
  
Ni corto ni perezoso, me brindé a colaborarla, puesto que era el flamante poseedor de un certificado que garantizaba mi habilidad de brindar primeros auxilios, que había recientemente logrado mediante un curso que se dictaba en la Cruz Roja.

Viendo a aquella mujer aún joven y bien proporcionada, de cuerpo delgado y caderas gratas a la vista que cruzaba conmigo su mirada sorprendida, pude observar cómo invadía su rostro rápidamente el rubor, propiciado, supongo, por lo extraño de la situación. Es quizás necesario aclarar que estábamos los dos solos, en el comedor de diario, ya que el resto de la familia se encontraba disfrutando de la televisión en la planta alta.

Me preguntó si tenía experiencia colocando inyecciones y le respondí que sí, que había resultado el mejor del curso en aplicarlas vía intramuscular y que, en definitiva, las endovenosas me daban un poco más de trabajo, por lo que tenía cierto temor de aplicarlas.

Me respondió que, por ese lado no habría problema, porque las inyecciones que necesitaba eran intramusculares. Pero, precisamente por eso –me confesó- le daba mucha vergüenza pensar en que yo se las aplicara y concluyó con que era mejor que buscara una farmacia donde pudieran inyectarla. Me pidió pues que más bien la acompañara a buscar una.

Sin embargo, no pudimos encontrar ninguna cerca y ella se sentía muy mal, por lo que me pidió que la acompañara a la casa de la anciana, donde ella vivía temporalmente.

Llegados allá, me invitó a pasar un momento, para invitarme un café y me pidió que la esperara en una amplia sala que poseía la casa de la anciana.

Cuando regresó con el café, me sorprendió al decirme que lo había pensado mejor y de que, dadas las circunstancias aceptaba mi ofrecimiento. Me dijo que ella tenía las ampollas de penicilina y las botellitas de agua mezclada con silocaina. Le repliqué, algo turbado, que requeriría también algodón y alcohol medicinal y me dijo que no habría mayor problema.

Mientras aún saboreaba el café y conversaba, con ella recostada en un extremo del amplio sillón, le pregunté si no sentía que tenía temperatura. Como respuesta, me pidió que fuera a su habitación y que buscara el termómetro que había dejado sobre la mesa de noche, mismo que encontré en aquella ubicación, junto a 4 ampollas y dos jeringas descartables.

Sin pensarlo mucho, cogí una de las botellitas de agua, la partí por el cuello como me habían enseñado en el curso y procedí a llenar una de las jeringas con su contenido, para posteriormente romper el sello de la ampolla que contenía la penicilina benzatínica de 1.200 unidades que le habían recetado y proceder a mezclar el agua con el polvo blanco hasta formar una sustancia viscosa que agité con firmeza hasta verificar que no quedaran grumos. Acto seguido, volví a cargar el contenido en la jeringa, puse el protector en la aguja y fui a buscarla.

De retorno en su habitación, bastante excitado por cierto, y con una erección de los mil demonios que intentaba disimular bajo mi jean, sin poder conseguir ocultar la protuberancia que se había formado como frondosa vena en mi bolsillo frontal derecho y que bajaba por parte de mi pierna, me atreví a decirle que, primero le tomaría la temperatura y que después le aplicaría la inyección, por lo que la invité a recostarse de bruces y soltarse el pantalón. Me preguntó algo extrañada si no le iba a tomar la temperatura primero y le respondí que sí, pero que sería rectal, que era la más precisa. Confundida, me preguntó como se tomaba esa temperatura y le expliqué que debería introducir el termómetro en su ano. Uffffffffffffff!!!!!!! Casi me muero y cómo temblaba mi voz al hacerlo!!!!! Rápidamente, me respondió que no, que era suficiente y que quizás sería mejor que volviera a casa. Le repliqué que ya había preparado la inyección y que si no deseaba que le tomara la temperatura estaba bien. Quizás, ella misma podría hacerlo luego, pero insistí, quizás con un poco de morbo y porque realmente sigo pensando que es la mejor manera de tomarla, que cuando lo hiciera, introdujera el termómetro en su ano.

Con bastante recelo, terminó por aceptar finalmente que la inyectara, no sin repetir su negación varias veces, pero, dado su frágil estado, terminó por ceder finalmente y, mientras soltaba el broche del pantalón se recostó de bruces en su cama.

Me acerqué por detrás y le bajé de un tirón el pantalón hasta media pierna, ocasionando que ella tratara de levantárselo nuevamente. Instintivamente, sin meditarlo, le apliqué un par de nalgadas por hacerlo y le dije que se quedara quieta. Casi de inmediato me disculpé, pero no recibí respuesta alguna y solo vi como fruncía las nalgas y ocultaba la cabeza apretándola contra la cama. Observando esto y más envalentonado, cogí con mis dos manos su calzón (negro de poliéster) por la banda superior, a la altura de las caderas y de un golpe se lo bajé hasta la base de las nalgas, descubriendo a mi vista un par de blanquísimas carnes con una ligera coloración rosada en una de ellas (la izquierda). En ese momento, vi como tensionaba aún más las nalgas y le indiqué que debería relajarse para recibir la inyección, pero sólo recibí su silencio. Paso seguido, busqué la jeringa y recién me percaté que no tenía el algodón y el alcohol, por lo que le pregunté donde los tenía. Sin moverse y con la boca apretada contra la cama, me dijo que buscara en su ropero, mientras permanecía así, expuestas sus nalgas a mi ansiosa vista.

Una vez obtenidos ambos elementos, volví donde ella y procedí a limpiar la superficie donde aplicaría la inyección (escogí la nalga izquierda). Le pedí que pusiera sueltas las nalgas pero como no lo hacía, apliqué la técnica aprendida de dar unas palmaditas hasta lograr que finalmente estuvieran más sueltas (debo decir que fue un gran deleite para mí, puesto que las palmadas consistían en rítmicos y suaves golpes de mis dedos contra esas suaves carnes contenidas por una piel firme, como pude comprobar). Cuando vi conveniente, pellizqué una extensión apropiada de su nalga e introduje la aguja con un suave golpe que al parecer apenas percibió, para luego proceder, previa comprobación de que no había perforado ningún vaso, a introducir suavemente el viscoso líquido. Ella empezó a quejarse por la sensación de dolor (la penicilina benzatínica es una inyección bastante dolorosa), por lo que disminuí la presión en la base superior de la jeringa y me di todo el tiempo del mundo para aplicársela. Cuando terminé, jalé la jeringa y vi como salía un poquito de líquido blanquecino del pequeño hueco que dejó, por lo que presto acudí con el algodón empapado en alcohol para proceder a friccionar ese espacio. Instintivamente, coloqué con descuido mi mano libre sobre la otra nalga y, cayendo en cuenta, también se la acaricié. ¡Vaya que me puse cachondo con ello! Más grato, sin embargo, fue ver que ella me dejaba hacerlo. Cuando concluí este impensado sobeo que se prolongó por unos deliciosos e interminables instantes, casi de manera natural, le aplique unas cuantas nalgadas más y le subí los calzones, indicándole que podía vestirse.

Lentamente, mientras se incorporaba de la cama, giró su rostro hacia mí, aún dándome la espalda y pude observar, además del marcado rubor que inundaba sus mejillas, una amplia sonrisa que contagiaba hasta a su mirada, mientras me agradecía y me pedía que volviera al día siguiente para colocarle la otra inyección y ponderaba mis dotes de enfermero.

Ah! Me olvidaba, sí terminé, aunque no ese día, tomándole la temperatura rectal y puedo confesarles que le coloque muchas inyecciones más, que le di muchas nalgadas (aunque nunca disciplinarias como siempre deseé hacerlo) y que acaricié aquellas carnes a lo largo de todo ese año que permaneció cerca de nosotros.

El resto, me lo guardo en un rinconcito especial de mi memoria.

En La Paz, a 22 días de marzo de 2006

 

746 comentarios

claudio necol -

Estaba corto de fondos y debia aplicar inyecciones a ancianas. En una ocasion me dirigi a la casa de doña Sara, cuyo marido estaba duchandose. Hice que se recostara en la cama, le pedi que se levantara la pollera y se bajara la bombacha y en vez de inyectarla, la penetré con toda la fuerza, recordandole que si se quejaba, haria saber a todos que su hijo estaba detenido por estafas. Soportó mi bombeo sin chistar, pero las lagrimas salian de sus ojos. Yo se las lamia mientras eyaculaba en su ano. Su marido no se dio cuenta.
En otras oportunidades, mientras el marido caminaba al lado del caballo, hice que Sara se subiera al caballo adelante mio, y yo le introducia mi pene en su ano. El andar del caballo tenia un efecto mastrubatorio y yo terminaba por eyacular en el ano de Sara, mientras el marido miraba el paisaje.

inyecciones!!! -

relato de una inyeccion!!



hola a todos los que esten leyendo este relatoyo soy zara y se trata de mi temor a las inyecciones en mi infancia y adolescencia resulta que yo me enfermaba con una facilidad impresionante y para mi mala suerte las inyecciones siempre me acompañaban a casa.
un dia me empece a sentir un poco mal, me dolia el cuerpo, los ojos me lloraban y me comence a tener temperatura, yo no queria decirle nada a mi mama porque sabia que me iba a llevar al doctor pero era inevitable ocultar lo mal que me sentia asi que en la hora de la cena mi papa me pregunto si me sentia bien y yo le conteste que si que todo estaba bien, de pronto a mitad de la cena senti la necesidad de ir al baño,las nauseas eran impresionantes de modo que no podia ocultar mas mi estado y en ese momento mi mama decidio llevarme al doctor
MAMA: zara que te pasa mi amor, te sientes mal.
yo le conteste que si que me sentia pesimo.
MAMA: deja voy por mi bolsa y nos vamos para que te revisen
PAPA: no yo la llevo mejor tu quedate con los niños que ya estan dormidos
MAMA: esta bien, aqui los espero
mi papa y yo nos dirigiamos al consultorio y yo ya sentia los nervios previos, empece a sudar frio y me daban escalofrios mi papa preocupado me dio su saco y me dijo que me calmara que ya faltaba poco para llegar.
se incrementaron mas mis nervios y no podia dejar de pensar que me podrian recetar unas cuantan inyecciones solo de pensarlo se me ponia chinita la piel.
PAPA: llegamos, ven bajate chiquita.
el consultorio eren de esos que estan junto a una farmacia entonces teniamos que hacer la cita en la misma, mi papa se encargo de todo eso.
PAPA: ven vamos a esperar a que se desocupe el doctor.
nos sentamos en la banquitas que estan afuera y yo cada vez me sentia peor, me quede dormida en los brazos de mi papacuando de pronto nos avisaron que ya podiamos pasar.
DOCTOR: adelante porfavor, que los trae por aca.
PAPA: pues aqui mi niña que se siente mal.
el doctor me dijo que iva a examinar y me pregunto que si me dolia algo en especifico y le comente los sintomas que ya les habia dicho antes.
DOCTOR: bueno, si tienes una infeccion muy fuerte en la garganta la traes muy inflamada, te voy a tener que recetar unas inyecciones de penicilina que te van a ayudar mucho.
en ese momento mis ojos se llenaron de lagrimas me dio un miedo terrible que lo unico que hice fue abrazar a mi papa.
PAPA: cuantas inyecciones le va a recetar.
DOCTOR: el tratamiento consta de 7 inyecciones y es muy importante que te las pongas todas zara.
ZARA: yono quiero ninguna me duelen mucho.
DOCTOR: SR. quiere que le aplique la primera.
mi papa le dijo que no porque mi abuela era la que nos inyectaba siempre entonces compramos el medicamento en la farmacia y nos regresamos a la casa
MAMA: como les fue.
yo abraze a mi mama y empece a llorar.
PAPA: le dieron inyecciones, hay que hablerle a mi mama para que venga a inyectarla.
MAMA: ven vamos a tu cuarto a recostarnos un ratito.
subi a mi recamara con mi mama e insistio en que me pusiera mi pijama la cual accedi para estar un poco mas comoda, me meti en las sabanas porque tenia mucho frio debido ala temperatura que tenia y de pronto entro mi papa al cuarto.
PAPA: ya viene tu abuela para aca.
yo solo me cubri hasta la cabeza con las sabanas y trataba de dormir un poco cuando se escucha el timbre.
mi papas bajaron a abrir la puerta, se quedaron un rato abajo platicando supongo,cuando menos lo esperaba tocan a mi puerta era mi abuela.
ABUELA: hola!!! zarita como que te enfermaste??
ZARA: si abuela me siento muy mal, pero no quiero que me inyectes.
ABUELA: si no te inyecto como te piensas recuperar.
ZARA: no se, pero no me quiero inyectar.
mi mama le dio la jeringa y el medicamento a mi abuela para que preparara la inyeccion, yo sabia que no habia otra alternativa mas que inyectarme.
ABUELA: no te preocupes zarita te vas a sentir mejor con estos piquetitos.
ZARA: haay!! no quiero abuela.
me empece a poner demasiado nerviosa viendo a mis papas en el cuarto, a mi abuela preparando la inyeccion y para colmo mi abuelo iva entrando a mi cuarto.
ABUELO: mi niña, como te sientes.
ZARA: mas o menos.
por mas que trataba de no voltear a ver a mi abuela como preparaba esa inyeccion que no se si eran mis nervios pero yo la veia enorme, la jeringa estaba llena del medicamento hasta el tope y esa aguja era la mas larga que habia visto en mi vida.
MAMA: ven zara, vamos a acomodarte.
ZARA: no mami no quiero( me dieron unas ganas enorme de llorar).
MAMA: no pasa nada andale volteate amor.
ABUELA: solo preparo el algodon y estoy lista chiquita.
el escuchar eso me presiona mas de lo que estaba.
PAPA: zara rapidito mamita, no le pienses mucho.
ZARA: papi me va a doler, no quiero.
ABUELA: ya zarita, se me va a tapar y te voy a tener que poner doble piquete.
ZARA: noooo!!!
MAMA: ven para bajarte la pijama.
ZARA: esperame mami.
MAMA: esperate a que?
ZARA: tengo miedo.
ABUELA: no pasa nada zarita.
PAPA: ven rapido, bajate la pijama, andale amor estas haciendo mas show de lo que es.
ZARA: abuelita me va a doler mucho?
ABUELA: no ya acuestate bocabajo.
ABUELO: no te preocupes no se van a tardar nada en ponertela.
MAMA: a ver ya volteate para bajarte el calzon amor.
ABUELA: listo te voy a poner el alcohol, va a estar un poco frio.
PAPA: doblale la pierna amor.
MAMA: asi
ABUELA: si
ZARA: abuelita ponmela despacito
ABUELA:si tu tranquila ok.
ZARA: haaay noooo!! voy a llorar
MAMA: llora mi amor no pasa nada.
ZARA: papi sueltame yo puedo sola.
PAPA: asi estas bien ya no te muevas.
ZARA: mami porfavor no quiero.
MAMA: tranquila bebe relajate si.
mientras mi papa me sujetaba del torso mi abuelo me detenia las piernas, estaba completamente inmovilizada situacion que era muy frustrante, mientras le rogaba a mi mama que me ayudara ella solo me decia que todo iva a estar bien que me relajara y me daba un ligero masaje sobre la espalda.
el momento menos deceado llago para mi. Mi abuela me introduciria la aguja en mi pompita...
ABUELA: no te me muevas porque puedes romper la aguja, ni aprietes la pompita sino te va a doler ok mi amor.
ABUELA: 1...2...3... aqui viene el piquetito.
ZARA: haaaaaaaayyy!!!
MAMA: chiquita no aprietes la pompi.
ZARA: esque me duele mami, me duele mucho.
MAMA: ya vaa pasar te lo prometo.
en ese momento lo unico que podia hacer era llorar.
si les pudiera decir con palabras lo que senti en ese momento fue muy doloroso, las lagrimas se me salian de mis ojos, mi pompita me temblaba del dolor, la pierna se me empezaba a acalambrar y a todo esto no llevaba ni la mitad del medicamento inyectado...
ZARA: ya abuelita ya sacamela me duele mucho.
MAMA: no grites bebe estan tus hermanos dormidos, aprieta mi mano si es necesario.
mi mama no dejaba de darme besos y masajes en la espalda tratando de calmarme, pero nada era suficiente para calmar el dolor que sentia.
ABUELA: ya casi termino zarita ya no llores.
PAPA: ya mi amor falta poco.
me decia esto mi papa mientras limpiaba las lagrimas de mi rostro.
ABUELO: esto es por tu bien mi niña, no nos gusta verte enfermita.
ZARA: ya no aguanto mas porfavor.
ABUELA: LISTO! ya fue todo.
PAPA: ya zara ya fue todo, mi bebe no llores.
MAMA: a descansar mi amor, duermete un rato.
ABUELA: zarita que descanses chiquita mañana nos vemos.
ZARA: adios.
ABUELO: que te recuperes pronto mi niña, nos vemos luego.
ZARA: si abuelo, adios.
ABUELO: nos vemos hijo.
PAPA: deja los encamino ala puerta.
ZARA: mami, quedate conmigo.
MAMA: claro que si chiquita, ya no llores mi vida ya paso todo he
ZARA: me dolio bastante.
MAMA: ya descansa mi amor.



es asi esta mi historia con las inyecciones espero que les haya gustado un saludo muy afectuoso a todos los que lo han leido si les gusto no duden en decirmelo y les podre contar mas historias

nos vemos, hasta la proxima

bye!!

=)



crm -

1

Lady_Needle -

Hola. Acabo de abrir un foro dedicado al fetichismo médico de las inyecciones, supositorios y enemas. A parte de conocer a mucha gente con la misma “afición” y con quien poder hablar abiertamente de todos estos temas o solucionar dudas, va a haber un poco de todo: chat, encuestas, relatos, fotos, videos…

Si te gusta todo esto no te pierdas la oportunidad de formar parte de esta comunidad desde su principio y aportar tu granito de arena. Estaremos encantados de tenerte entre nosotros y conocerte.

Hay que registrarse para poder disfrutar de todo su contenido.

http://www.bajatelospantalones.foros-gratis.mx

Pásate, estamos deseando conocerte. Un saludo.

JESSI -

HOLA TENGO 17 AÑOS Y ESTARIA DISPUESTA AQ ALGHUIN M METIERA SU PITO Y GOSAR JUNTOS IQ M LAMBAN LA RRAJADA. CUIDENCE ADIOS

anonimó -

no me gusta ninguno todos son una mierda
bosotros conoceis a malta










es una mierda asi de alta
jajajajajajajajaja¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡!!!!!!!!!
dew un puto besazo a todos

Fer (Editor del Blog) -

Queridos comentaristas y lectores: Al haber más de 700 comentarios, parece ser que aquí se ha acabado el espacio dispuesto por Blogia. Hemos reeditado el artículo en el propio blog en donde siguen los comentarios, este es su enlace: http://azotes.blogia.com/2010/011001-segunda-edicion-nalgadas-de-personas-mas-jovenes-a-personas-mayores.php
¡Qué siga la fiesta!
POR FAVOR DIRIGIRSE HACIA LA NUEVA EDICIÓN DEL ARTÍCULO PARA INCORPORAR COMENTARIOS.
MUCHAS GRACIAS!!

Fer (Editor del Blog) -

Nota del Editor: Ante la cantidad de comentarios (735) que produjo este artículo, con el consiguiente agotamiento del espacio que Blogia dedica a los mismos, publicamos con mucho gusto nuevamente este magnífico artículo con el fin de que continúe el hilo de charla. La nueva ruta es http://azotes.blogia.com/2010/011001-segunda-edicion-nalgadas-de-personas-mas-jovenes-a-personas-mayores.php

Ruego: Por favor no insertar ningún comentario más aquí, utilizad el nuevo espacio.
¡Gracias!

Fer (Editor del Blog) -

Queridos comentaristas y lectores: Al haber más de 700 comentarios, parece ser que aquí se ha acabado el espacio dispuesto por Blogia. Hemos reeditado el artículo en el propio blog en donde siguen los comentarios, este es su enlace: http://azotes.blogia.com/2010/011001-segunda-edicion-nalgadas-de-personas-mas-jovenes-a-personas-mayores.php
¡Qué siga la fiesta!

Simón -

Uy! Qué lio se armó con esto del problema técnico! Estamos un poco reiterativos, quizá sea que casi nos da un ataque de sólo pensar que no podíamos seguir contando con este espacio.
Gracias Fer por ocuparte del tema.
Querido Calónimo: No te imaginás lo que me alegra que estés de vuelta y, además, con los ánimos que muestra tu maravilloso relato, como siempre. Te pido que le digas a Antónimo que no se vaya, ya me encariñé con él también y me daría lástima que aquí perdiéramos sus aportes.
Como les dije en otra entrada estoy vacacionando en un lugar en el que no tengo mucho acceso a computadora; mucho arroyo, mucha escalada, mucho descanso para tomar fuerza para todo el año. Pero cuando vuelva les cuento cómo siguen las cosas con mi Silvia que ha sido un hueso duro de roer luego del último conflicto (recuerdan? lo de que la iba a dejar por lo de los hijos; estuvo realmente muy deprimida por el tema), pero se las trae.
Un enorme cariño.

Simón -

Hola! Hay alguien por ahí???

Omar -

Muy bien, sigan escribiendo!!!!

Fer (Editor del Blog) -

Me dicen que hay un problema técnico de aparición de mensajes, esto es una prueba pero aprovecho para desearos buen año lleno de azotes, inyecciones y mucho sexo

RICARDO -

me gustan estos relatos. me gusta desde chiko que las mujeres me inyecten, quiciera contactar con eulogia o con alguna mujr que guste inyectarme. soy materia dispuesta. me exita mucho esto de verdad. si hay mujer que se anime a inyectarme adelante. como podriamos contactar? me encantaria fuera eulogia o alguna dama dispuesta a esto.leere mas relatos para conocer respuesta. gracias me ponen a mil.

Carlónimo -

Los piquetitos navideños de Karol

Que si los traguitos, que si el sereno… Aquella mañana del 25 de diciembre me encontraba muy molesta al grado de no poderme levantar. Roberto Carlos me dio un sensual masajito en pecho y espalda que se extendió hacia las nalgas y terminó en abierto cachondeo. Después de un delicioso coito, como volviera a sentirme enferma, me estuvo abrazando y mimando, pero todo fue en vano pues el malestar y la temperatura avanzaban. Fue entonces que mi esposo se fue a pedir ayuda y regresó acompañado de Gila, la diligente auxiliar de la farmacia de quien frecuentemente me hago inyectar porque conoce el fetiche que le tengo a las hipodérmicas y me hace disfrutar muchísimo, a más de que se porta muy discreta y eficiente.

Cuando oí que Gila entraba en la alcoba, mi corazón palpitó muy fuerte disponiéndome a disfrutar el ansiado piquete que me daría. Fingiendo que dormía me percaté que mi amiga preparaba la jeringa, pero me invadió la sorpresa y la excitación cuando, respondiendo una pregunta de mi esposo, dijo con voz muy firme: Sí Roberto, son dos inyecciones juntas, una en cada nalga. Se trata de un nuevo medicamento que está dando muy buenos resultados, verás cómo la gripa se le corta a Karol casi de inmediato. Y remarcando muy bien sus palabras seguramente para que yo la oyera, agregó: Te advierto que estas ampolletas, las dos por igual, son EXTREMADAMENTE dolorosas y que le van a causar una gran molestia a tu esposa, pero vas a ver lo buenas que son. Te sugiero que permanezcas muy cerca de ella mientras se las aplico.

La verdad es que el fetiche de las inyecciones me lleva a desear el dolor y yo sabía muy bien la intención de Gila al subrayar lo punzantes que eran aquellas ampolletas, así que lejos de inquietarme, el inesperado anuncio de una doble inyección de medicamentos muy molestos, me calentó. Cuando sentí las manos de Roberto sobre mis nalgas induciendo que me pusiera boca abajo, reaccioné de inmediato, así que me di vuelta y empiné los glúteos para que me pudiera levantar la batica y bajar la panty que era de color negro y pequeñísima, como a él le encanta que las luzca. Yo se que mis nalgas son muy atractivas y deseaba que me las dejaran totalmente descubiertas pero me atuve a lo que mi querido Roberto decidiera. Fue Gila quien finalmente me colocó la panty apenas arriba del pliegue inferior de las nalgas. Yo me sentía la protagonista de una escena muy erótica, sabiendo que me iban a inyectar, que mis inquietantes nalgas estaban ya dispuestas y entregadas para el encantador tormento, que el hombre a quien amo estaba presente sintiendo por mí una gran excitación, y que Gila, mi buena amiga de confianza, era la persona que me iba a aplicar el medicamento. Y es que ella me inyecta de una manera tan sensual que me hace desear frecuentemente sus cuidados.

Dándome una cariñosa palmadita en el glúteo derecho, Gila me dijo: Hola Karol, siento verte siempre en estas circunstancias y más ahora que, como ya le expliqué a tu esposo, te voy a dar un doble piquete pues este tratamiento que es muy efectivo así funciona. Por favor relaja el culo y piensa en cosas bonitas pues tal vez te cause un poco de molestia. Mientras eso oía, sentía la mano de Roberto que me acariciaba el cabello y me decía “tranquila mami, estoy aquí a tu lado para que te sientas bien” Eso me tranquilizó mucho pero confieso que al sentir el roce del frío algodón sobre mi cachete izquierdo, las piernas y las nalgas se me estremecieron y no pude evitar una leve queja que se agudizó cuando recibí el rudo piquete.

La enorme aguja entró de golpe lastimándome el tejido muscular pues sentí un agudo desgarre que luego se tornó en intenso ardor. Como me moviera y agitara los brazos, Roberto se inclinó besándome la mejilla y diciendo: “Mami, ten calma” Pero el medicamento me entraba en ese momento y lo sentía quemar espantosamente mis entrañas, así que seguí agitándome y exclamé: Me duele, me duele mucho, mi vida ¡Ay, ay! Me duele. Y empecé a mover involuntariamente las nalgas. Gila no tuvo paciencia y emitió una seria advertencia: ¡Ya Karol, quieta! Como no le hiciera caso, me sonó una implacable nalgada. Sentí y escuché el soberbio cachetazo que me dio del lado derecho ¡Splash! que hizo saltar desconcertado a mi marido y a mí gritar como una niña: ¡Aayy! no, Gila, no me pegues, ya me quedo quieta, no me pegues por favor. Pero Gila ya me conoce y sabe que cuando empiezo a suplicar voy subiendo de tono y se acrecientan mis movimientos defensivos, así que me propinó un segundo mofletazo aún más fuerte que el primero, el cual realmente me dolió y me dejó como muda lo mismo que a Roberto quien solamente acertó a decir: ¡mamí, mami, no te muevas, quietecita, no te muevas!

Me quedé como trabada, sentía deseos de llorar, de hecho las lágrimas ya me habían brotado, pero sabía que nuevamente Gila me había dominado y que no debía moverme pues de lo contrario me daría nuevas nalgadas cada vez más dolorosas. Me quedé muy quieta sufriendo las últimas embestidas de la ardiente sustancia que parecía chile, pero me contuve y apretando los puños evité moverme. Luego sentí la salida de la hipodérmica y oí la nueva recomendación de mi recia amiga quien, a pesar de encontrarse presente mi estupefacto marido, me hablaba con toda libertad como siempre lo hace: ¡Vamos con la segunda, Karol, no te vayas a mover, tú ya sabes que si lo haces te aporreo las nalgas!

Yo sólo lloraba en silencio y apretaba la mano de mi esposo quien me repetía una y otra vez: “Mami, mi vida, quietecita, no te va a doler, quietecita! Pero mis pobres nalgas, sobre todo la derecha que ya recibía el consabido masajito inicial, estaban palpitantes y temblorosas, al grado que, antes de recibir el segundo pinchazo, se estremecieron y se calentaron súbitamente por el efecto de las nuevas nalgadas que me propinó Gila: ¡Splash, splash, splash, a ver si así te quedas quieta! Yo no me ando con miramientos. Y me repitió la dosis: ¡splash, splash, splash! hasta que le dije: ¡Ya por favor, Gila, me quedo quieta. Y hundiendo la cara en el cuenco de mis brazos, mordí con todas mis fuerzas la almohada. Sentí un terrible dolor cuando la aguja desgajó de nuevo mi tejido muscular penetrando completa en el erguido cachete derecho, el cual temblaba menudamente.

Pero al sentir el espantoso ardor que caracteriza a esa medicina, aún después de morder con rabia la tela, no pude evitar emitir un fuerte aullido que de nuevo inquietó a mi enfermera haciéndole decir: ¡No te muevas, o ya sabes! Y me dio una tremenda nalgada que me cimbró de pies a cabeza dejándome inmóvil. Para entonces Roberto Carlos, molesto por lo que pasaba, dijo: ¡Por favor Gila, ya no le pegues, esas son rudezas innecesarias! Pero ella le contestó con toda firmeza: ¡Si no se deja inyectar y si está favoreciendo que se rompa la aguja, no puedo actuar de otra manera! Si no estás de acuerdo, no vuelvas a llamarme para inyectarla. Mi esposo se quedó callado, permitiéndole culminar la segunda aplicación que me resultó aún más dolorosa que la primera. Pero la verdad es que el dolor producido por las dos inyecciones también me había hecho gozar a tal extremo que, sintiendo las nalgas bien erguidas, resignadamente entregadas al tormento, tuve un espléndido orgasmo que me hizo retorcer todo el cuerpo.

Cuando terminó la segunda aplicación, después de recibir el masajito final, Gila se despidió y yo, enteramente satisfecha, le dije: Amiga, perdóname la lata que te doy. Tú como siempre tienes la razón, gracias por inyectarme y por hacerlo como sólo tú sabes. Después Roberto Carlos la llevó a la farmacia y, cuando regresó, me preguntó si en verdad me habían dolido tanto las inyecciones. Yo le contesté con entera sinceridad, pues él me entiende y sabe muy bien el erotismo de que estoy revestida. Le dije: Sí, duelen mucho, mi amor. Pero también, con Gila me excito y desahogo todo lo que siento. Disfruto la forma en que ella reacciona y el modo en que me trata.

Roberto me entendió muy bien y, sin decir más, me fue desnudando lentamente. Después hizo lo propio y me dio a probar su tieso pene que yo deslicé una y otra vez hacia el interior de mi boca. Luego nos revolcamos en la cama con la enorme voluptuosidad a que estamos acostumbrados y ¡por fin! me penetró, primero por vía anal pues estaba impresionado con la escena de las inyecciones y quería verme las nalgas con los dos piquetitos marcados y su enorme falo clavado en medio de ellas. Finalmente, me tendí de espalda y recibí una profunda estocada que estuvimos recreando en medio del intensísimo roce, hasta que explotamos un orgasmo sensacional. Después de descansar abrazados, le pregunté: ¿A qué hora me inyectan mañana? Los dos estallamos una espontánea carcajada.

Simón -

Holaaa... Andan por ahí?

Anónimo -

¡Qué buenas historias! Me excitan muchísimo. Habrá más ?

Simón -

Queridos todos: están por ahí?

Simón -

Holaaa... Antónimo? Carlónimo? Andan por ahí?

Simón -

Holaaa... Carlónimo? Antónimo? Andan por ahí? Yo estoy en un lugar en el que no tengo todo el acceso a Internet que quisiera pero cada tanto puedo entrar. No permitamos que esto se enfríe!!!

Simón -

Holaaaaaa... Carlónimo? Antónimo? Andan por ahí? Yo estoy en un lugar en el que no tengo todo el acceso a Internet que quisiera, pero cada tanto voy a estar entrando. Así que mantengamos el contacto, por favor. No permitamos que esto se enfríe.

Carlónimo -

Está agotado el espacio de esta página. Ya no puedo publicar un relato.

Carlónimo -

Los piquetitos navideños de Karol

Que si los traguitos, que si el sereno… Aquella mañana del 25 de diciembre me encontraba muy molesta al grado de no poderme levantar. Roberto Carlos me dio un sensual masajito en pecho y espalda que se extendió hacia las nalgas y terminó en abierto cachondeo. Después de un coito excepcional, como volviera a sentirme enferma, me estuvo abrazando y mimando, pero todo fue en vano pues el malestar y la temperatura avanzaban. Fue entonces que mi esposo se fue a pedir ayuda y regresó acompañado de Gila, la diligente auxiliar de la farmacia de quien frecuentemente me hago inyectar porque conoce el fetiche que le tengo a las hipodérmicas y me hace disfrutar muchísimo, a más de que se porta muy discreta y eficiente.

Sintiéndome un poco mareada por la calentura, mientras esperaba el retorno de Roberto, deseaba que hubiera acudido a la farmacia, pues yo sabía muy bien que si Gila se enteraba de mi padecimiento induciría que me inyectaran. Así que cuando oí que ella misma entraba en la alcoba, mi corazón palpitó muy fuerte y me dispuse a disfrutar el ansiado piquete. Fingiendo que dormía, me percaté que Gila estaba preparando la jeringa, pero me invadió la sorpresa y la excitación cuando, respondiendo una pregunta de mi esposo, ella dijo con esa voz muy firme que la caracteriza: Sí Roberto, son dos inyecciones simultáneas, una de cada lado. Se trata de un nuevo medicamento que está dando muy buenos resultados, verás cómo la gripa se le corta a Karol casi de inmediato. Y remarcando muy bien sus palabras seguramente para que yo la oyera, agregó: Te advierto que estas ampolletas, las dos por igual, son EXTREMADAMENTE dolorosas y que le van a causar una gran molestia a tu esposa, pero vas a ver lo buenas que son. Te sugiero que permanezcas muy cerca de ella mientras se las aplico.

La verdad es que el fetiche de las inyecciones te lleva a desear el dolor y yo sabía muy bien la intención de Gila al subrayar lo punzantes que eran aquellas ampolletas, así que lejos de inquietarme, el inesperado anuncio de una doble inyección de medicamentos muy molestos, me calentó. Cuando sentí las manos de Roberto sobre mis nalgas induciendo que me pusiera boca abajo, reaccioné de inmediato, así que empiné los glúteos para que me pudiera levantar la batica y bajar la panty que era pequeñísima y de color negro como a él le encanta que las luzca. Yo se que mis nalgas son muy atractivas y deseaba que me las dejaran totalmente descubiertas pero me atuve a lo que mi querido Roberto decidiera. Sin embargo, fue Gila quien finalmente me colocó la panty apenas arriba del pliegue inferior de las nalgas. Yo me sentía la protagonista de una escena muy erótica, sabiendo que me iban a inyectar, que mis inquietantes nalgas estaban ya dispuestas para el encantador tormento, que el hombre a quien amo estaba presente sintiendo por mí una gran excitación, y que Gila, mi buena amiga de confianza, era la persona que me iba a aplicar el medicamento. Y es que ella me inyecta de una manera tan sensual que me hace desear su atención frecuentemente.

Dándome una palmadita en el glúteo derecho, Gila me dijo: Hola Karol, siento verte siempre en estas circunstancias y más ahora que, como ya le expliqué a tu esposo, te voy a propinar un doble piquete pues este tratamiento que es muy efectivo así funciona. Por favor relájate y piensa en cosas bonitas pues tal vez te cause un poco de molestia. Mientras eso oía, sentía la mano de Roberto que me acariciaba el cabello y me decía “tranquila mami, estoy aquí a tu lado para que no te duela” Eso me tranquilizó mucho pero confieso que al sentir el roce del frío hisopo sobre mi cachete izquierdo, las piernas y las nalgas se me estremecieron y no pude evitar emitir una leve queja que se agudizó cuando recibí el rudo piquete.

La enorme aguja entró de golpe lastimándome el tejido muscular pues sentí un agudo desgarre que luego se tornó en intenso ardor. Como me moviera y agitara los brazos, Roberto se inclinó besándome la mejilla y diciendo: “Ya mami, ten calma” Pero el medicamento me entraba en ese momento y lo sentía quemar mis entrañas, así que seguí agitándome y exclamé: Me duele, me duele mucho, mi vida ¡Ay, ay! Me duele. Y empecé a mover las nalgas más allá de lo conveniente, así que Gila no tuvo paciencia y emitió: primero, la advertencia, ¡Ya Karol, quieta! Y después, me sonó la implacable nalgada a la que me tiene acostumbrada y que yo de alguna manera estaba deseando. Sentí y escuché el soberbio cachetazo que me dio del lado derecho ¡Splash! que hizo saltar desconcertado a mi marido y a mí gritar como una niña: ¡Aayy! no, Gila, no me pegues, ya me dejo, me dejo, me dejo. Pero Gila ya me conoce y sabe que cuando empiezo a suplicar voy subiendo de tono y se acrecientan mis movimientos defensivos, así que me propinó un segundo mofletazo aún más fuerte que el primero, el cual realmente me dolió y me dejó como muda lo mismo que a Roberto quien solamente acertó a decir: ¡mamí, mami, no te muevas, quietecita, no te muevas!

Me quedé como trabada, sentía deseos de llorar, de hecho las lágrimas ya me habían brotado, pero sabía que nuevamente Gila me había dominado y que no debía moverme pues de lo contrario me daría nuevas nalgadas cada vez más dolorosas. Me quedé muy quieta sufriendo los últimos riegos de la ardiente sustancia que parecía chile, pero me contuve y apretando los puños evité moverme. Luego sentí la salida de la hipodérmica y oí la nueva recomendación de mi recia amiga quien, a pesar de encontrarse presente mi estupefacto marido, me hablaba con toda libertad como siempre lo hace: ¡Vamos con la segunda Karol, no te vayas a mover, o te va peor, tú ya sabes que te aporreo las nalgas!

Yo sólo lloraba en silencio y apretaba la mano de mi esposo quien me repetía una y otra vez: “Mami, mi vida, quietecita, no te va a doler, quietecita! Pero mis pobres nalgas, sobre todo la derecha que ya recibía el consabido masajito inicial, estaban palpitantes y temblorosas, al grado que, antes de recibir el segundo pinchazo, se estremecieron y se calentaron súbitamente por el efecto de las nuevas nalgadas que me propinó Gila: ¡Splash, splash, splash, a ver si así te quedas quieta! Tú ya sabes que yo no me ando con miramientos. Y me repitió la dosis: splash, splash, splash, hasta que le dije: ¡Ya por favor, me dejo, me dejo, y hundiendo la cara en el cuenco de mis brazos, mordí con todas mis fuerzas la almohada esperando nuevos golpes. Me sentí más tranquila cuando la aguja desgajó de nuevo mi tejido muscular penetrando completa en el erguido cachete derecho, el cual temblaba menudamente.

Pero al sentir el espantoso ardor que caracteriza a esa medicina, aún después de morder con mayor fuerza la tela, no pude evitar emitir un fuerte aullido que de nuevo inquietó a mi enfermera haciéndole decir: ¡No te muevas, o ya sabes! Y me dio una nueva nalgada que me cimbró de pies a cabeza dejándome verdaderamente inmóvil. Para entonces Roberto Carlos, un tanto molesto por lo que pasaba, dijo: ¡Por favor Gila, ya no le pegues, esas son rudezas innecesarias! Pero ella le contestó con toda firmeza: ¡Si no se deja inyectar y si está favoreciendo que se rompa la aguja, no puedo actuar de otra manera! Si no estás de acuerdo, no vuelvas a llamarme para inyectarla. Mi esposo se quedó callado, permitiéndole culminar la segunda aplicación que me resultó aún más dolorosa que la primera, pero me hizo gozar a tal extremo que, sintiendo las nalgas bien erguidas, incitantes, delirantes, resignadamente entregadas al tormento, tuve un espléndido orgasmo.

Cuando terminó la segunda aplicación, después de recibir el masajito final, Gila se despidió y yo le dije: Amiga, perdóname, tú como siempre tienes la razón, gracias por inyectarme con tanta seguridad como tú sabes hacerlo. Después Roberto Carlos la llevó a la farmacia y, cuando regresó, me preguntó si de hecho me habían dolido tanto las inyecciones. Yo le contesté con entera sinceridad, pues él me entiende y sabe muy bien el erotismo de que estoy cargada. Le dije: Sí duelen, mi amor, en parte son terribles. Y en parte también, con Gila desahogo todo lo que siento. Disfruto la forma en que reacciona y el modo en que me trata.

Roberto me desnudó lentamente, prenda por prenda, después hizo lo propio y me dio a probar su erecto pene que yo deslicé ávidamente entre mis labios. Luego nos revolcamos en la cama con la enorme voluptuosidad a que estamos acostumbrados y ¡por fin! me penetró, primero por la vía anal pues estaba impresionado con la escena de las inyecciones y quería verme las nalgas con los dos piquetitos marcados, vulneradas por su enorme falo sumido en medio de ellas. Finalmente, me tendí de espalda y recibí una profunda estocada que estuvimos recreando en medio del intensísimo roce, hasta que explotamos un orgasmo sensacional. Después de descansar fuertemente abrazados, pregunté: ¿Y me van a inyectar mañana? Los dos soltamos una enorme carcajada.

Carlónimo -

Los piquetitos navideños de Karol

Que si los traguitos, que si el sereno… Aquella mañana del 25 de diciembre me encontraba muy molesta al grado de no poderme levantar. Roberto Carlos me dio un sensual masajito en pecho y espalda que se extendió hacia las nalgas y terminó en abierto cachondeo. Después de un coito excepcional, como volviera a sentirme enferma, me estuvo abrazando y mimando, pero todo fue en vano pues el malestar y la temperatura avanzaban. Fue entonces que mi esposo se fue a pedir ayuda y regresó acompañado de Gila, la diligente auxiliar de la farmacia de quien frecuentemente me hago inyectar porque conoce el fetiche que le tengo a las hipodérmicas y me hace disfrutar muchísimo, a más de que se porta muy discreta y eficiente.

Sintiéndome un poco mareada por la calentura, mientras esperaba el retorno de Roberto, deseaba que se le hubiera ocurrido acudir a la farmacia, pues yo sabía muy bien que si Gila se enteraba de mi padecimiento induciría que me inyectaran. Así que cuando oí que ella misma entraba en la alcoba, me dispuse a disfrutar el ansiado piquete. Fingiendo que dormía, me percaté que Gila estaba preparando la jeringa, pero me invadió la sorpresa y la excitación cuando, respondiendo una pregunta de mi esposo, ella respondió con esa voz suave y pausada que la caracteriza: Sí Roberto, son dos inyecciones simultáneas, una de cada lado. Se trata de un nuevo medicamento que está dando muy buenos resultados, verás cómo la gripa se le corta a Karol casi de inmediato. Y remarcando muy bien sus palabras seguramente para que yo la oyera, agregó: Te advierto que estas ampolletas, las dos por igual, son EXTREMADAMENTE dolorosas y que le van a causar una gran molestia a tu esposa, pero vas a ver lo buenas que son. Te sugiero que permanezcas muy cerca de ella mientras se las aplico.

La verdad es que el fetiche de las inyecciones te lleva a desear el dolor y yo sabía muy bien la intención de Gila al subrayar lo punzantes que eran aquellas ampolletas, así que lejos de inquietarme, el inesperado anuncio de una doble inyección de medicamentos muy molestos, me calentó. Cuando sentí las manos de Roberto sobre mis nalgas induciendo que me pusiera boca abajo, colaboré con él intensamente, así que empiné los glúteos para que me pudiera levantar la batica y bajar la panty que era pequeñísima y de color negro como a él le encanta que las luzca. Yo se que mis nalgas son muy atractivas y deseaba que me las dejaran totalmente descubiertas pero me atuve a lo que mi querido Roberto decidiera. Sin embargo, fue Gila quien finalmente me colocó la panty apenas arriba del pliegue inferior de las nalgas. Yo me sentía la protagonista de una escena muy erótica, sabiendo que me iban a inyectar, que mis nalguitas estaban ya dispuestas para el encantador tormento, que el hombre a quien amo estaba presente sintiendo por mí una gran excitación, y que Gila, mi buena amiga de confianza, era la persona que me iba a aplicar el medicamento. Y es que ella me inyecta de una manera tan sensual que me hace desear su atención frecuentemente.

Dándome una palmadita en el glúteo derecho, Gila me dijo: Hola Karol, siento verte siempre en estas circunstancias y más ahora que, como ya le expliqué a tu esposo, te voy a dar un doble piquete pues este tratamiento que es muy efectivo así funciona. Por favor relájate y piensa en cosas bonitas pues tal vez te cause un poco de molestia. Mientras eso oía, sentía la mano de Roberto que me acariciaba el pelo y me decía “tranquila mami, estoy aquí a tu lado para que no te duela” Eso me tranquilizó mucho pero confieso que al sentir el roce del frío hisopo sobre mi cachete izquierdo, las piernas y las nalgas se me estremecieron y no pude evitar emitir una leve queja que se agudizó cuando recibí el rudo piquete.

La enorme aguja entró de golpe lastimándome el tejido muscular pues sentí un agudo desgarre que luego se tornó en intenso ardor. Como me moviera y agitara los brazos, Roberto se inclinó besándome la mejilla y diciendo: “Ya mami, ten calma” Pero el medicamento me entraba en ese momento y lo sentía calcinar mis entrañas, así que seguí agitándome y exclamé: Me duele, me duele mucho, mi vida ¡Ay, ay! Me duele. Y empecé a mover las nalgas más allá de lo conveniente, así que Gila no me perdonó y vino, primero, la advertencia, ¡Ya Karol, quieta! Y después, la implacable nalgada a la que me tiene acostumbrada y que yo de alguna manera estaba deseando. Sentí y escuché el soberbio cachetazo que me dio del lado derecho ¡Splash! que hizo saltar desconcertado a mi marido y a mí gritar como una niña: ¡Aayy! no, Gila, no me pegues, ya me dejo, me dejo, me dejo. Pero Gila ya me conoce y sabe que cuando empiezo a suplicar voy subiendo de tono y se acrecientan mis movimientos defensivos, así que me propinó un segundo mofletazo aún más fuerte que el primero, el cual realmente me dolió y me dejó como muda lo mismo que a Roberto quien solamente acertó a decir: ¡mamí, mami, no te muevas, quietecita, no te muevas!

Me quedé como trabada, sentía deseos de llorar, de hecho las lágrimas ya me habían brotado, pero sabía que nuevamente Gila me había dominado y que no debía moverme pues de lo contrario me daría nuevas nalgadas cada vez más dolorosas. Me quedé muy quieta sufriendo los últimos riegos de la ardiente sustancia que parecía chile, pero me contuve y apretando los puños evité moverme. Luego sentí la salida de la aguja y oí la nueva recomendación de mi enérgica amiga quien, a pesar de encontrarse presente mi estupefacto marido, me hablaba con toda libertad como siempre lo hace: ¡Vamos con la segunda Karol, no te vayas a mover, o te va peor, tú ya sabes!

Yo sólo lloraba en silencio y apretaba la mano de mi esposo quien me repetía una y otra vez: “Mami, mi vida, quietecita, no te va a doler, quietecita! Pero mis pobres nalgas, sobre todo la derecha que ya recibía el consabido masajito inicial, estaban palpitantes y temblorosas, al grado que, antes de recibir el segundo pinchazo, se estremecieron y se calentaron súbitamente por el efecto de las nuevas nalgadas que me propinó Gila: ¡Splash, splash, splash, a ver si así te quedas quieta! Tú ya sabes que yo no me ando con miramientos. Y me repitió la dosis: splash, splash, splash, hasta que le dije: ¡Ya por favor, me dejo, me dejo, y hundiendo la cara en el cuenco de mis brazos, mordí con todas mis fuerzas la almohada, lo cual evitó que gritara y me hizo sentir más tranquila cuando la aguja desgajó de nuevo mi tejido muscular penetrando completa en el erguido cachete derecho, el cual temblaba menudamente.

Al sentir el espantoso ardor que caracteriza a esa medicina mordí aún con mayor fuerza la tela pero no pude evitar emitir un fuerte quejido gutural que de nuevo inquietó a mi enfermera haciéndole decir: ¡Si te mueves, ya sabes! Y me dio un nuevo manotazo que me cimbró de pies a cabeza dejándome verdaderamente inmóvil. Para entonces Roberto Carlos, un tanto molesto por lo que pasaba, dijo: ¡Por favor Gila, ya no le pegues, esas ya son rudezas innecesarias! Pero ella le contestó con toda firmeza: ¡Si no se deja inyectar y si está favoreciendo que se rompa la aguja, no puedo actuar de otra manera! Si no están de acuerdo, no vuelvan a llamarme para inyectarla. Mi esposo y yo nos quedamos callados, permitiéndole culminar la segunda aplicación que me resultó aún más dolorosa que la primera, pero me había hecho gozar a tal extremo que sentía la entrepierna sumamente mojada.

Cuando terminó la segunda aplicación, después de recibir el masajito final, Gila se despidió y yo le dije: Amiga, perdóname, tú como siempre tienes la razón, gracias por inyectarme con tanta seguridad como tú sabes hacerlo. Después Roberto Carlos la llevó a la farmacia y, cuando regresó, me preguntó si de hecho me habían dolido tanto las inyecciones. Yo le contesté con entera sinceridad, pues él me entiende y sabe muy bien el erotismo de que estoy cargada. Le dije: Sí duelen, mi amor, en parte son terribles. Y en parte también, con Gila desahogo todo lo que siento. Disfruto la forma en que reacciona y el modo en que me trata.

Roberto me desnudó lentamente, prenda por prenda, después hizo lo propio y me dio a probar su erecto pene que yo deslicé ávidamente entre mis labios. Luego nos revolcamos en la cama con la enorme voluptuosidad a que estamos acostumbrados y ¡por fin! me penetró, primero por la vía anal pues estaba impresionado con la escena de las inyecciones y quería verme las nalgas con los dos piquetitos marcados, vulneradas por su enorme falo sumido en medio de ellas. Finalmente, me tendí de espalda y separé las piernas para recibir una profunda estocada que estuvimos recreando en medio del intensísimo roce, hasta que explotamos un orgasmo sensacional. Después de descansar fuertemente abrazados, pregunté: ¿Y me van a inyectar mañana? Los dos soltamos una enorme carcajada.

Simón -

Querida Karol: Que bien que nos cuentes lo que te sucedió con las inyecciones del fin de semana. Entiendo a Roberto Carlos porque ver cómo inyectan a tu pareja resulta muy excitante. Tu esposo no lo había manifestado aún pero parecería que también tiene un fetiche con las inyecciones. Quizá sería bueno que aprendiera a inyectar, que no es nada difícil, y tal vez podrías buscar la ocasión para inyectarlo a él para ver qué sucede.
Por favor, continuá participando aunque no veas mucho movimiento debido a las vacaciones.
Feliz Año Nuevo y que tengan buenas inyecciones con tu esposo!

KAROL -

Hola muchachos he estado un poco ausente pero siempre leo los blog y permitame felicitarlos estan super. Hoy quiero narrar una experiencia que tube el fin de semana. En estos días he estado un poco resfriada y con eso de que el 24 me serene y me tome algunos traguitos, amanecí el viernes con mucha tos y fiebre muy alta, mi esposo estubo toda la mañana consintiendome en la camita, pero al ver que la fiebre no me bajaba, me dijo que fueramos al seguro o alguna farmacia para que me formularan algo, pero como yo sinceramente estaba muy enferma, me dolia todo el cuerpo no queria ni pararme de la cama, entonces el decidio salir e ir el mismo a la farmacia para que me recetaran algo, para mi sorpresa se trataban de 2 inyecciones una en cada nalga, pero como el no sabe inyectar se llevo a la auxiliar de la farmacia para que me inyectara en casa. Fue una experiencia muy excitante ya que yo con mi dolor de cuerpo y fiebre no queria ni moverme, mi mismo esposo me ayudo a costar boca abajo, el mismo me subio la batica y me bajo un poquito la panti, y me consentia mientras la señorita preparaba las dos inyecciones, como eran dos inyecciones una en cada nalga la señorita me bajo bien la panty hasta la mitad de la nalga y el me decia tranquila mami que no te va a doler. Una vez terminaron de aplicarme las dos inyecciones el me subio la panty y me arropo y me dijo mami ya vengo, pues tenia que llevar la señorita. Cuando llego lo note muy cariñoso conmigo, tanto a sí que apenas me bajo la fiebre mando a los niños a la heladeria para que quedaramos solos completamente he hicimos el amor como nunca. Yo la verdad creo que a él le gusto ver que me inyectaran ojala sea asi por que yo le tengo un fetiche increible a las inyecciones solo escuchar hablar de ellas me excitan, cosa que a él no le habia pasado. Saludos a todos y me gustarian que me hicieran un relato a mi y a mi esposo que se llama Roberto Carlos. Chao felices fiestas.

Simón -

Querida Lina: Gracias por tu participación y por el deseo de felicidad. Espero que a vos, por ser mujer, Anna te escuche más que a mí. No quiero ni pensar en que no esté entrando al blog porque eso indicaría que verdaderamente quiere quitarnos de su vida. Si nos sigue leyendo, estoy seguro de que recapacitará.

Lina -

Anna te acuerdas de mi? Tu me dijiste un día “Por favor, sientete en confianza para irnos contando lo que te apetezca” por eso te digo ahora en confianza que yo no quiero ir en contra de tus sentimientos porque antes que nada te respeto, pero igual que Simón dice, me haría muy feliz que reconsideraras tu decisión porque no siempre las decisiones que tomamos son las mejores y eso es muy de sabios aceptarlo y no es bueno que te domine el enojo. Yo también te extraño mucho y quisiera que continuara la historia tan bonita que estaban viviendo Carlónimo y tu y que se interrumpió por algo que si lo analizas bien puedes ver que no fue grave y que no justifica tan feo final. Si regresas te vas a sentir muy bien, de verdad. Muchas Felicidades a todos los del blog, especiaslmente Anna, Carlónimo, Simón y Antónimo.

Simón -

Estimada Marcia: Bienvenida y desde luego estás invitada a participar contando tus propias experiencias o fantasías.

marcia -

Hace poco descubri este blog y me lo devore en tres dias de intensa lectura y muxcha excitacion...ami tambien me gustas las inyecciones recibirlas y ver cuando las plican a otros...Me gustaria saber aque clase de inyecciones se suministran ustedes,vit 12/ me gustan los detalles de la medicacion recetada y cada cuantas horas...y obvio todo lo que se refiere al detalle de las nalgas, las bragas bjas dejando ver toda la cola y los nervios de quien tiene y no quiere ser inyectado...gracias y sigan con estos intensos relatos.

Simón -

Querido Antónimo: Dios! Qué maravilla! Que descripción sublime! En realidad, me ayudaste mucho a pensarlo desde otro lugar. Si fuera así, sería cuestión de esperarla con amor; ser paciente y, como ya tenía decidido y yo mismo le dije, no la voy a presionar. Creo que necesita mimos y se los voy a dar. Espero que ella pueda dejar de torturarse y disfrute de lo que tenemos que es hermoso.
Respecto de las vacaciones, vuelvo la última semana de enero porque acá no son feriados por las fiestas solamente sino que es la temporada de receso laboral. Lo que no tengo claro es cómo voy a soportar tanto tiempo de silencio en el blog. Realmente los voy a extrañar. Lo que no entiendo es que te vayas si vuelve tu hermano; podríamos convivir, incluso imaginate si se animara Gastón.
En fin, no alarguemos las despedidas....
Felices Fiestas y buen descanso!
hasta la vuelta!

Antónimo -

“Te parece, como a mí, que por algún motivo (creo que relacionado con su historia familiar) empezó a asustarse de contraer un compromiso más serio? O qué otra cosa pensas que puede haber motivado esta reacción?”

Pues no, Simón, no me lo parece pues la maternidad es algo intrínseco y sagrado tanto para el hombre como para la mujer y no creo que Silvia haya pasado por situaciones extremas de tal gravedad que puedan haber neutralizado su instinto maternal. Yo pudiera pensar más bien que se trata del explicable deseo de prolongar lo más posible su situación actual.

Con perdón tuyo (no vayas a hacer “panchos”) la imagino desnuda frente al espejo contemplando sus armoniosas formas.

De frente, observa sus profusas tetas con los pezones firmes, sensibles, que al menor estímulo responden con una inmediata erección. Su cintura muy bien delineada que hace lucir unas caderas amplias, generosas, en cuya base irradia el pubis, la zona afelpada cercana al reducto del excelso placer. Enseguida, la entrepierna, pórtico del más íntimo deseo, mudo testigo de las ardientes intrusiones.

De perfil, aprecia la suave planicie de su abdomen, que contrasta con la prominente curvatura de unas nalgas firmes, esponjadas, insinuantes, estremecedoras. De espalda, se agita observando su estrecha raja, imaginándola vulnerada por el pene de su amado Simón cuando la penetra por vía rectal. Imagina la ardiente barra aparecer y desaparecer, entrar y salir, frotar con ardor su estrechísimo esfínter, hacerla temblar y gritar de excitación al sentir las calientes descargas de esperma corriendo por su intimidad.

Terriblemente alterada, se tira boca abajo sobre la cama y empina el culo recordando momentos de gran erotismo. Como aquellos en que su novio, con una leve frotación, le prepara el cachete para inyectarla. Siente el agudo vértice de la aguja perforando su tersa carne y depositando en ella, a chisguetazos, la ardorosa y densa sustancia, calcinándole las profundidades y activándole los incontrolables instintos naturales. Se retuerce y jadea con efusión.

Gira el cuerpo y separa las piernas concentrada en las más íntimas remembranzas. Siente el duro pene de Simón entrándole por la vagina, frotándole cadenciosamente los labios hasta paralizarla. Grita sin recato, aprieta la vulva para lograr el más estrecho y patético contacto. Sus nalgas se contraen y explota espléndidos efluvios que la hacen estremecer completa.

Con los ojos cerrados, la boca abierta, las manos y los pies pegados a la superficie de la cama, se contrapone y rechaza por completo cualquier situación que pudiera amenazar su disfrute: “No Simón, que los quiera no quiere decir que los quiera ahora…”

Espero que te haya gustado el relato de lo que pienso que le pudiera estar pasando a Silvia pero, como te dije antes, no es fácil especular a ese respecto.
Creo que ya me voy ¡Que tengas muy felices vacaciones! ¿Qué día regresas? Hablaré con Carlónimo, si él ya se incorpora, yo me iré, comunicándome eventualmente. Ha sido un placer, mi amigo, espero no haber “pisado muchos callos”.

Simón -

Querida Annita:
ya muy cerca de estas fiestas decidí escribirte porque te extraño en este blog. Lamento cómo terminaron las cosas pero supongo que tendrás tus valederas razones; sin embargo, me haría feliz que las reconsideraras.
Me gustaría, si quisieras, que te comunicaras con nosotros; aunque entederé si decidís no hacerlo.
De cualquier modo, te deseo lo mejor para este fin de año y todos los por venir.

Simón -

Estimado Antónimo: sin duda seré quien finalmente decida; solamente te pido tu visión de la situación. Te parece, como a mí, que por algún motivo (creo que relacionado con su historia familiar) empezó a asustarse de contraer un compromiso más serio? O qué otra cosa pensas que puede haber motivado esta reacción? Agradezco, de todos modos, el consejo de no enojarme ni precipitarme; como diría tu hermano, no voy a sulfurarme. La quiero y quiero estar con ella. Poco me consuela el ejemplo de Anna y Carlónimo, no me gustaría acabar como ellos con Silvia. Como le dije a Silvia, apuesto al amor.
En otro orden de cosas, veo que esto va a estar desierto en poco tiempo: primero se toman vacaciones ustedes y en enero, yo. Espero que a la vuelta tengamos los ánimos renovados.

Antónimo -

Hola Simón, quiero agradecerte la confianza de compartirme tus vivencias tanto sexuales como extra-sexuales con Silvia, pero no me atrevo a recomendarte nada. Tal vez Carlónimo te pudiera dar algunos elementos de juicio pero, la verdad es que en esa materia difícilmente se puede tener acceso a todas las circunstancias que gravitan en la decisión final.

¡Ahí tienes! a mí me consta que mi hermano estaba enamoradísimo de Anna y está a la vista que se desvivió por alabarla, mimarla y exaltarla. No estoy hablando sin tener pruebas ¡Tan sólo hay que leer todas las linduras que Carlónimo escribió en unos cuantos días acerca de ella! Es impresionante la cantidad de páginas que produjo para encumbrarla. Ella misma reconoció una vez que se sentía “la mujer más bella y la más amada del planeta”. Sin embargo, por dicharachos para los que él mismo se había disculpado de entrada aclarando que eran meramente humorísticos, y que a todas luces resultan insignificantes y hasta ridículos, su “bien amada” estalló un berrinche y lo mandó a la fregada.

¿Qué lleva a alguien a tomar una decisión así? Honestamente, no lo se. Por eso es imposible que te aconseje. Lo único que yo te recomendaría es que tomes las cosas con calma, que no te enojes ni precipites tus decisiones, pues eso, tú lo sabes muy bien, no resuelve nada.

A ver si escribo un relato más antes de irme yo también de vacaciones.

Simón -

Querido Antónimo:
¿Viste que interesante lo que escribió Fer en otro blog? Ojalá nos atraiga nuevos lectores y contribuyentes.
Por otra parte, también me resultó muy alentador que tu hermano escribiera espontáneamente un saludo. Me alegra que esté pensando volver a conectarse después de las vacaciones de año nuevo.
Finalmente tuve un minuto para escribir lo que pasó luego con Silvia. Te pido que lo leas y me des tus sugerencias acerca de cómo manejar la situación. Yo tengo mi propia idea al respecto pero me gustaría escuchar otra opinión.

A la mañana siguiente los chicos se despertaron temprano. Los levanté y les preparé el desayuno mientras Silvia seguía durmiendo. Cuando terminaron de desayunar se fueron al comedor a mirar dibujitos animados y yo preparé el desayuno para Silvia. Se lo llevé a la cama, despertándola con besos en el cuello y la espalda ya que dormía boca abajo. Se desperezó sensualmente y me abrazó, mientras terminaba de despertarse.
“Y los chicos?”
“Ya desayunaron y están mirando tele. Dale, desayuná que se te enfría el café.”
“Gracias, mi vida. Está riquísimo” Me tiré en la cama de costado, observándola mientras comía las tostadas.
“Qué me mirás?”
“Lo linda que sos”
“No te burles de mí”
“Silvia, ¿por qué me decís eso?”
“Por nada. Se ve que me desperté un poco negativa”. Le besé la mejilla y fui a ver qué hacían los chicos.
Mientras Silvia se bañaba y se vestía, ellos salieron a jugar al jardín donde hay un viejo tobogán de cuando mi hermana y yo éramos chicos.
Estábamos con Silvia planeando lo que íbamos a hacer cuando escuchamos un grito del más chico y luego un llanto asustado. Salimos corriendo y lo vimos sentado en el piso; cuando nos acercamos a ver qué había pasado dijo, hipando, que se le había clavado una astilla y que quería que venga el padre. De ninguna manera lo llamaría porque si había seguido mis instrucciones necesitaría aún un poco de intimidad.
Le dije a Silvia que me traiga la pinza de depilar mientras lo alzaba para calmarlo. Él seguía reclamando por el padre doctor para que lo cure. Cuando Silvia volvió se lo senté en la falda y le dije: “¿Vos sabés quién le sacaba las astillas de la rodilla a tu papá cuando éramos chicos?”. Me miró curioso. “Yo” Inmediatamente volteó la cara hacia Silvia buscando confirmación. Ella le explicó calmada que el propio Gastón se lo había contado. Mientras eso sucedía yo apreté suavemente el lugar donde la astilla se había enterrado y cuando asomó la punta la saqué con la pincita. Franco me volvió a mirar y me dijo “Bueno, sacámela vos” a lo cual respondí “Ya te la saqué. Mirá”. Se le iluminó la cara. Me sonrió, se me colgó del cuello y luego siguió jugando. Lo miré satisfecho, sin saber de la tormenta que se avecinaba.
Transcurrió el día con tranquilidad y a eso de las 18 salimos para la casa de Gastón a llevar a los chicos.
Ni bien llegamos Claudia le dijo a Silvia “Acompañame a preparar café”, llevándosela casi a la rastra, y nos dejaron en el living, donde Gastón y yo nos quedamos solos.
“Simón, no sabés lo que fue anoche” me dijo Gastón.
“De verdad? Qué pasó?”
“Todo lo que me dijiste. Creo que nunca en nuestra vida lo hicimos tantas veces seguidas. Y esta mañana, ella sola me trajo el antibiótico para que se lo ponga. Y… empezamos de nuevo”
“Vamos todavía! Te dije. Vas a tener que aguzar el ingenio. Me imagino que con los chicos no es fácil…”
“No sé si es tanto eso o que uno va entrando en una inercia……”
“parece que la rompieron”
“parece que sí. Y pienso seguir probando cosas”
“Si descubrís alguna fórmula nueva, pasámela”
Se rió. “Sos el maestro…”
“Pero aspiro a que el alumno lo supere… Lo que sí te digo es que vayas preparando el culo porque enseguida les da por pinchar ellas también”
“ni loco. En casa de herrero, cuchillo de palo. Odio que me pongan inyecciones”
“Comparado con las consecuencias que trae, no es tan malo, creeme”
En eso llegaron las chicas con el café. Venían risueñas, así que supongo que el entusiasmo de Claudia por llevársela a Silvia a solas era para contarle las novedades. Conversamos un rato más y nos fuimos teniendo en cuenta que al día siguiente todos tendríamos ocupaciones temprano.
En el auto Silvia iba muy callada. Miraba por la ventanilla con la mirada perdida.
“Sil, estás bien?”
“Sí” fue su única respuesta.
“Tu cara dice otra cosa…”
Sólo suspiró. Me anoticié de que el horno no estaba para bollos y me llamé a silencio. Y así llegamos a casa. Estaba cada vez más curioso; no noté que hubiera sucedido nada en particular que la hubiera podido enojar. Decidí dejarlo correr porque pasara lo que pasara, en caliente, no era oportuno insistir. Comimos en silencio unos sándwiches y en el mismo silencio me fui a dormir. Cuando ella se acostó en la cama le dije “Hasta mañana, mi amor” y la respuesta que recibí fue “Mmmmm”
No sé a qué hora, porque estaba totalmente dormido, Silvia prendió la luz.
“Simón! Despertate que tengo que hablar con vos!”
“Sil! Ahora?”
“¡Sí!”
Me senté en la cama sin terminar aún de despertarme.
“Vos me vas a dejar”
“Cómo? Qué decís?”
“Que vos me vas a dejar”
“Silvia, de dónde sacaste eso?”
“Mirá, Simón. Me di cuenta hoy, cuando te vi cómo actuabas con Franco. Te derretís cuando estás con los chicos. Siempre sabés qué hacer con tanta naturalidad!”
“y eso qué tiene que ver con que te vaya a dejar?”
“me di cuenta de que no me vas a aguantar que no quiera tener un bebé. Naciste para ser papá.”
“Sil…! Por favor!. Es una pavada” La abracé y me di cuenta de que temblaba. “Mi vida! No te voy a negar que me gustan los chicos, pero no es un motivo para dejarte. Te amo. ¿No te propuse casamiento?”
“Sí, pero no se cuanto tiempo vas a querer estar conmigo”
“Silvia, el que calcula cuándo te toca el anticonceptivo soy yo, el que te lo pone soy yo, uso preservativo en los días fértiles por si acaso… ¿qué más querés que haga para demostrarte que respeto tu decisión?”
“En algún momento me lo vas a echar en cara”
“Mirá, Silvia, si no querés estar conmigo decímelo; no me uses a mí mismo como excusa. No entiendo por qué te pusiste a pensar en eso ahora”
“Ya te dije. Te vengo viendo actuar con los chicos.” Hizo un largo silencio. “Y hoy Claudia hizo un comentario”
“pero no podés discutir conmigo por un comentario de Claudia. ¿Qué te dijo? ¿Qué te iba a dejar?”
“No! Cómo me va a decir eso?!. Estábamos hablando de lo bien que lo habían pasado anoche y me dijo que nos iba a pedir que nos quedáramos con los chicos más seguido. Yo le pregunté si a los chicos les gustaba y ella me contestó que les encanta.”
“Y?”
“Agregó que nuestros hijos van a ser muy felices con nosotros!”
“Y?”
“Que todo el mundo espera que tengamos hijos!”
“Ay! Silvia! Fue un comentario en general!”
“No. Es verdad. Vos tenés derecho a tener hijos porque los querés”
“Que los quiera no quiere decir que los quiera ahora. Y que vos no quieras ahora no quiere decir que no vayas a querer nunca…”
“Eso es lo que digo. Si pasa el tiempo y sigo sin querer me vas a dejar”
“Mirá Silvia, yo te propuse casarnos apostando al amor. Si vamos a empezar pensando que no va a durar, no tiene sentido gastar tanta energía. Yo estoy dispuesto; pensá vos qué querés hacer” A esa altura ya estaba bastante enojado con la situación, creo que tiene miedo por la experiencia de vida familiar que tiene pero tampoco nada de lo que digo o hago logra sacarla de ese lugar. Voy a dejar que se calme, voy a calmarme y veré cómo sigue. Me estiré por encima de ella y apagué el velador. Le di un beso tenue en los labios, que ella no retribuyó, y me di vuelta. Desde luego, no logré dormir.


Simón -

Estimadísimo Fer: Se agradece sobremanera el reconocimiento. El espacio que nos cedes es un lugar de encuentro y relax de quienes compartimos ya, virtualmente, una maravillosa amistad.
Lo que quedaría por solicitar, sobre todo considerando la excelencia de tu pluma, son los relatos de aquellos pinchazos que decís que tanto te elogiaron. Mantenete en contacto con nosotros; tus opiniones nos interesan.
Un saludo para este fin de semana y si no podemos conversar antes, una muy feliz navidad.

Fer (Editor del Blog) -

Muchas gracias Carlónimo por tu saludo. Os invito a todos a ver el artículo que he publicado sobre estos comentarios en el blog Azotes y Nalgadas, aquí dejo el enlace:

http://azotesynalgadas.blogspot.com/2009/12/cuando-todo-ya-estaba-inventado.html

Simón -

No te equivocás tanto al imaginar a Gastón: sí es ceremonioso, aunque no tan corpulento. Es muy buen mozo, según opinan diversas mujeres que le conocen. De ascendencia rusa, es rubio y de ojos claros. Lo que no es como pensaste es su caracter. Es sumamente afectuoso y contenedor con sus pacientes; nunca le hubiera dicho a alguien que sufre que no es para tanto. Lo que se vive en su sala de espera es casi adoración hacia él por parte de sus pacientes.
Veremos qué sucede, si se anima a entrar al blog y leer todo nuestro derrotero.
Durante el fin de semana escribiré lo que me contó del resultado del experimento, como vos lo llamás, y aquella situación que viví con Silvia respecto de la que necesito cierto aconsejamiento.
Yo sí pude ver el video y Eva no es tan narigona como decís. Lo que comparto con vos es la incapacidad de comprender cómo puede pinchar ese culo y no pasarle nada. Pero bueno, cada uno es cada uno, y supongo que tiene que ver con el profesionalismo y la sana capacidad de separar una cosa de la otra. Con la mujer es otra cosa. Aquí solemos decir que donde se come...no se hace otra cosa.

Antónimo -

Interesante experimento Simón, ya veremos si Gastón decide participar. Siendo médico tendrá muchas cosas qué contar. En cuanto a Claudia, me pregunto cuál será su reacción. Yo no se si el morbo por las inyecciones en propio culo puede nacer tan sólo del deseo de complacer a la pareja. Lo que no le preguntó Silvia es si, a la inversa, ella disfruta ver que inyectan o inyectar ella misma a otros. Cada cabeza es un mundo, ya ves que a Gastón no lo calienta inyectar a sus pacientes, sino tan sólo a su esposa (!!!!) Eso me recuerda la historia del ranchero que llega a la ventanilla del correo diciendo: Señora, por favor quiero unos timbres. La dama, con rostro muy serio lo mira por encima de sus lentes y le responde: Se-ño-ri-ta, aunque se tarde. A lo cual el ranchero agrega: Bueno, pues a mí… mis timbres.

Vamos a otra cosa. Una nota de la agencia noticiosa EFE aparecida hoy en los periódicos dice lo siguiente: “Presentan a los mejores traseros” Una marca de lencería organizó el concurso en España. La ganadora: Eva Fernández, de Valladolid. No pude ingresar al video pero vi una foto en la que Eva, una joven rubia, bajita, narigona (dije na-ri-go-na), de sonrisa fácil, luce un breve conjunto tejido color negro. La panty parece que se revienta debido al embate interior de unos glúteos carnosos y respingados, de esos que te quitan el habla.

¿Cómo hará cuando se enferma y requiere de atención médica? Lo bueno es que hay doctores como Gastón, que no se alteran cuando tienen que trabajar en culos ajenos porque… ¿Te imaginas?

Doctor, es Eva Fernández ¿puede pasar? Sí, hágala pasar, señorita. Y entra la despampanante chaparrita enfundada en un jeans bien ajustado y una blusita rabona del busto. Ocupa el asiento y le dice: me siento muy mal de la garganta. El robusto y ceremonioso Gastón (así lo imagino) se levanta, se coloca el estetoscopio y se lo pone a la chica en medio de las profusas tetas. La joven suspira, lo mira directamente a los ojos y le pregunta ¿cómo me ve doctor? A esa pregunta yo le respondería: ¡Vamos, que ni a la Cibeles la veo tan reparada! Pero el controlado médico le manifiesta: Bueno, habrá que cuidar esa garganta, la tiene muy irritada ¡Carajo! ¿Quién puede hablar de bacterias teniendo a la vista esas encantadoras carnazas? Y la insta a acostarse para inyectarla.

Eva se desata el cinturón y empieza a jalonear con todas sus fuerzas el pantalón pues éste se resiste de plano a bajar. Los abombados cachetes empiezan a aparecer lentamente ceñidos por una mini pantaletita blanca. Por la fuerza que tiene que hacer la joven, el último jalón le hace descender la prenda hasta los muslos. El albo nalgatorio en pleno se estremece a la vista del sosegado facultativo, quien ni siquiera se inmuta. Como ya tiene lista la jeringa, espera a la joven hojeando despreocupadamente su agenda. La chica ya está acostada y lista, se ha bajado la pantaletita y sus apetitosas nalgas resplandecen invitando al más tullido a manosearlas. Pero Gastón se aproxima lentamente, desinfecta la zona que seleccionó a pura vista, e ignorando la temblorina, los suspiros y las ansiosas y muy eróticas exclamaciones de la joven, le introduce con mano suave la patética aguja, arrancándole un grito manifiestamente reprimido de dolor. En vez de tranquilizarla con palmaditas, cariñitos, mimos y, siendo audaz, hasta con un breve besillo, el insensible médico acelera la inoculación. Eva se resiste a admitir tanta crueldad. Alzando violentamente la cabeza, aprieta los párpados, los puños y hasta las nalgas cuya tersa superficie empieza a dibujar el inevitable rictus de la desesperación.

Oyendo las insistentes quejas de la joven, Gastón le extrae la cruel hipodérmica diciendo: ¡ya pasó, tranquilícese, que no es para tanto! Da media vuelta y empieza a acomodar sus cosas en el escritorio, sin advertir los esfuerzos de la dolida chica para poder levantarse y arreglarse el vestuario.

Espero que no se enoje Gastón. Lo hice inyectar a Eva Fernández!!!

Buen fin de semana.

Simón -

Querido Carlónimo: No imaginás la alegría que me produjo tu comunicación. Efectivamente ha sido un año duro; sin embargo, hemos podido proveernos de relajantes escenarios en los que refugiarnos del diario trajín. Te deseo lo mejor en este fin de año y más aún para el próximo. Descansá que te queremos activo y creativo como siempre. Luego de mis vacaciones de enero espero que nos encontremos renovando la intención de compartir nuestras fantasías.

Carlónimo -

Querido Simón

Estamos a sólo unos días de cerrar 2009, un año difícil para el mundo y para nuestros respectivos países, en el que, sin embargo, no hemos dejado de mantener una relajante comunicación. Antes de retirarme al ansiado descanso de Navidad y Año Nuevo, quiero manifestarte mi agradecimiento por todo lo que hemos vivido juntos. Te deseo lo mejor en 2010, esperando sea el recuadro para una nueva experiencia de comunicación fructífera. Recibe un abrazo muy afectuoso.

Querida Anna

No quiero desaprovechar la ocasión para agradecerte el concierto de atenciones con que nos privilegiaste a lo largo de 2009. Te has labrado un sitio muy especial y perenne en medio de nosotros. Mis mejores deseos para ti, en 2010.

Querido Fer

De nuevo mi agradecimiento por tu apoyo y atenciones. Que el Año Nuevo te resulte muy benéfico y que sirva también para consolidar nuestra amistad.

Querido Antónimo

Mi sincero agradecimiento, hermano. Confirmo una vez más que puedo contar contigo.

Queridos lectores

Ustedes son el principal objetivo de nuestro esfuerzo. En ustedes pensamos siempre que nos enfrentamos a la temible hoja en blanco. Mi más sincero agradecimiento y mejores deseos para 2010.

¡Nos vemos en enero!

Simón -

No, no, no, Antónimo! No te hagas el tonto que entendiste perfectamente bien lo que quise decir. Me refería a exhibir tus nalgas pinchadas. Veo que sí tenés los mismos gustos y disgustos que tu hermano. Ya te va a tocar.

Lo de Mary muy interesante y cuadra perfectamente con el perfil del vouyer... sin ofender.

En cuanto a Silvia, creo que algo de eso hay en una reacción que tuvo y que te contaré en breve. Pero tengo que ir respetando el orden de los acontecimientos.

Lo que te anticipo es que le di a mi amigo Gastón la dirección de este blog, ya te vas a dar cuenta por qué.

Tal como habíamos quedado con Gastón, el sábado siguiente a nuestro regreso vinieron a cenar a casa. Silvia preparó una cena pantagruélica. Esa mujer es verdaderamente increíble: bella, inteligente, dulce, fogosa y cocina mejor que mi mamá!
Ni bien llegaron Claudia vio la alianza en el dedo de Silvia y pegó un grito. La abrazó felicitándola, mientras Gastón, tomándome del brazo, dijo en tono de broma:
“Hermano, estás bien jodido!” y después besó a Silvia con afecto.
Durante la cena conversamos sobre las vacaciones (sin todos los detalles que Uds. conocen) y sobre las cosas que ellos habían hecho acá.
Luego, cuando ya estábamos casi terminando el café, Gastón le dijo a Claudia:
“Vamos, Clau? Es la hora de ponerte el antibiótico”
“Ay! Gastón! La estamos pasando tan lindo…”
“Pero, mi vida, sabés que no se puede interrumpir el tratamiento”
Silvia y yo intercambiamos una mirada fugaz y disimulada. Silvia reaccionó rápidamente: “Pero ¿cuál es el problema? Claudia, ¿lo tenés acá? Te lo pongo yo”
Gastón le preguntó “Sabés poner inyecciones?”
“Sí. Cuando mi mamá se enfermó no me quedó más remedio que aprender. Simón también sabe”
“Ahhhh! Mirá que bien!” dijo sorprendido.
“Vení, Claudia. Vamos al dormitorio” Ellas se fueron y nos quedamos solos.
No sabía bien cómo encarar el tema pero tenía aquella duda respecto de Gastón y las inyecciones de Claudia y me la quería sacar.
“Gastón… sin que te ofendas… ¿te producen algo las inyecciones?”
Gastón se puso colorado como un tomate.
“Mirá, Simón, para qué te voy a mentir si me conocés mejor que nadie… La verdad es que no se cómo explicártelo…”
“Te gustan?”
Respiró hondo “Me da vergüenza… S텔
“Claudia lo disfruta?”
“Creo que no… Además me pone muy mal, pensá que soy médico…”
“Cómo hacés con los pacientes?” Pensando en que había pinchado dos veces a Silvia.
“No, en realidad no me pasa nada con los pacientes. Lo que me vuelve loco es ponérselas a Claudia” Hizo un silencio “Simón! No pensarás que… Por favor! Silvia es tu mujer!” Volvió a hacer un silencio, que respeté. No creo que le fuera sencilla la conversación que estábamos teniendo. “En realidad, estoy muy enamorado de Claudia. Con el tiempo se pone cada vez más interesante y más linda”
“Entonces, no hay problema. No pensaba en particular en Silvia… Eso sí, me parece que el que está realmente jodido sos vos!” Riéndome para quitar un poco de tensión a la situación.
“No sé. Me siento como un bicho raro”
“A Silvia y a mí nos encanta ponernos inyecciones. El asunto es que buscamos la manera de disfrutarlo los dos”
“No sé cómo hacer. Hace tiempo que todo es tan monótono!”
“Usá el ingenio, hermano. Sos un tipo inteligente. Para empezar, como los chicos esta noche se quedan acá, te la vas a llevar a pasear; no sé, a bailar, a tomar algo, lo que a ella le guste. Después van a tu casa y le hacés todo lo que ella quiera; ¡todo!, entendiste? Y le dejás claro que lo que te excitó fue la inyección. Vas a ver que va a empezar a gustarle”
“Te parece?”
“Después me contás”
En eso estábamos cuando volvieron del cuarto las chicas. Claudia venía sonriendo y Silvia se sentó al lado mío y me tocó la pierna como dándome una señal.
A los pocos minutos Gastón le dijo a Claudia “Clau, te molesta que nos vayamos? Estoy cansado”
Claudia iba a empezar a protestar cuando intervine “Claudita, andá. Total mañana nos vemos de nuevo cuando les llevamos a los chicos y seguimos conversando”
De bastante mala gana Claudia empezó a prepararse para irse; se despidieron de los chicos (que al rato ya estaban dormidos en el cuarto de huéspedes) y se fueron. De salida le palmeé la espalda a Gastón animándolo a hacer lo sugerido. Cuando volvimos a entrar Silvia me preguntó “Qué le agarró a Gastón?”
Le conté la conversación que habíamos tenido y ella me relató lo que sucedió con la inyección de Claudia. Me dijo que se mostró bastante molesta por tener que inyectarse y le dijo que sospechaba que a Gastón le gustaba inyectarla y por eso lo hacía por cada pavada que tenía. No entendía del todo lo que le pasaba a su marido, cómo podía gustarle algo que a ella sólo le producía dolor. Silvia la calmó contándole lo nuestro y las inyecciones y le sugirió que las transformara en un juego sexual aprovechando que a su esposo lo excitaban. Le aseguró que si se dejaban llevar lo disfrutarían mucho.
Cuando nos acostamos intenté acercarme a ella y me dijo
“No, Simón. Están los chicos y pueden escuchar”
Comprendí, entonces, que uno de los motivos por los que se niega a tener un bebé es el temor a perder nuestra frondosa intimidad sexual. Ya habrá tiempo de ver cómo resolver ese problema.

Antónimo -

Simón, eso de que Silvia “se acojonó”, como que no me cuadra, no me cuadra. Y de que “no me han visto las nalgas” no se qué pasó, pues yo no me las quité mientras copulaba con Socorro.

Pero me hiciste recordar algo digno de contar. Efectivamente, como tú dijiste, yo era “pícaro ya de bastante chico” y siendo adolescente tenía una vecina guapísima como de treinta años, alta, delgada, muy blanca, que me fascinaba. Le decían Mary y aún vivía en la casa paterna. Invariablemente regresaba del trabajo como a las ocho de la noche, cenaba y se bañaba. La bañera estaba pegada a la ventana en la cual no había cortina, pero el vidrio era traslúcido opaco, de manera que al espiar sólo apreciaba la silueta de la joven, pero me consolaba con ver esas estimulantes formas difusas. Lo demás, lo imaginaba.

Una noche en que presenciaba la ardiente función y estaba particularmente excitado, me percaté que Mary terminó de secarse y ¡zas! que abre la ventana antes de abandonar la bañera. El corazón me retumbó al observar por un instante sus blanquísimas nalgas en movimiento. Y ahí me tienes buscando un nuevo ángulo para seguir admirándolas. Vuelta y vuelta, giro y giro, hasta que por fin las enfoqué de nuevo. Las manos y las piernas me temblaron, el pene me reventaba.

De pronto… ¡Que empieza a dar la vuelta! Yo me dispuse a gozar la vista de sus excelsos genitales ¡Ya viene, ya viene! Y ¡sopas! Me receté un tremendo tortazo. Resulta que era Manolín, su hermano ¡¡¡Me lleva la @#@#@#!!!

La próxima vez que haga el amor, te prometo ponerme yo abajo, para que te deleites con unas verdaderas nalgas.

Simón -

Querido Antónimo: No voy a enojarme por la sinceridad del comentario; por el contrario, fue sumamente respetuoso a pesar de la calentura que describís que te produjo. No exageremos, tampoco aspiro a que te conviertas en piedra porque si a mí mismo me enloquece cómo no entender que a los demás les pase otro tanto. Sólo pido que se la respete porque lo que estoy contando se da en la intimidad de nuestro dormitorio; ella es una dama.
Si llega a haber casamiento (porque, como dicen los españoles, creo que después de la propuesta Silvia se acojonó) desde luego que vos y Carlónimo estarán invitados; no me lo perdería por nada del mundo.
Muy interesante el relato de Esther y Ezequiel (además de muy caliente). Veo que estamos empezando a entrar en sintonía ya que lo que continúa en mi lista de relatos justamente es un reflorecimiento del ardor de otra pareja. Ya les contaré, estoy ordenando el relato.
Vuelvo a decirte que me alegro de que el relato que mandé te haya calentado y te animo a que sigas mirando; lo que hagas a raíz de eso, en privado, no me incumbe aunque me gustaría que te sea muy placentero.
Vuelvo a preguntar: ¿tenés el síndrome "megustapincharperonoquemepinchen?" porque hasta ahora nunca te hemos visto las nalgas y supongo que en el blog habrá damiselas interesadas, aunque no se den a conocer.

Antónimo -

Simón, de acuerdo no hay que enojarse, pero a lo que yo me refería es a tu misterioso anuncio de: “situaciones que no son eróticas pero forman parte de mi vida con Silvia y sobre las que me gustaría tu opinión” Después de lo que has narrado me queda más claro el escenario, pero ayer me hiciste pensar en aquellos remilgos que tuviste con Silvia y que pusieron a Carlónimo al borde de la desesperación hasta hacerlo caer enfermo. Ya no sabía qué decirte y nada te convencía, estabas muy necio. Ahora entiendo que no se trata de eso y qué bueno.

Del relato ¿qué te diré? que me calenté viendo cómo acariciabas y repasabas lentamente todos los rincones y hendiduras de Silvia. Es inevitable gaucho, no soy de palo y tu chica pues ¡se las trae! Así que aunque te enojes esta vez hablo sincero. La lengua es un buen instrumento de placer del que se ha hablado relativamente poco en el blog, así que aplaudo tu iniciativa y espero que no sea la última vez que le apliques a tu novia esa terapia, invitándome a verlos, desde luego. Entiendo también que ya tenemos boda en puerta y al respecto te digo que si no me invitas a Buenos Aires no te lo perdonaré nunca. Creo que a Carlónimo también le encantará estar presente. Por mi parte, te comparto, más bien les comparto a los que quieran leerlo, el siguiente relato.


Esther

Después les cuento algo más acerca de Socorro. Por el momento me llamó la atención el comentario de Simón de que la pasión por las inyecciones le llegó en edad adulta y me acordé de lo que le sucedió a un matrimonio al que la rutina le había ensombrecido el panorama, haciéndoles perder a cada uno el interés por el otro. La esposa, de nombre Esther, una mujer entera, muy guapa, lucía un cuerpo apetecible: Era de piernas generosas; nalgas amplias, carnosas; la cintura bien marcada; y sus atractivos senos completaban el favorable escenario. El esposo, cuyo nombre era Ezequiel, lucía también excelente forma: era alto, recio, garboso, de muy buena complexión. No obstante, los dos se habían cegado y a pesar de dormir juntos, copulaban muy de vez en cuando, con la sola intención de guardar las apariencias.

Un día, Esther sintió alguna molestia y habiendo consultado al médico, éste le recetó inyecciones que debía aplicarse cada doce horas. Como no quería involucrar a su marido, acordó con una enfermera de su confianza, que cada día le pusiera: La primera, a las nueve de la mañana, pues su marido salía a las ocho y media; y la segunda, a las nueve de la noche, ya que Ezequiel llegaba alrededor de las diez. Aquél primer día, sentado a la mesa, mientras hojeaba el matutino, Ezequiel terminó de beber su café. Se levantó, le dio un beso de trámite a su esposa, subió al coche y se retiró. A los pocos minutos llegó la enfermera, Esther le entregó el medicamento, subieron las dos a la recámara y la atractiva paciente se preparó para recibir el molesto pinchazo.

Al efecto, se despojó de la pequeña bata, alzó su camisón y se acostó en la zona de los pies del mullido lecho. Sus nalgas prominentes, aún cubiertas por la exigua panty lucían esplendorosas. Desde esa posición, Esther no dejó de observar los movimientos de la enfermera quien con toda diligencia despuntó la ampolleta, sorbió el agua destilada, quitó la metálica cubierta del frasquito con el medicamento pulverizado, le clavó la aguja y empujó el émbolo para agregar el líquido y formar la sustancia. La agitó fuertemente y la hizo entrar a la enorme jeringa.

En ese momento Esther se bajó la panty quedando su precioso culito totalmente expuesto. Era carnoso, soberbio, de aspecto nacarado. Esperando el pinchazo tuvo reminiscencias de un momento muy erótico, la vez que Juan, un antiguo novio, la acompañó a que la inyectaran y la vio gemir, patalear, gritar y hasta llorar, porque en esa época las inyecciones la aterrorizaban. Y viendo cómo la densa sustancia le era inoculada, el joven la consolaba acariciándole el cabello y las manos. Fue un novio tan respetuoso que a pesar de haber tenido aquella suprema motivación, se mantuvo tranquilo, cariñoso y amoroso, tan sólo esperando a que se casaran.

Pero esto no ocurrió nunca y ahora, mientras Esther recibía el recio pinchazo de la enfermera y tensaba los músculos por el terrible dolor que le causaba la sustancia, lamentaba que Juan no la hubiera hecho suya. Estuvo un buen rato acostada, sumida en sus pensamientos. La enfermera terminó de frotarle el sitio de la horadación, luego se despidió, pero Esther siguió tendida con las nalgas erguidas, excitadas por el deseo de que Juan escuchara y acudiera a su llamado. Que, aunque tarde, la montara, la penetrara, la poseyera. Cuando se levantó, la encantadora paciente se dio cuenta que tenía la entrepierna mojada. Se desvistió y moviendo sensualmente su proporcionado cuerpo, entró muy despacio a la regadera.

En la noche la situación fue análoga, Llegó la enfermera y encontró a Esther sentada en la sala, mirando un álbum de fotografías de cuando aún no estaba casada. En una de ellas, aparecía sentada al lado de su hermana, luciendo una breve faldita que permitía verle casi la totalidad de las piernas. En otra, lucía un bikini color mostaza. Estaba tendida sobre una toalla; el oleaje parecía alcanzarla. Fueron tiempos contrastantes en los que se sentía fuertemente admirada, pero no lo suficientemente amada. La enfermera se acercó a ella y casi tuvo que tomarla de la mano para llevarla a la recámara, donde se alzó el vestido, bajó la panty y tomó su lugar nuevamente en la cama. Lucía unas nalgas plenas, suculentas, ansiosas, pero indudablemente mal aprovechadas. Siguió con la vista la preparación de la jeringa, pero la expectativa de dolor no la atemorizaba. En cambio, se decía a sí misma que no era justo sacrificar sus ardientes formas, sus encantos, privándolos de un destino trascendente.

De nuevo se sintió perforada, sus nalgas temblaron, se erizaron de dolor y de ardiente deseo. Sus recuerdos y el deseo no satisfecho la pusieron de nuevo en aquella camilla de la clínica a la que la acompañara su novio. El recuerdo fue todavía más intenso. Al sentir el ardor de la sustancia, Esther percibió que el cuerpo entero se le crispaba, gritó, lloró y pataleó como en aquella ocasión lo había hecho. Concentrándose en la imagen de sus propias nalgas, firmes, delirantes, deliciosas, flageladas por la enorme hipodérmica, cocidas por la hiriente sustancia, deseó que Juan no pudiera contener el deseo y que esta vez sí se la cogiera, que la hiciera suya.

Sintió cómo la montaban, le besaban el cuello, las mejillas y la espalda. Acariciándole las nalgas le puntearon la vulva, la penetraron haciéndola estremecer brutalmente. A cada arremetida gritaba, temblaba, lloraba de alegría, de ganas, se desgañitaba. A poco, sintió el ardiente licor que le recorrió las entrañas. Estaba agitadísima, fuera de sí. Como si aquella fuera su primera vez, su única vez, su más ardiente vez. Respirando por la boca a jalones, con las manos temblorosas recorriendo la superficie de la cama, las nalgas endurecidas y ardorosas, dibujó una encantadora sonrisa que se convirtió muy pronto en carcajada, en descomunal júbilo. Después permaneció muy quieta relajándose lentamente, hasta que el amante repitió la serie de besos inicial a lo largo y ancho de la cara, se incorporó y le dijo: Esther, por fin te pude encontrar, no imaginé que una simple inyección me revelara a tales extremos tus encantos. Era Ezequiel, quien había presenciado la inyección a su esposa y desde ese día no dejó de estar presente cuando se las aplicaban. Y se convirtió en su más fervoroso amante.

Simón -

Querido Antónimo: de ninguna manera mi intención es discutir con vos; creo que los dos debemos cuidar nuestro temperamento y listo. No solamente podés mirar el relato que sigue sino que, no te olvides de que aún tenés que leer con los ojos abiertos el anterior; espero que no sea demasiado. Por lo de las participaciones no te preocupes, nunca ha habido muchas. Daba la impresión porque Carlónimo, Anna y yo teníamos un intercambio muy fluido pero sólo muy esporádicamente hablaba otro. Es una lástima, sobre todo para nosotros que podríamos disfrutar de los relatos de terceros además de los nuestros.
Lo del morbo en la adultez significa que es ahí cuando lo descubrí como tal. De niño más bien las padecía pero supongo que algo de eso es lo que me ha llevado a desearlas ahora.
Te vuelvo a pedir autorización para hacerte llegar relatos de situaciones que no son eróticas pero forman parte de mi vida con Silvia y sobre las que me gustaría tu opinión.
No dilato más el relato, aquí va:

Era nuestro último día allí; por la tarde saldríamos de regreso a casa. Estas pequeñas vacaciones nos han unido mucho, las disfrutamos y el relax y el alejamiento de las preocupaciones cotidianas nos han vuelto al buen humor y, por lo menos a mí, al deseo de permanecer juntos.
Ya no tengo más tiempo y estuve pensando la mejor forma de darle a Silvia la sorpresa que tengo para ella.
Ella estaba tomando sol en el parque y salí a la galería a llamarla.
“Sil, vení que te necesito!”
“Ya voy, Simón”
La esperé desnudo en el dormitorio. Cuando entró, ataviada con otra breve bikini, y me vio, sonrió.
“¿Qué querés, Simón?”
“Vos qué pensás?”
“No sé, no se me ocurre…”
“Vení, acercate que te doy una idea” y le saqué el bañador. Ella no se resistió.
Tomé un pañuelo de seda que Silvia usa en el cuello, lo plegué y comencé a ponérselo tapándole los ojos.
Noté que se angustiaba. “No, Simón! Esos juegos no, no me ates”
“No te voy a atar, Hermosa. Solamente te tapo los ojos. Teneme confianza. Te juro que te voy a hacer volver loca” La abracé y le di un beso. Se tranquilizó un poco, pero aún estaba alterada. Ya estaba con los ojos vendados así que preparé sobre la mesa de luz la sorpresa, esperando el momento adecuado. La hice acostar boca abajo en la cama. La vista de esa espalda suavemente ondulada, ahora bronceada, me subió las pulsaciones. Ni qué hablar de las nalgas, redondas y tersas, a la espera.
“Aflojá los hombros. No aprietes los puños que no te voy a hacer nada que no te guste. Igual eso es relativo porque te recuerdo que hasta hace unos días había una cosa que me decías que no te gustaba y después te gustó…” No dijo ni hizo nada.
Comencé a besarle la espalda siguiendo la línea de la columna, desde la nuca, mientras le decía cosas bonitas.
“Sos hermosa”. Beso. “Me enloquecés”. Beso. “Te amo”. Beso. “Cómo me gustás!”. Beso. “Qué cola maravillosa!”. Beso. Y así siguiendo hasta que llegué a la altura de la raya de la cola. Me agarraron unas ganas locas de escuchar el sonido de mi mano estrellándose contra su redondeada nalga, pero estaba aún en estado de alerta por la aprensión que le dan los juegos de atadura, y se asustaría. Así que reprimí las ganas, ya llegaría el momento.
Comencé a pasar la lengua por sus nalgas y finalmente le di un mordisco sobre el que estampé un beso, dejándole el cachete sonrojado. Ella ya estaba más relajada y lo estaba disfrutando; su respiración se agitaba y empezaba a gemir levemente.
La di vuelta y la besé en la boca. Succioné los lóbulos de sus orejas mientras ella ya jadeaba ostensiblemente. Le besé el cuello y bajé hasta su pecho. Lamí entre sus senos para dedicarme luego a succionarlos hasta que gritó pidiendo que siguiera para ayudarla a terminar.
“No, mi cielo. Todavía no”
Se puso a llorar. “Por favor, no me dejes así”
“No, no te voy a dejar así. Te dije que te voy a volver loca” y le acaricié la cara.
Bajé con la lengua y la metí en su ombligo. Luego de juguetear unos segundos ahí, bajé hasta el lugar a donde realmente quería llegar. Besé su pubis y empecé a mover rítmicamente la lengua por su clítoris. Arqueaba la espalda y gritaba extasiada. Acomodé mejor sus piernas haciéndoselas doblar sobre su abdomen para tener pleno acceso a todos los rincones de su sexo. Seguí usando la lengua cada vez más rápidamente hasta que explotó; no detuve la estimulación por lo que el orgasmo fue intenso y duró mucho tiempo.
En un momento gritó “Basta!, Simón! No puedo más, me voy a volver loca!”
“Es lo que te prometí”
Tomé su mano izquierda y comencé a meter cada dedo en mi boca, como había hecho ella con mi pene. Ella estaba al borde del desmayo. Luego de succionar el dedo anular, decidí darle la sorpresa. Tomé de la mesa de luz una alianza de compromiso que mandé a hacer especialmente para ella, con un pequeño brillante incrustado, y se la coloqué al tiempo que le sacaba el pañuelo de los ojos.
Estaba aún como desconcertada, conmocionada. Cuando se dio cuenta de qué se trataba me pasó los brazos por el cuello y lloró. La abracé, la contuve meciéndola con ternura. Largo rato después se calmó y se miraba la mano con el anillo.
“Simón, es precioso”
“¿Aceptás?”
“No sé, lo tengo que pensar…”
La miré incrédulo.
“Claro que acepto! Tonto!”
“Entonces, para mantener la armonía, todavía falta algo”
“Si? Qué?”
“Hoy te toca el anticonceptivo. Pinchacito en la cola!”
Se dio vuelta mirando aún el anillo.
La pinché sin contratiempos; sabe que no duele. Y terminé con aquella deseada nalgada.

Antónimo -

Simón, te agradezco tus oportunos comentarios. Así que lo de curar el empacho no es privativo de México ¡Gracias por la aclaración, yo no lo sabía! Por otro lado, me sorprende tu comentario de que el morbo por las inyecciones te llegó ya de grande. Yo lo sentí desde los ocho o diez años ¡Qué curioso! No, desgraciadamente no volví a saber de Socorro. Los estudios al nivel medio superior los hice fuera de México y cuando regresé ya había perdido toda referencia de ella. Eso de que me permites observar “un poco” es aún más peligroso porque no se qué será para ti “un poco”. Espero tu relato, pero ¡Por favor, por favor, estimadísimo Simón, por favor! No vayas a traer nuevos problemas y discordias a este lastimado blog, pues ya tenemos bastante con el devastador Ciclón “Anna”, cuyas terribles consecuencias estamos apenas tratando de medir y de resolver ¿Te das cuenta que no ha habido ninguna otra participación, mientras que antes las había, al menos esporádicamente? Queremos estar bien, disfrutar en armonía del sano erotismo que nos une. Eso de que discutamos y nos ataquemos públicamente es, además de ridículo, un terrible error, peor de corrosivo que el ácido sulfúrico. No vayas a hacer que Carlónimo se infarte.

Simón -

Me olvidé de decirte que aquí también tenemos la ancestral tradición de curar el empacho; lo llamamos "tirar del cuerito"

Simón -

Estimado Antónimo: veo que eras pícaro ya de bastante chico. Yo, en cambio, las bondades de los recursos médicos las encontré de grande, junto a Silvia. Lo que encuentro como un punto de contacto entre nosotros es que hemos tenido o tenemos mujeres a las que les gusta colaborar con nuestras entradas traseras, cosa que a tu hermano parece disgustarle. Ya le dije que no sabe lo que se pierde. Pero, por otro lado, qué bonita tu Socorro; espero que cuentes alguna más de tus aventuras con ella. En un año deben haber pasado muchas cosas ¿has sabido algo de ella después?.
Lo de la línea de muchachas siendo condecoradas por nosotros está muy bueno. ¡Qué barbaridad! me estás llevando por el mal camino. Si Silvia se llegara a enterar de que pinchamos a las chicas creo que no le caería bien; confío en que nadie va a contárselo.
Mañana voy a subir el relato del último día de vacaciones. Agradezco la delicadeza de aclarar que no la ves, pero ya te autoricé a espiar un poco. El relato de mañana no va a tener gracia si estás con los ojos tapados (aunque no serías el único).
Luego de ese relato verás que va a haber varios en los que el tono bajará un poco; resulta que han sucedido algunas cosas este fin de semana y necesito contártelas para conocer tu opinión. No todo puede ser lujuria en la vida...

Antónimo -

Puerto Escondido

“Desde mi punto de vista tu escrito tiene un problema (para vos, no para mí), a saber: quiero más!”

¿¿Máaas?? Bueno yo ya dije lo que quería decir. Pero si quieres más… podríamos condecorar chicas, por lo menos a las que mencionamos, en representación de todas las demás. Imagina a las encantadoras mujercitas que citamos arriba, formaditas de espalda con la colita muy bien parada, listas para recibir una (bueno, dos) merecidas medallas al mérito, gemir deliciosamente cuando se les clava la aguja hipodérmica a la cual, en lugar de jeringa, está sujeto el distintivo (una estrellita de oro, por ejemplo). Las connotadas chicas reciben un distintivo en cada mejilla ¿cómo ves? Los piquetes les causan temblorina de cachetes, un leve pataleo, estremecimiento corporal generalizado, suspirillos… ¿te parece bien la escena? A mí muy bien… ¡Bueno! Como siempre yo no veo a tu novia ¡para nada! te lo aseguro Simón.

Y luego de la condecoración ¿por qué no hablar de otras chicas no citadas en el blog, pero que también son dignas de mención honorífica conforme a sus cualidades traseras? Tú debes conocer a muchas, no te hagas y Carlónimo igual, que no finja el recato que ahora ostenta ¡Ya se cree Fray Carlónimo!

Si ustedes no quieren hablar, yo sí lo haré. Cómo no recordar a esa preciosa Gilda, caribeña bien nalgona de buena cepa que lucía cada tarde un minúsculo bikini durante aquel inolvidable verano en Puerto Escondido. Cuando caminaba, su culo dibujaba un suave bamboleo desquiciante ¡no sabes! Lo mostraba y lo lucía como ninguna. Me hubiera encantado inyectarla, pero no tuve ocasión de eso, sino tan sólo de tocarle las nalgas una sola vez, escondidos los dos allá detrás de las rocas del faro, sin llegar a mayores porque nos interrumpieron en ese momento y después su novio la monopolizó. Pero en esas vacaciones sí tuve el gusto de gozar a Socorro ¡Qué michoacana más bella! Cuando le dije que su cuerpo era digno de escultura, pues creo que se emocionó y siguiendo el hilo de nuestra conversación acerca de malestares estomacales, me pidió asistirla para “quitarle el empacho” Yo no se si alguna vez ustedes han oído hablar de ese legendario remedio que en México data de la época prehispánica.

Cuando alguien se encontraba desganado, indispuesto del estómago, decían, aún nuestras abuelas, que había que “quitarle el empacho” Entonces te acostaban boca abajo, te bajaban los calzones y te jalaban la piel desde la espalda hasta una buena parte de las nalgas, como despegando la carne del hueso. Decían que así se liberaban burbujas de aire que estaban atrapadas en el cuerpo. El caso es que le comenté a Socorro las bondades del supuesto remedio y casi me muero cuando le oí decir: ¿podrías aplicármelo tú? Yo tenía diecisiete años, ella dieciocho, así que el color se me subió y se me bajó hasta diecisiete por dieciocho veces, las manos se me enfriaron y la sangre me corría por la cabeza a la velocidad del rayo. Yo parecía como que muy despierto pero a la hora de la hora pues ¡así está de lleno el zócalo, así mira! Estuve a punto de rajarme.

Recuerdo que me llevó a su cuarto, se acostó boca abajo y me dijo: Estoy lista Antónimo ¡hazlo! Yo que iba a razonar en ese momento acerca de técnicas “antiempacho” Veía esas nalguitas muy bien bronceadas, preciosas, redonditas, ceñidas por el breve bikini ¡Una firmeza y una redondez extraordinarias! Como tardara en reaccionar, mi preciosa amiga agregó: ¿Qué pasa, te causo susto? Le dije que no y empecé a frotarme las manos porque las tenía heladas de puros nervios. Ella se bajó el calzón descubriéndose las nalgas completas y preguntándome: ¿así estoy bien? ¡juummm. juumm! Le contesté con lastimeros sonidos guturales desafinados y entrecortados. No se si por simple reflejo o porque de verdad sentía requerirlo, toqué las cintillas que le sostenían la parte superior del bikini y Socorro reaccionó inmediatamente: ¡Ah sí! me dijiste que necesitas empezar por la espalda, y se soltó ella misma las cintas. Yo seguía muy nervioso. Entonces respiré profundamente un par de veces, volví a frotarme las manos y recordando lo que había visto hacer a mi abuela y a mis tías, tomé la suave piel de mi amiga más o menos a la altura de la pálida franjita que el retirado sostén dejara a la vista y empecé a jalar con firmeza como tratando efectivamente de despegar la carne del hueso, o de la capa muscular según el caso. Poco a poco fui sintiendo que sí había un efecto como de liberación en ciertos momentos. Como si después del jalón en forma de pellizco la piel se volviera más elástica. Yo no se si fue tan sólo idea mía o realmente estaba logrando aliviarle el padecimiento. Cuando llegué a la zona de la cintura, Socorro me dijo: ¡Oye, es verdad! Como que siento menos presión en el vientre y la sensación de asco disminuye.

Cuando empecé a jalarle la piel de las nalgas, yo ya ni me acordaba del empacho y ella se veía tan mejorada que empezó a mover el culo en circulitos como frotándose el pubis contra la cama. Y decía: ¡Qué rico, qué rico remedio me estás aplicando Antónimo, Antónimo, Antóooonimmooo! Con el masaje en esa zona me haces sentir un gran consuelo. Así estuvimos un buen rato, yo sobándole ya en toda forma las preciosas nalguitas y ella gimiendo profundamente, hasta que me preguntó ¿Y ahora qué sigue?

Ya para entonces había superado la timidez y le respondí: Lo mejor del masaje viene ahora y me tendí sobre ella frotándole el pito en su excitante hendidura que, totalmente fuera de control, se le estremecía ansiosamente. Entonces se dio la vuelta, nos abrazamos y empezamos a besarnos a puros lenguetazos. Unos instantes después, tallándola con el glande le sugerí la penetración. Ella separó las piernas y colaboró eficientemente para recibir un estupendo pullazo que a los dos nos hizo temblar y gritar.

De lo demás, recuerdo muy bien las voces emitidas por Socorro, que por cierto era bastante mandona: ¡Aahh, qué rico! ¡Muévete! ¡Más. Más rápido! ¡Tállame a fondo! ¡Apriétame! ¡bésame! ¡no, no así no, sino assíiii! Y sentí como si me pusieran una mascarilla ¡me ahogaba! ¡Aaaggghhh! Hasta que empecé a patalear me soltó la canija. Tomé una buena bocanada de aire y mientras ella me introducía los dedos por el culo sentí varios disparos de esperma que le deposité en su caliente vagina haciéndola que se convulsionara y que me apretara aún con mayor fuerza como queriendo arrancarme nuevos efluvios que, por supuesto, no pude darle. Después nos hicimos novios y nuestra relación duró como un año, en el cual le apliqué nuevas terapias “antiempacho” y hasta inyecciones en las nalgas, pues le encantaban ¡Qué buena estaba!

Antònimo -

Hombre pues mejor que seas explìcito. Hoy en la noche escribo algo. Saludos Simòn.

Simón -

Estimado Antónimo: habrás visto lo que estuvimos diciendo con Carlónimo. Debemos comprometernos con esto, es su deseo. ¿Querés? Yo estoy dispuesto a intentarlo. Comencé a relatar el día final de mis vacaciones con Silvia. Empezá a prepararte porque vas a tener que hacer un esfuerzo para mantener la línea. No se si ser bien explícito porque corro el riesgo de que te enciendas o ser menos explícito porque corro el riesgo de que imagines todo lo que se te ocurra y te enciendas aún más. Ya veré cómo lo hago. de todos modos, creo que no podré terminarlo hasta el lunes porque ya les contaré más adelante cómo de ocupado tengo el fin de semana.

Simón -

Querido Carlónimo: haremos todo lo posible. No te pierdas, voy a estar esperándote.

Carlónimo -

Muchas gracias Simón, muy bella canción. No pibe, sólo quiero que Antónimo y tú mantengan vivo el blog. Yo me incorporo luego.

Simón -

Querido Carlónimo: me alegra que me hayas escrito y que te encuentres bien. Insisto en ofrecerte todo el apoyo que pueda darte y que necesites; incluso, aunque no quiero ser metido, puedo, si querés, tratar de interceder con Anna. Vos dirás qué querés que haga.
De todos modos, si bien agradezco y me place la presencia de Antónimo en el blog, las compañías no se reemplazan. Bueno sería que estemos todos compartiendo ideas, experiencias y emociones.
Para seguir con nuestra tradición de intercambiar buena música te mando este enlace. Prestá atención a la letra...

http://www.youtube.com/watch?v=JRHF2XAR6yQ&feature=related

LEVÁNTATE Y CANTA

Si algún golpe de suerte a contrapelo
a contra sol, a contraluz, a contravida,
te torna pájaro que quiebra el vuelo,
y te revuelca con el ala herida.

Si hay tanto viento para andar las ramas,
tanto celeste para echarse encima.
y pese a todo vuelve la mañana
y está el amor, que su milagro arrima.

Por qué caerse y entregar las alas,
por qué rendirse y manotear las ruinas,
si es el dolor, al fin, quien nos iguala
y la esperanza quien nos ilumina.

Si hay un golpe de suerte a contrapelo
a contra sol, a contraluz, a contravida,
abrí los ojos y tragate el cielo
Sentite fuerte y empujá hacia arriba.

Por qué caerse y entregar las alas,
por qué rendirse y manotear las ruinas,
si es el dolor, al fin, quien nos iguala
y la esperanza quien nos ilumina.

(tango-canción de Héctor Negro y César Isella)

Te mando un abrazo enorme y espero que te mantengas en contacto, por lo menos cada tanto (por ahora)

Carlónimo -

¡Querido pibe! Qué gusto saludarte y saber que sigues escribiendo. Te agradezco la iniciativa. Yo estoy bien no obstante el pesar que me ha causado el traumático accidente donde por desgracia perdió la vida mi eficiente colaborador y buen amigo, Gonzalo. Gracias a Dios, Anna resultó ilesa. No sabes lo que pasé cuando me avisaron del percance y no podía esclarecer en qué condiciones pudiera encontrarla. Luego vino la separación, de la cual yo admito ser el culpable. Lo que pasa es que no supe administrar tan enorme riqueza. En unos cuantos días, Anna me prodigo tanto amor y felicidad, que ya colmó de bienestar el resto de mi vida. Poco a poco me iré adaptando a la nueva situación. Antónimo te brindará por el momento la compañía que yo no te escatimo, pero considero no poderte brindar en plenitud. Recibe un abrazo muy afectuoso.

Simón -

Estimado Antónimo:
GRACIAS. Por varios motivos.
En primer lugar, por dedicar tu tiempo, quizá quitado al descanso, a escribir algo para satisfacer mi solicitud.
Luego, en lo que se respecta a los comentarios iniciales. Te muestran equilibrado e inteligente. Creo que esto podrá prosperar.
En lo que se refiere al pequeño ensayo propiamente dicho, su excelencia es manifiesta. Me atrapó, fundamentalmente, la idea de la privatización! ¡Qué manera interesante de verlo! Ese fue precisamente uno de los temas de más acalorada discusión con Carlónimo que no comprendía que yo quisiera a Silvia exclusivamente para mí (y señalando eso fue que nos conocimos)... hasta que le pasó lo mismo con Anna y depuso toda intención de variar de nalgas a discreción.
Así es la vida y así es el amor. Y... a propósito, cuál es tu situación al respecto? ¿Cuáles son las nalgas que idolatrás?
Desde mi punto de vista tu escrito tiene un problema (para vos, no para mí), a saber: quiero más!
En un rato voy a mandarle algo más a Carlónimo, porque no tuve respuesta y luego me pongo a contar el último día de las vacaciones.

Antónimo -

Estimado Simón.

Cuando contesté “Who Knows?” sólo traté de ser objetivo. No tengo ni la más especulativa idea de lo que esté haciendo Anna y tú tampoco la tienes. Pero no estoy preocupado por Carlónimo ni encuentro responsables de nada, pues no hubo más que una decisión personal de Anna, respecto de quien no guardo ningún sentimiento negativo. De que el final de la novela es triste y discordante, lo es, sobre todo lo segundo ya que la relación parecía tener cuerda y prometía buenos ratos de amor y de erotismo, pero igual pudimos equivocarnos. Tu relato lo volveré a leer cuando me tengas más confianza pues no quiero retroceder lo avanzado.

Las nalgas

Esta mañana llamó mi atención una curiosa noticia periodística patrocinada por la BBC de Londres. El encabezado dice: “Homenajean a las nalgas” y el texto de introducción refiere: “Presentan en Francia un documental y libro, dedicados a la importancia de los glúteos en la historia” Después de leer el artículo concluyo del brazo de Jean Paul Sartre, que: la patria, el honor, la libertad, nada existe, sino que el universo gira en torno a un par de buenas nalgas femeninas ¡Y vaya si esto es cierto!

Pensé de inmediato en nuestro blog donde no se hace más que discurrir acerca de las nalgas ¿Qué tienen esas redondas carnazas que embrujan, hipnotizan, enajenan y esclavizan a los hombres? No trato de ser machista lo que pasa es que hablo justamente como hombre. Por favor que las damas lean adecuando el relato a sus sentimientos.

Desde las pálidas nalgas de Elisa que refiriera el ya legendario Anónimo, aquellas que pinchaba sobre todo la libidinosa Eulogia, hasta las de Silvia que nos describe Simón, pasando por las eróticamente abultadas de Cristina, las esculturales de Gloria, las de Karol, dotadas de sensuales “bachitas”, y las bien formadas de Anna, que Carlónimo disfrutara y exaltara al extremo. Todas ellas nos han cautivado y concentrado por momentos toda nuestra atención, arrancándonos profundos suspiros y una buena parte de nuestra fuerza afectiva.

Y de las nalgas, justamente de ellas, proviene todo: el enamoramiento, la ansiedad, el incontrolable deseo, la entrega. El mundo gira en torno a ese atractivo, vibrante, insinuante, par de mofletes que los caballeros admiramos, del cual nos quedamos prendados y no reculamos hasta llegar al ansiado tacto, la caricia, el beso, el pinchazo, la penetración y, en algunos casos, hasta la privatización, al adoptar ese culo de por vida.

Enloquecemos tan sólo de ver una atractiva dama desnudándose lentamente el trasero; acostándose resignada con los elásticos mofletes expuestos, entregados; estremeciéndose al recibir la terrorífica aguja y la espesa sustancia que implacable penetra su tersa carne; los nerviosos movimientos de dolor, de ansiedad, de excitación: los puños que se cierran, los finos párpados que se conmueven, los labios que se crispan y separan incitantes, o de plano suplicantes, con irrefrenables suspiros, exclamaciones de asombro, de dolor, deseo, satisfacción... Todo ello extractado en una inequívoca demostración de placer, a veces de insinuación y hasta de abierta entrega al hombre que la inyecta, cuyos ojos no dejan de embelesarse, delatando el deseo y la expectativa de mayor placer que lo embarga y que poco a poco se va materializando con un suave acoplamiento de los cuerpos, el incitante rumor, la ansiada penetración, y el delirante orgasmo.

Simón -

Queridísimo Carlónimo: No te imaginás cuánto me alegró la noticia que me dio Antónimo de que estabas bien de salud. Realmente, y a raíz de un malentendido, había caído en un proceso de desesperante desencanto por el destino nefasto que pensé que habías corrido. Ahora que se que estás bien, te pido que levantes ese ánimo. Yo se que no es algo que se pueda hacer voluntariamente; cuando uno se siente mal (y lo se por experiencia) no sirven demasiado los consejos de los demás. Pero me veo en la obligación emocional de decirte que cuentes conmigo para lo que necesites; vos hiciste lo mismo por mí cuando yo estaba mal y el resultado fue positivo. Danos a los que te queremos la posibilidad de acompañarte, no te encierres. Este lugar no es lo mismo sin vos; se te extraña y nada es causa suficiente para retirarte del mundo. Los escenarios que podemos crear juntos te esperan y el cielo es el límite. ¡Ánimo! Estoy acá esperándote. La vida está llena de placeres que te corresponden por derecho propio, no podés desperdiciarlos. Y no me resigno a no disfrutarlos con vos.

Simón -

Estimado Antónimo: notaba ciertas semejanzas; ahora quedan claras: lo que se hereda no se compra. Ahora también puedo entender lo que debés estar sufriendo por la situación de Carlónimo. Y también entiendo que no estés demasiado interesado por conocer el paradero de Anna ("Who knows?") en tanto es quien ha llevado a tu hermano a esta situación. Sin embargo, para mí la cosa también es compleja porque yo tengo una amistad con ambos.
Ahora le voy a escribir algo a Carlónimo. Ojalá que puedas convencerlo de que lo lea.
Mientras, quedo esperando lo que tengas ganas de contarme.
¿Volviste a leer el relato, mirando? Cuáles son los comentarios desde esa nueva perspectiva?

Antónimo -

Gracias por la confianza. Sí, soy hermano de Carlónimo y no busques palabras para hablar con él, la espontaneidad es mejor. Hoy en la noche (para tí la madrugada) escribiré algo.

Simón -

Estimado Antónimo: Respetuosísimo tu comentario pero no exageremos.... podés leerlo de nuevo y esta vez, mirar.
Tu humor ha sumado muchos puntos y me ayudó a relajarme porque veo que tus intenciones de llevar una buena relación son sinceras.
Por cierto, si bien es cierto que mi dulce Silvia es sensualísima y tiene iniciativa, también habría que reconocerme que yo hago mi parte, no? Aunque no lo quieras lentamente te deslizas hacia tus apreciaciones sobre ella; pero estás siendo respetuoso y se te permite.
Por otra parte, el uso del término "hermano" referido a Carlónimo, es literal? o sólo es una expresión que muestra la patria común?
En breve voy a intentar comunicarme con él; estoy buscando las palabras adecuadas. También trataré de hacerlo con Anna; ella tampoco merece un final así.
Entre paréntesis, no te olvides de empezar a relatar algunas historias sobre vos mismo; quiero conocerte mejor. Por mi parte, estoy empezando a preparar el final de la historia de las vacaciones, ¿recordás que quedaba pendiente una sorpresita que le tenía preparada a Silvia?

Antónimo -

¿Cómo debo comentar para que este celoso gaucho no me truene un balazo? ¡Aahh, sí!
Muy buena aplicación, hombre, muy profesional y por las reacciones de la paciente parece que el dolor fue marginal y pasajero. ¿El enema? Bueno pues entró en el sitio adecuado, habrá que ver si surtió el efecto deseado. La masturbación y la penetración anal, bueno pues yo cerré los ojos y me di la vuelta, te aseguro que no pude ver nada ¡Carajo, lo que hay que hacer para que no te agarren a balazos! En resumen…pues muy bien Simón, muy bien, pero te aseguro que no le ví nada a tu novia ¡Vamos! que ni los tobillos eh? Espero que mi comentario te haya parecido respetuoso.

Ahora no te vayas a enojar diciendo que me pitorreo de tu romance. No Simón, te agradezco la confianza y sí me pareció excitante tu relato. Ahora que veo a Silvia en acción entiendo por qué mi hermano Carlónimo le llama siempre: “la sensualísima Silvia” ¡Tiene empuje esa chava!

En cuanto a que te diga cómo hablar con Carlónimo. Por favor, no inventes, pues ¿cómo esperas encontrarlo? ¡Háblale como le has hablado siempre! Dile que ya deje el trabajo y que venga a contar relatos sobre chamacas muy guapas y sabrosas.

Simón -

Estimado Antónimo: Te agradezco la confianza de mostrarme tus motivos, aunque permitime dudar un poco de su veracidad. Sin embargo, te noto ahora más sosegado y eso inspira en mí cierto deseo de llegar a conocerte un poco más. Tal y como lo relatás, parecería que conocés bien a Carlónimo; por eso te pido que me sugieras tu parecer respecto a cómo encarar la misiva.
Finalmente, pude escribir algo de lo que siguió sucediendo con Silvia. Te pido que me hagas saber tu parecer (sin pirotecnia, te ruego, al menos por ahora) para ir fortaleciendo nuestro incipiente vínculo. Además, vos conocés de mí muchas cosas por los relatos que venís leyendo y yo no sé nada de vos. Sería bueno que empezaras a darnos datos y quizá algún relato propio; o acaso tenés el Síndrome Carlónimo de "megustapincharperonoquemepinchen"?

Esa mañana, cuando me levanté, la encontré a Silvia exprimiendo naranjas en la cocina. Observé que en los últimos tiempos viene tomando cantidades industriales de jugo de naranja y le pregunté a qué se debía.
“Leí en Internet que el jugo de naranja ayuda a fijar el hierro de los alimentos. Y no quiero ni una inyección más ni de hierro ni de vitaminas”
Me acerqué a ella por atrás y manoseándole las nalgas sobre el pantalón le pregunté:
“No querés que te pinche más la colita?”
Se dio vuelta y me besó.
“Sí que quiero, pero con otra cosa. Esas que me recetaron duelen mucho; y la que me dio Gastón, ni te cuento. Si no hubiera sido que me daba vergüenza me hubiera puesto a llorar”
“Mi cielo… pobrecita. Te prometo que te voy a poner todas las que quieras sin hacerte doler”
Sin más trámite, se bajó el pantalón y me dijo:
“Prometé menos y cumplí más“ y sacando y meneando la cola provocativamente agregó “esta colita quiere que la pinches”
”Y no la puedo desilusionar, a ver si se ofende y busca a otro que la pinche”
“Eso nunca. Con una vez tuve bastante. Me encanta que vos me pinches. Pero no hables más que no aguanto las ganas”
“Es el culo más lindo que conozco. No sabés lo que me gusta, Silvia. ¿Cómo querés? ¿Acá paradita o en la cama?”
“Vamos a la cama” y me empujaba para que me apure.
“Ehhh! Menos apuro. No te va a gustar que me apure cuando hago entrar el líquido”
“Te mato!”
Me reí y la acompañé al dormitorio. Mientras ella se terminaba de sacar el pantalón para acostarse cómoda me dispuse a preparar la jeringa con solución inyectable.
“¿Cómo la querés? ¿Grande o chiquita? Te puedo poner dos chiquitas o una grande”
“ummmmm… una grande, llename la cola”
“cuidado con lo que proponés……”
Poniendo cara de yo no fui “a qué te referís?”
“A nada. Preparate que ahí voy”
Había puesto dos ampollas en la jeringa, iba a sentir el cachete bien llenito.
Cuando le pasé el algodón con alcohol por el cachete derecho no pude evitar decir “Ay! Cómo me gusta este culo! Me enloquece…!” Y le pasé la lengua, tras lo que la pinché, creo que tomándola por sorpresa porque se sobresaltó.
“Dolió?”
“No” respirando ya sonoramente.
“Cómo va? Te duele?”
“No” mientras vi que se llevaba la mano al pubis y comenzaba a masturbarse. Reemplacé su mano con la mía sin dejar de hacerle entrar el líquido transparente.
“Ah! Ah!”
“Sí, dejalo salir, Silvia. Disfrutalo. Decime qué querés que te haga”
“Así, as텔 jadeando como loca.
Antes de que llegara al orgasmo retiré la aguja y saqué la mano de su pubis.
“Nooooo! Qué malo que sos!” evidentemente frustrada y con ganas de terminar.
Salí del cuarto y fui a buscar un enemol que ya había dejado preparado.
Sin que viera lo que hacía, le introduje la pequeña cánula en la cola y apreté el envase en el mismo acto.
Gritó extasiada. “AHHHH! Me llenaste la cola…”
“todavía no…” e introduje mi pene en su ano con suavidad. “Ahora sí te llené cola. ¿lo sentís?”
“Síiiiiiii!”
“Te gusta?”
“Síiiiii!”
“ahora sí, terminá cuando quieras”
Y gritó enloquecida, apretando los cachetes espasmódicamente lo que me llevó a un orgasmo fenomenal a mí también. Saqué mi miembro de su cálida guarida y la ayudé a levantarse para ir al baño. Salió al rato luego de ducharse; estaba tan perfumada…
Se tiró en la cama a mi lado y me dijo “Nunca creí que un hombre me iba a hacer tan feliz”
“Todavía no viste nada. Lo mejor todavía está por venir”
Se rió y me retrucó “Presumido!”
Guardó silencio y se quedó pensativa.
“¿Qué pasa? ¿Qué pensás?”
Tardó un rato en contestar.
“No sé. Me da un poco de vergüenza…”
“¿Qué, mi cielo?”
“¿Viste cuando Gastón me puso la inyección?”
“Sí. ¿Qué pasa con eso?”
“Después, cuando se me pasó el dolor y la bronca… Me excitó pensar en si Gastón le ponía inyecciones a Claudia”
Largué una sonora carcajada. “Yo pensé lo mismo. No te lo dije porque me daba vergüenza!”
“Hablar de eso ahora me volvió a excitar. Simón, prepará la cola que necesito pinchártela”
Y mientras yo me ponía culo para arriba y me relajaba para evitar el dolor ella preparó la jeringa con la que me pinchó un minuto después. Luego nos abrazamos y decidimos ir un rato a la piscina. Supongo que esa fue la oportunidad en que nos viste, estimado Antónimo, y se desataron tus instintos.

Antónimo -

Pero por supuesto que me encantaría leer tu relato. Mi estruendosa entrada al blog fue pirotecnia pura, quería sacudirte y quitarte la desesperante modorra que mostrabas. En cuanto a Carlónimo, si quieres escribirle, yo me encargo de que lea y él sabrá si te contesta. Por último, respecto a Anna, perdón por el anlicismo, ¿who knows?

Simón -

Antónimo: la forma en que escribís tu última participación está mucho más cerca de aquel tipo de comunicación que deseo tener con mis amigos en este blog. Te agradezco la aclaración sobre el destino de mi querido Carlónimo; de alguna manera me ha devuelto la tranquilidad. Aunque me gustaría poder ponerme en contacto con él para llevarle mi apoyo. Tampoco querría dejar a Anna afuera de esto, ella ha sido un gran pilar. Una historia como la de ellos no merece este horrible final.
Los dos tendrían que calmarse y reconsiderar las cosas; quizá puedas darme alguna sugerencia al respecto. ¿pensás que, aunque en silencio, están leyéndonos?
Finalmente, si considerás que podrías leer sin sulfurarte (para usar un término tuyo que me recuerda mucho a Carlónimo) un pequeño relato de cómo siguieron las cosas con Silvia en la Isla del Tigre, podría intentar escribirlo para vos como ofrenda de paz.

Antónimo -

Estimado Simón, te agradezco nuevamente tus respuestas. Yo pensé que no tendría dificultad para entablar amistad contigo pero no tomé en cuenta el momento que vives. No insistiré en que escribas y, menos aún, que me compartas las experiencias con tu novia. Entiendo las razones que te asisten para negármelo. Pero la expresión que me regalaste en tu primer escrito: “esto de estar reiniciando relaciones cada vez que a alguien le da por desaparecer del blog, me agota y no sé si tengo ganas de volver a hacerlo”, me permite adelantar que no lograré ningún buen diálogo contigo, a menos que cambies tu mentalidad diametralmente. No se si me equivoque pero creo que mantienes muy vivo el recuerdo de Carlónimo, lo cual es explicable. Pero Carlónimo está embebido de Anna y su corazón no podría volar sin ella. Así que dejémoslo por un tiempo en vida latente.

Carlónimo no murió. La única referencia que tienes del percance es el comunicado de Luís Alberto diciendo: “Dos días después llegó mi esposa de Veracruz y me entregó el periódico del mediodía. Justo en primera plana identifiqué la foto del vehículo colapsado: un camión carguero fuera de control lo embistió. El referencial de la noticia decía: Trágico accidente en la autopista a México. El conductor del vehículo murió instantáneamente. Su acompañante, una joven española, resultó ilesa”

La noticia es cierta pero la conclusión a la que llegaron es falsa. Carlónimo nunca olvida sus compromisos de trabajo. Aquella mañana llegó a la Aduana de Veracruz un componente que él importó de Suecia, así que ya había instruido a Gonzalo, su chofer de la empresa, que se trasladara desde México en una pick up para recogerlo. Se reunieron a las 11 de la mañana en la aduana para realizar el trámite de entrega. A las 12:30 Carlónimo mandó al chofer en su propia camioneta a recoger a Anna y llevarla a Boca del Río, donde ella se dedicaría a buscar algunas artesanías y después Carlónimo llegaría en la pick up para comer juntos. A las 13:10, cuando iban en camino a Boca del Río ocurrió el percance, pero fue Gonzalo el que por desgracia perdió la vida. Anna, en virtud de que viajaba en el asiento trasero, recibió tan sólo algunas magulladuras y el médico la dio de alta. Aún así, Carlónimo la internó en el Hospital Naval, donde le hicieron todos los exámenes necesarios para comprobar que no tuviera ninguna consecuencia. Al día siguiente la envió por avión a México, permaneciendo él en Veracruz dos días más para efectuar algunas gestiones. Estaba muy nervioso y por eso vociferó más de lo debido, lo cual irritó a Anna.

Cuando regresó a México y se enteró de la decisión de Anna, de abandonarlo, Carlónimo entró en una fuerte crisis depresiva. Actualmente se encuentra metido en una rabiosa terapia ocupacional, conforme a la cual trabaja demasiado y casi no duerme. El dice que así saldrá del problema.

Vamos a ser realistas, Simón. No obstante estar vivo, Carlónimo no puede ser una pieza activa pues sigue enamorado de Anna. Que ella decida regresar, no es imposible pero sí remoto. Si regresa, pues como tú dijiste alguna vez: “tiene un lugar asegurado y esta es su casa”. Carlónimo la recibiría con los brazos abiertos. Pero si no regresa, pues que esto siga volando, hay mucho de qué hablar, pibe.

No puedo ser más claro, las bases han quedado muy bien sentadas. Por el momento, o revivimos el blog con nuevos escenarios, o lo cerramos. Espero tus siempre valiosos comentarios.

Simón -

Antónimo: He estado meditando mucho sobre tu pedido de permitirte entrar en la recámara a través de un relato. No he podido escribir nada que pudiera subir aquí pues temo que todo lo que relate acerca de Silvia sólo nos lleve a la discordia; no tengo garantías de que podrás contener tus expresiones. No siento aún confianza suficiente y siento que no puedo desnudar nuestra intimidad. Sin embargo, pido disculpas por el exabrupto del primer día. No era mi intención juzgar a la ligera pero convengamos en que tu entrada fue un tanto airada. Tal vez, si venías leyendo nuestra historia, sentías respecto de nosotros una proximidad que por ahora no podemos compartir y eso te llevó a confiarnos tus pensamientos sin miramientos. Espero que en lo sucesivo podamos entablar una relación amigable. El tiempo lo dirá...

Simón -

Antónimo: Ingenioso relato pero Rogelio es Rogelio. Si intentás hacerme ver cuánto me puede calentar que admires a Silvia, te digo que no necesito de eso para que me excite. Sólo verla mirarme con amor y expectante me enciende. Lo lamento, pero sigue vedada. Una sola persona merecía mi permiso para pensar en ella y esa persona ya no está.

Antónimo -

Gracias por tu respuesta Simón y perdona el atrevimiento pero quería precisamente conocer tu respuesta. Hace poco me contaba un amigo, que su esposa, una atractiva pintora como de 35 años, participaba en diversos talleres donde intercambiaba ideas y técnicas con distinguidos colegas suyos los cuales, entre pintura y pintura, no dejaban de admirarla. El más entusiasta de sus enamorados era nada menos que el profesor del grupo quien poco a poco la fue cercando, primero con simples halagos y después haciendo pública su admiración por ella. La llamaba: “mi consentida” o “mi reina”.

La chica, de nombre Inés, le platicó a Rogelio, su marido, lo que ocurría. Pero éste, seguro del amor de ella y muy proclive al erotismo, lejos de molestarse y de prohibirle la asistencia al foro, la animó y la instigó a seguir, recomendándole: Mi vida, tú sabes cómo te quiero y cómo me calienta tu cuerpo. Al referirme que tienes alborotado al maestro, mi excitación llega al extremo de pedirte que le sigas el juego pues tan sólo de pensar lo que siente y lo que desearía gozar de ti, me entra un incontrolable desasosiego. Y efectivamente, cada noche que ella llegaba de la academia y le platicaba, por ejemplo, que: “hoy no me quitó la vista de encima”; “me dijo que tenía muy bonitas piernas”; o “que era una lástima que yo estuviera casada” Rogelio respondía con renovados bríos, la desvestía, la penetraba por todos lados y terminaba eyaculando en ella a grito abierto.

Inés no dejaba de reconocer los beneficios que le brindaba el amor de su maestro y poco a poco le fue dando nuevas razones para que se calentara. Así que su vestimenta pasó de los ajustados jeans al escote y a la minifalda. Al verla entrar al salón, el pobre académico se estremecía, resoplaba, temblaba, interrumpía su oratoria y no podía continuar la exposición. La atractiva joven le contaba a su marido lo ocurrido y él la premiaba haciéndole ver el tamaño de su excitación. Una noche, después de haber celebrado una ardiente cópula, la despertó otras tres veces en la madrugada para seguirla amando, pues no podía controlar el deseo que le causaba imaginar a su mujer tan insistentemente asediada.

Ella siguió aplicando su estrategia y el profesor la hacía pasar al frente para que fijara los bocetos en la pared o bajo cualquier otro pretexto, para así poder disfrutar su extraordinario trasero que dibujaba enloquecedoras formas y movimientos bajo la delgada tela del vestido. Como una forma de encauzar su excitación, mientras la contemplaba, el profesor delineaba sensuales bocetos en los que la desnudaba y después, ya sólo en su estudio, la colocaba en distintos escenarios íntimos. La interesante colección de bocetos que logró de su amada incluía voluptuosas escenas de amor, así como de aplicación de inyecciones y de enemas en el escultural culito de Inés.

Un día en que la joven llevaba un atrevido escote mediante el cual quedaba al descubierto una buena parte de sus torneados e inquietantes senos, el profesor estaba concentrado contemplándolos y dibujándolos mientras explicaba el trabajo que sus pupilos debían realizar. En esas estaba cuando uno de los jóvenes le preguntó qué debían hacer con las proyecciones del punto de fuga que estaban realizando. El profesor, con la vista clavada en las blancas, tersas y abultadas protuberancias de Inés, molesto de que lo interrumpieran y pareciéndole obvia la respuesta a la pregunta que sólo él imaginó, le gritó airado: ¡Pues mamárselas! Todos se quedaron fríos pero el maestro siguió explicando la clase como si nada. Nunca se percató del evidente desatino verbal que había tenido.

Cuando Rogelio se enteró del hecho, embadurnó con miel los erguidos senos de su mujer y se los recorrió con los labios y con la lengua hasta recoger la última gota del singular dulce. Rogelio siguió induciendo la exhibición de su esposa y disfrutando las ardientes sesiones de amor con ella. Son formas de ver el mundo y de disfrutar las circunstancias, sin sulfurarse.

Simón -

Estimado Antónimo: Con lo que me queda de fuerza te doy la bienvenida. Lamentablemente, no esperes de mí gran participación porque esto de estar reiniciando relaciones cada vez que a alguien le da por desaparecer del blog, me agota y no sé si tengo ganas de volver a hacerlo. Demasiada inversión de tiempo y afecto que resulta en nada. Entiendo que es una bienvenida un tanto agria en relación a que no podés hacerte cargo de las decisiones de los demás, pero así están las cosas. De todos modos se agradece que intentes tomar de alguna manera la posta, espero que como tu nombre parece indicarlo, con una postura diferente a tus “…ónimos” antecesores en cuanto a abandonar el barco.
Probablemente entre cada tanto a ver qué pasa por aquí, así que si querés contar alguna experiencia propia, de vez en cuando tendrás mis opiniones. Sólo te pido que dejes a mi amada Silvia afuera de tus apreciaciones, sobre todo en lo referido a aquellas expresiones faltas de caballerosidad como algunas que has usado (por ej., ganas de “chupárselas”) porque no nos asiste ninguna confianza ni amistad como para tomarlas con naturalidad; por ella, te lo advierto, soy capaz de matar.
Perdón si esto no es lo que esperabas, pero no se me ocurre otra cosa, al menos por ahora.

Antónimo -

He leído con ustedes diversas historias que me han excitado. Chicas deliciosas que proyectan una enorme sensualidad. Inicios felices, experiencias inolvidables y hasta finales tristes ¡qué lástima! Pero en fin, así es la vida. Tal vez podríamos cambiarla pero si esa no es la voluntad de los personajes, pues ni modo.

Pero yo no vine a filosofar pues esa no es mi cuerda, la mía es el erotismo y el amor sin complicaciones. Y en este sentido me quiero referir a una chica que me encanta: es una guapa porteña de nombre Silvia que el otro día pude ver en una alberca allá por la Isla del tigre. Nadaba al lado de un pibe no mal parecido que la mimaba y la vigilaba como si fueran a quitársela. Y realmente tenía razones suficientes para cuidarla pues es una chica con características extraordinarias.

Cuando la vi salir del agua me deleité contemplándola enfundada en un mini bikini diseñado con breves triangulitos y cintitas multicolores ¡Aahh!... Perdón, se me fue el habla ¡No, en ese momento no pues no estaba hablando! sino ahora que les cuento. Sólo de ver aquellas piernas, esas nalgas extensas, bien paradas, la breve cinturita y ¡el busto! qué bárbara, esas redondas protuberancias delanteras ¡qué ganas de chupárselas! Perdón, perdón, me excedí. Es que a su novio lo he visto por acá narrando la forma en que disfruta con ella y no quiero que vaya a enojarse conmigo pues dirá ¿quién es este cuate recién llegado y qué se trae con mi novia? Ella está muy buena pero está ocupada y cualquier asunto con ella es por acá la entrada. No, no te vayas a enojar mi querido Simón, te pido tomar mi comentario como un merecido homenaje a la belleza de tu novia que me tiene fascinado. Sí, así es, me gusta, pero no te vayas a inquietar ni me vayas a insultar por ser tan franco. Yo se que es a ti a quien ella ama.

Oye, pero no dejes de contarme cuando la inyectes pues se que tú eres su amigo, su amor, su cómplice y su enfermero ¡Qué delicia! Sólo de imaginar que yo tuviera a esa chica enfrente de mí con el culito desnudo y muy bien parado para que se lo perfore…Con perdón de ustedes, hasta el pene se me para ¡No Simón, no vayas a tomar las cosas tan a pecho que termines despidiéndote del blog! La verdad es que sí, tu novia me gusta y se me antoja pero eres tú quien la disfruta. Sólo quiero decirte que te escucho y que si me permites entrar a la recámara donde la atiendes, pues gracias hermano, será cosa que yo te agradezca.

Simón -

Estimado Luis Alberto: Gracias por comunicarnos tan ominosa noticia. Lamento que tengamos que conocernos en tales circunstancias.

Anna: Lamento tu decisión pero visto y considerando el curso de los acontecimientos no veo posibilidades de vuelta atrás. No me queda claro si la tomaste antes o después del luctuoso accidente, pero supongo que de eso ya no me voy a enterar.

Carlónimo: lamento la falta de imaginación; ya hubo un "...ónimo" muerto. Si sobreviví a uno seguramente sobreviviré a otro.

Sólo resta por decir BYE BYE.

Luis Alberto -

Esa mañana los vi salir del hotel en su camioneta después de haber desayunado con ellos. Habían pasado en Costa Esmeralda cuatro días muy intensos, de gran intimidad. Era evidente que se amaban y que querían magnificar su relación. No obstante, al verlos partir me pregunté si volvería a verlos, porque Carlónimo no era precisamente un hombre sosegado y Anna parecía también inquieta.

Dos días después llegó mi esposa de Veracruz y me entregó el periódico del mediodía. Justo en primera plana identifiqué la foto del vehículo colapsado: un camión carguero fuera de control lo embistió. El referencial de la noticia decía: Trágico accidente en la autopista a México. El conductor del vehículo murió instantáneamente. Su acompañante, una joven española, resultó ilesa. http://www.youtube.com/watch?v=QbN0g8-zbdY

Simón -

Epa! Anna! ¿Qué pasa? No te habrás ofendido, no?
Carlónimo: es imprescindible tu intervención aquí. ASAP

Anna -

Querido Simón:

Te agradezco tus palabras sobre el último relato, siempre tienes alguna palabra amable para mi y para lo que escribo y te lo agradezco mucho.

Sobre lo que pide Fer, también me parece complicado, pero nos lo ha pedido como favor, sin embargo veo que ninguno queremos hacerlo porque no sabemos cómo, creo que lo mejor será que si alguien quiere enterarse de esta historia, entre a este blog y lo lea disponiendo de suficiente tiempo para la lectura.

Estoy segura de que Silvia y tu pasareis días increibles juntos y su amor perdurará en el tiempo. Es mi deseo y se que así será mi querido Simón.

Carlónimo:

Todo iba muy bien y hasta solté alguna risa, pero no veo la razon de tu comentario: "¿Aahh verdad, qué sentiste mi vida?"
Después de esto ya no tengo nada de hacer en este blog.

Que la paseis bien chicos. Gracias por su amistad y ¡enhorabuena por ser tan buenos escritores!

Simón -

Coincido con vos en la dificultad de resumir tan complejo desarrollo; a mí no se me ocurre como hacer con lo mío y como te decía en un mensaje anterior, no quiero diseccionar mi historia con Silvia y hacer un meta-análisis sobre ella. Quizá sólo sea que no encuentro el cómo. Si ya tenes idea de lo tuyo y uno de los problemas es que no sabés que haríamos nosotros, por favor contame tu punto de vista y a lo mejor me da alguna idea puedo adaptar mi parte al formato de la tuya.
Respecto de lo de la cantidad de señoritas.... no lo tomes a mal. Es una realidad, a lo largo del tiempo han ido pasando muchas señoritas; con todas has disfrutado y nos has hecho disfrutar y eso es bueno. Quizá no te guste verlo de ese modo ahora que sos "hombre de una sola mujer" como yo te dije alguna vez que era y eso es lo que puede constituir el impedimento anímico del que nos hablás. Pero lo pasado, pisado y lo que importa es Anna y tu presente.
Por otra parte, no creo que se enoje realmente por la imitación; pero sí creo que tenés que estar preparado para un "contraataque".

Carlónimo -

Yo tengo idea de cómo hacer mi parte, ese no es el problema. Pero veo dos circunstancias difíciles: la primera, el aspecto anímico que ya les referí; y segundo, que no se cómo harían ustedes lo suyo. No se trata de trabajitos separados sino de un borrador de artículo que Fer terminaría a su entera satisfacción. Entonces requerimos coordinarnos e ir balanceando el documento.

Por otro lado, tu expresión "la cantidad de señoritas que pasaron por tus manos" es maliciosa y yo no la acepto en esos términos. Pero en realidad cada personaje es un reto a vencer a la hora de intentar un resumen. Les reitero que no he tomado aún una decisión.

En cuanto al ánimo de Anna para aceptar la imitación, pues no lo se. A ver si no me corta definitivamente esta vez por remedar sus expresiones.

Segumos en contacto mi querido pibe.

Simón -

Querido Carlónimo: La canción, realmente, digna de ser recordada en este espacio.
Respecto de el juego que te propuso Anna que interesante la explicación de lo que te disgustó. Fundamentalmente en lo que respecta a cómo cada uno siente la misma situación. Sabés que varias veces jugamos con Silvia al doctor y nos resultó muy divertido; en realidad provocativo.
La tercera opción que le ofrecés a Anna es audaz, sobre todo porque incluye "lo que queramos"; es un cheque en blanco del que seguramente todos nosotros sacaremos buen provecho.
En lo referido a Fer, había perdido la noción de la cantidad de señoritas que pasaron por tus manos maestras. La tarea encomendada por Fer es mucho más grande de lo que hasta ahora me parecía; veremos si podemos hacer algo. Anna se ofreció, si no entendí mal, a hacer el resumen; quizá ella tenga alguna idea e cómo encararlo.
Finalmente, veremos cómo le cae a Anna tu imitación! JAJAJA.

Carlónimo -

Querida Anna, qué bueno que disfrutes los lugares a los que te llevo. Fíjate que si los tienes muy presentes puedes afirmar que ya conoces algo de México. No he inventado nada. Pero si crees que eso es México pues te vas a ir de espalda cuando te muestre muchos otros sitios y ciudades. Simplemente, ahora que tomemos la carretera de Veracruz a la Ciudad de México, pasaremos por Puebla, una ciudad colonial (como hay muchas otras) con una riqueza arquitectónica inmensa. Y te la voy a mostrar, al menos someramente. En cuanto a las palabras que utilizo y que no conoces, por favor dímelas en cuanto las oyes. No comentaste nada acerca de las inyecciones que te puse ¿te resultaron excitantes? ¿Te dolieron mucho?

Yendo al otro punto, Simón ¿Incomodidad? Bueno, pues no, en realidad todo lo que me haga mi preciosa Anna en la intimidad es delicioso. Pero que me lo haga con otra personalidad (como doctora) pues eso ya no me gustó tanto. En cuanto a que yo la ausculte como si fuera su médico, me resulta un retroceso. La he inyectado, le he puesto supositorios y hasta un enema, pero en circunstancias muy íntimas. Como médico tendría que adoptar una posición muy formal que no me resulta atractiva, ni puedo sentirla.

A ver qué te parece mi contrapropuesta, querida. Para calmar todo deseo, yo prefiero que llevemos a cabo una sesión intensiva en la que los dos nos hagamos lo que queramos. Pero sin dejar de ser Anna y Carlónimo. Esa es mi propuesta que estás en tu derecho de aceptar o de rechazar. Si la aceptas la realizamos próximamente, propongo que celebremos esa sesión en Puebla. Si la rechazas yo aceptaría alguna de las opciones que me has dado, aunque tenga que revisarte sin poderte tocar con amor, o deba copular con una doctora que no conozco.

Sólo humorísticamente, encanto ¿Me dejas que te manifieste mi opinión utilizando tu estilo? Gracias, ahí te va, pon atención:

¡Hombre! que no me cambies las cosas que yo no escogí acudir con ninguna doctora, ni consultorio, ni clínica. Que mis nalgas no están para que las ande picando la primera que venga. Y a mi, tampoco nadie me pone a que me piquen las nalgas ¿vale? Entiendo perfectamente el juego que llevamos y lo que digo no tiene nada que ver con eso, yo sólo digo que yo no estoy aquí a disposición de la primera que venga con jeringas, cánulas y supositorios a hacerme la pelota.

¿Aahh verdad, qué sentiste mi vida?

Vamos a lo de Fer, pues sí podría asumir mi papel pero ¿Saben lo que ahora me preocupa mucho? Tener que regresar a etapas y personajes que me causan conflicto. Siento que ya no podría verlos y tratarlos igual. Recuerden todo lo que yo tengo que considerar y que conciliar: Elisa; Stella; Nayeli; Alma; Ruth; Elizabeth; Martha; el grupo referido a mis vecinas (Graciela Limón, la Señora Darien, Cristina, Servando); Otro grupo de diversos (Quelq’un m’a dit, Karen, Belem, las texanas; Gloria; Martha Patricia; Tere; Marina; Betzabé (que no es tan “diversa”); etc. etc.) Luego: Karol; ¡Simón y Silvia!; Anna, primera parte; Anna, segunda parte, o sea mi vida al lado de la preciosa Anna.

Soy tan feliz contigo vida mía, que no quiero complicarme el escenario ahora que estamos tan identificados los dos. Déjenme pensar las cosas, pero les ruego darme su opinión y sugerencias.

Anna, mi amor, esta canción me ha estado dando vueltas en la cabeza a últimas fechas. http://www.youtube.com/watch?v=zzdEZYzrpIo

Simón -

Querido Carlónimo: ¿te gustó la sorpresita de Anna? A lo mejor sentiste algo de incomodidad en algún momento pero tené en cuenta cuánto lo disfrutó ella.

Simón -

Anna: no habría poblema pero sigo sin darme una clara idea de qué deberíamos hacer. No se me ocurre cómo resumir todo lo que hemos escrito hasta ahora.

Simón -

¡Qué sorpresa! creo que Carlónimo no se lo imaginaba ni por asomo. De todos modos me gustó que, aún sabiendo que algunas de las cosas que implementaste en el juego no le gustan nada, se entregó a tus deseos y vos lo disfrutaste. Veremos ahora qué decide hacer.
Para saber de mi sorpresa van a tener que esperar hasta el último día y, sí, creo que vamos a tener más inyecciones y tal vez algún otro enema.

Anna -

Acabo de revisar mi correo electrónico y me he encontrado con la agradable sorpresa de que Fer me ha escrito y me ha dicho que sigue leyendo nuestro dialogo y que no ha abandonado el proyecto sólo que ha estado muy ocupado con el trabajo y que si le hacemos llegar el resumen él lo publicará en el otro blog.

Si os parece nos ponemos a hacer el resumen y se lo enviamos.

Anna -

Querido Simón:

En cada relato nos describes el lugar en que estais Silvia y tu, y realmente disfruto con el paisaje que nos muestras. Además parece que Silvia ha llevado varias jeringas que tendrán que usar ya sea en tu culo o en el de ella.

Estoy segura que Silvia siente lo mismo que tú y que si escuchara la canción también se identificaría con ella.
Estoy esperando ansiosa la sorpresa que le has preparado a Silvia, no dejes de contarnos por favor.

Querido Carlónimo:

Que bonito has contado los momentos que hemos pasado en el día. Y los lugares a lo que me has llevado a conocer me han encando, nunca pensé que México tuviese tantos lugares bonitos y de tu mano me siendo cada vez como si fuese mexicana. Todavía me falta por aprender muchas palabras que usas y que oigo que dicen las personas que escucho hablar, pero con tu ayuda ire entendiento cada palabra.



"No aguantamos más y decidimos regresar al hotel donde tomamos una ducha y descorchamos una segunda botella de champagne, para entregarnos al amor."

Mientras brindabamos con champagne le he dicho a Carlónimo que iria a preparar la pequeña sorpresa que le tenía, él se quedó mirando el paisaje por la ventana de la habitación. Yo me dirigí a buscar mi equipaje y busqué lo que había traido desde España, reservandolo para una ocasión especial, era una bata de médico, un poco de lubricante y un termómetro rectal. Me vestí con la bata y me dirigí a Carlónimo diciendole muy seria:

"Buenas noches, que bueno que haya llegado temprano para su revisión, por favor pase a la cama para revisarlo pero antes quitese la ropa"
Ël me miró muy serio, de momento parecia que no sabía qué responder y estaba inmovil, pero yo lo animé un poco diciendole: "Vamos, que no tengo su tiempo debo de revisar a muchos pacientes más, haga el favor de quitarse la ropa y tumbarse en la cama por favor". Esto provocó que él sonriera un poco y en seguida siguió con el juego diciendome: "Claro doctora como usted diga".

Se quitó toda la ropa y se acostó en la cama boca arriba. Yo hice como que le revisaba las pupilas, los oidos y le pedi que se sentara para revisar su garganta, le dije que lo veia un poco mal pero seguí revisandolo y continué con el abdomen, palpandolo en cada centimentro y preguntandole si sentía dolor, a lo que él respondía que no. Luego le he dicho que se volteara boca a abajo y puse un poco de lubricante en mis dedos, al tiempo que separaba sus nalguitas y le ponía el lubricante en su ano. Carlónimo se quejó un poco y me pregunto si eso era necesario, a lo que yo le respondí que tenía que hacerle un exámen completo, no respodió pero tenía las nalgas un poco tensas.

Despues de lubricarle bien el ano e introducir un poquito mi dedo dentro de él con el pretexto de dejarlo bien lubricado, introduje el termomentro. Creo que no le hizo gracia esta parte pero se aguantó y no dijo nada.

Mientras esperabamos el tiempo necesario para que el termometro marcara la temperatura correcta, le dije que lo encontraba un poco mal y que terminando de tomarle la temperatura debía de ponerle una inyección. Le pedi que relajara sus nalgas y se las acaricié con el pretexto de ayudarlo a relajarlas. Él se veía tranquilo y yo lo estaba disfrutando mucho.

Extraje el termómetro y le dije que por suerte tenía bien la temperatura, por lo que no era necesario aplicar un supositorio, pero que la inyección si era muy necesaria por lo que le pedí que se levantara y se colocara sobre mis rodillas ya que la inyección era bastante dolorosa y de esa manera evitariamos que se moviera.

La inyección que le pondría eran las vitaminas que recetó la doctora anteriormente y que le venía poniendo una cada día, pero yo quería ponerle un toque distinto a la aplicación.
Él se levanto, yo me senté en la orlla de la cama y se colocó sobre mis rodillas transversalmente. Desinfecté su nalga derecha y clave de un solo golpe la jeringa, al tiempo que inyectaba rapidamente el medicamenteo. Se quejó un poco de dolor y me pidió que lo hiciera más despacio, pero yo casi había terminado de inyectarlo por lo que sólo fue la última parte la que le inyecté despacio. Retiré la jeringa y le di unas palmadas en sus nalguitas con el pretexto de hacerle circular la sangre y con eso el medicamento, aunque cuidé de no tocar el lugar de la inyección.

Le dije que era un buen paciente y que ya sólo faltaba la revisión de su miembro por lo que le pedí que volviera a acostarse boca arriba.

Le acaricié los testiculos y el pene, pero él ya tenía su miembro muy duro, fue cuando le he dicho que teniamos dos opciones:

a) Cambiar de rol y seguir jugando al doctor, pero que ahora yo fuese su paciente.

b) Terminar con el acto de amor y lograr juntos un orgasmo de los que nos hacen gritar.

Amor mio:

Continúa por favor con el relato escogiendo algunas de las dos opciones la "a" o la "b".

Simón -

Bueno, Carlónimo! Fue la emoción; ni nos habíamos dado cuenta...
vamos, Anna! deseo comentarios de mi segundo día y la inyección y la sorpresita de Carlónimo. No te hagas rogar.

Carlónimo -

De acuerdo Simón, le haré todos los mimos que me pidas, será un placer.

Mi preciosa Anna, te hago notar una pequeña imprecisiòn cuando dices: Me besó el cuello, los senos, el vientre, mi cintura, luego me dijo que me voltera boca abajo, me acarició las nalgas, separó mis piernas y me penetró vaginalmente, mientras yo paraba mis nalguitas deseandolo cada vez más.

Recordarás que para la penatración vaginal o rectal acostada boca abajo, yo separo las piernas y tú las mantienes juntas. Por la emoción de platicarme te confundiste. Te amo con locura, preciosa.

Simón -

Los pescados y mariscos para el regreso; donde estamos no hay mariscos y los pescados de río no son particularmente de mi agrado.
Me gusta que mis historias con Silvia te hagan pensar en Anna; sobre todo cuando podés poner en práctica todo lo que pensás.
Ya no aguanto esperar la sorpresa que te preparó Anna; ni qué decir de cómo de ansioso debés estar vos.
Pobre Anna con el dolor en las nalgas ¿cuántas inyecciones les quedan aún? Hacele un mimo en cada cachete de mi parte.

Carlónimo -

Muy bien Simón estás logrando muy buena ambientación y qué decir de la sensualidad de Silvia. Sólo de imaginarla luciendo ese bikini me entran los apuros y me viene a la mente mi preciosa Anna.

No creo que vayan a regresar tan cansados pero es necesario que coman bien y si se puede que privilegien el consumo de pescados y mariscos. No vaya a ser que te quedes rezagado,pibe!!!

Simón -

Querido carlónimo:
Qué suerte que pudiste ver el video y así acordarte de nosotros en medio de tanta maravilla. Como siempre, ahí me siento y espero ansioso saber de la sorpesa que Annita te preparó. Silvia no sabe nada, pero yo también tengo una sorpresita para ella; pero no nos adelantemos. Por ahora les cuento lo que pasó el segundo día de vacaciones.

Al día siguiente nos levantamos temprano. Luego de desayunar salimos a pasear por los alrededores. Se olía el pasto recién cortado, húmedo aún de rocío. Íbamos abrazados como si nos fuéramos a perder si nos separábamos. Caminamos por los senderos casi selváticos de la isla. Había lugares tan umbrosos por la vegetación que se nos hacía que era el atardecer.
Nos habían avisado que ese día al mediodía vendría la lancha almacén, así que cuando fue la hora nos acercamos al amarradero. Cuando finalmente llegó la lancha compramos víveres como para la semana considerando que hasta dentro de dos días no volvería a pasar.
No sé si podría vivir aquí pero para las vacaciones este aislamiento es fantástico.
Pedro, el dueño de las cabañas, es tan discreto que casi no se deja ver. Su presencia sólo se intuye por lo cuidado que está el parque.
Después del almuerzo Silvia descubrió la piscina. No era buen horario pero fuimos igual. Me cambié rápidamente y salí de la casa mientras ella permanecía encerrada en el baño decidiendo que traje de baño se pondría.
Me tendí con los ojos cerrados en una reposera a tomar sol como un lagarto.
Al rato noté que algo me tapaba el sol. Abrí un ojo y la ví. Ella se interponía entre los rayos y mi ya enrojecido cuerpo.
“Simón! Te tenés que poner protector”
“esperaba que me lo pusieras vos…”
“Sos como un chico… te vas a pelar todo”
No podía contestar; estaba hermosa y mw había dejado sin palabras. Se había recogido el cabello en una cola alta y llevaba un bikini, rosa dior me aclaró ella, tal y como lo había descripto: infartante.
Eran sólo triangulitos, que cubrían lo indispensable, eso sí, y estaban atados por cintitas multicolores.
Antes de que se untara con protector solar la invité al agua. Nos tiramos parados de la mano. El agua estaba lo suficientemente fría como para refrescarnos del calor ambiente pero no tanto como para que resultara desagradable.
Nadamos un par de largos disfrutando del sonido del agua con nuestros movimientos elegantes y acompasados y nos fundimos en un beso profundo antes de salir.
La sequé, me secó y nos untamos mutuamente.
No duramos mucho al sol. Un poco porque estaba inclementemente fuerte y otro poco porque nos atacó una urgencia inconmensurable de intimidad.
Corrimos a la casa y nos sacamos nuestro breve atuendo ni bien pasamos la puerta.
Allí no más, en el piso del recibidor, nos entrelazamos y disfrutamos de un encuentro largo y distendido.
Antes de llegar a la consumación Silvia me dijo: “Tengo ganas de pincharte la cola. Hace mucho que no lo hago”
“tenés razón. Dale. Mi cola es toda tuya” Corrí hasta la cama y me tiré boca abajo, relajado y ofreciéndole mi trasero íntegramente.
Preparó una jeringa y se acercó a mí. Me clavó la aguja en un solo movimiento certero en el cachete derecho y empezó a meter el líquido. Lo hizo por tandas; metía un chorro, paraba, metía un chorro, paraba.
“Te gusta?”
“El chorrito duele… despacito”
“Hago como cuando eyaculás… Un chorro, parás, un chorro, parás”
Y siguió así hasta que terminó con la jeringa.
Me hizo dar vuelta y empezó a lamerme el pene.
“Me parece que te enviciaste con esto…” Le dije mientras me retorcía de placer.
“Qué? ¿No te gusta?”
“SHHHHH. No hables que interrumpís lo que estás haciendo”
Arqueé la espalda enloquecido de placer y cuando estaba por terminar ella se sentó sobre mi miembro y acabamos juntos rápidamente. Últimamente estamos más bien urgidos; jugamos mucho antes mientras montamos todas las escenas de inyecciones (y ahora parece que de enemas) pero luego vamos rápidamente a los papeles. Por el momento es así como nos satisface y así lo hacemos.
Se acostó a mi lado y dormitamos. Al rato me semidesperté y le dije:
“Sabés, Sil? Creo que vamos a volver de las vacaciones muy cansados”


Carlónimo -

Ese mismo día

“Y juntos llegamos a un orgasmo, que me hizó gritar... gritar que lo amaba, y a él gritar mi nombre... Anna”. Después nos quedamos dormidos, fatigados. De nuevo me despertó el contacto con tu cuerpo. Tenía el miembro henchido, pleno. Te sentía muy suave, calientita, relajada. Me así a tus inquietantes formas y empecé a tallarte el culito. Respondiste con suaves gemidos de satisfacción y deseo. Te deslicé la panty hacia los muslos y apoyé mi glande en tu vagina.Giraste nalgas arriba y te monté consumando la penetración. El roce y el jadeo fueron intensos a más de fugaces. Mirando tu mejilla, tu cabello y tus labios clamorosos… entreabiertos, sensuales, exploté inundándote con el viscoso licor de la apetencia. Nos estrechamos aún más, como una sola masa ardiente, palpitante. De nuevo me embebí de ti, mi preciosa Anna.

Preparándonos para salir estábamos activos, deseosos de aprovechar la jornada. No tuviste empacho en que saliendo del baño te inyectara. Tan sólo te retirste la toalla y te posaste sobre mis piernas donde recibiste el frío pinchazo que no te causó mayor molestia. Estabas contenta. Viendo cómo entraba el renegrido complejo B, me deleité besando tus nalguitas que no me canso de admirar y de disfrutar. Finalmente te pusiste de pie sin dejar de ofrecerme tu cschete izquierdo para que terminara de retirarte los resabios de la roja sustancia que podían manchar la pantaletita que ya te habías colocado hasta las piernas. De pie, sujetándote la pequeña prenda a la altura de los muslos, esperaste pacientemente hasta que terminé de frotarte el rojo puntito de la incisión y besé tu respingado cachete. Luego te cubriste el culito y lo empinaste frente a mí para iniciar la colocación de los ajustados jeans que ese día combinaste con una blusa anaranjada. Te veías preciosa como siempre, muy maja.

metiendo a la camioneta todas nuestras cosas, dejamos por fin Costa Esmeralda y tomamos la carretera con rumbo a Tamiahua adonde llegamos a mediodía. De inmediato buscamos un lugar donde comer. En esas estábamos cuando uno de los pescadores nos ofreció llevarnos en su embarcación por toda la barra (el sitio donde se juntan las aguas dulce y salada) conduciéndonos hasta la laguna, donde pescaría para prepararnos un sabroso almuerzo. Nos pareció muy buena la idea y recorrimos a todo motor los seis kilómetros que dura el trayecto. El agua se levantaba flanqueando velozmente los costados de la pequeña lancha, la cual avanzaba cabeceando bruscamente con la proa ligeramente alzada. El bullicio del motor y del agua no nos permitió cruzar palabra. Sólo nos abrazamos y disfrutamos el viaje fascinados por la belleza del lugar.

A tu lado recordaba muchas cosas que ya hemos vivido y que tú recientemente encerraste en una frase afortunada: “los panes que tenemos juntos”. No he dejado de pensar en esa bella expresión cuyo sentido no he llegado a precisar del todo, pero que me gustó a tal grado que ya la hice mía. No se a ti, pero a mí, más allá del supuesto “escenario” las vivencias a tu lado ya me marcaron para siempre y, aunque quisiera no las podría olvidar nunca. Podría jactanciosamente decir que conforman una vida paralela o secundaria, pero no puedo negar que es tan intensa y real como la otra.

Después de lanzar la red un par de veces, desembarcamos en un paraje inverosímil: una bella planicie arbolada desde la cual se divisa tanto el mar como la laguna. Nos condujeron a una palapa en cuyo asador chisporroteaban unas suaves brasas que el pescador avivó rápidamente. Luego nos trajo cervezas, preparó la pesca y, a poco, ya nos ofrecía una serie de platillos deliciosos. Empezamos por saborear unos cocteles campechanos (provistos de ostión, camarón, almeja y jaiba). Luego nos sirvieron unas empanadas de zaragaya, un pescado de excelente sabor muy versátil de prepararse; enseguida preparó unos pesacados sierra, abiertos en canal, sazonados al chiltepil, una salsa deliciosa a más de picante. Y cerramos con plátanos “macho” también asados.

Dimos una “vueltina” al borde de la laguna y luego nos tiramos en una hamaca matrimonial donde muy abrazaditos dormimos la reconfortante siesta. A las 5 de la tarde despertamos y el pescador nos regresó al pueblo donde compramos algunos recuerdos. Subimos a la camioneta y emprendimos el camino de tres horas al Puerto de Veracruz. La carretera es panorámica, muy bella, va pegada a la costa en todo su trayecto. El paisaje es tan hermoso que nos detuvimos un par de ocasiones para disfrutarlo con la ambientación del atardecer. Bajamos del vehículo y viendo el sol que rielaba la superficie del agua, nos besamos y nos acariciamos con verdadero ardor.

A las 8 de la noche entramos a Veracruz y nos hospedamos en un hotel situado justo en el malecón, al borde del mar. Desde la habitación 517 teníamos a la vista las instalaciones de la aduana, y el contorno del fuerte de San Juan de Ulúa, además de los grandes barcos mercantes anclados en el muelle y los guardacostas de la Armada de México que regularmente patrullan el puerto. Un escenario muy distinto al de Costa Esmeralda, pero igualmente interesante. Nos dimos un regaderazo y salimos a caminar a lo largo del malecón. Recorrimos unos cuatro kilómetros disfrutando la brisa marina, entreverados con cientos de turistas, vendedores de artesanías y gente del lugar que regresa de su trabajo o simplemente se pasea antes o después de la cena. Te mostré el Edificio de Faros y su gran explanada. Se trata de un mudo testigo de las invasiones yankis, la última de ellas ocurrida en 1925.

Entramos al Portal de Diligencias y te enseñé los sitios exactos donde el pueblo veracruzano colocó trincheras y barricadas para detener el avance de los entrometidos gringos. Fue una gesta heroica donde perdieron la vida muchos civiles defendiendo la Patria. Entramos también al Gran Café de la Parroquia, un sitio que no debes olvidar siempre que viajes a Veracruz. Ahí disfrutamos un clásico café con leche en vaso de vidrio, que te sirven directamente en la mesa elevando la jarra de leche más de un metro por encima del vaso, de manera que cae a plomo, muy gruesa y espumosa. Entretanto, disfrutamos la interpretación de alegres sones huastecos, interpretados a base de marimbas, guitarras, guiros y maracas. Un ambiente único que en cuanto lo conoces no puedes dejar de revivirlo posteriormente.

Luego nos fuimos al hotel y nos cambiamos. Yo me puse pantalón y zapatos blancos, así como una típica guayabera (camisa larga, bordada) Y tú un bello vestido veracruzano tejido a mano que ya desde antes te había comprado y que te entregué sorpresivamente para que lo lucieras esa noche en que celebrábamos nuestra reconciliación. Te veías preciosa, con ese aire castizo que tanto te adorna, pero imbuida de la alegría, las costumbres y el sinigual sabor de lo mexicano. Ese día te sentí por primera vez parte de mi entorno. Encontré que ya te podía ubicar aquí y que eras parte de México. No sabes lo contento que me sentí. Espero que en España yo pueda hacerte sentir lo mismo, que no sea para ti un extranjero perdido y desubicado en aquellos lares.

Por cierto, en ese momento, previendo que durante la cena beberíamos algunas copas, decidí inyectarte por adelantado. Como ya estabas muy bien vestida y arreglada, para no estrujar tu ropa y tu atuendo, simplemente te acostaste sobre la cama y te elevé el faldón del vestido. La escena me resultó muy sensual, era diferente. Te replegué la panty tan solo lo necesario. Te veía muy arregladita al estilo veracruzano, eras una bellísima costeña veracruzana-españolada que me calentaba terriblemente. Perforé por enésima vez tu suave y redonda nalguita haciéndote temblar y gemir de dolor pues ya tenías el culito muy castigado. Comprendí tu pesar pero me animabas diciendo ¡No te preocupes mi amor! es natural que me duela un poco, pero de cualquier forma disfruto que tú me inyectes y de tus manos aguantaría veinte piquetes más, o los que tengas que darme. Terminada la aplicación me pediste permanecer un momento más en la cama. Entonces decidí aplicarte unos paños, así que te bajé totalmente la panty y mojando algunas gasas con agua muy caliente del lavabo, te las apliqué por turnos. Cómo disfruté esa deliciosa labor admirándote tendida con el culito muy bien dispuesto para que te lo relajara. Después de un rato me dijiste que el dolor ya no era tan intenso y te levantaste lentamente, ofreciéndome un espectacular “close up” de tus encantadoras intimidades.

¡Y nos fuimos al baile! Una pista espectacular emplazada a cinco kilómetros del hotel, muy cerca del imponente Acuario que luego te llevaría a visitar. El restaurante es muy bonito y afamado por sus excelentes platillos. Tiene las mesas dispuestas en desniveles y en la parte más baja está la pista, adosada al enorme ventanal desde el cual se aprecian el Malecón y el mar, teniendo como fondo el faro y algunas instalaciones iluminadas de la famosa Isla Sacrificios, que también visitaríamos luego. Ordenaste un oporto, lo cual me recordó aquella primera vez que te besé. Por mi parte pedí un Vodka tónic, que me encanta. Nuestra conversación fue en torno a la reciente desavenencia que tuvimos, de la cual terminamos riendo y proponiéndonos evitar situaciones análogas en lo sucesivo. Nos prometimos ser más cuidadosos y no tomar tan a pecho las cosas, porque finalmente los dos sabemos que nos amamos y lo que cada uno representa para el otro. Con un prolongado beso sellamos nuetro renovado acuerdo de amor y comprensión.

Luego nos fuimos a la pista donde nuevamente me diste lecciones de baile. Es increíble que hasta las “cumbias” y la “salsa”, propias de aquí, las bailes mejor que yo. Ya no digamos el rock y la rumba flamenca. En esta última me apabullas pero me encanta seguirte. La verdad es que tú me llevas maravillosamente bien. Bueno, en realidad me doy cuenta que por momentos me cedes la iniciativa y me dejas conducirte a pesar de que mis pasos sean para ti elementales. En fin, para mí es muy hermoso que hasta en esas cuestiones en las que “me llevas de calle” me respetas y me das el privilegiado lugar con el que siempre me has agasajado. A pesar de tus “morritos” eres una mujer muy tierna y cariñosa.

La cena fue formidable. Sentados muy juntitos en un sitio de gran intimidad rodeado de algas y de peceras monumentales que te hacen sentir en el interior de un confortable submarino, disfrutamos unos deliciosos langostinos empanizados y una exquisita variedad de brochetas de salmón y de huachinango ahumado. Nuevamente privilegiamos el champagne como nuestra bebida por excelencia. Después de aquella agradable degustación, estuvimos mimándonos y regalándonos múltiples y sensuales caricias que despertaron de nuevo nuestro deseo. Pasamos a la pista y disfrutamos una tanda de piezas muy románticas, de esas que interpretara el ya legendario Ray Conniff. Nunca olvidaré el momento en que nos deslizamos mejilla con mejilla al compáz de su delicioso arreglo intitulado “El Mar”.

No aguantamos más y decidimos regresar al hotel donde nos bañamos y descorchamos una segunda botella de champagne, para entregarnos al amor.

Tú empiezas, mi vida, estoy listo para recibir la prometida sorpresa.

PD
Lo mismo siento por ti mi preciosa Anna
"Voy a comerte el corazón a besos,
a recorrer sin límites tu cuerpo"
"voy a dejar por tus rincones pájaros y flores,
como una semilla de pasión"

Claro que pude verlo, me parece un buen grupo y oyendo la canción pensé sobre todo en ustedes, Silvia y Simón, nuestos entrañables amigos porteños, del país más austral de nuestra querida América.

Simón -

Anna:
¿viste que bonita canción? Así me siento con mi Silvia. Y espero que ella también; a juzgar por su fogocidad, creo que es así.
Respecto del enema, no voy a insistir sobre el punto porque Carlónimo ya me lo ha solicitado discretamente y no quiero que lo haga de otro modo. La idea no es ponerlo incómodo, aunque supongo que algún gustito te tendría que dar. Yo se lo di a Silvia y me fue muy bien. Hasta ahora cada vez que consentí un capricho suyo me fue de maravilla, sabe lo que hace. Pero igual que vos me reservo el derecho de patalear un poco para lograr sus mimos. ¿no estará haciendo Carlónimo lo mismo?
Ya estoy preparando el relato de lo que siguió a aquel memorable primer día (de vacaciones y de regalos orales de Silvia)

Anna -

Querido Simón:

¡Qué bonita canción! y vaya que me ha inspirado. Me ha hecho querer tener a mi Carlónimo todo el tiempo aquí a mi lado.

"Voy a comerte el corazón a besos,
a recorrer sin límites tu cuerpo"
"voy a dejar por tus rincones pájaros y flores,
como una semilla de pasión"

Parece que lo del enema no es del agrado de mi amado, pero trataré de convencerlo, a mi también me apetece ponerle uno, ya te contaré mis progresos.
Es muy raro que mi Carlónimo no haya podido ver el vídeo tan hermoso que has enviado, pero como te ha dicho él, ya le he contado con detalles cómo es el lugar tan marivllo donde estais Silvia y tu. Por favor no dejes de contaros sobre tus vacaciones, ya estoy esperando con ansia la continuación.

Amor mio:

En verdad disfruté los dos pinchazos juntos, sólo quería hacerme que me había dolido mucho para que me consintieras un poco y me acariciaras la zona donde me duele.

Me encanta amanecer a tu lado.

Anna -

Despertamos con los primeros rayos del amanecer, acariciaban nuestros cuerpos recondandonos la aventura que llevabamos en Veracruz y bendecian, con su calor, nuestro amor. Estabamos abrazados, él boca arriba y yo de lado encima de su hombro. Nos besamos, el me acariciaba el cabello, la espalda y las nalgas, pasaba su otra mano por mi cintura mientras yo me aferraba a él, dandome cuenta de la bendición tan grande que tenía por sentirlo a mi lado, por tener su amor y por amarlo tanto.
Me dió los buenos dias, y yo hice lo mismo, nos besamos, y los besos se hacían cada vez más apasionados.
Quedamos de lado los dos, y nos acaribiamos mutuamente el cuerpo mientras nos deciamos cuánto nos amabamos. Me quitó el baby doll, mientras yo le quitaba lo poco que le quedaba de ropa. Me besó el cuello, los senos, el vientre, mi cintura, luego me dijo que me voltera boca abajo, me acarició las nalgas, separó mis piernas y me penetró vaginalmente, mientras yo paraba mis nalguitas deseandolo cada vez más. Yo le decía que lo amaba y él que nunca esperó encontrar alguien como yo. Y juntos llegamos a un orgasmo que me hizó gritar... gritar que lo amaba, y a él gritar mi nombre... Anna

Simón -

Queridos Carlónimo y Anna: vamos a ver si esta canción les da una idea de lo que son los encuentros que tenemos con mi amada Silvia.
(espero que Carlónimo pueda verlo)

http://www.youtube.com/watch?v=ttOkm1DUGg8

Esta es la letra:

Yo siento que me provocas,
aunque no quieras hacerlo,
esta grabado en tu boca,
a rojo vivo el deseo.
Y casi puedo tocarte,
como una fruta madura, presiento que voy a amarte, más allá de la locura.

Voy a comerte el corazón a besos,
a recorrer sin límites tu cuerpo,
y por el suelo nuestra ropa, suave gota a gota,
voy a emborracharte de pasión.
Voy a comerte el corazón a besos,
a recorrer sin límites tu cuerpo,
voy a dejar por tus rincones pájaros y flores,
como una semilla de pasión.

Ahora te sueltas el pelo,
y así descalza caminas,
voy a morder el anzuelo,
pues quiero lo que imaginas.
Cuando se cae tu vestido, como una flor por el suelo, no existe nada prohibido, entre la tierra y el cielo.

Voy a comerte el corazón a besos,
a recorrer sin límites tu cuerpo,
y por el suelo nuestra ropa, suave gota a gota,
voy a emborracharte de pasión.
Voy a comerte el corazón a besos,
a recorrer sin límites tu cuerpo,
voy a dejar por tus rincones pájaros y flores,
como una semilla de pasión.

Espero que lo disfruten y sea de inspiración.

Simón -

Cosa rara, si las hay; porque aún copiando la dirección desde el mensaje de error que me mandás, puedo entar a verlo!

Carlónimo -

Esta es la respuesta que obtengo al buscar el video. De cualquier modo la descripcìón que me hiciera Anna es preciosa.

Un abrazo mi buen gaucho.

Your search - http://www.youtube.com/watch?v=vhLRUsmhtfg&feature=related - did not match any documents.

Simón -

Entendido; ya no insisto.

Carlónimo -

Querido Simón, lo que dije es que con el incentivo que te dio Silvia hasta yo me dejaría aplicar enemas. Pero la verdad es que si tengo el incentivo pues me sobra el enema. No se trata de que le des ideas de ese tipo a mi preciosa Anna. Lo que más deseo es tenerla a ella sobre mis piernas con sus nalguitas a mi disposición. Voy a intentar ver el video, luego te comento.

Simón -

Querida Anna:
Que bueno que sientas que cada vez escribís con más facilidad, lo que agregaría es qií lo hacés bien. Lo de los detalles es cuestión de estilo personal. También podría decir yo que no tengo el vuelo poético de Carlónimo, pero es así. Cada uno como es.
Me tiene intrigado la sorpresa que le tenés preparada a Carlónimo y, entre nosotros, te cuento que me dijo que no le disgustó la idea del enema después de lo que les relaté del mío. A lo mejor tendrías que ponerlo en la lista de lo que van a probar y ver qué pasa.

Carlónimo: lástima que no podé ver el video. ¿lo pusiste en el buscador? porque así yo tampoco pude entrar. Me funciona poniendo la dirección en la barra de direcciones directamente.
¿te animaste a pedirle a Annita el enema? ¿Cuál será la sorpresita que te tiene reservada?

Carlónimo -

Simón, yo no pude entrar al video de la isla del Tigre pero lo vi con los preciosos ojos castaños de mi amada. Ella me describió la belleza del sitio, mientras conciliábamos el sueño muy juntitos, estando yo tendido boca arriba y ella de costado con su cabecita apoyada en mi hombro izquierdo. Mi mano acariciaba por detrás su cabello, sus mejillas y su espalda, muy suavemente. El baby doll apenas le cubría una parte de las nalguitas. Su pose era por demás excitante. De vez en cuando juntábamos nuestros labios y nos besábamos. Como fondo teníamos el rumor del mar y la suave voz de Diana Navarro. Así estuvimos disfrutando la bendición de estar juntos y de tener una expectativa en comun, hasta que el sueño nos venció y en la penumbra permanecieron nuestros cuerpos muy quietos, abrazados.

No mi amor, te puse las dos inyecciones juntas porque así me las pediste en tu delirante deseo de disfrutar un nuevo piquete sobre mis piernas. Estabas muy excitada y gozaste a pesar del agudo dolor que te causaron, sobre todo la segunda. Tu nalguita temblaba intensamente. Mañana iremos a la Laguna de Tamiahua, un precioso sitio que está como a una hora de aquí. Después regresaremos y nos prepararemos para ir a cenar. Estoy ansioso por disfrutar la ardiente sorpresa que me tienes preparada.

Silvia y Simón: Desde nuestro paraíso de la costa veracruzana, les recordamos con mucho afecto.

Anna y Carlónimo

Anna -

Simón:

La liga del vídeo que has enviado de la chica que inyecta y después le dan un masaje, me hizo recordar las inyecciones que me pone Carlónimo.

Y la segunda liga que has enviado, me da una idea del lugar tan hermoso en el que están Silvia y tu. Estoy segura que lo estais disfrutando mucho, ¡Qué lugar más hermoso! Me apetece conocerlo.

Querido Carlónimo:

Me gustaron las nalgadas que me has dado cuando traia el vestido blanco puesto. Y las inyecciones esta vez, me han dolido un poco, sobretodo porque me has puesto las dos juntas, supongo que habrás pensado que así acababamos de una buena vez por todas con las que faltaban en el día. Pero lo que vino después me hizo olvidar el dolor, vaya que disfruto estar contigo, no sólo cuando se unen nuestros cuerpos sino tambien cuando salimos a dar una vueltina o cuando vamos a comer, simplemente dormir a tu lado es un gran placer, mi amor.

Chicos:

En cuanto a lo de Fer, he de decirles que no he tenido respuesta por su parte, unicamente me envio dos correos y luego le di mi cuenta personal para que se las diese a vosotros, ya que es la que reviso con más frecuencia y no he obtenido ninguna respuesta. Pienso que quizá entendió el juego que llevamos, y quizá no quiso arruinarlo poniendonos en mayor contacto.

Si nos ponemos de acuerdo no tengo inconveniente en hacer el resumen, creo que cada vez escribo con más facilidad, aunque no quiere decir que lo haga bien, me doy cuenta que casi no hablo de los detalles como lo hacen vosotros, pro bueno... poco a poco supongo que iran mejorando mis relatos.

Un beso para los dos.

Simón -

Carlónimo: ¡te agarré distraido! Por fin una vez. Te recuerdo, del día que vimos a Gastón: “Mañana nos vamos a una isla en el Tigre”. Y ahí exactamente nos fuimos. Se encuentra en el Delta del río Paraná.
Acá va un videito que encontré.

http://www.youtube.com/watch?v=vhLRUsmhtfg&feature=related

Respecto de lo de Fer, no es que haya dado de baja a la idea pero tenés que reconocer que ninguno de los tres pudo encontrar la vuelta de cómo hacer lo que Fer pedía y eso es bastante indicativo porque ninguno de nosotros es falto de recursos imaginativos.
Lo del sexo oral hasta a mí me sorprendió porque hasta ahora Silvia nunca quiso hacerlo porque no le gustaba; sin embargo, mostró gran maestría: casi me muero de placer.
Por otra parte, si ya estás deseando un enemita... pedile a Anna; estoy seguro de que ella va a saber cómo darte lo que necesitás igual que hizo Silvia. Sigo pensando que el enema no me gusta, pero si después viene lo que viene....

Carlónimo -

Vamos por orden. Mi querido Simón, tus disquisiciones filosóficas en contra de mi manía filosófica me gustaron porque me apasiona esa materia pero me dieron risa porque estás tratando de que yo no coma dulces y me pones a la mano una buena dotación de ellos. Pero ya entiendo, ustedes quieren tomar al toro por los cuernos y no estar especulando acerca de los capotazos que se le deben dar. Y me gustó tu idea de que: “cuando algo está vivo es mejor no hacerle una autopsia”. En cuanto a que ya no prosperó la propuesta de Fer, pues yo no lo se eso tendría que decírnoslo él, o tal vez su paisana Anna que es con quien Fer parece tener mayor confianza. Yo no lo he descartado y me parece realizable pero si Fer no habla y ustedes le hacen “morritos” al asunto pues entonces sí, ahí quedará como una buena intención solamente.

Pasemos a lo de tus vacaciones. Muy buena entrada, la ambientación me gustó, sólo que no nos dices a qué lugar fueron. Me gustaría saberlo para así darme el gusto de turistear por las afueras de Buenos Aires y poder platicar de ello. Recuerda que yo les doy santo y seña de todos los sitios que visito con mi preciosa Anna. Silvia se sigue revelando como una mujer muy sensual: “Preparate porque te voy a gastar el pito de tanto usarlo” es una expresión muy seria y a ver quién se puede mantener tranquilo después de oírla. Y las escenas de sexo oral ¡formidables! Es una vía que no hemos tratado mucho en estas páginas y la verdad es que tiene lo suyo. En cuanto a tu famoso enema, no dudo que lo hayas gozado y que los ojos se te hayan puesto en blanco teniendo los labios de Silvia acoplados a tu pene ¡Caramba! Así hasta yo deseo un enema, tan sólo de imaginar a mi encantadora Anna ocupada en tales menesteres.

Y vamos con mi preciosa Anna quien se sigue revelando como buena escritora ¡Aahh! Cuando te vi con ese vestidito blanco muy bien entalladito sobre el busto, la cintura y las nalgas, y tan raboncito que me permitía ver tus piernas casi completas ¿cómo piensas que me sentí? Pues eso, que no acertaba a salir y quería más bien quedarme para quitártelo y aventarlo sobre la poltrona, pero comprendí que para todo hay tiempo, así que disfruté caminar luciendo a semejante escultura de la que no quitaban la vista los lancheros. Y tú balanceando el culito como sabes hacerlo y yo dandote unas nalgaditas disciplinarias para que te comportaras y no alborotaras el gallinero, pero tú, sabiendote querida y admirada, pues más te crecías y eso me puso muy caliente, así que cuando vi el collarcito azul recostadito sobre tus inquietantes chichitas ¿pues cómo iba a resistir tanta presión y tormento? Me lancé al abordaje y si no me controlas las ansias de buen novillero, capaz que te hago ahí mismo la faena hasta con corte de rabo y de orejas.

El incidente de la pitonisa, análogo al del Parque del Retiro, pues sí la verdad que nos impactó. Allá nos pronosticaron un hijo y aquí la necesidad de controlar nuestros temperamentos ¡Vaya combinación mi preciosa Anna! Nuestra relación es un verdadero crucigrama que tendremos que completar si queremos evitar la ocurrencia de un espantoso big bang de consecuencias catastróficas y fatales. Nada más me pregunto cómo sería el carácter de nuestro hijo. De seguro que la pitonisa de la alcachofa lo vio pateando a las palomas del parque mientras metía un sapo en el bolso de su madre ¡no lo dudo ni tantito! Pero pensando en lo que me ha dicho Simón de que deje de ocuparme en elucubraciones mentales y que mejor aproveche el momento, pues te tomé en mis brazos, te besé y te acaricié cuanto quise sin importarme que la gente nos mirara. Eramos tú y yo, solos y libres, dueños de nuestra circunstancia, dispuestos a amarnos de por vida.

La inyección que me pusiste me causó un gran placer pues cada día me regalas un mayor número de estímulos y de caricias en las nalgas haciendome perder el control de mis emociones. Sintiendo la hiriente aguja clavada, el ardiente líquido penetrando mis tejidos, tus sensuales labios acoplados acariciándome y repasándome los cachetes, estuve a punto de venirme. Por eso te pedí detenerte y me dispuse a disfrutar, en turno, de tus deliciosas nalguitas que tanto placer ya me han dado, desde aquella primera ocasión que las besé y las acaricié en la habitación 204 del María Elena Palace. Estabas desnudita con los cachetes entre rosáceos y bronceaditos. Te coloqué sobre mis piernas contemplando tus bellas protuberancias traseras separadas por la ardiente raja del culo, cuyo interior palpitaba y empezaba a segregar el delicioso néctar de la concupiscencia. No pude contener el deseo de separarte ligeramente los cachetitos e insertarte la lengua en el hoyito pequeño. Lo sentía temblar, contorsionarse, fruncirse y a ti te oía respirar agitadamente, restregar tus manos y tu cabeza en la cama y buscar el acoplamiento de tu vulva con mi erguida estaca que ya segregaba una buena cantidad de lechita, la cual humedecía tu pubis y tu entrepierna.

Con mi pene acoplado a tus ardorosos labios vaginales te clavé la primera aguja y de inmediato me pediste acelerar el paso de la sustancia. Me gritabas ¡Más, más, házlo pronto, métemela toda de golpe, por favor mi Carlónimo! Así que te empujé el émbolo de un golpe, hasta el fondo, viendo como fruncías el culito y gritabas de placer. Enseguida te pinché el otro cachete y repetí la inoculación violenta. Estabas totalmente descontrolanda diciéndome: ¡Qué rico, más, más, quiero que me claves muchas jeringas, todas a la vez, ya no aguanto! Terminamos la operación y me dejé caer de espalda sobre la cama. Abandonando la posición transversal te tendiste encima de mí abriendo las piernas para buscar la inmediata penetración. Tú misma tomaste mi pene y te lo insertaste con avidez en la vagina, gritando, gesticulando sensualísimas expresiones faciales de placer que me hicieron precipitar el final de la contienda. Con mis manos extendidas abarcando, recorriendo y apretando la tersa y redonda superficie de tus nalgas, te oí acompañar el orgasmo con delirantes gritos totalmente descompasados: ¡Aaayy! ¡Aaayy! ¡Aaayy! ¡Aaayy! ¿Qué haría yo sin mi amado Carlónimo? ¿Qué pasaría con todos lo panes que tenemos juntos? Y te compactabas en torno de mi tolete, diciendo: ¡Venga, vamos pa' lante!

Simón -

Anna: Veo que te vas animando a más con las inyecciones de Carlónimo.
Pero vas a tener que dejar de poner cosas en la lista de lo que van a probar a partir de lo que les sugiero porque si no vas a tener que escribir relatos mañana, tarde y noche para contar todo!
Espero que tu amado no tarde demasiado en contar tus pinchazos, no vaya a ser que tenga que ser yo el que se queje porque le cerraron la puerta del dormitorio. ¿Te parece que el último relato habrá satisfecho su curiosidad o debo ser aún más explícito?
Carlónimo: no te enojes, es solamente un chiste para distender un poco el ambiente.
Espero tu parte.....

Anna -

¡Enhorabuena Simón! Me encanta el juego al doctor que llevan vosotros, lo intentaré con Carlónimo, creo que a él también le gustará.

Yo confiaba en que Silvia haría lo posible por hacerte disfrutar, ella te ama y eso hace que nos guste hacer disfrutar al otro.

Creo estas vacaciones serán fabulosas y las disfrutareis mucho.

Anna -

Saliendo de la ducha nos vestimos, yo me he puesto en vestido blanco muy ajustado que creo que le ha gustado mucho a Carlónimo. Salimos de la habitación y nos marchamos a dar un paseo por la playa mientras nos encontrabamos con la gente nativa, conversabamos un poco con algunos y encontramos a una mujer que vendía pendientes, pulseras, collares, me gustó mucho un collar que era color turqueza y bellamente elaborado con abalorios muy pequeños, y mi amado me lo compró y me lo ha puesto en el cuello. Me dijo que se me veia muy bien y comenzó a darme besos en el cuello, yo reia y disfrutaba mientras le decía que esperara, él me abrazaba y yo le dije que lo amaba.

Al poco de caminar por la playa, encontramos a una mujer que leia la fortuna y se acercó a nosotros ofreciendonos leernos nuestra fortuna, a lo que Carlónimo y yo nos miramos divertidos y con un poco de miedo accedimos.
La mujer dijo que eramos de temperamentos similiares y que debíamos controlarlos si es que queríamos seguir juntos, Carlónimo y yo nos alarmamos un poco, luego la mujer dijo que esa era la prueba que debíamos superar juntos y que si lo lograbamos llegaríamos a ser muy felices y que nos auguraba muchos años de felicidad y amor. Carlónimo le dió una moneda a la mujer y nos miramos, en ese momento le dije a mi amado, que yo no creía en esas cosas pero que lo que había dicho esa mujer me había dejado pensando, ya que pensaba que en cierta forma tenía razón, también le dije que haría todo lo que estuviera en mis manos para superar nuestra meta y seguir felices, juntos muchos años más. Él me miró con ternura, y me dijo que su deseo era el mismo, y que sin importar lo que nos había dicho la mujer, estaba seguro que disfrutaríamos de nuestro amor siempre juntos. Nos abrazamos y nos besamos mientras, los besos se hacían cada vez más apasionados, fue cuando Carlónimo me ha dicho que debía ponerme la segunda inyección, pero yo le respondí que a él tambien le tocaba la suya y que se la pondría yo primero.

Por lo que volvimos al hotel. Me dediqué a preparar la hipodérmica mientras le decía que se acostara boca abajo en la cama.
Cuando estuvo lista la jeringa, le quité el pantalón corto y la ropa interior, yo me quité el vestido y me sente sobre sus muslos aprisinandolo un poco. Primero me incliné a besarle las nalgas, luego pase mi lengua por todo su culito y después se lo acaricié con mis manos. Le dije que ya estaba bien de juego, y le pasé el algodón con alcohol por la zona a inyectar, pero yo no podía parar de jugar, sólo quería darle seriedad al momento pero no podía, le dí unas pequeñas palmadas en sus nalguitas y en seguida clave la jeringa en su gluteo, tembló y se contrajo un poco, yo comencé a inyectar el medicamento y mi amado se quejó un poco, por lo que aminoré la entrada del medicamento. Retiré la jeringa y volví a pasar el algodón, mientras le volvía a acariciar las nalgas y le decía que me parecía que tenía un cuerpo hermoso y que me encaba verlo con ropa, ropa interior, bañador y desnudo.

Yo deseaba seguir extasiandome con sus nalgas y con su cuerpo, pero mi amado me ha dicho que seguía él de pincharme el culo, así que no me quedó más remedio que levantarme y observar cómo preparaba la jeringa.....

Es tu turno mi amado.

Simón -

Querido Carlónimo: No hay nada que agradecer; aquí estamos para apoyarnos unos a otros. Muchas veces lo hiciste vos por mí. Y creo que esta es una de las razones por las que esto funciona. Nos agarramos, discutimos, nos damos momentáneamente vuelta la cara, pero finalmente aceptamos que el otro puede tener su parecer y lo respetamos. Así es la vida y viene sin manual. Cada uno hace lo que puede y debemos aceptar del otro lo mismo.
Creo que esto va bien cuando lo dejamos fluir, cuando nos ponemos a filosofar sobre como es, se enreda. Esta realidad paralela tiene muchas capas, como una cebolla; y el secreto está en ir deslizándose por ellas o entre ellas como la situación lo demande, sin preguntarse demasiado cómo se pasa de una a otra. ¿Acaso hacemos un estudio filosófico cada vez que pasamos de un carril a otro en la autopista?. No, solamente vemos la oportunidad y pasamos. Quizá sea por eso que de alguna manera no prosperó la propuesta que generosamente nos hiciera Fer; de alguna forma intuimos que cuando algo está vivo es mejor no hacerle una autopsia.
Annita: ¡Qué razón tenías! Como siempre que el asunto se refiere a Silvia. No te adelanto nada más. Va el relato del primer día de vacaciones pero espero a cambio el de lo que están haciendo ustedes. Supongo que la reconciliación será con fuegos artificiales y el cuento no se demorará mucho.

A la mañana siguiente del día de la consulta con Gastón y la apuesta perdida, nos levantamos temprano, desayunamos rápidamente y a la hora teníamos el remise esperándonos en la puerta. Partimos felices hacia nuestro destino, a 30 kilómetros de la ciudad, donde abordamos una pintoresca lancha colectiva. Esporádicamente aparecía otra lancha y saludaba tocando bocina. A medida que avanzábamos por los canales cada vez más estrechos íbamos viendo numerosas casas construidas sobre pilotes previendo las inundaciones cuando el río sube. Las márgenes ofrecían un verdor tan variado que sería la envidia de cualquier pintor. Silvia apoyaba su cabeza en mi pecho y miraba embelesada el paisaje. Cada tanto nos dábamos un beso como para reafirmar que no era un sueño; finalmente estábamos juntos tomándonos unas merecidas mini-vacaciones.
Tras media hora de navegar por el río color marrón profundo apreciando el verde a nuestro alrededor llegamos al amarradero de la isla donde pararíamos. Nos esperaba el dueño de la cabaña que había alquilado. Nos dijo que si bien hay dos cabañas, como no es temporada alta, estaríamos solos. ¡Qué suerte!
Caminamos por un sendero arbolado hasta la puerta de la cabaña que ocuparíamos; el dueño nos dio la llave y prudentemente se alejó luego de ponerse a nuestra disposición.
La cabaña era una hermosa construcción de madera, con techo a dos aguas y cortinas con volados en las ventanas. Parecía una casa de cuento.
Silvia se me colgó del cuello y me estampó un beso que me dejó sin aire. Inmediatamente entró corriendo y empezó recorrer la casita, emocionada como una niña, mientras yo entraba los bolsos.
Finalmente se tiró en la cama con los brazos y las piernas extendidas.
“¿Qué hacés, Sil?”
“Pruebo la cama. Preparate porque te voy a gastar el pito de tanto usarlo” (Anna y Carlónimo: pito es una voz coloquial que utilizamos aquí para referirnos al pene)
“Preparate vos y andá probando todo porque te pienso hacer el amor hasta arriba de los árboles”
Nos abrazamos, no apasionadamente como pueden haber supuesto, fue más bien tierno, de mutua contención.
“sabés qué, Simón?”
“Qué?” le respondí sin dejar de abrazarla.
“ayer no me hiciste masajitos en el cachete, y me duele mucho” me dijo haciendo un puchero como si fuera a llorar.
“Siempre estamos a tiempo. Vení, acóstate acá con la colita al aire” palmeando la cama.
No fue necesario repetir el pedido. En un segundo la encontré desnuda tendida en la cama. Me puse, en principio, a acariciarle el cachete pinchado, pero luego extendí el masaje al otro.
Silvia empezó a jugar otro juego. Fingiendo voz de preocupación dijo:
“Doctor, me va a tener que medicar. Tengo mucha fiebre”
“Y cómo sabe que tiene fiebre? ¿acaso se la tomó?”
“No, doctor. Es que me siento afiebrada.”
“Ah!, no, no, no. Hay que medirla bien. Usted relájese que se la voy a tomar por vía rectal, querida”
Y lenta y delicadamente introduje mi pene en su ano. Ella empezó a moverse casi de inmediato, pero yo no quería que todo terminara rápidamente, así que dándole una nalgada le ordené “Quédese quieta, no vaya a romper el termómetro”
Dejé mi pene adentro un par de minutos y cuando lo saqué dije “Querida, Usted tiene realmente mucha fiebre. Voy a darle algo para bajársela. ¿Aguanta un pinchacito en la cola?”
“Ay, doctor! Qué miedo me dan las inyecciones! Me va a doler?”
“le prometo que no. Quédese quietita ahí donde estᔠFui a buscar el botiquín que había preparado Silvia y encontré muchísimas ampollas de solvente inyectable. Evidentemente planea muchos pinchazos. Lo que no me gustó nada es que también había 3 envases de Enemol; no pensaba perdonarme la prenda de la apuesta. Hice el esfuerzo de sacarme de la cabeza la preocupación por eso para lograr disfrutar de lo que estábamos haciendo.
Preparé la jeringa y fui hasta donde estaba Silvia.
“Muy bien. Así relajadita está muy bien” limpiándole la nalga. Con la mano izquierda agarré una buena porción de cachete y clavé la aguja. Silvia pegó un respingo de sorpresa pero no se quejó. Empecé a hacerle entrar despacio el líquido mientras Silvia acompasaba la respiración cada vez más excitada.
Saqué la aguja y le di un masaje que terminó en un par de nalgaditas.
“Le dolió?”
“No, doctor. ¡Cómo lo quiero!”
Rápidamente se levantó y cambió el tono.
“Señor, creo que tiene fiebre. Voy a tener que tomársela. Por favor acuéstese boca abajo; así, flojito que no duele”
Me metió el dedo en la cola pero no lo movió. Yo deseaba el masaje al que me tiene acostumbrado y empecé a moverme yo. Copiando mi modelo me dio una nalgada, dolorosa diría, y me ordenó quedarme quieto. Cuando sacó el dedo dijo seria: “Mucha fiebre. Vamos a bajarla” Y salió del dormitorio. Cuando volvió tenía en la mano un Enemol.
“la mejor forma es un buen enema fresquito”
Me di vuelta. “No, Sil, por favor…”
“Shhhh!. Las indicaciones de la doctora no se discuten. Además creo que Usted ayer perdió una apuesta, me equivoco?”
“No, pero…”
“Pero nada. Quiero ver esa cola bien dispuesta. No se resista porque entonces, sí, la va a pasar mal”
“Qué me va a hacer?”
“¿Después de dejarle la cola colorada como un tomate?. Bueno, en lugar de un enema le voy a poner dos o tres”
“No, no. Está bien. Disponga de mi cola como le guste”
“Así me gusta. Que sea razonable. Vamos, colita arriba, que no es para tanto. Quiero que se relaje… “
Y sentí que metía la cánula. Esa no es la parte desagradable porque al fin y al cabo es más delgada que su dedo. Pero después viene el líquido y aguantarlo adentro con la sensación de urgencia insoportable.
Apretó el frasquito y me sentí inundado.
“Diez minutitos”
“no, no voy a aguantar!”
“Más te vale que sí”
“No, por favor” Ya sentía ganas de ir al baño. “No aguanto más”
“A ver… Vamos a darte una ayudita para que no se te escape” y me metió el dedo que oficiaba de tapón. Inmediatamente mi pene entró en acción.
“AH! Mirá al que no le gustaba”
“El enema es horrible, pero tu dedito… mi vida…”
“vamos a darte otra ayudita” Sacó el dedo de dentro mío “Apretá los cachetes, Simón”
Y, por primera vez luego de haberme dicho muchas otras que no le gustaba, se metió mi pene en la boca. Casi me muero de placer y casi me corro de inmediato. Esa lengua actuó mágicamente, casi olvidé el enema que me atenazaba las entrañas. Cuando estaba por terminar, saqué mi miembro de su boca y la insté a ubicarse para la penetración. Ella quiso por atrás. “Así los dos tenemos la cola llena al mismo tiempo”. Fue maravilloso porque la excitación que me había producido la estimulación oral, que creía que nunca tendría de Silvia, fue descomunal.
Me moví con cierta urgencia; no sólo por la excitación sino también por no aguantar demasiado más el líquido dentro mío. Cuando me descargué dentro de Silvia tuve que salir corriendo al baño. Sin embargo, el enema me había llevado a tener cosas tan deseadas que ya no podía verlo como enemigo. Si las cosas son así, no voy a poder negarme a que me los siga poniendo.
Cuando volví al dormitorio, Silvia me miró sonriente desde la cama.
“Por qué lo hiciste?” le pregunté.
“Qué, mi vida?”
“Chuparme. Siempre me dijiste que no te gusta”
“Pensé: si es capaz de dejarse poner un enema, que los odia, solamente porque yo tengo ganas de ponérselo, tengo que probar con lo que él me pide. Si no va, no va; pero no puedo decirle que no va si no lo probé. Además, vos usaste la lengua muchas veces conmigo y me encantó. No me pareció justo negarte ese placer cuando vos me lo das”
“Y? te gustó?”
“a vos qué te pareció?”
“A mí me volvió loco, no se notó?”
“entonces, a mí me encantó”
¡Y empezó a pasarme la lengua de nuevo!
Fuimos por la segunda ronda, esta vez más lento, menos impulsivo. Creo que estas vacaciones van a ser espectaculares, sólo que si seguimos como empezamos vamos a volver blancos como la leche.

Carlónimo -

Anna, mi amor, gracias por entender que yo no haré nada intencional que pueda lastimarte, pero que me puedo equivocar, sobre todo en este medio tan accidentado en el que nos movemos. Y es que, los tres decimos estar de acuerdo con el escenario pero la verdad es que cada uno puede tener una conceptualización diferente del mismo. No contamos con reglas y mucho menos con un manual que nos permita unificar criterios. Por ejemplo, tu último comentario no lo entiendo. Cuando me dices: “yo no me olvido que esto es un escenario y entiendo perfectamente el juego, pero a veces tú si lo olvidas”. Así que te contestaré como buen español: “Pues ya me dirás tú lo que es el escenario y lo que yo no debo olvidar” No se en concreto a qué te refieres, cuál es el escenario que tú tienes en mente ¿y Simón? y qué es lo que yo he olvidado. Para mí, tú puedes estar olvidando muchas cosas más. Y para Simón, tú y yo podemos estar totalmente extraviados.

A veces la imaginación me rebasa y me traiciona. En la búsqueda de nuevas circunstancias emocionantes llego a chocar con la historia, con mis dichos anteriores y, desde luego, con ustedes. Por favor, cuando esto ocurra háganmelo saber sin tantos exabruptos, aunque… pues la verdad los “agarrones” que nos hemos dado creo que son un ingrediente sensacional de la historia, y son en buena medida reales. Tus “morritos” ¡vamos! que no se los deseo a nadie ¡Se las traen! Pero los aguanto y hasta los quiero, sólo cuando tienes una buena razón para hacerlos.

En cuanto al ajuste de última hora en nuestros planes, pues me emociona y estoy de acuerdo, ya cancelé con Luis Alberto tanto la partida de tenis como la comida y le informé que permaneceremos un día más en su hotel. Aquí en Costa Esmeralda no hay grandes restaurantes pero ¡¡Ah, ya se adonde te puedo llevar!! Y la sorpresa que me anuncias ¡Ala! que nada más de pensar en ello me entra un cosquilleo por todo el cuerpo (quiero entender que la narración de esa parte corre por tu cuenta). Y no creo que te vayas a salvar de las dos inyecciones que te faltan pues te las puedo aplicar antes de irnos a la cena ¿qué te parece preciosa?

De Andalucía, ya platicaremos. Por el momento quiero agradecer a Simón, nuestro gran amigo, que anoche me hiciera recapacitar y reconocer mi error ¡Enhorabuena, Simón! Te vi muy grande. Sin tu oportuna y exacta intervención, creo que esto ya hubiera tronado.

Simón -

Annita: mirá que amoroso masaje en la cola después del pinchazo.

http://rusinject.ning.com/video/injektionnothurt2-1

Simón -

¡Bien, Anna! Así me gusta, que sean razonables. Pero creo que no es necesario que aclares tanto que todo es parte del escenario, temo que se vaya perdiendo el encanto. Pienso que en un punto (sin ir al extremo de confundir realidad con ficción) tenemos que creernos todo lo que sucede aquí.
Te agradezco lo que decís de mi destino enemístico; ahora siento que me comprendés.

Carlónimo: ¿cómo estás vos?

Anna -

Y otra cosa, mi querido Carlónimo, yo no me olvido que esto es un escenario y entiendo perfectamente el juego, pero a veces tú si lo olvidas. Todo lo que escribo bajo el nombre de "Anna" es parte del escenario, amor mío, hasta los morritos que hago cuando me enojo.

Anna -

¡Aceptadas las disculpas mi Carlónimo! ¡Pero hombre, que no te pongas tan drástico que quieres abandonarnos! Si nos abandonas, ¿qué voy a hacer yo sin mi amado Carlónimo? ¿qué va a pasar con todos lo panes que tenemos juntos? Venga, olvidemos todo y vamos pa' lante.

Sobre nuesro viaje a Andalucía, pensé en que me gustaría llevarte a conocer Granada, Córdoba y Sevilla, aunque hay muchos lugares más que son muy bonitos y también los pueblos tienen su encanto. Si tu quieres visitar algo en especial, pues sólo tienes que decirmelo, que ya está. ¿Vale?

Me encantó que me hayas inyectado mientras dormía, realmente en ese momento tuve un sueño que me pareció muy real, amor mio. Y luego cuando estabamos en le ducha, fue increible, ahora sólo nos falta probar la posición que nos ha recomendado Simón.

Yo se que falta que nos relates las dos inyecciones que me faltan y una que te he puesto yo. Pero hoy por la noche quiero proponerte que vayamos a cenar a un lugar bonito y luego te tengo una pequeña sorpresa al regreso de la cena, ¿vale? es a modo de reconciliación, ¿aceptas?


¡Venga Simón! Cuentanos del primer día de vacaciones, que todos queremos saber cómo ha estado.
Y bueno, mi intención no era reirme del enema, sólo me causó gracia y pensé que tienes razón, para nosotros es fácil pensar en disfrutarlo cuando se sabe que el otro es el que lo va a recibir, pero me pongo en tu lugar y se que es dificil, pero no te preocupes que Silvia es una gran chica que te ama y sólo busca que los dos disfruteis.

Simón -

Carlónimo: me alegro de que hayas repensado las cosas. Pero no estés triste por las explosiones temperamentales; sólo son señal de que somos humanos. Lo importante es que seamos capaces de recapacitar; pedir disculpas te enaltece.
Annita: ¡Vamos! Carlónimo te pidió disculpas. No te hagas rogar. Ustedes se aman y eso debe prevalecer. Esto fue sólo un nubarrón pasajero; ni siquiera llegó a llover.
Avísenme cuando estén de ánimo que les cuento de nuestro primer día de vacaciones.

Carlónimo -

Querida Anna

He pensado las cosas y reconozco que tienes razón. No era mi intención pero utilicé una frase ofensiva. Te asiste el derecho de inconformarte.

Te ruego que me perdones.

Carlónimo -

No, Simón, no me enojaré más y en verdad te agradezco tus palabras, creo que ahora estás hablando con sabiduría. Tal vez lo que debemos hacer es olvidar el incidente, aunque me entristece saber lo explosivos que podemos ser Anna y yo.

Simón -

Anna: la verdad que mi intención no era hacerte reir; me preocupa lo del enema y esperaba algo de compasión. Pero quizá tengas razón y tenga que tratar de disfrutarlo. Veré si puedo.
Por otro lado, no te enojes con Carlónimo. No permitas que Anónimo se interponga entre ustedes y discutan por esto. No creo que haya querido decir lo que interpretaste; más bien que generó las condiciones para que su encuentro fuera posible.
Carlónimo: no creo que sea para ofuscarse tanto. ¡Calma! A riesgo de que te enojes aún más conmigo y sigas escribiendo a los gritos te diré que tu lugar aquí entre nosotros no corre ningún peligro. ¡Vamos, que queremos al Carlónimo sabio y paciente de siempre!

Carlónimo -

No, de ninguna manera ¡entiéndelo Simón! las cosas ya no pueden ser como antes. Anónimo ya no existe, carece de corporeidad y eso es lo que ni tú ni Anna quieren entender. Si lo que ustedes buscan es una novela plana de amor ya pueden acudir a Corin Tellado o como se llame, aquí las cosas son diferentes. En este blog ¡”os lo he” explicado hasta el cansancio! Puede ocurrir cualquier cosa. Anna parece desconocer todo lo que vivió, lo que motivó, lo que ella misma produjo ¿De qué se trata, acaso de hacerla de aprendiz de mago? Estoy triste porque pensé que ustedes ya estaban en otra dimensión y ahora veo que quieren entender todo como entienden al vendedor de churros de la esquina de su casa. Piensen por favor las cosas, yo no quiero realizar el triste papel de cuentitos ligeros. O si es lo que ustedes esperan pues, con permiso, les diré.

Anna -

Carlónimo:

¡Hombre! que no me cambies el tema que yo no estoy hablando de ninguna dualidad, ni de Anónimo, ni de ti. Que yo solo hablo de que yo no estoy en charola de plata para nadie y a mi, tampoco, nadie me pone en charola de plata ¿vale? Entiendo perfectamente el juego que llevamos y lo que digo no tiene nada que ver con eso, yo sólo digo que yo no estoy aquí a disposición del primero que venga a hacerme la pelota.

Simón:

¡Venga que verás que termina gustandote el enema! Ja ja ja ¡Cómo me has hecho reir con todo lo que has escrito! Vamos... que no pretendo que disfrutes con la idea, pero por lo menos que te sea más llevadera.

Me encanta que nos haya escrito Anónimo, espero que lo que le dije lo tranquilice un poco.

Simón -

Querida Anna: espero lo que diga su doctora sobre la salud de ambos.
Por otra parte, nunca creí que fuera a entusiasmarte que Silvia me fuera a poner un enema, sabiendo que no me gustan nada. ¿No te da un poco de pena que Silvia se esté aprovechando de mi debilidad hacia ella?. Al fin y al cabo sos mi amiga, no la de ella. Pero veo que las mujeres toman partido por el gremio. Veré como hago para sobrellevarlo. Temo que cuando Ustedes se conozcan juntas pergeniarán la forma de tenernos a Carlónimo y a mí más jodidos de lo que ya estamos.
Respecto de Anónimo has sido muy componedora, te lo agradezco. Pero creo que vamos a tener que hacer un curso con Carlónimo para ver cómo es esto. Sea quien sea y esté donde esté espero que logremos llegar a tener una relación como la que alguna vez fue.

Carlónimo -

Me refiero a lo que mucho hemos comentado ¿Con quién trataste la mayor parte del tiempo? Pues con Anónimo a quien tú misma con tu talento y astucia salvaste la vida convirtiéndolo en Carlónimo (por eso dices que no está muerto). Entonces ¿por qué hablas de cosas ofensivas si aquí estoy yo que soy de hecho la reencarnación del extinto Anónimo? Lo que pasa es que él en su desvarío del más allá no supo lo que ocurrió. Por eso inclusive te considera ingrata (yo soy para él un ente distinto y muy ajeno que lo traicionó vilmente impidiéndole contar con tu cariño). Por favor reflexiónalo. Lo que necesitamos es ubicar a Anónimo pues está partiendo de una dualidad falsa. Bueno…ahora veo que también debo ubicarte a ti. No pensé que esta sorpresiva aparición de Anónimo te causara semejante confusión.

Anna -

Querido Simón:

Gracias por preocuparte por nuestra salud, creo que lo más conveniente es que vayamos a ver a la doctora y pienso que Carlónimo no tendrá ningun inconveniente en que vayamos, ya te contaremos si nos ponemos de acuerdo.

Me encanta la idea de ir a Argentina, Buenos Aires debe ser una ciudad hermosa y me han contado de muchos lugares bonitos, aunque estoy segura que recomendarás los mejores. Además estaré encantada de poder a Silvia, estoy segura que haremos una buena amistad.

Me encantó tu relato y espero con ansía que nos cuentes cómo te fue con el enema, te recomiendo que cuando te lo ponga te relajes y trates de disfrutarlo, ella hará todo lo posible porque así sea, ya solo falta que tu pongas de tu parte.

Y finalmente me encantará probar la posición que nos has dicho.

Querido Anónimo:

¡Vaya que eres un chico muy majo! Pero yo creo que no estás muerto, de cualquier forma me encanta que nos hayas escrito aunque veo que lo has hecho un poco enojado. No te pongas celoso ni hagas morritos por mi relación con Carlónimo, es una pena que tú ya no estés porque te consideraba un buen amigo y me encantaban tus intervenciones en el blog, espero que sigas participando alguna vez. No te enojes con Carlónimo y tampoco con Simón, todos guardamos un buen recuerdo tuyo y sentimos mucho cariño por ti. Tampoco te enojes porque digo que no estás muerto, pero eso es lo que pienso.

Querido Carlónimo:

¿Qué significa eso de que Anónimo me dejó "servidita" en charola de plata? no entiendo muy bien a lo que te refieres, ya que parece un poco ofensivo, como si yo estuviese aquí a disposición del primero que venga a decirme cosas lindas.


Simón -

amuelas?

Simón -

Perdon!!! Lo de firmar como Anónimo no es intencional. Sólo que a veces me olvido de poner mi nombre y apararece por defecto anónimo. De ninguna manera es mi intención usurpar el nombre y honor de verdadero y único Anónimo. Querido Anónimo: tomalo como un homenaje de mi parte a tu grandeza.
Lo de dejarlos afuera.... por favor, no te enojes así. Les conté de la mala pasada que me jugó Silvia y las consecuencias me tienen preocupado. Ella sabe perfectamente como hacerme sentir su poder cuando tiene ganas de que así sea; como dirías vos, Carlónimo, me tiene bien jodido y puede hacer de mí lo que quiera.
Muchos detalles habrá de las vacaciones; quizá mañana que estaremos instalados.

Carlónimo -

En primer lugar, muy bueno tu relato Simón pero contiene dos crasos errores. Primero, que firmaste con el nombre de Anónimo y no es la primera vez que lo haces, por eso se encabronó (perdón por la palabrota) nuestro buen amigo. Segundo, que sea por lo que sea, sigues dejándonos afuera del coito con la sensualísima Silvia ¡Ya ni la amuelas, carajo! (por no decir “joder”).

En cuanto a ti, querido Anónimo, yo no he dejado de reconocer tu labor y estoy conciente de que me dejaste a la preciosísima Anna “servidita” en charola de plata. Pero ¡hombre, considera! Tú ya no puedes darle batalla ¿por qué me echas entonces la bronca? Y a ella la tildas de ingrata cuando de no ser por Anna este blog hubiera tronado y no habría memoria de ninguno de tus relatos. Reconozco tu importancia pero en verdad ¡te pasas de lanza!

Espero que reconsideres tu actitud para que descanses, pero sin dejar de saludarnos al menos de vez en cuando ¿Cómo ves?

Simón -

Estimado Anónimo: Que bueno es tener noticias tuyas, aunque sea desde el más allá. Al fin de cuentas sos vos el que nos marcó inicialmente este camino. Sin embargo, no comprendo tus reclamos. Primero que escribo en tu nombre y luego que prefieres legarme el blog. El paso a la inmaterialidad te ha dejado un poco avinagrado. No veo motivo para tanto lío; podrías seguir participando como lo hiciste ahora. Animate y esperamos muchos pinchazos de tu parte. Aquí todos suman y tiran del carro hacia adelante.
Carlónimo y Annita, ¿qué opinan al respecto?

Anónimo -

Les habla el verdadero Anónimo, el de la mayoría de los relatos que aparecen en este blog y ya me cansé de estar acostado así que vengo a hacer algunas precisiones. En primer lugar a ti Simón o “Lector Empedernido” como te hacías llamar en mis tiempos. Te has sublimado en tus relatos pero ya me cansé de que estés suplantándome y escribiendo en mi nombre. En segundo lugar a Karol que primero me dio carpetazo y dejó de favorecerme con su amistad y luego me confundió con Eulogia diciendo que yo era ella o que ella era yo, o algo así. Espero que hayas asimilado la situación que priva en este blog. También quiero referirme a Anna quien me estuvo adulando mucho tiempo para terminar diciendo que le importaba un pinche comino quien fuera el autor de los relatos, así que me tiró a la basura de la manera más despiadada. Y por último quiero echarte la bronca a ti malvado Carlónimo. Está bien que te haya delegado mis relatos y encargado el buen rumbo del blog, pero eso no te autorizaba a disfrutar así como así de Anna quien fuera mi entrañable amiga a quien amé secretamente y creo que en alguna medida fui yo quien la enamoró. Ya te fuiste con ella a España y te la trajiste a México para seguirla amando y no se qué más cosas pienses hacer con ella. De haber sabido lo que me ibas a causar, mejor le dejo el blog a Simón o a cualquier otra persona pero no a ti. En fin, yo ya no soy un ente material así que difícilmente podría disfrutar de Anna o de cualquiera de las preciosidades cuyos nombres están escritos, pero les sigo leyendo pues mi inmaterialidad no obsta para que siga disfrutando los calentones que se dan.

Reciban un buen pinchazo de mi propia mano.

Anónimo -

Esa misma noche, la de la presentación del proyecto, también invité a Silvia a salir. Fuimos al teatro y después a cenar. Y después… bueno, se lo imaginarán. Anna y Carlónimo: no es que quiera dejarlos afuera del dormitorio pero de verdad que la noche no tuvo nada particular que contar más que fue tranquilo y relajante. Reservo los detalles para los planes que tengo para las mini-vacaciones.
Al mediodía siguiente fuimos a ver a Gastón. Miró los estudios y dijo:
“Está casi normal…” Hizo un silencio, pensativo “¿Aguantás un pinchazo más, Silvia? Te prometo que es el último”
No le gustó demasiado pero respondió educadamente “Si es necesario…”
Gastón se levantó de su asiento y poniéndole la mano sobre el hombro, sonriendo empáticamente le dijo: “Vení. Acostate boca abajo en la camilla” mientras se abocaba a empezar a preparar la jeringa. Silvia me miró asustada. Ya sé que no le gusta nada que Gastón la inyecte, pero no había modo de evitarlo.
Silvia se acostó como se le había pedido, sólo se desabrochó el pantalón, pero no se lo bajó. Cuando vi la jeringa que Gastón tenía en la mano sólo pude pensar que me hubiera gustado que me la tuviera que dar a mí en vez de a ella. Ya había sufrido bastante y no quería más dolor para ella, pero Gastón prometió que sería la última.
Como había hecho la vez pasada, con sumo respeto le bajó apenas unos centímetros la ropa. Realmente lo hizo con mucha consideración; le pasó el algodón por la parte superior del cachete, del que prácticamente no se veía nada, y le indicó que se relajara antes de pincharla. En ese momento tomé la mano de Silvia para que sintiera mi proximidad. En el momento en que Gastón empezó a empujar el émbolo Silvia me apretó con fuerza la mano, señal inequívoca del dolor que le producía. Pero se mantuvo en silencio.
Mientras sucedía me encontré pensando si Gastón le recetaría muchas inyecciones a Claudia, su esposa. Me pregunté si lo disfrutaba y si a ella le gustaría como le gusta a mi Silvia.
En ese momento Gastón sacó la aguja de la cola de mi amor y como si hubiera escuchado mi pensamiento le dijo a Silvia, como disculpándose “No me odies, ya se que te dolió. Claudia, cada vez que la pincho, me dice que me odia”
Silvia mantuvo el silencio y se arregló la ropa. Volvimos a sentarnos frente al escritorio.
“Con esta inyección, que es un shock vitamínico, los niveles te van a subir y vas a estar bárbara… Entre paréntesis, Simón ¿qué hay de las vacaciones que te prescribí?”
Sonriendo orgulloso de haber seguido las indicaciones le dije “Mañana nos vamos a una isla en el Tigre”
Silvia me miró sonriendo, parece que acerté en la elección de lugar, que hasta ese momento había mantenido en secreto.
“Me parece muy bien. Les va a hacer bien a los dos. Cuando vuelvan nos juntamos a comer algo, qué les parece?”
Silvia fue la que respondió “Esta vez vienen a casa y cocino yo. Y los chicos se quedan a dormir, si?”. Ahora el que miró sonriente fui yo.
“Quedamos así. Chicos… descansen mucho” y salimos del consultorio. Silvia estaba muy callada. La abracé pasándole el brazo a la altura de la cintura. “Te dolió mucho, no?”
“Se notó?”
“Me cortaste la circulación de la mano, de cómo me apretaste”
“Uhhh! Perdón……” siguió callada. Es como si hubiese algo que no se animaba a decirme.
“te molestó que Gastón te pinchara? Me pareció que fue muy respetuoso…”
“No! Es amoroso! Pero me tomó de sorpresa… me da un poco de vergüenza”
“Pero por qué?”
“Gastón es tu amigo……”
“bueno, pero es médico. Y es buen médico”
“Ya sé. Es tonto, pero me da vergüenza igual”
“bueno. Ya pasó” y poniendo un tono libidinoso le dije al oído “demasiado respetuoso para mi gusto, no te pude ver nada”
“Eso se puede solucionar fácil”
“Te propongo algo. Como un juego. Esta noche hagamos abstinencia; mañana nos matamos”
“No vas a aguantar. ¿Qué apostás?”
“Lo que quieras”
Pensó un rato. “La vez que te puse un enema no te gustó mucho, no?”
Guardé silencio presintiendo que contestar que no me había gustado lo convertiría inmediatamente en la prenda a cumplir.
“Del silencio asumo que la respuesta es que no te gustó. Si gano yo, te pongo un lindo enema. Si ganás vos, me lo ponés a mí”
No quería que pareciera que tenía miedo al desafío, así que contesté que sí pero temiendo el curso que fueran a llevar las cosas.
Hasta la noche estuvimos terminando con los preparativos. Luego fuimos a cenar y cuando volvimos fui derecho a la cama con intención de dormir rápido tratando de evitar poner en riesgo el resultado de la apuesta.
Al rato apareció Silvia, completamente desnuda. Eso no es jugar limpio. Se sentó a mi lado en la cama y luego se acurrucó acariciándome el pelo del pecho.
“no, Silvia……”
“tengo ganas”
“Pero hicimos una apuesta y no quiero perder”
“No tengas miedo, es solamente un poquito de agua en la cola”
“No, no vas a lograr ponerme el enema”
“Vamos a ver”
Me acosté boca abajo y me tapé la cabeza con la almohada. Fue un error. Se aplicó diligentemente a acariciar mis nalgas y mis testículos. Me resistí todo lo que pude pero cuando empezó a besarme la espalda me di vuelta con el pene como una estaca. Ella se sentó sobre él, haciéndolo entrar hasta el fondo. Explotamos juntos y cuando finalmente nos relajamos me metió la punta del dedo en la cola y dijo risueña “Acá va a ir el agüita”. Me di vuelta furioso por la derrota mientras ella se reía a carcajadas.

Simón -

Carlónimo: de verdad prueben esa posición, les va a gustar. Efectivamente, Buenos Aires pero podemos hacer alguna escapada de fin de semana a cualquier lugar que quieran conocer especialmente; aquí hay para todos los gustos.
Planifíquenlo para cuando quieran. Mientras tanto espero las andanzas por España.

Carlónimo -

Simón, muchas gracias por tu consejo, la pose que me propones es muy erótica. A ver qué le parece a mi bellísima hispana. Por otro lado, te agradezco mucho tu amable invitación a visitarlos en Argentina ¿Buenos Aires? A mí me encantaría y espero que podamos fijar una fecha el próximo año. No creo que mi amada tenga alguna objeción pues ella inclusive ya les invitó a pasar unos días con nosotros en México. Estoy seguro de que Silvia y Anna harán muy buena amistad. No te preocupes de que Silvia no sepa del blog pues por parte nuestra no le diremos nada. Somos buenos amigos que nos conocemos de tiempo y punto. Recordarás que le pedía a Anna que nos reunamos próximamente con mis hermanas quienes tampoco saben del blog. A ellas les he dicho que conocí a Anna en mi reciente viaje de trabajo a España.

Anna

Preciosa y encantadora hispana mía, como tú dijeras, “no puedo entrar al blog sin dedicarte unas breves palabras” Quiero decirte que te amo con locura. Tu muy reciente texto:

“Nos acostamos, me quitaste la ropa y yo te quité lo que te quedaba de ella, comenzamos a dar vueltas mientras me acariciabas y me pedias penetrarme por vía rectal, a lo que no respondí, sólo saqué muy bien mis nalguitas mientras tu te ponías detrás de mi y me acariciabas el ano para dilatarlo. Me penetraste lentamente, los dos estabamos disfrutando el momento, me acariciaste el clitoris, me provocaste un enorme orgasmo y al poco sentí tus jugos dentro de mi, decías mi nombre y yo el tuyo, de pronto caímos extasiados abrazandonos y diciendo cuánto nos amamos”

No sabes cómo me gusta y me excita, haciéndome ver la emotividad con que percibes nuestra relación.

Quería también preguntarte acerca de tu propuesta de visitar Andalucía. Estoy de acuerdo pero por favor explícame tu proyecto concreto pues no contamos con el tiempo suficiente para visitar en diciembre las 8 ciudades que conforman esa bella comunidad sureña. No se en particular a cuáles preferirías llevarme ¿Sevilla, acaso Granada… Málaga…?

Simón -

Querido Carlónimo: excelente como siempre. Maravillosa la idea de inyectar a Anna mientras dormía; con Silvia nunca lo hubiera logrado ya que tiene el sueño muy liviano.
Lo de la ducha muy bueno. Si aceptás una sugerencia derivada de mi experiencia previa, parado con tu mujer alzada sosteniéndola por la cola mientras ella entrelaza sus piernas a tu cintura, es una posición deliciosa. Ella queda bastante libre para moverse y se logra una penetración muy profunda que a ellas les encanta. Hay que tener buen estado físico pero eso para vos no es problema.
Mañana les cuento de la visita a Gastón para controlar el resultado del tratamiento de Silvia. Anna no me respondió si estaban pensando volver a ver a la doctora; la salud es cosa seria y sería una lástima que tanto dolor de nalgas (aunque también tanto placer) no diera sus resultados satifactorios por quedar incompleto el tratamiento.

Carlónimo -

Siguiendo la técnica de fragmentación de la jornada, les entrego esta primera parte, esperando que les guste.

Termina nuestra estancia en Costa Esmeralda

“Seguimos caminando por la playa, abrazandonos y de vez en cuando robandonos un beso mientras escuchabamos el sonido del mar y de las gaviotas que nos susurraban al oído el amor que sentimos el uno por el otro”.

Luego entramos al cuarto para descansar un momento. Teníamos previsto reunirnos con Luis Alberto y su esposa para jugar un partido de tenis, después comeríamos con ellos y saldríamos de Costa Esmeralda para dirigirnos al Puerto de Veracruz, donde pernoctaríamos en un yate turístico. Como disponíamos de cerca de dos horas, decidimos estar un rato en la playa. Te pusiste el bikini dorado que te sienta de maravilla, además de ser el más exiguo de los que llevaste. Yo me enfundé un “bañador” (esta palabra no la utilizamos en México, aquí decimos “traje de baño” pero la utilizo porque tú te referiste a esa prenda antes que yo). Como ya te has dado cuenta, no me gusta ponerme prendas muy pequeñas y menos de esas que magnifican el bulto del pene. Siempre utilizo bañadores ajustados pero discretos. Me gustaría saber tu opinión al respecto.

Colocamos una toalla en la arena y te acostaste para que te aplicara el bloqueador. Tu cuerpo ya no se veía tan blanco, sino que estabas ligeramente bronceada, con excepción de las áreas cubiertas por el bikini. Entonces se me ocurrió y te propuse que subiéramos a la terraza privada de nuestra habitación y te quitaras el atuendo para asolearte completa. La sola idea de que te desnudaras me calentó muchísimo y fue un gran aliciente para insistirte que aceptaras esa opción. Mi preciosa Anna, yo siento que ya de alguna manera adivinas mis pensamientos y mi motivación y eres tan linda que me complaces prácticamente en todo, así que de inmediato aceptaste y, estando ya en nuestro espacio íntimo te desnudaste completa acostándote sobre el camastro. Enseguida me di a la encantadora labor de aplicarte el protector en todo tu precioso cuerpo, extasiándome en las zonas del busto y de las nalgas.

Tu piel es tan firme y a la vez tan elástica que no quería terminar de acariciarla. Ya te había aplicado dos capas sucesivas de bloqueador y tú estabas tan agusto y confiada en mis cuidados que, por un momento te quedaste dormida. Entonces decidí aprovechar el momento para hacerte menos molesta la medicación prevista para ese día, así que fui a traer la jeringa, la cargué y, así como estabas desnudita con las nalgas al aire, seleccioné el sitio menos castigado y con toda la suavidad que me fue posible, perforé tu nalguita derecha la cual tembló y se contrajo levemente al tiempo que emitías un suave gemidito que se acrecentó mientras te entraba la sustancia. Pero no despertaste. Por fin te extraje la aguja viendo como se te marcaba el clásico pizco colgado del acero. El puntito de la incisión quedó finalmente coronado por una pequeña gotita de sangre. No pude resistir la tentación y acercándome a tu culito la recogí con mi lengua y la degusté con gran deleite. Luego te apliqué el hisopo y, mientras te contemplaba, te cubrí con la sombrilla y te dejé reposar un rato.

Veía tu fina y suave espalda, el remanso de tu cintura y la curvada zona de tus nalgas, erguidas, muy inquietantes. Tu remolinito rectal se asomaba sumamente provocativo y no pude evitar acariciártelo, mientras introducía la punta de mi lengua en tu vagina. Seguías dormida pero tu entrepierna se cubrió con el brillante espejo de tus íntimas emanaciones. Las recogí con la mano y me las embadurné en el pene erecto. Yo estaba muy caliente, pero decidí no despertarte, preferí dejarte descansar y darme un duchazo para refrescarme.

En esas estaba cuando se abrió la puerta de la regadera y vi que entrabas muy decidida. Tenías los pezones duros y erguidos lo cual me hizo ver tus obvias intenciones. Nos metimos los dos bajo la ducha, abrazados y trenzados en un intensísimo beso. Bajé mis manos para acariciar tus nalgas y te estremeciste cuando palpé el sitio donde recientemente te había inyectado. Pregunté: ¿te duele, querida? Y tú me respondiste: acabo de tener un sueño muy sensual en el que me inyectabas y ha sido tan real que hasta me duele el sitio de la aplicación. Reí de buen grado y te dije: lo bueno es que ya avanzaste en los piquetes previstos para el día de hoy. Entonces soltaste la risa y tomándome el pene para acariciarlo, me dijiste: Ahora comprendo mi Carlónimo ¡ya me inyectaste! La verdad es que hasta dormida me excitas y ¡vamos! que ahora estoy deseándote como no te imaginas.

Sin saber muy bien qué hacer, me senté en el piso mientras el agua caía sobre el área de mi pene. Tú lo tomaste y lo estuviste frotando y besando con avidez. Yo sentía estar a punto de la eyaculación, así que te detuve y te hice retroceder un poco. Me tendí completamente bajo el agua y tú te montaste a horcajadas, me enjabonaste muy bien la pieza y te la insertaste en el recto. Me invadió un placer excepcional, a cada movimiento tuyo sentía que explotaba, así que nuevamente te pedí una tregua y te mantuve penetrada pero sin movimiento alguno, mientras besaba tus labios y contemplaba tu bello rostro bañado por el agua de la regadera.

Sabiendo que yo quería penetrarte vaginalmente empezaste a separarte pero eso me hacía gritar de dolor ya que mi pene totalmente erecto era expulsado de un ambiente muy estrecho con relativa brusquedad. Así que te fuiste despegando lentamente mientras acariciabas mis testículos para compensar el cambio. Yo seguí gritando y tú separándote paulatinamente. Una vez libre el pene lo tomaste entre tus manos y lo ceñiste con fuerza lo cual me mitigó la molestia, luego te lo insertaste en la vagina y empezaste a tallarlo hasta que sentimos los espasmos inequívocos del orgasmo. Viendo cada uno cómo el agua golpeaba y escurría por el rostro del otro, sintiéndonos contentos, libres, realizados, percibimos cómo nuestros fluidos bullían y se juntaban, lo cual nos produjo un placer adicional de índole mental, seguros cada uno de que invadíamos la intimidad del ser al que más amábamos.

Simón -

Annita! Apurate a ducharte con Carlónimo y si pueden hagan algo más; recordarás que con Silvia les conté que una vez lo hicimos ahí y nos encantó.
Lo de ir a México es bastante posible, no olvides que cuando le propuese matromonio a Silvia (antes de aquel lamentable distanciamiento que tuvimos) ella sugirió espontánemamente ir allí. Así que cuando nos casemos puedo planificarlo. De todos modos, Carlónimo me ganó de mano cuando te propuso ir a París para año nuevo: los iba a invitar a venir a mi patria. Pero no es necesario que vengan para fiesta alguna; pueden hacerlo cuando lo deseen porque siempre habrá lugar en mi casa para ustedes. En ambos casos, ya veré cómo los presento a Silvia; no olvides que ella no sabe nada de este blog.

Anna -

¡Enhorabuena Simón! Te felicito por la culminación de tu proyecto y también porque todo haya salido bien. Ahora nada más queda que tomes unos días de descanso, como lo habías dicho, para disfrutaros con Silvia.

Y gracias por tus comentarios sobre mis relatos, me alegra que te gusten y espero que los disfrutes.
Fué un poco doloroso recibir tres inyecciones el mismo día, pero de manos de mi Carlónimo fué muy excitante, además me trata con mucha ternura. Ya te "platicará", como dice Carlónimo, muy pronto los detalles mi amado Carlónimo.

Lina:

Me da gusto que nos sigas leyendo y que te pongas en mi lugar para que disfrutes. Sigue imaginando que eres tú la que vives todas estas aventuras y gracias por tus comentarios.

Querido Carlónimo:

Te agredezco tus comentarios sobre los relatos y también que me permitas disfrutar con tu cuerpo, realmente lo disfruto mucho, me gustas todo tú y te amo.

Me alegra que te haya gustado la sorpresa del desayuno, los platillos me los ha sugerido Luis Alberto y a mi han encantado, toda la comida mexicana me ha gustado mucho.

Estaré encantada de poder conocer a tus hermanas y futuras cuñadas, así que sólo me dices para cuando.
Sobre lo que comentabas anteriormente del trabajo que puedo desempeñar, quiero decirte que lo he pesando y eso del arte me encata, no se exactamente qué es lo que voy a hacer pero lo disfrutaré mucho porque conozco de arte y estoy segura que aprenderé algo más.

¡Anda!, que creo que en cierta forma si fui yo quién inició todo esto en el blog, sólo espero que haya sido para bien, por ahora creo que todos lo estamos disfrutando mucho. Sólo falta que un día venga Simón a México y conversemos un poco los tres juntos y vamos... que si Silvia quiere venir sería grandioso.

Trataré de continuar tus relatos siempre que pueda, ya ves que algunas veces se me va la inspiración por completo pero más tarde me llega y parece que cuando llega, llega muy bien.

Ahora tengo que irme, ya verás este comentario más tarde, ahora mismo estás tomando una ducha y quiero darme prisa para alcanzarte y tomar la ducha contigo.

Simón -

SIIIIIIIIIII!!!!! esta mañana finalmente presenté el proyecto. Todo salió a pedir de boca pero no voy a entrar en detalles de la presentación porque sería tedioso en este espacio. Al mediodía salimos a almorzar con mi equipo de trabajo para festejar el éxito y anuncié que me iría unos días. Algunos entraron en una especie de ataque de pánico; cuando los proyectos se ponen en marcha, en general, surgen dificultades de último momento. Pero les aseguré que estaban en condiciones óptimas de resolver cualquier contratiempo y corroboré mi partida. Además, como bien dijo Carlónimo, 5 días no pueden ser tan dramáticos. No me resulta simple pero estoy tratando de aprender a delegar.
Gracias Carlónimo por ocuparte de las cosas que son importantes para mí.

Carlónimo -

Mi querida Anna. La ternura con que me tratas para inyectarme me fascina, además de las circunstancias en que envuelves el acto: “Recien terminábamos de dar un paseo por la playa, estabamos relajados, llegamos a nuestra habitación y te recostaste en la cama invitandome a hacer lo mismo. Yo me acosté junto a ti y te abrac酔 ¡Qué escena más íntima y deliciosa!

Me has hecho aceptar y desear circunstancias que antes, en un plano frio y objetivo, rechazaba tajantemente. Estando sobre tus piernas con las nalgas expuestas, no me sentí cohibido. Deseaba tus cariñosas atenciones y me concentraba en el deseo de que disfrutaras y te dieras gusto conmigo. Pensaba que tienes el derecho de disfrutar de mi cuerpo como te plazca pues, de otra manera no estaríamos en un plano de equidad, ya que tú me has permitido disfrutar de ti como yo he querido.

Y de tu segundo relato me encanta la iniciativa que has tomado para continuar el texto que yo había concluido ¡Felicidades, así me gustaría que fuera siempre! El desayuno fue una gran sorpresa que me diste y que tú misma fraguaste en coordinación con Luis Alberto, mi entrañable amigo. Me encantó el buen gusto con que dispusiste la mesa: el sitio, las flores, el desayuno. Pero, sobre todo, tu encantadora presencia ataviada con ese conjunto muy bien entalladito y escotadito con que me agasajaste. Se ve que empiezas a familiarizarte con la comida mexicana, tu selección de platillos veracruzanos fue impecable.

Me encantó que te haya gustado la idea de pasar Navidad en París y luego visitar España. Lo pensé un poco debido a que estaremos sujetos a condiciones climáticas un poco difíciles, a diferencia de las de México, pero creo que vale la pena. Y sí, de acuerdo, iremos a Andalucía y tú me la mostrarás con todo detalle. Pero antes de irnos, a mediados de diciembre quiero que nos reunamos con Gaby y Rocío, mis queridas hermanas, que me han estado preguntando por ti y desean conocer (con tu perdón) a su futura cuñada.

Por último, te agradezco tus respuestas a las dos preguntas que te formulé. En cuanto a la primera, efectivamente, quién iba a pensar que llegaríamos a enamorarnos. Yo sentía por ti una creciente inquietud pero no imaginé el nivel al que podríamos llegar. Respecto a la segunda respuesta que me das, si me surge una duda por lo siguiente: Tu comentario acerca de nuestra reunión en las tapas fue el 3 de septiembre 2009. Ese mismo día pero más tarde y con base en tu comentario, Simón intuyó lo que se avecinaba y nos pidió: “No me dejen afuera de esos encuentros que mantienen en las tapas”. En ese momento tú desapareciste de escena (después supimos que estabas en México). A mí me dejaste con un brete terrible y una incipiente frustración que me llevó a abandonarme en brazos de Isabel; y Simón dijo el 8 de septiembre lo que sigue: “Si encuentras por ahí alguien que quiera hacerme el favor de ponerme las ampollas de reconstituyente (las que eran tan dolorosas que me había recetado mi doctora personal, recuerdas?) o quizá seas tú mismo quien quiera ayudar ya que mi viaje de trabajo ha sido a México”. Así que, Simón sólo empujó la perspectiva abierta por ti. Por eso comenté que fuiste tú quien revolucionó nuestro diálogo. En fin, con estas aclaraciones no busco sino hacer un justo reconocimiento a tu incuestionable talento.

“Seguimos caminando por la playa, abrazandonos y de vez en cuando robandonos un beso mientras escuchabamos el sonido del mar y de las gaviotas que nos susurraban al oído el amor que sentimos el uno por el otro” Cómo recuerdo esa hermosa caminata. Siento tu bracito rodeando mi cintura y me deleito evocando tus dulces palabras.

Seguimos platicando, mi preciosa Anna. En breve les cuento lo que sigue de esta jornada, pero no dudes en adelantarte e intervenir cuando quieras, pues de eso se trata. Me encantó la espontaneidad con que entraste esta última vez.

A Simón no lo distraigo pues está muy ocupado con su proyecto. Ya quiero saber cómo va eso.

Lina -

Los sigo leyendo. Anna que emocionante todo me pongo en tu lugar y estoy encantada por todo lo que estas viviendo, te felicito y espero que sigas disfrutando muchisimo.

Carlònimo -

Maravilloso, en verdad maravilloso, escribes muy bien mi preciosa Anna, estoy fascinado y he leìdo varias veces tu narraciòn. Me encanta que seas tan tierna y tan romàntica como eres. El lunes profundizarè mis comentarios, todo lo que tratas merece una respuesta. Te amo Anna, mi preciosa madrileña.

Simòn, espero que afines la presentaciòn de tu importante proyecto, en todos sus detalles. Anna y yo nos hemos alegrado de que puedas tomar un descanso al lado de la sensualìsima Silvia y, desde luego, que nos cuenten con todo detalle sus experiencias.

Simón -

Anna, me quedé pensando, un poco preocupado, en las tres inyecciones que te tendría que poner hoy Carlónimo. Espero que no sea mucho para tus pobres nalgas. ¿Tienen planificado volver a ver a la doctora para ver que opina del resultado del tratamiento de ambos?

Simón -

Annita! Qué maravilla! Te vas superando cada día. El relato es fantástico, la inyección, el juego y que logres que Carlónimo se vaya animando a más es genial. Me encanta tener tu amistad.
No te distraigo más por hoy, seguí disfrutando de la playa con Carlónimo. Me voy a trabajar en los últimos detalles de la presentación del lunes.

Anna -

Querido Simón:

Me he tardado un poco, pero ahí teneís el relato que os debía. Espero que os guste. En cuanto a Silvia, me parece bien que te hayas dado una vueltina por su oficina, me parece que con eso le va a quedar claro, aunque además ella debe ser determinante con él, pero eso no le constará trabajo porque ella te ama y eso es lo más importante.



Aquella noche (continuación)

"Eran las tres de la mañana cuando terminamos la séptima copa y salimos del bar para dirigirnos por fin al descanso. Debido a la ingesta de alcohol no pude inyectarte, por lo que acordamos que te daría tres piquetes al día siguiente. Pero eso sí, nos entregamos con furor al sexo. Desnudos, muy inquietos, nos revolcamos salvajemente a lo largo y ancho de la cama. Te acaricié las nalguitas, las besé y las chupé como nunca antes lo había hecho. Succioné y relamí tus inquietos pezones que me enloquecen. Finalmente, empinaste el culito y te inserté el pene a fondo con gran desesperación. Mis embestidas fueron brutales. Pasaste del suspiro al gemido y después al grito abierto, hasta que irrumpimos una gigantesca hecatombe que nos dejó a los dos postrados, con la boca bien abierta, empapados, agitados, macilentos, temblorosos."

Dormí placidamente abrazada de mi amor, cuando desperté lo vi a mi lado durmiendo todavía, se veía tan guapo que me apeteció besarlo y así lo hice. Él despertó y me dijo que era maravilloso despertar a mi lado, yo le respondí que lo amaba y que deseaba estar siempre con él.

Nos levantamos, tomamos una ducha y salimos a tomar el desayuno. Fuimos a una terraza muy bonita con vista al mar, donde nos tenían una mesa para dos muy arreglada llena de flores exóticas, era un lugar íntimo pero a la vez abierto a la naturaleza y al mar.

Nos sirvieron una variedad de frutas, que me pareció extraordinaria luego un poco de todo y eso incluyó tamal de masa, pellizcadas de queso, plato jarocho y cecina de res con patatas y chilaquiles.

Mientras tanto, le dije que estaba muy ilusionada con el viaje que me había propuesto a París, además de que me emocionaba mucho ir a España. Le dije que me apetecía mucho ir a Madrid y llevarlo a conocer Andalucía. Carlónimo recibió mi comentario con mucha alegría y comenzamos a hacer planes sobre nuestro viaje.

Decidimos ir a dar una vueltina para bajar el desayuno tan abundante y fuimos a la playa a caminar.

Ahi le dije que sabía que le debía de responder dos preguntas. La primera era que si pensé en lo que le estaba ocasionando con mis intervenciones en el blog, a lo que le respondí que no, nunca me imaginé nada de esto y ni remotamente pensé en que nos enamorasemos, y esto me llevó a responder la segunda pregunta, que consiste en que si prentendí este tipo de comunicación, a lo que le respondí que me apeteció hacer algo diferente y sólo tomé la pauta de lo que venían haciendo él y Simón, pero nunca me imaginé que vendría todo este amor tan maravilloso que siento por él y la amistad tan bonita que tengo con Simón.

Seguimos caminando por la playa, abrazandonos y de vez en cuando robandonos un beso mientras escuchabamos el sonido del mar y de las gaviotas que nos susurraban al oído el amor que sentimos el uno por el otro.

Anna -

Recien terminabamos de dar un paseo por la playa, estabamos relajados, llegamos a nuestra habitación y te recostaste en la cama invitandome a hacer lo mismo. Yo me acosté junto a ti y te abracé, me sentía feliz de estar ahí en Veracruz y precisamente a tu lado. Comencé a recordar los momentos que pasamos juntos en Madrid y de pronto me apeteció mostrarte mi país entero y conocer el tuyo, aunque eso nos llevaría más tiempo porque veo que es un país muy grande.

Mientras estaba abrazada a ti también recordé la manera en que me has inyectado y mientras lo recordaba comenzaba a desearte nuevamente y me entraron ganas de inyectarte, además ¡venga que ya te tocaba!

Te lo he dicho y me has dicho que estaba bien. Yo me levanté y comencé a preparar la jeringa, disfrutando de cada paso e imaginandola pinchando tu culito. Te expresé mis pensamientos y te pregunté si me permitias tener un poco de juego mientras te inyectaba, a lo que respondiste que si.

Me senté en la cama y te pedi que te acostaras sobre mis rodillas, tomando la misma posición en la que tu me inyectas, no respondiste nada pero te acomodaste sobre mis rodillas.
Todavía tenías el pantalón corto puesto, yo te acaricié las nalgas y luego te baje el pantalón hasta los muslos. Me deleité viendo tus nalguitas y luego volví a acariciarlas y masajearlas, después de unos minutos te desinfecté la zona donde te pincharía y te dí unas palmadas en las dos nalgas, al tiempo que te clavé la aguja en la nalga derecha, moviste un poco tu culito pero no expresaste nada. Te inyecté lentamente y extraje la aguja, volví a pasar el algodón e inicié la caricias nuevamente, abarcando completamente tus nalgas y abarcando con mi vista todos sus rincones.

Te levantaste, me abrazaste y besaste y seguí acariciando tu culito, me encanta que lo tienes respingado y muy bien proporcionado, bueno todo tu cuerpo está muy bien proporcionado y es hermoso mi amor.

Nos acostamos, me quitaste la ropa y yo te quité lo que te quedaba de ella, comenzamos a dar vueltas mientras me acariciabas y me pedias penetrarme por vía rectal, a lo que no respondí, sólo saqué muy bien mis nalguitas mientras tu te ponías detrás de mi y me acariciabas el ano para dilatarlo. Me penetraste lentamente, los dos estabamos disfrutando el momento, me acariciaste el clitoris, me provocaste un enorme orgasmo y al poco sentí tus jugos dentro de mi, decías mi nombre y yo el tuyo, de pronto caímos extasiados abrazandonos y diciendo cuánto nos amamos.

Mi Carlónimo, es un placer estár a tu lado y poder compartir cada momento contigo.

Simón -

Carlónimo: Me olvidé de decirte que ahora sí que estás definitivamente jodido. Pero lo bien que te hace; tu inspiración es cada vez más sublime. No puedo imaginar que haya nadie que pueda hacer más feliz a Anna que vos.

Simón -

Carlónimo:
No me preocupa Silvia en ese sentido; ahora se con certeza que me ama. Lo que me tiene preocupado es lo mal que lo pasa ella con esta situación. Espero que se vaya resolviendo.

Por otra parte y siguiendo los consejos de mis dos entrañables amigos, Gastón y Carlónimo, empecé a planear una escapada de descanso con Silvia. Le anuncié que fuera pidiendo permiso en su trabajo porque ni bien presentara el proyecto, cosa que haré el lunes 23, nos iríamos unos días afuera. A ella le encantó la idea y comenzó a hacer los preparativos. Pensó qué llevaría, compró algunas cosas (entre las que me dijo que había una bikini infartante que no me pensaba mostrar antes) y armó el botiquín de primeros auxilios. Imaginen cómo es: analgésicos, antipiréticos, antiespasmódicos, antibióticos, antihistamínicos, antieméticos…. Todo en presentación inyectable! No sé si lo necesitaremos pero si lo necesitamos, todo irá derecho a la cola!.
Mientras pasan los días le puse la última vitamina y ella se hizo nuevamente el análisis de sangre para determinar su recuento de glóbulos rojos. Si todo sale bien saldremos el miércoles, pero el martes tenemos turno con Gastón para que vea los resultados y determine cómo sigue el tratamiento, si es necesario que siga.
Respecto a lo que contás, como siempre tan detallado y poético, me dejaste agotado de tanto bailar y con unas ganas locas de llegar a casa para estar cerca de Silvia. Lamento que vayas a estar ausente del blog por tres días, pero entiendo que quieras disfrutar a pleno de Annita. Si no lográs hacerte un huequito para entrar, nos reencontraremos el lunes y les cuento de la presentación del proyecto que me va a dar el pasaporte a las vacaciones con Silvita.

Carlónimo -

Querido Simón, está bien que te hagas presente en la oficina de Silvia, pero no te preocupes tanto pues ella te ama y es una porteña de agallas.

Los próximos tres días (viernes, sábado y domingo) voy a estar muy ocupado con mi preciosa Anna y dudo que pueda ingresar al blog, de manera que les dejo un breve relato introductorio de la siguiente jornada. Los recuerdo con mucho cariño.

Aquella noche

Decía yo ayer: “Bueno, son aquí las 20:48 Ya me voy, pues mi preciosa Anna me espera en la cama y no puedo resistirme a verla, abrazarla, escucharla y amarla”.

Subí a la recámara y ví que se estaba cambiando de ropa. En ese preciso instante tenía puesta tan sólo una breve pantalatita y estaba a punto de ponerse el camisón. La abracé por detrás y le di muchos besos en el cuello y en las mejillas. Viendo las palmeras iluminadas por los faroles del jardín, oyendo el suave rumor del mar, sentí deseos de estar con ella en otro sitio antes de entregarnos a la intimidad. Le di la vuelta y viendola a los ojos le pregunté: ¿Me quieres, Anna? Tan sólo sonrió, luego me abrazó y me preguntó a su vez: ¿aún lo dudas Carlónimo? No entiendo por qué me preguntas eso ¿no te basta que cambié mi vida para quedarme aquí contigo?. Te pregunto, le dije, porque si de verdad me quieres aceptarás que vayamos ahora mismo a un sitio para tomar un par de copas, bailar y estar juntos un rato. La carita se te iluminó, me diste un beso y gritaste ¡Vaya que si acepto, pero por supuesto!

Te pusiste un vestido blanco delgado muy bien entalladito, subimos a la camioneta y en cosa de 20 minutos estábamos en Tecolutla donde entramos al Bar “El Bucanero” un sitio muy pintoresco que tiene una pista de baile con vista a la playa. Ocupamos una mesa lejos de la orquesta y ordenamos: tú una cuba tradicional y yo un caballito de tequila. Siendo miércoles, había en realidad poca gente pero bastante animada, bailando con verdadera pasión los ritmos tropicales propios de la región.

Estando ahí sentados en medio del barullo y de la alegría del momento, me vino una nueva crisis de ubicación. Contemplando tu dulce rostro caracterizado por cabello rubio, ojos grandes y expresivos, tez muy blanca, labios sensuales, evoqué los momentos estelares de tu participación en el blog, donde nos conocimos y nos fuimos atrayendo el uno al otro. Resulta que, siendo española y muy ajena a mí pues hace menos de tres meses ni siquiera imaginaba poder conocerte, estabas ahí sentada conmigo en aquel pequeño bar de la costa veracruzana, con el que yo estoy muy familiarizado pero me resulta muy difícil ubicarte.

De pronto te percataste de mi turbación. Me miraste con mucha ternura y me abrazaste diciendo: No le des tantas vueltas al asunto, mi Carlónimo. Anna es simplemente Anna, la madrileña que llegó a tu vida para amarte con todo su ser. Olvidate de los antecedentes y concéntrate en el momento que vives. Estamos tú y yo en este lugar tan bonito, en tu patria querida que ya es de alguna manera también mía, donde permaneceremos juntos por siempre. Te abracé con todas mis fuerzas y volví a la realidad agradeciéndote haberme sacado del pantano mental en el que me encontraba. No sabes cómo admiro la claridad de tus pensamientos y la forma extraordinaria en que te has adaptado a una situación que hace apenas dos meses no imaginabas.

Por cierto, te dije en ese momento, hay dos preguntas que te formulé en nuestra primera cita allá en la Taberna Real de Madrid y que no me has contestado. Me inquieta saber tu respuesta.

Primero te dije lo siguiente: “Y empezaste a enriquecer los relatos ¡participando ya de hecho en ellos!: Tus intervenciones eran ya soberbias, únicas y me inquietaban cada vez más. ¿Pensaste alguna vez lo que estabas ocasionándome Anna?”

La otra pregunta fue así: “Y vino tu intervención suprema: “COMO TE COMENTÉ EN AQUELLA OCASIÓN EN LA QUE ESTUVIMOS CONVERSANDO MUY ANIMADAMENTE EN LAS TAPAS, afortunadamente ese día llegó mi padre, de no ser así no se qué hubiese hecho” Dime querida Anna ¿pretendiste acaso desencadenar el tipo de comunicación que ahora tenemos, Tuviste conciencia de ello?”

Te reiteré que seguía esperando tus respuestas. Por favor, encanto, no me las sigas negando.

En ese momento cambió la tanda de música y la orquesta empezó a interpretar melodías muy románticas, de esas tranquilas que se bailan “de cachetito”. Así que te tomé del brazo y te llevé a la pista donde muy abrazaditos, fuimos siguiendo la incitante música que a los dos nos hizo reflexionar y soñar escenarios por demás inverosímiles. Con tu precioso cuerpo adosado al mío, sintiendo tus manos en mi espalda y en mi cintura y tu linda cabecita reposando en mi hombro, me invadió el ferviente deseo de que nos casáramos. Sentí un fuerte estremecimiento, el corazón me latió bruscamente. Busqué tus labios y cerrando los ojos te besé con mucho cariño.

De pronto vino una tanda de Rock, el único ritmo que me parecía manejar adecuadamente. Pero me llevé la gran sorpresa pues tú no sólo lo manejas sino que lo dominas. Por más que quise dirigirte me rebasabas induciendo pasos y contorsiones muy audaces que a mí realmente me angustiaron. No cabe duda que tienes un gran salero. Y, para colmo, pasamos a una ronda de flamenco con la que terminaste de doblegarme. Manejas las poses, los giros, el quiebre de cintura y el zapateado, con tal gracia que me dejaste pasmado, igual que a todos los concurrentes. Ya casi sin bailar, me quedé a tu lado, admirándote con la boca abierta, hasta que terminó la música y se escuchó un nutrido aplauso. Eres increíble preciosa mía, qué bonito es lo bonito ¡Y olé!

Eran las tres de la mañana cuando terminamos la séptima copa y salimos del bar para dirigirnos por fin al descanso. Debido a la ingesta de alcohol no pude inyectarte, por lo que acordamos que te daría tres piquetes al día siguiente. Pero eso sí, nos entregamos con furor al sexo. Desnudos, muy inquietos, nos revolcamos salvajemente a lo largo y ancho de la cama. Te acaricié las nalguitas, las besé y las chupé como nunca antes lo había hecho. Succioné y relamí tus inquietos pezones que me enloquecen. Finalmente, empinaste el culito y te inserté el pene a fondo con gran desesperación. Mis embestidas fueron brutales. Pasaste del suspiro al gemido y después al grito abierto, hasta que irrumpimos una gigantesca hecatombe que nos dejó a los dos postrados, con la boca bien abierta, empapados, agitados, macilentos, temblorosos.

Simón -

Querida Anna:
Hoy fui a buscar a Silvia a su oficina. No me conformé con esperarla en la puerta. Entré y me hice anunciar de manera que corriera que yo estaba ahí. Cuando le avisaron a Silvia vino a buscarme a la recepción y hasta llegar a su lugar de trabajo me paseó, creo que un poco demás, por la oficina presentándome a algunos compañeros. Espero que el fulano se haya percatado.

Espero ansioso, no te olvides. Además, tenés que considerar que hasta que vos no cuentes tu parte, Carlónimo tampoco sigue, así que nos privan de historias por todos lados.

Simón -

Efectivamente, querido Carlónimo, mientras estoy aquí esta es mi vida. Y te aseguro que la disfruto.

Carlónimo -

Así es, Simón, el mundo, nuestro mundo, lo confeccionamos nosotros mismos. La vida es lo que cada quien quiere que sea ¿Recuerdas lo que le expliqué en una ocasión a Anna, cuando ella decía: “Bueno sí acepto tal o cual opción pues al fin que sólo es de mentiritas…” Le dije entonces que:

Existe un desarrollo del pensamiento sobre lo real, lo irreal y la amenaza que pende sobre los dos. Este desarrollo está basado en los principios lógicos de la Filosofía Vedanta Advaita (No-dualista), uno de los seis sistemas filosóficos de la tradición que dimana de los Vedas (Hinduismo). Conforme a este pensamiento, la realidad que percibo yo como realidad está amenazada porque yo mismo en mi imperfección la deformo. Entonces, la realidad que percibo es hasta cierto punto irreal. Consecuentemente, aquello que para mí no existe como realidad estable, también está deformado por mi propia imperfección que lo pone en duda, de manera que siendo irreal, es hasta cierto punto real. Así pues, querida Anna, si algo te impresiona, te halaga y tú misma lo creas mediante elección personal, luego lo lees varias veces para recrearlo y alimentar tus sentidos ¿será simplemente irreal, o tendrá algo de real?

Pues yo todas las vivencias que he tenido en este blog me las he asignado y son plenamente mías. En verdad, ya no distingo lo “real” de lo “irreal”.

Cada vez que mencionas a Silvia pienso en una mujer hermosa, plena, maravillosa ¡Disfrútala pibe, que es tuya!

Bueno, son aquí las 20:48 Ya me voy, pues mi preciosa Anna me espera en la cama y no puedo resistirme a verla, abrazarla, escucharla y amarla.

Simón -

Entonces, con todo lo que se dijeron, ahora corresponde esta:

http://www.youtube.com/watch?v=-liOpNcmJ2k&feature=related

Yo soy la aventura
y tu la realidad
tu la ternura
Yo soy la libertad
tu la esperanza
la vida que me das
y no me alcanza.
Hoy, querida mía,
hagamos el amor con alegría
tratemos de vivir
con fantasía
juguemos sin temor
que hoy es el día,
nuestro día.

Igual de romántica pero bien arriba. Cuando Silvia la escucha no puede evitar ponerse a bailar.

Carlónimo -

“Mi amor, mi cómplice y todo”, "nada va a cambiar mi amor por ti" eso eres para mi, mi amor. Y esto es lo que me pasaba cuando yo estaba en Madrid y tu aquí:

Preciosa Anna, eso me pasaba y eso me sigue pasando cuando no respiro tu propio aliento: “que me he hecho amigo de la luna para contarle nuestro secreto; y que entienda mi locura cuando digo que te quiero”.

Eres para mí el más hermoso sueño, del que no quiero despertar nunca.

Quiero beberte toda. Embriagarme de tu cuerpo y de tu alma, que ya vibra junto a la mía.

Simón -

¿En serio, Anna, todas las mujeres pasan por el mal momento que está pasando Silvia? No hubiera imaginado que tengo tantos congéneres desubicados. Supongo que él pensará lo mismo respecto de tener paciencia y así lograr que ella le de una oportunidad. Quizá no sabe que ella está en pareja..... me ocuparé de que lo note.

Las canciones que mandás vos son preciosas también. No conocía a la cantante y me parece divina.

Cuidado que no me olvidé de que aún no contaste la inyección de Carlónimo. Basta de remolonear que me muero de ganas de saber cómo LO vas introduciendolo a nuevas formas de placer.

Anna -

Mi querido Carlónimo:

Quizá no me he explicado bien. Si sabía que el poema era de Mario Benedetti, pero me ha parecido maravilloso que hayas escogido precisamente esas lindas palabras para decirme algo sobre nuestra relación.

“Mi amor, mi cómplice y todo”, "nada va a cambiar mi amor por ti" eso eres para mi, mi amor. Y esto es lo que me pasaba cuando yo estaba en Madrid y tu aquí:

http://www.youtube.com/watch?v=3GXqfFru47g

http://www.youtube.com/watch?v=IM3XiMPAhMM&feature=relatedhttp://www.youtube.com/watch?v=IM3XiMPAhMM&feature=related

¡Pero ahora alegro mucho de estar junto a ti todo el tiempo!

Querido Simón:

Me parece buena idea que te presentes en el trabajo de Silvia algunas veces, y ella debe de mostrar que le es indiferente con ese hombre y dejarle claro que no le interesa, algún día terminará por cansarse, y mientras tanto vosotros debeis de tener paciencia, que toda mujer tiene por lo menos una vez en su vida un caso como el que nos cuentas.

Gracias por lo enlaces, ¡qué bonitas canciones! llegán a lo más profundo del corazón y me hacen recordar a Carlónimo.




Simón -

En todo caso el privilegio es mutuo.

Carlónimo -

“Mi amor, mi cómplice y todo”

Preciosa Anna ¿Podríamos encontrar para nosotros una mejor conceptualización que esta?

Querido Simón ¿podrías imaginar un vínculo mejor con Slvia?

Y para todos los que hemos participado en este increíble foro ¿Puede haber una mejor definición de lo que sentimos por nuestros compañeros?

Estoy muy feliz por el intercambio que hemos podido lograr. Enhorabuena Simón ¡Tú has sido un poderoso factor de apuntalamiento! Me privilegias y me honras con tu amistad.

Simón -

Me quedé pensando en dos versos de Benedetti y me acordé de los sabios consejos de Ustedes cuando tengo un arrebato:

Porque amor no es aureola
ni cándida moraleja.....

Simón -

Querido Carlónimo: Gracias por el aliento y el apoyo. Te mando esto, que a Silvia le encanta:

http://www.youtube.com/watch?v=7dJ9BuC7BIs&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=mBxe6PsmIGw

Y no te pierdas esta versión maravillosa del cuarteto Zupay del poema de Benedetti que mandaste:

http://www.youtube.com/watch?v=HPe1DGAiaEw

Y, por favor, alentá un poco a Anna que ya no aguanto saber cómo fue tu siguiente inyección!

Carlónimo -

Muy bien Simón, así se llega al corazon de las personas. Es un relato erótico y a la vez tierno. De inmediato pensé en aquel delicioso poema de Mario Benedetti.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice, y todo.
Y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada;
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro.

Simón -

Gracias amigos por el consejo respecto de Nené. Lo haré estrictamente.

Tuve un ratito de tiempo, así que pude terminar de escribir; va el cuento:

Cuando subí de abrirle a Nené volví al ataque con Silvia. Me acerqué por detrás y quise besarle el cuello. Se apartó mientras me preguntaba casi tan avinagrada como Nené: “¿Te gusta la cola de mi hermana? La tiene linda, no?”
“La verdad que no”
“Dale, no seas cínico! Si es igual a la mía”
“Sí. Pero la tuya tiene algo que la de Nené no tiene”
“ah! Si?. Qué?” cada vez más enojada
“Que es tuya”; procuraba mantener la calma, lo que me plantea Silvia no tiene sentido. Me está atacando y no sé por qué. No sé cómo hace Nené para lograr enfrentarnos pero cada vez que aparece terminamos discutiendo. Esta vez voy a evitarlo, todavía no se cómo pero voy a evitarlo.
“Sil… tu hermana es de lo peor. No puede ser que cada vez que la ves te pongas as텔
“La odio, Simón. La odio”
“Bueno… Silvia. ¡Tanto como odiarla!” Voy a evitar rozar el tema de que trató de seducirme porque sería el acabose. Yo no quiero profundizar la brecha que hay entre ellas pero tendré que ver cómo me la saco de encima.
Ella permanecía en silencio.
“Sil… mañana me tengo que levantar muy temprano. ¿Querés que te ponga la inyección? Y no se nos hace tan tarde?”
“Sí” respondió lacónicamente. Se levantó y trajo a la cocina todo lo necesario. Preparé la jeringa y le dije:
“Vení, acóstate acᔠseñalándole mis piernas. Se bajó apenas la ropa y lo hizo.
Estaba tensa. Le pedí suavemente que se relajara. Ella se levantó.
“No puedo”
“Sil, ¿querés que llamemos a alguien que te la ponga?”
Se puso furiosa. Evidentemente no fue lo apropiado, pero cuando Silvia se pone así es impredecible y nunca se sabe si uno hace lo que ella espera.
“Ah! Bueno! Era lo que faltaba. Si no querés dármela, no me la des” y arrebatándome la jeringa de la mano dijo: “Dame. Yo me arreglo” Se levantó y retorciéndose se clavó la aguja en la nalga. Me quedé tan sorprendido que no atiné a hacer nada. Veía cómo se inyectaba, haciendo entrar el líquido a una velocidad imprudente y apretando los dientes. Cuando terminó tiró la jeringa sobre la mesa y me gritó: “Andate”
“No, no me voy a ir hasta que me digas qué pasa”
Silencio.
“Sil, hablame, por favor.”
Apoyó la cabeza sobre la mesa y sollozó.
“Cielo, ¿qué te pasa?”
“Me muero del dolor de cabeza”
Apoyé la mano sobre su nuca.
“Mi amor, estás contracturada de la cabeza a los pies. ¿Qué te pasa, por favor?”
Seguía en silencio. Le tomé la mano y la forcé a levantarse, conduciéndola al dormitorio. Casi no opuso resistencia.
Comencé a desvestirla con suavidad.
“No, Simón! No quiero. Salí.”
“Teneme confianza” Terminé de desvestirla y la conduje a ponerse boca abajo en la cama. Me desvestí yo rápidamente y sentándome a horcajadas sobre sus piernas me apliqué a darle un masaje en serio. Unté mis manos con aceite de bebé y comencé por el cuero cabelludo; lentamente fui bajando dedicando a cada músculo el tiempo necesario. Estaba agarrotada y cada tanto se quejaba de dolor.
“Simón dónde aprendiste a hacer esto así?”
Si en este momento le digo que lo aprendí de una novia kinesióloga que tuve, íbamos a empezar de nuevo así que opté por el humor.
“Lo aprendí antes de bajar del Olimpo” Logré que esbozara una sonrisa y me incliné sobre su espalda para besarle la mejilla.
Cuando llegué al hueco de la cintura, di por terminado el masaje. Ya estaba relajada y pudo pedirme:
“Me hacés un poquito suavecito en la cola. Me la di muy rápido y me duele mucho”
“Tonta! (dicho en un tono muy cariñoso, no se mal interprete) ¿Por qué hiciste eso?” y me dediqué más a mimarle el cachete que a masajeárselo.
Luego de un ratito acomodé mi pene entre sus nalgas, me acosté sobre ella asegurándome de que estaba cómoda y pasé mis manos debajo de su torso para masajearle los senos. Apoyé mi cabeza sobre su cuello y le dije al oído: “¿Qué te pasa?”
“Tengo problemas”
“¿Me querés contar?”
Y me contó algo que me preocupó. Resulta haber un tipo en su trabajo que parece estar obsesionado con ella. Al principio eran sólo comentarios aislados sobre su belleza pero en el último tiempo se puso más pesado: la llama, le manda mensajes, lo encuentra detrás de ella sorpresivamente.
“Estoy asustada”
Pensamos alternativas, entre ellas, que voy a empezar a ir a buscarla a la salida y se va a mudar conmigo por si él tiene su dirección. Entre paréntesis, se aceptan sugerencias al respecto. Intento mantener la calma para que ella se sienta segura pero estoy preocupado.
“¿Por qué cuando te pasa algo no confiás en mí y me contás?”
Silencio. Le besé el cuello. Entiendo que es una posición un tanto exótica para mantener una conversación seria pero ninguno de los dos hizo ningún ademán de modificarla. Silvia empezó a sollozar y despacio pudo ir hilvanando ideas acerca del modelo de familia que tuvo. Sus padres nunca fueron particularmente afectuosos, no les faltó nada material pero nunca hubo genuino interés por lo que sentían los demás. Eran fríos entre ellos y con sus hijas. Ella me daba detalles que se me hacían de película; mi historia familiar es sustancialmente diferente. Escuchándola me parece casi un milagro que Silvia sea como es. Y reflexionando sobre lo que me contaba entendí a las hermanas. Nené, ya sabemos cómo es; no la justifico pero la entiendo. Tere, que es una buena persona pero es tan pacata… Silvia me comentó que al Golden la llevó engañada y que cuando se dio cuenta de qué venía la cosa se levantó y se fue ofendida a los 5 minutos. Nunca se le conoció pareja y se la ve tan sola… Y la tercera, Marta, de la que creo que todavía no les había hablado. Y es porque se casó con un señor casi 20 años mayor que ella, se fue a vivir a un barrio cerrado y hace meses que ni siquiera se hablan. La conozco sólo por lo que Silvia me contó.
“Sil, es importante que hablemos de lo que nos pasa. Podemos y tenemos que armar una familia diferente, como a nosotros nos haga sentir bien. Pero hay que hablar para no repetir cosas que nos hacen daño sin que nos demos cuenta”
Silencio. Ella sollozaba.
De pronto, suspirando, me dijo: “necesito sentirte muy adentro. Penetrame, por favor”
“Mi Reina, sus deseos son órdenes para mí” dije fingiendo solemnidad.
Reacomodé mi posición y enfilé la cabeza de mi miembro a su entrada vaginal. Comencé a entrar muy lentamente, haciéndole sentir milímetro a milímetro la entrada; quería que se sintiera acariciada. Ella suspiraba. Bombeé, también lentamente, un rato y ella llegó a un orgasmo tranquilo, pacífico. Sentí que ella tenía la necesidad de seguir sintiéndome adentro y me concentré en prolongar la erección. Estuve largo rato así y cuando ya casi me empezaba a resultar doloroso ella se dio cuenta.
“Mi amor, terminá cuando quieras” y un segundo después la llené de mis tibios fluidos. La sentí estremecerse debajo de mí.
Volqué mi cuerpo hacia el costado quedando acostado a su lado. Ella me acarició la cara y me dijo: “gracias”
“Por qué?”
“Por enseñarme cómo es tener alguien en quien confiar”
……
“Y porque sos mío”
Se quedó plácidamente dormida en mis brazos. Yo la contemplaba y no podía dejar de pensar. La veía tan frágil, tan necesitada de abrigo. Pero a la vez la sentía tan poderosa por haberse construido tal como es a pesar de su historia, que presentía que juntos podemos lograr todo lo que deseamos.

Carlónimo -

Simón, estoy totalmente de acuerdo con Anna. Su comentario respecto de Nené: “que evites inyectarla y evites cualquier contacto con ella en el que Silvia no esté presente” debes seguirlo sin más, al pie de la letra.

Mi preciosa Anna, la noticia que me has dado no sólo merece un festejo local, yo creo que debemos celebrarlo en grande ¿Qué te parece si pasamos la próxima Navidad en París? Y de paso, sólo si tú lo quieres, pisamos España. Pero si te interesa algún otro sitio, por favor dímelo. Por lo demás, la institución a la que yo presto mis servicios cuenta con un área de administración de obras de arte que provienen de pagos en especie. No veo problema alguno para que una persona con tu capacidad, experiencia y personalidad, pueda ingresar en condiciones muy atractivas. Estaríamos en la misma institución pero en sitios muy distintos.

Y por último. ¡Vamos! Yo que más quisiera…escribir una canción como esa. Pero no, mi cuerda no llaga a tanto. Recordarás que “Hagamos un trato” es un poema de Mario Benedetti al que J.M. Serrat le puso música.

Te amaré por siempre.

Simón -

Queridos: ¡Cuánto me alegro de que todo esté viento en popa! Así que tendremos aventuras Annicarlónimas para rato. Pero fundamentalmente, ustedes van a poder disfrutar de su amor sin impedimentos ni pensamientos negativos anticipatorios de la separación. Me alegro, Anna, de que ni siquiera preguntas te hagas; eso habla de la contundencia del amor que se tienen y bajo ese signo las cosas sólo pueden salir bien.
Carlónimo: hacele unos mimos especiales a tu Anna para que le vuelva la inspiración porque extraño sus relatos.
Mañana les cuento lo que pasó con Silvia después de lo de Nené.

Anna -

¡Vamos... venga... que aquí no ha nada qué solucionar!

Querido Simón:

El juego de Nené es muy peligroso y debes de tener cuidado, yo te recomiendo que evites inyectarla y evites cualquier contacto con ella en el que Silvia no esté presente. Espero que Silvia no se moleste mucho.
Gracias por las palabras de ánimo que le das a mi querido Carlónimo, no se trata de ningún nubarrón, es sólo que a veces se me va por completo la inspiración y estoy esperando que llegue nuevamente.

Anónimo100:

Parece que el enema que ha recibido tu esposa ha sido muy satisfactorio para todos, y me ha gustado tu relato, sin embargo el enema que me ha puesto Carlónimo ha sido muy satisfactorio para mi. Sigue escribiendo, que lo haces muy bien.

Mi muy querido Carlónimo:

Me encantó que me acariciaras las nalgas mientras me ponías la lavativa. ¡Vaya.. todo se convierte en deseo, cuando estoy a tu lado!

Hoy me han respondido el correo electrónico que he enviado al trabajo y me han dicho que tengo que presentar una serie de papeles y hacer algunas gestiones, pero que no ven problema alguno en conservarme el trabajo durante un año. Así que le he escrito a una amiga mia del trabajo, para que me presente los papeles, haga las gestiones y me envíe lo que tenga que firmar, para que se haga más rápido toda esta gestión. Asi que casi, podemos brindar juntos por la alegría de que estaremos juntos por lo menos un año. Yo estoy feliz de saber que estaré a tu lado y en este país tan maravilloso.

Solamente pedí el tiempo en el blog, para continuar escribiendo, porque se me han ido las ideas y estoy esperando que regresen, se que debo de contar el relato de la inyección que te he puesto y lo haré, pero sobre mis sentimientos hacía ti no tengo nada que pensar, ¡venga! que te amo y de eso no tengo dudas amor mío, tampoco tengo dudas de permanecer en México y estar a lu lado.

Gracias por la canción tan bonita que has escrito.

"es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo"

"Quiero decir contar
hasta dos, hasta cinco
no ya para que acuda
presuroso en mi auxilio

sino para saber
y así quedar tranquila
que usted sabe que puede
contar conmigo."

Eres muy romántico, ¡y eso me encanta de ti, amor mío!

Simón -

Querido Carlónimo: gracias enormes por tu comentario. Lo de Nené me tiene muy mal y me tranquiliza que me digas que Silvia sabe que yo no tengo nada que ver. Es verdad que Silvia está muy nerviosa y tiene motivos; dame un par de días para poder escribir con lujo de talles lo que sucedió luego.
Por otra parte, te digo que no me preocuparía por el tiempo que te solicita Anna. No creo que sea un nubarrón, más bien tiene que acomodar sus ideas para poder expresar sus sentiientos en toda su magnitud. No olvides que se ha jugado una carta muy fuerte y aunque te ame más que a nada en el mundo las preguntas sobre el futuro pueden aparecer. Pero nada importante que no se pueda solucionar con tu amor y entrega.

Carlónimo -

Querido Simón, perdona la tardanza, se que tú comprendes. Pues yendo directamente al punto, Nené está jugando una carta sumamente peligrosa que no le sentará nada bien a Silvia. Tú has hecho casi lo correcto, excepto que no debes sentirte presionado. Las mujeres tienen un sentido muy especial que entre hermanas se magnifica. Estoy seguro de que Silvia sabe muy bien que tú no has propiciado esa situación. Está muy nerviosa, pero ella es así y en eso no la vas a cambiar. Te recomendaría tratarla con mucho cariño y esperar a que solucione el problema con su hermana. Ya nos contarás el desenlace.

Anónimo 100: me da mucho gusto que escribas y que te sientas a gusto con nosotros. Pues sí, desde luego que la estrategia seguida por Conchi es muy efectiva y a nosotros nos ha permitido disfrutar un poco los encantos de tu querida Mary Jose, a quien doy la más cordial bienvenida, esperando que nos cuentes más acerca de ella, cuyo desplante de admitir a la vecina en su alcoba me hace ver que se trata de una mujer muy liberal.

Anna, mi vida. Tus comentarios, así sean de una palabra, son para mí muy queridos y no los aprecio por su volumen, sino por la sinceridad y el amor con que los escribes. Pero no deja de inquieterme tu solicitud: “dame un poco de tiempo por favor” pues me hace temer que algún nubarrón pudiera estar amenazando tu horizonte. Yo se que nuestra relación tendrá que madurar como los buenos vinos hasta alcanzar un entendimiento total pero, de momento, me invade un sentimiento de impotencia pues quisiera hacer algo para ayudarte.

Compañera usted sabe
puede contar conmigo
no hasta dos o hasta diez
sino contar conmigo.

Si alguna vez advierte
que a los ojos la miro
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense que deliro

a pesar de esa veta
de amor desprevenido
usted sabe que puede
contar conmigo.

Pero hagamos un trato
nada definitivo
yo quisiera contar
con usted es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo.

Quiero decir contar
hasta dos, hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio

sino para saber
y así quedar tranquilo
que usted sabe que puede
contar conmigo.

Simón -

Estimado Anónimo 100: Si recuerdas es una estrategia que yo mismo usé varias veces para inyectar a Silvia y sí, efectivamente da excelente resultado. Me alegro de que puedas disfrutarlo. No dudes en seguir contándonos tus experiencias.

Carlónimo y Annita: dejen un poco de hacerse arrumacos y coméntenme qué opinión les merece la actitud de mi cuñada; Silvia está muy mortificada aunque, ya les contaré, no solamente por eso.

anonimo100 -

No esta mal la estrategia, pero yo prefiero la de la siguiente historia, ¿a ver que os parece?


EL ENEMA DE MI ESPOSA


Hace unos meses, mi esposa sufría frecuentemente dolores en el bajo vientre y se sentía muy hinchada, por lo que tuvimos que acudir al médico. Cuando mi esposa le contó al médico lo que le pasaba, le dio una nueva cita para la semana siguiente para realizarle una ecografía, pero se debía preparar previamente con dos enemas. Al salir de la consulta la enfermera nos explico que debería aplicarse uno el día antes de un litro y medio y otro el mismo día temprano en ayunas de dos litros. Mi esposa se quedo muy preocupada y a la vez pensativa.

- No se preocupe señora es un simple enema. Su marido mismo se los puede aplicar.

Al llegar a casa se lo comentó a Conchi, una vecina que es enfermera:

- ¿Como te ha ido?
- Me ha citado para dentro de dos semanas, pero me tengo que poner dos enemas.
- No te preocupes que ya me encargo de todo.

A medida que pasaban los días yo notaba a mi esposa más nerviosa, y a la vez yo sentía más interés por introducirle aquella cánula por su esfínter anal, el cual solo había podido ver en contadas ocasiones, ya que mi esposa sentía muchísima vergüenza de que viera esa parte de su cuerpo.

La tarde en que iba a recibir su tratamiento, se la paso encerrada en su habitación. A las 7 de la tarde llegó Conchi como habíamos quedado, traía un viejo irrigador, con su larga manguera acabada con una cánula negra con su llave de paso. Me preguntó por Maria Jose y le dije que estaba en su habitación muy nerviosa:

- ¿Qué te pasa Maria Jose? ¿no estarás así por la lavativa?
- Hace años que no he recibido una y me da muchísima vergüenza.
- Pues yo, una vez al mes me doy una, me ayuda muchísimo en el régimen que estoy siguiendo. Para que sea mas fácil ve al baño e intenta hacer pipi, en 10 minutos empezamos.

Cuando Conchi tenía preparado el enema, entramos en la habitación, yo llevaba la lavativa, Maria José estaba tumbada en la cama con el camisón:

- Venga Maria José, relájate que vamos a empezar, veras que no es nada molesto.

Conchi le levanto el camisón, dejando desnudo su precioso trasero, le separo las nalgas dejando al descubierto sus partes íntimas para poder lubricarle el ano, Maria Jose trataba de defenderse apretando las nalgas, le insistió en que se relajara y así todo sería mas fácil.

- No por favor no quiero que me la pongas.
- No te muevas que comenzamos, Toni levanta el irrigador.

Al sentir la entrada del líquido, emitió un gemido. Permanecía inmóvil recibiendo el enema.

- Falta mucho.
- Estamos como un poco mas de mitad.
- No voy a poder resistir toda la lavativa.
- Relájate que paramos un par de minutos.

A los dos minutos sin previo aviso Conchi abrió la llave de paso nuevamente, Maria José comenzó a gritar, de repente se quedo callada, para mi sorpresa Conchi estaba masturbando a mi esposa delante de mí, Maria José ya no se quejaba sino que cada vez gemía con más intensidad, me di cuenta que el irrigador estaba completamente vacío, pero mi esposa seguía con la cánula introducida en su ojete y Conchi masturbándola, parecía que no se habían dado cuenta que la lavativa estaba vacía. Maria Jose alcanzó un orgasmo como jamás yo había presenciado, entonces Conchi le retiro la cánula y le apretaba las nalgas para aguantar más tiempo el enema. Mi esposa estaba confusa, al igual que yo que no podía contener mi erección, permanecíamos callados hasta que Conchi dijo:

- ha ido muy bien, ¿me daríais un enema a mi, ahora que ya sabéis como hacerlo?

A pesar de los cólicos por el efecto el enema, mi esposa, la miró a la vez con asombro y placer, y respondió que con mucho gusto.

El resultado de las pruebas médicas fue que todo eran nervios, eso si desde entonces de vez en cuando jugamos a médicos, Conhi y Maria José reciben sus lavativas y acabamos siempre en una gran orgía.

Simón -

Estimado Anónimo 100: ¿Qué decís de la maestría de Carlónimo para colocarle el enema a Anna? ¿No te pareció maravillosa la estrategia de distraerla cuando ella se angustió porque sentía que no aguantaría más?

Simón -

Querida Annita: es un placer acompañarlos en sus aventuras. Carlónimo y vos las cuentan tan bien que me siento partícipe.
Les cuento un poco en qué andamos con Sil.

Hoy cuando me encontré con Silvia me pareció que no estaba de muy buen humor. Estaba sentada en la mesa de la cocina escribiendo en la portátil y casi no me prestó atención cuando me acerqué a besarla. Traté durante un rato de animarla a conversar contándole cómo estaba mi proyecto y preguntándole por su día pero nada. Finalmente, acepté que no estaba de ánimo, me serví un café y encendí mi portátil para responder mails. Al rato sonó el timbre.
Silvia me dijo:
“Atendé que es para vos”
“¿Para mí? ¿Quién es?”
“Nené”
“Nené?!”
“Sí, se tiene que poner la inyección y me pidió que se la pongas vos; dice que sos mejor que yo”
Más o menos empecé a entender… está furiosa. Pero no entiendo por qué conmigo, si yo ni sabía que iba a venir Nené. Igual bajé a abrirle a mi cuñada, refunfuñando porque me molesta su sola presencia.
Con cara de pocos amigos la escolté hasta el departamento. Cuando entró la saludó a Silvia
“¡hola, querida! ¿cómo estás?”
“Bien” le dijo secamente.
“Pasamos al dormitorio”
“Como quieran”
Me molesta que me incluya como si yo hubiera planeado con Nené todo esto.
La seguí en silencio y empecé a preparar la jeringa, quería terminar lo antes posible. Mientras lo hacía me preguntó, poniendo una voz que intentaba ser sensual “Me acuesto, Simón?” Digo intentaba ser sensual, pero evidentemente ese no es un gen que comparte con Silvia.
“No, así está bien”
Se bajó el pantalón y la bombacha hasta las rodillas. Casi me muero.
“Nené!, no es necesario tanto” Y se la subí casi completamente. Hizo un gesto sacando la cola.
Tratando de tocarla lo menos posible la pinché y le introduje el líquido, confieso que quizá demasiado rápido, porque la situación me resultaba muy incómoda.
“Ay!, Simón. Cómo me dolió. Me vas a tener que hacer un masajito” otra vez intentando poner la misma voz sensual que le sale tan falsa.
“No, no hace falta. Ni siquiera te salió sangre” y salí casi volando del cuarto. ¡Dios mío! No lo puedo creer; estaba tratando de seducirme! Nunca imaginé tanta deslealtad para con una hermana. Supongo que Silvia se olería algo de esto y por eso estaba enojada, pero no puedo concebir que creyera que yo iba a consentirlo. No sé si me duele o me enoja pero no es momento para ofenderse. Entré a la cocina, ella me ignoró.
“Ya está”
“Qué suerte!” dijo irónicamente.
“Sil…” y justo en ese momento entró Nené a saludar. No parecía demasiado contenta, pero el tono avinagrado es su estado natural por lo que no podría asegurarlo.

Después les cuento cómo siguió.

Anna -

Mi querido Carlónimo:

Me ha encantado el relato y la forma en que has descrito nuestras vivencias. También me ha gustado la forma en que me has puesto el enema, al principio estaba un poco nerviosa pero sabía que estando en tus manos todo saldría bien y me entregué a tus cuidados.

Gracias pro describir los momentos tan inolvidables que hemos vivido juntos en Playa Esmeralda, este lugar es un verdadero paraiso, ¿me pregunto si habrá playa mexicana que no sea bonita? y es un encanto poder disfrutarla a tu lado.

Describiré la inyección que te he puesto, sólo dame un poco de tiempo por favor.

Te amo y no quiero separarme de ti.

Querido Simón:

Tú siempre al pendiente de nosotros y te lo agradezco mucho. Siempre es grato leer tus opiniones y tus comentarios sobre los lugares que visitamos y sobre nosotros.

Simón -

Carlónimo:
Tan sabio como siempre. Gracias. Efectivamente, ya el solo hecho de escribir para compartir con ustedes me ayuda a poner mis ideas en orden y además, vos colaborás mucho aportando claridad. No sabés lo que valoro tu amistad.
Es verdad, ya me lo había dicho Gastón y yo le prometí que me iba a tomar unos días de vacaciones. En una semana termino con la puesta en marcha del proyecto y voy a cumplir con ese compromiso conmigo mismo y le voy a dar a Silvia unos días de relax; ella también los está necesitando. Ya te voy a contar.

Carlónimo -

Querido pibe

Gracias por tus conceptos pero… a veces no te entiendo. Viendo las cosas objetivamente, tu circunstancia personal y profesional es análoga a la mía. Probablemente son muy parecidas. Recuerda que las complicaciones las hacemos nosotros. Después de estar enclaustrado 18 horas diarias concentrado en los objetivos, estrategias y políticas de tu empresa ¿Qué va a pasar si desapareces para hacer el amor con Silvia por unos días? No va a pasar nada y eso tú lo sabes muy bien ¡no finjas! Aquí en México decimos: “No hay asuntos urgentes, sino pendejos con prisa” Y eso es válido aquí, en Argentina, en España, en gringolandia, en China y en todo el orbe. Reflexionalo y no te sigas martirizando, mi buen gaucho.

Simón -

Querido carlónimo:
Supremo igual que siempre. No puedo evitar reiterar lo mágico de la historia que están viviendo. Tampoco puedo evitar comparar con lo terrenal y cotidiano de todo lo que tengo para contarles: oficinas, parientes, proyectos para entregar. No reniego de los bellos momentos que comparto con Silvia y que son cada vez más íntimos e intensos pero en fin... ya me llegará la hora de las playas paradisíacas.

Carlónimo -

Esteban, anímate a decir aquí abiertamente lo que pienses y lo que quieras. Yo no me estoy comunicando en secreto con nadie, ni siquiera con mi preciosa Anna.


Lo que sucedió tras el incidente del bañador.

Aquella mañana el mar tenía una coloración azul intenso y flotaba en el ambiente una sensación de quietud y de sosiego. Salimos de la casa muy abrazados. A pesar de que el bikini verde esmeralda se te ve sensacional y deseaba que lo lucieras, en la última refriega quedó condecorado con un extenso medallón de esperma, así que preferiste lavarlo y colgarlo al sol para su posterior utilización. Pero llevabas puesto el bikini blanco, cuya particularidad es ser un gran chismoso. Se te adhiere a las nalguitas en tal forma que delata y describe cualquier movimiento, oscilación o estremecimiento de éstas. Así que acepté de buena gana tu elección.

Disfrutando el momento nos refugiamos en una palapa situada a unos cuantos metros del oleaje y te acostaste sobre una toalla entregándome el bloqueador para que te lo aplicara en todo el cuerpo. Fue una labor muy placentera, sobre todo en los breves instantes que introduje la mano al interior del pequeño calzoncito para ungirte las nalgas. Una vez protegida tu delicada piel decidimos entrar al agua. Eres algo friolenta y me costó mucho trabajo animarte a que el oleaje fuera alcanzando las partes más altas de tu cuerpo. Gritabas y temblabas cada vez que el agua lograba impactar una nueva parte seca. Hasta que por fin una elevada cresta te tomó por sorpresa y te coronó dejándote empapada. Me miraste sonriente, muy agitada.

Nos abrazamos dejándonos llevar por la corriente, la cual nos estuvo balanceando y revolcando para todas partes. Recuerdo cómo te colgabas de mi cuerpo sujetándote con brazos y piernas, mientras yo luchaba con las olas tratando de mantener la vertical. Besaba tus labios y nuestras lenguas se juntaban con insistencia.

Poco a poco la playa se fue poblando de gente que jugaba, corría o simplemente se sentaba a contemplar y a sentir el paisaje. Nosotros permanecimos largo rato, allá, a lo lejos, metidos en el agua, como en un mundo aparte… Nuestro mundo, el que conformamos, como dijera Fer “utilizando el simple recurso de los comentarios a un artículo”, el cual nos llevó a encontrar “un rico espacio de comunicación”… Y de amor, agregaría yo.

Después de haber retozado en el agua, salimos y nos tumbamos en la arena Como el sol ya estaba bastante fuerte no demoramos en secarnos así que, cuidando que no te fueras a lastimar la piel, nos retiramos de ahí, montamos en la camioneta y nos fuimos a una playa más comercial llamada Tecolutla, que se encuentra bastante cerca, donde las condiciones son muy parecidas pero con la variante de que tiene vendimia de alimentos y de artículos diversos.

Llegando, nos instalamos en una palapita, pedimos cervezas y un par de cocteles: el tuyo de camarones y el mío de ostiones. Se trata de copas grandes llenas de tales moluscos marinados en salsa de tomate con vinagre, jugo de naranja, cilantro, cebolla, aguacate y chile. Pedimos dos cocteles más pero de pulpo, preparados de manera análoga. Luego cambiamos un poco el género y comimos unos deliciosos chiles rellenos de pescado, capeados, bien picantes, puestos en tortilla a manera de “taco”. Enseguida, como platillo fuerte, ordenamos dos enormes mojarras fritas al mojo de ajo, muy bien aderezadas con limón y salsa picante bastante brava. La verdad es que no imaginé lo buena que resultarías para saborear los excelentes platillos de mi tierra.

Además, disfruto cuando te enchilas porque “levantas la trompita” de una manera muy sensual y yo aprovecho para besarte y abrazarte con mucho cariño. Te ofrecí continuar con un buen ceviche de pescado, pero ya no me secundaste, así que yo lo disfruté solo, si bien compartiéndote algunas probaditas. Decidimos dejar los postres para después, así que seguimos tomando cerveza. México tiene una gran tradición cervecera y nuestras marcas son, para mí y para muchísima gente, las mejores del mundo (tal vez alguna alemana pueda acercárseles).

Ya satisfechos, nos fuimos a caminar un rato por la playa donde te compré algunas blusas, pantaloncillos y collarcitos. En easas estábamos cuando llegó un “lanchero” ofreciéndonos dar un paseo en la “banana”. Dudaste un poco pero te insistí en que lo hiciéramos, así que subimos a la lancha que nos llevó junto con otras personas hasta el sitio de abordaje. Tomamos nuestra posición y empezó el arrastre de la banana por toda la bahía. A mí siempre me ha parecido una experiencia sensacional porque te aleja de cualquier problema, tensión y hasta de tu realidad cotidiana. De lo que sí puedo afirmar que no me alejó esta vez, es de la preciosa españolita que estaba montada delante de mí, ofreciéndome la inigualable vista de sus nalguitas enfundadas en el chismoso bikini blanco que ya comenté.

Como estaba previsto, después de un largo trayecto a toda velocidad, la banana se detuvo en el límite de la bahía para ofrecernos la posibilidad de tirarnos al mar y disfrutar el momento único de sentirnos como a la deriva en alta mar. Aceptando la invitación, nos echamos al agua, tú un poco nerviosa pero contenta. Ese instante lo tengo tan grabado que puedo reproducirlo con todo detalle. Nos manteníamos flotando como a diez metros de la banana pero volteados hacia altamar. Sólo teníamos a la vista el mar y nuestros rostros salientes. El silencio era total; sólo percibíamos el ruidito del agua que nos golpeaba las cabezas. Pensé en cómo te conocí mi querida Anna, en la milagrosa forma que nos relacionamos. Después de disfrutar un prolongado beso, viendo tu rostro ya muy chapeadito, oímos que nos llamaban para montar de nuevo en la banana, de la cual yo ya me había olvidado.

El regreso fue igualmente emotivo, con la variante de ver cada vez más cerca la playa a la que llegamos finalmente y tocando tierra decidimos regresar al hotel. En el camino te llevé a un bar donde ordenamos una copa. Te llevé ahí con el propósito de que vieras algo muy interesante. Se trata de una fosa enorme habitada por cocodrilos de regular tamaño. En particular es interesante ver cuando los alimentan aventándoles sendos pescados enteros bastante grandes. Por ti misma pudiste comprobar lo que te había dicho: que los pescados nunca llegan al agua, ya que los cocodrilos aparecen saltando a la velocidad del látigo atrapándolos violentamente con sus impresionantes fauces, para sumergirse de nuevo en el agua. Quedaste en verdad impresionada por tan singular espectáculo.

Ya de regreso en el hotel, siendo alrededor de las 6 de la tarde, te propuse que nos preparáramos para ir a un lugar donde se presentan diversos grupos folklóricos que arman un ambiente en verdad festivo. No me contestaste, te mantuviste seria. Cuando te pregunté: ¿qué pasa mi vida? Me respondiste: “Ya me apetece imaginar lo que comeremos, aunque he de reconocer que tanta comida me está haciendo estragos en el intestino”. No quería comentarte mi Carlónimo porque pensé que se me pasaría pronto pero… pues ¡Vamos! Que me siento muy mal del vientre, que lo tengo muy inflamado y…pues que no puedo evacuar. Llamé a la administración del hotel donde Luis Alberto, mi entrañable amigo, me recomendó acudir al pueblo, donde conoce un médico de confianza. Así que salimos en busca del facultativo quien te examinó y determinó que requerías un enema, o mejor aún, una lavativa para desalojar el vientre. Me anotó la fórmula que fuimos a surtir a la droguería, donde también adquirimos el equipo: un irrigador, de esos antiguitos con sus respectivas cánula y manguera; y una cubierta plástica para colocar sobre la cama donde se espera realizar la aplicación. Así que regresamos de inmediato al hotel para aplicarte el prescrito remedio.

Ninguno de los dos tenía mucha experiencia en la materia pero recordando los relatos de Anónimo acerca de Eulogia, pudimos establecer la ruta que debíamos seguir. En primer lugar pusimos en el irrigador los dos litros de agua prescritos y disolvimos los polvos de la receta, con lo cual quedó lista la mezcla. Pusimos el perchero de la entrada de la casa a un lado de la cama para colgar en él el irrigador ya dispuesto. Enseguida colocamos una almohada en transversal al centro de la cama y extendimos la cubierta plástica. Dejamos al alcance de la mano algunas toallas por si las requeríamos.

Estando todo listo, te pedí quitarte la ropa pues así se te facilitaría la movilidad una vez que tuvieras el intestino irrigado. Estábamos los dos concientes de que se trataba de una ayuda fisiológica, pero creo que no pudimos en ningún momento deslindar el fuerte componente erótico que tienen estos procesos. Así que al verte acostadita con el culo bien parado, no pude evitar decirte: Anna, mi amor, perdona si llego a tener erección y si observas en mí algún otro síntoma de excitación pues estas cosas relacionadas con tu encantadora personita: pues me encienden…me encienden. A lo cual reíste y celebraste de buena gana mi ocurrencia diciendo: ¡Ay, mi Carlónimo! Si yo estoy igual que tú. Ahora mismo, para evitar los nervios estaba tratando de mentalizar que me vas a penetrar con el pene, como lo hiciste bien rico esta mañana.

Luego nos pusimos ya serios para hacer las cosas lo mejor posible. Como no habíamos comprado lubricante resolvimos aplicarte un poquito de crema facial que vino muy bien al caso pues mis dedos fluyeron de inmediato en tu colita sin causarte molestia alguna. Tenías los ojitos cerrados, los puños apretaditos y las nalguitas te palpitaban deliciosamente. Creo que mentalizaste muy bien la situación y parecías estar en otra cosa, lo cual aproveché para separarte los cachetes e insertarte la canula. No tuviste ninguna reacción, te mantenías seria y tranquila. Tampoco noté ningun inconveniente cuando abrí la llavecita del irrigador. Sólo me dijiste comedidamente: ya está entrando el agua mi amor y la siento bien, no está muy fria. Me senté a tu lado y me inclinaba de vez en vez para besarte la mejilla y los labios, al tiempo que te acariciaba las nalguitas, calentándome terriblemente por ver que las separaba la gruesa cánula y descansaba sobre ellas la manguera del irrigador.

Me causó gran sorpresa percatarme de que habías recibido más de la mitad de la sustancia y seguías tranquila. Te prgunté: ¿Cómo te sientes, mi vida? y me respondiste: bien, ya un poco presionada pero todavía aguanto. No obstante, cuando faltaba una cuarta parte del agua, súbitamente me dijiste: ¡Ahora sí ya no aguanto, siento que voy a reventar! Entonces cerré la llave y sentándome en la cama empecé a platicar contigo. Te pregunté cómo estabas viviendo esta nueva experiencia conmigo y si te sentías a gusto en México. A lo cual me respondiste: tan a gusto estoy que no podría volverme a España. Cuando nos encontramos en Madrid mi vida cambió del todo y por eso decidí venir a verte. Sólo contigo volvería a España. Cuando terminaste de hablar te extraje con cuidado la cánula y te ayudé a levantarte. Ya habíamos terminado. Y es que mientras te expresabas con tanta emoción yo había abierto de nuevo la llavecita y terminó de entrarte la sustancia. Pero como estabas mentalmente en otra cosa, no sentiste la presión en el intestino.

Cuando saliste del baño estabas muy tranquila y me dijiste que el problema ya había pasado. Tenías el vientre totalmente relajado. Desde luego decidimos no ir a cenar al lugar que te había propuesto dejándolo pendiente para otro día, pero nos bañamos y fuimos al restaurante del hotel donde tomamos una taza de café con pan. Luego nos volvimos al cuarto y habiéndonos cambiado de ropa me aplicaste la tercera inyección del tratamiento sugiriéndome un poquito de juego erótico que acepté con gusto al darme cuenta de que lo deseabas. Luego te acosté en mis piernas, te subí el baby doll, te bajé la panty y disfruté de nuevo tus cachetes aplicándoles la inyección que te correspondía. Fue tan solo de trámite y sirvió de preámbulo para el acto sexual con que cerramos el día. Puesto en medio de tus piernas, teniendo nuestros labios y nuestras lenguas en delirante contacto, detonamos un fuerte orgasmo que nos dejó absolutamente rendidos y satisfechos, por lo que apagué la luz y nos entregamos de nuevo muy juntitos al descanso.

Es tu turno mi vida. Deleitanos con tu relato, siempre bello y talentoso, como tú eres ¡Qué jodido estoy por ti, carajo!

Esteban -

Carlónimo yo he leído tus relatos y son muy buenos, pero ademas me gusta mucho como piensas y opinas y ves las cosas siempre con mucho ánimo positivo. No se si pudieras darme tu mail para comentarte y platicar.

Simón -

Gracias Anna. Lo de que no se que es guiri, fue porque estábamos escribiendo al mismo tiempo. Ya entiendo qué es lo que le llama la atención a Fer; ya casi escribimos al unísono.

Simón -

Querido Carlónimo:
Guiri, no se porque lo dijo Anna y yo mismo le pregunté qué quería decir.
pollera = falda
pileta = lavabo
bombacha = pantaleta, panty

Tampoco se si los sinónimos que di son exactamente los que acostumbran en México, pero a lo mejor aproximan la idea.

Por otro lado, si bien es cierto que en todos lados hay de todo, sí creo que hay formas más tradicionales o menos tradicionales de criar a los niños y eso incluye las prácticas sexuales más o menos aceptadas. También creo que en los últimos años se le abrió la cabeza al mundo y todo es más libre pero, como ya dije, los de mediana edad recibimos una educación más bien represora en lo que respecta a temas sexuales, por lo menos aquí. No está ni bien ni mal, sólo es mi apreciación, y cada uno, coincido con vos, es muy dueño de gozar como mejor le plazca siempre y cuando haya consenso y respeto por el otro. También coincido en que no se trata de hacer concesiones todo el tiempo, pero reconozco que si no le hubiera hecho esa concesión a Silvia, nunca hubiera descubierto cuanto placer me podía dar; ella tiene mucha más apertura mental en estos temas y, siguiendo tu consejo, me voy dejando llevar por ella, sin perder la iniciativa. Tampoco es que ando por el mundo pregonando o pidiendo que me "piquen la cola", pero con Silvia me apetece porque nos apetece a ambos.
Y, sí, veo que Anna te trae jodido, pero de la mejor manera. A disfrutarlo!

Anna -

Pues parece que mientras escribo tu también lo haces mi Carlónimo. Te vi escribiendo en tu ordenador pero no pensé que estuvieses escribiendo en el blog.

¿Cómo debo de decirlo? ¡Qué tu también me traes jodida hombre!

Vamós que si me gusta el sexo anal y más cuando me lo haces tú mi amor.

Anna -

¡Enhorabuena Simón! Ha sido magistral, ya me imagino que con la inyección tambien Silvia se calentó y luego con los chicos bailando me puedo imaginar cómo estaba.

Me alegro mucho que esteis contentos y tan compenetrados.

Guiri significa extranjero, perdón si algunas veces escribo algo que no entedeis, pero si es así solo teneís que decirmelo ¿vale?

Y gracias por contarnos con tanto detalle, realmente lo disfruto.

Mi querido Carlónimo:

No puedo escribir en el blog sin dejarte unas palabras. Te amo y estoy pasando unos días maravillos contigo en la playa. ¿A dónde me vais a llevar a cenar hoy? Ya me apetece imaginar lo que comeremos hoy, aunque he de reconocer que tanta comida me está haciendo estragos en el intestino pero ¡venga! que la estoy disfrutando mucho.

Carlónimo -

¿?!!!!??
Guiri?
Pollera?
Bombacha?
Pileta?
No pues…me doy.

Y a pesar de mis años de vida y de que no he parado de andar de curioso por todas partes, parece que no conozco el mundo ni a su gente ¿Cómo se educa al hombre en México? ¿Cómo se le educa en España? ¿Y en Argentina? Hasta hace un rato pensaba que de todo hay en los tres países. Aquí en Mexicalpan de las Tunas te puedes enfrascar con muchos cuates acerca de que si les gusta o no que les piquen la cola. Y pues, unos dirán que sí y otros dirán que no y en cada bando puede haber dos o tres argentinos y tres o cuatro españoles ¿apoco allá en sus patrias queridas respectivas no es así? ¿Apoco a todos los machines les encanta que les castiguen el chiquitín?

Simón, muy buen relato el que nos compartiste. Ya imagino a la sensualísima Silvia esperando el piquete muy resignada en la pileta (¿?) ¡Ah qué rico, pibe! Y me da mucho gusto que vayas comprendiendo la espontaneidad del cerebro humano. Ya ves que Silvia se calentó donde quiso porque es una mujer entera, y que recurrió a ti para que le apagues el fuego. Y respecto al disfrute final que tuviste, ni me asusto, ni me disgusto, ni me reprimo. El placer tiene tantas aristas como humanos hay en este mundo. Y ¡ala! Como dijera mi amada, pues cada quien a lo suyo.

Mi preciosa maja, yo he notado que el sexo anal como que no te emociona mucho. Y se vale decirlo, es más, me encantaría que trataras el punto porque, igual que tú, no quiero hacer cosa alguna que te incomode. El sexo es reciprocidad, deseo de agradar y de compartir lo mejor de nuestras vivencias. No se trata de dar concesiones.

Ah!!! Y te reitero que: !Me traes bien jodido!

Simón -

Querido Carlónimo:
Sus encuentros son cada vez más maravillosos. Es verdad que la historia es inusitada pero también es mágica. Creo que tienen que aceptar lo que la vida les está regalando.

Annita: ¿qué es guiri?.
Por otra parte, muy interesantes todos los encuentros amorosos de los cuales me han dejado participar pero.... tienen tanta actividad de ese tipo que ¡casi no me dejan conocer las playas! No importa, me conformo con "escuchar" el ruido del mar y los gemidos de placer de ambos.

Finalmente, Silvia me dejó un respiro (no crean que sólo ustedes tienen tanta actividad), y pude terminar de escribir cómo siguió todo el día que salía con Tere. Acá va.... espero los comentarios y sugerencias:

Cerca de las 20 Silvia me mandó un mensaje al celular
“SE ME HIZO TARDE. TODAVIA PUEDO IR?”
“SI!”
Dentro de algunos días es la presentación del proyecto, así que me esperaba una larga noche. Además, me pareció genial que viniera tarde; casi no había gente en la oficina. Haríamos lo que teníamos que hacer sin posibilidades de interferencia.
Alrededor de las 20.45 sonó el intercomunicador. Mi secretaria ya se había ido y me llamaba un empleado de seguridad para decirme que abajo había una señorita que preguntaba por mí.
“Déjela pasar. Es mi mujer” Y me llené la boca diciéndolo; “mi mujer”, suena precioso. Corrí hasta el ascensor para esperarla en la puerta y escoltarla hasta mi despacho. Cuando las puertas del ascensor se abrieron el espectáculo fue soberbio: ella ataviada con una pollera ajustada color obispo un poco encima de la rodilla y una blusa color crema entallada y sin mangas. Para el infarto!
Si bien no había muchos empleados, tampoco estábamos solos así que tuve que contener mis expresiones. Le tendí la mano y la conduje a mi oficina.
“Qué linda oficina tenés!”
“Ajá!”
“Y tu secretaria?”
“Qué hay con mi secretaria?”
“No está?”
“No. Ya se fue”
“Qué lástima!”
“Por qué?”
“No, por nada…..”
¿Sería que tenía curiosidad de saber si es linda o fea? ¿Veo algún vestigio de celos?
“Vení, vamos al baño. Ahí no hay riesgo de que nadie nos vea”
“Tampoco vamos a hacer nada prohibido!”
“No. Pero tu culo es mío y no voy a permitir que te lo anden viendo…” le dije al oído.
En el baño empecé a preparar la jeringa. Ella no perdía detalle y no parecía estar muy divertida.
“Vení. Apoyate acᔠLe dije señalándole la pileta. Y de pronto recordé la posición de Edith aquella vez. Si ella lo supiera……
Silvia obedeció, levantándose la pollera y bajándose la bombacha. Esta vez no me senté en el inodoro. Me paré de costado a ella. Quería ver en el espejo su cara. Se inclinó ligeramente hacia adelante cuando se apoyó en la pileta.
Le limpié el cachetito con alcohol y le pregunté “Estás lista?”
“No me queda otra”
“Sí, mi amor. Te dije que tomes las pastillas si no querés que te pinche!”
“Ya estamos acá. Dale, ponémela”
Le di dos palmadas suaves e inserté la aguja. Su suave nalga tembló.
“Apoyate en la otra pierna. Así estás flojita, Sil”
Cuando empecé a inyectarle el líquido vi por el espejo el gesto de dolor. Aminoré aún más la velocidad de introducción. Ella se mordió el labio inferior y apretó los ojos. Me resulta una tortura; le duelen y yo no quiero que sufra pero ella no acepta tomar las pastillas.
Finalicé la aplicación y le di un masaje en el lugar pinchado. Luego extendí la zona e intenté llegar a su entrepierna. Ella me sacó la mano.
“No, Simón!. No puedo irme toda mojada. Además, ya se me hizo tarde!”
Se dio vuelta mientras se acomodaba la ropa, me dio un tenue beso en los labios y salió disparada. Corrí tras ella y cuando ya estaba casi llegando al ascensor llegué a preguntarle:
“Dónde van?”
“Menos averigua Dios y perdona.” Llegué a escuchar en el preciso momento en que la puerta se cerraba y ocultaba su espléndida figura.
Me quedé, como hubiera dicho mi abuela, afeitado y sin visita. Sentía que el pantalón me iba a explotar pero me recompuse y volví a trabajar para mantenerme ocupado y no pensar en la necesidad imperiosa que tenía en ese momento.
Alrededor de las 4 de la mañana llegué exhausto a casa. Comí unas galletitas con queso y me acosté. Cuando ya estaba conciliando el sueño sonó el timbre.
Entre asustado y confundido fui a ver qué sucedía. Cuando abrí la encontré a Silvia que sin más se me colgó del cuello.
“Simón!”
“Sil, qué te pasó?”
“Simón, vení, vamos a la cama. No aguanto más!”
Me fue llevando a empujones. No entendía nada. Poco a poco mi mente se fue aclarando y le pedí que me explicara qué sucedía.
“Que estoy re-caliente!. Te necesito YA!”
Se ve que percibió que seguía sin entender nada y me aclaró el panorama.
“Con Tere fuimos a la despedida de soltera de una prima nuestra. Al Golden”
Acabáramos! Para quienes no lo saben el Golden es un bar de strippers, exclusivo para mujeres. Las chicas van a festejar cumpleaños, casamientos, divorcios… y se divierten con una pléyade de muchachos musculosos, fornidos, aceitados y ¡desnudos! GGRRRRRRRR! Para el odio de cualquiera.
Pero me calmé, pensé en lo que diría mi querido Carlónimo y reflexioné acerca de que finalmente Silvia estaba aquí y con intenciones de calmar conmigo su urgencia (soy duro pero voy aprendiendo, ¿no estás orgulloso de mí, Carlónimo?) Creo que voy a mandarles a esos muchachos una esquela de agradecimiento por el fabuloso rol social que cumplen (por lo menos en mi caso).
A esa altura Silvia estaba desnuda en la cama y desnudándome a mí. Nada de juego amoroso, estaba urgida de verdad. Se sentó sobre mi pene (que también con cierta urgencia se había puesto a tono con la situación) y cabalgó sin piedad hasta que ambos gritamos de placer. Decidí prolongarle el orgasmo y antes de que se le extinguiera acaricié su clítoris largo rato sonriendo al verla fuera de sí. Me enloquece verla así. Al rato estábamos agotados los dos y dormitamos un poco.
No sé cuánto tiempo había pasado y ella comenzó a estimular nuevamente mi miembro. Pero evidentemente necesitaba más celeridad porque me dijo
“Date vuelta. Mostrame esa cola” y arrodillándome, con la cabeza apoyada en la cama, le puse el culo en pompa. Y ella se entregó a hacer algo que hace muy bien. Sin preámbulo me metió el dedo y me prodigó un masaje prostático magistral que a los pocos minutos me tenía otra vez en condiciones de llenarla.
“dónde te gustaría, mi cielo?” le dije dándole un profundo beso.
Y poniéndose ella en cuatro “Y… la colita se puede poner celosa…” contestó pícara.
Y ahí fui a complacerla por detrás mientras con una mano masajeaba su clítoris. A los pocos minutos se derrumbó sobre su abdomen, satisfecha.
“Sabés, Simón?”
“Qué?”
“Por suerte no me acuerdo del nombre de ninguno de los strippers!”
Y nos reímos mucho.
Definitivamente, Silvia “ha domado lo que nadie en mí domó”.

Anna -

Mi querido Carlónimo:

Me encanta, efectivamente, que me inyectes en cualquier posición y en el momento que desees. Me encantó esta posición y que estuvieses encima de mi mientras me inyectabas.

¡Jólines! Te ves tan guapo con el bañador y sin él.

No sabía que habías pasado casi toda la noche en vela, no tengas miedo de que todo se pueda disipar, ninguno de los dos lo deseamos y lucharemos para que no suceda. En cuanto a ¿quién es Anna? yo me pregunto ¿quién es Carlónimo? pero poco a poco me he ido dando cuenta quien eres, todavía me falta, pero cada día te amo más.

Y si te apetece fracciona todo lo que quieras nuestras vivencias en Playa Esmeralada, porque cada día que pasa supera al anterior.

Querido Simón:

Teneis razón en cuanto a tus reflexiones sobre la "virilidad", en Latinoamérica tienen una forma diferente de ser que en España y te confieso que aunque llevo varios días en México, todavía me siento guiri, espero que con la conviencia diaria con las costumbres y la gente tan cálida de México, me vaya acostumbrando y conociendo hasta el tipo de educación que recibe un hombre en estas tierras. Por ahora te prometo que Carlónimo y yo seguiremos entregandonos al amor.

Carlónimo -

Querida Anna

Se me antoja fraccionar un poco más el relato de nuestra experiencia en Costa Esmeralda. Les hago la primera entrega.

Al otro día muy temprano

Aquella noche fue muy emotiva pero yo dormí muy poco. Abrazaba tu cuerpo sin comprender a cabalidad tu presencia. En menos de dos meses había pasado de la decepción al cielo. Recordaba aquel momento de tu inconformidad cuando me dijiste: “Que bueno que te haya gustado la nota que te he dejado, lo que te escribí es de corazón, lástima que en ese momento te encontrabas en brazos de Isabel.” Y mi consecuente penuria: “En México hay un refrán muy antiguo que dice: El que se va a la Villa…perdió su silla. Ni más ni menos lo que me pasó con la encantadora Anna que, además de preciosa y de talentosa, tiene su carácter… Ya ni llorar es bueno.”

Sufrí un cruel tormento pero luego se me abrió súbitamente el cielo y vino la deliciosa experiencia de pasar cuatro días contigo en España. Y ahora, de nuevo juntos en México, con la perspectiva de permanecer así indefinidamente. Oyendo cómo rompían las olas prácticamente al pie de la casa, sintiendo y tocando tu cuerpo desnudo, me incorporé apoyando la espalda en la cabecera de la cama. Y estuve mirando por la ventana. Del mar sólo apreciaba momentáneos destrellos en la cresta de las olas, pero su ruido y solemnidad me resultaban impresionantes.

Como si ninguna de nuestras experiencias anteriores hubiera sido cierta, te miraba sin poder explicar tu presencia ¡Por Dios! ¿Quién es Anna? Nuestra historia es algo tan inverosímil que en ese momento me rebasaba y me acongojaba. Me preocupó que todo lo que veía se pudiera disipar y que la realidad me demostrara mi vergonzante ingenuidad. Pero ahí estabas acostada y desnuda a mi lado. Las lámparas emplazadas en la playa iluminaban tenuemente la habitación permitiéndome distinguir algunas formas. Y veía tu carita muy maja, tu cabello rizado. Oía el suave siseo de tu respiración. Eras real, estabas a mi lado, me acompañabas…

Alternando momentos de sueño y de desvelo, se me pasó la noche entera y vi con sorpresa que el cielo empezaba a clarear. A pesar de no haber descansado ya no intenté dormir. Te abracé sintiendo la extraordinaria tersura de tu piel, y sobrellevé el momento hasta que despertaste y sonriente me dijiste que habías pasado una noche sensacional. Sin comentarte mi desvelo, te abracé y te estuve comentando los lugares a los que pensaba llevarte. Eran las 8 de la mañana y los dos teníamos hambre, así que decidimos levantarnos y acudir al restaurante del hotel para tomar café y desayunar, lo cual hicimos enfundados tan solo en ropa deportiva.

Después de haber comido un plato de frutas, café y pan tostado, regresamos al cuarto para cambiarnos de ropa e ir a caminar a la playa. Fue entonces que pensaste: “te veo poniéndote tu bañador, te ves muy guapo y sensual, y me apetece ir a deshacer todo lo que has hecho y me refiero a ir a quitarte el bañador y que tú me quites el bikini color verde esmeralda que me has comprado.” Y pues ¡ala! Que lo hiciste. Yo estaba de espalda en el vestidor y sentí tus tiernos brazos que me rodearon la cintura, una de tus manos se deslizó por mi vientre hasta sujetarme el pene que de inmediato empezó a reaccionar. Entonces tomaste el elástico del bañador y lo bajaste suavemente hasta que, por simple gravedad, la prenda quedó en el suelo. Seguiste acariciando mi pene hasta ponerlo bien erecto.

Dándome la vuelta te vi enfundada en el bikini color verde esmeralda que te había regalado, con el que lucías escandalosamente sensual y hermosa. Con esas nalguitas respingadas, la breve cinturita, las piernas muy llenitas. Como decimos en México: ¡Estabas que te caías de buena! Dirigí mis manos hacia tus exquisitos cachetes de los que apenas una tercera parte estaba cubierta por la pequeñísima prenda que los ceñía. Llevándote a la cama te acosté boca abajo y me extasié contemplando la redondez y la exquisitez de tus muy estéticas nalgas, no pudiendo resistir la tentación de inyectarlas. Así que sobre tus piernas, a horcajadas, tomé la jeringa y la cargué con el molesto complejo “B” preguntándote: ¿me dejas que te la aplique así como estás? Sí, mi Carlónimo, me dijiste, tú puedes inyectarme como quieras y cuando quieras. Me fascina inyectarte acostada sobre mis piernas, pero la escena con tu cuerpo coquetamente dispuesto sobre la cama, tus lindos cachetes muy relajados, el inquietante bikini tan pequeñito cuya coloración contrastaba tus pálidos glúteos, me hacía desear la sana variante que te proponía y que recibiste con una actitud por demás comprensiva. Me calentaba pensar que en esa posición recibes los pinchazos cuando te los aplican otras personas y quería reproducir la escena para gozar como ellos la vista de tu atractivo cuerpo rendido y entragado al suplicio.

Bajé tu calzoncito apenas lo suficiente y froté la zona seleccionada. Enseguida coloqué la jeringa en posición de ataque pero sin clavarla todavía, tan solo representando la escena para disfrutarla al máximo. Veía la aguja muy larga, puntiagudísima, amenazante, y tu culito muy suave, apostado, ligeramente amedrentado. Observé también tus manos algo tensas, tu rostro rígido, expectante. No quise hacer más ansioso el momento. Concentrándome en la forma en que la aguja laceraba tu firme cachete, percatándome de las ondulaciones colaterales que producía, escuché con atención las suaves quejas de tus labios, acentuadas cuando la oscura sustancia transitó hacia el mullido cuerpo receptor, haciéndolo temblar menudamente. Extraída la aguja aún temblabas y tus labios resoplaban de alivio. La escena me excitó demasiado, me sentía al borde del orgasmo. Bajé tu calzoncito hasta las piernas para observar la nueva escena. Tu blanquísimo culito se agitaba, estaba como alborotado por los efectos del piquete y por la expectativa de recibir un estímulo posterior. Separé suavemente tus cachetes y ví que tenías el orificio anal excitado, lo cual me produjo un fuerte deseo de penetrarlo.

Entendiendo que la penetración rectal conlleva posible dolor y molestia, te pregunté: Querida Anna ¿me permites penetrarte el culito? Y tú me contestaste cariñosa: Sí mi Carlónimo, házlo, de hecho lo estoy deseando. Entonces, reuniendo el esperma que tenía adherido al glande y la emanación vaginal que te escurría por la entrepierna, los junté y te los apliqué en el esfínter introduciéndote lentamente los dedos, una y otra vez, hasta que ansiosa me pediste que te penetrara con el pene. Sin cambiar la posición, te puse el glande en actitud de acceso y así, estando tú acostada boca abajo, lo empujé tanteando qué tan bien podías acogerlo. No sentí lastimarte, el glande traspasó la zona del esfínter y la barra entera se deslizó hasta el fondo haciéndote suspirar profundamente. Nos quedamos los dos muy quietos, con los latidos del corazón a diez mil por minuto. Cuando traté de iniciar la fricción, sentí el torrente seminal que fluía irrefrenable. Los dos gritamos y encogimos las nalgas al mismo tiempo. Fue un coito excelso, en verdad inolvidable. El ruido del mar enmarcaba nuestra felicidad.

Simón -

Querida Anna:
Lo de virilidad tampoco yo lo refiero a ser más o menos hombre, pero debes comprender que por lo menos en esta parte del planeta todavía algunos de los que tenemos mediana edad hemos sido criados de una forma muy machista y ciertas prácticas no nos resultan tan naturalmente deseables. No estoy hablando de cuestiones que puedan hacerse concientes; a veces ni nos percatamos de ellas. reflexioné sobre el tema porque lo que dijiste me llevó a pensar en mi propio proceso; fue un largo camino hasta que, entregado a Silvia y deseoso de satisfacerla, pude llegar a disfrutar plenamente de otras formas de acercamiento.
En lo que respecta a Fer, entiendo, igual que vos, que lo que sucede con nuestra comunicación tiene un grado de complejidad que no se me ocurre cómo sintetizar, al menos por ahora o hasta que comprenda más claramente el objetivo.
Por lo demás, disfrútense mucho, háganse todos los arrumacos que puedan y entréguense al amor que como hubiera dicho Ana Belén "para estar en el cielo no es preciso morir"

Anna -

Chicos:

Respecto a la petición de Fer, ya le he escrito para saber exáctamente lo que quiere y la verdad es que trato de encontrarle pies o cabeza y no lo logro, ya que "nuestra historia" me parece muy compleja, no veo cómo resumir brevemente todo esto.

Fer:

Recibí tu último correo y no lo he respondido aún, pero como acabo de explicar anteriormente todavía no se cómo resumir esta historia y esperaba que Carlónimo o Simón diesen alguna idea. Y te pido que por favor les des mi correo electrónico a Carlónimo y a Simón.

Simón:

No creo que lo de "virilidad" signifique ser más o menos hombre, simplemente es cuestión de gustos y de ideologías y yo respeto el gusto de Carlónimo, además puedo asegurar que mi amado es muy hombre independientemente de sus gustos y a su lado me hace sentir la mujer las bella y amada del planeta.

Mi muy querido Carlónimo:

Hoy he enviado un correo electrónico a mi trabajo para pedir un año de ausencia, al cabo de un año podré volver a mi trabajo si así lo deseo o renunciar definitivamente. Aún no me responden y en cuanto lo hagan te lo haré saber amor mio.

Mientras escribo todo esto, te veo poniendote tu bañador, te ves muy guapo y sensual, y me apetece ir a deshacer todo lo que has hecho y me refiero a ir a quitarte el bañador y que tú me quites el bikini color verde esmeralda que me has comprado.

Simón -

Carlónimo:
Cuando me respondió que no enmudeció, instándome a leer detenidamente su mensaje, sentí que el tono era algo airado. Pero acepto que puedo haber hecho una pregunta un tanto insistente o imprudente.
En cuanto a lo de Fer sucede que le envié un mail solicitándole que me explicara un poco más de su proyecto y aún no he tenido respuesta. No puedo decidir ni hacer nada si no entiendo completamente la idea.

Carlónimo -

Simón ¿por qué te etiquetas negativamente? Cuando dije que Anna sabe levantar la voz estaba pensando en las veces que me habla a mí con firmeza lo cual, cuando tiene razón, me gusta. Si tú sientes que te ha hablado en la misma forma, no lo pongo en duda pero no emití el comentario pensando en ti.

Preciosa Anna: Con sólo saber que estás dispuesta a quedarte conmigo me haces muy feliz. Por lo demás, no te presiones, pues se que tienes asuntos que arreglar y ya se irán resolviendo. Es necesario que hagas las cosas correctamente. Y respecto a tu pregunta si yo se que tú me amas, no tengo la menor duda. Pero soy un incorregible romántico y me encanta oírlo de tus labios.

Por último: les recuerdo que no hemos dado respuesta a Fer. Por favor externen su posición. Si no lo han hecho porque desean manifestarse en privado yo no tengo inconveniente en que Fer les proporcione a ustedes dos mi email.

Simón -

Querida Anna:
Te agradezco la respuesta. Y finalmetne veo que sí, la decisión está tomada. No creo que esté más interesado que mi amigo Carlónimo; sólo pienso que desde afuera es más fácil tomar estas decisiones que cuando uno está directamente involucrado en ellas.
Por otro lado, que interesante el razonamiento de la virilidad..... no se me había ocurrido. Quizá sea porque Silvia me ha ayudado a vencer ese escollo y puedo disfrutar de formas variadas placer sin sentirme por ello menos hombre. Tienen razón cuando dicen que ella es una gran mujer!

Anna -

Querido Simón:

¡Me parece que eres tú el susceptible! Recuerda que te he dicho que hay que saber esperar, que todo llega en su momento y cuando llega se disfruta más después de un tiempo de espera. ¡Vaya parece que tu estás más ansioso que mi querido Carlónimo!

Y te agradezco mucho tu respeto y admiración y quiero decirte que eres correpondido, además de que te considero un buen amigo y te ha tomado confianza.

Mi querido Carlónimo:

Me encantaría permacer en México a tu lado, sólo dejame tratar de arreglar lo de mi trabajo y encargarle mi piso a una vecina. Si logro arreglar todos los inconvenientes sería muy feliz de quedarme aquí contigo.

Las dos veces que te he inyectado lo he disfrutado mucho y las dos veces he tratado de cuidar tu virilidad porque pienso que esa es la razón de tu resistencia y no tanto que te incomoden las inyecciones.

Mi amor, se que te encanto y ¿tú sabes que me encantas a mi? y ¿qué estoy feliz a tu lado?

Simón -

Anna y Carlónimo:
¿Debo entender, entonces, que ya han tomado una decisión?
Por otro lado, ¿es a mí a quien levanta la voz? Convengamos que ni la mimo ni la amo, creo que sería el fin de la confianza entre nosotros; pero sí la respeto y la admiro.

Carlónimo -

“¡Qué bien la estoy pasando a tu lado, yo quisiera que no te fueras nunca! Total aquí estamos bien y no veo razón para que te vuelvas a España. Al cabo, pues ¡vamos! Que vamos de vez en cuando, pero los dos, muy abrazaditos en el avión.”

“Estoy feliz de estar aquí y de estar a tu lado y continuamente he estado pensando en el momento de la separación y me niego a ello. Tendré que buscar la forma de quedarme aquí y estar siempre a tu lado, mi amor.”

Yo no veo tapujo ni indefinición alguna, sino una posición valiente de las dos partes.

Preciosa ¿sabes que me encantas? ... Me gustaría que volvieras a responderme esta pregunta.

Siento que has llegado al punto exacto. Una mujer que sabe levantar la voz cuando se debe, pero que trata con mucho cariño al hombre que la mima, la respeta y la ama. Esa es la verdadera mujer española. Y así me gusta que me inyectes: con amor, deseo y delectación, pero dejando a salvo mi virilidad.

¡Cómo te amo, mi preciosa Anna!

Simón -

Annita:
Por favor, no te enojes. Sólo me pareció; no quiero herir susceptibilidades. Tampoco quiero influir en ustedes; sólo me gustaría verlos felices, cualquiera sea la decisión que tomen.

Anna -

Querido Simón:

Nuevamente te digo que no enmudecí respecto a la propuesta de mi Carlónimo, si lees detenidamente mi mensaje te darás cuenta que no di una respuesta contundente pero dejé la puerta abierta.

Simón -

Queridos:
tanta coincidencia en el sentimiento que tienen ambos es genial. Ya veremos cómo resuelven la separación. Confío en su sentido común.

Carlónimo: lo que me provoca es decirte que insistas un poco más en tu propuesta. Pero no es fácil, imaginate, dejar todo.... pero no sería el primer caso.

Anna: Dije que enmudeciste frente a la increíble propuesta de Carlónimo de quedarte ahí con él. Y evidentemente lo hiciste porque de eso no hablás. Te comprendo, no creo que sea fácil tomar semejante decisión.
Por otra parte, no hago sufrir a Silvia. No sigas pintándome como el malo de la película, por favor; me hace mucho daño pensar que crees que no la quiero bien. Ya hemos recompuesto las cosas y todo lo que decidimos respecto de nuestra pareja es de común acuerdo.

Si Silvia me deja un rato esta noche, puede que tenga tiempo para terminar de escribir lo que sucedió luego de decirme que la noche siguiente saldría con Tere por lo que tendría que inyectarla antes de eso en mi oficina.

Anna -

¡Venga Simón que a penas me demoro un poco y dices que "enmudecí"!

Me parece magnífico que se estén viendo Silvia y tu. Y vamos... que que mejor pretexto que alguna inyección que requiera la pobrecita Silvia. Y digo pobrecita porque ya la has hecho sufrir mucho, por un lado está bien porque de esta forma los dos se valoran mas, pero vamos Simón que tu la amas y ella a ti.

Querido Carlónimo:

He pasado unos días increibles a tu lado, cada vez que hacemos el amor me haces tocar las estrellas, eres un esplendido amante. Además me encanta como me mimas a cada instante y el pasar a tu lado los mejores momentos de este viaje será inolvidable.

La visita a Teotihuacan me gustó mucho, también el paisaje de la carretera, la visita al Tajín y la playa todo es espectacular. Además de que toda la comida es muy buena. Y teneis razón, la gente por esta zona habla muy distinto y la verdad es que algunas veces no les entiendo. Además comprendo la razón de que tantos compatriotas mios hayan muerto en estas tierras, pero yo se que mientras yo este bajo tus cuidados, estaré protegida.

El pequeño chalet en que estamos es una gloria, me encanta la vista al mar y me gusta estar sobre tus rodillas mientras me inyectas y veo el mar.

Estoy feliz de estar aquí y de estar a tu lado y continuamente he estado pensando en el momento de la separación y me niego a ello. Tendré que buscar la forma de quedarme aquí y estar siempre a tu lado, mi amor.

Te agradezco que les cuentes a todos nuestras anecdotas, con tanto detalle algunas veces yo olvido algunas cosas y vengo a recordarlas en tus relatos. ¡Vaya... realmente los disfruto!

Ahora voy a contaros a todos la segunda inyección que le he puesto a mi Carlónimo:

Después de que él me inyectó, lo deseaba intensamente y deseaba admirar su cuerpo y sentir su miembro dentro de mi.

Le pedí que se recostara boca abajo sobre la cama, le bajé su pantalón corto color blanco y su ropa interior hasta el comienzo de sus muslos, y yo comenzaba a deleitarme con la vista de sus nalguitas tan hermosas, redonditas, musculosas, como invitandome a acariciarlas. Le pasé un poco de alcohol por las dos nalgas para que se relajara un poco, le di un par de palmaditas en la parte baja de la nalga derecha y lo pinché. Me excitaba mucho ver sus nalgas con la aguja clavada. Comencé a inyectar el medicamento y él no hizo ningun movimiento y tampoco dijo nada. Retiré la jeringa y volví a pasar el alcohol por el lugar de la inyección mientras le acariciaba sus nalgas. Casi no me dejó acariciarlas porque en seguida se incorporó, se acercó a mi, comenzó a besarme y acariciar mis nalgas. Yo sentí que sus manos sobre mis nalgas, quemaban y me provocó que lo deseara cada vez más.

Cada día me doy cuenta de que lo amo intensamente y que no quiero separarme de él, quiero que este "viaje" dure muchos años...

Carlónimo -

Querido Simón, efectivamente estuve a punto de reclamar al infame suplantador de Anónimo, pero luego de analizar sustancia y forma, caí en la cuenta de que se trata de un excelente relato tuyo. Y por cierto, ya has tenido tiempo de redactar el siguiente capítulo, por el cual estoy ansioso de saber acerca de la sensualísima Silvia. En cuanto a mi relato, lo estoy viviendo con tanto gusto y conocimiento de los sitios que refiero, que en realidad no tiene ningún mérito su realización. Yo desearía que las respuestas de Anna fueran más rápidas y frecuentes, pero la comprendo bien y la acepto como es. Quisiera que se quedara conmigo en México, al menos por un tiempo mayor, pero respetaré su decisión.

Simón -

Varias cosas...
Recién ahora me doy cuenta de que el relato del 6/11 quedó bajo el nombre de Anónimo. Supongo que ya se habrán percatado de que era mío, pero por si acaso.....

Querido Carlónimo: Ya no puedo ni siquiera decir lo lindo que es el relato. Insisto en que el detalle, las imágenes, todo me lleva a sentirme dentro del paisaje y la escena. El erotismo les brota por los poros; el amor destila su delicado néctar y nos hacés partícipes de la felicidad de ustedes.
Le pedís a Anna que cuente su parte pero luego de lo que le dijiste ("¡Qué bien la estoy pasando a tu lado, yo quisiera que no te fueras nunca! Total aquí estamos bien y no veo razón para que te vuelvas a España. Al cabo, pues ¡vamos! Que vamos de vez en cuando, pero los dos, muy abrazaditos en el avión.") creo que enmudeció. Ojalá se recupere rápidamente porque espero el relato con ansias.
Luego voy a terminar el relato que sigue en el tratamiento de Silvia.

Carlónimo -

En México, segunda parte

La llegada al mar

Anna me decía en aquel momento:

“Me encanta hacer el amor contigo, me provocas a cada instante. Ahora mismo que acabo de recibir de tus manos la inyección y que te contemplo, empiezan a entrarme ganas de sentir tu cuerpo junto al mio. Te amo”.

Permanecía acostada sobre mis piernas. Yo tenía aún en mano la jeringa con que la había inyectado y admiraba la redondez y firmeza de sus nalgas que parecían esponjarse y ofrecérseme coquetamente. Le di unas palmaditas que ella celebró con sensuales murmullos. Tenía la panty color rosa tierno despreocupadamente alojada en los muslos, justo abajo de la tenue pelusita cubierta por el incipiente efluvio vaginal, que me hacía comprobar la veracidad de su dicho.

Inclinándome, probé el excelso néctar de sus primeras emanaciones. Apoyando sus rodillas en la cama elevó decididamente el culo para que se lo siguiera chupando. Y me di gusto recorriendo su entrepierna, los glúteos y la ardiente vulva, hasta que los murmullos se convirtieron en sollozos y en placenteras espiraciones, las cuales anunciaron el inicio de la siguiente refriega. Liberando mis piernas se empinó justo al borde de la cama. La penetré profundamente y, asiéndola por las caderas le induje el cadencioso movimiento que nos hizo explotar y gritar frenéticamente, al influjo de los espesos torrentes que intercambiamos. Después… se tiró boca abajo y yo sobre ella, permaneciendo así por un buen rato, temblorosos, con la respiración muy agitada, hasta que entramos por fin en calma.

Ya tranquilos, nos preparamos y salimos en dirección a la “Fonda del Recuerdo”, un restaurante muy pintoresco donde había hecho reservación para cenar en medio del bullicio de las marimbas, el mariachi y los románticos sones huastecos. Llevabas puesta una blusa bordada por las hábiles artesanas oaxaqueñas que te compré cuando supe que vendrías a México ¡Cómo lucías ese bello símbolo de la cultura zapoteca! Disfrutando el sabor del tequila, escuchando las típicas melodías y canciones mexicanas: la bamba, el sinaloense, el jarabe tapatío, el mil amores, Juan Colorado, y muchas otras, cenamos unas exquisitas langostas a la plancha ¡Muy digeribles! Para que no sufriera tu estómago. Con la garganta muy irritada de tanto cantar ¡tu voz y tu gracia me emocionan! Volvimos al departamento para descansar, ya que temprano emprenderíamos el viaje a Costa Esmeralda, que se encuentra a 350 kilómetros del Distrito Federal, en la parte norte de la costa del Golfo de México. Era la 1:30 de la mañana cuando nos metimos muy juntitos en la cama.

Nos levantamos a las 5:30 porque deseaba llevarte a disfrutar el energizante recurso que nos legaron mis antepasados Aztecas, cuyos conocimientos acerca de la astrología, la energía y las propiedades que tienen las formas piramidales, dieron pie a que construyeran y dejaran para la posteridad el famoso Centro Ceremonial ahora conocido como San Juan Teotihuacán. Así que a las 8 de la mañana estábamos en la punta de la Pirámide del Sol, abrazados y trenzados en una prolongada sesión de caricias y de besos con fuerte contacto lingual. Así, recibiendo los primeros rayos del sol sobre nuestras espaldas, nos llenamos de poder para resistir las intensas jornadas que nos esperaban.

Continuamos el viaje hacia el estado de Hidalgo y, pasando Tulancingo llegamos al estado de Puebla donde el camino se torna ascendente y muy accidentado, ya que empezamos a remontar la Sierra Madre Oriental. Disfrutando el paisaje y el clima boscoso, nos detenemos para visitar un típico huerto de manzanas con taller artesanal para la producción de sidra, licores y dulces regionales. Después de probar algunas variedades de la sabrosa bebida, adquirimos una dotación y subimos de nuevo a la camioneta para seguir ascendiendo la sierra. El clima se torna frio, pero mantenemos las ventanillas abiertas para disfrutar el canto de la naturaleza. Estamos ya en la zona de la presa en Nuevo Necaxa. Volvemos a detenernos para admirar el imponente paisaje de las montañas y el verde espejo del agua. La exuberante vegetación nos hace sentir muy pequeños. Encerrándome en mis pensamientos, agradezco a Dios por haberte conocido y me inconformo ante el proyecto de que vuelvas a España. Luego te abrazo con fuerza y beso tus labios, pero no te comento nada.

Seguimos subiendo y una hora después llegamos a la parte más alta de la sierra, de manera que comienza el descenso, con el consecuente aumento de la temperatura. Poco después empiezas a inquietarte, la piel se te irrita un poco, te pones muy coloradita, así que decidimos cerrar las ventanillas y encender el clima artificial, con lo que llegamos hasta la planicie de la Ceiba sin que percibas el bochorno que se siente afuera. Prefiero que no te preocupes por el momento. Me guardo los comentarios acerca de que tus paisanos conquistadores, al cruzar por estos lares desearon fervientemente regresar a su tierra. Algunos enfermaron y otros más, murieron. Pero eso sucedió en el siglo XVI y las condiciones han cambiado, si bien no deja de ser agresivo el clima.

Y llegamos a otro punto de gran interés: entrando al estado de Veracruz nos topamos con la zona arqueológica del Tajín, centro ceremonial de los aguerridos Totonacas, con quienes debieron vérselas muy duramente tus paisanos. Aquí me interesaba mostrarte un punto muy preciso situado entre dos grandes pirámides, que descubrí en una ocasión. Estabas impresionada por la quietud del lugar, querías detenerte pero no te lo recomendé pues el sol hubiera hecho estragos en tu delicada piel, así que te llevé directamente a la pequeña colina que conozco, sobre la cual nos acostamos a la sombra de un árbol. Te pedi tranquilizarte y en menos de dos minutos te encontrabas profundamente dormida. Estabas boca arriba con los labios ligeramente separados. Los besé con verdadero deleite, te acaricié el cuello y el busto pero no tuviste la menor reacción, estabas absolutamente aliviada, extenuada, rendida. De no despertarte podrías haber pasado varias horas en aquel sitio. Esa es la gran característica y el secreto que descubrí años atrás cuando, cansado de recorrer el sitio me tumbé y pasé varias horas verdaderamente privado del conocimiento. El profundo descanso me dejó en un estado tal de relajación y de tranquilidad que no pude menos que reconocer que mis antepasados fueron grandes sabios y supieron muy bien por qué y cómo instalaban ahí su centro ceremonial. Te dejé dormir una media hora y luego te desperté suavemente. Al despertar, estabas tan relajada y contenta que no te querías retirar y me insististe que permaneciéramos un rato más en aquel sitio.

Pero el viaje debía continuar y una hora después estábamos ya muy cerca del mar. Eran las 15:30 cuando nos detuvimos en una vendimia de frutas, licores, café y dulces típicos, donde estuviste muy contenta curioseando y admirando todo lo que veías. Te llamaba la atención la gran variedad de frutas, el suculento aroma del café y, sobre todo, la gente que en esa zona del país habla con un acento muy simpático y pegajoso. Estabas también muy sorprendida por el murmullo que ahí tiene el campo, donde el coro y el zumbido de una gran variedad de insectos, conforma una verdadera orquesta sinfónica que aturde y al mismo tiempo encanta.

Y apareció por fin el mar, la famosa Costa Esmeralda que nos recibió con un sol esplendoroso y el consecuente calor que te agobiaba pero te mantenía muy contenta. Me decías que no imaginabas que existiera un sitio tan singular. El imponente océano con la blanca estela de su oleaje que termina lamiendo una arena suave, acogedora que te abriga y te invita a recostarte. Ahí se encuentra aún ausente la infraestructura turística “de altura” que ofrece supuestas comodidades pero trastorna la ecología a tal grado que el mar se convierte en recurso virtual. En este precioso sitio donde tú y yo caminábamos tomados de la mano, sólo se ven pequeños hoteles en diseño horizontal diseminados a lo largo de la costa. El que elegimos (Hotel Costa Brava) es propiedad de un buen amigo mío, quien muy amablemente nos ubicó en la mejor de sus estancias: una preciosa casita de dos plantas cuya recámara principal cuenta con una amplia terraza abierta al mar, pero que garantiza al mismo tiempo una gran intimidad. Entrando por una pequeña veredita adoquinada, abrimos la puerta y lo primero que te deslumbró fue un gran arreglo floral que adornaba la estancia y servía de antesala a la gran vidriera que permitía ver el oleaje como si estuviéramos a bordo de un lujoso yate. Tu expresión de alegría fue: ¡Jolines, qué bello es esto! Me abrazaste y me besaste como sólo tú sabes hacerlo, al grado que tirando las cosas que llevábamos en las manos, caímos en el sofá de la sala donde nos dimos un buen “agarrón”.

Después de recorrer la casita y de refrescarnos un rato, te pedí ponerte por fin el bikini, pero no así como así, sino posando para mí cada una de las atrevidas piezas que me habías comentado. Habiendo tomado del frigobar una cerveza, me senté en la poltrona de la recámara para contemplarte. Te desvestiste con tal gracia y naturalidad que parecías ser una modelo profesional, quedando tu delicioso cuerpo para mí totalmente a la vista. Admirándome con tus esculturales nalguitas, tus senos perfectamente erguidos y tus piernas muy bien torneadas, ví cómo te ceñiste cada uno de los bikinis, con los que posabas coquetamente, girabas el cuerpo, me ofrecías el culito parándolo deliciosamente, invitándome a tocarlo, restregándomelo en el cuerpo.

No pude permanecer impávido. Me levanté para tomar de la maleta los utensilios para inyectarte argumentando que si no lo hacía en ese momento tendría que aplicarte las dos ampolletas en la noche. Así que te induje a acostarte sobre mis piernas, te bajé la pequeñísima pieza inferior color cereza que no alcanzaba a cubrir ni la mitad de tus blanquísimos cachetes y, después de besarte y de lenguetearte las desquiciantes intimidades, escuchando tus sensuales gemidos enmarcados por el suave rumor del mar, te desinfecté la zona y clavé con decisión la aguja. El piquete te tomó un poco desprevenida pues estabas concentrada en el modelaje, de maera que sentí cómo te estremecías y estrujabas ligeramente el culito. Pero no externaste mayor molestia. Ví cómo entraba la renegrida sustancia mientras decías enfáticamente: ¡Carlónimo, me haces muy feliz. Mi Carlónimo, cómo te amo y te deseo. Mi Carlónimo!

Después te pedí colocarte recostada en el amplio brazo del sofá con las nalguitas empinadas y apoyando las manos en una mesita auxiliar. Y teniendo a la vista el oleaje, la brillantez y el encanto del mar, te penetré la vulva a profundidad. Tras una deliciosa fricción nos paralizamos y, con la respiración más ahogada que agitada, estallamos un frenético orgasmo. Fuertemente excitado por la forma en que lucías el precioso bikini rojo, sentí el semen brotándome a borbollones. Me apalanqué con furza asido a tu breve cintura. Tú levantaste la cabeza y cerrando los puños te desplomaste por fin agotada, satisfecha. Sentía tus deliciosas nalguitas adosadas a mi cuerpo: contemplaba tus femeninos y sensuales hombros y los besaba. Tenías el cabello revuelto, los labios entreabiertos y las mejillas chapeadas.

Una vez satisfecho el incontrolable deseo que nos embargaba, nos dimos un buen duchazo y salimos en la camioneta. A una distancia de tres kilómetros hay un restaurante campestre, muy rústico, compuesto por palapas. Entrando a una de ellas, teniendo el mar por un lado y un huerto de naranjas por el otro, pedimos unas cervezas, la mía normal y la tuya michelada. Luego, mientras me deleitaba contemplando tu bello rostro y escuchando tu voz tan maja que me preguntaba y comentaba acerca de los diversos platillos de la carta, terminamos pidiendo una docena de cangrejos preparados al achiote, pollo en chile de árbol con enchiladas, filete de pescado a las brasas y un poco de cecina también enchilada. Comiste con gran apetito manifestándome en todo momento tu gusto por la gran variedad de platillos con que cuenta la comida mexicana.

Después compramos unos dulces de coco (que se preparan en diversas formas) y nos fuimos caminando a lo largo de la playa para favorecer la buena digestión. Llevabas puesta una playerita en tono coral con la leyenda “Veracruz: tierra de ensueño” que habíamos comprado en el camino. Complementaba tu atuendo un pequeño short blanco muy bien ceñidito, que te hacía ver excelsa ¡Cómo disfruté aquella caminata interrumpida tan sólo por breves recesos en los que, recibiendo el oleaje en las piernas, nos entregábamos al intercambio de caricias y de apasionados besos. Así nos sorprendió la noche y regresamos al hotel donde descansamos un rato y luego nos fuimos al bar donde nos entretuvimos viendo a un grupo de baile veracruzano, mientras disfrutamos algunas copas: tú de “coctel margarita” y yo de vodka tónic.

Por fin, cansados por habernos desvelado el día anterior e iniciado nuestra jornada muy temprano, te volví a poner en mis piernas y te replegué el short junto con la pantaletica blanca, para insertarte de nuevo la cruel aguja que, sin embargo, esta vez no te causó molestia alguna. Mientras recibías la cristalina sustancia, con el culito muy bien respingado, haciéndome temblar de excitación, me decías que estabas muy contenta y que querías estar muy temprano tumbada en la playa. Luego tú me inyectaste en la forma que describirás enseguida. Terminadas las aplicaciones, nos desvestimos completamente y después de copular muy rico en la forma tradicional que adoptamos durante nuestras primeras experiencias ocurridas en Madrid, nos quedamos profundamente dormidos, apenas cubiertos por una muy delgada sábana.

Preciosa Anna, es tu turno, espero que sigas relatando en la forma tan deliciosa que lo has venido haciendo.

Simón -

Querida Anna:
Acabo de volver a leer lo último que escribió Carlónimo. ¿Te diste cuenta de lo que te está proponiendo? ¡Qué decisión! No me gustaría estar en tus zapatos. Pero lo que te ama ese hombre, es increíble.

Carlónimo -

Les remito la respuesta de Fer, esperando que analicen la situación y podamos comentar en breve.

Aquí empieza el texto de Fer:

Tus preguntas son muy precisas y me ayudan a enfocar mejor el proyecto.

Te contesto en el propio cuerpo de tu mail:

----- Original Message -----
From: Carlónimo
To: Fer Forever
Sent: Friday, November 06, 2009 1:58 AM
Subject: RE: Carlónimo

Pues no me queda muy claro tu proyecto Fer, a ver si acierto.

1. Estás pensando solamente en la etapa donde participamos los tres (Anna, Simón y Carlónimo) Anna llegó en febrero 2009. Aún así, el diálogo en toda forma no se inició desde el principio pues Anna empezó a intervenir poco a poco. Así que estaríamos hablando solamente de los relatos que se dieron más o menos de mayo 2009 en adelante ¿voy bien?
Mi idea es escribir sobre el conjunto de comentarios, lo curioso para mi es que cuando los blogs han tenido una aparición un auge y hasta una decadencia, unas personas como vosotros, de forma muy creativa (utilizando el simple recurso de los comentarios a un artículo) hayan encontrado un rico espacio de comunicación. Por lo tanto me interesa la totalidad.

2. De esos relatos quieres una especie de resumen. Sin embargo, yo diría que son muy heterogéneos y se van por dos o tres vertientes distintas. Hay que recordar, por ejemplo, que Simón ha narrado muy especialmente sus experiencias con Silvia, mientras que Anna pasó al menos por dos etapas definidas: a) Sus experiencias con Germán, Fernando, Daniel y Andrés; y b) Sus experiencias con Carlónimo. Entonces habría que realizar el resumen por etapas ¿o cómo ves?
Realizar un brevísimo resumen por etapas me parece una idea muy buena.

3. Del grupo de relatos que se seleccionen finalmente, tu artículo tendría que diferenciar las etapas que señalo arriba.
Totalmente de acuerdo.

Te agradeceré tus comentarios.

Saludos

Si te parece bien nos ponemos manos a la obra.

Saludos

Fer

Simón -

Querido Carlónimo:
Gracias por tus apreciaciones. Sí, efectivamente fue muy tierno. Pero ya verás que no hay sólo ternura aquí. Como ya dije estoy muy atareado por estos días pero ya vendrá la siguiente parte del relato. Por otra parte, espero que no te importe y con todo el respeto que te tengo, ya estoy deseando "ver" a Annita en bikini disfrutando de las costas que le presentarás.

Anna, también necesito tu mirada de cómo vienen yendo las cosas con Silvia. La mirada femenina en esto es insustituible y quizá tengas algunas sugerencias que hacer para optimizar mis halagos hacia ella.

Carlónimo -

Simón, yo no dije que me retiraba así como así, no puedo dejara de reconocer la ternura como fondo de tu escrito ¡Vaya! Que ayer fue el día de la ternura. Me gustó mucho que terminaras así con cariño, con verdadera delectación tu entrevista con Silvia ¡Bravo pibe! Vas bien.

Por otro lado, respecto a la propuesta de Fer quiero aclarar que no estoy de ninguna manera tomando una decisión en la que me los lleve a ustedes “entre las patas” (como se dice en la pintoresca jerga mexicana). Al contrario, lo que estoy tratando de hacer es aclarar muy bien las cosas para saber cuál es el tamaño del reto y decidir los tres en democrático consenso si vamos o no vamos. Pero estarán “vuestras mercedes” de acuerdo en que no se puede decidir acerca de lo que no se conoce. Espero que esto quede muy claro mis delectísimos amigos.

Y mis últimas palabras para la mujer a quien amo, la deliciosa Anna que en sus últimas intervenciones se ha sublimado ¡Qué bien la estoy pasando a tu lado, yo quisiera que no te fueras nunca! Total aquí estamos bien y no veo razón para que te vuelvas a España. Al cabo, pues ¡vamos! Que vamos de vez en cuando, pero los dos, muy abrazaditos en el avión. Te veo enseguida: ya estamos viviendo lo que les referiré en breve ¡Cómo te agracia el bikini, maja! Recibe muchos besos.

Simón -

Carlónimo:
Por lo pronto, por lo que Ud. señalan, no habría mayor inconveniente en "prestar" digámoslo así, nuestro modo de intercambio. Lo que no estoy demasiado seguro es de poder dedicarle el tiempo necesario, por lo menos por ahora ya que aquel proyecto que lidero en mi empresa, del que ya les hablé, está aún en vías de ser parido. Luego veré de comunicarme con Fer.
En función de tal locura laboral estaba por pedir vuestra anuencia para "desaparecer" por unos días. Pero si Carlónimo lo va a hacer, pues no sé si hacerlo yo también.
Lo que no voy a consentir, querido Carlónimo, es que te tomes unos días sin siquiera comentar lo último que les conté. Por favor, espero tus elucubraciones antes de contarles cómo siguió esto. Y te aseguro que tuvo un matiz que te puede interesar para valorar tu capacidad de enseñarme el buen camino, cosa que agradezco.

Carlónimo -

Amigos todos, a mí me da mucho gusto lo que está pasando aquí pues recuerdo los días en que sólo yo escribía y no se paraban ni las moscas, o al menos no se manifestaban y ahora esto parece una torre de babel o una casa de locos y temo que Karol (qué gusto saber que vuelves) pueda entender fácilmente lo que ocurre.

Independientemente de que después me refiera a sus últimas intervenciones, quiero referirme a la propuesta de Fer, sobre la cual le acabo de contestar en los siguientes términos:

Pues no me queda muy claro tu proyecto Fer, a ver si acierto.

1. Estás pensando solamente en la etapa donde participamos los tres (Anna, Simón y Carlónimo) Anna llegó en febrero 2009. Aún así, el diálogo en toda forma no se inició desde el principio pues Anna empezó a intervenir poco a poco. Así que estaríamos hablando solamente de los relatos que se dieron más o menos de mayo 2009 en adelante ¿voy bien?

2. De esos relatos quieres una especie de resumen. Sin embargo, yo diría que son muy heterogéneos y se van por dos o tres vertientes distintas. Hay que recordar, por ejemplo, que Simón ha narrado muy especialmente sus experiencias con Silvia, mientras que Anna pasó al menos por dos etapas definidas: a) Sus experiencias con Germán, Fernando, Daniel y Andrés; y b) Sus experiencias con Carlónimo. Entonces habría que realizar el resumen por etapas ¿o cómo ves?

3. Del grupo de relatos que se seleccionen finalmente, tu artículo tendría que diferenciar las etapas que señalo arriba.

Y es que si no ponemos claro esto, no veo cómo podamos participar. Anna y Simón

Yo continuaré narrando el viaje a la playa, pero esperen un poquito porque ahora tengo la cabeza enmarañada. Me encantaría ausentarme un par de días y a mi regreso encontrar kilómetros de texto nuevo, como le está pasando a Karol.

Anónimo -

Bien! Bien! Bien! esto está muy bueno.

Anna: Finalmente vas a tener que convencerte de que escribís bien y lo mejor es hacerlo seguido.

Karol: Que bueno que estás de vuelta. Por favor, no te mantengas en silencio. Contanos tus propias historias o comentá las nuestras; lo importante es mantener el contacto.

Carlónimo: No se exactamente que tienen pensado respecto a quien continúa el relato. Pero mientras tanto les mando lo que pasó con la primera vitamina de Silvia. Por favor, no se tomen mucho tiempo. Estamos ávidos de saber de sus andanzas mexicanas.

Al día siguiente había que empezar con las vitaminas. A la noche pasé por su casa a inyectarla. Conversamos un rato y se levantó para dirigirse naturalmente al dormitorio. Mientras yo preparaba la jeringa ella me miraba. No se bajó la ropa ni se acostó como otras veces.
“Me va a doler?” fingiendo carita de susto
“Sil... no te puedo mentir; Gastón dijo que sí. ¿Querés que te compre las pastillas? No hay necesidad de inyecciones….”
“pero me quedo sin que me pinches”
“Si querés que te pinche te pongo otra cosa, algo que no duela”
“No. Dámela, me quiero curar rápido. Lo que no sé es si me voy a poder quedar quieta”
Entonces se me ocurrió usar el método Carlónimo patentado. Me senté en el borde de la cama y señalándome las rodillas la invité a acostarse sobre mis piernas.
Se bajó la ropa y lo hizo. Le masajeé la nalga izquierda un rato, para relajársela y para distraerla. Luego la pinché. Inicié la introducción del líquido muy, muy lentamente.
Respiró hondo y cuando faltaba muy poco comenzó a quejarse.
“AIA! Me duele!”
“Ya terminamos, mi cielo. No te pongas nerviosa” haciendo entrar las últimas gotas. Saqué la aguja y volví a mimarle la cola.
“Te portaste muy bien. Con pacientes como vos cualquiera pone inyecciones. Ahora ¿querés un premio?”
Se levantó despacio “¿Qué?”
Fui hasta el saco que había dejado colgado en el respaldo de una silla y saqué una ampolla de las vitaminas que me había recetado Gastón; la última.
“Me la querés dar vos?”
Le cambió la cara.
“Sí! Dale, bajate la ropa y vení”
Se sentó en la cama como había hecho yo. Cuando me acosté ella acomodó sus piernas de manera tal que mi pene quedara entre ellas. Me sorprendió y la miré complacido.
Sentí el alcohol mientras me decía “Aflojá el culín… si podés!” notando la tensión de mi cuerpo, que no se debía precisamente a la inyección. Y empezó a empujar el líquido.
“Te duele?”
“Sí”
“Perdón…..”
“No sos vos. Las que me dio María y la que me dio Gastón me dolieron igual. No te preocupes. Pero me hicieron mucho bien, me siento espléndido, valió la pena”
Cuando terminó me levanté rápidamente.
“No! No te vayas!”
“¿Cómo me voy a ir?!”
Apoyando mis manos sobre sus hombros la empujé suavemente hacia atrás hasta dejarla tendida en la cama.
“Lo que voy a hacer es…” Introduje mi miembro profundamente en su vagina “profundizar las cosas”
Arqueó la espalda “AHHHH! Qué lindo!”. La expresión, llena de candor, me hizo sonreír, satisfecho de que lo disfrutara.
Empezamos a movernos acompasadamente, rodando sobre la cama. Fuimos alternando nuestras posiciones, a veces ella arriba, a veces yo. En uno de esos momentos en los que ella estaba arriba tomó un pequeño envión y quedó sentada con más fuerza sobre mí con un grito de éxtasis. Un segundo después inundé su interior. Nos quedamos dormidos abrazados. Cuando nos despertamos era tarde y deberíamos apurarnos para llegar a nuestros respectivos trabajos. Mientras nos dábamos un beso de despedida en la puerta Silvia me dijo “Esta noche salgo con Tere; cómo hacemos con la inyección?”
Le sugerí que al salir del trabajo pasara por mi oficina que se la pondría y ella podría seguir camino a encontrarse con su hermana.

Anna -

¡Vaya! Pues me alegra que os haya gustado el relato, pensé que tendría alguna objecion por parte de Simón, pero al parecer lo han disfrutado, aunque de una forma diferente y ¡venga! que de eso se trataba.

Simón:

Si recuerdo muy bien que ya habías inyectado a Carlónimo y he de reconocer que lo hiciste muy bien. Para mi, esta fue la primera vez y no estaba segura de que todo saliera tan relajado, pero bueno... así fue y me alegro mucho por él y por mi.

Carlónimo:

Muchas gracias por tu comentario y me alegra mucho que te haya gustado la forma en que he relatado lo que vivimos. Yo disfruto mucho con tu compañía y pienso que ganarías mucho dinero si te dedicaras a ser "guía de turistas", lo haces muy bien mi amor.

Karol:

Enhorabuena y bienvenida de nuevo al blog, me alegra que estes de vuelta con nosotros. Creo que tardarás un poco en ponerte al día pero pienso que disfrutarás el proceso.

KAROL -

Hola amigos he vuelto. Es para mi muy grato saber que continuan en comunicación. Tendré que leer todo para ponerme al día y así poder seguir compartiendo experiencias. Un beso

Carlónimo -

¡Ternura!.. ¡Ternura!... ¡Ternura! Es lo que me inspira tu precioso relato querida Anna mía. Después de leer tu breve texto no sentí el deseo irrefrenable de abrazarte y de copular, sino el de ponerme frente a ti, mirarme en tus preciosos ojitos castaños, tomar cada una de tus manitas y besarlas suavemente, lentamente.

Preciosa Anna, tu relato me ha hecho llorar de emoción. Tus expresiones:

“me pareció que se veía muy guapo y le dije que le tocaba su inyección de vitaminas y le mostré la jeringa”

“Carlónimo me abrazó tiernamente y me dijo al oido que confiaba plenamente en mí”

“yo bajé sólo un poco su pantalón hasta descubrir solamente la zona que era necesaria”

“no quería que se sintiera a disgusto”

“yo aproveché para clavar suavemente la aguja y él siguió sin moverse”

“le acaricié un poco su nalguita y le subi el pantalón mientras me acostaba junto a él y nos abrazabamos”

Son un poema, me hacen ver lo cariñosa y tierna que eres. Te amo como no tienes idea. Beso de nuevo tus manitas, tus mejillas y tu frente. Mis ojos se humedecen…

Simón -

Annnita!
Gracias! Me encantó cómo relataste la ternura con la que inyectaste a Carlónimo. Te adelantaste en vano; no puedo quejarme de que se la hayas puesto como querías. El que pincha tiene derecho a hacerlo como quiera. Además me alegra que Carlónimo, teniendo en cuenta su aprensión debida a su historia, haya podido recibir la inyección de manera tan relajada. Quizá de tu mano pueda volver incluso a disfrutarlas. Corriendo el riesgo de pecar de soberbio creo que en algo colaboré con esta actitud de él hacia las intramusculares cuando logré inyectarlo de forma muy tranquila en mi último viaje a México. Te acordás?

Anna -

¡Venga Simón! Que mientras yo escribía el relato tu ya me estabas reclamando menos "refriega corporal y más relato"

Ahí está el relato, me adelanto a que me dirás que la inyección no la puse como tú hubieses querido y que no he escrito muchos detalles en la parte del amor. Pero la inyección así decidí ponersela a mi Carlónimo, ya te contaré cómo le ha puesto las demás y sobre la parte del amor, eso lo ha contado mejor Carlónimo.

Anna -

Querido Simón:

Lo prometido es deuda. Espero que lo disfruteis.

La primera vez

Después de un gran día en el que Carlónimo y yo paseamos por la hermosa Ciudad de México, degustamos platillos muy mexicanos que estaban deliciosos y vimos lugares y paisajes inolvidables, llegamos muy cansados al piso de mi amado Carlónimo, él aprovechó para tomar una ducha y yo mientras recondé que no le había puesto su primera inyección, así que mientras él se duchaba yo comencé a preparar la jeringa.

Cuando Carlónimo salió de la ducha, se había puesto su pijama a cuadros, me pareció que se veía muy guapo y le dije que le tocaba su inyección de vitaminas y le mostré la jeringa, entonces Carlónimo me abrazó tiernamente y me dijo al oido que confiaba plenamente en mí y que sabía que estaba en buenas manos para recibir una inyección.


Se acostó en la cama boca abajo yo bajé sólo un poco su pantalón hasta descubrir solamente la zona que era necesaria, y venga que a mi me apetecía descubrirle las nalgas completamente pero no quería que se sintiera a disgusto, entonces le pasé el algodón con alcohol en la parte de su nalguita donde lo iba a inyectar, él ni siquiera se movió ni dijo nada, además tenía el musculo muy relajado, yo aproveché para clavar suavemente la aguja y él siguió sin moverse, comprobé que la aguja estuviera en el lugar adecuado y comencé a inyectar las vitaminas y Carlónimo no se movió, no emitió ningun sonido y tampoco tensó el musculo. Retiré la aguja y volví a pasarle el algodón, le acaricié un poco su nalguita y le subi el pantalón mientras me acostaba junto a él y nos abrazabamos.

Él me dijo que casi no le había dolido y que tenía muy buena mano para inyectar. Yo no se si lo habrá dicho sólo para que no me preocupara, pero yo verdaderamente puse todo mi empeño en hacerlo lo mejor posible.

Comenzó a acariciarme todo el cuerpo y a quitarme la ropa mientras me besaba tiernamente, puso especial atención en mis nalgas mientras yo le acariciaba su hermoso cuerpo, poco a poco nos comenzamos a besar intensamente y de ahí en adelante sólo fueron suspiros, gemidos y se mezclaron nuestros nombres. Anna... Carlónimo... Anna.... Carlónimo... Anna amor mío.... Carlónimo... Anna.... Carlónimo, ¡cúanto te amo!

Simón -

Anna!
Menos refriega corporal y más dedicación al relato! que ya me estoy poniendo nervioso. Necesitamos detalles. Entiendo que Carlónimo te tiene muy ocupada pero un tiempito a los amigos no se le niega.

Anna -

Primero deciros que Fer, a través de mi correo, me ha dicho que desea publicar nuestra historia en otro blog, un pequeño artículo, siempre y cuando no tengáis objeción. Dice que en los blogs se han hecho muchas cosas, pero nuestra comunicación le parece diferente. Por lo tanto quiere pedirnos que cada personaje haga un resumen de la historia. Supongo que ya se comnicarán con él en estos días, pero yo quiero comunicaroslo ya que el correo fue para Simón, Silvia, Carlónimo y Anna.

Segundo, volverle a decir a Anónimo100 que me ha gustado mucho su relato y que me parece muy bien que integremos el tema de las lavativas a nuestro repertorio.

Y por último a mi amado Carlónimo.

Mi amor:

Me encanta hacer el amor contigo, me provocas a cada instante. Ahora mismo que acabo de recibir de tus manos, la inyección y que te contemplo empiezan a entrarme ganas de sentir tu cuerpo junto al mio. Te amo.

Simón -

Estimado Anónimo 100:
Lo que son las costumbres familiares, no? En mi casa nunca tuvieron la manía de los enemas. Sí alguna que otra vez pero nada que marcara nuestra infancia. En cambio, siempre había alguien en proceso de curarse de algo a través de inyecciones. Y si no estabas enfermo a mi mamá se le ocurría que estabas débil.... y a poner el culo sin chistar! Igual habrás visto que en una oportunidad Silvia me puso una.

Carlónimo -

Estimado Anónimo100

¿Oíste lo que comentó ayer Anna?

“También he de deciros que la comida es muy buena pero está empezando a causarme estragos a mi estomago y mi intestino, no he querido decirle nada a Carlónimo para que no se preocupe pero creo que tendré que decírselo pronto esperando que sepa algún remedio que pueda ayudarme”.

Tranquilo amigo, tal vez en los próximos días te pueda ofrecer una buena escena de lavativas. Pero no se lo vayas a decir a Anna, no quiero que se alarme. La voy a llevar a comer: empanadas de cazón, tamales de jaiba, cocteles de camarón, pulpo, ostión y “vuelve a la vida”, ceviches y pescados, tanto fritos como a las brazas, desde luego bien picantes. No va a poder evitar semejante tentación.

anonimo100 -

El tema de las lavativas me ha excitado mucho siempre. Hasta no hace ni 20 años era normal ver en los cuartos de baño un irrigador de esos enlozados con su manguera roja y su canula negra siempre desafiante o alguna pera de goma. Lo mas normal contra el estreñimiento era el supositorio de glicerina, y si este no hacia efecto rapido recurrir a la lavativa. Actualmente a causa de los preparados que venden en farmacias tanto los irrigadores como las peras de goma e incluso los supositorios de glicerina casi han desaparecido y con ello el ritual de la aplicacion de las antiguas lavativas.

Tal como aparece en un relato de este blog siempre habia en las familias una persona especializada en la aplicacion de lavativas siempre ayudada por otro miembro de la familia Ya que por la experiencia que tengo con el irrigador las lavativas generalmente las aplicaban entre dos, una con el irrigador y la otra encargada de la canula y la llave de paso que solia ser la persona experta. Este tipo de lavados son los que a mi me han gustado, los de preparados de farmacia no me gustan, ya que para mi lo excitante de la lavativa es la preparacion y la relacion de sumision que existe durante la aplicacion y mas cuando hay mas de una persona durante el procedimiento ya que la sumision y la humillacion es aun mayor.

Seguire escribiendo sobre este tema, me gustaria que hicierais alguna aportacion al respecto sobre lo que pensais.

Carlónimo -

Estimado Fer

Me da gusto saber que sigues leyéndonos. No sabía nada de los correos que enviaste a Anna. Nosotros llevamos solamente la comunicación que tú bien conoces y que ha sido suficiente para que volemos a grandes alturas. No tengo inconveniente en escribirte pero lo haré luego, desde mi casa.

Un abrazo afectuoso.


Mi encantadora Anna

Gracias por tus bellas palabras. Ahora mismo, mientras pulso la notebook te observo de soslayo, recostada en la cama. El baby doll me permite contemplar tus encantadoras piernas y la pequeña panty apenas te cubre las nalgas. No resisto más, la erección deviene, acelero la escritura, los labios y las manos empiezan a temblarme. Acrecientas el estímulo moviendote exquisitamente. Te acaricias tú misma los muslos, los cachetes y el pubis ¡Espera mi amor, que me acabas! Aviento la notebook sin apagarla. En ruta hacia la cama me despojo de la trusa dejándola tirada. Siento el pene que estalla. Me aviento sobre ti, te deslizo y extraigo la panty. Separas plácidamente las piernas, me abrazas. Penetro tu intimidad deleitándome con los suaves y tiernos gemidos que produces y que se convierten en efusivo jadeo, temblor de voz y grito abierto. Estallo una explosión exorbitante que tú celebras con suspiros, sollozos y contorsiones. Nuestras voces se encuentran, se ciñen, se confunden: ¡Anna! ¡Carlónimo! ¡Anna! ¡mi amor! ¡mi vida! ¡te quiero! ¡me enloqueces! ¡me matas!...

Anna -

Vaya parece que a penas dejo de entrar a este blog un día y ya encuentro muchas novedades. Disculpen pero Carlónimo me tiene muy ocupada, realmente disfruto mucho estár a su lado, me hace pasar momentos inolvidables y he de deciros que tiene unas manos mágnificas para inyectarme.
Por otro lado me ha llevado a lugares increibles, el castillo de Chapultepec es hermoso, tiene su propio encanto mexicano y me gustó mucho el paseo que dimos juntos. Además la comida que he probado es deliciosa, aunque muy picante, todavía no me acostumbro a tanto picante pero ya lo haré.

También he de deciros que la comida es muy buena pero está empezando a causarme estragos a mi estomago y mi intestino, no he querido decirle nada a Carlónimo para que no se preocupe pero creo que tendré que deciroslo pronto esperando que sepa algún remedio que pueda ayudarme.

Querido Simón:

Tendrás que esperarme un poco a que cuente el relato de las inyecciones que le he puesto a mi amado Carlónimo, pero te prometo que haré todo lo posible para entregar la primera parte del relato mañana.

Además quiero decirte que me encató el relato que compartiste con todos nosotros y me da mucho gusto que vayan mejorando las cosas con Silvia.

Anónimo100:

Muy buen relato el que nos has dejao, es interesante lo de las lavativas, como dice Simón casi no hemos hablado de eso en este blog pero que bueno que has llegado tú para ampliar la temática del blog.

Querido Fer:

Disculpa pero casi no reviso la cuenta de correo y menos ahora que estoy pasando unos días increibles con Carlónimo. Ya lo he hecho y ya tienes la respuesta en tu bandeja de entrada.

Mi muy amado Carlónimo:

Te he dejado hasta el final porque para ti son mi palabras mas cariñosas y a las cuales les pongo mucho amor, espero que si sea transmitido a través de ellas.

Gracias por el relato que has dejado en el blog de los momentos inolvidables que hemos pasado juntos, como te lo he dicho me encantó el paseo por el Castillo de Chapultepec, es un castillo muy diferente a los que hay en Europa aunque la parte del mobiliario del Emperador Maximiliano se asemeja un poco mas a lo que hay en mi país y en algunos paises de Europa.
Me ha gustado mucho la Plaza Central y especialmente la Catedral, me llamó mucho la atención esa historia de que se ha hundido con el paso del tiempo. Y lo que me dejó maravillada fue el Templo Mayor, me encanta toda esa cultura y todas las cosas que muestran en el museo, debí de haber comprado más tarjetas postales para llevar a España y mostrar todas esas bellezas a mis conocidos. Pero espero que tengamos tiempo de volver aunque sea sólo a comprarlas.
Doña Tere me pareció una excelente persona, espero que dentro de algunos años podemos volver juntos ahí, para que vea que seguimos disfrutando juntos de nuestro amor y vamos... que también a probar los deliciosos platillos que cocina.

Me apetece mucho ir a la playa contigo, he traido unos bikinis que te van a dejar sorprendido, mi amor. Algunos son muy reveladores sobretodo en la parte de abajo y por detrás, los tengo en varios colores, negro, blanco, rojo, azul y uno dorado. Por favor si ves algún bikini, en alguna tienda, que te gusté no dudes en comprarlo que yo me pondré lo que a ti te guste. Ya traigo un protector solar para que no me suceda lo mismo de la otra vez, pero no estaría demás comprar alguna crema por si es necesario que me la pongas mi cielo.

Te quiero agradecer que me hayas dejado inyectarte, te confieso que te quería decir que si preferías comprabamos unas pastillas, pero me agradó mucho que hayas tenido confianza en mi, he puesto todo mi empeño en que no sufras mucho con las inyecciones y yo sinceramente he disfrutado mucho mientras te las pongo y disfruto con tus nalguitas hermosas. Por otro lado, tu tienes muy buena mano para inyectarme y me enciendes cuando me inyectas, casi me parece raro que cuando me tomas la temperatura no la tenga alta.

Mi amor mañana relataré la primera inyeccion que te he puesto, por favor si algo omito o si ves que me cuesta trabajo ¿me ayudas?

Te mando muchos besos mi cielo, pero no te preocupes que ahora mismo que deje de escribir te lo daré todos.

Fer (Editor del Blog) -

Apreciados Simón,Carlónimo y/o Anna:
Naturalmente que voy siguiendo vuestro interesante diálogo, precisamente por ello os he escrito un par de correos a la dirección de Anna sin obtener aún respuesta.
Me gustaría mucho ponerme en contacto privado con vosotros. Mi mail es fer_anyway@yahoo.es
Saludos cordiales,

Fer

Simón -

Estoy de acuerdo, querido Carlónimo, pero también entiendo que a cada cual hay que darle las explicaciones en los términos que es capaz de comprender (y no hablo de capacidad intelectual sino de características de caracter). Si no entiende tus motivos para el rechazo de la intervención probablemente sólo se encarnice más y es la historia de nunca acabar. Pero no deseo polemizar; acuerdo con vos en que es totalmente inadmisible el ataque a cualquiera.

Carlónimo -

Simón: no es porque amo a Anna que me opongo a que en el blog se utilice el ataque artero como una vía normal de comunicación. Si el comentario de Blanca estuviera dirigido a ti, a Anónimo100, a Karol (si se dignara regresar), a Isa, Lina, o cualquiera de las personas que han participado, mi reacción sería la misma. Es correcto señalar errores o actitudes inconvenientes (lo cual aquí hemos venido haciendo) pero colgarle a cualquiera, sin más, una calificación infamante, es algo que no acepto.

Simón -

Anna! Por favor! No juegues con mi ansiedad. Ya no aguanto saber cómo fue la primera inyección que le diste a tu amado. Y, desde luego, todo lo que seguramente siguió.

Simón -

Estimado Anónimo 100: Antes de que Carlónimo me aleccione por poco hospitalario te doy la bienvenida. (Carlónimo: es solamente un chiste....)Continuá compartiendo las historias que te gustan que eso enriquece este espacoi virtual de encuentro.

Estimada Blanca: Puedo entender que Carlónimo despierte en las mujeres ciertas pasiones, tiene con qué hacerlo. Pero criticar a Anna no hará que ella desaparezca. Contra el amor no se puede y ellos están enamorados. Respetalo.

Carlónimo -

Estimada Blanca

En este blog fomentamos las relaciones constructivas, no las destructivas. Todo comentario es bienvenido, pero no los juicios ofensivos.

Blanca -

Pues mira Carlónimo que por mas que vistas de seda tu relación esa Anna no te conviene y ya esta enseñando el cobre. Dejar todo por ella… pues ya veremos si aguantas mi guapo.

Carlónimo -

Estimado Anónimo100, se bienvenido al blog, ya veo que tienes interés de participar y que el tema de las lavativas te gusta. Ya surgirá algo de eso. Desde luego, no te prometo restaurar el tema de Eulogia, Elisa, Stella, etc. pues no tengo humor para ello. Pertenece al pasado, a la era de Anónimo quien me legó formalmente su obra, me pidió completar algunos textos y después se retiró al descanso eterno. Ya surgirá algo, mientras tanto disfrutamos tus vivencias, que son muy estimulantes.

anonimo100 -

Os envio otra historia de lavativas, a ver si hay alguna historia de aquellas lavativas de Eulogia a Alma y a toda la familia


LA LAVATIVA DE MARI


Era el verano de 1980, en casa de mi vecina no habia teléfono y cuando necesitaban realizar alguna llamada venia a mi casa. Una tarde calurosa mientras yo estaba viendo la televisión, vino la mama de mi vecina a llamar por teléfono al médico, ya que su hija Mari de 18 años tenia desde hacía dos días fiebre y no le bajaba. Cuando acabó de hablar por teléfono, le preguntó mi mama que le había dicho el médico “nada del otro mundo, que le de una lavativa con la pera de goma calentita, y si no le hace efecto entonces esta noche una lavativa de litro y medio y mañana por la mañana en ayunas que se la repita. Así que me voy, que tendré trabajo para dársela. Si le tengo que dar la lavativa grande te llamare para que me ayudes”, mi mama en otras ocasiones ya había ayudado a la vecina.

La parte trasera de nuestras casas tenia un jardín al que solo teníamos acceso los vecinos, mi vecina vivía en una planta baja y daban al jardin las ventanas del cuarto de baño y de su habitación. Al escuchar yo la conversación que había tenido la vecina con mi madre me apresure a montar guardia en el jardin, quería ver como daban la lavativa a mi vecina. Como era verano las ventanas estaban abiertas, estuve 1 hora de guardia sin ningún indicio de que fuera a pasar nada, ya cuando estaba anocheciendo entró la vecina en la habitación de su hija y le dijo:

- Mari, ve al cuarto de baño y espérame que te daré una lavativa con la pera.
- ¡De ninguna manera me voy a dejar, ayer cumplí 18 años ya soy mayor para que me des lavativas!
- Si no te la dejas dar, llamo a Dolores y te damos la lavativa grande sin probar con la pera, de todas maneras si con la pera no consigues hacer de vientre después te daré la lavativa grande.

Ya en el cuarto de baño Mari no paraba de protestar sollozando que no quería recibir la lavativa, fue ha cerrar las ventanas pero su madre le dijo que no, así no gritaras para que no te oigan los vecinos.

-Venga quítate la braga y haz pipi mientras lleno la pera.

Mari seguía de pie protestando, se negaba rotundamente a recibir la lavativa, su madre seguía amenazola con darle la lavativa grande sin la posibilidad de solucionarlo con la pera, cedió y se quito la bragas. Se tumbo en el regazo de su madre, al levantarle el camisón y dejar el culo desnudo, Mari apretaba las nalgas con todas sus fuerzas, recibió dos fuertes azotes y entonces se puso floja, su madre aprovecho el descuido para introducirle la cánula en el ojete y darle la lavativa con un brusco apretón, ahora Mari no paraba de llorar y decir que no quería mas que ya era suficiente. Mientras su madre llenaba nuevamente la pera, Mari seguía tumbada en el regazo de su madre, en ese momento su hermano abrió la puerta del baño.


- ¿como te va la lavativa?
- ¡Cierra la puerta! ¡no mires!
- ¡cierra la puerta inmediatamente y deja tranquila a tu hermana!
- Yo quiero ver como le das lavativa, cuando me das a mi a ella la dejas ver y que te ayude a llenar la pera.

A Mari se le escapo toda el agua como si se tratase de una fuente, la humillación aún era mayor, su hermano lo había presenciado, su madre mientras amenazaba a su hermano para que cerrara la puerta, pero a la vez Mari recibía la lavativa, esta vez hurgando con la cánula e introduciéndole el agua lentamente, Mari recibió tres peras, y para mayor humillación su madre presenció como expulsaba la lavativa en un orinal para saber si había hecho efecto.

La lavativa no hizo efecto, por lo que su madre dijo que llamaría a Dolores y le darían una grande a las 10 de la noche.










Carlónimo -

Simón, muchas gracias, tú siempre ponderando mis relatos más allá de lo que merecen. Pues sí las inyecciones si me duelen, no lo niego, pero Anna tiene unas manitas deliciosas. Aún percibo sus finos deditos tentaleándome el culo ¡Es una mujer muy hermosa!

Por cierto, querida Anna, espero que en tu comentario digas cómo son los bikinis y la ropa de playa que vamos a tener el gusto de verte modelar en Costa Esmeralda. Te amo.

Simón -

Querido Carlónimo:

Qué bello paseo por tus pagos nos regalaste! Casi pude sentir que estaba allí, con Ustedes. También espléndida la descripción de los pinchazos a Annita. Pobre, las dos juntas debe ser doloroso.Quizá mañana puedan dosificarlo un poco más; y en lugar de un solo encuentro, tengan dos! Por otra parte, no te pases con la comida, ya tenés el antecedente de lo que le sucedió a Anna en su visita anterior. No vaya a ser que tengas que darle algún enema además de las inyecciones que le mandó la doctora.

Querida Anna: No demores en hacer tu relato. Ya no aguanto esperar "ver" a tu amado Carlónimo con las nalgas desnudas rendidas a tu afilada aguja. Tenele consideración, ya sabés que no le agrada demasiado que lo pinchen. Pero tampoco era justo que vos no pudieras deleitarte aplicándole algo. Se llena la boca aconsejándome que yo no sea quejoso pero él las evita todo lo posible. Ojalá no le resulten extremadamente molestas y, en cambio, lo ayuden a sentirse mejor. Aunque creo que con tu sola prsencia ha mejorado.

Carlónimo -

De paseo con la preciosa Anna

Amor, para quien viene a la Ciudad de México es ineludible que conozca y que pueda referirse con toda naturalidad al Centro Histórico y a Cha-pul-te-pec, cuyo significado en lengua mexica es “Cerro del Chapulín”. Como no quiero que esta visita pase por ti inadvertida y, por el contrario, deseo que la recuerdees de por vida, decidí llevarte a esos dos puntos. Así que después de haber pasado por la ambivalente experiencia de la visita médica, nos fuimos caminando hasta el Paseo de la Reforma, una de las principales avenidas de la ciudad que mandó construir el segundo emperador, o sea Maximiliano, a la cual nombró “Paseo de la Emperatriz” en honor de su querida esposa Carlota. Es una avenida que los críticos han llegado a comparar con Champs Elysees a la cual yo creo que supera en belleza sobre todo en algunos tramos.

En no más de diez minutos a pie llegamos a la circunscripción del Bosque de Chapultepec y muy abrazaditos, sintiendo tu delicioso cuerpo pegadito al mío, pasamos frente al lago y tomamos la pendiente que lleva al castillo. Disfrutando la belleza del lugar sobre todo en cuanto al ambiente boscoso y la vista de la ciudad que conforme ascendemos por la pendiente se va abriendo majestuosa. A cada paso escucho tus dulces palabras, siento el contacto de tu mano en mi cintura, y tu cabeza que se inclina muy coqueta posándose en mi hombro. No resisto más el dulce estímulo, me detengo llevándote al barandal del camino donde me apoyo de espalda y tú me abrazas colgándote de mi cuello. Nos besamos con gran delectación. Juntamos nuestras miradas, la luz hace brillar tus ojos claros que me miran cariñosos, expectantes.

Seguimos el camino hasta cruzar la imponente herrería de acceso y llegamos por fin a la terraza del castillo, desde la cual contemplamos gran parte de la ciudad. Después de recorrer el museo bajamos por otro camino donde te muestro el delicioso remanso conocido como la glorieta de la Emperatriz. Nos sentamos un rato a platicar. Tú me dices que todo aquello te parece un sueño, que nunca pensaste en llegar a tener semejante experiencia conmigo. Después pasamos a visitar el Museo de Historia, conocido por su curiosa estructura como Museo del Caracol. Luego te muestro donde están el Museo de Antropología y el de Arte Moderno, el zoológico y el enorme Jardín Botánico.

Es imposible conocer Chapultepec en un solo día de manera que, prometiéndote visitar después algunas de las opciones que te he mostrado, tomamos el autobús turístico descapotado, que nos lleva hacia el Centro de la Ciudad por todo el Paseo de la Reforma. Pasamos diversas glorietas famosas. En primer lugar la de la Diana Cazadora, escultura muy distinta de la que se encuentra en Madrid, pues en aquella la preciosa joven se encuentra de frente, vestida, mientras que en México está totalmente desnuda pulsando su enorme arco que apunta hacia el inadvertido objetivo.

En la siguiente glorieta está la Columna de la Independencia, el altar de la Patria donde reposan los restos de los iniciadores del movimiento que separó al país de España. Dos glorietas más ostentan, respectivamente, los monumentos a: Cristóbal Colón, descubridor de América; y Cuauhtémoc, el último Emperador Azteca, que fuera hecho prisionero y torturado por el conquistador Hernán Cortéz, a quien el valiente guerrero mexica no dio el gusto de implorar perdón, ni le reveló bajo tortura los secretos más importantes del nativo imperio.


Y así fue como llegamos por fin al Centro de la Ciudad. Te mostré la Alameda Central, el Palacio de Iturbide (primer emperador de México que consumó el movimiento de independencia), la Plaza Central con su imponente Catedral Metropolitana, ostentando sus enormes torres coronadas por cúpulas en forma de campana. Visitamos también los restos del Templo Mayor de la Cultura Mexica, sobre el cual los conquistadores construyeron la Catedral.


Habiendo recorrido tantos lugares te veía bastante cansada, así que no quise fatigarte más. Estabas chapeadita, con el cabello ligeramente enmarañado y parecías arrastrar los pies. Te abracé, te di varios besos en los sensuales labios, acaricié tus mejillas, el talle y la cintura y te propuse ir a comer a un lugar muy adecuado para que te sintieras en México: el Gran Mesón de Doña Tere, donde degustaríamos una gran variedad de platillos mexicanos. Llegamos al lugar situado muy cerca de la Alameda Central y la singular anfitriona con quien llevo una gran amistad nos recibió con una bebida de cortesía y sendas empanadas de cuitlacoche y flor de calabaza. Con avidez probaste tu “paloma” una cmbinación de tequila y gaseosa de toronja que te volvió a la vida. Sonreíste muy satisfecha. Yo te pedí que, como lo hicieras en el Mesón del Rey, de Madrid, aquí también me dieras a probar. Y me regalaste un beso tan ardiente que aún llevo en los labios el delicioso sabor a maja hermosa.

Después la anfitriona, una muy fina y guapa octagenaria, se sentó por un rato en nuestra mesa y, antes que nada, me felicitó por llevar a tan bella acompañante. Luego te dijo: “Qué preciosos ojos tienes m’hija” espero que sean solamente para Carlónimo, a quien estimo muchísimo y te advierto que lo vigilo, así que debes cuidármelo. Le propusiste con tu natural salero que por favor me hiciera a mí la misma recomendación, pues tú realmente me amabas, que por ti no quedaría... Doña tere irguió el índice de su mano derecha y me hizo la conocida mueca de advertencia. Luego se levantó, nos dio un beso a ambos y juntó cariñosamente nuestras cabezas. Nunca olvidaré ese bello instante.

Y empezó la degustación. Disfrutamos un delicioso Mole de Olla y un Caldo Tlalpeño. Chiles en Nogada (chiles poblanos rellenos de carne molida, nueces, almendras y pasas, bañados con una salsa de queso con nuez molida y granada). Enseguida nos llevaron un chamorro de cerdo (pierna cocinada en horno a la mexicana) que comimos haciendo “tacos” con tortillas de masa blanca torteadas a mano. Le agregamos una salsa de chiles habaneros algo picante que te puso muy coloradita y te hizo levantarte, patalear y “parar la trompita”, situación que aproveché para besarte, reirme y consolarte. Una vez que superaste la crisis te propuse probar el Mole Poblano” una salsa elaborada a partir de una gran variedad de chiles, especies y semillas de almendra, nuez, cacahuate y avellana, con la que swe bañan diversas piezas de pollo. Acompañamos este platillo con los proverbiales frijolitos de la olla que, en el Mesón de Doña Tere son una delicia.

A esas alturas de la comida se sentó con nosotros Martín, el hijo de Doña Tere, quien nos recomendó probar el pollo a la ciruela, así que no lo despreciamos y aceptamos comer una buena porción, acompañada con sucesivos tequilas degustados en “caballito” con su respectivo limón y sangrita. Estabas graciosísima y nos hiciste reir como nunca con tus encantadoras ocurrencias. Por último, vinieron los postres. Tú pediste una sabrosa capirotada (pan remojado en piloncillo con pasas, cacahuate y queso), mientras que yo seleccioné un buen dulce de calabaza en tacha, que es algo màs complicado de explicar. Probaste de los dos y cerraste con un exquisito café de olla (con canela y piloncillo preparado en recipiente de barro). Después de una nueva conversación con la amable anfitriona, quien te reiteró cuidarme, nos despedimos prometiendo volver antes de tu regreso a España.

Después de caminar un rato por el centro volvimos a tomar el autobús turístico que nos regresó hasta Chapultepec. Eran las 7 de la tarde y ya había oscurecido, así que disfrutando la vista de algunos monumentos iluminados (como la efigie del dios Tláloc (dios mexica de la lluvia) nos dirigimos por fin a nuestro departamento, al que entramos bastante cansados. Después de darnos un buen baño nos enfundamos en ropa de cama: yo con un pijama tradicional y tú con un delicioso baby doll en color guinda que hacías lucir espléndidamente.

Siguiendo las instrucciones de la doctora, me aplicaste la primera inyección del tratamiento, escena que tú describirás en ocasión de tus comentarios, mientras que a mí me correspondió nada menos que aplicarte las dos inyecciones que te correspondían para ese día y que, por haber estado muy ocupados durante la mañana, era necesario aplicarte “a la vez, una en cada glúteo. Fueron momentos deliciosos. Te bajaste la panty y te colocaste en mi regazo con las dos nalguitas totalmente al aire. Yo te veía con la atención y el deseo de siempre, pero concurría esta vez la “agravante” de que sería una doble aplicación y eso me calentaba muy especialmente. Teniéndote ya preparada para recibir los piquetes, me fuiste entregando del buró cada una de las jeringas y su respectiva ampolleta, que yo cargué cuidadosamente y te las regresé para que las mantuvieras en tus manos y me las fueras pasando. De manera que hiciste el doble papel de paciente y de asistente. Yo estaba que reventaba de calentura. Me pasaste el primer algodón empapado en alcohol que apliqué en tu nalguita derecha, la cual se acobardó temblando tenuemente. Enseguida recibí la jeringa y vi cómo cerraste los ojos, reposaste tiernamente la cabeza sobre la cama y gemiste al sentir el primer pinchazo, al que siguió la entrada del oscuro Complejo “B” del que ya sabemos la molestia que produce.

Terminada la primera aplicación, perfeccionaste tu posición y me pediste esperar unos minutos para que se te pasara el dolor. Recordando tu reciente petición de que: “¿por qué no vienes ahora mismo y me tomas la temperatura y luego besas mi trasero?” me pareció muy oportuno el momento para atender tu enfática petición, así que separé tus cachetes y te introduje el termómetro en el recto. Es algo que tú no esperabas pero que recibiste con muy buen ánimo regalándome sensuales expresiones de placer. Viendo la vidriada barrita clavada en medio de tus nalguitas, me di gusto besándolas y acariciándolas hasta que el estímulo recibido te hizo prever un posible orgasmo, por lo que me pediste interrumpirlo y aplicarte la segunda inyección. Así que recibí de tus manos la segunda jeringa ya lista y después de tallarte el glúteo izquierdo, te clavé de un golpe la aguja viendo cómo se ondulaba la superficie castigada y oyendo de nuevo tus sensuales lamentos, sobre todo cuando la transparente sustancia empezó a invadirte el cuerpo. A esas alturas me pedías: Ya termina Carlónimo que estoy muy caliente y quiero que me apagues este terrible fuego.

Te extraje la aguja, me desnudé y te acometí de inmediato para continuar besando tus nalguitas que se estremecían de placer. Los dos estábamos sumamente calientes, así que no pudimos continuar el juego erótico. Percatándome que tenías la entrepierna bastante mojada te puse boca abajo y te penetré vaginalmente. Mi pene se deslizó perfectamente ajustadito y empezamos la refriega. Yo me deleitaba viendo y besando tu cabello, admirando tus labios entreabiertos, sintiendo cómo te aproximabas al instante supremo. Pensé en el reciente comentario de Simón en cuanto a que eres una mujer con mucho carácter que sabe lo que quiere y el modo de obtenerlo, y me regocijé sintiendo que eras tú, una briosa jaca andaluza de pura sangre, a quien yo estaba montando, después de conquistarte con todo mi amor, halagos y comprensión. Te vi separar aún más los labios y emitir un grito inequívoco de pasión y de gran satisfacción. Sentí el generoso intercambio de fluidos que nos hicieron retorcer y contorsionar el cuerpo entero.

Preciosa Anna, es tu turno de referirnos esta bella jornada. Mañana nos vamos a Costa esmeralda para seguir amándonos, ahora en la playa.

Simón -

Querido Carlónimo:
Sin duda nuestras mujeres nos tienen locos. Nunca en la vida, yo tampoco, hubiera pensado que estaría posteando canciones de amor.......
¿Pero no es un estado maravilloso?

Carlónimo -

¡Ah! la sensualísima Silvia de nuevo, muy bien Simón, disfrútala y no vayas a tener la descortesía de cerrarnos la puerta cuando las cosas se ponen bien. Mira que Anna y yo te hemos permitido estar a pie de cama. ¡Caramba!Digo "Anna" y suspiro de emoción. No se cómo he llegado a enamorarme. En verdad que yo no era así, te lo aseguro.Perdón por el retraso en preparar el nuevo relato, ya lo tengo perfectamente trazado mentalmente, en cuanto pueda sentarme a escribir por un buen rato os lo entrego (¿te fijaste en el uso del "os" Nunca en la vida lo había utilizado. Definitivamente, no se qué me está pasando...)

Carlónimo -

Preciosa, esa finísima ironía no te la conocía. Me pareció muy clara tu intención de seguir escribiendo lo cual me llenó de gusto. Pero ahora resulta que siempre no. Bueno, utilizando términos taurinos pues yo te hago el quite y ya está ¡Faltaba màs mi amor! Pero como esperaba tu intervención pues ya perdí el hilo. Lo que no estoy de acuerdo en relatar son las inyecciones que tú me apliques, esas te las dejo. ¿Sabes que cada día me gustas más y que esta situación empieza a preocuparme? Cada día y cada noche a tu lado es un festín de amor y felicidad.

Simón, espero escribir pronto pero mientras cuéntanos algo ¿cómo ves?

Simón -

Carlónimo:
Lo de que no le conocías la ironía es interesante porque me parece que Annita empezó a mostrar el fuerte carácter que tiene. Eso es digno de la maravillosa mujer que describís: determinación, objetivos claros y recursos para conseguirlos.
Lo de contar algo, no hay problema; sólo no quería interferir en el curso de la historia de Ustedes. Imaginate que sin que yo intervenga, habías perdido el hilo.....
Ahí va lo que sucedió con mi amada Silvia.

En estos días Silvia no se está sintiendo bien. Físicamente, digo. Está cansada todo el tiempo, tiene sueño. Se agita fácilmente. Me preocupó bastante y le sugerí que fuera a ver a Gastón. Tuve que insistir bastante pero finalmente le pidió un turno.
Desde luego, la acompañé. Ella le contó cómo se sentía y él la examinó. Finalmente le miró la parte blanca del ojo, como hacían los médicos de antes.
“Silvia, ¿qué método anticonceptivo usas?”
“DIU”
“vamos a hacer análisis. Pero creo que estás anémica. Le pasa amuchas mujeres. El DIU produce períodos muy abundantes y a veces la médula no llega a reponer los glóbulos rojos. Vas a ir a tu ginecólogo con esta nota que yo te doy y vemos qué dice. Mientras, hacete el análisis de sangre”
Cuando salimos le pregunté si estaba más tranquila.
“No mucho. Hasta que no sepa bien, no sé”
“Bueno, pero no es nada grave. Pedimos turno en el ginecólogo y ya está”
Me contó que, aunque adora a su ginecólogo, que la trata desde la adolescencia, porque es un hombre cálido y delicado, odia los exámenes ginecológicos. Le prometí que iría con ella para darle todo el apoyo que necesitara.
Finalmente llegó el día de ir al médico. Estuvo nerviosa todo el día. A la hora convenida pasé a buscarla por la oficina y la llevé. Mientras esperamos en la sala de espera le agarré la mano y se la besé muchas veces para darle confianza y ánimo.
Cuando fue nuestro turno abrió la puerta un hombre guapo y amable que la saludó con un beso. A mí me tendió la mano.
Silvia le explicó lo que sucedía y le dio la nota de Gastón y los resultados de los análisis.
“Vení. Vamos a verte” y la acompañó detrás de un biombo. Mientras ella se desvestía él preparaba una serie de instrumentos metálicos que me parecieron horribles pensando que serían introducidos en ese lugar que adoro.
Ella se colocó en posición ginecológica en la camilla y comprendí la extrema vulnerabilidad de las mujeres en estas situaciones. Me acerqué y me paré a su lado, dándole la mano nuevamente. Ella agradeció con una sonrisa.
El enguantó su mano y parándose entre sus piernas introdujo dos dedos en su vagina al tiempo que oprimía su abdomen con la otra mano. Luego de unos breves instantes de esto dijo “Acá está todo bien. Pero lo que dice el Dr. Straroff es verdad. A muchas mujeres les pasa. Lo que podemos hacer es sacarlo y probar qué pasa. ¿Qué opinás?”
Ella me miró interrogativamente.
“Como a vos te parezca mejor, Sil. Me parece que lo importante es que vos estés bien”
“Está bien, Dr. Sáquemelo, entonces”
“Bueno. Vos flojita. Te voy a poner el espéculo. Respirá hondo” Y lo puso de un solo movimiento. Ella no pareció incomodarse demasiado, por suerte.
“Ahora te voy a fijar el cuello con esta pincita. Vas a sentir como un calambre y nada más”
Mientras hacía lo que anunció Silvia frunció la cara en señal de dolor. Le besé la frente y le acaricié la cara. En menos de un minuto había sacado el DIU y el espéculo.
“Ya está, princesa. Levantate y vestite”
Cuando ya estaba vestida se acercó a nosotros al escritorio.
“Están pensando en embarazarse?”
Habíamos hablado del tema. Ella no quiere por ahora, está muy metida en su carrera y quiere desarrollarse; se suma a eso que nunca ha estado en contacto permanente con niños y le resulta difícil imaginarse madre. Yo la creo más que capaz. Ella sabe que para mí es importante. Pero es un tema delicado y no pienso presionarla; por eso me apresuré a responder yo “No, Dr. Por ahora, no” Ella me agarró la mano y me dio un pequeño apretón, que retribuí.
“Bueno, entonces vamos a pensar qué método es el más adecuado. ¿Qué tal la memoria para acordarte de tomar la pastilla todos los días?”
“Y… más o menos. Siempre me dio miedo de olvidarme.”
“Entonces podemos usar la inyección mensual, ¿qué te parece?”
“Bien, eso me parece bien”
El tomó un almanaque y nos enseñó a calcular el día que tiene que aplicársela.
“Pero además, tenemos que resolver lo de la anemia. Creo que con un tratamiento corto y sin el DIU vas a volver a la normalidad enseguida. Te vas a poner estas inyecciones durante 10 días. Después te hacés un análisis otra vez y vemos cómo vas. Pero creo que no vas a tener más problemas”
Nos despedimos del médico. Ella se fue a casa a la descansar e insistió en que yo volviera a la oficina. Cuando llegué lo llamé a Gastón para comentarle y ver qué le parecía. Estuvo de acuerdo con las medidas tomadas; sólo me aclaró que las inyecciones que le había recetado dolían bastante y que viera si las toleraba. Si no, podíamos probar con cápsulas pero a veces las inyecciones son la única salida porque las pastillas afectan el estómago.
A la noche pasé por lo de Silvia, previa pasada por la farmacia a comprar la inyección anticonceptiva. Cuando llegué la encontré durmiendo y me tendí a su lado, sólo a observarla. ¡Es tan linda!
Al rato abrió los ojos y al verme sonrió.
“Te duele?”
“Solamente un poquito, como cuando tengo el período… Gracias”
“Por?”
“Por no presionarme con lo del embarazo”
“Mi vida, jamás lo haría con una cosa así. Pero si no querés que nos embaracemos poné la cola” Mostrándole la cajita de la ampolla. Más que rápido se dio vuelta y se quedó con las nalgas al aire, mientras yo preparaba la jeringa.
“Avisame si te duele”. Sólo suspiró en el momento que le clavé la aguja. Hice entrar lentamente el líquido y retiré la aguja.
“Te dolió?”
“Nada. Estás aprendiendo de tu amigo” me dijo burlonamente.
“hablando de mi amigo…” y le conté lo que me había dicho de las inyecciones para la anemia.
“Si querés te compro las pastillas”
“No quiero perderme tus pinchazos. Porque me las vas a dar vos, no?”
“Como vos quieras. Pero no quiero que sufras”
“Las inyecciones son más rápidas y estoy harta de sentirme mal. Compralas, por favor, y mañana empezamos”
“Sí, no hay problema … ¿Querés que me quede a dormir con vos?”
Se estiró para besarme “Sí, quiero”

Simón -

Gracias Annita! Siempre tan atenta a nuestras necesidades.
Espero, no te preocupes, espero.

Anna -

"Por otro lado, qué deliciosa escena me regalaste ¡Tus bellas nalguitas respingadas con el termómetro en medio de ellas! Eres un encanto y no sabes cómo me calientas. Tenía ganas de levantarme y besar tu encantador trasero, estuve a punto de hacerlo pero me controlé finalmente."

¡Ainss mi Carlónimo! Pues si tanto te ha gustado ¿por qué no vienes ahora mismo y me tomas la temperatura y luego besas mi trasero? Y no sabes cómo me encantó el sexo anal que hemos tenido, verdaderamente me enciendes y quisiera sentir todo el tiempo tu cuerpo desnudo junto al mio.

Oye lo que no me parece es que te hagas el que no entiendes. Así que venga, que yo hice un verdadero esfuerzo por cumplir tus deseos de escribir la escena de la consulta médica como para que ahora te hagas el que no entiendes y quieras que siga escribiendo. No no no no, así como yo escribí hasta donde tu querías ahora te toca a ti escribir hasta nuestro viaje a la playa. Así que por favor continua con el paseo por el parque de Chalulpec o como se llame.

Querido Simón:

Te agradezco tus palabras y los ánimos que me das, te cuento que he pasado unos días increibles a lado de Carlónimo, es un hombre encantador y me ha llevado a muchos lugares muy bonitos, además de que me ha llevado a comer muchos platillos que ahora no recuerdo su nombre porque son nombres muy complicados, pero recuerdo muy bien el sabor de cada platillo, todos han estado deliciosos. Y luego las noches de amor que he pasado junto a él, sinceramente ya lo extrañaba mucho, me siento feliz de poder estar a su lado.

No desesperes, Carlónimo continuará con nuestra historia en cuanto pueda.

Simón -

Ay, Carlónimo, Carlónimo! Ahora resulta que no sos quejumbroso para las inyecciones... ¡Lo que puede el amor!

Annita, coincido con Carlónimo. No te demores mucho que estamos ansiosos.

Carlónimo -

¡En la madre! (Aayy perdón, no podré evitar hablarte algunas veces como mexicano) Un piquete rectal de manos de la doctora ¿cómo se lo permitiste amor? Le hubieras dicho que tú me tomabas la temperatura, preciosa Anna. Yo sentía la cara muy roja y no se si también haya estado así de las nalgas ¡Qué momento tan terrible! Pero en fin, ya pasó. Y ahora resulta que cinco inyecciones. Bueno, al menos se que tú me las aplicarás y eso me tranquiliza. Voy a probar tus manos que para mí son suaves y cariñosas. No soy quejumbroso para las inyecciones y viniendo de ti, pues menos.

Por otro lado, qué deliciosa escena me regalaste ¡Tus bellas nalguitas respingadas con el termómetro en medio de ellas! Eres un encanto y no sabes cómo me calientas. Tenía ganas de levantarme y besar tu encantador trasero, estuve a punto de hacerlo pero me controlé finalmente.

Pues, adelante con el relato, yo continuaré cuando tú me cedas la palabra. Sólo espero que no tardes tanto en insertar tus participaciones, pues estoy ansioso de leerlas.

Te amo y espero que hayas disfrutado el sexo anal que recientemente practicamos ¡Ah! Y quiero ir a la playa, cómo deseo verte en bikini.

Simón -

Querida Anna:

¿Pobre Carlónimo! POr que al menos vos disfrutás de que te pinchen. En cambio a él no le gusta nada. Veremos si viniendo de tus manos le toma algo el gusto.

Como verás no fue tan difícil. Tu relato me encantó! ¿Cuándo seguís con el resto? Digo..... las inyecciones......y algo más, supongo.

Anna -

¡Pues venga chicos! Que os agradezco sus comentarios y !ala! que lo voy a intentar.

Querido Carlónimo:

Recuerda que todavía no me acostumbro al cambio de horario y a las 7 de la tarde generalmente ya tengo sueño. Espero acostumbrarme cuanto antes al horario de México.

Bien voy a comenzar el relato, pero no es justo que tu decidas en qué momento debo dejar de relatar y en ese momento empezarás tu, dejame a mi decidirlo por favor, realmente me cuesta escribir y pensar que debo de hacerlo hasta cierto punto de nuestra historia, me causa angustia. Pero venga que ahí vamos....

Anónimo100: El relato que nos has dejado es muy bueno, me ha gustado y te agradezco que lo hayas puesto en este blog para deleite de todos los que lo leemos.

La visita médica

..."A las 9 en punto entramos a la clínica ataviados con ropa deportiva blanca, muy cómoda. Después de una breve antesala, nos hicieron pasar al consultorio. La doctora, una mujer delgada como de 55 años, muy amable, se dispuso a atendernos..."

Le dijimos que los dos queríamos que nos revisara y comenzó por preguntarle a Carlónimo si tenía algún malestar, a lo que él contestó que en los últimos días se sentía cansado y que pensaba que era por los días tan complicados que había tenido. La doctora le dijo que pasara a la camilla para revisarlo. Le revisó la garganta, los ojos, los oidos, escuchó su corazón con el estetoscopio, le tomó la tensión y le hizo algunas preguntas de rutina. Por último le dijo que le tomaría la temperatura y le pidió que se acostara boca abajo y se bajara el pantalón, a lo que creo que a Carlónimo no le ha hecho gracia por la cara que tenía en ese momento, pero no le quedó mas remedio que hacer lo que la doctora le decía. Yo mientras me deleitaba viendo cada movimiento y cada paso del proceso.
La doctora separó sus nalgas e introdujo el termometro en su ano, dejandolo ahí durante unos minutos que a Carlónimo debieron parecerle eternos pero a para mi transcurrieron muy rápido. Vaya que disfruteé verlo así, me apetecía acercarme y acariciarle las nalgas, pero me contuve porque estaba la doctora presente.
Le retiró el termómetro y le dijo que se podía vestir. Le hizo una receta y le dijo que se encontraba bien de salud pero que necesitaba unas vitaminas, a lo que le recetó cinco inyecciones de vitamina B, una cada día. Yo ya estaba imaginandome la escena que me esperaba y comenzaba a disfrutar imaginando muchas cosas, cuando en ese momento me llamó a la camilla para hacerme la revisión de rutina.

Hizo lo mismo que con Carlónimo incluso lo de la temperatura, que a decir verdad me puso un poco incómoda, comprendí cómo se sentía Carlónimo y me prengunté si estaría disfrutando con la vista de mis nalgas desnudas con el termómetro entre ellas, así como yo disfruté cuando fue su revisión.

Cuando la doctora terminó dijo que me encontraba peor que a Carlónimo, yo le comenté que acababa de hacer un viaje trasatlántico y que probablemente por eso me veia tan mal, a lo que ella dijo que muy probablemente esa era la razón, por lo que me recomendó descanso, buena alimentación, un complejo vitamínico y además un reconstituyente que dijo que era muy bueno en casos como el mío. Por lo que tendría que ponerme dos inyecciones diarias durante una semana y dijo que le gustaría verme de nuevo en una semana para ver si me habían hecho bien los medicamentos y verificar si no necesitaría más.

Nos despedimos con la doctora que fue muy amable y mientras saliamos del consultorio ya comenzaba a imaginar que Carlónimo me iba a inyectar y la verdad es que comenzaba a disfrutarlo....


anonimo100 -

esta es una traduccion de un relato escrito originalmente en frances y que aparece en algunas paginas de relatos


Humillada Delante de la Criada









La pequeña aventura siguiente me llegó hace algunos años. Tenía entonces veintinueve años, estuve casada, sin hijos. Por su trabajo, mi marido fue forzado a ausentarse a veces más de un mes en el extranjero. Algunas veces, lo acompañaba.

En este julio bonito y caluroso, se había ido solo, y yo había decidido ir a pasar unos días en casa de una joven tía a la que quería mucho. Mi tía, de diez años mayor que yo, era viuda y vivía con una criada en una casa agradable en el campo. Era muy guapa, alegre, y siempre muy acogedora, también acepto mi proyecto en seguida.

Instalada como una reina en esta bella morada, pasaba allí algunos días deliciosos. El tiempo se repartía entre la habladuría, los paseos en los alrededores, unas visitas y pequeñas compras en la ciudad vecina. Todo era tan más maravilloso ya que mi tía era servida por María, una hermosa portuguesa de veinte años aproximadamente, y por esto, teníamos sólo que disfrutar.

Una mañana, me desperté con un dolor de cabeza. Después de merendar, aunque esta jaqueca se había disipado en parte, mi tía me dijo: " mi querida, uno de mis vecinos es un viejo señor encantador, es un médico pensionista, voy a pedirle consejo. Hace falta que estés en forma para el resto de estas vacaciones. "

Una hora más tarde llegó este médico viejo y encantador. Charlamos un momento los tres, luego me dijo, " ¿entonces, qué es lo que no va bien?" Me tomó el pulso, me miró la garganta, me hizo sacar la lengua, y luego dijo: " nada grave, le aconsejo darle a su sobrina una aspirina, hacerle esta tarde una cena ligera y, mañana por la mañana, un purgante, o mejor, una lavativa".

Me sentí precipitadamente molestada cuando mi tía dijo, " Gracias, seguiremos sus consejos... "Cuando estuvimos solas, mi tía me miró sonriendo. " ¿En que piensas en la lavativa? "

No sabía que responder. Si es la perspectiva de una lavativa me inquietaba un poco. "Bah", respondió mi tía, " es una medicación simple y eficaz. Verás que todo pasará sin problema".

Después de una cena ligera, como me había prescrito, un pequeño paseo alrededor de la casa - sin atreverme a hablar de lo que me esperaba el día siguiente, pero pensando en eso todo el tiempo - volvimos a la casa y mi tía me aconsejó acostarme temprano. Me dejó delante de la puerta de mi habitación besándome, como cada noche.

Contrariamente a la costumbre, me desperté a las siete. La casa estaba tranquila. Hacia las ocho, oí a mi tía bajar y encontrar en la cocina a María. La cocina y mi habitación daban al jardín, y las ventanas estaban abiertas, oí su conversación. Así es como al cabo de cinco minutos, mi tía le dijo a María: " usted quiere hervir dos litros de agua en esta gran cacerola, es para una lavativa que vamos a dar a la señorita Jaquelin. " Añadió en seguida: " voy a salir un momento a la farmacia comprar un frasco de glicerina. "

Entonces oí a María responder: " pues bien la señorita Jaquelin va a pasarlo mal, le va a resultar eterna la lavativa de dos litros, a mi me las daban de litro y medio. Me gustaría poder ayudarle sino le parece mal, ya que aunque he recibido muchas nunca he dado ninguna"

Me puse roja de confusión y furiosa. Así, esta María se divertía pensando en la lavativa que me iban a dar. Sólo podía esperar. Diez minutos pasaron. Mi tía estaba de nuevo en la cocina. "Bueno", dice, voy a preparar la lavativa. "

Oía los ruidos de agua... Adivinaba lo que pasaba, y todo esto delante de María que, colmaba de humillación, oi decir, " ¿señora, usted va a ponerle esa cánula gruesa en el trasero de la señorita Jaquelin? "

¿Mí Dios, que cánula va a utilizar mi tía? A la humillación se añadía ahora una angustia cierta. No oía nada más desde hacia un rato, cuando percibí pasos en la escalera. Mi tía entró, llevando una toalla blanca y detrás María tenía la lavativa, llena hasta arriba, equipada con su larga manguera roja, acabada por una cánula negra que consideré voluminosa. Me sentí enrojecer y mi tía, adivinando mi confusión, me dijo abrazándome: " buenos días querida, no estés inquieta, verás, todo va a ir muy bien. "

Viendo que mis ojos no dejaban a María, añadió riéndose, " pienso que no estarás molesta si María me ayuda. Es mucho más fácil, y es para mí la ocasión de enseñarle a dar una lavativa. Vamos mi querida, vas a hacer lo que voy a pedirte. Primero, levántate, para que ponga sobre la cama esta toalla de felpa. Bueno, ahora, alárgate sobre el lado, y déjame levantarte tu camisa. "


Con mucha vergüenza, sentí sus manos bajar mis bragas completamente, mi trasero quedo desnudo, contraje mis nalgas apretando con todas mis fuerzas intentando ocultar el ano y la vagina. "Relájate, mi querida. María ponga la lavativa sobre la pequeña mesa. Bueno, ahora, déme el tubo de vaselina. "

Un dedo muy graso me guarnece mi intimidad que trataba en vano de defender."Bueno, ahora, María, páseme la cánula. "Me apretaba con fuerza pero mi tía, después de haberme golpeteado las nalgas para calmar mi aprensión, introdujo la cánula, despacio, es verdad pero tenía la impresión que esto jamás acabaría. Fui crispada y ansiosa, y luego la presencia de María me humillaba tanto que apretaba los dientes, queriendo sobre todo no decir nada, hasta jurándome no moverme. Había guardado en la memoria las declaraciones de María sobre mis nalgas que se retorcerían.
"Bien, " dijo mi tía, " ahora podemos empezar. María, usted primero agite el agua con la gran cuchara de madera con el fin de mezclar la glicerina que, sin esto, se quedaría en la superficie y la lavativa no produciría el efecto deseado. Ahora, usted va a levantar la lavativa, solo un poco. Bien, no te muevas, abro el pequeño grifo. "
No pude reprimir un movimiento sintiendo el agua llegar.

"¿ Esta demasiado caliente, mi querida? " Pregunto mi tía, negué con la cabeza, y como me había prometido, no me moví. Pero era largo, largo, y sentía cada vez más el efecto de esta agua, que fluía sin cesar. Mi tía le dijo entonces a María:

- ¿cuanto falta?

- la mitad, Señora.

Yo tenía un sudor frío. Jamás podré aguantar hasta el final. "¿Bien, mi querida? " Dice mi tía. Respondí por un pequeño gemido. Me golpeteó las nalgas, lo que me hizo contraerlos, e insistió: " mi querida, Si tienes cólicos. Hay que moverse un poco, relájate. Voy a parar y a cerrar el grifo. "

Tenía efectivamente cada vez más ganas de moverme, pero María me miraba y no quería darle este espectáculo suplementario. A los cinco minutos, que se me hicierón como una eternidad mi tía abrió de nuevo el grifo, y dijo a María: " levante la lavativa más alta. Esta vez, comencé a desplazar una pierna luego la otra, luego retorcí mi culo de un modo que me sentía indecente, pero no podía más. Murmuré: " bastante, bastante, no puedo mas, estoy llena, no me deis más por favor”


" Todavía queda medio litro, " dijo mi tía. " María, baje la lavativa y hágalo pasar muy despacio. "

Sentí entonces la cánula deslizar y tuve la impresión que todo iba a irse. "ya vale no puedo mas" dije apretando las nalgas cada vez más. Pero mi tía respondió: " paciencia querida, voy a mover un poco la cánula con el fin de que la lavativa encuentre bien su sitio. Esta muy bien, aguanta. "

Apenas había dicho esto no podía aguantar más. Esta vez, mi voluntad fue impotente. Mientras, mis muslos que se contraían y se relajaban, sentí una mano deslizarse sobre mi vientre y pararse sobre mi intimidad. "tranquila, mi pequeña, " dice mi tía, " vas a ver que todo esto va a ayudarte. "Y en efecto, bajo este dedo hábil, no sentía más los cólicos horribles sino un goce terrible, que venía sin que pueda controlarlo. Así es como, delante de María que no perdía nada, yo tenido una sucesión de orgasmos, pensando gemir, " sí, sí, sí... "

Y luego al fin acabaron. Mi tía retiró la cánula, dijo a María que arreglara todo y quedó sola conmigo, apretándome las nalgas para poder aguantar mas tiempo la lavativa.

Me puse roja, estaba confusa, y no sabía que decir. Entonces, mi tía me abrazó y me dijo: " ha ido muy bien, querida. ¿Sabrías mañana darme una buena lavativa? "

A pesar de los cólicos que me obligaban a apretar los dientes, la miré a la vez con asombro y placer, y respondí: " ¿por qué no? pero con María para ayudarme. "

Carlónimo -

Me enloqueces, querida Anna

A mí si me importa cómo escribes y lo haces ¡muy bien! Preciosa y adorable maja mía. Te amo.

Pero eso de que “hoy ya es muy tarde” sí que me sorprendió. Miré el reloj adosado a la pared de nuestro departamento y eran apenas las 19:03. Me quedé perplejo interrumpiendo la sustitución del foco que se había fundido en el comedor. Te busqué con la mirada encontrándote como siempre muy guapa, sentada en la sala, luciendo un camisón celeste cortísimo que dejaba al descubierto tus torneadas piernas.

Teníamos de fondo una entrañable canción mexicana muy antigua:

Soy soldado de levita, de esos de caballería
De esos de caballería, soy soldado de levita.

Me incorporan a las filas por una mujer bonita
Por una mujer bonita que burló la vida mía.

Pensé en nuestros pueblos fuertemente entrelazados en su historia, que empezaron peleando y terminaron haciendo el amor. Miré tu cabello rubio tu piel blanquísima, contrastantes con mi cabello negro y mi piel entre blanca y apiñonada, producto de la fusión de razas. Lo que es el amor ¡Lo que hace el amor! Dabas un último sorbo a tu vaso de jugo de arándano, lo saboreabas. Yo miraba tu tersa y muy apetitosa entrepierna. Sin poderme controlar, bajé del banco y me acerqué a ti para besarte. Me recibiste con una encantadora sonrisa, con caricias y halagos verbales. Tu forma de hablar, tu gracia y salero: me subyugan, me enloquecen.

Te acosté sobre el diván, te descubrí y separé las piernas, luego retiré la brevísima panty y me deleité besándote el pubis, lo recorrí con la lengua repasando el borde de tus labios vaginales que palpitaban y se estremecían. Los dos suspirábamos, jadeábamos de manera creciente. Giré y levanté tu cuerpo para tener a la vista tus extensos, albos y seductores glúteos que se me ofrecían coqueta y descaradamente. Los separé admirando tu pequeñísimo remolinito rectal que me invitaba a visitarlo de nuevo.

No pude controlar mi excitación, extrayéndome el pene te lo froté en la deliciosa rajita que de inmediato se abrillantó. Coloqué mis primeras emanaciones en tu agitado esfínter y lo presioné suavemente sintiendo cómo mi pene violentaba tu deliciosa estrechez rectal desde el primer intento. Gemiste tiernamente y me dijiste: ¡Carlónimo, ya entraste, tállame suavemente! No completé más de tres acometidas cuando sentí la inminencia del orgasmo. Deseando gozar un suculento platillo visual, te extraje el pene y te induje a acostarte. En ese preciso instante exploté tres viscosas descargas que quedaron adheridas a lo largo y ancho de tus glúteos, mientras gritabas y te estremecías de excitación. Un creciente flujo procedente de tu excitada vulva se extendió a lo largo de tu entrepierna.

Simón -

Querido Carlónimo:

Me quedé pensando.... ¡Por favor, dejá a esa mujer un rato! Sospecho que no dejas a Anna ni a sol ni a sombra. Así no va a poder sentarse a escribir...

Anónimo -

he descubierto vuestra pagina, me han gustado mucho los relatos con aplicacion de lavativas, me excitan muchisimo

Simón -

Querida Annita:

También yo me alegro de que ustedes estén felices. Y respecto del relato, animate. Los que hiciste eran muy buenos. Te queremos y no nos importa nada de cómo escribas (aunque que escribís mal es una idea tuya). Lo único importante es que nos hagas saber sobre tus sentimientos.

Anna -

Vaya chicos os cuento que llegué muy cansada del vuelo desde Madrid, pero al ver a Carlónimo se me olvidó el cansancio.

Blanca: Venga pues que estamos muy jodidos Carlónimo y yo pero muy felices. Gracias por tu comentario.

Carlónimo: Desde que te vi en el aeropuerto he pasado momentos increibles, y esa primera noche de amor fue espectacular.
Lo que veo un poco dificil es contuibuir con mis relatos, pero !ala¡ que voy a hacer el intento, lo prometo.
Mañana os escribo el relato de la consulta médica, porque hoy ya es muy tarde.
No olvides que te amo y que estoy muy feliz de pasar unos días a tu lado.
Ah! y venga que me encantó la canción que me has dedicado, sólo la última parte coincido contigo en que no sucederá.

Simón: Me alegra que Silvia y tu esteis más contentos, me ha gustado mucho la canción y el vídeo que nos has dejado. Gracias.

Simón -

Desde luego, sabés que no está en mi naturaleza tener más de una. Pero a veces con ternura, a veces con fogocidad. Y debo decirte que el breve distanciamiento le puso sal y pimienta al reencuentro. Estamos mejor que nunca. Por lo menos hasta la próxima tormenta; porque si algo he aprendido es que nada debe darse por seguro, hay que trabajar constantemente para mantener la relación a flote.
Y aquí va otra canción, pero esta vez dedicada a mi amada Silvia.

Usted fue siempre así, tan temperamental
Usted me ha dicho tantas cosas que jamás podré olvidar
Usted me hizo a mí pensar, aunque sea tarde ya lo sé
Le agradezco que haya sido todo lo que fue.

Porque usted me hizo enfrentar con lo peor de mí Y en mi lado mas oscuro me descubrí

No olvide que la espero
No espere que la olvide
Si por usted me muero, me muero cuando ríe corazón
No olvide que la quiero
No quiera que la olvide
Si cada vez que puedo me pierdo en el sonido de su voz

Porque algo en mí cambió
Porque algo en mí sembró
Porque usted ha domado lo que nadie en mí domó.

Pero no quiero yo jurar
No quiero prometer
Sólo míreme a los ojos y averigüe si cambié
Yo no la quiero convencer
Ni la quiero impresionar
Sólo présteme una tarde y le regalo mi verdad.

Usted fue siempre así tan temperamental
Usted robó mi alma y no la trajo nunca más
Usted siempre fue así y ya no va a cambiar
Si yo le di mi vida ya no pida que yo cambie, yo no cambio más.

No olvide que la espero
No espere que la olvide
Si por usted me muero, me muero cuando ríe corazón
No olvide que la quiero
No quiera que la olvide
si cada vez que puedo me pierdo en el sonido de su voz

Porque algo en mí cambió
Porque algo en mí sembró
Porque usted ha domado lo que nadie en mí domó.

Porque a partir de hoy
No es el mismo el corazón
Porque usted ha domado lo que nadie en mí domó...

Va el link y espero que esta vez sea hacia el lugar correcto:
http://www.youtube.com/watch?v=D-UEJViHiLs

Carlónimo -

En la variedad de rutas, para vivir el amor… con la misma persona.

Simón -

Carlónimo:
Sos vos el que intenta enseñarme con santa paciencia que en la variedad está el gusto

Carlónimo -

Carlónimo

Es preciosa y me lleva justamente a Anna.

Simón, eres una persona de muy fuertes contrastes, pero te quiero.

Simón -

Carlónimo:

Qué interesante lo sucedido! La canción que decís se ajusta increíblemente a la situación; sin embargo, el link dirigía a esta otra, que creo que también aporta:

El reloj de cuerda suspendido,
El teléfono desconectado,
En una mesa dos copas de vino,
Y a la noche se le fue la mano.

Una luz rosada imaginamos
Comenzamos por probar el vino
Con mirarnos todo lo dijimos
Y a la noche se le fue la mano.

Si supiera contar todo lo que sentí,
No quedó un lugar que no anduviera en ti.

Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura
Que no acabe esta noche, ni esta luna de abril,
Para entrar en el cielo, no es preciso morir...

Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura...

Pareciamos dos irracionales, que se iban a morir mañana...
Derrochamos,no importaba nada, las reservas de los manantiales
Pareciamos dos irracionales, que se iban a morir mañana...

Si pudiera contar todo lo que senti,
no quedó un lugar que no anduviera en ti.

Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura
Que no acabe esta noche, ni esta luna de abril,
para entrar en el cielo, no es preciso morir...

Besos, ternura, y la noche es testigo de esta inmensa locura
Besos, ternura, nuestra ruta de amor se convierte en ternura

Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura
Besos, ternura, y la noche es testigo de esta inmensa locura
Besos, ternura, nuestra ruta de amor se convierte en ternura...

Que derroche de amor, cuanta locura
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura
Besos!

Carlónimo -

Simón: Tomé la ruta indicada
http://www.youtube.com/watch?v=MmQ0l2vvWYU

Que me reportó una muy agradable sorpresa:

“Palabras de amor” con Serrat y Ana Belén

El me quiso tanto, y aún sigo enamorada;
juntos atravesamos una puerta cerrada,
Él, como os diría, era toda mi ocupación,
cuando en la lumbre ardían sólo palabras de amor

Palabras de amor, sencillas y tiernas,
que echamos al vuelo por primera vez.
apenas tuvimos tiempo de aprenderlas,
recién despertábamos de la niñez.

Nos bastaban esas tres frases hechas,
que entonaba un trasnochado galán,
de historias de amor, sueños de poetas,
a los quince años no se saben más.

Me hizo estremecer. Te lo agradezco.

Simón -

Bravo Carlónimo! veo que la llegada de Annita te animó bastante. Veremos qué dice ahora la doctora, pero se te escucha mejor.
Por lo pronto tu relato del encuentro fogoso de anoche me inspiró a mandar esto que creo que describe bastante bien lo que me hiciste imaginar con tu margífica prosa.

http://www.youtube.com/watch?v=MmQ0l2vvWYU


Vamos, Annita! que me intriga saber como les fue con la doctora. Y ya que estamos comentame si como me imaginé la escena tiene que ver con cómo lo sentiste.

Besos y acá espero.....

Carlónimo -

En México, primera parte.

Querida Anna, el relato de este nuevo encuentro lo vamos a hacer de una manera más dinámica y participativa. Será en cierto modo un experimento y espero te guste, tanto a ti como a nuestros amables lectores. Yo induciré un escenario que tú irás completando con tus decisiones y relatos. Así que la historia la haremos los dos, habrá cosas que tú decidas y describas por completo.

La noche del domingo estuve bastante inquieto, sólo pensaba en ti preciosa, en nuestro inminente segundo encuentro. La mañana del lunes, a pesar de tenerlo en cierto modo “prohibido” por el médico, me fui temprano a la oficina y estuve atendiendo diversos asuntos que no podían esperar. A mediodia consulté el itinerario de llegadas del Aeropuerto, confirmando la situación de tu vuelo. Decía: Aeroméxico, vuelo AMX 002, Llegada: 19:15 horas, Procedencia: MADRID. Situación: A TIEMPO Sala de arribo: E T2. En efecto, no había ningún contratiempo, a las 18:30 acudiría a recogerte.

El día estuvo muy nublado. En México la temporada de lluvias se ha prolongado demasiado. A las 18:30 llegué al estacionamiento del aeropuerto resguardándome de la pertinaz lluvia y preguntándome si ésta afectaría tu llegada, pero comprobé en el tablero informativo que el pronóstico seguía siendo “A TIEMPO”. Los siguientes minutos fueron eternos, veía constantemente el reloj imaginando el instante preciso en que aparecerías por el corredor. Eran ya las 19:30 y el pronóstico: “A TIEMPO” se había vuelto desesperante además de mentiroso. Caminé lentamente por la sala y salté de emoción cuando descubrí que el tablero anunciaba por fin el arribo del avión, pero esto me hizo aún más angustiosa la espera. A las 19:55 empezaron a llegar los pasajeros, entre los cuales te identifiqué a ti, preciosa Anna, vistiendo un conjunto formal color guinda, A pesar de las horas de encierro lucías elegante y, sobre todo, muy bella. Nos fundimos en un prolongado beso. Después de muchos días angustiantes volví a probar la suavidad de tus manos, la tersura de tu piel y la frescura de tus labios.

Tomé tu equipaje, fuimos por el coche y nos dirigimos a mi departamento situado cerca del Bosque de Chapultepec donde, después de dejar tus cosas y de que te refrescaras un poco, fuimos a cenar a un pequeño restaurante cercano de comida italiana. Eran las 9 de la noche, llevabas 20 horas despierta y, sin embargo, te veías enterísima, muy bella. Comimos un buen spaghetti al pesto acompañado con vino tinto y, durante una breve sobremesa me preguntaste por mi estado de salud, a lo cual te contesté que ya me sentía bastante mejor, pero insististe en que fuéramos a ver al médico. Acepté tu propuesta con la condición de que a ti te hicieran también un reconocimiento general.

Salimos del restaurante y dimos una “vueltina” (como dijeras tú querida mía) por el parque Uruguay, situado a unos cuantos pasos de mi domicilio. La lluvia había dejado un ambiente de gran frescura que disfrutamos enormemente. Después de mostrarte las fuentes que adornan el sitio, nos retiramos por fin al departamento donde, sin preámbulos, nos desnudamos y nos tiramos en la cama.

Te abracé por la espalda para iniciar el juego erótico pero no quisiste esperar. Dando vuelta te montaste prendiéndote de mi cuello para iniciar una delirante sesión de caricias, besos y desesperados roces corporales que denotaban el incontrolable deseo que a los dos nos embargaba. Sentí tus pezones muy duros sobre mi pecho. Los besé y succioné repetidas veces, luego empecé a acariciarte las nalgas. Atrapaste mi pene con la enptrepierna para tallarlo suavemente hasta hacerlo segregar los primeros relentes seminales. Abriste las piernas y lo sentí entrar muy ajustadito en tu vagina. Tras un breve roce nuestras palpitaciones se aceleraron. Sintiendo tus manos restregarme con avidez la cara y el pelo, mi falo te disparó hasta cuatro porciones de grueso esperma que te inundaron el conducto vaginal. Respiraste agitadísima exclamando: ¡Carlónimo, me empapaste, nunca había sentido semejante caudal y fuerza! Te pusiste de pie y corriste presurosa al baño.

Saliendo, te acostaste de nuevo sobre mí, nos abrazamos y entramos en una nueva ronda de besos y de cariñosos halagos. Como no dabas muestras de cansancio serví dos copas de champagne y, así desnudos, estuvimos platicando y oyendo música. Te propuse que al otro día fueramos al bosque de Chapultepec para mostrarte algunos lugares muy interesantes y después comer una paella en el Centro Asturiano, donde comprobarías que son tan buenas como las madrileñas. Me escuchaste sonriente, muy atenta, luego me besaste diciendo: Estoy de acuerdo mi vida, pero no trates de distraerme ni de marearme porque ¡ala! Previamente iremos al doctor para que te examine y… bueno… también a mí que me revise.

El súbito recuerdo de ese incómodo compromiso me puso un poco serio. Viéndome en tales penurias te chasqueaste de mí a carcajadas, querida Anna. Luego me abrazaste y me besaste diciendo: no te asustes mi Carlónimo, que yo te cuido y no te va a doler lo que tenga que hacerte. Te pusiste finalmente de pie y caminaste cadenciosamente hacia el baño. Tus nalguitas desnudas, blancas, firmes, tersas, respingadas, se balanceaban marcando sensualísimas contorsiones musculares que me alborotaron el pene de nuevo. Pero era tarde y teníamos la cita con el facultativo a las 9 de la mañana. Me dirigí al otro baño para asearme y cuando regresé ya estabas acostada. Te di las gracias por estar de nuevo conmigo y por bridarme tu apoyo. Te abracé, te besé y nos entregamos muy juntitos al descanso.

Desperté cerca de las 8, tú dormías aún y no quise despertarte, sólo me quedé contemplándote.

Y si esto no es amor ¿qué es lo que siento yo?

Si están verdes las manzanas
y un gorrión canta en sus ramas,
es que hay amor.


Previendo que se nos pudiera hacer tarde, me bañé y luego te desperté. Mientras tú te bañabas preparé un frugal desayuno consistente en frutas cortadas en trocitos: plátano, sandía, melón, papaya, uva, manzana, pera, durazno, mango, chico zapote y kiwi. Te quedaste sorprendida por la variedad, que en México no es extraña. Te serví también un tazón de yoghurt con granola, nueces, almendras, avellanas y granada.

A las 9 en punto entramos a la clínica ataviados con ropa deportiva blanca, muy cómoda. Después de una breve antesala, nos hicieron pasar al consultorio. La doctora, una mujer delgada como de 55 años, muy amable, se dispuso a atendernos.

Amor mío, esta parte te la dejo completa para que la describas a tu entera satisfacción. Yo continuaré relatando a partir de que salgamos del consultorio para dirigirnos al Bosque de Chapultepec ¿De acuerdo?

Blanca -

Sí Carlónimo, soy mexicana y quiero decirte que debes apreciar mejor lo que el país produce.

Simón -

Querido Carlónimo:
Gracias por la respuesta, aunque la distancia que pones me indica que tal vez no estés tan bien como decís. Sin embargo, no voy a polemizar; sólo te acompaño y me pongo a tu disposición. Creo que la llegada de Annita te va a animar. Disfrutá de su estadía, no te amrgues pensando en que se terminará. Ya ves que pueden verse cuanto quieran; incluso pueden pensar que los breves períodos de distancia acrecentarán las ganas de estar juntos.
En cuanto a tu estado actual, ¿quien sabe? a lo mejor unas buenas vitaminas de manos de Anna te vendrían bien. Y aunque ella no quiera presionarte a nada que no quieras hacer, no olvides que tuvo la fantasía de jugar analmente contigo. Tampoco olvides que ya te conté que es muy satisfactorio y placentero; llevado de la mano de tu amada puede catapultarte al infinito.

Carlónimo -

Blanca, por tu coloquial expresión tal vez eres mexicana. Gracias pr tu comentario que por breve no deja de ser profundo y agudo. No puedo negar lo que dices.

Simón, te agradezco tu interés, estoy bien pero, como te dije antes, advertido de cuidar el ámbito de las tensiones. Te aseguro que no hay de mi parte intención de severidad hacia tí ¿Cómo puedo ser así con el compañero más antiguo del blog? Podríamos decir que uno de los fundadores. En cuanto a Silvia, no dudo que pueda tener esa cariñosa reacción ¡es una mujer muy hermosa! Espero que sigan mejorando su relación.

Querida Anna, se que no me leerás en las próximas horas pues vienes en camino hacia México donde te espero impaciente. Ya ves lo que andan diciendo: que te traigo “jodida” pero que tú me traes “peor de jodido” No se si conozcas esa expresión muy usual en México.

Cuando pienso en ti recuerdo con felicidad y también con gran preocupación, aquella canción que interpretara la gran Rocio Jurado.

Con gran felicidad, en cuanto a su primera parte:

Grabé tu nombre en mi barca,
Me hice por tí marinero,
Para cruzar los mares
surcando los deseos.

Fuí tan feliz en tus brazos,
Fuí tan feliz en tu cuerpo,
Que el corazón quedó preso,
de tu cuerpo y de tu piel.

Como una ola tu amor llegó a mi vida,
Como una ola de fuego y de caricias,
de espuma blanca y rumor de caracolas,
Como una ola...

Y yo quedé prendido en tu tormenta,
Perdí el timón, sin darme apenas cuenta,
Como una ola...tu amor creció como una ola.


Mi preocupación proviene del desenlace de la canción:

Y me escapé contigo mar adentro,
sin escuchar las voces en el viento,
Como una ola, se fue tu amor,
Como una ola.

No quiero que esto último ocurra nunca.

Simón -

Querido Carlónimo:
Me enteré de que Annita va a verte a México. Espero que eso te ayude a recuperarte. ¿Cómo estás, mejor?
Por favor, no seas tan severo conmigo. Comunicate, conversemos. Tal vez pueda ayudar en algo.
Si Silvia te conociera, te mandaría seguramente muchos cariños.

Blanca -

Ay Carlónimo traes jodida a la españolita pero ella te trae peor de jodido.

Anna -

Querido Carlónimo:

Discúlpame si en algún momento he estado agresiva, no me he dado cuenta de ello pero si he tenido días difíciles y quizá se hayan visto reflejados en lo que escribo.

Salgo el lunes para México en el vuelo 002 de Aeroméxico directo a la Ciudad de México y llegaré pasadas las 6 de la tarde. ¿Se te ofrece que te lleve algo de Madrid mi amor?

diego -

tambien me paso lo mismo un dia en el hospital una chica llego enferma de gripa y le tuve q apicar 3 inyecciones la chica era rubia de ojos azules 21 años delgada y muy buena cuando le baje su calzon ella me dijo dolera no i se la aplique uuuu le dolio bastatnte y se la saque y le limpie

Carlónimo -

Querida Anna, me sentía sumamente alterado y sabía que tú también lo estabas. Te veía agresiva conmigo y sentía que yo, sin querer, lo estaba siendo contigo. Llegué a pensar que nuestra relación era un espejismo. Así de nervioso me puse. Pero ahora me das un regalo extraordinario ¡Por supuesto! sí quiero que vengas. No a cuidarme, a que nos cuidemos y nos amemos. Tú tienes la palabra, me indicas el día y el vuelo.

Anna -

Mi querido Carlónimo:

Comprendo cómo te sientes, porque yo también me siento mal. ¿Necesitas que vaya a cuidarte? Mi amor yo haría lo que fuera para que te sintieses mejor. Y si lo que quieres es tomarte un descanso de todo esto, que yo me lo tomo contigo, también.

Carlónimo -

Anna, mi amor. Estoy muy bien, no te preocupes. No dejo de pensar en ti, en los momentos deliciosos que pasamos juntos y que espero revivir próximamente.

Simón -

Carlónimo:
Siento enormemente tu malestar. Y más siento que yo forme parte de la causa. Por favor, no te retires justo ahora que yo empiezo a sentirme un poco mejor y a pensar que todo está mejorando.
Por favor, haceme saber cómo seguís. Lo que me preocupa mucho es que esto pueda inquietar a Anna cuando lo lea.
Invirtamos los papeles. Aquí estoy para lo que necesites.
¿No habrá influido en tu estado el bajón anímico de verte distanciado físicamente de Annita?
No agregaré leña al fuego contándote nada negativo, que de hecho no hay porque como te dije con Silvia estamos recomponiendo bien las cosas. Pero por favor, contame qué te pareció nuestro encuentro de reconciliación.

Carlónimo -

Simón. Por desgracia me involucré más de la cuenta en tu problema y ayer por la tarde me llegó la crisis sintiéndome muy mal físicamente. Ahora estoy bajo vigilancia médica apercibido de evitar toda situación que pueda alterarme. Llego a la conclusión de que a los mirones más nos vale quedarnos callados. Ya estaba yo hasta planeando supuestas acciones para ayudarles pero ahora estoy convencido de que son ustedes quienes tienen que dirimir sus diferencias y encontrar sus propias soluciones. Así que revoco mi intención y me retiro a atender mis propios problemas. Te sigo leyendo y discúlpame si no intervengo, por el momento.

Simón -

Querido Carlónimo: Gracias por tomarte el tiempo para reflexionar conmigo. Quiero que sepas que aunque no estemos a veces de acuerdo y que me rebele contra lo que escucho y no me gusta escuchar, me resulta importante que estés ahí.

Querida Anna: quizá es verdad que esté un poco susceptible, pero cuando uno no se siente bien es eso lo que suele pasar. Entiendo que cuando uno pide opinión debe aceptar la opinión que se le da,pero a veces no resulta sencillo. Uno se siente tironeado por varios lados; el dolor está dado justamente porque uno se siente mal con las cosas como están pero tampoco quiere que se termine. El amor está y es duro sentir que aún así no se logra plenitud en la relación. Cuando digo que nos tomamos nuestro tiempo quiere decir que estamos reviendo todo en nuestra relación, que estamos apostando a más.

Lo que siguió a aquel encuentro que a Carlónimo le resultó tan dolorosamente inconcebible es esto. Creo haber interpretado algunas de sus sugerencias; por favor, sigan acompañándome y piensen en voz alta aunque lo que tengan para decirme no me guste.

Aquel sábado pasamos a buscar a los chicos de Gastón. Silvia estaba vestida con un equipo deportivo turquesa que le quedaba tan lindo que parecía que se lo habían pintado. Nos fuimos a un parque a pasar el día. Mientras Silvia preparaba las cosas del picnic empecé a jugar a la pelota con los chicos. Al rato me dijeron que querían ir a los juegos y los llevamos. Nos sentamos en el borde del arenero a verlos jugar. La abracé y noté la tensión de su cuerpo.
“¿Por qué estás tan nerviosa?”
“No sé. No sé si les voy a gustar.”
“Les vas a encantar. Relajate.” Le guiñé un ojo y acoté “Relajada es mejor para todo”
Me sonrió pero no me pareció que la tranquilizara.
Al mediodía comimos unos sándwiches y los chicos siguieron jugando mientras ella los miraba y yo iba a comprar helado para todos.
Después del regio enchastre de chocolate y vainilla que se dejaron en la ropa quisieron volver a jugar a la pelota. Querían jugar dos a dos y le pidieron a Silvia que jugara. Ella se puso colorada y dijo “Yo no sé jugar…”. La tomé de la mano y la ayudé a levantarse. Finalmente se animó. Tras un rato de correr todos como locos atrás de la pelota Silvia se dobló el tobillo y se cayó al piso agarrándoselo. Nos acercamos a ella a ver qué había pasado y mi sobrino menor me dijo “Llamá a mi papi para que venga a curar a la tía Silvia”. Nuestras miradas se cruzaron, le brillaban los ojitos. Le masajeé un poco el tobillo y propuse que tomáramos la merienda para descansar un poco. Había empezado a refrescar así que decidimos irnos. Los chicos estaban divertidos y no se querían volver a la casa así que paseamos un rato en coche. Finalmente vi por el espejo retrovisor que se habían dormido en el asiento de atrás y pasamos por su casa a dejarlos.
Cuando Gastón y yo los alzamos para entrarlos el chiquitín se semidespertó y dijo “Papi, le tenés que curar el pie a la tía”
“Silvia, qué pasó?”
“Nada, una torcida. Pero no es nada”
“Vení que te miro”
“No! No es nada!”
“No, pasá. Vamos a ver”
La insistencia pudo más y entramos a la casa de Gastón. Mientras Claudia preparó unos cafecitos Gastón le sacó la zapatilla y la media y revisó el pie de Silvia.
“Es una linda torcedura. ¿Te duele mucho?”
“Un poquito”
“Lo tenés muy hinchado y mañana va a estar peor. Te lo vendo y te doy un antiinflamatorio. Vení al consultorio.”
“No hace falta. No es nada!”
La agarré de la mano y la insté a seguir a Gastón hasta el consultorio. Se lo vendó y empezó a preparar una jeringa. Silvia me miró asustada; Gastón es un profesional pero también es mi amigo y supongo que le dio un poco de vergüenza.
“Date vuelta que es un pinchacito de nada”
Ella se puso boca abajo en la camilla y él le bajó apenas el pantalón. Es un caballero y evitó ponerla incómoda, además, como decimos acá, la mujer de un amigo es como un mueble; los códigos no se rompen. Le puso la inyección en menos tiempo del que hubiéramos necesitado para darnos cuenta del hecho y le hizo una receta para unos analgésicos que debía tomar cada 12 horas.
Conversamos un rato y nos fuimos. La llevé al departamento y entré con ella porque rengueaba un poco. La noté nuevamente tensa. Nos sentamos en el sillón (aquel famoso, el que me sirve de cama) y le pregunté qué le pasaba. Respondió que no sabía; sólo estaba nerviosa. En ese momento se me ocurrió una idea. Me bajé el pantalón y el calzoncillo y me acosté sobre su falda.
“Dale!”
“Eh?! Qué querés que haga?”
“Descargá. Te presto mi cola para que descargues los nervios. Pegá todo lo que quieras”
Dudó pero se ve que le tentaba la idea. Comenzó acariciándome las nalgas y progresivamente empezó a darme nalgadas suaves. Poco a poco se fue entusiasmando y aceleró el ritmo, al mismo tiempo que aumentó la intensidad. Mi culo iba tomando color y calor. Ya me picaba bastante y ella no paraba. Cuando la cosa se fue poniendo más difícil dije “Sil!”; nada, seguía. “SIL!”
Y ahí pareció darse cuenta de cómo me estaba dando.
“Perdón! Simón“ Mientras me acariciaba la cola.
Me levanté y me senté al lado de ella.
“Estás más tranquila?”
“Más o menos. No s酔
“Bien; sigamos probando…” Y bajándole la ropa la puse en la misma posición en la que yo había estado. Empecé con nalgaditas flojas y ella contrajo los músculos.
“Te acordás de lo que te dije hoy? Relajadita es mejor para todo”
“Pero con la cola dura pica menos”
“Pero con la cola floja suena mejor”
Se aflojó y empecé el tratamiento. Al ratito me detuve “Uh! No me di cuenta de que te habían puesto una inyección! Te duele?”
“No, no. Gastón tiene mano de seda, casi ni la sentí.”
“Me voy a poner celoso, Silvia…” dije haciéndole un puchero.
“Que no me haya dolido no quiere decir que me haya gustado. Nadie me pincha el culito como vos!”
Y seguí largo rato dale que dale. No fue fuerte, creo que más bien al contrario, pero a pesar de eso en un momento dado Silvia empezó a llorar. Me detuve acariciándole las nalgas. Lloraba con angustia, había empezado a hacer catarsis. La atraje hacia mi pecho y la mantuve estrechada mientras con la otra mano seguía acariciando sus nalgas. Se acurrucó contra mí y lloró largo rato; finalmente se quedó dormida.
Estuve abrazándola y observándola mientras dormía cerca de una hora; hasta que me acometió una erección brutal. La acosté boca arriba y jugueteé en su vulva con la cabeza de mi pene. Quería darle un suave y dulce despertar. En seguida abrió sus somnolientos ojos y me sonrió. Separó tanto las piernas que parecía una gimnasta rusa.
Coloqué mi pene contra su cálida entrada e hice entrar la punta. Ella arqueó la espalda, emitió una queja y comenzaron a brotar lágrimas de sus ojos. Me detuve temiendo haberle causado algún daño. “Sil, ¿estás bien?”
“Esperaba tanto esto!. Por favor, entrá. Hasta el fondo!”
Penetré como lo solicitó hasta chocar con su matriz, con suavidad. Le dije “Mirame” y mientras manteníamos fijas nuestras miradas masajeé su interior con lentos movimientos de vaivén hasta que logramos los dos el clímax.
Fue formidable, dulce, intenso pero sin estridencias. Fue… volver a hacer el amor.

Carlónimo -

Mi vida ¿qué significa ¡Ainnsss?

Pero lo terrible es que hayas efectuado la peor interpretación que pueda haber (ni siquiera la imaginé) respecto de mi comentario. No te pedí decidir entre Andrés y Daniel, sólo quiero que les cierres la puerta en las narices porque me molesta que te estén importunando con sus absurdas pretensiones. Si yo estuviera ahora en Madrid, creeme que lo haría personalmente y los mandaría a los dos ¡a freir espárragos! (y de la manita) porque yo te amo como no tienes idea.

Aclarado lo anterior ¡Ala! Dime ahora lo que quieras pues ya se que eres brava. Para que lo sepas: Mi única variedad eres tú preciosa!!!

Anna -

¡Ainnsss Carlónimo! Pues a mi me encantaría poder pasar unos días con todos vosotros, pero no tengo idea de cómo lo vaya a tomar Simón, porque veo que está muy susceptible.

Sobre lo que me habiais preguntado, pues... vaya... no veo porqué tengo que decidirme entre Andrés y Daniel, si yo te prefiero a ti. Que si lo que tu quieres es variedad, pues decirmelo y ya está, elijo a Andrés, pero si me preguntas a mi qué es lo que prefiero... yo te prefiero a ti.

El dolor de espalda se me ha quitando con solo leer lo que hariais estando junto a mi. Mucha gracias.

Carlónimo -

Anna, amor mío. Quiero consultarte algo antes de planteárselo a Simón.

¿Qué tal si, en ocasión de tu ansiada visita a México, hacemos un espacio e invitamos a Silvia y a Simón para que nos alcancen? Creo que así podríamos ayudar a que se reconcilien y tendríamos también el gusto de verlos ¿Qué opinas preciosa? Te extraño muchísimo.

Anna -

Disculpa Simón si algún comentario mio no fue el más adecuado, finalmente sólo tu sabes cómo te sientes y nosotros no somos adivinos para saber qué es lo que esperas de nosotros.
Te he dicho que tendrías nuestro apoyo en la decisión que tomases pero al parecer no lo has comprendido. Defendimos a Silvia, más por el cariño que te tenemos que por otra cosa, solo queríamos que fuesen felices, mientras tanto tu la atacabas, fue cuando percibí que ya no deseabas estar con ella. Pero venga, que no fue así y lo lamento si no fue lo que esperabas.

Espero que resuelvas pronto tu situación y suerte.

Anna

Carlónimo -

¿Recuerdas los siguientes diálogos Simón?

Queridísimos Anna y carlónimo:
Que Alegría inmensa me da saber que finalmente se encontraron! Es tan evidente que ambos se desean desenfrenadamente... Por eso, entréguense así, desenfrenadamente. Que el límite sea el cielo.
Fecha: 29/09/2009 19:08.

Autor: Anna
Ja ja ja ja! ¡Espera Simón, espera! Los mejores vinos deben de tener un tiempo de maduración.
Fecha: 29/09/2009 19:31.

Autor: Simón
Annita:
Es verdad, pero si los dejás demasiado se convierten en vinagre.....

Simón -

Querido Carlónimo:
No digo que sean Uds. los que desearan el rompimiento; simplemente que en el momento que las cosas se están encarrilando entro al blog y encuentro a todo el mundo dándome palos con una dureza que duele....
En cuanto a que Silvia llegó humilde, no es esa exactamente la situación. Que ciertas cosas la hayan quebrado allí no significa que fuera con intención de humillarse, ni que yo lo quisiera. Cuando supo que me iban a inyectar sólo le importó ver, como si nada estuviera pasando entre nosotros.Insisto en que ni hubo preocupación por mi estado de salud.
La cuestión de que la "despaché" tampoco es exacta; forma parte de los acuerdos a los que llegamos. Ambos estuvimos de acuerdo y no la despaché, la acompañé. Esto que les relaté sucedió hace unos días. Con Silvia estamos yendo despacio. Tampoco estamos para jugar a los noviecitos quinceañeros pero empezamos otra vez.
Tengo ganas de poder extrañarla; queremos darnos el espacio que haga trascendente y vital el encuentro. Por ahora está funcionando.
A menudo elegimos no ir a la cama; sólo conversamos largas horas a veces copa de por medio, a veces mate….
Salimos a pasear, descubrimos nuestros gustos y disgustos fuera de la cama. Por eso me disculpo si por el momento me vuelvo algo aburrido en los relatos; no es que no disfrutemos de intimidad pero lo hacemos con más tranquilidad.
Por favor, necesito de su comprensión. El proceso no ha sido ni es fácil.

Carlónimo -

Querido Simón, nada más apartado de la realidad. Al decirme “lamento mucho comunicarte que luego de que Silvia dijera esto que relatas sucedió lo que cuento…” pareces acusarme de arpía, de ave de mal agüero, como si yo disfrutara viendo que ella y tú se distancian. Y nos acusas a todos de conspiración en tu contra ¡nosotros somos los que deseamos el rompimiento!

Y luego nos quieres convencer de que ya viene la solución participándonos que la pobre Silvia llega a tu casa con una humildad rayana en humillación, llorando y suplicándote que la recibas, que siquiera la oigas. Pero tú le dices que lo vas a pensar y la despachas de nuevo a su casa.

No puedo presenciar semejante desmesura sin inquietarme ni tomar partido. No concibo a Silvia como un ser doliente que soporta sin límite. Ella es muy guapa, sensual y la desean muchísimos hombres. Además, tiene iniciativa para contrarrestar cualquier ataque a su libertad y a su persona.
Y eso es lo que trato de resaltar en beneficio tuyo, para que realmente la disfrutes como es y te enorgullezcas de ella.

Simón -

Queridos:
Veo que me tomo un par de días para pensar y ya están todos conspirando o poco menos que mandándome al demonio, que si la quiere dejar que la deje, que... etc.etc. Nada más lejano a mis intenciones y lamento que no hayan podido empatizar con mis sentimientos. Desde luego que no espero acuerdo absoluto pero tampoco tanta parcialidad.
Carlónimo, lamento mucho comunicarte que luego de que Silvia dijera esto que relatas sucedió lo que cuento a continuación.

Diez días después me sentía tan mal que decidí llamar a Gastón para ir a verlo. Gastón Straroff es mi amigo del alma, prácticamente un hermano. Hicimos la primaria y la secundaria juntos. Después él se decidió por estudiar medicina y cuando terminó su residencia lo adopté, además, como mi médico de cabecera. Me conoce mejor que nadie y puedo confiar en su buen criterio. Me dio cita en el consultorio para esa misma tarde.
Le conté todo lo que me sucedía e independientemente de que ya tenía sus hipótesis me hizo una revisación completa.
“Simón, fuera de que perdiste peso y tenés cara de muerto en vida, no tenés nada. Estás bajo mucha presión y eso afecta tu salud. El consejo que te tendría que dar como médico es que te desconectes un poco, que te tomes unos días de vacaciones”
“No puedo. La presentación del proyecto es en 10 días y no llegamos. Por favor, dame algo para llegar a ese momento y después te juro que me tomo unos días”
“No es la solución más adecuada pero entiendo que si sentís que no te puedo ayudar te vás a poner más nervioso, así que vamos a elegir de los males el menos malo. Hay unas inyecciones de vitaminas que se usan en estos casos de stress; los pacientes que las usaron dicen que duelen un poco pero tienen efectos formidables, te animás?”
Ay! Si Gastón supiera de mi relación con las inyecciones!!
“Pero solamente 10 días y después, si no te tomás vacaciones, te interno!”
“Entendido”
“Y decime….. ¿no querés venir el sábado a comer un asadito a casa? Clau va a estar re-contenta y los chicos te extrañan”.
Fue como una puñalada. Casi me pongo a llorar, pero sólo hubiera logrado que me interne directamente.
Claudia es la esposa de Gastón. Se la presenté yo; hicimos la carrera juntos y desde la primera vez que se vieron no se separaron más.
Tienen dos hijos preciosos que me llaman tío Simón. O me llamaban; hace tanto que no los veo que a lo mejor ni se acuerdan de mí. De golpe me di cuenta de que desde que estoy con Silvia no los llevé más a casa; antes se pasaban fines de semana enteros conmigo. Es imperdonable. Pero lo más terrible es que tomé conciencia de que ni siquiera sé si Silvia quiere tener hijos, por ejemplo. Para mí es importante, me encantan los chicos y les encanto a ellos; donde hay chicos termino con ellos colgados todo el tiempo. No creo que pudiera tolerar no ser papá. Y no sé si Silvia quiere ser mamá. Efectivamente, hay muchas cosas pendientes en nuestra relación y vamos a tener que pensar en ellas antes de decidir seguir juntos.
Mientras pensaba en eso me encontré con que Gastón había hecho todo un discurso sobre no se qué y me preguntaba “¿Qué pensás?”.
“Eh?, me decías?”
“No te preocupes, lo conversamos el sábado tranquilos”
“No creo, me voy a dedicar a los chicos”
“Seguramente, pero en algún momento se van a ir a dormir”
“Tenés razón. No te saco más tiempo, tenés una pila de pacientes esperándote” me levanté y él me acompañó a la puerta, me dio un abrazo y me dijo “No hay mal que dure cien años”
“Ni cuerpo que lo resista”
“Estás un poco negativo. Siempre que llovió, paró. Y no me contestes nada. Hasta el sábado”
Cuando salí del consultorio pasé por la farmacia a comprar las inyecciones y después volví a la oficina a seguir con lo que tenía que hacer.
Cuando llegué a casa de mi mamá (encima eso, no puedo considerarla mi casa, así que ni siquiera estoy cómodo; aunque el problema soy yo, no estoy cómodo en ningún lado) busqué en su libreta de teléfonos el de una enfermera. Eso nunca falta en la agenda de nuestras madres. Encontré una y la llamé; quedó que venía en un rato a ponerme la primera.
Como a la hora tocó el timbre. Era una señora como de la edad de mi mamá. Se presentó, se llama María. Me preguntó dónde prefería que me inyecte y le dije que en el dormitorio porque el médico me había dicho que dolían un poco y me parecía mejor que me la ponga acostado.
Fuimos al dormitorio y mientras ella preparaba la jeringa me acosté boca abajo y me bajé el pantalón apenas lo necesario. Se acercó, me limpió la parte superior del cachete y me dijo
“Muy bien, así flojito está muy bien” y me pinchó. Lo hizo muy bien, ni lo sentí.
Cuando empezó a entrar el líquido el músculo sufrió una contracción involuntaria; era dolorosa.
Ella lo percibió y con delicadeza preguntó “duele mucho?”
“Un poco, pero no se preocupe, ya sabía.”
Por primera vez en mucho tiempo la inyección no me produjo nada; ni excitación, ni anhelo de más, ni nada. Me vestí nuevamente y quedé con ella para el día siguiente.
Así siguieron 3 días más. Iba teniendo el culo más dolorido, pero nada más. Gastón me llamaba todos los días para ver cómo andaba; creo que lo preocupé. Incluso el viernes a la noche me llamó Claudia para asegurarse de que iba al día siguiente a la casa.
Ese día la pasé muy bien, hasta hubo momentos fugaces en que me olvidé de mis problemas. Jugué mucho, charlamos mucho, me relajé un poco. La inyección me la puso Gastón; fue el espectáculo del día. Los chicos querían ver cómo me la ponía y le armé una escena terrible para que se divirtieran. Le grité qué clase de médico era, dónde había estudiado, etc., etc., etc. Me encantó escucharlos reírse a carcajadas y transformar en alegría hasta el teatralizado momento dramático que yo estaba viviendo. Fue muy educativo (para mí).
El lunes, aproximadamente en el horario en que María viene a inyectarme, sonó el timbre y fui a abrir. Casi me muero cuando me encontré en la puerta a Silvia.
No sabía qué hacer ni que decir. Ni siquiera atinaba a hacerla pasar, así que ella tomó la iniciativa y me dio un beso en la mejilla “Hola” dijo mientras avanzaba haciéndome mover para dejarle paso.
En el momento que me dio el beso se le llenaron los ojos de lágrimas “Cambiaste de perfume”
“Ah!, si”
Su capacidad para captar sutilezas es asombrosa, aunque considerando el episodio que dio origen a nuestra separación, ella no es en sí misma muy sutil; pero lo del perfume no había sido intencional. No había referido a querer borrar el pasado ni mucho menos, como podría pensarse linealmente; pero era cierto, no estaba usando el perfume que a ella le gustaba.
Mientras estábamos en el hall en medio de una situación un tanto incómoda para ambos volvió a sonar el timbre. Esta vez sí era María. Al verme con Silvia me dijo educadamente “AH!, estás ocupado, vengo a inyectarte más tarde, querés?”
“No María, no hay problema. Pase, por favor.”
En ese momento la miré a Silvia instintivamente. Le cambió la mirada; nada había cambiado sustancialmente en ella. Entró detrás nuestro al dormitorio. La miré a los ojos y le dije “Silvia, esperame en el comedor. En dos minutos estoy con vos”
Estuvo a punto de decir algo pero se dio media vuelta y se fue. María había preparado la jeringa mientras tanto y estaba esperando que me pusiera en posición. Cuando me fue a pinchar tanteó la nalga y me dijo “Aflojate. Me parece que tu novia te puso un poco nervioso. O me equivoco?”
Guardé silencio, aún cuando por efecto de la tensión que nunca logré controlar completamente, la inyección me dolió más de lo que esperaba. Despedí a María y me dirigí al comedor. Reaccioné a tiempo y saqué la mano de la nalga que me estaba masajeando; ese gesto hubiera sido una provocación desconsiderada.
Silvia estaba sentada en el sillón, en silencio. Me senté al lado de ella y, como para suavizar un poco las cosas, le puse la mano sobre las rodillas, que mantenía cruzadas.
“Por qué me echaste?”
Carraspeé, intentando ganar tiempo porque no sabía cómo explicar el motivo sin ser extremadamente duro.
“Sil, mirá. Creo que todavía no tengo en claro qué es lo que me pasa con lo nuestro y no quiero contestar desde el enojo porque no es sano para nadie. Dejame que resuelva lo que me pasa a mí y hablamos”
“NO! BASTA! Hablemos ahora porque no aguanto más esta situación!” al borde de las lágrimas otra vez.
“Bien, como vos quieras. Te eché porque te vi la cara. Te excitaste de pensar en que me iban a inyectar. Ni siquiera te preocupó si estoy enfermo. No quiero ser duro, perdoname, pero no sé si me extrañás a mí o a los orgasmos divinos que tenemos” Después de decirlo, me di cuenta de lo duro que realmente era dicho así.
Por supuesto, pasó lo que tenía que pasar, ella llorando a moco tendido y yo tratando de consolarla. Es que, insisto, el problema no es que no la quiero. Al revés, como la quiero necesito que nuestra pareja tenga futuro y en las actuales condiciones no me parece posible. No tengo 20 años como para pensar solamente en disfrutar el momento, necesito tener una pareja con la que pueda tener un proyecto. Entiendo que es un poco egoísta pensar en lo que YO necesito, pero si no pienso en eso para ser feliz tampoco puedo hacer feliz a nadie. No quiero lastimar a Silvia pero tampoco me quiero lastimar yo. Silvia volvió a pedirme perdón por lo de Manuel y yo traté de explicarle otra vez que Manuel no me importaba nada; eso sólo había detonado que reflexionara sobre otras cosas de la pareja que evidentemente no me cerraban y me negaba a ver. Ella admitió que en estos días había pensado mucho y se había dado cuenta de que en algún lugar muy profundo ella sabía que esta crisis tendría lugar en algún momento, pero sin darse cuenta había intentado taparla infantilmente por temor a no poder sobrellevarla.
En fin, hablamos, lloramos, gritamos, hicimos todo lo que necesitamos, hasta las 4 de la mañana. No s dijimos todas las cosas que podrían habernos hecho daño en este tiempo y que habíamos silenciado. Decidimos darnos la oportunidad nuevamente. Desde luego que la satisfacción sexual no va a quedar afuera porque creo fervientemente que es una parte indispensable de la vida en pareja, pero no la convertiremos en el centro de nuestra relación. Intentaremos madurar como pareja, para lo que, por ahora, vamos a seguir como estamos, ella en el departamento y yo en la casa de mi mamá. Vamos a tratar de que no nos invada la cotidianeidad. Ya veremos cómo nos sale. Por lo pronto, el sábado que viene se quedan en casa los chicos de Gastón y le dije a Silvia si quería venir; aceptó un poco temerosa porque dice que no sabe muy bien qué hacer con chicos. Todo se aprende en la vida, a convivir también.
La llevé al departamento y me volví a casa. Dormí toda la noche por primera vez en semanas y al día siguiente pude resolver todos los temas que me quedaban pendientes del proyecto que tengo que presentar.

Carlónimo -

Las consideraciones de Silvia

Así es Silvia, Simón fue sumamente claro: agradeció mi mediación pero se mantuvo inflexible ¿A ti cómo te fue cuando hablaste con él? Lo mismo Tere, lo mismo. No lo ablandé ni con ruegos ni con lágrimas. Llevando el pañuelo a los ojos y estremeciendo la cabeza por efecto del llanto, agregó: me parece que ahora sí vamos a terminar y no sabes cómo me duele. Pero él no quiere entender que cité a Manuel porque el día anterior había estado platicando con él y su nombre me “brincaba” en la cabeza. Simón y Manuel tienen en común que los dos me han hecho gozar con inyecciones, así que no es de extrañar que en un contexto de inyecciones, pueda yo confundir los nombres. Y eso fue lo que ocurrió. No entiendo cómo es que Simón se aferra a la absurda idea de que yo quiera a Manuel y no a él.

Pues, Silvia, más vale que tomes las cosas con calma y trates de relajarte. Pero no puedo Tere, no puedo. Me duele mucho esta situación sobre todo por lo absurda que es. Nada difícil me resulta iniciar algún otro romance, tú sabes que oportunidades no me faltan. Así es, hermana. Por cierto, uno de tus enamorados es Marcos tu gran amigo de la adolescencia y, como trabajo cerca del hospital donde él presta sus servicios, me pregunta siempre por ti. Ahora que le comenté de tus problemas con Simón, insiste en que quiere verte ¿Por qué no piensas en salir con él?

La sugerencia hizo que Silvia se quedara como estatua frente a la cama, con la falda alzada y la panty replegada hasta los muslos. En efecto, Tere estaba a punto de inyectarla. Las hermanas se miraron, compartieron una pícara sonrisa, y continuaron su diligencia: Silvia se acostó con las nalgas al aire y Tere se aprestó a tentalearle los glúteos. Tras la desinfección y el consecuente pinchazo que hizo temblar las posaderas de la escultural porteña, las dos retomaron el tema. Viendo la roja sustancia pasar de la jeringa al glúteo, Tere agregó: Yo creo que deberías probar con él pues siempre me pareció un buen partido para tí: es guapo, solvente y simpático pero, sobre todo, no ha dejado de interesarse por ti.

Silvia contestó maliciosa: Y no sabes lo que ocurrió entre nosotros cuando Simón se pasó de listo saliendo con su amiga Edith, a quien yo detesto. Marcos me inyectó en esa ocasión y después hicimos el amor ¡Silvia! gritó Tere ¿cómo pudiste engañar a Simón? Fue tan sólo en revancha pues él copuló descaradamente con Edith y tengo la sospecha de que los dos se vienen inyectando mutuamente desde entonces. Extraída la hipodérmica, Tere se sentó sobre la cama para masajear el palpitante cachete horadado, diciendo: ¡Pues ya ves! Aún así Simón se enoja por una minucia y se da ostentosos baños de pureza. Yo que tú saldría con Marcos, nada pierdes con probar esa alternativa. No se, hermana, no se, yo amo a Simón y quiero que se compongan las cosas.

Puesta finalmente de pie, mientras se ajustaba la panty se quedó muy seria, como pensando. Luego añadió: Aunque no dejo de pensar que tienes razón y no le vendría mal a Simón un serio escarmiento…

Carlónimo -

Querida Anna.

La vida sigue su curso y los lazos que alguna vez estrechamos nos comprometen a tomar decisiones que pueden ser difíciles pero que no podemos evadir. Resulta que, después de aquella exitosa experiencia que tuviste con Andrés ¿recuerdas el último párrafo de la narración que nos hiciste? “Llorosa de alegría, temblorosa, abracé con desesperación a mi singular amante, agradeciéndole todo el placer que me había prodigado” Pues resulta que en estos últimos días te ha estado buscando insistentemente y te pide que vuelvas a salir con él. Por otra parte, el frustrado amante de la esposa de Andrés, o sea Daniel, quiere llevarte por lo menos a las tapas para no perder contacto contigo. Te recuerda que te entregó un anillo de compromiso y jura que su amor actual hacia tí rebasa con mucho al que entonces sentía. Creo, preciosa Anna, que debes atender esas dos circunstancias. Me entristece ver amenazada mi posición, pero sabré respetar lo que tú decidas.

Carlónimo -

Querida Anna, tu prudencia me fascina. Gracias por comprenderme, pero si llego a enfermar, gustoso me entregaré a tus brazos maternales para que me apliques el tratamiento que quieras. Será una delicia recibir tus amorosas atenciones.

En cuanto a tu espalda, te llevo a la cama, te desvisto lentamente. Puesto a horcajadas te aplico un suave masajito desde los hombros hasta las nalgas. Te doy apretoncitos sucesivos también en ruta descendente, con firmeza, induciendo el cloqueo de tus huesos para que sdopten su exacta posición y dejen de molestarte. Me desvisto y, acariciando tus encantadores glúteos te pongo el pene en horizontal sobre la raja, tallándolo suavemente hasta que segregue su primer calostro seminal, con el que te embadurno la entrepierna. Me acuesto sobre ti presionándote moderadamente la espalda y te penetro la vulva. Besándote los labios, las mejillas y el cuello, emprendemos el cadencioso movimiento que nos lleva al éxtasis.

Anna -

Isa me da mucho gusto que continues participando y espero que te sientas en confianza para seguirlo haciendo. Como te ha dicho Carlónimo aquí no psicoanalizamos a nadie y tampoco somos escritores, aunque te confieso que pienso que Carlónimo tiene una vida secreta en la que es escritor, y por otro lado Simón ha ido desarrollando sus habilidades de escritura muy notablemente. Y creo que yo no me quedo atrás porque aunque me falta mucho por mejorar, antes no me atrevía a escribir nada, luego fui escribiendo opiniones y ahora comienzo con los relatos, aunque todavía me cuestan mucho trabajo y tardaré mucho en tener la calidad que muestran Carlónimo y Simón.

Así que te animo a que cuando tengas tiempo y te apetezca, nos escribas algo. Por otro lado puedes expresar sus deseos libremente, que hasta ahora todos hemos aceptado los gustos de los demás, aunque no sean los nuestros, y los hemos sabido respetar.

Querido Carlónimo:

Lo que he contado en mi relato es sólo lo que soñé y lo que viví junto a ti. Por supuesto que me gustaría invertir los papeles, pero se muy bien que no es una situación que te apetezca mucho, y yo no voy a hacer nada que tu no apetezcas. Si un día enfermas y necesitas de mis cuidados, no dudes en decirlmelo, pero por ahora quiero seguir como estamos y que cada uno tenga su espacio y su rol sexual en nuestro escenario, pero no olvides que también en el escenario uno duerme y los sueños no se pueden controlar, simplemente se manifiestan y uno no puede hacer nada más que disfrutar o sufrir con ellos.

Me encanta la idea que has tenido, quiero ir a México y me gusta mucho eso de ir a la playa, a la montaña, a las ciudades coloniales y quién mejor que tu para llevarme y saber qué es lo más bonito. También quiero estar en una pastorela y será un placer estar viendola a tu lado.

¡Vaya! ¡Cómo quisiera que estuvieses aquí! Te extraño y para colmo me duele la espalda, si estuvieses aquí sabrías muy bien qué hacer.

Carlónimo -

Hola Isa, bienvenida.

Aquí no se trata de psicoanalizar a nadie, no queremos quitarnos nada. Por el contrario, disfrutamos lo que brota espontáneamente de nuestro ser, así que tienes justamente el perfil para incorporarte al grupo. Tampoco somos escritores pues no vivimos de esto ni nos interesa explotarlo. Tenemos el amable apoyo de Fer, nuestro editor, quien está tras bambalinas, escuchando en silencio, como el dice. Espero que nos aguante por algún tiempo, para que esto siga andando.

ISA -

HOLA A TODOS.
ME ALEGRA QUE ESTO SIGA CRECIENDO CON COMENTARIOS CONSTRUCTIVOS A CERCA DE SITUACIONES TANTO PERSONALES COMO DE LAZOS AFECTIVOS Y AMISTOSOS, ESPERO PODER SEGUIR INTERVINIENDO OCASIONALMENTE PUES ESTE TIPO DE SITUACIONES REALMENTE SON MUY EXCITANTES PARA MI, NO SE SI EXISTAN EN MI DOTES DE ESCRITORA PUES SOLAMENTE DEJO QUE MI SER SE EXPRESE POR SI SOLO (ESPERO NO HAYA PSICOANALISTAS O PSIQUIATRAS POR AQUI)JI JI JI PERO BUENO OCASIONALMENTE TRATARE DE DAR PAUTA A ALGUN RELATO CON RESPECTO A MI Y LO QUE ME GUSTA. DE MOMENTO ME ENCUENTRO UN TANTO ATAREADA PUES ESTOY A PUNTO DE GRADUARME PERO BUENO, ESTARE EN CONTACTO CON USTEDES A VER SI NO DESPUES YA NO ME TOLERAN JIJIJI
SALUDOS A TODOS
ISA

Carlónimo -

¡Preciosa! tu relato sobre nuestro último encuentro en Madrid es un cúmulo de sorpresas. Ni remotamente imaginé lo que te llevó aquella mañana a prodigarme las eróticas caricias con que me despertaste. Menos aún llegué a imaginar lo que pensabas cuando te tenía acostada sobre mis piernas. La situación que describes choca con mi estructura mental. Entiendo a la mujer que amo (a ti) como un ente suave, frágil, delicado, al que deseo proteger, cuidar, acoger, halagar. Así que verme o sentirme a la inversa (puesto sobre ti) me hace sentir un poco extraño. Desconozco el origen de ésto. No se si es algo bueno o malo, pero me perturba. No interpretes mis palabras como una negativa, si tú lo quieres puedes pincharme el culo, el ano o hacerme lo que te plazca cuantas veces quieras. Si disfrutas yo también disfruto, pero he querido manifestarte este sentimiento para que me ayudes a interpretarlo.

En cuanto a lo que varias veces comentaste en Madrid, de que llegando a México podría olvidarte, quiero decirte que te extraño demasiado y que deseo verte pronto, pero que sea cuando tú lo decidas pues no quiero interferir tu vida profesional ni tus planes personales. Dependiendo del número de días que puedas estar conmigo, podríamos empezar por la Ciudad de México donde te llevaría a conocer algunos sitios interesantes, entre los cuales incluyo la reunión que te comenté con mis amigos. Luego te llevaría al mar (cómo deseo verte ataviada con un sensualísimo bikini). No iríamos a Cancún pues tú ya la conoces y volver ahí te podría generar algún conflicto de vivencias. Así que prefiero llevarte a lugares menos comerciales y más románticos como es la Costa Esmeralda, un verdadero paraíso para la intimidad. No dejaría de llevarte a las montañas de la Sierra Madre Oriental, pues son muy acogedoras y en ellas se respira un aire de libertad. También quiero que conozcas alguna de las ciudades que conservan su perfil colonial y que son muy bellas (tal vez Zacatecas o Guanajuato) Comeremos bien y te haré probar algunos de los platillos más famosos de la cocina mexicana, pero cuidando que no vayas a enfermarte, aunque si esto ocurre ya sabes que yo mismo te atiendo. Si coincide la fecha podríamos acudir a una tradicional “Pastorela” mexicana que no olvidarías jamás, pues son festejos llenos de calor provinciano, festivo, navideño, mexicano.

Cambiando de tema, lo que le has dicho a Simón resume perfectamente nuestro sentimiento hacia él. Si desea cortar con Silvia que lo haga ya y que no la embrome más. Y si desea continuar con ella, nosotros seremos los primeros en celebrarlo.

Amor, eso de colocar tus besos en el lugar que más me apetezca, pues no he podido resolverlo aún. Los recibo en mis labios que se estremecen por el recuerdo del oporto. Pero te espero para recrear esas largas jornadas de amor con que nos solazamos en tu tierra.

Tuyo por siempre. Carlónimo.

Anna -

¡Venga Simón! Si lo que quieres es dejar a Silvia y sólo estás buscando un pretexto, pues !ala! dejala así si más, y ya está. Tu sabes que nosotros somos tus amigos, queremos lo mejor para ti, pero también vamos a apoyarte en lo que tu decidas, y aunque es nuestra obligación decirte lo que pensamos, también estamos para apoyarte en la decisión que tomes, asi que ¡ala! si quieres dejarla... dejala y si quieres superar los problemas que se presentan y seguir amando a Silvia, pues ¡ala! te ayudamos a resolver el problema y vamos pa lante. ¿Vale?

Isa:

Me han gustado mucho las palabras que le has escrito a Simón, son muy ciertas. Me da gusto que en estos momentos dificiles que está pasando nuestro amigo Simón, sepa que tiene una amiga más en ti.

Y ojala te sientas en confianza para irnos contando tus opiniones o tus deseos y si un día te animas a contarnos algún relato, todos lo disfrutaremos mucho. Por lo pronto tienes nuestra amistad.

Carlónimo:

Me encatará poder conocer a tus amigos.
Ya escribí el relato del último día, dime qué te parece.
Te extraño, te mando muchos besos que puedes acomodar en el lugar que más te apetezca.

Anna -

El último día

Desperté y vi a Carlónimo junto a mi, estaba transpirando y me preocupé mucho, me pareció que tenía la temperatura alta y le dije que le tomaría la temperatura, me sentía muy preocupada por él. Le pedi que se volteara boca abajo y le desnudé las nalgas, se las separé tiernamnente e introjuje el termómetro en su ano, esperamos unos minutos, lo retiré y comprobé que tenía alta la temperatura. Saqué un supositorio y se lo introduje delicadamente.... abrí los ojos y pude comprobar que solo había sido un sueño, Carlónimo dormía junto a mi y yo deseaba alargar ese momento porque pronto se iba a separar de mi lado.

Comencé despertarlo con algunas caricias eróticas y cuando se percató, me abrazo y comenzó a acariciarme los senos, me los chupaba y el contacto de su lengua con mis senos me hacía estremecer. Eso fue solo el comienzo de un placer inmenso y de dos orgasmos casi consecutivos. Pero también el comienzo de la tristeza que comenzaba a embargarme por la separación que se aproximaba y se lo dije a Carlónimo, y él también estaba triste pero tenía confianza en que pronto nos reuniriamos en México.

Decidí entrar a la ducha para despejar un poco mi cabeza. Cuando salí Carlónimo ya tenía la jeringa preparada y me dijo que me iba a poner la inyección que me tocaba. Me acomodé sobre sus rodillas un poco nerviosa, de pronto sentí el pinchazo en mi nalga y pronto el dolor de la entrada del medicamento pero me concentré en imaginar lo que estaba viendo y haciendo Carlónimo, pensé en la vista que tendría en ese momento de mis nalgas y en lo que podría estar sintiendo mi amado Carlónimo.
Sin darme cuenta, la inyección ya había acabado y sentí que separaba mis nalgas para introducir el termometro, en ese momento recordé el sueño que acababa de tener y lo imaginé a él en la misma posición y a mi en su lugar viendo sus nalgas desnudas encima de mis rodillas esperando a que el termometro marcara la temperatura. Enseguida, Carlónimo me dijo que tenía alta la temperatura y que me pondría un supositorio, yo seguí recordando mi sueño mientras él introducía el supositorio y para el momento en que tenía su dedo dentro de mi ano, ya deseaba sentir el cuerpo de Carlónimo junto al mio y sentirlo dentro de mi. Entonces me preguntó: "¿quieres hacer más profunda la aplicación?" Yo enseguida respondí que si, de pronto Carlónimo me ayudó a acomodarme y comencé a sentir su pene en mi ano, al principio me dolió un poco pero Carlónimo aplicó una buena cantidad de lubricante en el ano y lo estuvo masajeando con cuidado hasta que pudo introducir su pene y yo estaba gozando como loca, me gustaba sentirlo también por esa vía.

Después de tanto placer nos abrazamos y nos quedamos dormidos. Al despertar nos dimos cuenta que ya era tarde y que debíamos marchar al aeropuerto. Ahí fue cuando me di cuenta que ya no había vuelta atrás y que era irremediable la partida de Carlónimo. Se marchaba de lado....

Lo acompañé al aeropuerto y entre las prisas que tenía porque el avión se marchaba nos depedimos, nos abrazamos y de pronto lo encontré mas guapo que nunca, no quería separme de él, pero ya era inevitable. Lo vi mientras se marchaba, pasó por el puesto de control y pasaportes y lo perdí de vista pero salí del aerouerto para tratar de ver su avión cuando despegara, me sentí desolada, pero recordé su confianza de volvernos a ver pronto y me sentí mejor.

Todo el camino de regreso a casa me fui pensando en él, recordé que había olvidado preguntarle si había terminado mi tratamiento de inyecciones, pero ya no tenía cabeza para pensar en eso, solo pensaba en él...

Carlónimo -

¡Cuántas sorpresas! Aunque ayer externé un breve comentario no pude leer con atención todo lo escrito. En primer lugar te felicito Simón porque tus relatos son cada vez mejores. Muy sensual la escena de Manuelito inyectando a tu amada en presencia tuya. Tampoco vayas a creer que sufrió mucho el feo chamaco (como tú lo defines) pues nuevamente se agasajó contemplando y manoseando las deliciosas formas de Silvia. Lo de la inyección a tu cuñada también muy bueno pero la reacción de ella me resultó decepcionante.

Ahora bien, espero que finalmente entiendas y des su justa dimensión a las cosas. La posición de la preciosa Anna es impecable: “a veces las mujeres tenemos fantasias con hombres que te atraen por un momento pero en realidad no tenemos ningun interés en ese hombre en particular”… “no quiere decir que la justifique porque definitivamente no estuvo bien lo que dijo. Pero no dudo del amor que siente por ti y que tu sientes por ella y finalmente eso es lo que importa”… “Manuel podría darle cuatro orgasmos a Silvia pero no le va a dar el amor que tu le das y ella no va a sentir amor por él, como lo siente contigo. No te hagas daño a ti mismo con los celos y la inseguridad” En fin ¿Qué más quieres que te digan para que depongas tu intolerante actitud? Y en este punto no puedo dejar de manifestar mi muy sincera felicitación para la deliciosa Anna ¿Te has fijado Simón cómo escribe aquella que decía que no podía expresarse y que no relataba nada porque no le salían bien los textos? ¡Te mando un beso con todo mi amor, preciosa maja hispana, mi vida!

Y por si eso fuera poco interviene Isa quien se revela como una excelente amiga y escritora. Lo que te dice ¿tampoco te convence? “SIMON. A VECES NO SON FACILES LAS PRUEBAS QUE NOS DA LA VIDA Y NOS SENTIMOS PROPIETARIOS EN TODOS LOS ASPECTOS DE LAS PERSONAS QUE AMAMOS HASTA LLEGAR A UN PUNTO EGOLATRA EN EL QUE CREEMOS QUE SON FELICES CON LO QUE LES DAMOS SIN TOMAR EN CUENTA ASPIRACIONES DESEOS METAS Y SUEÑOS PERSONALES”… “LOS CELOS, EL CORAJE Y EL EGOISMO NOS HACEN PERDER LO MEJOR DE LA VIDA”

Bueno pues, ¡Vamos pa lante! Como dice mi amada. Aquí ya escriben al menos cuatro, que lo tuyo Isa no sea como dicen en mi tierra: “una simple llamarada de petate” tienes talento, te gusta el tema, pues aprovéchalo que la vamos a pasar muy bien todos, además de cultivar un género de comunicación (la escrita) que parece estar en crisis pero que no tiene paralelo para desarrollar la imaginación, avanzar en la cultura y en la superación personal. ¡Un fuerte abrazo a todos!

ISA -

HOLA A TODOS
PRIMERO QUE NADA MIS FELICITACIONES Y AGRADECIMIENTO POR ESTE BLOG QUE TANTOS MOMENTOS PLACENTEROS Y EROTICOS ME HA DADO. CARLONIMO Y ANA FELICIDADES POR SU AMOR Y OJALA ESTO SEA MOTIVO DE FELICIDAD LOGROS Y AVANCES PARA AMBOS. SIMON. A VECES NO SON FACILES LAS PRUEBAS QUE NOS DA LA VIDA Y NOS SENTIMOS PROPIETARIOS EN TODOS LOS ASPECTOS DE LAS PERSONAS QUE AMAMOS HASTA LLEGAR A UN PUNTO EGOLATRA EN EL QUE CREEMOS QUE SON FELICES CON LO QUE LES DAMOS SIN TOMAR EN CUENTA ASPIRACIONES DESEOS METAS Y SUEÑOS PERSONALES. NO ES FACIL SENTIR QUE ALGUIEN INVADIO LA INTIMIDAD MENTAL DE TU PAREJA EN UN MOMENTO DE INTIMIDAD EROTICA CONTIGO. PERO, LOS CELOS, EL CORAJE Y EL EGOISMO NOS HACEN PERDER LO MEJOR DE LA VIDA. PIENSA BIEN LO QUE QUIERES Y TU DESICION SERA APOYADA POR MI PUES ESPERO PODER CONSIDERARME TU AMIGA Y LA DE TODOS, SOLO, NO OLVIDES QUE EL TIEMPO NO SE DETIENE Y QUE SI ACABAS CON ESTO EL VOLVER LA MIRADA ATRAS Y RECORDAR LOS MOMENTOS DE FELICIDAD PERDIDOS MINIMIZARA LO BUENO QUE EN ESTE MOMENTO LA VIDA TE PUEDA OFRECER.
SALUDOS A TODOS. UNA VEZ MAS GRACIAS POR ESTE ESPACIO
SU AMIGA
ISA

Simón -

Estoy fallando en valorarla... Caramba! Veo que por donde se mire encuentro abogados defensores de Silvia. Parecería que todos piensan que no pudo evitar actuar como actuó. Pues bien, yo no puedo evitar sentirme como me siento y nadie parece entenderlo. Comprendo que desean que todo se arregle pero si la solución no mejora la situación que originó el problema, no es solución. Es solamente mantener el statu quo y las cosas no tardan en volver a estallar. Ya dije que necesito tiempo para pensar, y me lo estoy tomando, aunque no les guste la idea. Igual voy a mantenerlos al tanto de cómo se vienen sucediendo las cosas:

La mañana siguiente fue un calvario. Además de lo mal que me siento tengo que hablar con Silvia de la decisión que estuve meditando toda la noche, otra vez en el sillón del living.
El episodio de la otra noche me llevó a pensar en muchas otras cosas. Me levanté temprano para desayunar solo cuando Silvia apareció en la cocina en pijama y se sentó sobre mi falda.
“Simón, tengo mucha vergüenza…”
“No exageres Silvia, te vi muchas veces con la cola al aire” pensando que se refería a la inyección que Manuel le había puesto en mi presencia.
“No! No por eso! Me avergüenza lo que pasó la otra noche, vos sabés de qué hablo… Perdón, perdón, perdón”
Lloraba. Pero otra vez no me conmovía.
Me levanté, más para que saliera de encima de mí que porque supiera qué iba a hacer a continuación.
“Basta. No me pidas más perdón. Ya está.”
……
“Mirá. Estuve pensando mucho. Me resulta muy difícil. No sé qué decirte”
“Que me querés”
“No es problema de que yo te quiera. O sí, el problema es que te quiero. Pero vos necesitás evidentemente otra cosa”
“NO, NO!. No es así”
Ya casi no se le entendía lo que decía de lo que lloraba.
“Silvia, necesito tiempo para pensar. Necesito que nos separemos un tiempo y pensemos los dos qué queremos de esto”
“No!. Por favor! No aguanto que sea culpa mía lo mal que te sentís. Y no es que no te entiendo. Pero no puedo estar sin vos.”
“Silvia, ya lo decidí. Lo necesito”
Sonó el timbre.
Silvia atendió el portero eléctrico. “Carajo! Me olvidé! Venía Nené a que le ponga una inyección!”
Lo único que me faltaba; la inoportunidad hecha persona.
“Por favor, dásela vos. Estoy re-nerviosa! (porque yo estoy re-tranquilo) Se la das rápido y nos la sacamos de encima”
Estuve por decirle que estaba loca si pensaba que se la iba a dar yo pero de pronto me acordé de mi amigo Carlónimo; él no tiene la culpa de lo que me pasa y no tiene por qué quedarse sin el cuento de Nené con el culo pinchado. De todos modos, antes de que pudiera decir nada Silvia ya se había limpiado las lágrimas y había bajado a abrir.
Cuando entraron me di cuenta por la cara de Nené de que Silvia ya le había dicho que la iba a pinchar yo. Silvia le dijo que vaya al dormitorio que ya íbamos. “Dale, por favor. Vos tenés más paciencia que yo” Sin duda, tengo demasiada paciencia, pero se me está terminando.
No aguantaba un “porfavor” más así que accedí.
Mientras preparaba la jeringa (que por cierto era bastante grande porque el líquido era mucho y tenía la viscosidad del aceite) Silvia convencía a Nené de acostarse en la cama boca abajo y la dejó con la cola desnuda. La pobre Nené se puso colorada como un tomate. Te cuento, Carlónimo, que Nené está bastante bien de culo; te diría que tiene la misma forma general que el de Silvia (al fin de cuentas comparten genes) aunque un poco menos firme, lo que puede atribuirse a que tiene varios años más que ella.
Cuando ya estaba por clavarle la aguja, se tapó las nalgas con las manos y casi tuvo un ataque de nervios.
“No quiero! No quiero!” gritaba. “El médico dijo que duelen, no quiero!”
“Nené –la calmaba Silvia- Simón tiene la mano re-suave. Quedate tranquila. Te la va a dar despacito”
Más o menos se fue calmando y cuando ya iba a pincharla empezó de nuevo. La miré a Silvia con cara de pocos amigos, el horno no está para bollos. Silvia tampoco tenía muchas más ganas de contemplaciones y le dio flor de nalgada; le dejó los dedos marcados. La sorpresa de Nené hizo que se relajara por unos segundos y aproveché para darle el pinchazo. Mientras empezaba a hacer entrar el líquido, le gritaba furiosa a Silvia “Traidora, siempre fuiste una traidora. Cuando naciste me arruinaste la vida!” Yo no salía de mi asombro pero, a riesgo de matarla del dolor, aceleré la entrada del medicamento porque no iba a aguantar mucho más la escena.
Silvia tardó en reaccionar pero cuando se dio cuenta de que a Nené se le había desatado la lengua de la bronca de 30 y pico de años, empezó a gritar ella también. Dejé la jeringa usada en la mesa de luz y salí de cuarto sin hacer el más mínimo sonido. Igual no me hubieran escuchado porque estaban enfrascadas en echarse en cara todo lo que pudiera haberles pasado en el pasado y piensan que es culpa de la otra. Pobre Silvia, la discusión con la hermana justo en el mismo día de nuestra peor crisis. Seguramente estaría muy sensibilizada, pero no puedo hacerme cargo de problemas de hermanos en este momento, tengo suficiente con lo mío. Si no me puedo contener yo, no puedo contener a nadie.
Agarré un bolso y metí adentro un par de pavadas como para dos o tres días y me fui a la casa de mi mamá. Total, desde que ella se mudó a lo de mi tía Marga, la casa está desocupada.
Cuando llegué hice dos cosas: pedí una pizza (de la que no pude comer ni dos bocados) y le mandé un mensaje de texto a Silvia: MAÑANA HABLAMOS.
El celular sonó toda la noche. Era Silvia pero yo no quería hablar, necesitaba silencio. Al final lo apagué.
A la mañana siguiente, desde la oficina, le mandé otro mensaje:
“TODO BIEN CON NENÉ?”
“DONDE ESTÁS?”
“EN LA OFICINA”
“DONDE TE FUISTE???”
“A CASA DE MI MAMÁ”
“ESTAS BIEN?”
“+-“
“TE LLAMO”
La llamé yo primero.
“Hola”
“Hola, mi amor! Cómo estás?”
“Ya te dije; más o menos. ¿Cómo te fue con tu hermana?”
Empezó a contarme la discusión, que duró como dos horas. Escuché pacientemente el relato, que me sobrepasaba en detalles.
“Pero quedaron más o menos bien?”
“No sé. Por lo menos aclaramos los tantos. Quiero verte”
“Por favor, no. Dame unos días, te lo pido por favor”
“Necesito hablar con vos”
“Dentro de unos días, te lo prometo. Ahora tengo que seguir trabajando.”
“Un beso”, por supuesto, llorando.
“Chau”
Los días siguientes fueron difíciles; se me juntaba la exigencia del proyecto a entregar y los plazos a los que no llegaba y mi vida personal hecha añicos. Me pasé casi 10 días prácticamente sin dormir y comiendo apenas. El malestar ya no era solamente emocional, también era físico.
En ese tiempo Silvia me llenaba la casilla con mensajes, me llamaba a toda hora. Hasta mandó (aunque ella lo niegue) a Teresita, otra de sus hermanas, a conversar conmigo. No la rechacé porque Tere es buena cuñada, nos tenemos afecto mutuo y es la hermana más cercana a Silvia. Me dijo que Silvia estaba muy mal con lo sucedido. Yo no tenía idea de cuánto sabía Tere y ella me dijo que todo; que le había dicho a Silvia que era una tarada, que cualquier placer momentáneo no era comparable con perderme a mí, etc. Le agradecí las buenas intenciones, que sé que son sinceras, pero su visita no modificó mi decisión.



Carlònimo -

Anna, muchas gracias por hablar con Simòn, como siempre lo hiciste muy bien. Fìjate que en estos dìas no he pensado màs que en tì, anoche estuve en una reuniòn de amigos a quienes quiero que conozcas cuando vengas a Mèxico ¡Còmo deseaba que estuvieras a mi lado! Tu amor se me ha metido en una forma incontrolable. No dejes de escribir y de relatar lo que te pedì. Espero que Simòn entienda muy bien lo que ya le explicaste, tiene una mujer maravillosa y creo que està fallando un poco al valorarla.

Anna -

¡Ayyy Simón! ¿qué vamos a hacer contigo? creo que el que se merece unas nalgadas eres tu.

Yo entiendo que Silvia no hizo bien en decir el nombre de Manuel y mucho menos en el momento del orgasmo pero no es para que te enojes tanto y reacciones como nos has contado en el último relato.

Vamos a ver... a veces las mujeres tenemos fantasias con hombres que te atraen por un momento pero en realidad no tenemos ningun interés en ese hombre en particular. Pienso que eso pudo pasarle a Silvia y creo que tiene derecho a tener fantasias, pero esto no quiere decir que la justifique porque definitivamente no estuvo bien lo que dijo. Pero no dudo del amor que siente por ti y que tu sientes por ella y finalmente eso es lo que importa. Todos cometemos errores y estás siendo un poco duro con ella y contigo. Y ese punto es el que más me preocupa.

Ella cometió un error y quizá merezca un castigo en el sentido amplio de la palabra. Pero tu estás comentiendo un error más grande y lo estas cometiendo contigo mismo, mas que con ella. ¿De que sirve que le des mucho placer si no hacen el amor? Eso lo puedes hacer con mujeres a las que no amas, pero a Silvia la amas y el amor también es perdón y comprensión. Además Manuel podría darle cuatro orgasmos a Silvia pero no le va a dar el amor que tu le das y ella no va a sentir amor por él, como lo siente contigo. No te hagas daño a ti mismo con los celos y la inseguridad, Silvia te ama a ti, solo a ti. Y ella no quiere que solo le des placer, ella quiere tu amor y en consecuencia vendrá el placer.

¡Venga Simón! Tu siempre has sido un hombre con nobles sentimientos y la amas sinceramente. Castigala un poco y no precisamente en el sentido físico y !ala¡ vamos pa lante. Carlónimo y yo nos preocupamos por ti y cuenta con nuestra amistad y apoyo, que para eso estamos ¿vale?

Mi amado Carlónimo:

¡Te extraño mucho! Efectivamente he ido a ponerme la última inyección y me han tomado la temperatura, afortunadamente la he tenido bien y no ha sido necesario el supositorio. Menos mal, porque esos momentos me hicieron recordarte y recordar los momentos que hemos pasado juntos.
Te confieso que me duele un poco el culo con tanta inyección, ¡Cómo quisiera que estuvieses aquí para que me lo acariciaras un poco!
Lei tu mensaje sobre el relato de mi versión del último momento juntos en España pero lo de Simón me ha dejado tan consternada que se me han ido las ideas. ¡Vaya! ya estaba muy triste con nuestra separación y ahora saber que nuestro amigo está pasando por momentos dificiles, me ha llenado de angustia, espero sinceramente que resuelva sus problemas pronto.

Te mando muchos besos mi amor y no dejo de pensar en ti.

Simón -

Ves Carlónimo? Tu amada Annita se excita pensando en vos cuando otro la inyecta y no al revés!

Esto es lo que sucedió después:

Seguíamos tendidos uno al lado del otro. Silvia se puso colorada y balbuceaba “Simón, yo te puedo explicar…”
“Ojalá que s텔
Menos mal que había insistido en que Carlónimo me contara de las aventuras de Silvia en mis ausencias. Había aceptado cómo eran las cosas, no me parecían importantes y estaba dispuesto a olvidar inclusive el reclamo de que me lo contara. Pero que fantaseara con él al punto de meterlo en nuestra cama en medio de la intimidad fue un golpe tan violento que casi no podía reaccionar.
Me contó lo de las inyecciones y repitió como mil veces que no había pasado nada más. Yo le creo porque lo sé por Carlónimo, pero el problema es otro. Y esa es la parte que ella no pudo entender; piensa que no le creo que no pasó nada y lo repite.
“Castigame, por favor. Pero perdoname!”
“No, Silvia. Esto no es cuestión de castigo. Y sí, te perdono. Pero tratá de entenderme. Me siento pésimo” Increíblemente no estoy enojado, sólo triste.
“Por favor, hacé lo quieras, pedime lo que quieras” Estaba desesperada pero yo no podía conmoverme. “¿Qué querés que haga?”
Por impulso le contesté “Mañana lo llamás a Manuel y que a la noche te venga a poner una inyección adelante mío”
“Simón, por favor. Me da vergüenza!”
“Cuando yo no estaba no te daba tanta vergüenza, no?”
“Está bien, si así me perdonás…”
Me di vuelta para dormir, o más bien para terminar la conversación con Silvia porque dormir, no dormí nada. Me retumbaban en la cabeza las palabras de Silvia “Sí, Manuel, sí”
A la mañana siguiente me levanté muy temprano; quería desayunar solo. No tenía ganas de hablar sobre lo que había pasado.
En la oficina tuve que hacer un gran esfuerzo de voluntad para concentrarme en lo que tengo que hacer. Estamos en un momento complicado; un proyecto enorme que está a punto de salir depende totalmente de mí.
Estuve pensando paralelamente qué sería lo que llevaría para que Manuel inyecte a Silvia y me acordé de una vez que escuché a un empleado comentarle a otro sobre unas inyecciones de hierro que le estaban poniendo y que no le dolían demasiado. Le avisé a mi secretaria que salía un rato y fui a una farmacia a comprarlas.
Cuando llegué a casa, esperando que Silvia hubiera cumplido con lo que haría, me encontré con ella colgándose de mi cuello, intentando suavizar las cosas. Me dio un beso que retribuí fríamente más por cortesía que por deseo.
Mientras me cambiaba de ropa sonó el timbre. Se me aceleró el corazón.
Levanté la voz y le dije a Silvia “Voy yo, quedate”
Cuando le abrí la puerta a Manuel se quedó helado. Evidentemente Silvia no le había dicho que yo estaría y él esperaba poder dar rienda suelta a sus lujuriosos deseos.
Le tendí la mano forzándome a sonreír “Hola, soy Simón, el marido de Silvia. Adelante”
La impresión que me dio Manuel fue terrible. Es un muchachito flacucho, mucho menos guapo de lo que Carlónimo me hizo pensar, tímido, con evidente incapacidad de tomar la iniciativa de nada… Todo esto me consternó aún más; yo podría llegar a entender que Silvia estuviera loca por un tipo que fuera mucho más que yo… pero por “eso”……
De golpe me invadió la espantosa sensación de que algo estaba muy mal entre nosotros. Casi no puedo creer cómo la vida te puede cambiar de un minuto para el otro. Sentía como si el mundo se me hubiera caído encima en ese instante. Mientras pensaba todo esto avancé mecánicamente hacia nuestro departamento.
Cuando entré al dormitorio con Manuel, Silvia estaba sentada nerviosa en el borde de la cama.
Manuel actuó como si casi no conociera a Silvia. Serio y medido, fríamente profesional.
“Qué tal, señora? ¿Qué le tengo que aplicar?”
Me apresuré a darle una de las ampollas que había comprado. “Acá está. Es hierro que le recetó el Dr. González” Silvia abrió los ojos como platos.
Manuel empezó a preparar todo en silencio.
“Vení, Silvia. Yo te ayudo” La conduje a ponerse boca abajo y cuando Manuel se dio vuelta, a plena vista de él, le dejé las nalgas completamente desnudas.
Silvia se estremeció y a Manuel le empezaron a temblar las manos.
“¿Duelen?”
Antes de que Manuel pudiera decir nada, respondí: “Silvia, no te tortures más. El Dr. González dijo que sólo molestan un poco. Tranquilizate, acá estoy yo con vos”
Manuel, con manos temblorosas, le limpió la nalga derecha y clavó la aguja. Silvia levantó la cabeza en señal de dolor. Fue un poco brusco, quizá los nervios.
Cuando empezó a inyectar la sustancia Silvia hizo algunas muecas de disgusto pero aguantó estoicamente. Mientras tanto yo le acariciaba el cabello “Sh, sh, sh. Tranquila que ya pasa” le decía. La intención no era que sufriera, lo que me interesaba era otra cosa. Que exhibieran ante mí su lujuria o que sintieran que debían esforzarse por ocultarla. Manuel transpiraba profusamente.
Luego retiró la aguja y limpió una gota de sangre que salía del pequeño orificio. Yo nunca la hice sangrar… Silvia se llevó la mano a la nalga, ese gesto que había confesado que le resultaba erótico.
Despedí a Manuel, que seguramente no estaba feliz por el camino que habían seguido las cosas. Lo lamento, yo tampoco y me aguanto.
Volví al dormitorio a cumplir la siguiente parte de lo que sentía que debía hacer. La desvestí sin decir ni una palabra. Yo me dejé la ropa. Empecé a tocar todo su cuerpo, centímetro a centímetro. Los lugares que se que la enloquecen. La puse boca abajo y comencé a masajear de manera circular las nalgas. Cuando apreté por primera vez el lugar pinchado se quejó pero pesaron más las caricias en la zona del ano que le hacía cada vez que le abría las nalgas. Ella no paraba de gemir, lo hacía cada vez más fuerte. Volví a ponerla boca arriba y comencé a trabajar sus pechos. Los acaricié, los lamí, los succioné. Así le arranqué el primer orgasmo. Bajé la mano a su sexo húmedo y acaricié el clítoris largo rato. Segundo orgasmo. Ella casi estaba enloqueciendo, me clavaba las uñas en la espalda y se retorcía gimiendo.
Otra vez boca abajo besé sus glúteos y descendí por sus piernas hasta la parte interna de las rodillas. Seguí por la cara interna de los muslos y me acerqué a su vulva. Se preparó para que entrara pero aún no. La puse nuevamente boca arriba y saqué mi pene erecto del pantalón, pero seguí vestido. Acaricié con la cabeza de mi miembro nuevamente su clítoris, haciendo ligera presión. Bajé la cabeza y comencé a lamerlo, incluso creo que lo mordisqueé suavemente. Y ahí tuvo el tercer orgasmo. Cuando se calmó la penetré de manera potente, sin brutalidad alguna, pero enérgicamente; quería que sintiera de manera contundente que yo estaba ahí. Y le llegó el cuarto orgasmo. Cuando salió de la parte más alta de la meseta se relajó rendida de cansancio.
Sin salir de dentro de ella le pregunté: “Estás satisfecha?”
“Como nunca en mi vida!!!!”
Saqué mi pene, aún erecto, y me levanté. Yo no había terminado, ella no lo notó. Técnicamente había sido impecable pero no lo hice por pasión, lo hice por revancha. Por primera vez sentí que tenía relaciones sexuales, no que hacía el amor con Silvia. Estaba desolado.
Cuando salí del cuarto rumbo al baño murmuré “Ahora llamalo a Manuelito y pedile cuatro orgasmos…”

Carlónimo -

La inquietante madrileña

Aquella chica entró de pronto a la farmacia pidiendo a la responsable que le aplicara una inyección de penicilina. La doctora estaba por recibir un paquete de manos de uno de los proveedores así que me pidió atender el caso. Cuando la clienta se percató de que un varón la inyectaría dudó un momento y estuvo a punto de rechazar la oferta, pero finalmente accedió entrando al pequeño cuartito de la trastienda. Era muy guapa: cabello rubio, nalgoncita muy bien proporcionada. Estaba como triste, ensimismada, pero aún así se veía encantadora. Esperó pacientemente a que yo preparara la jeringa, luego alzó su faldita, se descubrió el cachete izquierdo y se acostó muy seria. No puso mucha atención en mis movimientos, pero cuando le clavé la aguja suspiró en tal forma que parecía estar recordando algo o alguien que le traía muy gratos recuerdos. Yo me di gusto admirando sus torneadas piernas y sus excitantes nalgas.

La inyección que le estaba aplicando es muy dolorosa, pero ella no externó señal alguna de dolor, a pesar de que el ardor de la sustancia le estremecía el cachete horadado. Al terminar, para mi sorpresa se bajó la panty completa y entregándome un termómetro me pidió que le tomara la temperatura por vía rectal. Cuando sintió mis dedos separándole las nalguitas volvió a suspirar inclusive con mayor intensidad y parecía temblar cuando tenía la barrita clavada en el recto. Se quedó muy quieta pero con la respiración extraordinariamente agitada. Parecía muy excitada pero me inspiró muchísimo respeto, por lo que me concreté a contemplarla e imaginar muchas cosas que no me atrevo a decir. Mientras esperaba a que el termómetro hiciera su registro noté que la deliciosa joven tiene dos lunarcitos a la mitad del glúteo izquierdo: uno muy pequeño redondito y el otro algo mayor un poco alargadito.

Finalmente comprobé que su temperatura era normal. Se levantó ajustó su vestimenta y se retiró deleitándome con el sensualísimo movimiento de su cadera. Fue inevitable que esa noche me corriera una descomunal puñeta.

Simón -

No sé, Carlónimo, justamente necesito tiempo para pensar.....

Carlónimo -

Simón ¿estás pensando en terminar con Silvia sólo porque su lengua trastabilló y dijo Manuel en lugar de decir Simón? ¿Crees que por esa “grandísima falta” podrías dejarla para siempre? Silvia te ama a ti, no a Manuel con quien no ha tenido ni tendrá sexo nunca. Eso es lo importante y no que se caliente porque le pusieron una inyección. Espero que mi amada Anna intervenga y te de su sabia opinión. Una de las muchas razones por las que la amo y estoy dispuesto a juntar mi vida con ella, es su sensatez y capacidad de conciliación.

Simón -

Carlónimo:
Es evidente que algunas cosas no podemos verlas del mismo modo. Me duele enormemente lo que sucedió. Una cosa es que alimente nuestro erotismo viviendo travesuras con otro para luego difrutar conmigo y otra que estando conmigo fantasee con otro. Sin duda son puntos de vista, pero el problema es que no "disfruto de ella" sólo en lo sexual; mis planes con ella eran para la vida, no sólo para la cama. Puede que no me entiendas, o que no me haga entender. Quizá estoy muy confundido o quizá esto se ha juntado con serios replanteos de vida que me ha llevado a hacer. Temo por tus palabras que no va a gustarte cómo siguió la historia. De todos modos, te pido que uses para mí la misma medida que usas para ella "somos seres humanos de carne y hueso" y, aunque pudiera pensar como me sugerís, lo que siento es otra cosa.

Carlónimo -

Pues no entiendo ¿el problema es que Silvia echó mano de algún recuerdo muy erótico para reforzar su orgasmo? Ya te platiqué lo que ocurrió entre ella y Manuel incluyendo su negativa a enredarse con el muchacho tan solo por respeto a ti, porque te ama de corazón. Pero ¿le vas a prohibir que piense en algo que le causó en su momento un gran placer? Eso no puede ser estimado gaucho. “Vos no podés” ser dueño de la mente y de la voluntad de Silvia. Ella se desvive por atenderte, darte placer y disfrutar de ti, pero tiene el derecho de disfrutar otras vivencias, pues es una mujer muy caliente. Anna, por quien estoy realmente chiflado, va a ser inyectada hoy mismo por alguna otra persona en ausencia mía, y no descarto tenga alguna vivencia erótica sobre todo si es un hombre quien la inyecta y tal vez hasta le aplica un supositorio ¿Debo ponerme furioso o llorar por eso? ¡Seguro que no! ella debe seguir viviendo su sexualidad. La amo y se que preferiría que yo le picara las nalguitas, pero también reconozco que va a sentir algún placer si recibe los piquetes de otro. Y si esa vivencia alimenta más tarde el coito que pueda tener conmigo ¡Pues bienvenida! Silvia no te está faltando al respeto por recordar los pinchazos que le dio Manuel, probablemente tiene mucha habilidad para hacerlo. Reacciona pibe, no podemos vivir dentro de burbujas, somos seres humanos de carne y hueso, muy responsables pero con la capacidad de sentir y de disfrutar. No te amrgues por lo ocurrido, has de cuenta que Silvia dijo “Simón” en lugar de “Manuel” y sigue disfrutando de ella, que es una mujer bellísima.

Simón -

Queridos:
perdón por dejarlos esperando, veo que se preocuparon por mí. No fue la intención pero no tenía voluntad para escribir. Para peor, cuando ayer entré y leí el relato de Carlónimo de la despedida, sinceramente me angustié. Perdón, debería estar dándoles ánimo no esto que estoy haciendo; ya me pondré mejor.
Junté durante la noche algo de fuerzas y escribí la primera parte de los acontecimientos; luego voy a ir contándoles cómo siguen las cosas.

Por fin el tratamiento había llegado a su fin. No me malinterpreten; me encantan las inyecciones pero todo culo tiene un límite y el mío había llegado al suyo. Como dije antes, le había prometido un tiempito de descanso.
Esa noche Silvia se mostró con ganas de jugar. No simplemente de hacer el amor o incluso de que la pinchen; me quería pinchar a mí. Me dijo que últimamente, desde que vio cómo me inyectaban, cada vez la excitaba más verme con la cola al aire y la aguja clavada.
Le expliqué, con delicadeza para que no se sienta rechazada, que necesitaba parar con los pinchazos unos días. Inclusive le ofrecí darle algo a ella, sin dolor, sólo excitación y puro placer.
Me dijo, agarrándome de la mano y yendo al dormitorio: “Vení, vamos”
“Silvia, te dije que no quiero. Hoy no estoy jugando con eso. Tengo la cola lastimada, vos viste los moretones…”
“Shhhhhh. Teneme confianza. Vení”
La verdad es que no sabía si hacerle caso. De verdad no quería inyecciones y una vez que estuviéramos jugando no sabía si iba a poder evitarlo.
Se desvistió lenta y sensualmente. En cualquier momento no iba a poder resistirme más. Me puede y ella lo sabe. Empezó a sacarme la ropa a mí, ya totalmente desnuda ella. Alrededor no se veía ningún preparativo de inyección, ni ampollas, ni jeringa, ni aguja. No garantizaba nada, pero al menos me daría la oportunidad de reaccionar si decidía hacerlo.
Me acostó, boca abajo por supuesto, y sentada a horcajadas sobre mis piernas empezó a hacerme un espléndido masaje de espalda. Mi resistencia comenzó a rendirse. Empezó a hablar en voz muy baja, sensualísima.
“Estás acostado boca abajo y te pido que te bajes la ropa. Bajás apenas el pantalón y el canzoncillo hasta el nacimiento de la raya. Los dos sabemos que para una intramuscular es suficiente pero te pido que te pongas con el culo al aire. ¡cómo me gusta ese culo, mi amor! Me encanta pinchártelo, me encanta que te de miedito pero que al mismo tiempo te guste y te excite. Me pongo a preparar la jeringa, adelante tuyo. Quiero que veas lo larga que es la aguja y lo espeso que es el líquido que te voy a poner. Lo hago despacito, lo disfruto; disfruto verte la carita y cómo fruncís la cola anticipando lo que te va a pasar. Te doy un par nalgadas y te ordeno que te relajes. Te quejás pero hacés lo que te pido. Me pedís que no te pinche porque el remedio duele. Te digo que no insistas porque me voy a enojar y vos ya sabés lo que pasa si me enojo. Te explico que si no hacés el tratamiento te vas a enfermar más y te van a tener que poner más inyecciones y más grandes.”
El masaje alternaba entre la espalda, las nalgas, los testículos y el pene. Los efectos ya se estaban sintiendo. Mi respiración se aceleraba. Ella mantenía la línea pero estaba excitada también, podía sentir la humedad de su entrepierna sobre mis piernas.
“Termino de preparar la jeringa y te pregunto si estás listo. Me contestas que no. Te digo que no importa, que igual te la tengo que poner. Que se que duele pero voy a tratar de hacerlo lo más despacio que pueda. Te paso un rato largo el algodón embebido en alcohol tratando de que te relajes, pero la maniobra no da buen resultado. Intento con dos nalgadas más y la cosa mejora un poco. Saco la aguja y agarrándola con dos dedos te la clavo despacio. Te quejás al tiempo que vas sintiendo como entra milímetro a milímetro, lacerando el músculo que se resiste a ser penetrado.”
La descripción era tan elocuente que apreté la cola y me dio una nalgada bastante fuerte. Volví a disfrutar del masaje mientras ella seguía relatando. Veo que lo que más la excita es mi resistencia, mi temor, de alguna manera estar en control de la situación, tenerme a su merced. Mi resistencia y mi temor son auténticos pero ella me está haciendo saber que así debe ser para que ella disfrute la situación; a partir de ahora y hasta que ella muestre otra cosa, así será. Sé que siempre me da un excelso placer, así que haré lo necesario para que ella lo disfrute mucho también.
“Ahora voy a agregar la jeringa para empezar a meter el líquido en tu nalga. Las nalgas te tiemblan un poco. Sabés cómo es porque no es la primera que te pongo. Empiezo a empujar el émbolo y te quejás. Insultás al médico. Vos sabés que no me gusta que insultes y te aviso que te va a costar una par de nalgadas más tarde. Me da lástima hacerte doler la cola pero es tanto el placer de verte así que me conformo pensando que es lo mejor para tu salud. Te digo que te quedes tranquilo que falta poco, pero todavía no llegamos ni a la mitad. Te lo voy haciendo entrar muy despacio para disminuir el dolor pero también lo prolonga. Ya casi termino. Finalmente entró la última gota y saco la aguja lentamente. Te seguís quejando, la cola te va a doler un rato largo. Te doy un masaje para que el líquido penetre. Cuando termino te acaricias el cachete con la mano mientras decís Ay! Cómo me dolió! El gesto me llevó inmediatamente a la infancia, cuando estabas en la farmacia y veías que del cuartito de inyecciones de Don Antonio, que era el que nos pinchaba el culo a todos, salía un chico con la mano en la cola y los ojos llorosos. Te divertía pero de golpe te dabas cuenta de que te tocaba a vos y en un ratito ibas a estar igual que él. Mamá nos hacía pinchar por todo, a mí, a mis tres hermanas y a papá también. Nosotras éramos las que más miedo teníamos pero sabíamos la rutina: arriba el vestido, abajo la bombacha y a portarse bien. La única que siempre hacía un escándalo era Nen酔
Yo ya estaba casi por explotar y me di vuelta rápidamente para penetrarla y llevarla a terminar a ella. Bombeaba lentamente, disfrutando el momento, mientras además le masajeaba los senos. Cerca del final puse mis manos en sus nalgas para apretarla más contra mí. En el momento supremo sus músculos vaginales se contrajeron y me exprimieron.
En pleno éxtasis la escuché gritar: “Sííííí, Manueeeelllll, síííííííí´!” y cayó rendida sobre mí. La mantuve abrazada hasta que ambos nos calmamos un poco, luego giró y quedó acostada al lado mío, suspirando satisfecha.
Cuando recuperé el aliento, me tragué la bronca y le dije: “Silvia, ¿quién es Manuel?”
Se hizo un laaaaaaaargo silencio.

Carlónimo -

Querida Anna, desde luego te agradezco tus comentarios pero faltó algo. No se la razón por la cual no quedó publicado en el blog el último párrafo de mi relato, el cual decía: “Querida mía, ayúdame a sobrellevar la pena, refiriéndome tu versión de este, nuestro último día” Y ahora intentaré hacerlo efectivo pidiendote que nos relates tu punto de vista como lo hiciste en relación al cuarto trayecto de nuestro encuentro. Por favor, encanto, no dejes de hacerlo porque te extraño demasiado. Por otro lado, pues sí, no te dije pero te falta recibir una inyección y creo que debes aplicártela, sin olvidar que en caso de subirte la temperatura más allá de los 36.5 grados tendrás que recurrir al supositorio. No se quién te podrá auxiliar para tales efectos pero ya envidio desde ahora a quien tenga acceso a tus deliciosas intimidades. Por favor cuéntanos tu experiencia al respecto. Igual que tú, quiero verte muy pronto para continuar amándonos como lo hicimos en tu “querida Patria” que ya de alguna manera es también la mía. Te amo Anna, te amo profundamente.

Simón, querido pibe, ya terminamos Anna y yo nuestro encuentro en Madrid. Tú dijiste que esperarías ese momento para referirnos tu problema, así que no hay pretexto para que lo hagas. Tus amigos Anna, Carlónimo y los demás que leen aunque no quieran escribir, te escuchamos y estamos dispuestos a ayudarte.

Anna -

Ayyyy Carlónimo ¡Qué bonito! ¡Qué bonito y qué triste fue la despedida! ¡Y qué delicisos fueron los últimos momentos que pasamos juntos en España! Te veias muy guapo en el aeropuerto con tu pantalón azul marino y tu camisa blanca. Me he quedado observandote hasta que te perdí de vista y esperé afuera del aeropuerto hasta ver el avión en el que ibas.

Te agradezco mucho que hayas aceptado mi invitación para venir a España, he pasado momentos inolvidables junto a ti y espero volverte a ver muy pronto.

Por ahora me siento mucho mejor de la garganta con las inyecciones que me has puesto. Lo que no te pregunté fue, ¿ya terminé el tratamiento o debo seguir inyectandome? Tu has sido el que recibió las instruacciones del médico y no me has dicho nada antes de irte, espero que se haya terminado el tratamiento porque si alguien más me inyecta voy a extrañarte más de lo que te extraño.

A pasado muy poco tiempo y ya te extraño, espero que tu viaje haya sido sin contrantiempos, que no hayas llegado muy cansado y que te estés acostumbrando rapidamente al cambio de horario.

Pues !Ala! te mando un beso grande mi Carlónimo y espero tu consigas que Simón nos cuente lo que le sucede porque me tiene muy preocupada.

Esteban -

Wooow!!!

Carlónimo -

El encuentro, epílogo

Era casi el final del partido. Corrí hasta el fondo del frontón y me lancé alargando la raqueta lo más que pude, pero choqué violentamente contra el muro quedando prácticamente noqueado. Mis compañeros me rodearon y colocándome boca arriba me estiraban las piernas y los brazos. De pronto me sujetaron el pene, con lo que desperté sobresaltado y reconocí el cuarto del hotel percatándome que seguía en Madrid y que eras tú querida mía quien me propinaba sensuales caricias en los testículos. Suspiré satisfecho sintiendo cómo se me endurecía el falo. Cuando llegué a la erección plena acoplaste tus labios al glande y lo succionaste varias veces con fuerza. Enseguida te acostaste encima de mí tallándome los pezones en el pecho. No quise desaprovechar la oportunidad de estimularte esa preciosa parte de tu cuerpo. Tus senos son medianos, firmes, los pezones amplios. Teniéndote de perrito arriba de mí, tomé las tetas para chuparlas. Con cada succión suspirabas efusivamente. Después giraste el cuerpo y empezaste a chuparme el pene, mientras yo te acometía la vagina con labios y lengua y te estimulaba manualmente el ano. De esa manera tuviste un fuerte orgasmo. Me incorporé, te hice reposar boca abajo y te inserté mi pene en la vagina. Tallando tu ajustadita y cálida fisura, disfrutando el suculento aroma de tu cabello, la tierna expresión de tu rostro, mentalizando que eras tú, preciosa Anna, a quien acometía, disparé gruesos borbollones de esperma que se agolparon en tu candorosa grieta.

Permanecimos abrazados. Después de un rato fuíste tú quien externó primero la tristeza que nos embargaba. Me dijiste: Carlónimo, te voy a extrañar demasiado. Besé tus labios y sin poder disimular el nudo que obstruía mi garganta, te respondí: Anna, mi vida, siento lo mismo que tú, pero estoy seguro de que nos reuniremos pronto en México. Percatándonos que eran casi las 10, te bañaste mientras yo recogía y empacaba mis cosas. Cuando saliste envuelta en una toalla desde el cuello hasta poco abajo del pubis, te intercepté mostrándote la jeringa preparada: Te toca inyección mi vida.

Me miraste con gran dulzura, parpadeaste tratando de contener algunas lágrimas, te descubriste el culito y te acostaste dócilmente sobre mis piernas. Tal vez por la orientación de la luz descubrí en ese momento que tienes dos lunarcitos muy majos en la parte media de tu cachete izquierdo, los cuales desde entonces han quedado grabados en mi cerebro: El primero es muy pequeño, redondito; y el otro algo mayor, alargadito. Me dijiste que ningún otro hombre te había informado de ellos. Te quedaste muy quieta, apretando los puños y respirando acompasadamente. Tus nalguitas se ondularon un poco pero recibiste el pinchazo y la inoculación en calma. Como lo hicieras la primera vez, mientras entraba la sustancia repetiste varias veces mi nombre: ¡Carlónimo! ¡Carlónimo! ¡Carlónimo! ¡Carlónimo! El progresivo estremecimiento de tus cachetes me indicó que sufriste un poco de ardor, pero no lo externaste mayormente. Cuando la jeringa quedó vacía, te extraje lentamente la aguja viendo cómo se te formaba el sensual pellizquito que en ti lucía soberbio.

Enseguida, te separé las nalguitas y te introduje el termómetro en el recto. Dando tiempo a que se registrara la temperatura, me solacé contemplando tu hermoso cuerpo: las piernas firmes y plenas; la cadera redonda y amplia; las nalgas, suaves, blancas, respingadas; la cintura muy bien definida. Me pregunté si volvería a tenerte de esa manera. Confiando en que sí, te extraje el termómetro y comprobé que tenías la temperatura un poco elevada, así que desenvolví un supositorio, te lo apliqué en el estrecho resquicio trasero y lo empujé suavemente hasta donde pudo llegar mi dedo, Comentaste que nunca habías llegado a pensar lo placentera que pudiera ser una infección bronquial y elevabas las nalgas cómo tratando de llevar mi dedo más adentro. Entonces te pregunté ¿quieres hacer más profunda la aplicación? Tu respuesta no dio lugar a dudas: ¡Sí Carlónimo, por favor! no te voy a ver tal vez en mucho tiempo y no quiero lamentar el no haberte pedido lo que deseo intensamente.
Te extraje enseguida el dedo, te levantaste empinando el culo justo al borde de la cama, te separaste tú misma los cachetes y me dijiste: ¡Ya Carlónimo, hazme gozar también por esta vía, pues ya no aguanto las ganas de que me la penetres! Me apliqué un poco de lubricante en el glande, te lo restregué suavemente en el ano y lo empujé para que entrara. Cuando estaba a punto de traspasar el esfinter sufriste un fuerte tirón que te hizo gritar: ¡No, espera, me duele! y te tiraste de golpe en la cama quejándote y juntando con desesperación los cachetes. Me senté a tu lado y te estuve acariciando las nalguitas mientras te ofrecía disculpas por la molestia causada. No obstante, agregaste: No te preocupes amor, tú no tuviste la culpa, es que el deseo me llevó a la precipitación. Te volviste a colocar empinada y me dijiste: Ya pasó, inténtalo nuevamente. Esta vez te apliqué una buena cantidad de lubricante en el ano y lo estuve masajeando con cuidado hasta que me percaté que había alcanzado cierta dilatación. Te volví a acercar el glande y lo empujé sintiendo que esta vez entraba sin contratiempo haciendote estremecer y jadear de placer. Como esa vía no debe tratarse en los mismos términos que la vagina pues el sexo anal depende en gran medida del ámbito psicológico, sólo te di algunas leves embestidas mentalizando la excelencia del momento que estábamos viviendo, la circunstancia de que tú y yo estuvieramos tan íntimamente ligados en el amor. Y esa sola idea me reportó un placer tan grande que a la cuarta o quinta embestida sentí el espléndido torrente seminal que te invadía el recto haciendote gozar enormemente, tan solo de sentir mi caliente erupción alojada en tus entrañas.

Después de todo lo vivido nos abrazamos y nos besamos tan intensa y eróticamente que nos olvidamos de todo. Elevamos nuestra relación a niveles tan excelsos que salimos de la realidad y, después de lenguetearnos recíprocamente todo el cuerpo y de decirnos que no nos importaba nada más que mantenernos juntos, caimos rendidos por la delirante acción realizada y nos quedamos profundamente dormidos. Cuando desperté seguí admirándote, acariciándote y besándote hasta que las campanas de Catedral me hicieron pensar en la hora de mi vuelo. Consulté el reloj y me enteré que eran las tres de la tarde y el avión despegaba a las 5. Te desperté poco a poco sin exabruptos y te anuncié que había llegado el temido momento. Nos duchamos rápidamente, tomamos las cosas, pasé a liquidar mi cuenta a la administración y salimos juntos a comprar un par de bocadillos de merluza y una botellita de vino que consumimos en el bus.

Poco después estábamos en el Aeropuerto de Barajas donde facturé mi boleto y entregué el equipaje soportando la explicable reprimenda del empleado que no podía concebir que me presentara tan campante media hora antes de la salida. Diciendome que había corrido con suerte y que era una verdadera excepción que pudiera abordar el avión en tales circunstancias, me apuró a tomar el camino hacia la sala móvil de acceso, de manera que, después de abrazarnos con todas nuestras fuerzas, de besarnos y acariciar nuestros cuerpos por última vez, di media vuelta y tomé el corredor al que tú ya no tuviste acceso. Renegando me abrieron la puerta del avión, llegué a mi asiento y me tumbé con semblante por demás inexpresivo.

A poco recibimos las consabidas instrucciones: En breves minutos despegaremos con rumbo al Aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México, favor de abrochar sus cinturones, apagar sus teléfonos inalámbricos, poner el respaldo vertical… Mi corazón y mi ánimo no estaban en el avión, pensaba tan sólo en tu graciosa figurita como la vi por última vez, ataviada con un pantalón azul claro y una blusita blanca que delataban tus armoniosas formas, regalándome una sonrisa que no podía esconder el hondo pesar que te causaba nuestra separación.

Tras el despegue, miré hasta donde pude con los ojos empapados la multitud de construcciones, caminos y objetos diversos que se fueron perdiendo a lo lejos, hasta desaparecer y dar paso a la mancha terrestre y poco después al extenso océano. Cerré los ojos y me concentré en los gratos recuerdos: [divisé su graciosa figurita. Ataviada con un vestido corto, en color amarillo limón, se detuvo a cinco metros de mí, me regaló una espontánea y fresca sonrisa, corrió a mis brazos y se me colgó del cuello]; [llamó mi atención la Taberna Real, un sitio muy pintoresco frente al cual nos detuvimos y le propuse entrar. Ella me miró con dulzura aclarando que no había pensado en ese sitio pero, juntando coquetamente su cabeza con la mía me impulsó a entrar diciendo: ¡será como tú digas, ala, que sí entramos!]; [Y tú, con la gracia y la coquetería que te caracterizan, humedeciste tus labios con el suculento vino portugués y me los ofreciste diciendo: “Prueba”]; [diste un pequeño salto al sentir que la aguja perforaba violentamente tu carne, Mientras la sustancia entraba, no dejaste de repetir mi nombre: ¡Carlónimo, Carlónimo, Carlónimo, Carlónimo, Carlónimo! Y el culito te temblaba eróticamente.]; [Después del huracán, quedamos los dos en paz y pasamos una noche deliciosa. Sentí, querida Anna, tu suave cuerpo siempre sujeto al mío, calentándonos, energizándonos y amándonos mutuamente.]; [sentí tus suaves manos que, aproximándose por detrás me cubrieron los ojos. Me estremecí por el tierno contacto. Atrapé a las deliciosas intrusas y las besé varias veces, en turno, con verdadera delectación. Cuando por fin te ví quedé paralizado, el calor, la energía, el deseo, la concupiscencia, todos a una, me invadieron.]; [Seguí acariciándote el sitio de la reciente inyección mientras te estimulaba el ano, primero en pequeños círculitos, luego insertando la punta de mi dedo, hasta que entró la mitad de este y te tallé el esfínter con movimientos oscilatorios y trepidatorios alternos.]; [Disfrutando un delicioso cordero asado al horno de leña y unas tapas de alcachofa con asadillo, llenándome del sinigual fulgor de tu bermeja cabellera, de la profundidad y brillantez de tus encantadores ojos castaños, nos deleitamos con la interpretación del famoso “Huapango” de Moncayo.]; [Te separé los cachetes y te introduje la cilíndrica tranquita en el recto hasta donde mi dedo central alcanzó, manteniéndotelo adentro por unos minutos en tanto te acariciaba el cabello, y las nalgas con verdadera delectación.]; [Jamás olvidaré tan deliciosos momentos. Tus ojos mirándome muy de cerca. Nuestras manos entrelazadas. La melodía “Amarte es un placer” magistralmente interpretada. Nuestros labios besándose. El recuerdo de nuestro amor más delirante. Los exquisitos platillos, las velas…]; [Habiendo juntado nuestras lenguas que se buscaban de manera delirante, sentí tus suaves dedos que me sujetaron el pene y lo llevaron a la hendidura del supremo placer, la cual lo engulló completo.]; [Y esa sola idea me reportó un placer tan grande que a la cuarta o quinta embestida sentí el espléndido torrente seminal que te invadía el recto haciendote gozar enormemente, tan solo de sentir mi caliente erupción alojada en tus entrañas.].

De pronto senti que no podía seguir atormentándome, decidí distraerme. Tomando una revista empecé a hojearla y lo primero que apareció fue la reseña de un reciente acontecimiento cuyo recuerdo me paralizó y me hizo nublar de nuevo los ojos. El encabezado decía: “Alegría y espontaneidad se conjuntaron en la gran Fiesta de la Hispanidad”. Cerré los ojos y me dispuse a dormir tratando de escapara del terrible tormento que tu ausencia me reportaba. Las palabras de Joan Manuel Serrat me anegaron el alma.

Son aquellas pequeñas cosas,
que nos dejó un tiempo de rosas
en un rincón,
en un papel
o en un cajón.

Como un ladrón
te acechan detrás
de la puerta.
Te tienen tan
a su merced
como hojas muertas

que el viento arrastra allá o aquí,
que te sonríen tristes y
nos hacen que
lloremos cuando
nadie nos ve.

Anna -

Carlónimo, Simón y Lina:

Os agradezco sus comentarios sobre el "relato" que escribí, pero mucho ayudó el relato que había escrito anteriormente Carlónimo.

Lina: Gracias por tus palabras y que bueno que estés escribiendo, esperamos seguir contando con tus comentarios.

Carlónimo: Gracias, me ha alegrado tu comentario. Y ¡Si es muy bonito, lo bonito! Espero que los últimos momentos que pasaremos juntos en España sean de tu agrado. Yo los difrutaré plenamente.

Simón:

¡Vaya que nos ha dado una sorpresa Silvia! Aunque coincido con Carlónimo en que justo en el momento más interesante nos cerraste la puerta en la nariz.

Por favor dinos qué te sucede, aunque Carlónimo y yo estemos pasando momentos inolvidables juntos, somos tus amigos y queremos apoyarte y escucharte, por favor cuenta con nosotros y dinos qué sucede.

Carlónimo -

Simón ¿qué pasa? por favor dilo, no nos tengas en ascuas.

Lina -

Anna, de nuevo mi felicitación. Que emocion que alguien te trate así y que te haga sentir tan amada. Y a ti también te reconosco una forma de ser encantadora. Son una pareja muy bonita, sigan juntos Carlónimo y tu amandose y cuenten sus experiencias.

Simón -

Querido Carlónimo:
No estés enojado conmigo; a veces estoy tan enfrascado en la situación que luego no puedo reconstruir los detalles tan detalladamente (valga la redundancia). Sin embargo, tengo que contarte algo que me sucedió que me tiene terriblemente consternado. Quizá en los próximos días necesite mucho del apoyo de ustedes, mis amigos. Lamento que esto llegue en el momento menos oportuno para Ustedes considerando que les queda poquito tiempo juntos allá en España.
Ahora lo estoy pensando mejor y creo que se los contaré luego, no quiero amargarles la fiesta.

Carlónimo -

!Ah! Qué sorpresa nos dio a todos la sensualísima Silvia. No esperaba ese desenlace. Insisto en que tu amada tiene una gran iniciativa y habilidad para transmitir sus eróticos sentimientos. Muy bueno el relato pero… De por sí me debes los detalles del coito bajo la regadera y ahora nuevamente nos cierras la puerta en las narices cuando empiezas a copular con ella ¡No se vale pibe, no se vale! Mira que Anna y yo te vamos a hacer lo mismo y a ver qué sientes.

Simón -

Queridos:
tal parece que efectivamente nuestraquerida Anna se animó a escribirnos su visión de las cosas y todo demuestra que teníamos razón: lo hace muy bien. Por favor, continuá haciéndolo.
Además, parece que los dos coinciden en el amor, así que carlónimo y Anna, dejen de pensar que otros serán mejores para cada uno de Ustedes; se quieren y listo.
Respecto de la penicilina Anna, aceptas que duelen y que depende de quien te las ponga. Lo de concentrarte en el placer, si te duele mucho, es difícil. Quizá también sea cierto que soy un poco quejoso, pero que voy a hacer! No todos tenemos el temple de Annita. Igual sigo practicando, me dan temor y de entrada me resisto pero igual las disfruto. Por otra parte resolvamos la espectativa respecto de la última penicilina de la serie. Acá va:

Por fin llegó la noche. Silvia iba y venía, hacía comentarios de su día de trabajo, preparaba cosas para el día siguiente. Como si se hubiera olvidado de mi culo, de la penicilina y de la sorpresita que me había prometido.
A eso de las 8 sonó el timbre e inmediatamente me di cuenta. Una cara nueva a pincharme. Entró al cuarto un muchacho alto y musculoso, en un impecable ambo celeste.
“Es el enfermero que te viene a poner la inyección, Simón”
Él me tiende la mano “Juan Pablo, encantado”
“Igualmente” aunque hubiera preferido no tener que conocerlo, por lo menos en estas circunstancias.
“Penicilina. ¿Cuántas te pusiste ya?”
“Cinco. Por suerte es la última”
“Te entiendo. Una vez me tuve que poner una y todavía me duele”
Mientras conversábamos él fue aprontando la jeringa y la sostuvo con la aguja hacia arriba, con una gotita de líquido saliendo de la punta.
Me di vuelta resignado y bajándome el pantalón quedé con el culo al aire. Silvia no perdía detalle.
Me clavó la aguja suavemente pero llegó a la profundidad requerida porque inmediatamente sentí bien adentro el ardor del antibiótico.
“Vamos despacito para que sufras lo menos posible”
Pero ya era intolerable. “AAHHH!”
“Duele mucho?” Sólo pude asentir con la cabeza porque si hubiera abierto la boca hubiera gritado.
“tranquilo que falta poquito….ya casi estᅅlisto!”
Mientras él se lavaba las manos con alcohol en gel, descubrí la sorpresa de Silvia.
Le dijo “Me tendría que poner esta vitamina. Ya que estás acá, me la das?” Lo que le tendía era la última ampolla de lo que le había mandado Carlónimo. Me estaba regalando la vista de su cola de diosa pinchada por un extraño; sólo eso ya me empezó a calentar.
“Sí, no hay problema”
Lo más interesante era el acto que intentaba montar. Le preguntó dónde se la tenía que poner y simuló no estar acostumbrada a las inyecciones y que le daban temor.
“¿dónde se da?” mientras él preparaba todo.
“En la nalga”
“UH! En la cola? No me la podés dar en el brazo?”
“No, es intramuscular profunda” respondió con firmeza.
Intervine yo, incorporándome al juego que ella proponía.
“Vamos, Silvia. Te tenés que poner boca abajo, yo te ayudo” y la conduje a acostarse en la cama mientras él esperaba con la jeringa lista de la misma manera que lo había hecho con la mía. La verdad es que si Silvia hubiera temido realmente a las inyecciones no sé cómo habría reaccionado porque realmente era intimidante.
A la vista de Juan Pablo procedí a bajarle lentamente el pantalón y la bombacha. Mi pene casi explotaba. Él no creo que haya notado nada pero yo, que la conozco mucho, me di cuenta de que ella también estaba por explotar.
“¿Me va a doler?” decía la desfachatada.
“Es apenas un dolorcito cuando entre el líquido. Si te quedás flojita pasa rápido”. Pobre, él estaba auténticamente preocupado por el temor que ella manifestaba e intentaba calmarla.
Silvia temblaba de excitación.
Le pasó el alcohol por el turgente cachetito y casi sin que se notara la pinchó. Ella actuó un poco, quejándose y apretando las nalgas.
“Vamos, flojita. Ya casi está”
Volví a intervenir dándole suaves nalgaditas para colaborar en la relajación.
“Vamos Sil. Portate bien. Pensá en otra cosa. A mí ya me pinchó y no pasó nada”
Juan Pablo empezó a inocular el medicamento. Ella se quejó todo el tiempo y él intentaba calmarla; el coqueteo de ella era alevoso pero creo que él ni lo notó. A lo mejor porque estaba yo; si hubiera estado solo no sé.
Finalmente sacó la aguja del glorioso culo que la alojaba.
“Ya está, quedate tranquilita descansando”
Lo acompañé a la puerta mientras él se disculpaba por habernos hecho doler a los dos. Yo lo único que quería era que se fuera de una vez porque iba a explotar adentro del pantalón.
Volví a entrar sacándome el pantalón mientras caminaba por la casa para llegar al dormitorio. Cuando entré la encontré boca abajo desnuda y me preguntó “Te gustó la sorpresita?”
“Mi cielo! Tenías razón, ver cómo te pinchan es soberbio”
“Me merezco un premio por la buena idea”
“Y ¿por dónde lo querés el premio? ¿Por acá o por acá?” tocándole primero la vulva y luego el ano.
“En ese orden”
Y me puse a trabajar. La besé, la besé, la besé. En todo el cuerpo. Besé sus pechos y succioné sus pezones. Ella se contorsionaba feliz y cachonda. Fui bajando, se rió porque los besos en la panza le dieron cosquillas. La hice poner en cuatro patas y así la penetré. Primero por la vagina y luego por la cola, dándole nalgadas con cada embestida. Gimió, gritó, pidió más. Finalmente caímos ambos exhaustos.
Estoy relajado y feliz. Pero mis nalgas maltrechas piden un descanso y les he prometido que se los daré.

Carlónimo -

Qué bonito es lo bonito ¡Ala! Ya escribe y en qué forma la deliciosa maja hispana. Cómo te quiero preciosa Anna. El bolígrafo con nuestros nombres grabados ha sido un regalo extraordinario. Mañana por la tarde saldré de España, pero con la certeza de haber conquistado la gloria. Tus palabras me llenan de emoción y de esperanza ¡No te dejaré y se que no me dejarás! Permancemos unidos en el amor. Por lo pronto, volvemos a abrazarnos en silencio y nos entregamos al descanso.

Luis -

Anna, quiero conocerte mejor y me gustaría platicar contigo, me das tu mail?

Anna -

Querido Simón:

Me gustó tu relato de la última inyección que recibiste, pero ahora me tienes a la espectativa de saber lo que sucedió después.

Como puedes ver, seguí tu consejo de visitar al médico y Carlónimo me atendió muy bien. Me inyectó muy suavemente y casi no me dolió, no se porque a ti tuvo que azotarte para que te dejaras inyectar, pero tendrás que pedirle que te vuelva a inyectar cuando vuelva a México para que trates de superar un poco el miedo que te da. A mi me ha ido muy bien no solo con las inyecciones, también con Carlónimo cada día me tiene mas enamorada y parece que él también está muy enamorado de mi.

Mi amado Carlónimo:

Me ha gustado mucho leer tu versión del día que pasamos juntos, me gusta tu manera tan detallada de relatarlo y al mismo tiempo me doy cuenta de lo que sientes por mi cuando relatadas lo sucedido.

Quiero decirte que todos estos días que hemos pasado juntos han sido maravillosos, te agradezco todos tus detalles y el cuidado que has tenido conmigo.

Te lo he dicho otras veces, pero te lo vuelvo a decir ahora, me gustas mucho, me tienes enamorada de ti y te amo.

-----

Sobre la pregunta que me hacen, he de deciros que las inyecciones de penicilina duelen pero también depende quién te las ponga, pienso que si te concentras en el placer que causan y el placer que pueden causarle a la persona que te inyecta, se vuelve mas llevadera y puede llegar a ser placentera, como me sucedió a mi con las que me puso Carlónimo. Así que ¡venga Simón no seas tan escandaloso!

Anna -

El Encuentro, cuarta parte

Yo no sabía que ese día sería especial, cada día había tenido su propio tinte pero este estaría lleno de cosas diferentes entre Carlónimo y yo.

Al amanecer hicimos el amor de una manera espectacular, o por lo menos eso fue para mi. Carlónimo me hace ver las estrellas y me hace desear estar junto a él.

Ese día me acompañó al médico. Después de que el médico me revisó, me recetó inyecciones y Carlónimo, muy amablemente, me puso la primera. Al principio me puse nerviosa porque tenía que desnudarme las nalgas y ser inyectada en presencia del médico y de la enfermera, pero sentía la tranquilidad de ser inyectada por Carlónimo. Luego al médico se le ocurrió pedirle que me tomase la temperatura rectal, eso me gustó pero me inquietó tener tanto público, por lo tanto yo lo único que quería era salir de ahí cuanto antes. Carlónimo tiene "muy buena mano" para inyectar porque la inyecciones de penicilina duelen mucho pero no se si será por la excitación que me provoca o porque es muy bueno para inyectar, pero efectivamente casi no me dolió.

Saliendo del consultorio hemos ido a festejar el día de la Hispanidad, a mi me encanta ese día porque me gusta mucho la cultura latinoaméricana, la música, la comida y me gusta aprender nuevas cosas. Carlónimo me ha enseñado muchas, sobretodo palabras que no conocía o que simplemente para mi tienen un significado diferente, por ejemplo: "platicar", "ahorita", "playerita", entre otras que ahora no recuerdo.
Comimos muy bien, todo estuvo delicioso pero con tanto barullo comencé a sentirme mal, fue cuando le pedí a Carlónimo que me llevase al hotel, ahí me tomó la temperatura por vía rectal y al comprobar que la tenía alta me puso un supositorio, yo estaba sobre sus piernas, cosa que me excita mucho y me excita que me tome la temperatura por esa vía y la forma en que me pone el supositorio.

Mas tarde fuimos a dar una vueltina y a tomar un te, disfruté mucho la conversación y la compañía de Carlónimo, no quiero que se vaya. Al poco rato de haber salido volví a sentirme mal y resolvimos volver al hotel, ahí me dormí y luego me enteré que me había inyectado mientras dormía, yo no sentí nada. Cuando desperté, lo miré y me pareció más guapo y más majo que nunca, en seguida se acercó a mi y comenzamos a besarnos. Nos abrazamos con todas nuestras fuerzas y bastaron unas cuantas acometidas para que los dos estalláramos una violenta erupción que nos hizo gritar eufóricamente que nos amábamos y que no podríamos soportar una prolongada separación.

Vaya a veces me parece que comienzo a decir las mismas cosas que dice él, ¿o son las mismas?

Bueno pues ala, después nos fuimos a cenar y fue un momento maravilloso, verdaderamente una cena muy romántica, lo que me alegró mucho fue que me volviese a invitar a visitar México, en ese momento yo quería aceptar sin más e irme con él en el avión, pero luego lo pensé mejor y no quise apresurar las cosas, por lo que le dije que iria pero que me esperase un poco. Quizá cuando él llegue a México ya me habrá olvidado, será mejor esperar a ver si él sigue queriendo que yo vaya a México. Germán ya no significa nada para mi, sinceramente Carlónimo me tiene cautivada y me siento muy enamorada de él, pero tengo miedo de que me olvide cuando llegue a México.

Durante la cena escuchamos muy bonita música, me sentía muy cerca de Carlónimo, quería abrazarlo y besarlo. Fue durante el postre que le di una pequeña caja envuelta y atada con un lazo, él la abrió lentamente y vio que dentro había un bolígrafo, le dije que se lo daba para que cada vez que lo viera y lo usara, me recordara y de alguna forma me sintiese cerca de él, ya que es algo que puede traer a la vista de todos y recordarme cada vez que lo vea. A él le gustó mucho y dijo que siempre lo tendría cerca de él.

Cuando llegamos al hotel volvimos a fundirnos cuerpo con cuerpo en un momento muy placentero que me hizo amarlo cada vez mas.

Y venga, que comencé diciendo que este día tenía muchos detalles especiales, porque me encantó que Carlónimo me tomara la temperatura a cada momento y que me pusiera supositorios, además de las inyecciones. Tiene una manera de desnudarme las nalgas que me hace desearlo y luego cuando me separa las nalgas para introducir el termómetro o el supositorio y finalmente cuando mete su dedo en mi ano para introducir bien el supositorio, para terminar despues de unos momentos haciendo el amor y deseando estar siempre con él.

Mi Carlónimo no se que haré cuando ya no este conmigo.

Simón -

Carlónimo: No se si es válida la opinión de Annita en este caso. Si vos lograste disminuir al máximo el dolor con tu técnica depurada y a eso se suma su excitación.....quizá no recuerde ese aspecto. No se, todo el mundo dice que duelen y a mí me caben las generales de la ley. Podríamos pedir también que otros cuenten sus experiencias al respecto. Si mirás las estadísticas del blog, verás que no debemos ser sólo nosotros tres los que entramos a leerlo.

Carlónimo -

¿Qué te parece si le pedimos su opinión a la preciosa Anna? Así inducimos que nos cuente un poco más acerca de su más reciente experiencia. Simón dice que más allá del temperamento de cada quien, las inyecciones de penicilina tienen un incuestionable componente de dolor ¿Cómo fue que tú amada mía sobrellevaste muy bien las que te apliqué?

Simón -

Querido Carlónimo:
No dudo de la belleza y la inteligencia de Anna, pero tampoco dudo de tus dotes para hacerla feliz. En ese sentido digo que ningún otro puede competir con vos.
Respecto a lo que me inyectaras la penicilina, es verdad, quizá tengo un espíritu quejumbroso; pero la envidia me la dio saber que sos capaz de poner inyecciones de penicilina de manera indolora, porque más allá de lo que uno es capaz de soportar y de ahí lo dolorosas o no que resultan, hay un cierto dolor que objetivamente provocan por sus características que parece que vos encontraste la manera de evitar. Que las disfruto igual, es cierto.

Carlónimo -

Querido Simón, en cuanto a tu comentario: “Me da un poco de envidia que no estuvieras aquí para las mías porque sufrí muchísimo”. Pues no entiendo, porque cuando yo te inyecté armaste un terrible jaleo. Si hasta tuve que nalguearte para que te dejaras. Quiere decir que tienes un temperamento quejumbroso para recibir los piquetes, pero creo que así los disfrutas ¿o no?

Carlónimo -

Simón, me preocupa mucho lo que dices. Anna es una mujer muy inteligente y muy atractiva. Estoy seguro de que la pretenden innumerables hombres, así que no comparto de ninguna manera tu opinión. Precisamente porque la quiero y porque se lo que ella vale, prefiero luchar para conquistarla cada día.

Simón -

Querido Carlónimo:
te agradezco relatar tan detallada y poéticamente este nuevo encuentro con Annita. La propuesta que le hiciste es espléndida y, entre nosotros, no creo que ninguno de los anteriores hombres de su vida tengan nada que hacer contra vos. Lamento su enfermedad pero me alegro de que fueras vos quien le está poniendo la medicación sin dolor. Me da un poco de envidia que no estuvieras aquí para las mías porque sufrí muchísimo.
me alegro también de la aclaración que hacés respecto de mis experiencias anales porque esa apertura mental te pone más cerca de la posibilidad de disfrutar de ellas alguna vez.
En breve te cuento lo que pasó en la última inyección de penicilina; interesante, muy interesante.

Carlónimo -

Querido Simón, leí con preocupación la frase que me dedicaste diciendo que hay “cierta sorna” en mis comentarios. No quiero entrar en disquisiciones lingüísticas, pero puedes estar seguro de la pureza de mis palabras, pues no hay en ellas malicia alguna. Me agrada que disfrutes cualquiera que sea la forma. Yo me referí tan solo a la sorpresa de verte llegar por esa vía a una resolución sumamente ágil, lo cual indica que tienes una gran capacidad para disfrutar.

Perdona también que no te haya escrito con la rapidez que quisiera, pero es que la deliciosa Anna me ha tenido muy ocupado. Tus relatos son cada día mejores y muy sensuales, te felicito y te conmino a seguirte ejercitando. A continuación, les entrego mi versión del tercer día que pasé en Madrid con Anna. Espero que ella nos deleite von su versión.


El Encuentro, cuarta parte.

“Querido Carlónimo, desde tu llegada a Madrid no he parado de tener una sonrisa en mis labios, me has hecho muy feliz”

“Querida Anna, ¡Me enloqueces! No creí que pudiera existir una mujer tan encantadora”

Con ese espíritu de apasionado enamoramiento nos sorprendió la luz del nuevo día. En mis oídos vibraba la letra de aquella entrañable canción mexicana: “Amanecí otra vez entre tus brazos, y desperté llorando de alegría. Me cobijé la cara con tus manos, para seguirte amando todavía”.

Encendido por la vecindad de tu cálido cuerpo empecé a recorrerlo suavemente. Constaté la delicadeza de tus hombros, el artístico remanso de tu cintura, la cresta de tus caderas, la suave pendiente de tus piernas. El contacto con tus nalgas me agitó la respiración. Giraste el cuerpo y nos fundimos en un trémulo intercambio de besos y de caricias. Puesta sobre mí besé tu cuello mientras te acariciaba los cachetes. Cuando palpé el sitio de la pasada intramuscular emitiste una sensual queja que me invitó a repetir morbosamente el contacto, una y otra vez, excitándonos a los dos el recuerdo del rudo pinchazo. Exclamando: ¡Me lastimas amor pero me gusta que me hagas recordar ese momento! separaste las piernas, empalmaste nuestros órganos y te insertaste deliciosamente el pene hasta el fondo de la vulva. Te balanceaste lentamente, profundamente, cadenciosamente. Seguí acariciándote el sitio de la reciente inyección mientras te estimulaba el ano, primero en pequeños círculitos, luego insertando la punta de mi dedo, hasta que entró la mitad de este y te tallé el esfínter con movimientos oscilatorios y trepidatorios alternos. Para entonces gritabas, jadeabas y decías: ¡Así, Carlónimo, mi vida, más, más, sigue así, me vuelves loca! Emitiendo fuertes exclamaciones de placer, apretando muy fuerte las nalgas, mordisqueándome las mejillas, las orejas, restregandome el cabello con ambas manos y tallándome tus erguidos pezones, descargaste un gigantesco orgasmo que se sumó a mi abundante eyaculación, haciendo que nuestras emanaciones ya disueltas saltaran y se dispersaran por el pubis, las piernas, el vientre y hasta en la ropa de cama. Nos quedamos fuertemente trenzados al tiempo que decíamos: ¡Qué rico! ¡Delicioso! ¡Soberbio! ¡Fenomenal! ¡Carlónimo! ¡Anna! ¡Amor mío! ¡Preciosa, maja!...

Después de ducharnos salimos del hotel con rumbo al consultorio médico donde tras una breve antesala pasamos con el facultativo quien te revisó la garganta, el pecho y, con el estetoscopio aplicado a tu espalda diagnosticó infección bronquial prescribiendo dosis sucesivas de penicilina aplicables cada 8 horas. De inmediato pidió a la enfermera que le preparara la primera, a lo cual estando ya lista la jeringa me tomaste la mano diciendo: ¿me la puedes poner tu amor mio? El médico volteó a vernos y al percatarse de mi buena disposición me entregó la jeringa comentando: ¡Bravo! Pocos hombres se atreven a inyectar a sus esposas. Ciertamente interesado en supervisar mi labor, el facultativo estuvo no sólo observándome sino también apoyándome. Al verte acostada sobre la mesa de exploración te alzó comedidamente el vestido y te descubrió el cachete izquierdo. Pero al topar con la fresca marca de la inyección anterior, bajó la panty completa y me sugirió pincharte el glúteo derecho. La presencia tanto del médico como de la enfermera te inquietaba. Tus nalguitas que son muy blancas parecían sonrojarse y un pequeño estremecimiento recorría su tersa superficie. Era evidente también que lamentabas no poder recibir la inyección acostada sobre mis piernas, pero te portaste muy bien y te vi bastante controlada. La escena me excitó considerablemente.

Inferí que en tales circunstancias no deseabas prolongar el momento, de manera que te froté livianamente con el hisopo, puse la aguja en posición, la replegué unos centímetros y la precipité decididamente viendo cómo perforaba tu delicioso cachete haciéndolo saltar y vibrar. Después registraste un leve movimiento de piernas y el comprensible espasmo que acompaña la entrada de la molesta sustancia. El médico no perdía detalle; cuando te extraje la aguja me entregó un termómetro ungido con lubricante indicándome que te tomara la temperatura por vía rectal. Entonces te separé ligeramente los cachetes, acoplé la ampollita mercurizada a tu remolinito anal y te inserté suavemente dos terceras partes de la barrita, viendo cómo el estímulo recibido te hacía palpitar la entrada rectal. Unos segundos después extraje la pieza y se la entregué al médico quien comprobó que tu temperatura era la correcta. Te pusiste de pie y arreglaste rápidamente tu atuendo iniciando la inmediata retirada. Fui yo quien terminó de recibir las instrucciones del facultativo quien me dijo que si la temperatura te subía por arriba de 36.5 te la bajara aplicándote un supositorio. Ya afuera me abrazaste diciendo: Gracias Carlónimo, no me gustó la actitud del médico, ya quería salir del consultorio.

Comentando que la inyección no te había dolido casi nada, nos dirigimos a la Plaza Mayor donde ya había cierto barullo debido a que ese día se celebraba la tercera edición del célebre festival “Viva América” como parte de los festejos conmemorativos del Día de la Hispanidad. Entramos al Mesón del Corregidor y escogimos una mesa con vista a la plaza, por lo que pudimos disfrutar del grupo de mariachis y de bailarines folklóricos mexicanos que en ese momento alegraban el festejo. Disfrutando un delicioso cordero asado al horno de leña y unas tapas de alcachofa con asadillo, llenándome del sinigual fulgor de tu bermeja cabellera, de la profundidad y brillantez de tus encantadores ojos castaños, nos deleitamos con la interpretación del famoso “Huapango” de Moncayo. Acompañabas la garbosa melodía con movimientos corporales y faciales tan deliciosos y gráciles, que no pude controlar el deseo de abrazarte y de besarte repetidas veces. Luego de almorzar salimos a la plaza y nos sumamos al festejo latinoamericano, cantando y bailando al ritmo de las guitarras, trompetas, acordeones, violines, charangos, flautas… interpretando: el “Cucurrucucu paloma”; “México lindo y querido”; “Alma llanera”; “La flor de la canela”; “Los ejes de mi carreta”; “Las dos puntas”; Paisajes de Catamarca”; “Recuerdos de Ypacarai”; y muchas otras. En un momento estelar acorde a nuestra felicidad y euforia, bailamos abrazados y nos fundimos en un acalorado beso pero en ese momento sentí tu rostro muy caliente. Te pregunté cómo te sentías y me respondiste que sencillamente feliz pero cansada y con algo de somnolencia, así que tomamos un coche de alquiler que nos llevó directamente al hotel donde te refrescaste mientras yo iba a la farmacia a comprar un termómetro y a surtir la receta médica.

Cuando regresé vestías un breve short blanco y una playerita azul marino de algodón que te mantenía abrigada pero sin acalorarte demasiado. Me senté en la cama, te atraje hacia mí, te descubrí el trasero y te acosté sobre mis piernas para tomarte la temperatura por vía rectal. Tu culito se erguía muy bello, respingado, con la barrita vidriada clavada en medio. Noté que tus cachetes estaban bastante calientes y temí que realmente tuvieras calentura, lo cual pude comprobar enseguida pues el mercurio del termómetro se prolongó hasta marcar 37.5 grados, de manera que te pedí pasarme del buró la cajita de los supositorios. La tomaste, desenvolviste uno de ellos y me lo entregaste. Te separé los cachetes y te introduje la cilíndrica tranquita en el recto hasta donde mi dedo central alcanzó, manteniéndotelo adentro por unos minutos en tanto te acariciaba el cabello, y las nalgas con verdadera delectación. Me dijiste: Carlónimo, no apresures el momento, déjame seguir disfrutando lo que ni remotamente soñé. Quisiera que este día fuera eterno. Permanecimos en la misma posición un buen rato hasta que me percaté de que te vencía el sueño. Te extraje el dedo, te cubrí el culo y te ayudé a acostarte cubriendote con una simple sábana, Dormiste por más de una hora, al cabo de lo cual, te tomé de nuevo la temperatura comprobando que ya estaba normal.

Cerca de las 4 de la tarde decidimos salir a caminar. Te pusiste un pantalón negro entallado y un pulóver verde oscuro que se te veía muy majo. Salimos hacia el Paseo del Prado y llegando a la Plaza de la Lealtad resolvimos entrar en el Hotel Ritz, construido en 1910 año del inicio de la Revolución mexicana. En su famosa terraza, teniendo a la vista el claroscuro que producen los frondosos árboles, disfrutando una ligera brisa, tomamos una suculenta taza de té: tú de jazmín, yo de flor de azahar, deleitándonos uno al otro, juntando frecuentemente nuestros labios y confesándonos el sentimiento de amor que nos embargaba. Como teníamos previsto ir a cenar esa noche, decidimos regresar temprano al hotel, justo a la hora en que debía inyectarte. Estabas cansada, la enfermedad y la consecuente medicación te habían debilitado. Te propuse acostarte un rato, así que te desvestiste y entraste a la cama mientras yo preparaba la jeringa. Inmediatamente te venció el sueño, de manera que te inyecté mientras dormías. Descansabas plácidamente en decúbito izquierdo. Te descubrí el terso cachete, clavé sin contratiempos la aguja y te inoculé muy lentamente la cristalina sustancia sin que te inquietaras; tan sólo emitiste una suave queja. Volví a tomarte la temperatura y estabas bien, así que no hubo necesidad de aplicarte un nuevo supositorio. Disfrutaba muchísimo cuidarte y medicarte en la intimidad, observando y disponiendo a mis anchas de tu precioso cuerpo, tus eróticas formas y tus encantadoras poses. Sólo lamentaba no poder hacer el amor en ese momento. Cuando despertaste estaba yo sentado en la poltrona, te sentías mejor y me ofreciste los brazos. Entré contigo a la cama, dejé que se me calentaran las manos y te estuve acariciando sin prisa: las piernas, la cintura, las nalgas. Tú jadeabas intensamente, yo suspiraba a profundidad. Te monté, separaste las piernas y te embutí suavemente el pene. Nos abrazamos con todas nuestras fuerzas y bastaron unas cuantas acometidas para que los dos estalláramos una violenta erupción que nos hizo gritar eufóricamente que nos amábamos y que no podríamos soportar una prolongada separación. Antes de levantarme te coloqué el termómetro en el culito y marcó 37 grados, así que mientras besaba tus labios y tus mejillas, te introduje un nuevo supositorio que celebraste con sensuales expresiones de placer y de júbilo.

Después de un nuevo descanso te tomé la temperatura comprobando que ya estaba normal, así que decidimos prepararnos para la cena que teníamos planeada. Después de darnos un duchazo nos vestimos, yo con pantalón y chaqueta sport en tono beige y tú con un precioso vestido azul marino que terminaba poco arriba del busto y de ahí continuaba en forma de “V” mediante dos tirantes como de tres dedos de ancho cada uno que cruzándose por detrás sujetaban el vestido en la espalda. De manera que el cuello, los hombros, los brazos y parte de la espalda los llevabas descubiertos. Te veías preciosa, encantadora, no pude menos que llenarte de besos y colocarte una hermosa orquídea que mandé pedir a la florería. Complementaban tu atuendo unos aretes de plata con múltiples lagrimitas que te daban un aire de gran elegancia y sensualidad.

Poco después entrábamos al Restaurante Fábula, un paraíso romántico decorado con multitud de plantas y de flores, que se encuentra en la calle Príncipe de Vergara, del barrio Salamanca de Madrid ¡Qué delicioso encuentro! me sentía muy feliz viendote a mi lado. El ensamble de cuerdas interpretaba en ese momento el dulce tema “The color purple” que enmarcaba tu excelsa figura. Ordenamos una botella de champagne. Entrelazando nuestros brazos formulamos un deseo y degustamos la primera copa. Nuestra charla fue muy cordial, me platicaste acerca de tu infancia, de tus sentimientos más entrañables, de la forma en que nos fuimos poco a poco conociendo y gustando. Me manifestaste tu deseo de que continuemos juntos.

Oyendo el famoso “Manha de Carnaval” te dije que es mi deseo y voluntad seguirte amando y te propuse que a la primera oportunidad aceptaras mi invitación de visitar México. No obstante, te manifesté que no desaba interferir tus sentimientos. Reconocí que eres una mujer muy bella y que seguramente no soy el único hombre que desea tus favores. Recordé en particular a Germán, quien ha calado muy hondo en tu vida. Te dije que no te sintieras comprometida ni presionada para tomar tu mejor decisión. Pero eso sí, te pedí que me consideraras tu más frenético enamorado, porque en verdad lo soy.

Oyendo el tema “Nuestros años felices”, ordenamos por fin la cena: Tú un suculento pichón de Araiz braseado; y yo, Anchoas de Santoña en oliva. Acompañamos con un Ribera del Duero Reserva 2003. Jamás olvidaré tan deliciosos momentos. Tus ojos mirándome muy de cerca. Nuestras manos entrelazadas. La melodía “Amarte es un placer” magistralmente interpretada. Nuestros labios besándose. El recuerdo de nuestro amor más delirante. Los exquisitos platillos, las velas… “Por ti volaré” rezaba la melodía en turno ¡Y mira que volamos! Llegamos a alturas insospechadas, conviviendo con las estrellas, las inmensas galaxias y el universo entero.

Pasada la medianoche cerramos el encuentro con un Couland de chocolate a la crema y copas pletóricas de amareto y cognac. Después nos levantamos, sellamos la sesión con un beso en el que nos entregamos el alma entera, derramamos algunas lágrimas y nos retiramos al hotel donde descansamos un rato. Nos mudamos de ropa y te vi salir del vestidor luciendo un brevísimo conjunto muy sensual, en color azul cielo. Volviendo a la realidad, te recordé que debía inyectarte, así que sin más preparé la jeringa, te acostaste en mis piernas, replegué la pantaletica y, sintiendo tu cuerpo vibrar de emoción, te perforé el cachete izquierdo. Tú me decías: despacito Carlónimo, despacito, déjame disfrutar estos dulces momentos que están por concluir y que Dios sabrá si podremos recrear. Sentía tu cuerpo estremecerse en mi regazo. Disfrutabas la inyección sin pensar en molestias ni dolor, no obstante que tenías las nalguitas ya bastante lastimadas. Te tomé la temperatura y estaba bien, así que nos entegamos de nuevo al amor.

No sabía qué variantes imprimir a nuestra relación, pero deseaba adoptar la que me hiciera sentir una mayor ternura y que reportara mayor intimidad al encuentro. Así que me avalancé sobre ti, nos sujetamos con desesperación y nos enfrascamos en el frenético intercambio de caricias, besos y expresiones verbales que ya antes habíamos celebrado. La forma natural, ancestral, de hacer el amor, fue la más socorrida por nosotros, pues sentimos que nos mantiene en completa apertura y en igualdad de circunstancias. Nuestros ojos reunidos, nuestras bocas comunicadas. Separaste las piernas con la dulce y cariñosa hospitalidad a la que me has acostumbrado. Habiendo juntado nuestras lenguas que se buscaban de manera delirante, sentí tus suaves dedos que me sujetaron el pene y lo llevaron a la hendidura del supremo placer, la cual lo engulló completo. Con poco roce y menos sobresalto, alimentándonos de la sola certeza de estar juntos. Entrelazando nuestros nombres y nuestros orígenes en el amor sin límites: Anna, Carlónimo, Carlónimo, Anna, España, México, México, España. Gritamos fuerte ¡muy fuerte! ¡a todo pulmón! ¡Sin reserva! ¡Sin represion! desatando el inmenso torrente al que ya nos acostumbramos.
Es tu turno querida, deleitanos con tu versión.

Simón -

Queridos:
Veo que las noticias se demoran; seguramente han pasado muchas cosas y lleva mucho tiempo contarlas.
Así que, mientras tanto, les cuento de la quinta inyección porque si no se me acumulan en la nalga y me duelen más.

La de la mañana siguiente fue otra vez con una profesional. Llamó a Marta, la esposa del farmacéutico. Vino alegre a pincharme el culo, haciendo chistes con Silvia.
“Y? Cómo se porta este enfermito?”
AY! Marta! Más o menos…. Se está resistiendo un poco al tratamiento”
“Ah! No, no, no. Conmigo portate bien porque crié 5 hijos varones y se bien cómo manejar los caprichos. Un par de chirlos y listo!”
Las dos me hablaban como si fuera un chico. Lo peor es que todavía recordaba el efecto de los chirlos de anoche. Pensé que Marta no tendría ningún problema en dármelos así que decidí portarme bien, poner la cola tranquilito y ver qué más tenía pensado Silvia para mí.
“A ver… date vuelta y bajate el pijama. Muy bien, por ahora te estás portando bien”
Era tan humillante! Veía a Silvia y cómo lo disfrutaba y esperaba que al menos tuviera una buena recompensa.
Me dio una palmada que sonó bastante fuerte e inmediatamente me pinchó.
“Bueno, flojito ahora que va el líquido”
“AAAHHH!”
“Tranquilo que ya está casi todo adentro.”
Me sacó la aguja del glúteo y me subió el pantalón.
Silvia le dijo “Te acompaño y aprovecho a irme a trabajar” Se agachó a darme un beso de despedida y me dijo al oído “Para la noche hay una sorpresita, para festejar que es la última inyección en la colita de mi rey”. Me dejó caliente como una papa y ansioso pensando lo que habría preparado.

Simón -

Querido Carlónimo:

Ayer cuando respondí estaba un poco complicado resolviendo un tema laboral de último momento y por eso fue una respuesta breve a los efectos de que supieran que había leído su comunicación.
Ahora, con un poquito más de tiempo reflexiono. Noto, cada vez que hablamos de mis experiencias traseras, cierta sorna en tus comentarios. Desconozco tu experiencia al respecto pero si no has probado deberías hacerlo. Yo era absolutamente reticente pero Silvia me convenció (luego de haber probado ella misma las delicias de hacerlo a instancias mías) con amorosa insistencia (como hace ella todo)y debo decir que sí, resulta muy placentero. Consideralo. tal vez Anna tenga algo de experiencia al respecto y pueda ayudarte.
Por otra parte, perdón por confundir lo de la oficina, tené en cuenta la fiebre, la tos, los pinchazos y los resultados maravillosos de todo eso; tengo el cerebro algo embotado. Pero ya volví a mi actividad normal así que rápidamente me pondré a tono con el elevado nivel metafórico que está asumiendo esto.
Además, te digo que la paliza que me dio Silvia me recordó mucha a la que me diste en México. Qué casualidad! Las dos por no querer que me inyecten..... hasta en eso Silvia y vos están en sintonía.
Bueno, dejo aquí en espera de noticias de Ustedes.

Simón -

Annita:

Gracias por comentar el relato que les hago de la tercera inyección. Ya habrás visto la paliza que cobré. ¿A eso te referías?
Por otra parte, sostengo la queja de la penicilina; tengo un dolor de culo que ni te cuento. No me puedo sentar. El mismo place rpodría habérmelo dado sin el doloroso prólogo. Sin emabrgo, entiendo que ella sólo aprovechó la situación que el médico generó sin saberlo.
Y hablando de doctor.... ¿Qué se sabe de tu garganta?

Querido Carlónimo:

Agradezco tu tiempo de lectura en épocas de tan febril actividad. Espero ansioso que me cuentes.

Carlónimo -

Me referí a la oficina como diciendo la agencia, el área de mis asuntos pero de índole enteramente personal, íntimo. Quise decir que Anna me tiene prendado, fascinado, perplejo. Como agrega mi amada, no tomes tan a pecho el detalle pibe, estamos en algo así como la Isla de los más caros sueños y recónditos deseos, en la que, sencillamente, todo puede pasar. Por otro lado, me encuentro el relato de tu singular experiencia. El tratamiento te resultó muy bien esta vez ya que las diestras manos de Silvia no sólo te inyectaron sino que te prodigaron un intenso placer. Por lo que se ve, “disfrutás” enormemente la penetración rectal, ya que te produjo un orgasmo de fábula. Enhorabuena, te felicito Simón, por tener tan competente enfermera en casa. Por favor, si la ves, dile a Anna que la quiero, que la amo, que no dejo de pensar en ella.

Anna -

¡Venga Simón.. que veo que la pasas bien! Que te has quejado todo lo que has podido de la penicilina y finalmente Silvia termina dandote placer hasta que ya no puedes más.

Lo de la oficina de Carlónimo, no lo tomes en cuenta, es que Carlónimo estaba cayendo del escenario pero en ese momento lo rescaté y es mejor hacer que no ha pasado nada.

Ahora me dejarás pensando quién te pondrá la siguiente inyección y cómo te la pondran. Ya pronto acabarás con el tratamiento y verás que te sentirás como un "torito enamorao de la luna".

Simón -

Queridos:
Acá va lo que pasó a la noche. Annita, se cumplió tu vaticinio...

Efectivamente estuve todo el día pensando en la inyección de la noche. Tenía el culo muy dolorido, no olvidemos que venía de darme las de Carlónimo que también tenían lo suyo.
Silvia llamó tres veces durante el día pero, no sé si fue una delicadeza o era parte del plan de tortura, nunca hizo ninguna referencia ni a las inyecciones pasadas ni a la por venir. Y yo estaba cada vez más ansioso. La verdad es que después de tres penicilinas me sentía mucho mejor y me costaba aceptar la inevitabilidad de las tres que quedaban.
Cuando llegó Silvia a la tardecita estuvo conmigo un rato tirada en la cama mirando tele, preparó la cena e hizo algunas cosas más de la casa. Yo no me atrevía a preguntar lo de la inyección por temor a recordárselo. Pero finalmente pasó. Vino al dormitorio y me dijo: “Es hora de la penicilina, mi cielo”
“Por favor, Sil, me siento bárbaro. Me duele mucho la cola….”
“Te duele mucho la cola porque andás por ahí haciéndote pinchar sin necesidad!”
Ahí vamos de nuevo con el tema.
“Así que aguantate. Ya te dije que te las vas a poner todas porque te las mandó el doctor” y porque a mí me gusta, le faltó decir.
“No, Silvia, no quiero. Ya está. Sigo con pastillas”
“No te hagas el caprichoso! Me vas hacer enojar!”
“No es cuestión de capricho. Duelen como la puta madre!”
“Simón!” y me sorprendió dándome vuelta bruscamente y bajándome el pantalón del pijama.
Me empezó a dar chirlos como si fuera un chico. Tuvo la delicadeza de dármelos en la parte más redondita del cachete, abajo, evitando los lugares de inyección. Pero me dio sin tregua. Pataleé, grité, maldije, pero ella se mantuvo firme. Me dejó el culo colorado como un tomate.
Cuando consideró que era suficiente, mucho después de lo que a mí me pareció suficiente, me dijo “Espero que ahora entiendas que te tengo que poner la inyección. Quedate quieto y no quiero escuchar ni una queja”
Me tuvo mostrándole el culo todo el tiempo que tardó en preparar la jeringa. La inyección me la puso con cuidado, era evidente que no intentaba martirizarme con eso, pero el dolor fue increíble igual. Sentía que me salía fuego del cachete.
Cuando me iba a dar vuelta escuché “Quedate así, todavía no terminé.” Y sentí que me separaba las nalgas mientras introducía el termómetro helado. Luego de tres minutos más de amarga vergüenza lo retiró “ya no tenés fiebre. Muy bien. Eso es porque yo te hago hacer el tratamiento como corresponde. Ahora te voy a pasar un poquito de crema”
Sentí rápidamente el aroma de aceite de bebé e inmediatamente la refrescante sensación en los glúteos. Me lo pasaba con ternura, suavemente evitando hacerme doler más en los lugares donde me habían pinchado.
Progresivamente el masaje se fue haciendo más intenso. Pasó un par de veces entre los cachetes hasta que finalmente se detuvo en la entrada del ano. Me dio un masaje larguísimo durante el cual comencé a excitarme mucho. Finalmente, metió un dedo y no pude evitar contorsionarme de placer cuando llegó a la próstata.
“No ves que sos terrible!. Armás un escándalo, me hacés enojar, me obligás a dejarte el culo ardiendo y al final te gusta”
“Sí! Sí! Me gusta!”
Tallaba mi interior magistralmente.
“Muy bien…. Ya viene la lechita?”
Escucharla decir eso me sacó y eyaculé feliz. Ella siguió dentro de mí y estaba dispuesta a que me volviera loco. Luego de dejarme descansar un ratito (Con el dedo adentro, para que no pierda la costumbre) sentí que ponía dos. Sentí que entraban con facilidad, ella había hecho muy bien su trabajo de preparación.
Para cuando consideró que había terminado su tarea de cuidado médico, yo había terminado tres veces y dormía como un bebé.

Simón -

Queridos:
Les agradezco que se mantengan en contacto,aunque no haya relato formal. Si entro y no encuentro nada de Uds. me da una cosa.... no sé... desilusión, ansiedad, no sé cómo describirla.
Será que me estoy acostumbrando a la comunicación asidua y ya la deseo, diría que la necesito.
Anna, me alegro de que hayas decidido ir al médico. El juego está bien pero con la salud no se juega. Lo único que te deseo, si te manda poner inyecciones, es que no sean de penicilina porque lo que duelen! con las tres que me pusieron tengo el culo destrozado, y aún me faltan tres más! Lo de que si serán seis personas en total, ya lo sabrás.
Carlónimo: no entendí bien lo de la oficina. Estás trabajando en una oficina regional en España de la tuya? pedir el traslado no sería mala idea si deseas tanto permanecer con Annita. Pero mantengamos esta comunicación en privado, no querría que ella si hiciera falsas ilusiones.

Anna -

Mi querido Carlónimo:

¡Me encantas! Yo también ya te extrañaba pero por razones ajenas a mi no había podido entrar al blog, pero en cuanto lo he podido hacer os he escrito en seguida.

Me duele un poco la garganta pero no demasiado, te confieso que me asusta un poco ir yo sola al médico ¿me acompañas? y bueno teneís razón, pinchazos mas pinchazos menos. Si el médico me receta inyecciones, ¿me las puedes poner tu amor mio?

No olvides relatar los momentos tan románticos y eróticos que hemos vivido.

¡Te mando un besín grande!


Simón:

¡Pues venga... que me ha gustado mucho tu relato! Me encanta que estemos llevando dos historias a la vez, y me gusta eso de que hayas enfermado un poco y que te hayan tenido que recetar unos pinchazos en el culete.
Me pregunto si serán seis personas diferentes las que te inyectarán. Y te imagino esperando todo el día pensando quién será el próximo al que tendrás que mostrarle el culo.

Pues animo mi querido Simón, estaré esperando que nos cuentes cómo ha sido cada pinchazo y te agradezco que te preocupes por mi, hiré al médico con Carlónimo y ya te contaremos que ha dicho el médico.

Annita

Carlónimo -

¡Anna, amor mío!

Qué lindo oírte de nuevo, ya te extrañaba. Estoy deseando relatar el tercer día de nuestro delicioso encuentro pero hoy, precisamente hoy, he estado terriblemente ocupado en la oficina. No he podido darme un espacio.

También estoy preocupado pensando en el mal estado de tu garganta y Simón me ha terminado de alarmar con sus nefastos vaticinios, por favor dime si es necesario que te lleve al médico. Total ¡pinchazos más, pinchazos menos! Para mí sería un enorme placer perforar tus esculturales nalguitas de nuevo. Cuenta con lo que me pides hacer mañana. Pero lo más importante será entregarnos al amor… ¡amor, amor, amor! No sabes lo que me has hecho vivir y gozar, tu rostro angelical, tu bellísimo cuerpo, tu voz, tus palabras, tus manos, tu ardiente carácter, tu forma de ser, tantos detalles… ¡Me enloqueces! No creí que pudiera existir una mujer tan encantadora.

Mientras preparo el relato, continuamos la noche del segundo día de mi visita a España. Tú y yo dormidos, abrazados, descansando ¡qué rico!

Simón, no sabes cómo me hiciste reir con tu expresión: “te van a tener que pinchar el culete” es un verdadero monumento al coloquio y al desparpajo, digno ejemplar de la informal y cada vez más animosa comunicación que mantenemos en este singular blog ¡Nuestro blog! Por lo demás, no seas tan chillón y ya déjate picar “¡¡¡¡el culete!!!!” ja, ja, ja, ja, ja, sin tanto remilgo pues “necesitás” los pinchazos y deja que la sensualísima Silvia disponga de tus nalgas pues realmente le pertenecen ¿o no?

Los veo luego, espero preparar pronto el relato que a mí en lo personal, no saben cómo me emociona. No se alejen demasiado que en verdad los extraño.

Simón -

Va lo que pasó con la de la mañana.

A las ocho de la mañana escuché que Silvia salía. Me pareció temprano para que se estuviera yendo a trabajar pero como estaba medio dormido no le di importancia.
Al rato escuché la puerta otra vez y Silvia que gritaba “Simón! Preparate que vino Santiago a ponerte la inyección!”
Santiago es el farmacéutico de la esquina de casa. Nos conocemos desde hace muchos años y hay cierta confianza con él. Sin embargo, no recuerdo que me haya colocado nunca una inyección. Uno de mis problemas, creo que Carlónimo se dio cuenta de ello y por eso me mandó deberes, es que me da vergüenza mostrar el culo para que me inyecten. Me imagino que de ahora en adelante Santiago, cada vez que me vea, va a recordarme en la humillante posición.
Pero de todos modos no hay forma de pasar de esto; las inyecciones me las mandaron por un motivo médico y no puedo evitar ponérmelas. Lo que sí me resulta dificultoso es tolerar el muestrario de pinchaculos que Silvia me está trayendo para satisfacer su morbo.
Santiago entró al cuarto y me saludó como si no pasara nada, como si nos encontráramos para tomar café. Silvia le alcanzó la ampolla y se puso a prepararla. Cuando vi que estaba por terminar, solito me di vuelta; no podía tolerar que además me diera indicaciones referidas a mi trasero.
“Te agarraste una lida, eh?!. Para que te den esto…” al mismo tiempo que me pasaba el alcohol por el cachete que ya recibía el segundo pinchazo. Me la puso sin mayores complicaciones, más que, desde luego, un dolor cada vez más grande.
Miré a Silvia de reojo y vi que contemplaba la escena embelesada; hasta el punto que no sé qué le dijo Santiago y se lo tuvo que repetir porque ella no lo registró.
Antes de irse dijo “Silvita, después me avisás si necesitás que le venga a poner otra. Depende del horario a lo mejor viene Marta (la mujer); quedate tranquilo que las pone muy bien”.
Cuando Silvia volvió de abrirle la puerta vino directo al cuarto. Yo sabía lo que quería: saber si me había dolido y volver a mirarme el culo.
“Sil, por favor. Basta de gente. La de esta noche ponémela vos”
“Después lo discutimos. Se me hace tarde para ir al trabajo. Te llamo para ver cómo andás”
Y ahí quedé, en la cama, tratando de reponerme y pensando obsesivamente en qué me esperaba a la noche.

Pero esa es otra historia; cuando tenga un rato la escribo para que la conozcan.

Simón -

Annaaaaaaa....... no trates de engañar a Carlónimo con que está mejor de la garganta. No demores la visita al doctor porque el cuadro se puede agravar y te van a tener que pinchar el culete. ¿O es eso lo que estás buscando?
Por otra parte, me parece muy lindo lo del bolígrafo porque es algo que puede usar siempre y tenerte presente en todo momento pero piensa si no sería bueno que, además le des algo más íntimo, quizá una prenda interior empapada de tu aroma.
Carlónimo:
No te dejes engañar; por favor lleva a Anna al médico; me preocupa su salud.
Además, cumple con sus deseos para mañana, sobre todo lo del lugar romántico.

Anna -

¡Venga chicos que a penas me demoro un poco ya están pensando mal! Por Simón lo entiendo, pero Carlónimo sabe muy bien lo que he estado haciendo.

Querido Simón:

Primero decirte que no sabes cómo me tiene Carlónimo... me tiene loca. Es un esplendido amante y no sólo eso, es un gran hombre, muy majo y con mucho salero y realmente lo amo. Los momentos que me ha hecho pasar han sido inolvidables. Hoy he pasado a comprarle un regalo para dárselo antes de que se vaya a México, le he comprado un bolígrafo y espero que le guste.

Luego decirte que me han encantado tus relatos, por otro lado ya sabes quién pincha a Silvia cuando no estas y puedes estar seguro de que no pasa de un pinchazo.
Es una pena que hayais enfermado, espero que te recuperes pronto y que disfrutes los pinchazos de manos de alguien más y en presencia de Silvia.

No olvides que los mejores vinos logran su madurez y su sabor con el tiempo, aunque coincido contigo que si pasa mucho tiempo se convierten en vinagre, pero eso es sólo con mucho tiempo.

Y sobre el pinchazo que me ha dado Carlónimo, ya casi no me duele, pero cada vez que le digo que me duele me acaricia suavemente.

Mi muy amado Carlónimo:

Me encanta tu manera de hacerme el amor, te confieso que me dolió bastante el culo con la inyección que me has puesto pero reconozco que yo tengo la culpa, me excitó todo ese pataleo y las quejas y sentirme un poco sometida por ti con los azotes que me dabas y al final con el pinchazo en la cola como dice Simón.

Me encantó el paseo por el Parque del Retiro, las paellas que comimos estuvieron muy buenas, ¡aunque fue mucha comida! y luego rematar con el postre en la Mallorquina, me alegró saber que habías recordado momentos de tu infancia.

Me ha gustado mucho la rosa de Taxco que me has regalado, no quiero dejar de usarla, sobretodo cuando te hayas ido porque eso me recordará a ti y te sentiré cerca de mi corazón.

Qué te parece si mañana vamos a comer a la Plaza Mayor, mas tarde vamos al café en el hotel Ritz y cenamos donde a ti te apetezca, solo te pido que sea un lugar muy romántico que quiero pasar un momento inolvidable junto a ti.

¿Recuerdas que te dije que me dolia un poco la garganta? Ya me siento mejor, ya casi no me duele, asi que creo que ya no será necesario visitar al médico.

Te dejo muchos besos pero te los daré en persona en un momento que vengas a ver lo que estoy haciendo.

Te amo

Tuya... Anna

Simón -

Gracias, Carlónimo, por la pronta devolución. En cuanto a si me gusta verla pinchada, debo decirte que han pasado muchas otras cosas que ya te voy a ir contando; no me apures.
Lo de mi cuñada, no sé; la prefiero lo más lejos posible de casa. Lo del otro día fue una excepción; cayó sin avisarle a Silvia con su manía de manejar la vida de todos y Sil lo supo aprovechar en su beneficio. De verdad es complicada, incluso con la misma Silvia; a veces la hizo sufrir mucho y eso no lo tolero. Pero uno nunca sabe las vueltas de la vida.

Carlónimo -

No hay nada que agradecer pibe, ya sabes que me encanta hablar de la sensualísima Silvia. En cuanto a platicarte acerca del último día de mi estancia en Madrid con la preciosa Anna y del triste día de nuestra separación, pues ya será, ya será…no hay prisa, aunque espero no llegar a enfriarme.

Con respecto a tu excelente relato, me agradó que te visitara tu cuñada. Por lo que se ve, a Silvia le excita ver que otros te inyecten. ¿Y a ti respecto de Silvia? Claro que hay antecedentes, alguna vez la picó un médico en tu presencia pero creo que no fue una situación que tú hayas propiciado premeditadamente. Así que me gustaría saber cuál es tu reacción al ver que alguien más nyecta a Silvia en tus propias barbas y que lo hace “con mucho cariño”. Fíjate que también me encantaría que tú le aplicaras una inyección a tu cuñadita, tal vez resulte estimulante la escena.

Simón -

Queridísimo Carlónimo:
Sí que es una travesura! Pero tuya! Te agradezco que me relates lo que hace mi adorada cuando no estoy pero ni sueñes con que esto atenúa tu responsabilidad de contarnos lo que sucede con Annita (¿me permites llamarla así, no?); no creas que nos distraes.
De todos modos vuelvo a gradecerte que te hayas tomado el tiempo de contarme lo que te pedí. Realmente, como decís siempre (tengo que aceptar que sos un tipo muy sabio), lo que uno imagina es siempre mucho peor que lo que la realidad es. Lo que me produjo imaginar a Silvia siendo pinchada por Manuel me ayuda a comprender un poco algo que ella está manifestando ahora: su gusto por ver cómo me pinchan. Acá va la primera parte del cuento de cómo vino la cosa.

El domingo a la mañana no amanecí sintiéndome bien. Tenía fiebre y algo de tos. Silvia fue contundente en su decisión de llevarme a la guardia del sanatorio. Allí me vio un médico que luego de auscultarme me mandó a sacar una radiografía de tórax.
Cuando la revelaron la miró y me confirmó que el diagnóstico era bronquitis.
“Te vas a tomar 72 horas de reposo. Acá está el certificado para el trabajo. Y lo vamos a tratar con una serie de seis penicilinas inyectables, dos por día, a la mañana y a la noche”
Empecé a hablar para manifestar mi protesta y reclamar pastillas pero Silvia me apretó la rodilla en señal de que hiciera silencio.
“Acostate en la camilla que ahora mando una enfermera a que te ponga la primera” y se levantó y salió del consultorio.
La miré a Silvia furioso.
“No quiero inyecciones. La penicilina duele”
“No seas chiquilín. Acostate” y me empujó a la camilla. Me desabroché el pantalón y me acosté boca abajo dándome cuenta de que era una batalla perdida.
A los pocos minutos apareció la enfermera blandiendo la jeringa.
“A ver la cola” y me bajó la ropa, se dirigió a Silvia y le dijo “agarrale la mano porque le puede doler un poco”
Silvia me agarró la mano y sentí la aguja clavarse en mi nalga derecha. A Silvia le transpiraban las manos, ¡se estaba excitando! Y a mí me estaba doliendo; la enfermera me la metió rapidísimo y me hizo ver las estrellas. Cuando terminó me palmeó el culo y me dijo “buen paciente, ya terminamos” Me subí la ropa volando y salí lo más rápido que pude de ahí.
Cuando entramos al auto Silvia me preguntó “Te dolió la colita?”
“Me sigue doliendo!”
Se empezó a reír “Me encantó la cara de susto que pusiste cuando dijo que te iba a doler”
“Yo no puse cara de susto”
“No te viste!”
“Bueno, agradable no fue”
“Para mí sí. No sabés cómo me calentó verte con la cola al aire y que otro te la pinchara” tocándome brevemente el miembro a través del pantalón.
No dije nada pero conociéndola sé que esto traerá consecuencias.
Cuando llegamos a casa me preparó la cama y me llevó libros, revistas, te caliente, pañuelos y no sé cuántas cosas más.
A la tarde escuché que llegaba Nené. Nené es una de mis cuñadas, la mayor de las hermanas de Silvia. No es la persona que más me agrada en el mundo, es malhumorada y tiene una forma muy agria de decir lo que piensa. Casi no parece hermana de Silvia. Vino porque tenían que arreglar la compra del regalo de una tía que cumplía años. A eso de las 7 de la tarde entran las dos al dormitorio, Silvia traía una jeringa en la mano.
“Simón, date vuelta que Nené te va a poner la inyección. Le expliqué que yo no me animaba y como ella aprendió en la Cruz Roja, te hace el favor.”
“No!, no te molestes, no hace falta”
“Simón, te tenés que poner la penicilina de la noche. Vamos. No seas infantil que Nené se tiene que ir”
Y ahí estaba yo, con el culo al aire frente a la menos querida de mis cuñadas, ofrecido a que me lo pinche y me haga sufrir cuanto desee.
“Hoy te la pusieron acá, no?” apretando el lugar sensible de la mañana y haciéndome tragar un grito. “Entonces la ponemos del otro lado. Vos, flojo”
Y me dejó la cola ardiendo. No me animaba a ponerme boca arriba otra vez.
Antes de irse me dijo, las dos muertas de risa “¿Te dolió? Y pensar que aunque no parezca te quiero”
Cuando Silvia subió de despedir a su diabólica hermana se acostó al lado mío. “¿Te duele el culito? Ponete que te hago masajitos.”
Mientras masajeaba con suavidad el lugar pinchado me dijo, lujuriosa “¡Cómo me gusta ver cómo te pinchan el culo, mi vida! Ya estoy pensando quién te la pone mañana a la mañana”
Antes de que pudiera protestar me empezó a lamer los cachetes de una manera que se me levantó casi de inmediato.
Me dio vuelta, mi pene erecto, y se sentó encima de mí penetrándose profundamente. “Quedate quieto, no te agites” Y comenzó a subir y bajar lentamente hasta que ambos acabamos. No sé si fue la penicilina o la transpiración pero me bajó la fiebre esa misma noche; pero Silvia sentenció “Ni sueñes con que te vas a salvar de las inyecciones que faltan, no pienso perderme de disfrutar ni una sola!”

Carlónimo -

Travesuras

Me he preguntado muchas veces el por qué de mi morbo hacia las inyecciones pero no he podido encontrar una respuesta convincente. De niña sufrí un fuerte acoso de mis padres para hacerme sufrir frecuentes pinchazos, pero la misma situación enfrentaron muchas personas de mi edad, así que no puedo considerar que ese haya sido el factor determinante. Cualquiera que sea la causa, a mí me ha reportado un gran placer y una vida sexual plena. No se qué haría de no contar con el pretexto de la medicación cuando quiero gozar un momento de intimidad, compartiendo mis innegables encantos físicos con las personas que me estimulan hacerlo.

Una de esas personas estaba a punto de llegar a mi domicilio donde me preparaba cuidadosamente frente al espejo de la alcoba, viendo cómo lucían mis sensuales cachetes enfundados en una brevísima panty color amarillo bordada. Al oír el timbre me bajé rápidamente la falda, dí los últimos retoques a mi peinado y me dirigí resuelta a la entrada donde le hice patente a Manuel la deferencia que ya le guardaba por los frecuentes pinchazos que me daba. Es un jovencito muy guapo de carácter tranquilo más no timorato que, no obstante ser muy respetuoso conmigo, no deja de plegarse a mis expectativas de que se comporte audaz cuando yo deseo su asistencia y su cercanía. Manuel no es para mí un amante sino ¿por qué no decirlo? Una especie de juego o pasatiempo, al que recompenso con el placer de que contemple y acaricie mi cuerpo.

Pasa Manuel a la recámara que ahora estoy contigo. Entregándole la ampolleta y el alcohol me dirijo a la cama alzándome despreocupadamente la falda y me acuesto con el culo muy garboso indicándole: tú me bajas la panty por favor mi vida. Después de unos instantes en los que siento la mirada implacable del jovencito concentrada en mis atractivas nalgas, siento por fin sus firmes y a la vez suaves dedos que sujetan el fino elástico de la amarilla prenda arrastrándolo lentamente hasta la base de mis cachetes. No tengo palabras para describir lo que me hace sentir esa singular maniobra. Me excita saberme atendida en la intimidad, observada en los sitios más recónditos de mi cuerpo, admirada, deseada ¡Y vaya que el muchacho se calienta! Siento la alteración de su pulso, el aceleramiento de su respiración, pero también la caballerosa certidumbre con que realiza su labor discretamente, con diligencia, sabiendo muy bien lo que a mí me gusta, haciéndome disfrutar el momento, pero sin invadir espacios que no le autorizo ocupar.

Me palpa con decisión ambos cachetes en un movimiento que se aparta del simple contacto físico y se aproxima a la sensual caricia. Yo lo dejo actuar libremente y hasta induzco que me siga manoseando, diciéndole: ¡Selecciona muy bien el sitio Manuel, no quiero que me lastimes demasiado! Sus manos recorren lentamente, una y otra vez, mis extensas nalgas, aún los sitios no inyectables. Después de hacerme vibrar aproximándome sus dedos a la vulva y al ombliguito rectal, me esteriliza el lugar seleccionado, lo rodea con los dedos de la mano izquierda, cuyo leve estremecimiento me anuncia la inmediatez del piquete. Siento por fin la fría, súbita y violenta irrupción de la aguja que me hace gemir, temblar, y me acelera el pulso. Cierro los ojos y me concentro en la entrada del ardiente líquido que ma calcina la nalga. Se que Manuel está también muy excitado, que mis eróticas quejas y mi estremecimiento lo hacen temblar y derretirse por el deseo de poseerme. Mientras empuja el émbolo de la jeringa coloca su mano izquierda en mi cachete contrario, lo acaricia deliciosamente. Aproxima los dedos a los puntos más sensibles de mi cuerpo. Yo grito, jadeo y empiezo a sentir humedad en la entrepierna.

Después de aplicarme un minucioso masaje en el sitio horadado sin dejar de acariciar mis curvilíneas formas, por fin Manuel se levanta tratando de disimular la erección de su pene. Yo hago lo propio, me arreglo la ropa y lo acompaño hasta la puerta. El me mira con ojos de deseo. Yo en cambio lo despido desdeñosamente. Prefiero esperar a Simón… pero así me consuelo en su ausencia.

Simón -

Querido Carlónimo:
Ya está mimetizado con Anna, quien en otra oportunidad me señaló lo de los vinos. Pero te recuerdo que le contesté que si se dejan pasar se avinagran.
Es lindo que ya sean como uno solo, habla de cómo se llevan y de que son espíritus gemelos. Disfrútenlo.

Carlónimo -

En efecto, creo que no disimulé mi curiosidad, pero es que no puedo negar lo que te he dicho hasta el cansancio: Silvia me inspira una gran sensualidad. Respecto a tu agudo comentario sobre la demora en nuestros relatos, será la preciosa Anna quien te responda: Ja ja ja ja! ¡Espera Simón, espera! Los mejores vinos deben de tener un tiempo de maduración.

Simón -

Querido Carlónimo:
¡Pero si serás indiscreto! Querer saber todos los detalles. Bueno la próxima te cuento algo más. Reconozco que te lo debo por los detalles que me das de lo que vives con la deliciosa Anna.
Entiendo que los relatos se están demorando porque están demasiado ocupados, no?

Carlónimo -

¡Aahh! Qué pena que Edith haya roto con su marido, espero se reconcilie pronto pues de otra manera seguirá buscando bulla contigo y mira que tiene recursos para hacerte perder el control. En cuanto a Silvia ¡qué detalle más sensual el de entrar vestida a la bañera! No cabe duda que tienes una mujer extraordinaria. Pero me hubiera gustado que nos compartieras algunos detalles acerca del coito bajo la regadera. En cuanto podamos, Anna y yo te seguiremos contando acerca de lo nuestro. Lástima que no encuentre palabras para decirte lo encantadora que es.

Simón -

Tuve un ratito libre y pude escribir lo que pasó después de aquel amanecer.

Tres días después de los acontecimientos relatados decidí poner a prueba los adelantos de Silvia.
Me quedaba sólo una ampolla de las de Carlónimo y decanté por pedirle a Edith que me la ponga.
La llamé a mi oficina poco antes de la hora de salida y le dije:
“Edith, necesito que me devuelvas el favor” mostrándole la ampolla y la jeringa descartable.
“Desde luego, Simón. Vamos al baño”
Me coloqué en la misma posición en la que ella había estado mientras preparaba la jeringa. Se ve que aún no se le había pasado lo que quería conmigo porque noté que antes de pasar el algodón me acarició la nalga. Luego me pinchó y comenzó a inyectar.
El dolor me pareció fuertísimo, seguramente la posición de pie no ayudaba, y notoriamente respiré hondo. Se disculpó: “Perdón, Simón. Lo haré más lento”.
Al finalizar volvió sobre el tema: “Perdón, no era mi intención hacerte sufrir”
“No te preocupes, no sos vos. Es el líquido que es terrible. Gracias a Dios era la última”
Me acomodé la ropa mientras ella tiraba los deshechos al tacho.
“Seguís sin querer, no?” dándome un toque suave en mi parte delantera.
“Edith……”
“No digas nada; Silvia no lo merece.”
“Y Andrés tampoco”
Y de golpe, no sé cómo, me encontré con Edith llorando entre mis brazos. Estoy agotado de mujeres que lloran!
Me explicó entre lágrimas que Andrés la había dejado. No quise preguntar si por otra o por descubrir los otros de ella; seguramente me enteraría con el tiempo. Pero ahora más que nunca, no era saludable enredarse. La contuve lo mejor que pude y luego de que se fuera de mi oficina, un poco más recompuesta, me bajé el pantalón y al ver la marca de la inyección sonreí pensando en Silvia.
Cuando llegué a casa la saludé y sin duda habrá notado el olor, pero no dijo nada. Entré a bañarme y desde dentro de la ducha la llamé.
“Sil, ¿podés venir al baño, por favor?”
Cuando llegó, la esperaba debajo de la ducha, de espaldas y con la mampara abierta. Le mostraba procazmente el culo recientemente pinchado.
“Oh! Mi vida!. Te pincharon la cola!” Se arremangó y comenzó a friccionar el lugar del pinchazo. No tardó mucho tiempo en mostrar la hilacha, como decimos aquí.
“¿Quién te la puso?”
“Silvia!” Al tiempo que le daba una palmada sobre el pantalón, dejándole la marca de la mano mojada. “Mirá. Así te va a quedar la cola si empezás de nuevo”
“Entonces, empecemos” Y se metió vestida en la ducha conmigo.
La desvestí debajo del agua y lo hicimos parados, bajo el chorro caliente.

Simón -

Gracias Carlónimo por tu mensaje, otro tanto para Anna.
Es grande el dolor aquí porque uno siempre tiene la idea respecto de los grandes que no se van a morir nunca. Nos queda su arte, que nunca muere.

Carlónimo -

Querido Simón

Con pena y dolor, desde Madrid, te manifestamos Anna y yo nuestras condolencias por el deceso de la gran argentina Mercedes Sosa, a quien extrañamos, repitiendo con ella:

Sólo le pido a Dios
Que el dolor no me sea indiferente,
Que la reseca muerte no me encuentre
Vacío y solo sin haber hecho lo suficiente.
O bien, esto otro:

Por la blanda arena
Que lame el mar
Su pequeña huella
No vuelve más
Un sendero solo
De pena y silencio llegó
Hasta el agua profunda

Gracias por tus siempre buenos y estimulantes comentarios.

Simón -

Raquel:
Bienvenida al blog. Sentite en libertad de compartir con nosotros todas tus impresiones.

Raquel -

Me gusta, me gusta todo esto, les seguirè leyendo. Os felicito a todos.

Simón -

Queridos:
Bravo! Bravo! Bravísimo! Bravo! Que especactaculamente erótico y tieno ha sido todo. Esa manera maravillosa de comenzar el día, y esa forma de terminarlo! Me alegrotanto que lo disfruten tan plenamente pero me entristece un poco que la preocupación constante por la sepación empañe tanto amor. Quizá Anna, deberías ver lo positivo; finalmente encontraste alguien que te ama de verdad, comparado con todas tus anteriores relaciones, pero entiendo tu desazón.
Y, efectivamente, qué sorpresa le diste a carlónimo con aquel atuendo íntimo maravilloso!.
En fin, apura en hacer tu relato de la situación porque temo que Carlónimo no avanzará hasta que eso suceda y deseo mucho saber que decidieron hacer el día siguiente.
Ah! me olvidaba que lamento el dolor de cola, ojalá se te pase rápidamente.

Carlónimo -

El Encuentro, tercera parte.

“Saca de paseo a tus instintos
y ventílalos al sol
y no dosifiques los placeres;
si puedes, derróchalos"
(Simón - Joan Manuel Serrat)

La noche resultó muy placentera, tú me abrazabas o yo te abrazaba pero en ningún momento dejamos de tener contacto. Cuando desperté, siendo las 6:45 de la mañana, reposábamos sobre el costado izquierdo siendo yo quien en ese momento te sujetaba por la espalda. Mi brazo descansaba en tu cintura y mi pierna rodeaba las tuyas. Tenía el pene erecto, adherido a tus nalgas. Empecé a sentir palpitaciones y lo restregué cadenciosamente en tu cuerpo. Te alzaste el camisón, bajaste la pequeña panty y empinaste el mullido trasero. Respondí extrayéndome el pene y besandote la espalda. Con lo cual empezaste a jadear intensamente. Cuando sentí que tu vulva estaba lubricada, te penetré así, suavemente, de costado. Respondiste con profundos sollozos y un cadencioso movimiento circular de las caderas, acompasado con las embestidas que te daba. Retiré la cobija para disfrutar visualmente el espectáculo. Tus blanquísimas nalgas se balanceaban delirantes mientras el pene transitaba vulnerando una y otra vez tu deliciosa hendidura vaginal. ¡Qué momento tan bello! Incitando tus pezones, acariciando tus cachetes, alimentándome de tu creciente jadeo, estallé violentas descargas, viendo cómo te contorsionabas, apretabas las nalgas y gritabas: ¡Carlónimo, amor, amor!

Así fue el amanecer del segundo día de mi visita a España. Agotados, nos quedamos dormidos un rato sin despegarnos, pero a las 9 estábamos listos para bajar a desayunar. Mientras te dabas los últimos toques frente al espejo yo te miraba de espalda. Lucías encantadora con un pantalón azul marino entallado y una blusa de seda blanca, en la que habías colocado la rosa confeccionada por los orfebres de Taxco. El cabello suelto te daba un aire muy majo.

Ese día lo dedicamos a pasear, yo estaba feliz luciendo a una mujer tan guapa. Percibía las frecuentes miradas de admiración y de pasión, que despertabas. Al transitar por la calle de Alcalá recordaba aquel fragmento de la popular canción: “que la flor que usted me da; con envidia la verá; todo el mundo por la calle de AlcalᔠAsí, ni más ni menos, pensaba orgulloso de ti querida Anna.

Llegamos al cruce con la calle Alfonso XII, donde se abrió frente a nosotros la verde y bulliciosa panorámica del Parque del Retiro, al que no dudamos en entrar. Rodeados por titiriteros, adivinos y videntes recorrimos las diferentes áreas de jardines, ermitas y estanque. Transitando por el Paseo de las Estatuas me dijiste: ¿sabes una cosa Carlónimo? Me da miedo que, cuando te vayas, todo esto me hablará de ti y no se si podré sobrellevar tu ausencia. Tú volverás a México donde ni la ciudad ni el país te dirán nada de mí, pero aquí los árboles, las piedras que ahora pisas, las estatuas, todo lo que nos rodea, me pronunciarán tu nombre y tú ya no estarás a mi lado.

Nos detuvimos, me abrazaste muy fuerte hundiendo tu rostro en el cuenco de mi hombro y cuello. De pronto noté que te estremecías, levanté tu cabeza y comprobé que llorabas. Tomé mi pañuelo, sequé tus lágrimas y besé tus labios: diciendo: El mañana no nos corresponde pronosticarlo querida, pero los seres humanos tenemos la capacidad de modificar nuestra historia y nuestro contexto. Lo que decidamos hacer, será lo que subsista. Te amo y no dejaré que las circunstancias me separen de ti. Me miraste con aire de confianza, sonreíste, rodeaste con el brazo mi cintura y seguimos la marcha.

Cerca del monumento a Alfonso XII, mirábamos a lo lejos las pequeñas barcas que poblaban el estanque, el sitio nos gustó y decidimos sentarnos en el césped entablando de nuevo la conversación. Me dijiste: Perdona Carlónimo que insista, fíjate que me da envidia Simón, pues él tiene en su ciudad, a su lado, a la persona que ama. Y hay que ver cómo disfruta con ella ¿Te das cuenta que su horizonte entero es Silvia? Que la inyecta y se deja inyectar por ella y no requiere de ninguna otra persona para satisfacer su pasión y su morbo? Pues yo te he encontrado a ti para practicar todo eso que no he podido ni creo que podré confiar a nadie más. Y estoy segura de que juntos podríamos reproducir el idilio de Simón y de Silvia. Pero la diferencia es que nosotros pertenecemos cada uno a un contexto muy distante y tal vez ese factor nos separe para siempre. Sonreí, tomé tus manos, te di un beso y respondí: ¡Deja ya ese pensamiento negativo! Estamos juntos y somos muy felices, estoy seguro que sabremos defender lo que tenemos.

Te levanté, seguimos caminando hasta llegar a la Fuente de la Alcachofa donde nos detuvimos nuevamente, abrazándonos y fundiendo nuestros cuerpos en un largo beso. Al término descubrimos la presencia de una pitonisa que sin más se acercó preguntando: ¿Quieren que les diga cómo será el hijo que van a engendrar y que acabo de ver a su lado prendido de la ropa de ustedes? Nos quedamos helados mirándonos inexpresivamente. La gitana rio a carcajadas y siguió su camino diciendo: ¡Píénsenlo, si lo deciden estaré frente al Palacio de Cristal. Y se alejó resueltamente. De nuevo nos miramos, sonreímos, te tomé de la mano diciendo ¡Desconfía, esa es su estrategia de ventas! Los siguientes minutos seguimos platicando, sin embargo, parecíamos un poco distraídos.

Después de visitar el guiñol y de verte reir a carcajadas pues no eres una persona complicada sino abierta al disfrute, teníamos que decidir dónde comer y tú me sugeriste paladear una paella en La Barraca, así que tomamos el metro y poco después estábamos en la estación Gran Vía, de donde salimos para tomar la Calle de la Reina y llegar al famoso establecimiento que pregona tener los mejores arroces y paellas de Madrid. Ya instalados y con muy buen apetito seleccionamos para compartir: una Paella Reina de Mariscos y una Paella Negra, que a mí me encanta. Como bebida coincidimos en una botella de Rioja Marqués de Cáceres, con el que brindamos mientras disfrutaba el encanto de tu sonrisa y la frescura de tu mirada ¡Vaya que me gustas, rediez, que me fascinas, maja!

Y no paró ahí la cosa, que luego me propusiste ir a degustar los famosos pasteles de La Mallorquina, así que nos trasladamos en metro a Puerta del Sol, donde no fue fácil decidir entre la variedad de tartas, trufas, bolas de nata, lenguas de gato, palmeras de chocolate... Después de mucho pensar y discurrir, optamos por saborear las clásicas Napolitanas de Crema y unas soletas que a mí me traen gratos recuerdos de la infancia. Muy satisfechos, habiendo disfrutado un día inolvidable, emprendimos el camino de regreso al hotel privilegiando la caminata para favorecer así la buena digestión. A las 7:00 llegamos al loby, así, amarraditos, como dice la canción: “tú con tu recrujir de almidón y yo serio y altanero. La gente nos mira con envidia por la calle, murmuran las vecinas, los amigos y el alcalde…” ¡Qué delicia, preciosa Anna, tu presencia a mi lado!

Después de dormir una breve siesta y degustar: tú un “contacto en Francia”, yo un simple cognac; decidiste entrar a la tina de hidromasaje para relajarte. Por mi parte, me duché y cambié de ropa sentándome en la poltrona para disfrutar un concierto de Gipsy Kings. Escuchando el famoso y alegre “Bamboleo” sentí tus suaves manos que, aproximándose por detrás me cubrieron los ojos. Me estremecí por el tierno contacto. Atrapé a las deliciosas intrusas y las besé varias veces, en turno, con verdadera delectación. Cuando por fin te ví quedé paralizado, el calor, la energía, el deseo, la concupiscencia, todos a una, me invadieron. Despidiendo una deliciosa fragancia, derrochando belleza, gracia y salero, lucías un brevísimo conjunto interior de encaje en color negro, que parecía haber sido tejido por los propios ángeles directamente sobre tu cuerpo.

Era increíble, parecías tener y no tener nada adherido al cuerpo. Mi pene se irguió como impulsado por una catapulta. Dándome palmadas en las mejillas me gritaste: ¡Reacciona Carlónimo! Y dime: ¿Te gusto? Yo no podía hablar, estaba atónito, pasmado, enloquecido de deseo y sin saber cómo empezar a disfrutar de tí. Te pedí dar varias vueltas, te palpé las nalguitas, la cintura, el busto, las piernas. Poniéndome de pie, te cargué en mis brazos, te besé con desesperación y te llevé a la cama, pidiéndote modelar tu inquietante atuendo.

Tú giraste el cuerpo con mucha gracia, primero de costado, luego boca abajo empinando las nalgas, levantaste alternadamente las piernas, adoptaste pose de perrito, natural y extrema. Tallaste el pubis contra la cama haciendo descender la panty hasta medio culo, elevándola de nuevo, mostrando alternadamente cada uno de tus deliciosos cachetes. Por fin quedaste boca arriba y me ofreciste los brazos: ¡Ven, amor, acuéstate aquí conmigo! Pero como no quería sufrir un prematuro desenlace, preferí proceder con calma y de acuerdo con el escript, así que te dije: Preciosa, lo que me apetece en este momento es inyectarte.

Iniciando un sensual juego, sobaste tus nalgas y marcaste en el rostro expresivas muecas de dolor, las cuales terminaron de sobrecogerme. Sin decir más, tomé la jeringa y empecé a cargarla, mientras tú pataleabas diciendo: ¡No, no, que no me dejo, que no, que eso duele, que no me dejo, ala, que no…! Listo el instrumento, me aproximé y te soné una nalgada, a lo cual intensificaste el reclamo: ¡No, que no me dejo. Anda ya, que eso duele, aayy, aayy! Te di una segunda nalgada y me senté en la cama. Fingías oponer resitencia pero te montaste dócilmente en mis piernas sin dejar de gritar y de patalear.

Tus nalgas, parcialmente cubiertas por la pantaleta marcaban los deliciosos movimientos musculares que las hacían ver frescas y llenas de vida. Te bajé un poco la panty y gritaste desesperada intensificando el, de por sí agitado, pataleo. La escena era tan erótica que me hacía sentir un irresistible deseo de clavarte la hipodérmica. Sin pensarlo más, tratando de satisfacer el impulso que me dominaba, froté apenas el algodón sobre tu carne y de un golpe te inserté la cruel aguja que te sorprendió con el músculo engarrotado. Emitiste un agudo grito real de dolor y te quedaste muy quieta pues realmente te había lastimado.

Me sentí culpable y no sabía qué decirte, pero atajaste mi disculpa decretando ¡Ala, méteme ya el líquido, que no sabes cómo lo estoy deseando de tus manos! Pero en verdad te había pinchado en muy mala posición, de manera que sufriste la entrada del líquido: temblaste; la desesperación te hacía elevar las piernas y; casi al final, gritaste por el terrible ardor que te cocía la carne.

Sumido en tan sensacional escena, protagonizando un encuentro tan ardiente y tan erótico, viendo tus lindas piernas estremecerse, tus nalgas parcialmente cubiertas por la artística prenda cuyo color armonizaba con los pálidos cachetes que tanto te agracian ¡yo sentía que reventaba de ganas! Te extraje la aguja y permanecí un buen rato sobándote el cachete izquierdo. Tú me decías: ahora sí que me dolió Carlónimo, de veras me dolio, pero yo tuve la culpa por estar jugando a repelar para que no me picaras. Ya entiendo lo que pasaba cuando de niña me inyectaban a la fuerza. Terminé, como el día anterior: besándote, lenguetéandote los glúteos, acariciándolos. Pero jugaba también con la sensual pantaletita, deslizándola y deleitándome de verla en distintas posiciones.

Excitadísimos como estábamos, te levantaste colocándote de perrito con las nalgas ofrecidas justo al borde de la cama. La escena me parecía increíble, no concebía que fueras tú preciosa Anna la que stuviera ahí conmigo prodigándome tanto placer. Cada pose, cada contacto, cada movimiento, era un arquetipo de voluptuosidad. Nunca había disfrutado tanto con una mujer. Aún teniendo tus extensas, suaves, blancas y dispuestas nalgas, a mi entera disposición, no quería precipitar el final, así que me extasié contemplándolas, acariciándolas, besándolas, tratando de eternizar en mi memoria esa invaluable experiencia. Pero no pude prolongar el momento pues tú me pedías a gritos que te penetrara y yo estaba también al borde del orgasmo. Así que, teniendo las palmas de mis manos dispuestas en los extremos de tu cadera, viendo tus albos cachetes rendidos y entregados, imbuído por la sensual corsetería con que esa noche me agasajaste, tomé mi pene y te lo introduje suavemente en la vulva, hasta que lo vi desaparecer completo.

Iniciamos una violenta refriega. Esa noche reinó lo que nuestro amigo Simón vaticinara: ¡Un total y desmedido desenfreno rayano en lujuria! Desde que empecé a tallarte se oyeron tus potentes gritos que marcaban la secuencia de mis sucesivas embestidas: ¡Aay, aay, aay, aay, aay, aay, aay…; en tanto yo lanzaba una especie de involuntarios rugidos: Uujjr, uujjr, uujjr, uujjr, uujjr... El final fue pintoresco: No pudiendo sostenerme más en pie pues el intenso placer de la eyaculación me estaba venciendo, te empujé tratando de doblegarte y de llevarte al lecho. Pero tú no entendiste bien a bien lo que pasaba y resististe las tremendas embestidas apalancándote muy bien para no vencerte, hasta que el explosivo orgasmo te debilitó y perdiste fuerza, pero no terminaste de caer. El resultado fue que tú quedaras medio replegada pero a la vez empinada; y yo medio tumbado encima de ti con una pierna en el suelo y la otra en el aire. Estando a punto de caer me sujeté muy fuerte de tus caderas y estuve a punto de tirarte, pero finalmente te atajé con el pecho y quedé arrodillado y con la cabeza apoyada en tus nalgas. Vaya nudo y vaya forma de hacer el amor ¡pero qué experiencia tan deliciosa!

Después de gritar y de celebrar nuestra consumada actuación a carcajadas, volvimos como el día anterior, por fin a la calma. Estando ya acostados te desnudé y te estuve aplicando pacientemente la pomada contra la insolación. Me extasié nuevamente en la contemplación de tus extraordinarias formas. Finalmente, a los dos nos venció el cansancio. Tú ya dormías y yo estaba a punto de hacerlo. Puse la pomada sobre el buró, apagué la pequeña lámpara de noche y, en medio de la oscuridad y del silencio, te abracé, agradeciendo a Dios el haberte encontrado.

Te cedo la palabra querida, para que relates PASO A PASO tu experiencia en este segundo día de nuestro amoroso encuentro. Al final me dices lo que deseas hacer mañana.

Te amo, Anna

Simón -

Annita:
Bueno! Ya les conté cómo fue la mañána siguiente. Después les voy a contar cómo la puse a prueba un par de días después. Sólo les puedo adelantar por ahora que todo anda bien; luego les doy más detalles pero no quería interrumpir el flujo del relato de Carlónimo sobre lo que están viviendo Ustedes.

Anna -

Querido Simón:

Me encantó que hayas puesto la letra de esa canción, es muy inspirador. Cada frase y cada estrofa me hacen pensar en Carlónimo y en lo que estamos viviendo, ya que no quiero dejar pasar un minuto junto a él sin disfrutarlo.

"Hoy puede ser un gran día
donde todo está por descubrir,
si lo empleas como el último
que te toca vivir.

Saca de paseo a tus instintos
y ventílalos al sol
y no dosifiques los placeres;
si puedes, derróchalos."

¡Venga y tu no nos has contado cómo vas con Silvia! No te preocupes por lo que Silvia te pueda decir, que te aseguro que no será nada que provoque un desacuerdo o que por eso motivo dejes de amarla, pienso que después de la charla que tienen pendiente te sentiras mas en confianza con ella y se amaran mas.

Anna -

Hola Lina, bienvenida a este blog, que bueno que lo esteis disfrutando, es una historia que Carlónimo y yo queremos compartir con todos vosotros y en todo esto hay que reconocer la pluma de Carlónimo, que si fuera por eso, no sería lo mismo.

Por favor, sientete en confianza para irnos contando lo que te apetezca o para contribuir con ideas.

Saludos

Simón -

Estimada Lina:
Sé bienvenida. Quedás invitada a participar activamente; si te interesan estos temas seguramente tendrás experiencias o si no, buena imaginación.

Lina -

que rica histria de Crlonimo y Anna, me ha encantado y que envidia me das Anna porqe se ve que el te qiere de verdad y ne gusta mucho. Sigan contando por favor ya quiero saber que pasa luego. Felicidades a todos es un buen blog.

Simón -

Querido Carlónimo:
Te pido que me cuentes justamente para ir acostumbrándome a lo que tenga que saber y de ese modo evitar el exabrupto que podría llevar a la disputa. Sabés bien que hago gran esfuerzo por digerir el derecho que le asiste a Silvia de vivir lo que quiera y necesite y por ello necesito preparar mi espíritu. De todos modos, los últimos acontecimientos que motivaron mi último relato dejan a las claras que tampoco la liberal Silvia está tan dispuesta a aceptar que haya otras personas en medio. Me tranquiliza porque ayuda a que no me sienta tan bicho raro.
Por lo demás contá con toda mi paciencia, pero no abuses porque estoy ansioso de saber cómo siguen ustedes allá.
Si sirve para inspirarlos, va la letra de una canción de un compatriota de Anna, el gran Joan Manuel Serrat.

Hoy puede ser un gran día,
plantéatelo así,
aprovecharlo o que pase de largo,
depende en parte de ti.

Dale el día libre a la experiencia
para comenzar,
y recíbelo como si fuera
fiesta de guardar.

No consientas que se esfume,
asómate y consume
la vida a granel.
Hoy puede ser un gran día,
duro con él.

Hoy puede ser un gran día
donde todo está por descubrir,
si lo empleas como el último
que te toca vivir.

Saca de paseo a tus instintos
y ventílalos al sol
y no dosifiques los placeres;
si puedes, derróchalos.

Si la rutina te aplasta,
dile que ya basta
de mediocridad.
Hoy puede ser un gran día
date una oportunidad.

Hoy puede ser un gran día
imposible de recuperar,
un ejemplar único,
no lo dejes escapar.

Que todo cuanto te rodea
lo han puesto para ti.
No lo mires desde la ventana
y siéntate al festín.

Pelea por lo que quieres
y no desesperes
si algo no anda bien.
Hoy puede ser un gran día
y mañana también.

Hoy puede ser un gran día
duro, duro,
duro con él.

Carlónimo -

Querido Simón.

Por la forma en que me solicitas comentarte acerca de las actividades de Silvia, me haces sentir un poco mal. Te he contado lo que te he contado porque se trata de escenas eróticas dignas de tratar en este foro, pero no motivado por el deseo de promover disputa alguna. En su oportunidad te platicaré algo más esperando que favorezca tu relación con la sensualísima Silvia, haciéndote ver que se trata de una mujer extraordinaria capaz de poner de cabeza a muchos hombres. Si yo tuviera la sospecha de que mis relatos pueden distanciar a los amantes, evitaría contarlos.

Por otro lado, tu sabes lo que representa para Anna y para mí el encuentro que estamos teniendo, para el cual tengo pensado relatar cuatro etapas y una especie de corolario, pues de otra manera no le daría todo el realce y la importancia que nos merece a los interesados. Te pido que nos comprendas y que nos des el regalo de tu generosa paciencia. Pronto terminaré y trataremos de muchas otras cosas que nos motiven a todos. Recibe de Anna y de mí, un afectuoso saludo desde Madrid.

Simón -

Carlónimo:

Entiendo que no es momento para reclamar atención pero te pido por favor que intentes dedicar un minuto a contarme lo que sabes de Silvia antes de que ella cumpla su promesa de contarme. Tengo la impresión de que necesitaré un tiempito para poder soportar sin exabruptos lo que ha hecho en mi ausencia.
Espero ansioso, eso y lo que piensan hacer ustedes.

Simón -

Querida Anna:
Me alegra saber que para vos también fue una experiencia maravillosa. No quiero ni pensar en lo que dasatarán las dos inyecciones que te quedan; lo que Uds. son capaces de pergeniar supera ampliamente cualquier imaginación por frondosa que sea.
En cuanto a que Silvia pueda hacer lo mismo conmigo, me dice que vás vale que vaya preparando el trasero.
Carlónimo, por favor, no me tengas en ascuas y contame los hechos que Anna te invita a compartir.
Por otro lado, si bien no tiene punto de comparación con los momentos que nos están compartiendo, va el relato de la mañana siguiente.

Luego de una noche con casi nada de sueño (yo, porque Silvia durmió relajadísima, lo que confirma la hipótesis de Anna de que lo estaba esperando) me levanté una hora antes de lo habitual. En la cocina preparé el desayuno y lo dejé listo sobre la mesa para agasajar a mi amor cuando hubiéramos terminado todo lo que tenía pensado hacer.
Volví al dormitorio sin hacer ruido y preparé una jeringa con una de las ampollas que Carlónimo había mandado para Silvia. Cuando estuvo lista me acerqué a ella y le pasé el algodón mojado en alcohol. Ella se despertó a medias un poco sobresaltada. Le hablé al oído.
“Tranquila, linda. Te voy a poner una inyección de las que te traje del viaje. Ya las conocés, así que no tenés por qué asustarte.”
La pinché delicadamente y comencé a hacer entrar el líquido. Me había asegurado de que estuviera relajada pero aún así se revolvió inquieta, quejándose. Lentifiqué aún más el paso del medicamento pero me di cuenta de que no lo estaba disfrutando; quizá estaría algo tensa o más sensible de lo habitual. No es de extrañar ya que sus nalgas habían recibido un "tratamiento" previo bastante peculiar y al que no están acostumbradas. Interrumpí la inyección, saqué la aguja y me dediqué a acariciarle la nalga.
Al rato, pasé mi mano por su entrepierna y alcancé el clítoris. Se lo acaricié suavemente un par de veces y le pregunté:
“Querés?”
Transformó las quejas en gemidos y respondió:
“Siempre!”

Anna -

Mi amado Carlónimo:

Gracias pro haber relatado con tanta maestría lo sucedido. Quiero decirte que esa noche que pasamos juntos me ha dejado pensando en ti todo el tiempo, me encantó sentir sobre mi piel tus manos mientras me aplicabas la pomada, y luego cuando me inyectaste, me ha gustado mucho que lo hicieras en esa posición, me gusta estar sobre tus piernas mientras me inyectas. Y quiero decirte que a penas sentí el pinchazo de la aguja y la entrada del medicamento. Realmente en ese momento estaba muy excitada, llevaba mucho tiempo deseando ese momento y ha sido una experiencia inolvidable.

Tu cuerpo me encantó, me gusta el color de tu piel y sentir tu cuerpo unido al mio. El momento de la penetración fue un momento sublime pero definitivamente luego lo superó el orgasmo que tuvimos al mismo tiempo. En ese momento me hiciste olvidar todo y sólo pensar en lo que me estabas haciendo sentir y en lo que siento por ti.

También quiero agradecerte cada detalle que has tenido conmigo, las flores, el champagne, tus invitaciones a las tapas, al tablao, cada momento junto a ti ha sido inolvidable y comienza a preocuparme el momento en que tendrás que irte a "México lindo y querido".

Por favor no olvides que me faltan dos inyecciones más del tratamiendo indicado y por favor relata los momentos que pasamos hoy, comiendo en "La Barraca" luego tomando el postre en "La Mallorquina", el paseo por el Parque del Retiro y todo lo que hemos hecho.

Estoy deseando volver a encontrarme contigo y volver a sentirte taannn cerca.....


Querido Simón:

Te agradezco tus palabras, sinceramente he disfrutado mucho los momentos que he pasado junto a Carlónimo y me alegra mucho poderos compartir contigo y con los que nos leen.

Carlónimo me parece un hombre muy interesante, guapo, amable, muy majo y lo más importante es lo que estoy sintiendo por él. Te voy a contar un secreto pero no se lo digas a Carlónimo por favor. Shhh. Para la próxima noche tengo reservado un conjunto de ropa interior que va a dejar a Carlónimo de una pieza. Ya te contaremos que tal le ha parecido.

Pasando a otras cosas. ¡Enhorabuena por lo que has hecho con Silvia! Creo que ella estaba esperando un poco de castigo y pienso que lo ha disfrutado mucho, sólo nos falta conocer lo que sucedió después y el momento culminante.

Deberas tener cuidado porque Silvia también podrá castigarte en cualquier momento, aunque no dudo que también lo disfrutaras. Por favor sigue contándonos cómo van las cosas entre Silvia y tu.

Simón -

Qué bueno! Carlónimo y Anna, que por fin tuvieron el encuentro tan deseado y fantaseado. Creo que, a pesar de lo que ambos decían, sí necesitaban el desenfreno.
Carlónimo: comprendo tu preocupación por el regreso, luego de esto que relatas. Pero no permitas que la anticipación nefasta al respecto empañe la felicidad que tienen. Ya verán cómo resolverlo. De última, todos trataremos de colaborar con ideas.

Carlónimo -

El Encuentro, segunda parte.

Seguimos la conversación en la taberna: Anna, muchas gracias por tus hermosas palabras, pero no quiero que pienses más en el incidente que te entristeció y que se debe al nerviosismo natural que los dos tuvimos, pues a mí me ocurrió lo mismo. Después de comentarte con gran entusiasmo que en en las tapas “pude confirmar que vivía en el error de haberte imaginado menos bella de lo que eres…” deseaba con ansias conocer tu respuesta ya que mi mensaje había sido una especie de declaración. Pero el viaje a Cancún, del que no sabía nada, me hizo sufrir tu terrible silencio. Me sentí fracasado, decepcionado. Pero eso ya pasó y como tu dices: “bueno pues vamos pa lante, porque aquí no hay ningún enojo”. Al verte sorber tu oporto te robé un nuevo beso. Juntando nuestros labios y lenguas nos abrazamos y permanecimos aferrados acariciándonos. Empezamos a sentir las miradas curiosas sobre nosotros, de manera que corregimos nuestra actitud y cuando lo consideramos prudente salimos de la taberna.

Tomados del brazo caminamos despacito, el tibio sol vespertino hacía crecer nuestras sombras proyectándolas en el suelo de la Plaza de España, mientras nos dirigíamos a la Gran Vía. Me platicaste acerca de tu trabajo. Te escuchaba y pensaba en la gran fortuna de tenerte cerca, de caminar a tu lado. Habiendo cruzado las calles del Carmen y Preciados, llegamos a la Plaza de Callao donde nos detuvimos para abordar el tema de mayor importancia en ese momento. Todo empezó cuando te pregunté: ¿y cómo sigue tu piel, debes aplicarte aún el tratamiento? Tu respuesta fue concisa, tajante: Sí, espero que tú me lo apliques hoy. El corazón me latió con gran fuerza no sabía cómo abordar el punto. Pero enseguida me rescataste diciendo: “no me preguntes cómo, pero pude arreglar las cosas en tal forma que estos días los pasaré contigo, de tiempo completo”. Sentí que mis labios dibujaban una gran sonrisa. Te abracé, me abrazaste, de nuevo nos besamos.

Después de ponernos de acuerdo te acompañé a la oficina donde habías dejado tus cosas. Mientras estabas ahí llamé por teléfono al hotel para que colocaran un gran arreglo floral y champagne en la habitación. Luego te llevé al Tablao Flamenco del Corral de la Morería, un verdadero palacio del zapateado y del jaleo, donde cantamos y hasta bailamos (eres una verdadera artista) quedamos exhaustos. Mientras degustaba una copa de vino sentí tu cabeza reposando tiernamente en mi hombro. Te abracé preguntándote ¿qué pasa mi vida? Me dijiste: “Pues… que la estoy pasando excelente pero que… pues… que ya quiero, pues eso… disfrutar contigo”. Así que nos fuimos directo al hotel donde te encantaron las flores con que estaba adornada la habitación.

Pusimos música suave y decidimos tomar un baño: tú en la tina de hidromasaje, yo en la regadera. Me puse el pijama, cogí una gran toalla y pasé a la tina a recogerte. Cargada en mis brazos te llevé a la cama donde te estuve secando cuidadosamente. Tu cuerpo, querida Anna, el que he descrito en varias ocasiones al relatar historias de amor que ahora me hieren, lo descubrí totalmente en la habitación 204 del hotel María Elena Palace, de Madrid España, y afirmo que es más bello de lo que esperaba. Sus proporciones son perfectas, su tersura, suavidad y coloración, excelsas. Retiré la toalla y te coloqué boca abajo del lado derecho de la cama.

Reflejando la cálida luz de los proyectores tu blanquísima piel fulguraba sin dejar de marcar sensuales sombras. Tenías los brazos alineados a la cabeza con las palmas de las manos descansando sobre la cama. Tu cabeza ligeramente inclinada hacia la izquierda, los ojos cerrados, los labios insinuantes. La refulgente cabellera caprichosamente dispersa te daba un fascinante toque de intemperancia. Los hombros, breves, femeninos, la cintura estrecha muy bien marcada, las nalgas redondas, firmes, incitantes, distanciadas una de la otra. Los muslos robustos, llenos. Las pantorrillas enérgicas y torneadas.

Tomé la pomada y la empecé a aplicar en círculo desde las pantorrillas sobre las zonas que mostraban cierta pigmentación rosácea. Pronto empezaste a resentir los efectos pues se trata de un agente hidratante de alta resolución que irrita y causa intenso ardor. Te la apliqué en los muslos con lo cual te agitabas y decías ¡Carlónimo, amor, me duele, amor! En las nalgas el ardor se tornó más intenso, al grado que te hizo gritar y estremecer, pero a medida que te aplicaba capas sucesivas la dolencia pareció disminuir. Acariciándote, viendo tus excitantes nalgas, después la espalda, me estimulaba tu suave lamento y pensaba en lo sorpresiva y espléndida que es la vida. Anna, la deliciosa Anna, la de los relatos, la que surgió de pronto y creció en mi vida como gigantesca ola ¡no lo podía creer! yacía frente a mí, desnuda, en mis brazos dispuesta a recibir el estímulo de mis propias manos. Había hablado de ella, al principio con cierta timidez, situándola en los brazos de su novio doctor y después, de algunos pretendientes, pero no concebí que llegara en verdad a ser mía. La molestia fue cediendo, te tranquilizaste, después me preguntaste coquetamente: Carlónimo ¿te gusta mi cuerpo?

A mi contundente afirmativa siguió tu estremecedor anuncio: “Seguiremos disfrutando pues ahora tendrás que inyectarme” y me entregaste una ampolleta de Flugenol, un molesto antiespasmódico a base de sodio contra los dolores musculares producidos por la insolación. Mientras preparaba la jeringa recordé tus comentarios: “el hecho de encontrarse con un hombre al que le gustas y que te debe de inyectar, me agrada. Y el nerviosismo de mostrarle las nalgas a un hombre que te gusta. Y estar con la duda de si la inyección dolerá o no” Entonces te pregunté: ¿Estás nerviosa? Y me contestaste: Sí bastante y muy excitada Carlónimo, pues lo que estamos viviendo rebasa los sueños que pude forjar respecto de tí. Me acerqué, introduje el brazo debajo de tu cintura, me senté en la cama y tú me entendiste rápidamente. Pasaste las piernas por encima de las mías y te acostaste en mi regazo quedando tus nalgas a mi disposición para picarlas. Lucían fragantes, ansiosas, espléndidas, respingadas. Me dijiste, déjame intervenir, no se porqué lo deseo y me excita, yo dirigiré y manejaré el algodón. Entonces se lo entregué y le dije Amor ¿De qué lado prefieres que te pique? Palpaste con atención cada uno de tus glúteos buscando el sitio perfecto ¿Qué rico ver que tú misma hurgabas tus encantadores cachetes!

Tu actitud exacerbó mi excitación. Por fin, punzando un sitio bastante razonable del lado derecho me dijiste ¡Aquí, mi vida, justo aquí te pido que me inyectes! Y procediste a tallar la zona con el algodón. Luego, cerraste los ojos, apretaste los puños, ondulaste ligeramente los glúteos y me ordenaste: ¡ahora, pícame ya Carlónimo! Y diste un pequeño salto al sentir que la aguja perforaba violentamente tu carne, Mientras la sustancia entraba, no dejaste de repetir mi nombre: ¡Carlónimo, Carlónimo, Carlónimo, Carlónimo, Carlónimo! Y el culito te temblaba eróticamente. Extraje la aguja y de inmediato te pusiste el algodón en el sitio del piquete. Mientras te aplicabas tu misma el masaje, inicié el juego erótico besándote las nalgas, lengueteándolas, mordisqueándolas y succionándolas suavemente, a lo cual respondías tallándome tu pubis en las piernas, estremeciéndote, al tiempo que emitías sensuales lamentos.

Te sentaste en la cama haciendo que me pusiera de pie y me bajaste con furia el pijama y la trusa liberándome el pene que se balanceó sin perder su posición horizontal. Al verlo me pareció más largo y grueso de lo que en realidad es, creo que las circunstancias lo magnificaron. Pasaste la lengua por el glande y lo chupabas mientras me acariciabas los testículos y me tallabas con desesperación las nalgas. El placer fue tan intenso que te pedí: ¡por favor Anna, espera, no me hagas terminar a destiempo! Te tiraste de espalda sobre la cama y me avalancé sobre ti iniciando una fase de ardientes besos, caricias y roces corporales. Nuestras mejillas se restregaban sin cesar, nos besábamos y lamíamos la cara, los labios, el cuello, los hombros y los brazos, teniendo la respiración extraordinariamente agitada. Chupé y succioné desesperadamente tus pezones ¡tienes un busto flamante: amplio, firme, recto, delicioso!

Luego te puse sobre mí para poder acariciar tus nalgas que son un poema y no me canso de describirlas: extensas, generosas, respingadas, muy sensibles al tacto, pues se estremecen ante el menor estímulo. Te picaba levemente el culito y respingabas apretando mi cabeza con ambos brazos y lengueteándome las orejas. Al fin te diste vuelta, gritaste ¡Ya Carlónimo, ala, penétrame que no aguanto más! Separaste las piernas, me cogiste el pene, lo dirigiste a la vulva y lo insertaste decididamente ¡Aaaahhhh, qué sensación más exquisita! Tienes la cavidad y la humectación ideales, ni más ni menos ¡qué fresco, suave y ajustado roce! Temí no llegar a tu final pero me salvó el orgullo de mi Patria así que, emitiendo los dos al unísono fenomenales alaridos: ¡Ala! ¡Coño! ¡Carajo! Penetrándote yo una oreja con la punta de mi lengua y tú retorciéndome las nalgas hasta dejármelas cruelmente marcadas, detonamos un orgasmo tan descomunal que puede comparársele con la erupción de mi querido Popocatépetl ¡Que vivan México y España, paisas!

Después del huracán, quedamos los dos en paz y pasamos una noche deliciosa. Sentí, querida Anna, tu suave cuerpo siempre sujeto al mío, calentándonos, energizándonos y amándonos mutuamente.

Te cedo la palabra, amor, para que describas, con todo detalle, la forma en que viviste nuestra primera experieiencia íntima.

Simón -

Querido Carlónimo:
Está muy bien que quieras disfrutarla en muchos sentidos, pero ello no obsta que puedan entregarse desenfrenadamente. Llegará el momento y estoy seguro de que lo disfrutarán de modo sublime.
Espero la descripción minuciosa.
En cuanto a Silvia y yo, no te preocupes; no me excedí. Luego les contaré cómo siguió la historia por la mañana.

Carlónimo -

Querido Simón

Te agradezco tu comentario. Efectivamente, la estamos pasando de maravilla. Anna es tan linda que no tengo palabras para describirte lo que siento por ella. Desde luego que la deseo pero no estoy impaciente pues quiero disfrutarla en muchos aspectos. Lo que me proeocupa es el regreso a México, no se cómo podré vivir sin ella.

Ahora bien, te confieso que la erótica escena que nos compartes, con la sensualísima Silvia aporreada en sus encantadoras nalguitas me ha encendido y espero que no altere mis planes con respecto a la preciosa Anna. No te excedas gaucho de la pampa, no le vayas a estropear el encanto. ¡Muy buen relato, gracias!

Muy pronto Anna y yo te contaremos nuestras experiencias.

Simón -

Annita:
Es verdad, pero si los dejás demasiado se convierten en vinagre.....
En otro orden de cosas, va el cuento de cómo están yendo las cosas con Silvia:

El viernes me puse la segunda inyección de Carlónimo. De ida a la oficina paré en otra farmacia, una cualquiera en el camino, y me la hice poner. Cuando entré me arrepentí un poco. El farmacéutico debía tener como 80 años y las manos temblorosas, pero otra vez ya estaba ahí. Pasamos al cuartito de atrás, él preparó la jeringa y me miró, no dijo ni una palabra. Asumió que yo sabía lo que tenía que hacer, y así era. Me bajé el pantalón y me acosté boca abajo muerto de miedo pensando si iba a embocar el lugar con el tembleque. Pero resultó ser que el viejo era un maestro. No voy a decir que no me dolió porque las ampollitas de Carlónimo, ya sabemos, están más cerca del sólido que del líquido; pero me dolió bastante menos que con el enfermerito del otro día.
Como me la puse a la mañana para cuando llegué a casa creo que ya no despedía olor a eucalipto. La relación seguía siendo una tortura; apenas un intercambio de monosílabos. Esta situación me está afectando porque yo no soy así; en general, tengo buen humor y me gusta ser demostrativo del cariño que siento. Pero sigo las sugerencias de Carlónimo y de Anna.
Así siguió el fin de semana, una tortura.
Hoy decidí acelerar un poco el proceso. De vuelta de la oficina pasé por lo del viejo y me hice poner otra inyección.
Cuando legué a casa, seguro de que, como dijo Carlónimo, el olor se sentiría, saludé con un lacónico “hola” y me fui a cambiar. Luego me senté en la computadora a terminar un informe y escuché que Silvia lloraba en la cocina. Era evidente que trataba de evitarlo o por lo menos de que no se escuchara. Fui hasta la cocina y me senté frente a ella apoyando las manos con los dedos entrelazados sobre la mesa.
Con parsimonia le dije: “Silvia, ¿Qué es lo que te pasa?”
Ella no contestaba, sólo seguía llorando. Yo estaba que me moría, quería abrazarla, pero me mantuve firme y en silencio esperando la respuesta.
Cuando logró calmarse un poco contestó: “¿Dónde estuviste? ¿Con quién?”
La miré sorprendido: “¿Que con quién estuve?”
Empezó a llorar otra vez desesperadamente y entre los lloros dijo “¡Si te enamoraste de otra me muero!”
No pude más que sonreír. Pobre, no era lo apropiado para su desesperación, pero confieso que me produjo algo de satisfacción.
Le tomé una mano y poniéndome de pie la conduje hasta el sillón del living que fue mi cama todos estos días.
“Silvia, ¿te acordás que te propuse casarnos?”
Llorando “Sí”
“¿Pensás que te propondría casamiento si quisiera estar con otra en lugar de con vos?”
“N….No sé. Creo que no……”
“y entonces? ¿qué es toda esta pavada?. Te voy a contar, a ver si te tranquilizás.” Y le conté. Por supuesto una versión un poco arreglada en la que conservé en secreto la identidad de Carlónimo y la forma en que nos conocimos. Pero por lo demás, verídica.
Ella escuchaba con avidez el relato. Cuando terminé se limpió las lágrimas y todavía entre sollozos me dijo “perdón…. No debería haber desconfiado. ¿Me perdonás?”
“Depende de tres cosas”
Se quedó en silencio, un silencio de pregunta.
“Primero, creo que es justo que si yo te conté qué hice, vos me cuentes qué hacés vos”
“te prometo que sí. No me pidas que lo haga ahora, pero te prometo que sí”
“¿por qué no ahora? ¿Necesitás tiempo para ver cómo me lo contás?” Eso fue cruel, lo sé. Pero ella había sido bastante dura conmigo también.
Se puso a llorar otra vez. Ya no lo puedo tolerar; me afecta verla mal. Así que intenté desviar su atención del último comentario siguiendo con el punto dos.
“Segundo: Tengo derecho a hacerme pinchar por quien quiera y cuando quiera. Y lo voy a hacer. Eso no implica nada más que eso. Me pinchan y punto”
Ya no lloraba sonoramente, sólo las lágrimas caían por sus mejillas.
“Por lo menos me vas a contar cómo fue y me vas a dejar que te mime la cola después de los pinchazos?”
“veré. Depende de cómo te portes al respecto. Si vas a empezar a hacer escenas, no”
“No, te prometo que no. ¿Hoy fuiste a ponerte una inyección, no? ¿Te dolió mucho?”
“Sí, pero no más que tu actitud hacia mí”
“Por favor, dejame que vea”
Sucumbí a su encanto y le mostré el culo.
“Simón!, tenés moretones! Cómo te debe doler esto!” Y empezó a acariciarme la cola. Desde luego que comencé a excitarme como loco, pero en ese momento recobré el control y me subí la ropa.
“Todavía no terminé. ¿Te acordás que dije que dependía de tres cosas? Falta la tercera.”
Se quedó frustrada; creo que pensó que lograría salirse con la suya fácilmente pero la desarmé.
“Supongo que entenderás que te portaste muy mal conmigo y que merecés un castigo”
“Un castigo? Qué querés decir?”
“Andá al cuarto y desvestite”
“Qué?! Para qué?”
“Te acabo de decir que te voy a castigar. Vos elegís: aceptás o aceptás?”
“Pero, Simón…”
“Las condiciones son esas. Aceptás el castigo o seguimos como estábamos”
No creí que fuera a ser tan fácil, pero evidentemente Carlónimo y Anna tenían razón. Ella lo estaba buscando. Fue hasta el dormitorio sin decir ni una palabra y se desnudó. Casi sucumbo otra vez, pero pude controlarme y pensar en los beneficios futuros.
“Y ahora?”
“Ahora bajás el tono altanero porque no estás en posición de hacerte la viva. Fuiste muy irrespetuosa el otro día conmigo. ¿Te acordás? Elemental, tarado, boludo…… Una de dos: si no pensás eso de tu futuro esposo, no se lo decís o si lo pensás, no debe ser tu futuro esposo. Cuál es la situación?”
“Yo te quiero. No pienso eso! Estaba enojada y no medí lo que decía!”
Imaginen la escena: ella totalmente desnuda frente a mí manteniendo esta conversación.
“Sería bueno que empezaras a reflexionar un poco antes de actuar. Te puede traer muchos problemas” Y sentándome en la cama le dije: “Acostate sobre mis piernas”
“Me vas a pegar?”
“Dicho así suena muy mal. Te voy a disciplinar un poco para que no seas tan impulsiva ni tan posesiva”
“No, por favor. No va a volver a pasar. Nunca me pegaron en la cola”
“Siempre hay una primera vez. Acᔠle dije palmeándome la falda.
Empezando a moquear otra vez, obedeció. Yo casi me muero. La tenía ahí, con su maravilloso culo respingado entregado a mí. “Quiero que dejes la cola flojita como cuando te voy a poner una inyección” Y empecé a descargar nalgadas suaves alternando el cachete. La idea no era hacerla sufrir, pero sí que lo sintiera y exploráramos qué nos producía. Era un espectáculo increíble ver cómo sus glúteos se zangoloteaban con cada palmada. Si bien eran suaves, al rato tenía el trasero colorado y calentito y cada vez le costaba más mantenerse quieta.
Para aumentar un poco la suculencia de la situación metí la mano derecha entre sus piernas y agarrándola del pubis la reacomodé. Sentí cómo estaba totalmente empapada. Ella estaba como loca y atinó a decir: “Sí. Simón!. Por favor….” Saqué la mano.
“SHHHH!. Silencio. Te recuerdo que esto es un castigo” Y se puso a llorar otra vez.
Terminé la sesión con una palmada fuerte, que le hizo pegar un respingo, en cada nalga. El sonido de mi mano estrellándose contra la carne de ella me resultó sumamente motivador, deberían probarlo. Luego le dije: ”Después de comer te vas a ir a acostar y te vas a quedar toda la noche con la cola al aire, que quiero controlar cómo va evolucionando”
“Hoy está Lost (su serie preferida), ¿puedo verlo? Porque vi en la propaga…..”
La interrumpí “Te dije que estás castigada, nada de tele. A la cama con la cola al aire”
“Sí, como vos digas”
A esta altura tenía un poco de temor que estar pasándome, pero no iba a volver atrás. Ya la iba a compensar correspondientemente.
Efectivamente, después de comer ella se fue al cuarto a cumplir con el resto del castigo, seguida de cerca por mí, que fiscalicé que se quedara como le había dicho. Para que rabiara un poco más me fui al living a ver Lost; por supuesto lo grabé para que ella pudiera verlo al día siguiente.
Esa noche volví a dormir a la cama. No pude dormir demasiado con el culo de Silvia llamándome permanentemente. Pero le tenía sorpresas para la mañana siguiente.




Anna -

Ja ja ja ja! ¡Espera Simón, espera! Los mejores vinos deben de tener un tiempo de maduración.

Simón -

Queridísimos Anna y carlónimo:

Que Alegría inmensa me da saber que finalmente se encontraron! Es tan evidente que ambos se desean desenfrenadamente... Por eso, entréguense así, desenfrenadamente. Que el límite sea el cielo.

Anna -

Querido Carlónimo:

Desde tu llegada a Madrid no he parado de tener una sonrisa en mis labios, me has hecho muy feliz con tu visita y más feliz cuando he leído tu relato. Cuando te tengo en frente, constantemente me apetece abrazarte y llenarte de besos, la verdad es que la he pasado muy bien contigo.

Te confieso que tenía un poco de miedo a tu llegada, pero tu me hiciste sentir en confianza y con todos tus encantos me cautivaste, entonces fue cuando no pude resistir pedirte que "probaras" el oporto y nos fundimos en un beso inolvidable.

De todas las veces que habiamos conversado en las tapas, creo que nunca la habia pasado como ahora, eres una persona muy detallista, gentil y se que puedo confiar en ti y te lo agradezco.

Cuando fui a México quería pasar unas gratas vaciones y verte para conversar un poco, jamás pensé que necesitaría de tu ayuda, ya que en Cancún estuve al sol muchas horas y eso me trajó fuertes consecuencias en la piel, por lo cual tuve que llamar a un médico, que me hizo pasar una experiencia desagradable ya que insistía en aplicarme medicamentos en crema en las zonas de piel afectadas, que concretamente era la espalda, nalgas y piernas. No tuve otro remedio que dejar que me aplicara el tratamiento y que me viese con sus ojos lujuriosos dandose un buen festín a costa de mi.

Cuando terminé mi estancia en Cancún fui a buscarte a la Ciudad de México, quería verte para contarte mi experiencia y tambien para contarte todas las cosas bonitas que había visto en Cancún además de disfrutar unos días con tu compañía.

Al día siguiente de irte a buscar por primera vez, fue cuando tuve la indisposición estomacal y decidí volver a tu piso a buscarte, pero una vez más no te encontré, por lo que decidí dejarte una nota bajo la puerta e ir a buscar ayuda a la sanidad médica.

Luego al volver a Madrid y leer que habías estado con Isabel, me sentí muy triste porque aunque entre tu y yo sólo había una amistad sincera, ya empezabas a parecerme encantador y me gustabas. Por lo que me sentí decepcionada de saber que habías estado con isabel y un poco celosa, pero en ningún momento me molesté contigo. Fue ahí cuando Simón se convirtió en mi confidente, porque podía hablarle abiertamente sobre ti y lo que sentía por ti.

La Taberna Real es un lugar muy acogedor para estar contigo conversando y tus labios me han encantado, besas muy bien.

!Jolínes, me encanta que describas todo con detalles!

Creo que pasaremos unos momentos increibles juntos...

Carlónimo -

El Encuentro, primera parte.

Oscuridad, cansancio, somnolencia y una voz femenina que poco a poco voy entendiendo: “…en unos minutos más aterrizaremos en el Aeropuerto de Madrid-Barajas, donde son las 23 horas con cuarenta y seis minutos, la temperatura: 18 grados centígrados…cae una ligera llovisna… poner su respaldo vertical…abrochar los cinturones de seguridad. Aeroméxico les agradece su preferencia…”

¡AAhh! Por fin… exclamé bostezando y estirando perezosamente los brazos y las piernas. Introduje mis pies en los mocasines mientras me frotaba los ojos, el pelo, las orejas y trataba de entrar en una realidad incomprensible. Había recorrido más de nueve mil kilómetros sin que para ello mediaran el desempeño de una comisión profesional, el interés turístico, o un compromiso familiar, Sólo el impulso de reunirme fugazmente con una bella personita con quien, además, no podría aparecer libremente pues soy un intruso en su contexto social.

Retiré mi equipaje de la banda móvil y adquirí un billete de bus para recorrer por Avenida de la Hispanidad los 12 kilómetros que separan a Barajas de la Capital. Entramos en zona cada vez más poblada hasta llegar al centro de Madrid donde descendí a un costado de la Plaza Mayor. Recorrí a pie algunas calles hasta que apareció el hotel Maria Elena Palace, en el que tenía mi reservación. Me registré y llegué felizmente a la habitación 204 donde aventé los zapatos, el cinturón, me tiré sobre la cama y me quedé profundamente dormido. No fue sino dos horas después que reaccioné y tuve el impulso de levantarme, cambiar de ropa y disponerme formalmente al descanso.

La intensa luz entrando por la ventana cuya gruesa cortina olvidé cerrar, así como el murmullo citadino cada vez más intenso, me anunciaron que el día no sólo había comenzado sino que estaba ya bastante avanzado. Girando el cuerpo y tratando de adaptar mis pupilas a la intensa luminosidad, consulté el reloj percatándome que pasaba de las 10, por lo que me incorporé apresuradamente, entré corriendo al baño para mojarme la cara y me aproximé a la ventana de la habitación donde realicé algunos estiramientos y contorsiones corporales. Contemplando el ir y venir de los vehículos y de las personas, caí por fin en la cuenta de que estaba en el Viejo Continente y que a diferencia de los asiduos ciudadanos que caminaban sumidos en su rutina diaria, yo vivía una jornada muy singular, una especie de receso sabático en el que me apartaba no sólo de mis ocupaciones sino también de mi contexto, de mi entorno normal, para regalarme una vivencia algo extraña y caprichosa pero muy anhelada, que provenía de una deliciosa propuesta de la preciosísima Anna: ¿Te parece bien si vienes a España?

Después de ducharme bajé a la cafetería donde, saboreando un poco de fruta bañada con yoghurt y cereal, pensaba en ella, en los hermosos detalles con que me había conquistado. Su recuerdo me hacía vibrar, me sentía en las nubes. Salí a caminar, atravesé la Plaza Mayor y me dirigí a la Calle Preciados donde estuve curioseando los escaparates, luego compré “El País” y la “Gaceta de los negocios” con los que me entretuve en el hotel hasta las 2:45, hora pactada con ella. Sintiendo el corazón como redoble de tambor, tomé el teléfono y marqué. De inmediato contestaron: “Imagen Empresarial, buenas tardes” y tras pedir hablar con Anna, ella contestó: “Asesoría en Arte…” Su encantadora voz me hizo exclamar: “Aquí no hay más arte que el guiño de tus pestañas, el quiebre de tu cintura y tu salero ¡guapa!” Ella gritó ¡Carlónimo, no sabes la ilusión que me hace tu visita! Pues a mí la impaciencia me mata, tanto que la lentitud del avión me impulsaba tirarme al mar y seguir a nado. Estoy en María Elena Palace ¿te veo en la Plaza Mayor? Prefiero que sea frente a la Catedral de la Almudena, sólo recojo mis cosas y salgo.

Llegué al sitio indicado y esperé unos pocos minutos hasta que divisé su graciosa figurita. Ataviada con un vestido corto, en color amarillo limón, se detuvo a cinco metros de mí, me regaló una espontánea y fresca sonrisa, corrió a mis brazos y se me colgó del cuello. Mi reacción fue alzarla y girarla como en un dinámico carrusel en el que, pegados mejilla con mejilla, vimos pasar varias veces los edificios de esa imponente ciudad cosmopolita, vivificados por la célebre canción: “Madrid, Madrid, Madrid, en México se piensa mucho en ti. Por el sabor que tienen tus verbenas, por tantas cosas buenas que soñamos desde aquí. Y vas a ver lo que es canela fina y armar la tremolina cuando vayas a Madrid”

Después nos fuimos caminando por Bailén hasta la Plaza de España donde la escultural experta en arte me mostró y me refirió los antecedentes del Monumento a Miguel de Cervantes, los edificios España y Torre de Madrid, así como el Templo egipcio de Debod, trasladado a España piedra por piedra ¡Cuánta sapiencia! Pero yo no podía dejar de mirarla a ella, extasiado por la belleza de sus ojos castaños, la frescura de su rostro y la extraordinaria armonía de sus formas. Tal vez imbuida por mi falta de atención, me tomó de la mano y nos fuimos caminando en dirección a la Plaza de Isabel II donde llamó mi atención la Taberna Real, un sitio muy pintoresco frente al cual nos detuvimos y le propuse entrar. Ella me miró con dulzura aclarando que no había pensado en ese sitio pero, juntando coquetamente su cabeza con la mía me impulsó a entrar diciendo: ¡será como tú digas, ala, que sí entramos!

Sentados a la mesa y habiendo ordenado para compartir: unos apetitosos pimientos asados con bonito y una orden de jamón ibérico de bellota; hicimos chocar nuestras copas, ella con un suave vino de oporto y yo con txacoli de euskera, iniciando por fin nuestra conversación. No podía creer lo que estaba viviendo. Contemplé su rubia cabellera, me embebí admirando sus expresivas mejillas, sus labios tiernos, suculentos: Recordé que le llevaba un presente y tomándolo de mi bolsillo se lo prendí de la solapa. Era una delicada rosa confeccionada en oro por los hábiles joyeros de Taxco, México, que se le veía suprema ¿Qué se le puede ver mal a una mujer tan bella?

Platicando contigo querida Anna, te hice recordar algunos momentos para mí muy especiales: Cuando te comunicaste conmigo por primera vez diciendo: “desde hace tiempo te leo pero no te habia escrito nada” no imaginé la inquietud que muy pronto me empezarían a causar tus mensajes. El primer impacto me lo diste cuando un molesto lector me atacó verbalmente y saliste en mi defensa diciendo “José Miguel si no te ponen caliente estos relatos, para qué entras a la pagina y los lees? Anónimo te pido que hagas caso omiso de ese tipo de comentarios”. No te imaginas lo que me hizo sentir tu airada intervención. En ese momento descubrí tu extraordinaria solidaridad y tu firme carácter que de inmediato me prendó.

Pronto me diste la oportunidad de hacer lo que ya desde antes desaba pero no me decidía a realizar: hablar de ti, escribir acerca de ti. Así que me emocionó oírte decir: “Me encantaria un relato en el cual hay una chica que su novio es doctor, y pues bueno lo demas lo dejo a tu imaginación. Me gustaria verme reflejada en un relato tuyo”. Te fui conociendo, querida Anna, a partir de mi propia imaginación y de mi pluma. Me percaté poco a poco de tu belleza y de tus virtudes. Y empezaste a hablar de tus “relatos favoritos” demostrando que los conocías todos y que los leíste más de una ocasión. Tus opiniones fueron cada vez más interesantes y creativas: “el hecho de encontrarse con un hombre al que le gustas y que te debe de inyectar, me agrada. Y el nerviosismo de mostrarle las nalgas a un hombre que te gusta y con el cual no hay relacion amorosa. Y estar con la duda de si la inyección dolerá o no y si será cariñoso o si pudiera suceder algo mas que solo la inyección profesional” En esa forma me hacías pensar y descubrir escenarios muy eróticos.

Y empezaste a enriquecer los relatos ¡participando ya de hecho en ellos!: “Esa inyección que recibi de manos de Fernando, uffff! bueno qué te puedo decir? me gustaron sus atenciones, la posicion y la aplicacion de la inyección, fueron increibles! Disfruté mucho también la aplicacion a German y el deseo que le causó, ademas la aplicación de mi vacuna y el coito que siguió a esto fue delicioso. Realmente disfruté mucho” ¿Pensaste alguna vez lo que estabas ocasionándome Anna? Tus intervenciones eran ya soberbias, únicas y me inquietaban cada vez más.

Tus ideas mostraban un gran orden y sobre todo una extraordinaria fineza, nunca dejabas de saludar y de referirte a todos. De manera que un día me hiciste exclamar: “Te agradezco el habernos acostumbrado a tener una mejor comunicación. Tú nos has enseñado a ser más ordenados al emitir nuestros comentarios. Eres atenta, cuidadosa, equilibrada, sensata y cariñosa. Me encanta tu estilo ¡Te felicito!”

Luego me impresionó tu capacidad para entender una situación que parecía complicada, sobrellevarla y finalmente emitir un juicio y una propuesta de lo más sutil, sugiriendo una forma genial de recomponer el escenario: “Me encantan estos juegos de Carlos, perdón de Anónimo. Yo me di cuenta del juego pero me parece extraordinaria su capacidad de creación e imaginación y creo que su objetivo era el de crear un poco de polémica y mayor participación. A mi no me importa quién escribe los relatos, los disfruto mucho” Con semejante comentario me hiciste manifestarte mi beneplácito: “Me pareces una mujer muy inteligente, creo que no hay problema que tú no puedas resolver. La táctica de referirte a un tal “Carlos” fue genial y en gran parte por eso estoy ahora aquí ¿Sabes que me encantas?” Y tu deliciosa respuesta me hizo sentir vértigo: “¿Sabes que tu también me encantas? Me gusta tu creatividad, me gusta la manera en qué escribes, me gusta que me tienes en suspenso y me gustan muchas cosas más”.

Y vino tu intervención suprema, la que dio lugar a esta nueva etapa que estamos ahora viviendo y que ha revolucionado tanto nuestra historia como el ámbito del intercambio por internet: “COMO TE COMENTÉ EN AQUELLA OCASIÓN EN LA QUE ESTUVIMOS CONVERSANDO MUY ANIMADAMENTE EN LAS TAPAS, afortunadamente ese día llegó mi padre, de no ser así no se qué hubiese hecho” Dime querida Anna ¿pretendiste acaso desencadenar el tipo de comunicación que ahora tenemos, Tuviste conciencia de ello?

Tengo fuertes razones para amarte y para desear tu grata compañía. Gracias por haberme invitado a tu entrañable tierra haciendo posible nuestro encuentro ¡Salud! Viendo cómo disfrutabas la bebida te pregunté: ¿Qué tal está el oporto? Y tú, con la gracia y la coquetería que te caracterizan, humedeciste tus labios con el suculento vino portugués y me los ofreciste diciendo: “Prueba” Me quedé por un instante paralizado, luego me acerqué lentamente resistiéndome a creer lo que veía, pero tu firme actitud me animó a continuar. Degusté por fin tus deliciosos labios que me supieron a gloria.

Bueno, antes de que exclames:”Jolines que a este tío no lo callo ni con polvorones”, concluyo mi intervención para que, en el mismo escenario, sentada frente a mí a la mesa de la Taberna Real, me respondas, me cuentes lo que te inspira nuestro primer encuentro, me platiques también tu experiencia en Cancún y tu molesto padecimiento, aclarando que aún podemos rescatar aquel objetivo tuyo: “me apetecía conversar contigo y también me hubiese encantado que me ayudases”. De esta manera fijaremos nuestros próximos encuentros dentro del breve lapso que pasaremos juntos. Te escucho…querida.

Simón -

Querida Anna:

Te agradezco tu consejo, viniendo de una dama creo que será de utilidad para tratar con otra.
Iré contándote cómo siguen las cosas.
Por el momento disfrutá de los preparativos del encuentro con Carlónimo, te aseguro que no te vas a arrepentir.

Anna -

Querido Simón:

Yo creo que no es para preocuparse tanto, probablemente Silvia este haciendo todo esto como parte de un juego en el que quiere incluir algo de castigo, solo espero que no exagere.

Yo te recomiendo que no le ruegues, si ella está enojada deja que se le pase y que te avise cuando se le haya pasado.

Te cuento que estoy ilusionada con la visita de Carlónimo, lo voy a llevar a un lugar de tapas que le va a encantar, tengo muchas ganas de conversar con él, ya te contaremos cómo noa ha ido, por lo pronto te deseo suerte con Silvia.

Simón -

Carlónimo:
Por favor no te tomes mucho tiempo, ya ves que ando necesitado de consejo.
Voy a tratar de no sulfurarme, me lo voy a tomar con calma pero no se a que lleva esto; qué me podés sugerir para lo de acción pero con ternura?.
Lo que te pediría es que, antes de dedicarte de lleno a preparar el encuento con nuestra querida hispana, me cuentes un poco lo que sabés de lo que sucedió con Slvia durante mi segundo viaje; quiero estar preparado para lo que tenga para relatarme.

Carlónimo -

Simón, lo que quiere Silvia es acción, pero con ternura, no te sulfures. Amigos, gracias por comprenderme y liberarme del terrible tormento al que me tenían sometido. Les ruego que me dispensen ausentarme unos días para preparar mi encuentro con la deliciosa hispana, que fuera hasta ayer tan sólo un inconfesable anhelo. Simón, querido pibe, no vayas a ser tú el que ahora se sienta, que ya te veré luego. Y que siga la función.

Simón -

Decidí que algo simple y romántico sería la mejor opción para aflojar a Silvia. Camino a casa le compré un precioso ramo de fresias. Silvia las adora.
Cuando llegué, contento con mi obsequio, la encontré poniendo ropa a lavar en el lavarropa. Me paré detrás de ella y le acerqué el fragante ramo a la naríz.
“Ponelas en agua. El florero está en el mueble del comedor” Fue su única respuesta.
“Vamos, Silvia. Por favor. No es para tanto”
No fueron las palabras indicadas. Se dio vuelta furiosa.
“Vas a tener que hacer mucho mérito”
Intenté otra vez. Me acerqué y la abracé. “¿Cómo preferís que haga mérito? Acá… O acᅔ
Acariciándole sus lugares preferidos.
“No seas elemental” Espetó mientras me apartaba.
Tenía intención de recomponer las cosas así que dejé pasar el comentario hiriente.
“Dale, Sil! Aflojá!”
Volvió a apartarme diciendo “Correte. No te hagas el tarado, que no me dejás cerrar el lavarropa”.
Y van dos……
Decidí jugar una carta fuerte. Me bajé el pantalón y dándole el culo le dije “Pinchame y sacate la bronca.”
“No quiero”
“me podés decir qué es tan grave para que estés así?”
“Dejá de hacerte el boludo!. Sabés que me molestó que me ocultaras cosas” Todo esto ya gritando.
Yo también gritando “BASTA, Silvia!. No voy a permitirte que me sigas agrediendo. En veinte minutos me dijiste elemental, tarado y boludo. ¿Eso es lo que pensás de mí?. Ya que estamos, si tu problema es que no te digo todo lo que hago yo puedo reclamar lo mismo!”
Y así empezó una discusión a los gritos en la que ya no se que nos decíamos, o en realidad qué me decía porque yo no tengo demasiado que criticarle; dicen que el amor es ciego. Pero no me gustó que ella tuviera tanta bronca guardada. No comprendo por qué, porque Carlónimo sabe mejor que nadie que vivo para ella, que me cuesta horrores aceptar que alguien puede tener otros desahogos y me privo voluntariamente de tenerlos, no como obligación sino porque lo siento así. Pero atendiendo a sus consejos he hecho oídos sordos a la posibilidad de que tuviera historias fuera de nuestro dormitorio y no pregunto. Y ahora es ella la que hace reclamos al respecto cuando hacerme aplicar por otro una inyección de una manera ultraprofesional no me convierte en un pecador perdido. Entiendo que frente a mi ocultamiento ella puede haber pensado en algo mucho más serio de lo que realmente fue, pero no creo que sea para tener esta reacción.
Cuando la discusión ya no daba para más porque ninguno escuchaba al otro, agarré mi campera y me fui dando un portazo.
Caminé, caminé, caminé, necesitaba descargar la tensión y tranquilizarme.
Volví a las tres de la mañana y me acosté a dormir algo en el sillón del living.

Simón -

SHHHHH! Anna, que Carlónimo no se entere de que sólo lo estamos haciendo rabiar un poco. Estoy totalmente de acuerdo con vos: lo voy a seguir llamando Carlónimo, nada de Fray.
No se si Silvia se enojaría con lo de que me hice pinchar por otro sino más bien por el motivo; no olvides que no sabe nada (creo) de nuestros intercambios y menos de mis encuentros con Carlónimo. Y lo de los azotes, ¿es lo que harías vos?

Anna -

Querido Simón:

Me han encantado tus últimos relatos y no había tenido oportunidad de decirtelo. Me gusta toda esta historia que ha surgido y te agradezco que nos cuentes cómo te suceden las cosas y lo que vives con Silvia. ¿Crees que se moleste si sabe que otra persona te pinchó el culo? Mmmm, quizá hasta te de unos azotes en el culo por no haberlo dicho.

Tendrás que pensar bien en lo que haces. Por lo pronto estoy disfrutando mucho con esta historia y un poco tambien con el "sufrimiento" de Carlónimo, me divierte mucho ese chico, es muy creativo y aunque él no lo crea me agrada mucho.

Anna -

Querido Carlónimo:

Primero decirte que no estoy de acuerdo en llamarte "Fray Carlónimo", si así quieres escribir hazlo pero yo te diré Carlónimo.

Segundo, volviendo a lo dicho: ¿de dónde has salido tan remilgado? Simón y yo hemos entendido muy bien que en esta página hay un escenario y lo principal es que lo disfrutemos, y eso fue lo que tu nos enseñaste vale? bueno pues vamos pa lante, porque aquí no hay ningun enojo y tu puedes disfrutar con cuanta mujer se te ponga por enfrente, que seguramente seran muchas por los encantos que te caracterizan.

Te agradezco que hayas relatado con tanta maestría lo que me sucedió en mi visita a México, me ha gustado y mucho.

Creo que no es ningun secreto mi nacionalidad pero si no ha quedado clara, soy de España y fuera del escenario que hemos construido, si he estado rescientemente en México y creo que es un país encantador.

¿Te parece bien si vienes a España en un viaje rápido en el que nos citamos en un lugar para tomar unas tapas y es ahí donde te enteras de lo mal que estuve por exponerme al sol en México y el tratamiento que me indicaron?

A pesar de lo remilgado que eres, me sigues pareciendo guapo, encantador y sobretodo ¡muy majo!

Simón -

Pero caramba! tampoco es para ponerse así. La verdad que podés ser más extremista que nosotros. Habrán observado que comencé a escribir como se habla en mi tierra. No lo hice antes no por ocultar nada, Carlónimo, sino por respetar el estilo que se venía llevando. Siéntanse en libertad de comentar cómo lo prefieren.
Pero sigamos con lo que decía.
Mostrar algo de celos no implica querer que lleves las cosas al extremo de la castidad; cosa que dudo que puedas hacer. Más bien sólo vas a evitar contárnoslo. ¿o me equivoco? Y, francamente, no se que es más provocativo.
En lo que a mí respecta no atiendas demasiado a lo que digo, hacé lo que sientas. No me atrevo a hablar por Anna. No se que estará pensando ni que siente porque está desaparecida otra vez.
En cuanto a lo de relatar una nueva aplicada recíproca, veré que puedo hacer. Tengo que pensar cómo agasajo a Silvia esta noche para superar lo del otro día. Ya te voy a contar.

Carlónimo -

Aahh!!! Olvidé decirles que mi nuevo seudónimo será: Fray Carlónimo

Carlónimo -

Pero relátanos una aplicación recíproca más entre Silvia y tú ¿de acuerdo pibe? Ya sabes que la sensualidad de Silvia me pone de cabeza. Fíjate que estaba justamente pensando y caí en la cuenta de que lo que Anna y tú desean de mí es la castidad. Pues bien, estoy dispuesto a brindárselas. No importa que me caliente viéndola a ella copular deliciosamente con Germán, Fernando, Daniel, Andrés, o permitiendo que la inyecten doctores y farmacéuticos; o a ti cogiendo con la despampanante Silvia que me enloquece, o con Edith, o con quien tú decidas hacer el amor. A mí no me perdonaron ni una, ni siquiera en labores de anfitrión en nuestra página (digo “nuestra” porque Fer, el editor, así la determinó hace unos días, lo cual se le agradece). De acuerdo: GANARON. A partir de este momento me convierto en célibe escritor de relatos eróticos al servicio de los calenturientos personajes que decidan participar, pero sin derecho de pernada. Espero que así me perdonen, en especial la deliciosa Anna.

Simón -

Dios mío, Carlónimo! A veces me asustas. Ni yo había notado las particularidades de lo que me mandaste poner. Y lo de resina y espeso explica como me quedó el culo, aún me duele. Vuelvo a preguntarte: ¿No podrías haber devuelto mi gentileza de pincharte sin dolor?.
En fin.... así están las cosas. Quiere decir que quedé como un idiota ante Silvia. Si cedo a la idea de confesar que me hice pinchar algo que traje de México y ella solicita ser ella la que me lo ponga, consentirías en que así fuera? Prometo que iría a ponerme fuera de casa algo comprado aquí, así que no te quedarías sin saber mis experiencias extrahogareñas.
Por otro lado, no es que te oculte mi nacionalidad intencionalmente, sólo que el otro tema me tenía ocupada la cabeza. Nací y vivo en el país más austral de América del Sur, Argentina.

Carlónimo -

Afirmo que Silvia sabía que venías de ser inyectado porque el medicamento vitamínico antigripal que te aplicaron se elabora a base de resinas de Eucalipto, un espeso componente aceitoso de aroma muy penetrante, que se transpira después de la aplicación. Por eso ocurrió lo que comentas: “la señora que estaba parada a mi lado se quedó mirándome fijamente” Y Silvia lo percibió de inmediato y se calentó; por eso te propuso: “Miiiii viiiidddaaaaa…… tengo ganas de darle un refuercito a tu colita……“ Sigues ocultándome tu nacionalidad.

Simón -

Querido Carlónimo:
Creo que no tienes ni idea del desafío que representó para mí cumplir con lo que me solicitaste. Sabes que salvo con Silvia y contigo no he podido expresar fácilmente mis gustos compartidos con Uds. Justamente mantuve la objetividad porque me daba mucha vergüenza (y lo sabes, porque si no no hubiera tenido gracia para tí hacerme el pedido)que el enfermero notara la excitación que me producía la inyección. Quizá por eso elegí también un desconocido y profesional; alguien a quien no lo excitara (abiertamente, por lo menos) inyectar. Se que puede sonar tonto, pero es lo que me sucede. Eso no quiere decir que no me haya excitado; quizá lo más excitante sea compartirlo con ustedes.
Por otro lado, ¿cómo sabes que Silvia sabía que venía de ser inyectado? Ella no sabe nada de nuestro encuentro y de tu pedido, así que ¿cómo sabría que había ido a hacerme pinchar? te ruego que no alimentes mi paranoica cabeza dándome a pensar que Silvia está enterada de la existencia de la página y, por lo tanto, de todo lo que cuento en ella. Por otra parte, si le decía, cómo sortearía la explicación de por qué? ¿Lo que me sugieres es que le diga que tuve ganas de que meviera el culo otra persona y ella entenderá? ¿O en realidad lo que deseas es que le cuente de nuestra relación y de la página y la haga participar?

Carlónimo -

Simón, acabas de referirnos con estricto rigor científico (una gran objetividad) lo que ocurrió en relación a tu más reciente pinchazo, pero no dices absolutamente nada respecto de la motivación ni los sentimientos derivados del hecho. ¿Qué te hizo acudir a un lugar totalmente extraño? ¿por qué un enfermero? Dices que algo te impulsó a entrar a esa farmacia ¿qué fue ese algo?

No dices lo que te hizo sentir la inyección ¿pena, excitación? Y luego, ya en casa, ¿por qué tratas de engañar a Silvia? Ella sabía muy bien que venías de ser inyectado y tu actitud la descontroló. No le dejaste satisfacer su deseo de continuar el juego erótico. Ella es muy juguetona, ardiente inquieta y le gusta la aventura. No te he contado lo que vivió cuando viajaste por segunda vez a México, ya te lo referiré luego.

Por cierto, tengo una queja respecto de ti y de Anna. México es el único país que mencionamos y yo creo que ustedes también tienen Patria, inclusive nuestra amiga dice: “ya estoy aquí otra vez en mi patria querida”. ¿No creen que ya es tiempo de que me la refieran?

Simón -

Respecto de la primera pregunta: Intuyo que Anna guardaba un secreto anhelo de que sus nalgas se encontraran con tu maestría para inyectar.
Respecto del segundo punto: nada considero de pervertido en tu encuentro con Isabel. Sólo lo que te he dicho, algo de celos por pensarla disfrutando de tus habilidades para inyectar.
De ninguna manera es un palazo a Isabel, a quien más bien agradezco haber traído a estos lares algo de renovación pues ya hemos dicho hasta el cansancio que sería genial que muchos más de los que leen esta página se animaran a participar. Sin embargo, también se ha de comprender que somos humanos y como tales tenemos contradicciones. Me encanta la nueva presencia femenina de Isabel y al mismo tiempo siento celos. ¿Está mal lo que siento? Entiendo perfectamente, porque ya me lo has hecho saber, que los celos te enojan y quizá sea por ello que me siento regañado. Tal vez tengas razón... voy a pensar en ello porque tampoco soy necio.
Por lo pronto te relato mi martirio, como le dices.
Cuando salí de la oficina tenía la caja de ampollas en el bolsillo del piloto. Seguía dándole vueltas al asunto y no sabía cómo resolver la cuestión planteada por Carlónimo.
Mientras caminaba las tres cuadras que me separan de la estación de subterráneo encontré la solución. Seguí un impulso y me metí en una farmacia. No lo pensé porque si lo pienso creo que no lo hago. Carlónimo dijo que le daba lo mismo quien lo hiciera, así que un profesional estaría bien. La historia era cómo pedir la aplicación sin tener la orden médica.
“señor, ¿en qué puedo servirle?” Preguntó el empleado de guardapolvo blanco. Tipo joven y ni muy feo ni muy lindo.
Ya estaba hecho. Sin vuelta atrás, no podía decirle que no necesitaba nada y salir corriendo del local.
“¿Aplican inyecciones?”
“Sí, señor. Pase por aquí”. La primera parte fue fácil, no preguntó nada; evidentemente es más mi rollo al respecto que lo que en realidad es. Hizo un gesto indicando el gabinete donde se hacían las colocaciones de inyectables. Pasé, él detrás de mí y cerró la puerta. Terrible sensación de no tener escapatoria. Le tendí la caja y comencé a prepararme. Me quité el piloto, el saco y me desabroché el pantalón. Él preparaba cuidadosamente la jeringa y cuando vi que más o menos ya estaba lista me tendí boca abajo con el culo parcialmente descubierto.
Se acercó a mí y mirando más detalladamente señaló: “Veo que tiene marcas. ¿Le han estado pinchando ya?”
“Mi salud no ha estado demasiado bien últimamente” ¿Qué le iba a decir?
“Bueno…” mientras me limpiaba con el algodón. “Son de vitamina C, ¿sabe, no?” Casi me levanto y me voy. “el líquido es un poco irritante. La va a sentir un poquito” y antes de terminar de decirlo me pinchó. Cuando el líquido empezó a entrar me dolió, y confieso que involuntariamente fruncí el culo.
“No, no. No apriete la cola. Le va a doler más. Vamos, flojito” Mientras me agarró el glúteo y me lo apretaba y me lo soltaba para que lo relaje. Fue un esfuerzo importante lograrlo pero no quería más dolor, así que intenté todo lo que pude.
Terminó de inocular el medicamento y me pasó el algodón nuevamente.
“Listo”. Me levanté dolorido pero orgulloso de haber podido cumplir el pedido de mi amigo. Aboné el servicio y salí a la calle rumbo al subte. Cada paso me recordaba el agujazo sufrido y mejor ni digo sobre lo que fue bajar la escalera y sentarme. Carlónimo, deberías haber recordado, cuando compraste la medicina, que la que yo te puse era indolora.
Debo haber hecho alguna mueca sin darme cuenta porque la señora que estaba parada a mi lado se quedó mirándome fijamente.
Cuando llegué a casa estaba Silvia preparando la cena. Nos besamos y corrí al baño. Me bajé la ropa y me miré la cola, contorsionándome. El lugar del pinchazo tenía una aureola enrojecida y afiebrada. Me volví a vestir esperando que a Silvia no se le ocurriera que llegáramos a un punto íntimo en el que debería quedarme con las nalgas al aire porque no sabría cómo explicar la marca. Siempre me quedaba la alternativa de decir que me había sentido mal, que fui a la guardia y que me recetaron una inyección. Pero no me perdonaría que no hubiera reservado mi cola para ella y su placer de pinchármela.
Comimos mirando algo de TV y cuando Silvia terminó con la vajilla se me acercó y canturreó: “Miiiii viiiidddaaaaa…… tengo ganas de darle un refuercito a tu colita…… Te voy a regalar una de las ampollas que me trajiste”
“hoy no” dije serio. “Estoy cansado. Mañana, tal vez”
“Pero…”
“Silvia, estoy cansado. Aún no me repongo del viaje”
“Ayer no daba la misma impresión”
“Por favor…”
“Bien. Si eso es lo que deseas…” y se retiró ofendida al cuarto. Cuando entré, luego de pasar por el baño y corroborar que la marca era inocultable, la encontré dormida (o haciéndose la dormida, no sé) de costado, dando la espalda a mi lado de la cama.
UFFF! Creo que escapé por los pelos hoy, pero no se cómo haré para manejar su enojo mañana.

Carlónimo -

La respuesta que me das es incorrecta pues la pregunta fue: Por qué dices: “disfrutando de otras nalgas ¿Con respecto a cuáles?” Es decir disfruté las de Isabel pero tú afirmas implícitamente que esas además de “otras” y es a lo que yo te pregunto ¿Cuáles? Pues no hay otras.

Tal vez tengas razón en cuanto al otro planteamiento, de manera que yo soy el que está tergiversando las cosas, pero es que la fantástica comunicación que estamos manteniendo es cada día más sublime, yo diría que de muy alto nivel y cae uno contínuamente en la duda ¿Qué hay detrás de esto? Y se pone uno nervioso. Yo veo una posición de rechazo y de enojo pero, efectivamente, no se si lo que ocurre es que Anna y tú ya entraron a un nuevo nivel de abstracción que no he entendido, o simplemente se molestaron y escandalizaron por mi “pervertida” actitud. Yo me pongo, por ejemplo, en los zapatos de Isabel: Ella llega igual que llegó Anna o Karol, deseosa de participar y de pronto ¡Rájale! Le atizan un palo como diciendo: No eres bienvenida pues ya causaste una inconformidad. Y eso es lo que me preocupa ¿Me explico? Estoy desde luego a favor de que llevemos las cosas cada vez a una mayor abstracción pues creo que estamos abriendo brecha en esto del intercambio y la comunicación y me fascina lo que hacemos y no dudo que ya algunos estén tratando de imitarnos. Pero es necesario que vayamos aprendiendo y entendiendo muy bien lo que hacemos.

Como corolario de esta nota: mi felicitación tanto a Anna como a ti y hasta a Isabel, que han entendido de maravilla el escenario.

Y ya no pospongas tu martirio, cualquiera diría que no quieres que te piquen las nalgas.

Simón -

Querido Carlónimo:"¿Que nalgas?", preguntas! Es muy claro, las de Isabel. Entiendo que esta página es para gozar y nadie te lo impide, el relato detallado que haces de tu encuentro con Isabel lo demuestra. Pero también déjanos expresar lo que nos sucede. Tan mal no está que te celemos un poco. Habla de la alta estima en la que tenemos tus atenciones. Si por lo menos Isabel hiciera acto de presencia y comentara el hecho......
Lo que le sucedió a Anna es fantástico, aunque ella parece haber sufrido un poco. No así la enfermera que ha pasado un buen momento y menos mal que te lo ha contado. Me gustaría saber que dice Anna al respecto.
En lo que a mí se refiere tengo alguna dificultad para cumplir con tu solicitud, pero intento. Te juro que intento. Veré si esta tarde,cuando salgo de la oficina, puedo hacer algo.

Carlónimo -

Por qué dices: disfrutando de otras nalgas ¿Con respecto a cuáles?

Pero…tienes razón, yo soy el culpable y es que…

“Venga chicos! que no es para tanto! De dónde han salido tan remilgados? Recuerden chicos que esta página es solo para pasarla bien…”

¿Oíste eso Simón? ¿Cómo que no oíste nada? ¿Estaré imaginando cosas?

“…no es para tanto! De dónde han salido tan remilgados? Recuerden chicos, chicos, chicos…”

Otra vez… ¿Oíste?... ¿Nada? ¿Me estaré volviendo loco?

Bueno, es que el golpe recibido no es para menos. Mejor trato de relajarme platicándoles algo que acabo de saber. Escuchen…


La indisposición de Anna

Aquella tarde entró a la farmacia una chica de muy “buen ver: 1.65 m. de estatura, esbelta, bien formada y proporcionada, cabello rubio y ojos color marrón”. Corrí a atenderla, venía un poco pálida y con fuertes molestias estomacales pues había abusado en el consumo de platillos muy condimentados. El malestar que traía no era como para recetarle un chocho y despacharla a su casa, así que la encaminé con uno de los médicos que aquí en Farmacias de Similares (Dr. Simi) tenemos disponibles a toda hora. La preciosa chica se retorcía de dolor.

Después de tomarle la presión el médico la acostó sobre la cama, le alzó la delgada blusita y le estuvo explorando el vientre encontrando que lo tenía muy inflamado. A cada golpecito que le dabe ella emitía una aguda queja. Entonces la volteó boca abajo, le bajó ligeramente el pantalón hasta el comienzo de las nalgas y siguió dándole golpecitos en la región media, de lo que confirmó una fortísima indigestión que requería ser atendida de inmediato. La hizo que se sentara y le dijo: señorita, usted requiere de una inyección y una lavativa pues tiene los intestinos saturados. Ella abrió los ojos muy grandes, miró al doctor, luego me miró a mí que soy la enfermera, y emitiendo un nuevo lamento respondió resignada: De acuerdo, ya no aguanto.

Mientras el médico preparaba un enorme irrigador, indiqué a la joven que se desnudara la parte baja del cuerpo, así que nos dejó ver unas piernas muy bien torneadas y unas nalguitas de lo más sensual: extensas, paradas y llenitas. Mientras yo preparaba la jeringa, la chica dobló su ropa, la colocó sobre una sillita auxiliar y se tendió con el trasero muy bien expuesto. A pesar de ser enfermera, estas escenas me excitan demasiado. La joven tenía unos cachetes pálidos, extraordinariamente tersos, firmes y armoniosamente curvados. Sin preámbulos, pues ella se encontraba bastante molesta, le froté un poco de alcohol viendo como le temblaba la pequeña zona amenazada y le hinqué la hipodérmica que se deslizó suavemente, sin problemas ¡Aahh qué deliciosa vista la de ese escultural culito pinchado! Pocas veces me ha ocurrido que la paciente me pida acelerar la entrada del líquido pero en el caso de esta chica es explicable que el dolor en el vientre le hiciera desear el medicamento, así que me gritaba: ¡ya, por favor métemelo rápido, rápido que ya no aguanto! Será que soy de mentalidad ardiente pero sus palabras me calentaron enormemente. Además, éstas ampolletas son dolorosas, muchas personas se resisten a recibirlas, pero la joven, a pesar de que las nalguitas le temblaban por el fuerte ardor de la sustancia, parecía ignorar el molesto tormento y elevaba el glúteo como induciendo que la inoculación se agilizara. Yo estaba que reventaba de excitación. Por fin terminé de inyectarla y estuve frotándole el sitio del piquete, en el cual se formó una pequeña ampollita que poco a poco se fue disipando.

Enseguida el doctor la levantó poniéndola en la pose conocida como “de perrito”, le separó los apetitosos cachetes, le untó un poco de lubricante, punteó deliciosamente el ojetito anal y empujó con fuerza la cánula haciéndola entrar de golpe en el estrechísimo culito que la engulló apenas y con dificultad, haciendo que la chica gritara sin represión alguna: ¡Me duele, doctor, siento que me rasga el culo, me duele! Pero estoy segura de que no era más que la molestia natural pues el médico utilizó una cánula bastante gruesa, curva y larga pero de superficie muy suave, para que la sustancia ingresara hasta la zona más afectada por la saturación. Una vez que la cánula entró completa, la molestia descendió y, abierta la llave del irrigador, el doctor me hizo levantar éste y sostenerlo en posición casi vertical para que el líquido descendiera con mayor fuerza.

La joven estuvo tranquila hasta que recibió la mitad del líquido, pero después empezó a inquietarse, a gritar, a moverse en una forma que a mí me calentó aún más. Ella insistía que sus intestinos se encontraban colmados y que se le reventarían. El médico la sujetó fuertemente de las caderas mientras me indicaba apretar el irrigador para acelerar el flujo. En un instante crítico, pero de gran sensualidad, yo veía el agujerito de la joven cruelmente vulnerado por el descomunal instrumento que le separaba los cachetes exageradamente, mientras ella gritaba, se retorcía, endurecía y ondulaba en turno sus encantadores glúteos, mientras la blanquísima piel incrementaba su pigmentación por el forcejeo.

En ese momento imaginé a la joven en una situación análoga pero cualitativamente diferente. Tranformé el irrigador en el rostro de un apuesto joven que la poseía, las manos del médico fueron para mí las del enloquecido amante que sostenía con fuerza las atractivas caderas, y la cánula se conviertió en un descomunal pene que realizaba sucesivas descargas de semen. Sólo reaccioné cuando el doctor me dio una fuerte palmada en la espalda diciendo: ¡Señorita! ¿Qué le pasa? ¡Reaccioné, que ya terminamos!

Simón -

Es que, Carlónimo, entiendo a Anna; creo que ha sido una desilusión tremenda no poder encontarte. Y encima saber que fue porque estabas disfrutando de otras nalgas!
Qué se va a hacer! Otra vez será!
Y aquí hay otro dicho: "A llorar, ¡a la iglesia!"

Carlónimo -

En México hay un refrán muy antiguo que dice: “El que se va a la Villa…perdió su silla” ¿Cómo ves querido Simón? Ni más ni menos lo que me pasó con la encantadora Anna que, además de preciosa y de talentosa, tiene su carácter… Ya ni llorar es bueno.

Anna -

Mi querido Carlónimo:

He pasado unos días en México y algunas de las cosas que has escrito no las entiendo. Pero lo que me ha quedado claro es tu si que eres majo! ¡Y si que es bonito lo bonito... guapo!

Realmente estuve en México y probé algunos platillos de la cultura maya, pero si alguien mencionó algun nombre de platillos como los que has escrito, no lo recuerdo, vamos... que son nombres muy difíciles de recordar. Pero sabores difíciles de olvidar, porque me han encantao, es una pena que no hayas estado en casa para llevarme a comer a un lugar de comida mexicana me apetecía conversar un poco contigo, porque la indisposición digestiva fue unos días mas tarde y también me hubiese encantado que me ayudases.

Que bueno que te haya gustado la nota que te he dejado, lo que te escribí es de corazón, lástima que en ese momento te encontrabas en brazos de Isabel.

Me hubiese gustado veros a Simón y a ti juntos, pero por lo menos he tenido oportunidad de conocer personalmente a Simón. Ya habrá oportunidad de volver a conversar contigo guapo!

Ya les contaré mis experiencias durante mi estancia en tan hermoso país.

!Hasta luego guapo!

Carlónimo -

¡Aahh! Qué alivio Simón, me habías alarmado demasiado. Por otro lado, estoy convencido de que sabrás elegir a tu asistente. Quien sea que te inyecte, esoy seguro de que disfrutará el erotismo que se desprende de tener a la vista tu muy estético trasero, rendido y expectante.

Simón -

Querido Carlónimo:
No creas que pienso mal de tí, ni de ella. Estoy convencido de que eres fiel a nuestra amistad. Sólo imaginaba la posibilidad de que ella te haya conocido a través del blog sin saberlo yo (como tampoco sabe ella de mi participación)y esté en conocimiento de todos tus dichos y tus gustos por lo que en él se relata. Quizá sólo sea casualidad y real sintonía, lo que Jung hubiera llamado sincronicidad.
Estoy en la oficina y te cuento, Carlónimo, que me tiene preocupado tu pedido. Edith es una alternativa, pero me causa temor pedirle a ella en vista de la intenciones hacia mí que mostró cuando la inyecté yo. Veré que hago finalmente. Encima la caja que me diste tiene 4 ampollas; ¡son muchas para pensar en quién me las ponga!

Carlónimo -

Pues ¡ala! Que ya está aquí de nuevo la preciosa Anna y esa sí que es una escultura y no la Diana Cazadora ni la Venus de Milo ¡Qué gusto oírte tan salerosa diciendo: ¡Majo! ¡Ala! Y ¡Vosotros! Qué maja y castiza ¡y olé, guapa! qué bonito es lo bonito ¿no creen?
Y además me dice que pasó a buscarme y la nota que dejó bajo la puerta lo confirma. Y yo tan ajeno a que por mis rumbos anduviese semejante monumento a quien, por desgracia, la sopa de lima, los salbutes, los codzitos, el pollo pibil, los chiles X’catik de cazón, los motuleños, el pollo alcaparrado, los papadzules y demás exquisiteces de la comida maya le habían afectado la tripa. Y, sin embargo, dice ella, “le pediría que me llevase a un lugar donde hubiese comida típica de México” ¡Qué aguante y pasión por la comida mexicana!

La verdad no se qué decir, la nota que me dejó es tan cariñosa y tan tierna que la leo, la releo y la vuelvo a repasar y no me canso ni termino de asimilarla. Lo que se me ocurre para tratar de hacerme perdonar es invitarte, querida Anna, a realizar un “tour” por México, pero no se si te parezca un descomunal atrevimiento de mi parte. Espero tu respuesta preciosa.

Por otra parte ¡Carlónimo! Mira que especular respecto de Silvia y de mí… Tú sabes lo que ella me hace sentir pero de ahí a otra cosa… Mira que lo que estás haciendo es atizarle al fuego!!! Qué gusto haber tenido en mis manos las sensuales ampolletas que le inoculaste en sus deliciosas nalguitas y ¡te lo aseguro! Pero, te lo aseguro, soy el primer sorprendido respecto de su misterioso comentario. Me has dejado estupefacto.

Simón -

Cuando salí del aeropuerto luego del largo vuelo estaba ella, hermosa, esperándome. Nos abrazamos como si hiciera largo tiempo que no estábamos juntos. Yo venía juntando ganas porque mantuve la abstinencia durante mi estadía en México. Pero confieso que los encuentros con Carlónimo habían generado una tensión que fue creciendo progresivamente.
Volvimos en nuestro auto, manejaba yo como siempre que vamos juntos. Estaba ansioso por llegar a casa y darle a Silvia las pequeñas cosas que le había traído de recuerdo. Había algo especial; ella nunca se enteraría que provenía de Carlónimo pero a mí me excitaba mucho pensar en ello. La noche anterior a mi partida Carlónimo vino a despedirse y me dijo “Amigo, tengo algo para que te lleves y te acuerdes de mí” Sacó de un bolsillo de su saco una caja de ampollas y tendiéndomelas dijo: “Son para la cola de Silvia. Quiero que se las pongas en mi honor. No son terriblemente dolorosas pero hacen sentir su presencia” Tomé la caja sonriendo y prometí ponérselas recordando nuestros encuentros. Luego sacó otra caja “Estas son para tu cola.” Cuando yo estaba por tomarlas las retiró de mi alcance y me indicó: “Tienen una condición. Debes animarte a que te las coloque alguien que no sea Silvia. No me importa quien, no me importa si es hombre o mujer, sólo que tomes coraje y le pidas a otro que te inyecte”
¡Qué malévolo puede ser Carlónimo cuando quiere! Bien, no tendría alternativa. Acepté el desafío prometiendo contarle los resultados.
Ahora estoy en casa, por fin, con Silvia esperando ver cómo se desarrollan los acontecimientos.
Fuimos abrazados, torpes y tropezando hasta la cama y nos dejamos caer en ella besándonos desaforadamente. Con la misma torpeza de un adolescente que teme que lleguen sus padres y lo descubran nos quitamos la ropa, ansiosos.
“Cariño” dijo Silvia, “Mi nalga me ha recordado a ti todos estos días pero estoy necesitando un refuerzo.”
Me levanté velozmente de la cama y corrí a buscar en la maleta las ampollas dedicadas a ella que me dio Carlónimo.
“Mira lo que te traje”, dije contento mostrándole la cajita como quien trae chocolates de recuerdo.
“En serio? Entonces estuviste pensando en mí?”
“Claro, mi cielo. Y no podía esperar a tenerte cerca. Voltéate, necesito tus nalgas desesperadamente”
Comencé a hacerle un masaje circular en la cola, con una mano en cada cachete.
“Eeeeeeeso, bien fofas”
“¿Qué dices?. Me mato haciendo sentadillas para tener el culo espléndido!”
“Lo tienes, mi vida, lo tienes. El mejor que conozco. Quiero decir que estás relajada y preparada para recibir mi regalo”
Me cercioré de que el glúteo siguiera igual de flojito y la pinché. Cuando el líquido comenzó a penetrar su carne inmaculada se estremeció.
“¿Te duele mucho, cariño?”
“No, no es un dolor terrible. Pero innegablemente estas ampollas que me has traído hacen sentir su presencia! Gracias”
Me quedé de una pieza. Es verdaderamente terrible el nivel de sintonía que tienen Silvia y Carlónimo. Quizá sea por eso que me llevo bien con ambos. Sin embargo, no puedo dejar de pensar en la posibilidad de que, sin saberlo yo, se conozcan. Tendré que pensar en algo para averiguarlo. También tendré que pensar cómo haré para llevar a cabo su pedido; es un requisito exigente pero él confía en que puedo realizarlo y eso me da ánimo. Lo dejaré para mañana. Lo que queda de la noche disfrutaré de mi intimidad con Silvia.

Simón -

Anna, querida! Haber sabido que eras tú! Qué oportunidad nos hemos perdido de conversar más profundamente. Bueno, otra vez será, yo no pierdo las esperanzas. Realmente eres simpática y sensual, no puedo ni imaginar el placer que hubiera sido ayudarte con tu malestar. Pero entiendo que has logrado resolverlo en la farmacia, por favor, cuéntanos.

Anna -

Pues ala estoy aquí otra vez en mi patria querida. Al parecer nadie de vosotros quiere hablar de lo sucedido pero yo os voy a recordar un poco.

He tomado unas vacaciones y he decidido pasarlas en Cancún. Pero el avión que he tomado ha tenido que hacer escala en la Ciudad de México, y aunque en ese momento solo pude estar seis horas en esa linda ciudad, disfruté mucho estar unos momentos en el "Aeropuerto Benito Juárez". Como tenía tiempo suficiente deicidí dar una vueltina por el aeropuerto, ver las tiendas y hacer una que otra comprina. En una tienda de artesanias mexicanas me encontré con un hombre muy majo y guapo que hablaba diferente a los mexicanos, por lo que intuí que no era de México y que como yo, se encontraba de paso por dicha ciudad. Yo permanecí viendo las artesanias que vendian ahí y que no acaba de entender qué eran y para qué servian. Pero el empleado de la tienda estaba ocupado atendiento al chico guapo mientras le cobraba algunos artículos que compró y se los envolvía para regalo, por lo que no podía atenderme a mi. Aproveché para acercarme a la caja donde se encontraban ellos y tratar de conversar un poco con el chico. Le dije que estaba buscando un regalo para un amigo y le pedi que me ayudara a escoger algo. Él muy amablemente me sugirió algunas cosas, terminó de pagar lo que estaba comprando y se despidió de mi. Ahí fue cuando me ha dicho que su nombre era Simón, yo me quedé un poco sorprendida pero no me atreví a preguntarle nada, pensé que quizá solo era una coincidencia, solo le he dicho: "Mucho gusto, yo soy Anna". Nos despedidos y se fue.

Al fin tomé mi avión para Cancún y pasé una semana disfrutando de tan bonitos lugares, tomé un poco de sol aunque no mucho porque soy muy blanca y tengo la piel delicada, pero aproveché la oportunidad para estrenar algunos bikinis y pasearme por la playa. Además de conocer lugares encantadores donde había personas muy amables que me mostraron muchas pirámides y lugares encantadores.

Desgraciadamente se acabó la paradisiaca semana que pasé en Cancún y tuve que tomar un vuelo a la Ciudad de México nuevamente, pero esta vez dispondría de algunos días para conocer la ciudad y pensé en pasar a buscar a mi querido amigo Carlónimo y esta vez no iriamos a las tapas, le pediría que me llevase a un lugar donde hubiese comida típica de México. Fuí a buscarlo a su piso y nadie me abrió, ahora por lo que he leido me doy cuenta de que estaba muy ocupado vacacionando e inyectado a Isabel. Es una pena porque quería pasar un momento agradable con él, conversar un poco y quizá me pudiese ayudar ya que había comido algo que me perjudicó el sistema digestivo y necesitaba de su ayuda. Por lo que tuve que ir a la farmacia y pedir que recomendaran algún medicamento pero eso.... es otra historia que ya les contaré después.

Me ha gustado mucho la Ciudad de México y Cancún es espectacular, aunque el sol me hizo un poco de daño además del problema estomacal.

Conocí más pirámides en la Ciudad de México, pero son tantos nombres tan dificiles que no he podido aprendermelos todos. Definitivamente me quedaron ganas de volver a ese país tan hermoso y con gente tan cálida.

Afortunadamente, ahora me doy cuenta de que el chico majo que vi en el aeropuerto era verdaderamente Simón, y quiero decirte Simón, que eres muy agradable en lo poco que te conocí y que Silvia es muy afortunada al tenerte cerca, y me ha dado mucho gusto saber las experiencias que han vivido Carlónimo y tu. Como has podido darte cuenta, soy de buen ver, aunque no soy muy alta a penas mido 1.65m, esbelta, bien formada y proporcionada, cabello rubio y ojos color marrón. Tu me has parecido muy guapo y sobretodo muy majo.

Querido Carlónimo:

Que bueno que hayas disfrutado con Isabel, ojalá que en otra ocasión que visite México te pueda encontrar, aunque creo que no será pronto porque está muy lejos de donde vivo. Espero que hayas recibido la nota que te dejé de bajo de la puerta.

Carlònimo -

Fer, muchìsimas gracias por la hospitalidad. Hace tiempo que deseaba saber a quièn manifestar mi reconocimiento y gratitud. Un abrazo

Simón -

Carlónimo:
Coincido contigo en que sería importantísimo que Isabel nos contara su vivencia de la situación. Lo esperamos ansiosos.
Fer: Gracias por el cobijo y por qué no te animas y nos cuentas alguna de tus experiencias? Sería un gusto para nosotros.

Fer -

Soy el editor de este blog que ya tiene cuatro años y medio largos de existencia, estoy fascinado por el díalogo entre vosotros, Simón, Anónimo, Isabel, Carlónimo... os escucho en silencio y disfruto con la esponaneidad de vuestra historia. Me alegro de daros cobijo en este blog que es más vuestro que de nadie.

Carlónimo -

Simón, te agradezco tus comentarios y qué bueno que te gustó el relato. Isabel es una mujer entera, guapísima y me inspiró situar el encuentro en un lugar romántico. Lo importante es que la propia Isabel nos comente cómo vivió la experiencia. A mí me parece que sí disfrutó tanto la inyección como el coito, pero dejémosla que ella hable. Querida Isabel, esperamos ansiosos tu punto de vista.

Simón -

Carlónimo!! Que me dejas sin aliento! Realmente no tienes paz; lo que has vivido con Isabel es increíble. Todo fue tan sensual, tan ardiente, tan.... no sé, ya no tengo palabras. Me has dejado anonadado. No imaginaba a Isabel tan guapa, tienes suerte. Pero también sabes sacar provecho de ella. Ni hablar del atrevimiento de pedir entrar por atrás en el primer encuentro! Sabemos que las damas no son afectas a concederlo de entrada, pero corriste el riesgo y ganaste.
Realmente eres un maestro no sólo en el arte de escribir.

Carlónimo -

Isabel

Isabel llegó a mi vida cubierta por el velo del misterio. Yo sólo sabía que le excitaban las inyecciones, que tenía un cuerpazo, que sus nalgas eran blancas, que me invitaba a inyectarla estando los dos desnudos, y que no le arredraría afrontar las consecuencias. Como ven, fue una singular invitación que no podía desaprovechar ni tomar a la ligera, así que llegué esa tarde a verla, con la intención de hacerle una agradable propuesta.

Es una mujer formidable y lo comprobé al admirarla enfundada en un entallado jeans que delataba sus sensuales piernas, sus generosas caderas, sus abundantes nalgas, y una muy bien delineada cintura que resaltaba la cadencia de su sensualísimo andar. Le adornaban también unas prominentes tetas que concentraron mi atención y no dejé de admirar intermitentemente, mientras hablábamos y me solazaba conociéndola en todos sus detallas: su rostro sonriente muy agradable, su cabello oscuro ensortijado y sus manos muy suaves bien arregladas.

Degustando una copa de suculento vino nos fuimos conociendo. Me enteré que es diseñadora industrial y que trabaja para una prestigiada empresa textil. Que le encantan el baile, el tenis y desde luego el sexo. No me inspiró ni me pareció adecuado llevarla tan sólo a una amueblada para inyectarla, sino que preferí invitarla a que realizáramos un placentero viaje de fin de semana, cosa que ella aceptó. Así que pasamos por sus cosas, tomamos la carretera y dos horas después llegamos a un exclusivo hotel enclavado en las montañas, donde ocupamos una acogedora cabaña con vista panorámica. Pedimos una suculenta charola de bocadillos, servimos el chispeante champagne y ocupados en alimentar con gruesos leños el hogar de la chimenea, contemplando el firmamento tachonado de brillantes estrellas, probé y disfruté la dulzura de sus ardientes labios.

Ella vestía un ajustado pantalón de color verde tierno y un pulover cerrado del mismo tono. Así la recuerdo, expuesta al resplandor del fuego de la chimenea, sentada a mi lado, después sobre mis piernas, colgada de mi cuello, abrazándome con denuedo mientras yo deslizaba mis manos por su cintura, sus mullidas nalgas y sus piernas, sintiendo a la vez sus erguidos pezones que rasguñaban mi pecho. Así fue como iniciamos el juego erótico. Después nos enfundamos la ropa de noche y entramos a la cama donde estuvimos abrazados cachondeando y por fin me pidió que la inyectara.

Replegandole ligeramente la ropa de cama le deslicé hasta los muslos tanto el pijama como la panty. Su cuerpo es un derroche de sensualidad. Tiene la cintura estrecha, caderas muy amplias, las nalgas blanquísimas, espaciosas, abundantes, con pequeños lunares dispersos en el glúteo derecho. Posee unos muslos bastante carnosos y redondos, con ligerísimas lonjitas de las llamadas “chaparreras” en ambos lados, justo en la colindancia con las nalgas ¡Qué sensuales se le ven! Sus frondosas intimidades me llevaron a la lujuria. Me avalancé para besarlas una y otra vez, sintiendo en los labios la suavidad, la firmeza y la sinigual tensión que guardan esas nalgas. Luego me acosté lateralmente con la cabeza apoyada en los soberbios glúteos que me servían de almohada. Los acaricié y admiré palmo a palmo, sintiéndome muy afortunado.

Cuando Isabel se percató que ya había tomado la jeringa y me disponía a cargarla, empezó a jadear intensamente y a frotar todo su cuerpo contra la cama. Los gluteos se le contorsionaban ofreciendo sensuales y elásticas formas que se repetían una y otra vez y que no cesaron al aplicarle el hisopo. Sólo exclamó: ¡Carlónimo, qué ganas tenía de que me tuvieras en esta forma! Ahora no se si estoy leyendo o viviendo una de tus historias, con las que tanto me has calentado, y que me han servido hasta para masturbarme pensando en este singular momento que tanto deseaba. La aguja perforó con suavidad el glúteo derecho haciéndolo vibrar tenuemente y permitiéndome comprobar que Isabel no abriga ningún miedo por los pinchazos. Su cuerpo está habituado a las inyecciones y disfruta de ellas, por lo que adopta la posición y la tensión ideal. No fue necesario decirle que se relajara. Esa actitud me hizo recordar a la otra Isabel, mi querida Elizabeth ¿Recuerdan aquel para mí entrañable relato que dice lo siguiente?

“Elizabeth no manifestó molestia alguna, su nalga se estremeció ligeramente pero sólo como movimiento reflejo, permaneció tranquila, con la misma actitud de la chica del libro. Sólo cuando empezó a entrar la sustancia, sin perder la figura, casi sonriendo, exclamó: ¡me arde un poco! y eso fue todo lo que dijo. Su actitud controlada, serena, me impresionó y me calentó más que si la hubiera visto gritar, quejarse y patalear”. Aquel relato hizo a mi amiga Carola exclamar: ¡Que caliente es el NO miedo de los otros por las inyecciones!

Así me hizo sentir Isabel a quien inoculaba el pastoso líquido sin que ella emitiera molestia o queja alguna. Su respiración estaba agitada por la excitación, sus ojos permanecían cerrados, sus labios dibujaban una levísima, tierna sonrisa, que me cautivó. Cuando la nalguita de Isabel dibujó el sensual pellizquito que produce la extracción de la hipodérmica, ella suspiró a profundidad y permaneció unos instantes quieta, en profundo silencio, como concentrada en un ideal. Luego, girando suavemente la cabeza me miró y me dijo: Carlónimo, ya ocurrió ¿Recuerdas lo que te dije? “Si llegamos a otra cosa, bien. Tú ya te imaginarás”. Qué bueno que me trajiste aquí porque vas a tener que apagar el fuego.
Me acosté encima de ella y le besé con desesperación las mejillas, el cuello, la espalda, las nalgas. Acerqué mis labios a su ardiente entrada vaginal y con la lengua le estimulé el clítoris, al tiempo que mis manos recorrían la extensa superficie de sus nalgas. Isabel intensificó su jadeo y sentí en la barbilla los primeros efluvios de su inigualable néctar vaginal. Apoyando mi erecto pene en su raja trasera le deslicé el glande una y otra vez a lo largo de esa deliciosa hendidura que palpitaba y me pedía a gritos que la penetrara. Entonces induje que elevara las nalgas. Ella entendió mi deseo y colocándose de perrito separó con sus manos las propias nalgas acercándome la entrada rectal al glande. Tomando una generosa cantidad del líquido vaginal que le escurría por los muslos se lo introduje en el recto, me embadurné también el pene y se lo metí despacito, haciéndole emitir una sensualísima queja. No precipité las cosas, preferí aprovechar esa deliciosa penetración rectal para encender a Isabel todavía más. Deslizándole el pene muy lentamente hacia afuera, hacia adentro, hacia afuera, hacia adentro, tan sólo unas cuantas veces, se lo extraje y busqué la entrada vaginal. Ella aprobó efusivamente el cambio diciendo: ¡Muy bien Carlónimo, ya no aguanto, penétrame a profundidad por donde se debe!

Mi pene se deslizó suavemente hasta el fondo de la húmeda y cálida hendidura y tomándo a Isabel por las anchas caderas inicié el delicioso deslizamiento en ambas direcciones mientras veía sus exuberantes nalgas acercarse y alejarse rítmicamente hasta que la aceleración y el desajuste del intensísimo jadeo me avisó que el final estaba ya muy cerca. Entonces la penetré hasta el fondo y deslizando mis manos por su cintura las hice llegar hasta los profusos senos donde busqué los erguidos pezones y los estimulé cuanto pude, haciéndola gritar: ¡Ya, ya mi vida, me vengo, me vengo, métemela hasta los huevos! Al sentir mis cojones fuertemente adherido a los albos glúteos de Isabel, le disparé varias ráfagas del ardiente líquido que ella recibió con una prolongada y potente exclamación: ¡Aaaaaaayyyy qué riiiicooooo!

Simón -

lo de Anónimo fue un error involuntario. Disculpa.

Simón -

Querido Anónimo:
Te agradezco hayas comentado lo que te suscitó nuestro encuentro. también me alegra haber captado más o menos la esencia de lo que te sucedía. En cuanto a la "mística" que dices, tampoco yo lo entiendo, sólo disfruto, sin hacerme muchas preguntas, de lo que me provoca tanto poner como que me pongan inyecciones. Quedas formalmente invitado a visitarme cuando desees y veremos qué podemos hacer.
Tienes razón respecto de Anna; se la está extrañando.
Estoy recién llegado y el trabajo que se atrasó aquí me tiene muy atareado pero en cuanto me libere unos minutos te contaré cómo fue el regreso.

Carlónimo -

Querido Simón, tu relato es muy bueno y veráz, lo disfruté muchísimo. Las aplicaciones con el paciente puesto de pie no me llamaban mucho la atención pero así como las describes son bastante eróticas. Me sorprende y no termino de entender tu “mística” hacia los piquetes en propia cola. Cuando te apliqué los dos jeringazos tus cachetes se estremecías intensamente, temblaban de placer, lo cual no tardó en calentarme. Después, al sentirme tendido y entregado para que tú me inyectaras llegué a la erección plena. Es muy cierto lo que dices, me estimula más pinchar que ser pinchado, pero en el contexto de la experiencia que tuvimos, tu iniciativa de inyectarme resultó efectiva, sobre todo para la superación de aquel desagradable suceso que te referí y que no has olvidado. Qué gusto haberte visto de nuevo para compartir el delicioso morbo que nos ocupa. Te aclaro que la comunicación de Isabel no opacó para nada nuestro encuentro. A quien extraño muchísimo es a la encantadora Anna y sus talentosos comentarios.

Simón -

Nos encontramos temprano y acordamos salir a cenar luego de todo lo que tuviéramos ganas de hacer. Nos quedamos en la habitación que había arrendado ya que es amplia y ofrece todas las comodidades que deseemos. Quedamos que sería Carlónimo quien conseguiría los insumos ya que al ser del lugar le sería más sencillo. Estaba muy producido, ropa de buena marca e impecablemente planchada. Estábamos ambos a la expectativa pero sin embargo, algo extraño había en el ambiente. Como si no supiéramos cómo comenzar. Tomamos algo del frigobar, seguimos hablando de nimiedades. Hasta que en un momento Carlónimo tomó una mochila que había traído y comenzó a sacar cosas de ella. Traía jeringas, agujas y viales diversos. Por supuesto, había algodón y alcohol. Entendí que él estaba tomando la iniciativa y que serían mis nalgas las pinchadas en primer lugar. Tenía dudas de que no fueran las únicas que iban a ser pinchadas; Carlónimo, es sabido, no es efecto a contar sus propias experiencias de piquetes y supongo que es porque, en realidad, no le gusta demasiado recibirlos.
En esta oportunidad decidí ofrecerle mis cachetes de pie ya que recordé que le gustó eso cuando le conté que había pinchado así a Edith y él dijo que nunca lo había hecho. Me desabroché el cinturón y el cierre del pantalón e incliné mi torso sobre la mesa que constituía el principal mueble de la recepción de mi cuarto.
Carlónimo preparó la primera jeringa y la colocó sobre la mesa delante de mi vista. Respiré profundo.
“Bien, Simón. ¿Cómo te encuentras?”
“Bien, estoy bien. Adelante”
“Comencemos despacio”. Me bajó los pantalones y el calzón hasta el piso. “Vas a relajarte y a estarte quieto. No va a doler así que, tú tranquilo. Desinfectamos bien…… Relaja… Relaja……” y luego de un par de nalgadas suaves sentí la aguja adentro.
“Dolió?”
“No”
“Bien. Mantente flojo. Voy a introducir el líquido muy despacio” mientras apretaba el émbolo. Debo decir que no hubo dolor, sólo sensación de algo que llenaba mi músculo y generaba presión.
“Dolió?”
“No”
“Bien. Vamos por más. Desinfectamos el otro cachete…. Esta va un poquito más adentro. Vas a sentirla un poco más” Sentí el pinchazo. Nada terrible, pero lo sentí.
“Adeeeeeeeentro…….” La presión fue mayor y me dejó la zona como entumecida pero aún no puedo decir que dolió.
“Te has portado de maravilla. Estoy muy satisfecho y espero que tu también”
“Qué? Terminaste?”
“Sólo si tu quieres. Pero si lo deseas puedo intensificarlo un poco”
“Por favor”
“Bien. Vamos. Esta duele un poquito más. No te vayas a mover ni pongas dura la cola. No quiero lastimarte”
Volví a respirar hondo acompañando la introducción de la aguja. Esta vez fue lentamente y juro que la sentí cada milímetro dentro de mí. Empujó el émbolo y el primer chorro de líquido quemó. Me incorporé, casi retirando el glúteo. Me apoyó con suavidad la mano libre en la espalda y me volvió a la posición.
“Tranquilo, no va a doler más que eso. Disfrutalo. Si deseas me detengo”
“No, está bien. No duele tanto. Continúa, por favor”
Sentí cada gota con intensidad pero el dolor fue soportable. Cuando terminó sacó la aguja de la nalga y se dedicó a masajear en profundidad los lugares pinchados.
Me recompuse y volví a colocarme la ropa.
“¿Quieres?” ofrecí señalando con un gesto de la cabeza las jeringas.
Suspiró. “Espero que no te importe… Yo…… Yo…”
“Si no quieres que te aplique está bien. La idea es que cada uno haga lo que quiera y disfrute.”
“No es que no quiero, no puedo. “
“Hombre, no te pongas mal… Me has hecho disfrutar y si tu has disfrutado…”
“No es eso. Creo que ya te conté de una mala experiencia…”
“Estás tenso. Ven, te hago un masaje. Sólo para que te relajes y te sientas a gusto”
Lo conduje a la cama, donde se acostó boca abajo, así como estaba, vestido.
Lo ayudé a sacarse la camisa y comencé un profundo masaje. Presioné cada uno de los músculos de su espalda. Poco a poco fue sintiéndose más cómodo y cuando el masaje llegó a la cintura me dijo “Espera, por favor” y se desabrochó el pantalón. Comienzo a bajárselo y a poco la veo. Allí estaba la cicatriz en su nalga izquierda. En ese momento recordé la experiencia que me relató el 30 de septiembre del 2008 cuando dos amigas le jugaron una broma y le pincharon con una aguja despuntada que le quedó enterrada y requirió la intervención de un médico y un dolorosísimo tratamiento posterior. Comprendí su rechazo a recibir. Rocé delicadamente la cicatriz para indicarle que comprendía. Él volvió a suspirar.
“Debo superar esto y creo que tu paciencia puede ayudarme. Adelante. Inyéctame”
“¿Estás seguro que quieres? Por mí no te preocupes; no debes hacerlo si no quieres”
“Por favor, hazlo ahora. Necesito vencer esta fobia y no sé si volveré a tener coraje”
Rápidamente preparé una jeringa con la solución más liviana. Comencé un masaje delicado en el glúteo asegurándome de su relajación y en el momento que menos se lo esperaba lo pinché.
“Te dolió?”
Suspirando aliviado dijo “Ni lo sentí”
“Bien. Si permaneces relajado tampoco sentirás el resto”
“Me cuesta relajarme. Tenme paciencia”
“Tengo mucha. Sólo entrégate. No voy a hacerte daño. La idea es que lo goces, no que lo padezcas. Quizá no sea hoy que puedas disfrutarlo, pero con el tiempo…” Y comencé a inocularlo lentamente, muy lentamente. Hubo algo de tensión pero inmediatamente detuve el flujo de entrada del líquido y lo hice tomar conciencia del estado de sus músculos. Cuando estuvo relajado nuevamente continué. Al finalizar el líquido, retiré la aguja y apoyándole el algodón le dije
“Ya está, lo has vencido”
Permaneció así largo rato y yo permanecí acompañándolo en silencio.
“Gracias, hermano”
“De nada, cuando lo necesites”
En los días siguientes hasta que volví a casa nos encontramos varias veces, algunas sólo paseamos con él mostrándome lo mejor de la ciudad y otras tuvimos alguna que otra sesión de inyectables. Si bien él superó su fobia debo reconocer que es evidente que le gusta más poner que recibir, de modo que así fue. Regresé con las nalgas bien surtidas a encontrarme con Silvia, que seguramente desearía ponerme más. No podría negarme, al menos no confesando que en la semana había tenido suficiente.

XxelxupapenesXx -

tsdtrsterdsfsdfz

Simón -

espero que tu encuentro con Isabel no opaque el nuestro, que estoy por exponer.
Perdón, creo que se me han salido los celos nuevamente.....

Carlònimo -

Pues no solo la cabeza, ya me calentò todo. En fin, acepto el reto y te veo pronto querida Isabel.

Simón -

Veo que nuestra nueva amiga no tiene reparos en calentar la cabeza de nuestro más eximio relator. No quiero imaginar lo que saldrá de ahí, pero seguramente será algo bueno.

ISABEL -

hola carlonimo soy isabel.
pues mira tengo un cuerpaso la verdad,unos pechos q tiene q ver.
pero yo tambien pongo una condicion q los dos estemos desnudos cuando m ponga la inyeccion va.
y si yegamos a otra cosa bieno tu ya te imaginaras verdad.
espero tu respuesta carlonimo.
bye...

Simón -

La verdad es que no se si por temor a quedarme dormido y perder el avión o por la ansiedad de lo que me esperaba allá, no pegué un ojo. A las 3 de la mañana me levanté. Silvia rodó en la cama para darme un beso y cuando su cachete pinchado quedó bajo el peso de su cuerpo pegó un gritito. “AY! Me duele la cola de la inyección!” Nos reimos y le besé el lugar del pinchazo. Me duché y me alisté para salir. Luego de despedir a una llorosa Silvia, lo que me partió el alma, me fui al aeropuerto en remise. Pude descansar algo en el vuelo aunque sólo de a ratos interrumpidos por escenas de mi anterior encuentro con Carlónimo mezcladas con la despedida con culo dolorido de Silvia.
Al llegar a destino encontré que Carlónimo estaba allí para recogerme. Nos dimos un abrazo de bienvenida, comentamos algunas cosas sin importancia. Él me ha descripto a mí, pero es demasiado modesto para hablar de él mismo; así que lo haré yo. Es alto, mucho. Supongo yo que cerca del metro con 85 centímetros. Delgado y fibroso, bronceado como quien practica mucha vida al aire libre. Gracias a Dios nuestros planes no incluyen buscar chicas, porque estoy seguro de que yo correría con desventaja. De cabellos oscuros, resaltan sus ojos verdes y una mirada franca y amistosa. Es a la vez enérgico y educado. En fin, creo que probablemente sea mejor tampoco poner a Silvia en la situación de hacer comparaciones……
Carlónimo me dejó en el hotel y me dijo que debíamos dejar nuestro encuentro para el día siguiente pues tenía ciertos compromisos que cumplir esa noche. Me pasé la noche pensando en si tendría familia, esposa, hijos. Pero decidí que no preguntaría, creo conveniente respetar su intimidad hasta donde él quiera mantenerla.
Voy a acostarme pues mañana debo presentarme temprano en la oficina regional de mi empresa y debo estar despabilado. Seguramente durante el día arreglaremos nuestro encuentro.

Simón -

Estuve el lunes en casa preparando todo lo necesario para el viaje. Para cuando Silvia volvió de su trabajo yo había preparado una cena especial para tener una despedida romántica. Sin embargo, ella tenía otra cosa en mente.
“Cariño, cada vez me cuesta más estar sin ti. Cada vez te extraño más cuando viajas. Antes de irte quiero que me pinches la cola con algo que me recuerde a ti cada vez que me siente. Ponme el aceite que te recetaron, por favor.”
“Mi cielo, duele mucho. Si quieres una inyección te pongo otra cosa. Eso no.”
Pero ella estaba intransigente. Quería sentirse unida a mí compartiendo dolor de nalgas, dijo. Nos desvestimos lentamente, disfrutando de nuestros cuerpos pero con ansias de llegar a nuestro más alto nivel de excitación.
La acosté boca abajo en la cama con las piernas ligeramente separadas y yo me puse de rodillas abarcando entre mis piernas las suyas. Preparé rápidamente la jeringa y apoyé mi pene en la entrada de su vagina. Ella comenzó a mojarse más intensamente, yo sentía cómo humectaba mi miembro. Se movía para lograr roce en los lugares que le daban placer. Ese roce en el glande me estaba llevando a un lugar sin regreso. Le di una nalgada “¡Shhhh, quieta, que me vas a hacer correr! No seas ansiosa, ya vamos a llegar ahí”.
Se calmó, aunque contrariada. Usando el método que ella inauguró, saqué la aguja de la jeringa y de un movimiento certero la clavé en el cachete aún relajado por la nalgada.
“Cariño, voy a comenzar con el líquido. Por favor, avísame si quieres que lo detenga” sólo hizo un gesto de asentimiento, se la notaba expectante y temerosa a la vez.
Comencé a apretar el émbolo y acompañé esta acción con la lenta penetración en su vagina.
“¡Aaaaaaaaaa!” dolorida y sorprendida a la vez.
“Floja, mi vida. Disfrutalo”
“¡Ah! Duele!”
“Me detengo?”
“No. No. Sigue…… despacio. No salgas de adentro de mí, por favor”
Se quejó y lloró todo el tiempo pero no me permitió interrumpir la operación.
Permanecí bombeando lentamente aún luego de haber terminado la inyección. Saqué la jeringa pero dejé la aguja clavada. Me resultaba divino verle el culito redondo perforado y a ella llegando al orgasmo loca de placer. Cuando terminaron los espasmos saqué la aguja y palmeé la nalga de mi amor para lograr que la relajara nuevamente.
Quedó tendida completamente relajada, la respiración acompasada. Se llevó la mano al cachete ”Creo que voy a recordarte toda la semana. Gracias”
Comimos y nos acostamos porque me tendría que levantar a las 3 de la mañana para llegar al aeropuerto. Estaba entre dos sentimientos: ya estaba extrañando a Silvia y por otra parte, ya estaba ansioso por ver que me deparaba mi nuevo encuentro con Carlónimo. Pero lo que le dije a Silvia vale también para mí, ya vamos a llegar allí.

Carlónimo -

Isabel, tu nombre me fascina, es de lo más sensual. Las inyecciones son por sí mismas excitantes. Te excitan a ti, me excitan a mí y excitan a mucha gente. Unos lo reconocen y otros no se atreven. Estoy dispuesto a preparar un relato en el que yo mismo te inyecte, pero a condición de escribas de nuevo describiendo cómo eres tú. Ya dijiste que tus nalgas son blancas pero di algo más. Espero tu respuesta.

ISABEL -

hola.
sola mente quiero saber porq me exitan tanto las inyecciones.
mis nalgas estan blancas y nose porq se exitan cuando me inyectan los homjbres.
como quisiera q uno de ustedes me inyectara creen q puedan.
bueno bye

Simón -

Querido Carlónimo:
Cada día me convenzo más de tu hombría y honradez. Resignar la posibilidad de un encuentro con las soberbias nalgas de Silvia, sabiendo lo que las desearías y disfrutarías, sólo habla del profundo respeto que tienes por nuestra amistad.
Respecto de nuestro encuentro en mi segunda visita a tu tierra ya veré qué podemos hacer para poder disfrutar ambos. Hasta el martes, ya estoy terminando de preparar la maleta.

Carlónimo -

¡Caramba! Te agradezco querido Simón la espléndida deferencia. Mi primera reacción fue emocionarme, pero luego me puse a pensar en los serios inconvenientes que entraña pues yo no te he ocultado lo que la sensualísima Silvia me hace sentir. Me resulta por sí terrible enterarme y describir algunas experiencias íntimas de tu amada, así que pensar en tener un encuentro con ella ¡para inyectarla! me acobarda y me hace temer un espantoso brete y un explicable sufrimiento que no sería capaz de librar. A pesar de lo que esto implica, creo que preferiría me dispensaras esa espeluznante prueba de lealtad y de amistad a la que quieres someterme.
En cuanto a tu próximo viaje a México pues sí me daría mucho gusto que volviéramos a reunirnos. Lo del buen o mal comportamiento que comentas me parece totalmente improcedente ya que el morbo por las inyecciones debe vivirse con toda libertad. Creo que a partir de un sano principio de diversidad es más adecuado que tú describas los sucesos en ese segundo encuentro. Así podremos conocer y disfrutar tu propia percepción. La pluma está de tu lado.

Simón -

El viernes por la mañana, mientras estaba en la oficina dando algunas instrucciones de cosas por hacer a mi secretaria, recibí un mensaje de Silvia en el celular: LLEGO A LAS 21. TE ESPERO PARA PINCHARTE LA COLA.
De inmediato volví a las escena con Carlónimo en México. Sentí claramente cómo me puse colorado por la excitación que me produjo la anticipación estando en público. Como me sucede siempre, pasé todo el día laboral intentando sacar de mi cabeza lo que sabía que sería una noche plagada de dolor de cachetes y placer. Sin embargo, también tenía presente todo lo que la experiencia con Carlónimo me había hecho reflexionar.
Cuando llegué a casa ella ya estaba esperándome; luego de darme un apasionado beso me llevó de la mano al dormitorio y señaló la mesa de luz. En una bandejita cromada había una jeringa ya preparada. El esfuerzo de producción fue enorme porque no se de donde sacó la jeringa: era una de esas antiguas de vidrio, de las que había que hervir, las que usaban para pincharnos cuando éramos pequeños. La aguja era imponente y relucía a la luz del velador. Yo no podía hablar porque estaba nuevamente trasladado a aquellas escenas infantiles que tanto me habían perturbado en México. Comenzó a desnudarme lenta y sensualmente, acariciando mi cuerpo a cada paso. Me hizo pararme dándole la espalda y luego de acariciarme las nalgas me dijo: "te he dicho alguna vez que tienes unas nalgas muy estéticas y atractivas?" Casi me muero; eran las mismas palabras de Carlónimo. Todo tomaba un tinte inquietante. Con un pequeño empujón me invitó a acostarme sobre mi vientre en la cama, ofreciéndole el culo. Me pasó alcohol por el cachete y la vi sacar la aguja de la jeringa enfilándola hacia el glúteo. Me la clavó sola como se acostumbraba cuando éramos niños. "Ahora tienes el culo condecorado. Te queda hermoso. No te tenses que empezaré con el líquido" Adosó la jeringa y comenzó a empujar el émbolo. Instantáneamente empecé a sentir el dolor lacerante que acompaña esa acción; de pronto me di cuenta de que tenía los puños apretados, los nudillos casi blancos. Sin dejar de hacer penetrar la sustancia me preguntó: "¿Qué sientes?" "Me duele, me duele mucho la cola" "¿y por qué no lo dices? ¿Por qué no te quejas? Mi cielo, debes relajarte, pero no la cola, hablo de tí. No puedes vivir siempre tan controladito, déjate llevar, muestra tus emociones" Y como para ayudar apretó con fuerza el émbolo e hizo entrar de golpe una cantidad de medicamento. Grité y comencé a llorar. "desahógate, amor, desahógate". La inyección terminó y yo seguí llorando largo rato. Me sentía relajado como nunca y tomé conciencia del grado de conexión que tenemos con Silvia. Permanecimos abrazados en la cama no se cuanto tiempo. En un momento dado me vi impulsado a decirle "te amo. Quiero estar el resto de mi vida contigo" Me levantó a medias y me preguntó: "¿Me estás proponiendo matrimonio?" "Absolutamente sí". El resto de la noche lo pasamos planeando qué haríamos. En breve les diré qué fecha elegimos. También comenzamos a pensar en la luna de miel y aunque no lo puedan creer Silvia me dijo que le gustaría ir a México! Carlónimo, debemos comenzar a pensar cómo haremos para que puedas encontrarte con nosotros y tener quizá alguna experiencia pinchando a Silvia. Podrás observar cómo he avanzado en el tema de los celos; de todos modos, luego de conocerte he comprendido que puedo confiar en tí.
Por lo pronto, ten en cuenta que el martes estaré viajando nuevamente a México, como te había anticipado. Si aún lo deseas podemos reencontrarnos, cuéntame cómo desearías que sea la situación e intentaré comportarme más acorde.

Simón -

Querido Carlónimo:
Te agradezco enormemente haberme recibido en tu tierra con tanto cariño y dedicación. Haberte hecho un tiempo para cumplir con mis deseos es algo que valoro profundamente. Sólo me avergüenza un poco haber montado semejante infantil escena; quizá no permitió que tú disfrutaras como esperabas tus propias fantasías. Pero debo reconocer que fuiste tan paciente y a la vez tan firme cuando fue necesario que el placer llegó a niveles muy elevados. Sólo me queda prometerte mejor comportamiento y devolverte el favor, si quieres, dado que probablemente deba volver a tu país a terminar el trabajo iniciado en este viaje. Aún me excita recordar el calor de las nalgadas que te viste en la obligación de darme para que permita la aplicación del tratamiento y el mismísimo ardor profundo cuando inoculabas sin dudas el líquido.
Aún no estaba en fecha de que Silvia me pusiera la nueva dosis cuando regresé pero no falta mucho para ello. Logré contarle la situación, retocando algunos detalles para mantener tu identidad y los secretos de nuestra página al resguardo, lo cual creo que da cierto tinte interesante a nuestros intercambios. Sólo señaló que el "enfermero" que me pinchó me tuvo demasiada paciencia y que ella me hubiera puesto el culo ardiendo mucho antes. Quizá en el fondo soy conciente de eso pues nunca le he hecho a ella una escena tal, aunque a veces ganas no me han faltado. Quizá también forme parte de mi anticuada educación el hecho de que no está bien que un hombre se muestre débil o temeroso frente a una mujer. Contigo he podido mostrarme tal como me sentía y te lo agradezco.

Carlónimo -

Simón

Me dio gusto saber que Simón vendría a México y que tendríamos la oportunidad de conocernos. Y es que la contínua comunicación compartiendo textualmente nuestras calenturas derivadas del morbo por las inyecciones, de alguna manera nos hermana. Recibí temprano su llamada notificándome que ya estaba en la Ciudad de México alojado en el Hotel Imperial, el cual ocupa un edificio muy bello de esos llamados “de época” situado en el Paseo de la Reforma, justo enfrente de la Glorieta Colón.

Al término de mi jornada de trabajo ya que mi oficina está muy cerca del lugar, no se me dificultó acudir a la cita. A las 19:30 horas entré al suntuoso lobby y me dirigí al restaurante Gaudi, donde inmediatamente vi que el comensal situado en una de las primeras mesas se puso de pie y llamó mi atención diciendo: seguro que eres Carlónimo. ¡Simón! ¡Carlónimo! ¡Qué gusto! Y sellamos el encuentro con un prolongado y estruendoso abrazo.

Simón es de buena estatura, complexión entre mediana y robusta, más no gordo. Sus modales son finos, propios de quien ha recibido una buena educación. Es agradable, comunicativo, dicharachero, de franca sonrisa. Su fisonomía me agradó de inmediato y creo no haberle causado una impresión contraria pues enseguida establecimos una excelente comunicación que fue el mejor aderezo de la cena, ésta última frugal por elección de ambos. Hablamos de nuestros respectivos países, de nuestro continente, de nuestro trabajo, los negocios y las finanzas. Finalmente, entrando al tema de intimidad que nos compenetra, Simón me reveló que desde muy pequeño siente una gran pasión por las inyecciones, siendo una preferencia difícil de comunicar y de compartir con las demás personas, de manera que la reservó para sí hasta que nos encontró a la querida Anna y a mí en este blog.

Por mi parte le compartí el razonamiento de que hay millones de personas que “padecemos” la misma debilidad y, sin embargo, evitamos romper el tabú y ver a las intramusculares como una alternativa no vergonzosa sino normal del juego erótico. Ese es justamente el punto, comentó Simón, y quiero iniciar el rompimiento conjuntamente con mis amigos del ámbito erótico, por eso te invité a reunirnos y a que tu mismo me inyectes, lo cual representa para mí la materialización de un caro deseo que me inquieta desde que inicié mi participación en la página, cuando yo era todavía “Lector Empedernido” y tú “Anónimo” si no me equivoco. Los dos reímos y nos pusimos de pie para dirigirnos a la habitación de mi amigo, donde tomamos del frigobar una botellita de vino tinto que yo degusté mientras Simón se daba un duchazo.

Con la mirada puesta en la ventana por la que se podía ver la estatua del Descubridor de América señalando la ruta de las Indias, oí la voz de Simón a mi espalda que me decía: Carlónimo, disculparás el atrevimiento pero esto de las inyecciones tiene para mí un significado tan erótico que quiero disfrutar al máximo la que tú me vas a aplicar. Así acostumbro ponerme cuando Silvia me inyecta. Me percaté que yacía desnudo y vuelto boca abajo sobre la cama. No obstante que su cuerpo en general responde al patrón masculino, sus nalgas son amplias, torneadas y poco velludas, lo que podría hacerlas más estimulantes para un observador del sexo masculino. A mí me impactaron, me parecieron bastante estéticas. Aproximándome, tomé de la mesa la jeringa y la ampolleta y sentándome en la poltrona empecé a preparar lo necesario para inyectar al amigo, quien me manifestaba su deleite y el nerviosismo que sentía. Cuando terminé de expulsar las burbujitas de la jeringa y la pastosa sustancia color verde jade estaba lista para su aplicación, miré de nuevo a mi paciente ¡Qué terrible impesión! Temblaba de pies a cabeza y las nalgas se le sacudían como gelatina agitada. Le pregunté: ¿Qué pasa Simón, te sientes mal? Pero él no podía ni hablar, se cubría la cabeza con ambos brazos, sólo gemía y susurraba, mientras su cuerpo entero parecía bailar al ritmo de samba ¡Así no te puedo inyectar, parece que tienes el llamado mal de San Vito!

Simón rodó sobre la cama quedando boca arriba con el pene totalmente erecto y chorreante de semen, pero la temblorina no cesaba. Entonces dejé la jeringa en el buró, fui a cerrar la ventana, induje que se sentara y le di algunas palmaditas en la epalda diciendo: ¡Vamos, que no es para tanto! Se que estas ampolletas son dolorosas pero veo que te alteras como si se tratara de una letal, no exageres por favor. Respiró profundamente, permaneció un rato cabisbajo y me dijo ¡Ya Carlónimo, ya me dejo, me dejo, pero tenme paciencia!

Poco a poco se fue tranquilizando hasta que la temblorina dejó de ser tan notoria. Tenía las manos y los pies helados. Por fin giró el cuerpo y me ofreció de nuevo el trasero, en el que le apliqué algunas palmaditas tranquilizantes, cosa que pareció surtir buen efecto porque finalmente quedó inmóvil y expectante. No hice mas que tomar la jeringa y tentalearle el gluteo para encontrar el sitio más conveniente para el pinchazo, que de nuevo se agitó diciendo ¡espera, por favor espera, pues siento que me viene un calambre! Y poniéndose de pie alzó la pierna izquierda sujetándose del armario.

Viendo que era cuestión de paciencia me senté en la poltrona y estuve observando sus erráticos movimientos: Brincaba sobre un pie, se daba fuertes palmadas en la frente, en las piernas y en las nalgas y finalmente cayó hecho un ovillo dando fuertes gritos de dolor con la pierna semi estirada, como engarrotada. Fui a auxiliarlo, lo hice girar boca arriba y tomándole la pierna acalambrada le mantuve el pie fuertemente flexionado, hasta que la molestia fue cediendo y tornó la calma. Le ayudé a levantarse y a acostarse en la cama donde se colocó de nuevo boca abajo diciendo: ¡Ya Carlónimo, estoy listo, me dejo, me dejo! Volví a tomar la jeringa, seleccioné el lugar y cuando sintió el alcohol empezó nuevamente a temblar.

No resistí más, tomé vuelo y le soné varias estruendosas nalgadas en ambos glúteos, de hombre a hombre, con todas mis fuerzas, hasta que la mano se me puso bien colorada. Simón no rehuyó el castigo, lo soportó estoicamente y me dijo: ¡Ahora sí me dejo, pero por favor ya no me pegues! Por tercera vez elegí el punto de punción y sin más le clavé la aguja pero esta trompicó bruscamente pues Simón apretó las nalgas con fuerza y empezó de nuevo a temblar. Ya cansado le dije: no puedo dar marcha atrás, no te muevas porque vas a romper la aguja y tendremos que buscar a un médico. Te aguantas, ahí te va el pinchazo. Y con fuerza hice entrar el resto de la aguja mientras él daba fuertes gritos y mamporros sobre la cabecera haciendo un escándalo fenomenal.

Cuando empezó a sentir la ardiente sustancia que penetraba su sensible carne, cambió de actitud, se quedó muy quieto, dejó de gritar, pero empezó a llorar con amargura como lo hacen los niños cuando ya no encuentran escapatoria y se resignan a padecer la inyección. Moqueaba, balbuceaba, sollozaba y decía, perdóname Carlónimo me he portado muy mal, perdóname pero ha sido inevitable. Por fin le extraje la aguja y le brotó un hilillo de sangre que le estuve limpiando pacientemente con el algodón, mientras él seguía sollozando y diciendo: Yo se que tú me comprendes, es que tal vez por la emoción me activaste algunas vivencias ocultas de la niñez y no las pude controlar. Sea lo que fuere ahí estaba mi amigo Simón muy lastimado, lo ayudé a vestirse y ya con el pijama se metió en la cama. Yo me despedí diciendo: no te podré aplicar las otras dos inyecciones, te sugiero descansar y que Silvia te las ponga cuando estés de nuevo en tu casa. Dos días después nos reunimos para comer y platicamos largamente. Luego lo llevé al aeropuerto donde tomó el avión, muy impaciente de llegar donde Silvia, abrazarla, contarle sus penurias e intercambiar deliciosos pinchazos con ella.

Simón -

Querido Carlónimo:

Gracias por eximirme de relatar yo mismo el episodio, sabes que mi orgullo no soportaría la herida. Pero debo decirte que me alegra saber a traves de tí que mi amada Silvia puede tener algo de alivio mientras no estoy en casa. Por mi parte, confieso que el relato me excitó; hasta el final no me di cuenta (o no quise darme cuenta) de quien era la protagonista y aun soñando que era otra me sentí atrapado y con ganas de pinchar una cola y de que me pinchen la mía. Si encuentras por ahí alguien que quiera hacerme el favor de ponerme las ampollas de reconstituyente (las que eran tan dolorosas que me había recetado mi doctora personal, recuerdas?)o quizá seas tú mismo quien quiera ayudar ya que mi viaje de trabajo ha sido a México. No quiero dejar pasar la dosis que me corresponde porque Silvia está particularmente interesada en que me las ponga ya que dice que me han hecho bien y que me ponen en un estado tal vigor que cuesta seguirme el ritmo. Pero cuando vuelva a casa lo necesitaré porque ambos estaremos tan necesitados que nada será suficiente.

Carlónimo -

Mi clienta favorita

Esa chica me encendió desde que la conocí, recuerdo que llevaba puesto un pantalón negro ajustado y una blusa blanca delgadita, entallada. Entró a la farmacia y me pidió dos ampolletas de reconstituyentes con sus respectivas jeringas. Cuando salió, mi reacción refleja fue admirarle las nalgas pues las tiene redonditas, erguidas, muy bien formadas. Me pregunté si ella sería la receptora de los piquetes y el pene se me puso tieso como una tranca. Esa tarde seguí pensando en ella y fue tan intensa la calentura que la desnudé mentalmente y me corrí una sensacional puñeta. Sólo así pude descansar un poco. Pero siguió frecuentando el negocio para adquirir en turno: jeringas, ampolletas, alcohol, algodón y supositorios. De inmediato intuí que en esa atractiva mujer había algo más que una simple necesidad de medicación y no me equivoqué en el diagnóstico.

Poco a poco establecí una incipiente comunicación con ella. Empecé por ofrecerle algunas ofertas, recomendarle productos e inquirir si éstos le habían gustado. Respecto a unas vitaminas que le vendí me dijo que eran buenas pero que le habían dolido demasiado, con lo cual confirmé que ella había sido la inyectada. Entonces le comenté en tono muy profesional, que la molestia se abate realizando la punción a 2.5 centímetros de la cresta ilíaca con un ángulo no menor de 35 ni mayor de 38 grados y evitando mediante intervalos de flujo, que la entrada del líquido se interrumpa. Me miró con suspicacia pero luego pareció reconocer mi sapiencia. Entonces, buscando preparar el terreno, le dije que para cuando lo requiriese, en la compra de las ampolletas la farmacia ofrecía gratuitamente la aplicación, ya fuera en el propio establecimiento, o bien a domicilio.

Siguió adquiriendo conmigo las medicinas lo cual no es de extrañar pues ofrecemos muy buenos precios. Un día la vi llegar modelando un pequeñísimo short blanco, realmente atractivo que le resaltaba el encantador trasero y traslucía el contorno de una brevísima panty rayana en tanga. Se paseó campantemente por el establecimiento buscando unas panty medias mientras lucía la sensualísima vestimenta y luego se acercó para solicitarme la consabida dotación de ampolletas, pero esta vez me indicó que posiblemente aprovecharía la oferta de que se las aplicaran a domicilio, para lo cual me telefonearía más tarde. Sin embargo, no habló ese día y como yo me encontraba bien caliente pensando en el opíparo festín que tendría, tuve que recurrir de nuevo a la puñeta para tranquilizarme.

Llegó al día siguiente para comprar un desodorante y le comenté que me había quedado esperando su llamada. Ella respondió: perdón, no fue necesario, mi esposo me inyectó ayer, yo te aviso cuando lo requiera. Dio vuelta y se retiró caminando garbosamente, ofreciendo una sensual panorámica de su atractivo trasero enfundado con un jeans ajustadito que delataba el suave bamboleo, así como la exuberancia de sus nalgas. De nuevo me excité contemplando aquel impresionante monumento.

Dos días después su llamada me tomó por sorpresa y me hizo trastabillar la lengua al contestarle: “sssii, cóomo no señora a las 6 estoy en su casa ¿es la misma ampolleta que se llevó el otro día? De acuerdo, llevaré la jeringa adecuada”. Y a la hora convenida entraba yo al acogedor departamento donde la dama me esperaba luciendo un vaporoso vestido blanco, cortito, como ella siempre los modela. Muy seria, sin peámbulos, me hizo pasar directamente a la alcoba donde pude apreciar el buen gusto que tiene para la decoración de su casa. El mobiliario, de corte modernista, era transparente y en tono acerado. Pendían del techo dos soberbias lámparas circulares de cristales también acerados, caprichosamente ensamblados sobre unas superficies cóncavas que producían espectaculares destellos muy suaves.

Bajo esa inusual irradiación, se alzó resueltamente el vestido permitiéndome disfrutar del colosal espectáculo de sus piernas y de sus nalgas completas. Los muslos, llenos y redondos, los deliciosos cachetes extensos muy blancos, esponjados, de una tersura extraordinaria. Con la pequeña panty replegada hasta las rodillas se acostó y se acomodó cuidadosamente sobre un pomposo edredón de seda blanco que producía fulgores fosforescentes. No pude apreciar ningún otro detalle ambiental. Su hermoso culo me hipnotizó y me puso en erección plena. Con una actitud excesivamente desdeñosa, la dama respingaba sus elásticos glúteos como exigiéndome acelerar el proceso. Me sentí nervioso, yo quería seguir admirando aquellas estupendas formas, pero ella no parecía resistir la espera, infiero que las inyecciones le producen una inquietud incontrolable. Cuando le apliqué el hisopo dio un breve saltito, la nalga se le contrajo y sus labios emitieron una sensualísima queja: ¡despacito m’hijo, despacito! Los glúteos parecían esponjarse muy erguidos, profusos, como invitándome a penetrarlos, al menos con la vista. El delicioso nudito rectal se le distendió deseoso de ser estimulado.

Respondiendo a la evidente inquietud de la dama, inserté la hiriente hipodérmica, con lo que el atemorizado glúteo se onduló sutilmente e hizo que ella resoplara, tirara de su cabello y me suplicara ¡lastimame, pero sólo lo necesario, por favor…lo necesario! Vi como el flujo de la ardiente sustancia la hacía temblar de pies a cabeza. Aquellas encantadoras nalguitas se estremecían rítmicamente, al final las contrajo manteniéndolas enjutas hasta que se le humedecieron las piernas. Cuando extraje la aguja ella me pidió que le masajeara cuidadosamente el sitio de la aplicación, así que me senté a su lado y me di gusto friccionando y presionando la mullida y blanca superficie que había pinchado, mientras ella resoplaba ansiosamente sin que yo pudiera interpretar sus sentimientos y sus expectativas, hasta que me hizo la espectacular pregunta: ¿te calientan las inyecciones?...a mí me excitan demasiado.

En eso sonó el teléfono. Despreocupadamente, sin cambiar de posición pero respingando coquetamente el culo para que se lo siguiera frotando, tomó el inalámbrico del buró, lo llevó a su oreja y exclamó: Sí soy yo…Silvia ¿Eres tú mi vida? Estoy bien ¿ya bajaste del avión? No olvides inyectarte querido Simón, a mí me va a inyectar la tía Gudelia.

Simón -

Alejandra:
Coincido con carlónimo. Cuéntanos tus experiencias. Qué han tenido de tan terrible para que les tengas tanto temor?

Carlónimo -

Alejandra, me alegra que te hayas animado a escribir en esta página donde sabemos del dolor de las inyecciones pero lo compensamos con el erotismo que despiertan. Al ver que te acercas y que probablemente has leído algunos de los relatos, supongo que las inyecciones te duelen pero también te gustan, así que estamos abiertos a que nos compartas alguna experiencia.

alejandra -

hola soy alejandra y me dan pavor las inyecciones que puedo aser para olvidar eso me puede mandar 1 comentario a mi E-mail.
grasias.

Simón -

Querido Carlónimo:
Te agradezco el comentario. Quedas en libertad de ayudar a Silvia a vivir otra experiencia extrahogareña. Pero por favor, no me pidas aún que lo haga yo. Te recuerdo que la frase es "me halaga pensar que otros la desean....", no "que otros la disfrutan". Una cosa es decirlo y otra es hacerlo; de todos modos reconóceme el esfuerzo que estoy haciendo. Necesito algo de aliento al respecto. Aunque no lo parezca, he sido criado de una manera muy tradicional y no es fácil cambiar los hábitos.
Por otra parte, Anna y Carlónimo, no me dejen afuera de esos encuentros que mantienen en las tapas y que alimentan el contenido de este blog.

Carlónimo -

Muy bien Simón, el coito anal con la sensualísima Silvia ¡delicioso! ¿Ahora comprendes por qué la arrebaté momentáneamente de tus brazos? Fue algo que tú capitalizaste. Me emocionó oirte decir: “Me halaga, incluso, pensar que muchos la desean y ella disfruta conmigo y me hace disfrutar”. Las escenitas de celos y las actitudes dictatoriales sólo llevan al fracaso de la pareja. Espero que le permitas tener un nuevo acto de libertad cuando lo requiera. Me encantaría presenciarlo.

Querida Anna, cómo no recordar el venturoso día del que me hablas, cuando aceptaste mi atrevida invitación y nos reunimos en las tapas, donde pude confirmar que vivía en el error de haberte imaginado menos bella de lo que eres. Aquella tarde afortunada en que, sentado frente de ti me embebí contemplando tus ojos, la expresión tierna e inteligente de tu rostro, esos labios por demás expresivos, seductores, tus finos y delicados modales, tu risa incomparable. El delgado vestido entallado delataba la perfección de tus formas, cuyo recuerdo me subyuga y me impulsa a seguir escribiendo.

Anna -

Querido Carlónimo:

Gracias por plasmar en este blog y por medio de tu relato lo que que conté sobre las historias del doctor Alcantara. La verdad es que si tuve esa vivencia fuerte con él, pero lo superé y ahora en cierta forma le agradezco que me haya enseñado a descubrir mis zonas erógenas y a disfrutarlas. Como te comenté en aquella ocasión en la que estuvimos conversando muy animádamente en las tapas, afortunadamente ese día llegó mi padre, de no ser así no se que hubiese hecho.

Realmente lo has contado muy bien y lo haces mejor que yo Carlónimo. ¡Muchas gracias!

Querido Simón:

Gracias por contarnos tus experiencias con Silvia, vaya que lo están disfrutando y me da gusto. Me ha encantado este relato ¡Enhorabuena! Me ha gustado el masaje y todo lo implicó el tratamiento que prescribió el médico.

Simón -

Queridos Carlónimo y Anna:

Excelso relato como siempre. Les agradezco a ambos; a Carlónimo por relatar tan magníficamente la historia de Anna con la que muchos podemos sentirnos identificados y a Anna por permitir que Carlónimo lo haga. Sin duda son fuertes los recuerdos, todos pasamos por el temor a que el doctor nos pnchara y finalmente por el dolor con el pinchazo efectivo, pero no por la terrible experiencia del abuso al que Alcántara te sometió. Confío en que tu fortaleza te ha ayudado a superar aquel momento.
Acabo de terminar de escribir el relato de lo que continuó a aquella consulta que tuvo Silvia con el Dr. González, recuerdan?
Ahí va.....
Tardamos un rato en reponernos y nos dimos juntos una hermosa ducha. Mientras Silvia fue a la cocina a comenzar a preparar algo de comer yo me ocupé de poner orden en el “consultorio”.
Cuando entré a la cocina la encontré contra la mesada rallando zanahoria para la ensalada. Me acerqué por detrás y la abracé. Mientras le besaba el cuello, cosa que se que le encanta, me dijo: “El doctor me indicó varios tratamientos. Debo colocarme unas inyecciones; él mismo me puso las dos primeras. La verdad es que tengo las nalgas bastante doloridas”
“Quizá te sirva un masaje” le dije mientras le aflojaba el cierre del pantalón como para que mis manos pudieran deslizarse dentro de ellos y por debajo de la bombacha. Permaneció quieta, a la expectativa. Mis manos amasaban insistentemente la maravillosa cola de mi mujer mientras ella tiraba la cabeza hacia atrás demostrando que le gustaba. En el momento que pasé una mano hacia adelante y traté de alcanzar su clítoris, sintiéndose provocada, apostó a más.
“También me mandó a poner supositorios y una crema desinflamante en el ano. Podrías hacerme el favor?, yo sola no puedo”
Yo estaba nuevamente que volaba. Ahora le bajé completamente la ropa y la ayudé a sacársela por los pies. Volví a colocarla contra la mesada empujando con suavidad su torso para indicarle que se inclinara sobre ella. Recordé las cosas que mi amigo Carlónimo me había contado en confidencia acerca de los gustos de Silvia y me arrodillé detrás de ella. Manteniéndole las nalgas lo más separadas que podía comencé a lamerle la raja y el ano. Deslizaba la lengua lentamente hasta que al rato le pregunté “¿Está bien colocada así la cremita desinflamante?”
“Sí, mi amor, justo así dijo el doctor. Continúa que me haces mucho bien” La notaba casi delirando de placer. A veces me pregunto cómo tenemos tanta tolerancia. Acabamos de salir de una y ya estamos nuevamente en otra. Pero me resulta inevitable. Nunca sentí tanta atracción por una mujer y por eso comprendo lo que le sucede a Carlónimo con ella. Me halaga, incluso, pensar que muchos la desean y ella disfruta conmigo y me hace disfrutar.
Ya me había puesto el pijama, por lo que solamente debí tirar hacia abajo para liberar mi pene de su cárcel. Manteniendo aún bien separadas las cachas de Silvia coloqué la punta en su entrada trasera y di un pequeño empujón. Ella colaboró con la entrada como ya tantas veces habíamos hecho. “Cariño, acá va el supositorio que el dr. te indicó” “Por favor, necesito que te quedes dentro hasta que se disuelva, como hizo él”.
Nos movíamos lentamente para prolongar el momento pero finalmente, no pudimos más. Cuando noté que ella llegaba, me dejé llevar y obtuvimos el segundo round de la noche. Quedamos los dos tendidos a medias sobre la mesada y luego de un rato pudimos separarnos. Recompusimos nuestra ropa y Silvia volvió a sorprenderme con un rapto de su sabida creatividad.
“las inyecciones me las tengo que poner por una infección. EL Dr. dice que puedes estar contagiado, así que te tocan a ti también. Mañana paso por la farmacia, las compro y comienzo a ponértelas”
De manera instintiva me llevé las dos manos a los glúteos anticipando los deliciosos piquetes. Se rió cuando me vio hacerlo “No te preocupes, son menos dolorosas que el reconstituyente que te mandó tu doctora” y continuamos juntos la preparación de la cena.

Crlónimo -

Las nalguitas de la niña Anna

Cuando niña, cómo le gustaba al Dr. Alcántara, nuestro médico familiar, inyectarme. Mucho sufrí sus terribles piquetes y ¡vamos! que de vez en cuando de un supositorio no me escapaba. Al recordar mi físico, yo era piernuda con el culito muy bien respingado, comprendo por qué desde los 10 años el facultativo me tomó por su cuenta. Las visitas eran mensuales y sin previo aviso, de manera que estando en la escuela o jugando en la casa, de pronto me entraba la terrible preocupación al pensar: “no ha venido, hace tiempo que no lo veo” y ¡pácatelas! ese mismo día o el siguiente ahí estaba el rechoncho y calvo señor con su traje formal ya sea el de color azul marino o el verde olivo, cargando su pesado maletín y saludando estruendosamente ¡Hola! ¿cómo va la salud en casa?

Al oír su estentórea voz sentía como un martillazo en la cabeza, el corazón se me aceleraba, tenía deseos de abrir la puerta y salir corriendo, pero imposible que pudiera hacerlo. En realidad mis padres y hasta yo misma lo queríamos bien pues a todos nos había arrebatado alguna vez de las garras de la enfermedad y sus diagnósticos eran por lo general acertados. Lo malo, al menos para mí, es que le encantaba recetar inyecciones y aplicarlas él mismo. Varias veces embrolló a mis padres en largos tratamientos a base de piquetes que les hacían renegar de la sapiencia y la bonhomía del susodicho médico, pero lo sobrellevaban porque le tenían bastante afecto y era como de la familia. Así que cuando a mí me venía la tos, una gripa, recargamiento estomacal, o simplemente porque el doctor decía: esta niña está débil, le vendría bien un refuerzo, o cualquier otra voz de alarma, de inmediato mis padres le respondían: Como usted diga doctor y ¡zas! a picarme el culo con agujas, cánulas y supositorios.

Invariablemente diagnosticaba, recetaba y, de inmediato me aplicaba la primera ampolleta. Recuerdo que siempre se sentaba en la cama o en una silla, me ponía su mano izquierda en el vientre, la derecha en la espalda y con ellas inducía que me acostara sobre sus piernas. Ya en esa posición, tal vez aprovechando que me encontraba imposibilitada de ver lo que hacía, sacaba del maletín la jeringa y la cargaba con la ampolleta, mientras platicaba con mi madre, explicándole lo que me iba a hacer, asegurándole siempre que la inyección en cuestión no era dolorosa. Luego me alzaba la faldita y me bajaba totalmente la panty. Esas experiencias que yo no había querido platicarles por considerarlas poco gratas, pero que Carlónimo, con la facilidad que tiene de entrometerse en la intimidad de las personas me ha hecho revivir y comentar, son en parte execrables y en parte supremas.

La verdad es que no se puede gozar el erotismo en presencia de la propia madre y es por eso que no puedo ponderar como gratos aquellos hechos. Pero también es innegable que fueron para mí los primeros estímulos sexuales concientes. Tal vez sin quererlo el doctor Alcántara fue quien me permitió identificar las zonas erógenas de mi cuerpo. Aún recuerdo sus dedos tentaleando sin recato y, para mí con evidente calentura, mis respingados glúteos, con lo cual me hacía sentir que el encanto de éstos podía desatar el instinto primario de los hombres. Pero además, me enseñó a identificar los primeros estremecimientos del propio deseo sexual.

Siempre que me inyectaron de pequeña las agujas me lastimaron horriblemente, las sentía enormes, frías, profundísimas, desgarradoras, inhumanas, un verdadero instrumento de tortura. Pero en el tiempo que les estoy refiriendo, mi ánimo ya recogía: por una parte, las emociones infantiles que me ponían al borde, no del grito sino del alarido; y por otra, el orgullo y la vanidad femeninas que me hacían cerrar los ojos, apretar los dientes, los puños, y soportar estoicamente el martirio, para buscar en los recovecos de mi cerebro los brotes de ese inigualable placer sádico-masoquista que encierran las inyecciones y que a los 10 años ya se me manifestaba claramente. Con la nalguita sangrante, desgarrada por el implacable piquete, padeciendo el terrible ardor de la viscosa sustancia que invadía mis delicadas entrañas, sabiéndome no sólo contemplada sino deseada por aquel calenturiento médico, ante la pasividad de mi madre que parecía no darse cuenta del abuso y de la brutal intrusión que aquel hombre estaba cometiendo, aprendí desde pequeña a sufrir y a gozar los terribles jeringazos, que desde entonces se enquistaron en mi cerebro, como ingrediente de mi erotismo.

Estando ya cerca de los doce años, no obstante que mi cuerpo se parecía más al de una mujer que al de una niña, el doctor Alcántara seguía poniéndome en sus piernas, manipulando libremente mi ropa y tentaleando sin pudor todo mi cuerpo. Recuerdo aquella mañana que mi madre no estaba. Se presentó el terrible médico y aprovechando que me encontraba sola, me inyectó como de costumbre, luego me introdujo un supositorio que más parecía desodorante, me metió los dedos y después la lengua en el recto. Yo permanecía muy quieta, aterrada pero vigorosamente estimulada, sin saber qué decir, cómo reaccionar, hasta que empezó a manosearme la vagina y a buscarme los senos. No obstante la placentera sensación que me invadía, comprendí que aquello no podía ser y empecé a forcejear con él. Entonces me sujetó, me dio un par de violentas nalgadas que me hicieron gritar de dolor y, si no es porque en ese momento llegó mi madre, estoy segura que me hubiera violado. Aún después del frustrado intento de poseerme, Alcántara me mantuvo acostada sobre sus piernas y le decía a mi madre que me iba a aplicar una pomadita para la irritación que tenía en las nalgas y que no era más que el resultado de los bestiales manotazos que me había propinado. Preferí no contradecirlo pues me encontraba invadida de miedo, sabiendo que aquel hombre, descontrolado como estaba, era capaz de agredirnos a las dos y de abusar de ambas, pues era evidente que a mi madre también la deseaba.

Providencialmente en ese momento llegó mi padre y esa fue la última vez que el referido Alcántara estuvo en nuestra casa.

Anna -

Querido Simón:

Teneís razón parece que ahora los médicos son más conscientes, a mi cuando niña no me pinchaban muy seguido pero si el médico de la familia lo recetaba, entonces no había de otra opción. A mi madre le daba manía por los supositorios más que por las inyecciones, porque cada vez que tenía temperatura me quería poner uno, hasta que me hice grande y eso se solucionó con comprimidos.

Pero ya ves, Carlónimo ha revivido las experiencias con el doctor Alcatara recetandome todo tipo de cosas, con las que el que más sufria era mi pobre culo.

Simón -

Querida Anna:

Creo que todos hemos pasado por la terrible experiencia de las inyecciones cuando niños. Me parece que ahora los pediatras son más concientes de lo traumáticas que resulotan para los pequeños y las evitan dentro de lo posible. Quiza sea el intenso efecto que han tenido en nosotros temprana edad lo que nos lleva ahora a tener una fijación con ellas.... no sé, sólo pienso en voz alta, que de lo psicológico no entiendo nada de nada. En mi caso, mi madre creía que no me curaría de nada si no era con pinchazos en el culo por lo que siempre le pedía al doctor de la familia (la verdad que no me acuerdo el apellido)que los recetara. Y el muy cabrón para no escucharla taladrarle los oídos, lo hacía. Recuerdo que mi mamá llamaba rapidito al enfermero del barrio, un tipo alto y flacucho que más parecía un muerto que hubiera necesitado las medicinas que quien venía a ponerlas. El lugar oficial de la ceremonia de aplicación era la cama de mis padres, donde me acostaban boca abajo con el culo desnudo a esperar el agujazo (que coincidencia, es como Silvia suele ponermelas ahora)que siempre era doloroso y aterrorizante. Más valía no hacer escándalo porque si no, además, cobrabas un buen chirlo. Cuando terminaba la tortura, sólo quedaba esperar la próxima alegrándose de que quedaba una menos. La única que se compadecía de mi dolor y comprendía mi desolación era mi abuela. No servía demasiado porque aunque algunas veces hubiera discutido con mi mamá sobre la manía de hacerme pinchar, no era la que decidía sobre mi salud. La buena de la abuela se limitaba a besarme el cachetito pinchado y acariciarlo suavemente mientras repetía "sana, sana, colita de rana. Si no sana hoy, sanará mañana"

Anna -

Querido Carlónimo;

Cuando he leido tu relato "Andrés" no había caído en cuenta hasta ahora ya he vuelto a leerlo y fue cuando recordé al Dr. Alcantara y recordé cómo le gustaba recertame inyecciones cuando niña y lo mucho que sufria yo con sus aplicaciones, sin embargo teneís razón en que en el momento en que Daniel me tenía sobre sus piernas me hizo recordar al doctor y sus terribles inyecciones y vamos... que de vez en cuando de un supositorio no me escapaba.

Simón -

Querida Anna:

Te agradezco tus apreciaciones. Sí creo que estamos en plena armonía y no sólo en el plano sexual. Ambos hicimos, como contó Carlónimo, pruebas fuera de casa y nos volvimos a elegir. Será cuestión de aguzar el ingenio y no dejar que decaiga la pasión y nos gane el aburrimiento.
Es cuestión de estar atentos a las señales del otro. Anónimo, en su momento, me ayudó a reflexionar al respecto cuando me dijo que quizá Silvia no estaba disfrutando tanto de cómo eran las cosas (y se lo agradezco, donde esté)y creo que he ido modificando mi manera de llegar a ella según sus necesidades.
Definitivamente, sí el amor nos hace pensar en el bienestar del otro.

Anna -

"La miré con amor; estaba absolutamente feliz de poder darle a mi mujer tanto placer."

Querido Simón:

La frase me hizo pensar en el amor verdadero entre hombre y mujer y en la reciprocidad en una relación sexual.

No siempre, cuando se ama intensamente a una persona, se lleva a cabo la reciprocidad sexual y pensé en la importancia que tiene esto. Puedes amar intensamente a tu pareja y esto te lleva a querer brindarle mucho placer sexual, y también puedes amar a tu pareja y creer que le brindas el mismo placer sexual que sientes tu. O que las mismas cosas que te dan placer a ti, le dan placer a tu pareja.

Me enterneció leer a un hombre que busca su placer sexual pero que también disfruta dandole mucho placer a su mujer. Si la mujer corresponde en igual manera, entonces hay una relación en equilibrio.

Creo que mujeres como Silvia son muy afortunadas en el plano sexual y no dudo que Silvia es muy afortunada en los demás aspectos.

Simón -

Querida Anna:
Por favor, cuentame tus reflexiones acerca de mi frase final. No pensé que tuviera tanta importancia, sólo lo siento. Tu mirada del tema quizá me ayude a comprender más el alma femenina.

Anna -

¡Jolines! ¡Todo esto ha sido extraordinario!

Querido Carlónimo:

Maravilloso relato. Me ha dado gusto que la tal Lulú no haya quedado satisfecha con Daniel y que él no haya podido satisfacerla, pero no le deseaba tal humillación ante Lulú. Pero a ver si asi aprende a valorar lo que tiene y no buscar por otro lado. Por otro lado me encantó el coito con Andrés, su delicadeza y todo lo que hizo para lograr que yo tuviese un placer inmenso. Me has hecho reir cuando escribiste que Daniel y yo seguiamos saliendo: "al café, a las tapas..." Jajaja.

Andrés me ha gustado mucho, creo que la relación con Daniel corre peligro, tendría que ser mas creativo para suplir "otras cosas".

Me ha encantado, Carlónimo, ¡muchas gracias! Como siempre, eres encantador y tu también tienes una pluma magistral y cada relato es una prueba de ello.

Querido Simón:

¡Qué relato nos has dejado! Verdaderamente Carlónimo no se equivocó cuando dijo que tenías una pluma magistral, este relato ha sido magnífico, has sido muy creativo y has estado explorando nuevas facetas en la relación con Silvia, y esto los ha llevado a disfrutarlo mucho.

Lo que más llamó mi atención fue tu frase final: "La miré con amor; estaba absolutamente feliz de poder darle a mi mujer tanto placer." Esta frase me ha dejado pensando y sobretodo reflexionando......

Sobre lo que mencionaste que no debo de desaparecer de esta página, tienes toda la razón, sólo que no lo hago por gusto, ultimamente he estado muy liada y aprovecho para comentarles a los dos que quizá me desaparezca de esta página por un tiempo pero tengan la seguridad de que volveré cuanto antes, y todavía no llega ese momento.

¡FELICIDADES chicos! Os estáis convirtiendo en unos verdaderos maestros de este tipo de escritura. Y os agradezco a ambos el tiempo que le dedican y lo mucho que me hacen disfrutar.

Simón -

A las 19.30 en punto sonó el timbre de la puerta. La recibí dándole la mano
“Qué tal, Sra. Gómez? Buenas tardes”
Me miró divertida. Estaba en el impecable guardapolvo que ya había utilizado pero debajo estaba completamente desnudo.
También ella me estrechó la mano, ansiosa.
“Por favor, pase al consultorio” y la conduje hasta el comedor. Cuando miró dentro se le iluminó la cara. Había sacado las sillas y colocando una sábana blanquísima sobre la mesa la transformé en una improvisada camilla. Me excitaba el cambio de escenario, salir del dormitorio le daría a la historia más verosimilitud.
“Querida, por favor, quítese toda la ropa y siéntese en la camilla”
“¿Toda la ropa, doctor?”
“Sí, le haré un examen completo. Así que tarde o temprano deberá sacarse todo. Ganemos tiempo que aún debo ver otros pacientes” Le dije severamente.
“Sí, doctor”. Tímidamente comenzó a desvestirse bajo mi atenta supervisión. Se sentó en el borde de la mesa, algo encogida como tratando de esconder su intimidad.
“Comencemos por ver cómo andan esos pulmones que tanto trabajo nos han dado últimamente” y comencé a auscultarla evitando explícitamente rozar sus pechos. Me daba cuenta que ella esperaba ese contacto por lo que la notaba algo fastidiada. Pero yo les tenía reservada otra atención.
Cuando consideré que era suficiente dejé el estetoscopio en la mesa auxiliar que había preparado con todo lo que usaría en aquella consulta y le indiqué que se tendiera de espaldas en la camilla.
“Haremos el examen de mamas, Sra. Gomez. Cierre los ojos y relájese.” Comencé a palpar con la yema de los dedos delicadamente de a uno los pechos de mi amada. Progresivamente fui haciendo más intenso el contacto hasta transformarlo en un masaje profundo pero a la vez suave pues no quiero lastimarla. Cada tanto interrumpía el amasado para rozar suavemente los pezones, tomarlos entre los dedos índice y pulgar y estirarlos cuidadosamente. En varias oportunidades Silvia no pudo evitar arquear la cintura acompañando las caricias.
Súbitamente detuve el masaje diciendo “Por aquí todo en orden. Pero al contacto parece Ud. algo afiebrada. Vamos a controlar su temperatura. Por favor, cola arriba” Silenciosamente obedeció la orden, la escuché suspirar. Separé sus nalguitas y coloqué en profundidad el termómetro debidamente lubricado.
“Ay, doctor. El termómetro me duele un poco”
“No debería. Seguramente deben estar algo inflamadas las hemorroides. ¿Ha hecho algún desarreglo en las comidas?”
“No, doctor. Le aseguro que no”
“Bien, ya nos ocuparemos de eso”. Mientras esperaba que el termómetro hiciera el registro le palmeaba suavemente las nalgas.
“Ajá. Efectivamente tiene fiebre. Ya veremos que la produce. Por el momento atenderemos la inflamación de su recto. Para eso le recetaré unos supositorios y una crema para la zona externa. Pondremos el primero ahora, así va calmando la molestia. Por favor, sepárese los cachetes”
Con ambas manos separó todo lo que pudo las nalgas. Maravillosa la vista!. No estaba tomando yo su culito, ella me lo entregaba ardiente. Abrí, muy lentamente para perpetuar la espectáculo y aumentar su deseo, el envoltorio del supositorio de glicerina y lo enfilé a la entrada. Se estremeció con el primer contacto; le indiqué respirar hondo y comencé la introducción, también lenta. Acompañé todo el trayecto con mi dedo mayor y lo dejé dentro señalándole que debía asegurarme de que comenzara a actuar. Noté que cuando percibió que mi dedo empezaba a salir apretó los músculos rectales para evitarlo. Sonreí al notar su necesidad pero decidí que sería mejor que el placer llegara despacio.
“Bien, acuéstese nuevamente boca arriba, acérquese al borde de la camilla con los talones pegados a la cola. Vamos a hacer el examen pélvico. ¿Alguna molestia ahí?”
Mientras tomaba posición respondió: “Quizá algo de irritación, Dr.”
“Veamos”, mientras emulando un examen externo toqueteaba su vulva y su clítoris. Sabía que esto la elevaría a un grado de excitación increíble. Ya jadeaba audiblemente, yo no estaba mucho menos excitado que ella pero quería ir despacio para que ambos disfrutáramos todas las sensaciones.
“Es verdad. Está muy irritada. Debemos ver qué lo provoca. Voy a colocarle el espéculo, puede molestarle un poquito porque usaré uno grande; debo ver bien adentro. Por favor, respire hondo, hooooooonnnnnnnndooooooooooo……….”mientras introducía mi miembro en su hambrienta vagina. Acompañó desesperada el movimiento. Fuimos moviéndonos al unísono hasta casi alcanzar el orgasmo. Cuando sentí que se acercaba, retiré mi pene de su interior. Se semilevantó, apoyándose en los codos y preguntó “¿Qué hace, doctor?” Le palmeé cariñosamente el flanco al tiempo que decía “Calma, todo llega. Todo a su tiempo”. Se dejó caer decepcionada. Pero de ninguna manera esto había terminado.
“Querida, ¿Dónde se ha metido? ¿con quiénes habrá estado?. Lo que Ud. tiene es una infección. Debería darle unas buenas nalgadas para que aprenda a cuidarse.”
“Por favor, doctor, no me castigue” dijo nuevamente metida en la historia, “fue un impulso, no pude evitarlo”
“Mire, me agarra en un buen día. Que no se repita porque si no la pondré sobre mis rodillas y les daré una paliza en la cola que no va a poder sentarse cómodamente por días. ¿Ha comprendido?”
“Sí, doctor, se lo prometo”
“Vamos al tratamiento. Se dará cuenta de que necesita antibióticos. Y en función de que la infección es bastante importante, deben ser administrados por vía intramuscular. Además le daré unas vitaminas para fortalecer su sistema inmune. Vuelva a colocarse boca abajo, la voy a inyectar”
Haciendo pucheros, pero volteándose según lo indicado, decía “Doctor, las últimas inyecciones que me dio eran terribles, casi no podía soportarlas”. Su fingido mohín de temor me causó gracia, pero mantuve la línea. “Querida, entiendo que las anteriores eran verdaderamente dolorosas pero fueron necesarias. Estas no son así. No voy a engañarla, no es que son indoloras pero se soportan bien. Vaya aflojándose mientras preparo las jeringas”.
En esta oportunidad utilizaría disolvente para inyectables, había escuchado que molestaba un poco pero nada que ver con lo que había tenido que ponerle con anterioridad. Además, era totalmente inocuo.
Le pasé el alcohol por el cachete izquierdo y le di dos palmaditas suaves mientras le decía “vamos con la vitamina”. Le pinché el glúteo, ella inspiró hondo esperando lo peor pero fue evidente que no hubo mucho dolor porque pudo permanecer relajada. “muy bien, querida. Lo hizo muy bien. Vamos con el antibiótico.” Tranquila por la experiencia de la primera inyección estaba relajada. En este caso le di una palmada más intensa, casi una nalgada y noté que el músculo estaba como un flan. Clavé la aguja casi sin resistencia y señalé “Le va a doler un poquito más, pero mantenga la colita floja”. Lo que le iba a poner era exactamente lo mismo pero un poco de ansiedad anticipatoria no le vendría mal a la situación.
Luego de clavar la aguja en el mullido cachete y comenzar a inocular el líquido le pregunté “¿Le duele mucho?”
“un poco, doctor. Pero Ud. es muy delicado. Continúe tranquilo” Casi cuando ya estaba terminando preguntó “¿Cuántas inyecciones deberé colocarme, doctor?”
Saqué la aguja de la blanca carne, di un pequeño masaje y le indiqué volver a ponerse en posición ginecológica pues para decidirlo quería volver a dar un vistazo para constatar la severidad de la infección. No se hizo rogar y a la velocidad del rayo estaba posicionada. Toqué la entrada de su vagina y noté que estaba empapada. De un solo movimiento volví a entrar en ella hasta el fondo y al poco de comenzar a movernos alcanzamos un enorme orgasmo. Ella estaba casi en éxtasis y las oleadas de satisfacción se sucedían interminablemente. La miré con amor; estaba absolutamente feliz de poder darle a mi mujer tanto placer.


Simón -

Carlónimo:
Quizá tengas razón en lo que dices de mi "defensa" de Daniel. Tal vez me sobreidentifiqué con él y, sin querer parecer presumido, como nunca me sucedió algo similiar me dio un poco de vértigo.
Respecto de lo de Silvia, no dudes que les mostraré los hechos como si estuvieran participando de los mismos. Nada les ocultaré pues los siento casi cómplices de mi obtención de placer. Veremos cómo le va a Silvia con el Dr. Gonzalez; cuando me reponga de las emociones que seguramente obtendré, les contaré.

Carlónimo -

Simón, por la forma en que “defiendes” a Daniel, estoy seguro que te diría: “No me defiendas compadre” Yo dejaría que Anna decida. No hay que olvidar que ella estratégicamente lo dejó probar el culo de su rival. Daniel probó igual que Lulú pero no resultaron compatibles, eso es todo. Aparentemente la relación Anna Daniel si funciona. El verdadero problema es Andrés, tercero en discordia a quien Anna sigue deseando, pero estoy seguro que ella sabrá decidir hasta qué punto lo aprovecha. Por otra parte, ya deseo ver los deliciosos encantos íntimos de Silvia, espero que no tengas objeción en mostrármelos.

Simón -

No!......Mi solidaridad para con el pobre Daniel. Lo que le ha sucedido es verdaderamente terrible. Tampoco es justo para la pobre Anna que vuelva con ella por haber fracasado con otra; encima ella ha vivido la extraordinaria experiencia de sentirse plenamente satisfecha y ni quiero pensar el resultado de las comparaciones. Recuerda, querida Anna, que las comparaciones son odiosas y siempre alguien sale herido. Quizá estoy haciendo una defensa corporativa de hombres, pero es lo que me sale.
Coincido contigo, Carlónimo, en lo polémico de la exploración rectal; incluso relaté mis propias reservas al respecto. Sin embargo, debo decir que ha sido sorprendentemente placentero y que vamos a incluirlo en el repertorio de juegos amorosos que practicamos con Silvia.
Y a propósito de Silvia, esta mañana me ví envuelto en una súbita subida de excitación. Deseaba estar con ella y en vistas de que no era posible, al menos por el momento, decidí iniciar el jueguito e ir preparando el terreno. Jugando a ser mi propia secretaria le envié un mensaje de texto: "SRA. GOMEZ, RECUERDE QUE MAÑANA TIENE CITA CON EL DR. GONZALEZ A LAS 19.30". Mientras llega el momento voy pensando de qué manera sorprenderla y pienso en cómo va pensando ella qué sorpresas le tendré preparadas. Por lo pronto aceptó el juego porque cuando llegó a casa me dijo que menos mal que la secretaria del Dr. González le había recordado que tenía cita mañana porque casi lo había olvidado.

Carlónimo -

Estimado Simón.

Tus dos relatos me dejaron buenas fijaciones. En el primero me encantó la escena de Edith apoyada en el lavabo para recibir la dolorosa inyección. Yo no he narrado ninguna aplicación con la paciente puesta de pie y confieso que me gustó. En el segundo la escena de exploración rectal es estimulante, aunque no deja de despertar polémica. Te agradezco que nos compartas tus buenas vivencias. Querida Anna, te entrego el desenlace de tu selección.

Tentaciones

No puedo decir que Daniel se embobara contemplando a Lulú pero no perdía ocasión de mirarle las nalgas. Ella seguía provocándolo. Andrés, el marido de Lulú, intuía lo que pasaba pero lejos de preocuparle lo aprovechaba para dirigirse a mí. La situación me ponía cada vez más nerviosa pero no era del todo desagradable, confieso que me gustaba. Decidí ser audaz Si Daniel sucumbía prendado del trasero de Lulú, yo me “consolaría” entregándome al guapo y atlético marido de ella, a quien tenía muy bien dispuesto. Así que fingí no darme cuenta del romance que se fraguaba.

Y en efecto fraguó. Una mañana, después de examinar y de inyectar a Lulú, Daniel no pudo resistir ya más la terrible excitación que le producían aquellas sensuales nalgas. Al extraer la aguja, escuchando los lamentos de la paciente, le besó el vacilante glúteo horadado y, como ella no le respondiera más que con un profundo suspiro, ya sin escrúpulo alguno se extasió acariciando a dos manos aquellas extensas, cálidas, tersas, mullidas, redondas y seductoras cachas. Abombando sensualmente el culo Lulú se incorporó lentamente, los dos se abrazaron y se besaron, acordando ir a un hotel esa misma noche.

Cuando Andrés me vio entrar en la clínica intuyó de inmediato lo que pasaba. No se qué me vio pero adivinó que yo le sugería entregarnos y actuó en consecuencia invitándome a la disco ya que a los dos nos encanta el baile. Sentados uno frente al otro escuchando música, degustando la copa, platicamos un rato. Luego me tomó la mano y fuimos al baile. Es un experto, nunca pensé que tuviera tanta facilidad. Es elástico, extraordinariamente rítmico, creativo, me contagió su alegría, su entusiasmo. Perdí el miedo, me olvidé de todo, de quién era yo y de quién era él, de Daniel, de Lulú, de todo… Emulando su risa, su contento, imitando sus pasos, nos entregamos a una fiesta interior y exterior que nos envolvió por varias horas, hasta que no pude más, realmente cansada le pedí sentarnos. Él siguió moviéndose, compartiéndome su risa, su alegría: la de estar ahí, la de estar conmigo, la de saber que me ama, la de saber que su compañía me fascina. Yo miraba su rostro, su amplia espalda, sus poderosos brazos, su breve cintura, sus musculosas piernas, sus varoniles nalgas… No se cómo fue, ni creo que él lo sepa, a poco nos encontrábamos en un hotel.

El voluptuoso cuerpo de Lulú se había develado completo. Aventados sobre la poltrona quedaron a la sazón: la falda, la blusa, el sostén, la brevísima panty. Con la ropa aventada en el suelo Daniel conservaba tan sólo su pequeña trusa replegada, por encima de la cual se erguía un pene bien erecto, triunfante, destinado a penetrar a la muy atractiva amante. Tumbados frente a frente, él besaba con desesperación las abultadas tetas, mamaba en turno los rojos, brillantes y erguidos pezones, acariciaba las extensas nalgas, los redondos muslos, haciendo que ella temblara, gimiera, se convulsionara, frotara con arrebato el tieso pene y las henchidas pelotas de su pareja.

Andrés recibió con beneplácito mi petición de que empezáramos con el tratamiento y me llevé una gran sorpresa cuando, después de preparar la jeringa y sin que yo se lo sugiriese, se sentó sobre la cama y me pidió que me acostara sobre sus piernas ¡qué delicia! Ni siquiera me dejó que yo me desvistiera. Fue sumamente original haciendo lo que ningún otro muchacho me había hecho. Levantó él mismo mi breve faldita y me bajó ligeramente la panty ¡ojo: dije ligeramente! Contra lo que yo esperaba, no se apresuró para desvestirme, sino que prefirió ofrecerse a sí mismo una visión paulatina de mi cuerpo ¡no saben cómo me calentó eso! Creo que la presencia de la panty cubriendo un poco más de la mitad de mis glúteos fue para el un poderoso fetiche que le hizo disfrutar aún más el momento. Y confieso que ese pequeño detalle a mí también me calentó en exceso. Ni Germán, ni Fernando, ni Daniel habían sido tan “respetuosos”.

Andrés, a pesar de tenerme ya en el hotel prefirió darme un trato mitad íntimo (al ponerme sobre sus piernas) y mitad formal (al desnudarme tan sólo lo necesario). Antes de pincharme comentó que ese momento, en la forma exacta que lo estábamos viviendo, era su más excelsa fantasía desde que me conoció. Dijo que no sabía por qué la idea de tenerme sobre sus piernas lo excitaba terriblemente. Luego, como leyendo mis pensamientos más íntimos, como si hubiera conocido perfectamente mi morbosa inclinación hacia las inyecciones, agregó: ¡espero que tengas un delicioso dolor, mi vida! Así que por primera vez los instantes anteriores al pinchazo no fueron de temor, sino de un mayor deseo. Si lo que hace gozar en buena medida es el sufrimiento de la inyección es explicable que ya quisiera sentirlo y llenarme de él. Se me hizo eterno el tiempo que tomó la frotación con el alcohol pues deseaba sentir la puntita de la hipodérmica desgarrando mi piel. Por eso grité: ¡clávala, clávala ya por favor querido Andrés! Y créanme que sentí el cruel rasgón como una suculenta caricia. Además, tanto me concentré en el piquete que pude apreciar cómo la puntita de la aguja iniciaba la brecha para que pudiera entrar el grueso tubo por el que correría la ardiente sustancia ¡Nunca antes, ni con Yesenia, se me había revelado tan pausadamente el delicioso embate de la hipodérmica!

Daniel había ascendido con gran éxito el primer escalafón de su singular encuentro pues tenía a Lulú en un estado de incontrolada lujuria al grado que, separándose de él se fue a colocar de perrito rogándole que ya la penetrara. Con el extenso culo de la joven dramáticamente empinado y entregado, Daniel se complacía y se regodeaba de haberla conquistado. Contemplaba y manoseaba aquellos elásticos glúteos fuertemente dilatados por la exigente posición en que se encontraban y disfrutaba visualmente la sensualísima raja trasera con el palpitante montículo rectal dispuesto y, poco más abajo los enrojecidos labios vaginales barnizados por la abundante secreción, prestos a engullir su tolete. A él le pareció que la penetración resultaba todavía precipitada pues no quería concluir tan rápido, pero ella no le daba alternativa pues gritaba una y otra vez con gran desesperación: ¡ya métemela, métemela, te lo ruego, métemela ya por favor! Entonces le acercó el glande y lo empujó suavemente sintiendo que entraba su pene completo sin causar a Lulú mayor cosa pues ésta seguía gritando: ¡métemela completa, toda, toda, mi vida! Pero él ya no tenía más cosa qué meterle y se concretó a darle violentos llegues que hacían chocar sus testículos contra las mullidas nalgas de la joven, la cual seguía gritando: ¡Dame más Daniel, mi vida, por favor, dame más, máaasss! Entonces Daniel pensó en mí, evocando en particular mi reducida y elástica vagina que ya había probado, perfectamente ajustadita a su pene. Se sintió por demás angustiado y el pene se le aflojó súbitamente.

Habiéndome clavado la aguja completa Andrés me dijo: quiero que percibas la entrada del ardiente líquido y que la mentalices como nunca lo has hecho. Por favor avísame cuando quieras que empuje el émbolo y lo voy a presionar por pequeños flujos para que sientas la entrada de cada uno de los chisguetes en tu deliciosa colita. Me preparé balanceando un poco el trasero y le pedí: ahora Andrés, aplícame un poquito de líquido. Entonces pude percibir cómo ingresó un breve chorrito causándome un ardor creciente ¿Lo sientes? preguntó Andrés. Yo estaba emocionada: ¡sí! Le dije, perfectamente y me arde, pero inyéctame un poco más. Y sentí una segunda aplicacioncita ¡Qué rico! Esté método me resultó aún más placentero que el de Yesenia y me prolongó deliciosamente la inyección sobre las piernas de mi encantador amante. Cuando terminó de aplicarme el medicamento yo estaba que reventaba de excitación.

Entonces vino el segundo estímulo que fue sensacional. Me separó las nalguitas y me introdujo con suavidad el supositorio, luego me indicó que me pusiera de perrito para hacerlo entrar a profundidad. Imaginé de inmediato lo que pretendía hacer y no me opuse, pero al ver el tamaño de su pene me estremecí y no pude dejar de gritar: ¡Andrés, tienes un pito gigantesco, creo que no lo voy a soportar por el recto! El me dijo muy tranquilo: no te inquietes preciosa, sólo te voy a meter la parte que te resulte placentera. Así que me punteó con el glande y sentí su tiesa y cálida barra que se introducía separándome suavemente los glúteos. Le dije: ¡Espera, Andrés, hazlo despacito, así, despacito! Pero la verdad me causaba tanto placer que yo quería engullir todo su pene completo. No obstante, sentí un intenso dolor que me hizo gritar. Él comprendió muy bien que yo había llegado al límite de mi capacidad y dejó de empujar, permitiéndome tan sólo asimilar el estímulo sin acrecentarlo. No me penetró más ni me talló el esfínter, me hizo disfrutar la parcial penetración que me había infligido. Yo no quería que me lo sacara, le decía ¡así, déjame sentir el grosor de tu pito, querido Andrés, déjame sentirlo! Estuvimos pegados un buen rato, yo apretaba el culo mientras él acariciaba con suavidad mis piernas, mi espalda y mis glúteos.

Lulú sufrió un serio colapso y gritó furiosa ¡no me dejes así pinche Daniel, dame más por favor que ya no aguanto! Haciendo un enorme esfuerzo mental Daniel pudo recomponer en alguna medida su triste imagen logrando que el pene se le irguiera de nuevo. Viendo los enormes cachetes de Lulú, sabiendo que ese culo que tanto había deseado estaba rendido y a su entera disposición, reaccionó friccionando a su amante con entusiasmo hasta que logró tener una buena eyaculación. Pero ella no había logrado el orgasmo y aunque gritó: ¡más, cógeme, tállame más, te lo suplico! Daniel se sintió rendido y quedó inmóvil. Terminó extrayéndole el pene entre murmullos, dejándola materialmente varada en el camino.

Andrés me extrajo el pene del recto y sentí que me daba un delicioso puyazo en la vagina. Gemí en forma aguda y prolongada. A esas alturas no podía identificar cuál era el mayor placer que mi amante me había dado. Estaba mentalmente enajenada por el delicioso método con que me inyectó. Sentía la vía rectal enteramente satisfecha pues nunca antes me habían cogido por ese delicado reducto en forma tan magistral. Y ahora Andrés me penetraba vaginalmente hasta el fondo con su descomunal tolete. Me sentía perfectamente servida, satisfecha ¡plena! Empecé a gritar como nunca lo había hecho, absolutamente desinhibida pidiéndole que me perforara, que me reventara. Por el tamaño de aquel monstruoso pene, sentí que los ojos se me salían de las cuencas. Pero seguía gritando: ¡más, más, tállame más! Hasta que los dos reventamos y explotamos a borbollones. El corazón me latió como si tuviera un micrófono integrado en el pecho. Llorosa de alegría, temblorosa, abracé con desesperación a mi singular amante, agradeciéndole todo el placer que me había prodigado.

Esa misma noche, al llegar a su casa, Lulú buscó los acogedores brazos de su esposo quien tuvo que apagar los fuegos que Daniel, su frustrado amante, le había dejado encendidos. Con el enorme pene alojado en su insaciable panocha, gritó llena de euforia y disfrutó un sensacional orgasmo, prometiendo fijar la atención en su marido, cuyo sin igual instrumento le venía como anillo al dedo.

Después de esa experiencia Daniel ha regresado a mí y se desvive por atenderme “estamos saliendo al café, a las tapas, al teatro, al cine y mis nalgas son el único centro de su atención” Alojados en el hotel, tras haberme inyectado me tiene en sus brazos penetrada mientras acaricia mis piernas, mis nalgas y mis pezones. Yo disfruto el delicioso estímulo sintiéndome amada y deseada. A él se la ha revertido la tentación que tenía por el culo de Lulú. Pero yo no puedo dejar de pensar en Andrés quien no ha parado de buscarme. Lo deseo mucho y me devano los sesos pensando si estará bien que lo vea de nuevo.

Simón -

Perdón, estoy con los nombres...... Quise decir Carlónimo

Simón -

Querida Anna:
Me alegra mucho que te hayan gustado los relatos. Pero debo solicitar que no estés "ausente unos días" porque la retroalimentación se extraña y como ya has visto, además, inspira.
Ese encuentro con la cretividad de Silvia me ha motivado a otro, cuyo relato estoy elaborando; denme algo de tiempo porque tengo que encontrar la forma más adecuada para transmitir tanto placer.
Manténganse en contacto.
Anónimo,ahora que ya sabes la opción de Anna, por favor, no nos hagas esperar demasiado.

Anna -

!Hombre!, que a penas me ausento unos días y me encuentro con muchas sorpresas. No se a quien dirigiele las primeras palabras, pero creo que comenzaré por orden de hechos.

Querido Simón:

El primer relato me ha gustado, ha sido una buena oportunidad la de inyectar a Esther y ha servido para tener una experiencia inolvidable con Silvia. El segundo relato ha sido extraordinario, Silvia ha tenido muy buenas ideas y se puede ver que tu lo has disfrutado, me da gusto que confies en tu novia y que le permitas "explorar" otras cosas, no todos los hombres son así, cosa que me disgusta un poco porque a las mujeres nos gusta tanto como a ustedes ese tipo de "exploración". ¿Ya ves como si tienes una pluma virtuosa? Gracias por deleitarnos con tus ideas y tus relatos y por compartir con nosotros tus experiencias.


Querido Carlónimo:

Vamos.. que ésto se está poniendo interesante. ¿Cúando se les quitará a los hombres eso de poner interés en otras mujeres, cuando a la que tienen no le sobra nada? Pero soy de la idea de dejar que el hombre viva otras expeciencias siempre y cuando no lo haga descaradamente; me siga amando, respetando y deseando; y además que yo me pueda hacer de la vista gorda, si falta alguno de estos requisitos entonces me olvido de todo. Por lo tanto elijo la opción "c".

Saludos chicos y felicidades por ser tan buenos para los relatos.

Simón -

A las 18.30 no aguanté más y me fui a casa. He dejado cosas sin terminar y seguramente me valdrá quedarme hasta tarde mañana. Seguí sus instrucciones a rajatabla: me encontraría dispuesto a recibir el tratamiento. Me desnudé, me dí una ducha y me tendí boca abajo en la cama, desnudo como estaba, a esperar la llegada de la “doctora”. Conforme pasaba el tiempo me iba poniendo más ansioso, hasta que finalmente, a las 19.30 en punto, escuché la puerta de calle. Entró en la habitación de manera informal y cuando vio el panorama rápidamente cambió de postura y tono de voz. Creo que con la actitud de total entrega de mis nalgas logré sorprenderla.
“Ah, bien! No esperaba verlo “tan” dispuesto”.
“Perdón, Dra. Si la posición no es correcta, por favor…” me cortó en seco.
“No, González, está muy bien. Ya que está en esa posición empecemos por las intramusculares y luego seguiremos con el resto del examen” (las?, más de una?, qué resto del examen?).
Comencé a ponerme algo más nervioso pero sentí dos nalgadas y ella diciendo “Así me gusta, bien flojito así duele menos” Terminó de preparar las jeringas y se acercó a mí por detrás. “Vamos a empezar con la vitamina de siempre; luego le pondré un tratamiento de reconstitución celular que traje especialmente para Ud. de Suiza. Es un aceite puro altamente destilado extraído del fruto de un arbusto que crece en los Alpes. Ya verá que bien le hace” Lo de aceite puro me intranquilizó; nada aceitoso penetrando en mis nalgas sería agradable. Pero ahí estaba, entregado a ella. No llevaba registro de que hubiera quedado ninguna ampolla de las vitaminas, pero rápidamente me di cuenta que así era cuando reconocí el familiar dolor. Lo toleré relativamente bien y cuando sentí felicidad porque se había terminado caí en la cuenta de que lo que venía podía ser peor. Ella me masajeaba el cachete inyectado cuando decidí preguntar si la nueva medicación me dolería. “Bueno, Ud. es el primer paciente al que yo personalmente se la aplico pero no voy a mentirle; el laboratorio que la fabrica advierte que la inyección duele bastante. Haremos la experiencia. Ud. ya sabe lo que tiene que hacer: aflojar la cola y quedarse quietito”. Imaginen si iba a poder aflojar la cola luego de aquella declaración. Antes de que pudiera reaccionar sentí como la aguja penetraba en mi glúteo milímetro a milímetro, la muy sádica me la estaba haciendo entrar lentamente. “Bueno, vamos a empezar la penetración del líquido. Lento… Despacito…… flojito… Flojito…“ Mejor no les cuento lo que dolió el bendito aceitito de los Alpes Suizos, que encima me debe haber salido carísimo!. Cuando terminó sacó la aguja tan lenta y dolorosamente como la había introducido. Yo estaba transpirando y respiraba agitado pero ni se imaginan la calentura que tenía.
“Sr. González, descanse un ratito, repóngase, mientras voy a buscar lo necesario para el resto del examen” permanecí quieto porque todo movimiento era una tortura en mis nalgas.
Cuando volvió intenté darme vuelta pero me lo impidió. “He visto en sus registros que nunca le han hecho un examen prostático. A su edad es importante porque el cáncer de próstata es muy habitual y hay que prevenir”. Casi me muero. Pensaba hurgar en mi culo! Hacía un tiempo que habíamos comenzado a disfrutar de las delicias del sexo anal, pero siempre soy yo el que la penetra a ella y de más está decir lo delicado que soy al respecto. Pero ahora me encontraba en el otro extremo. No quería decirle que no porque cuando yo quise hacerlo ella no me lo negó a pesar del temor que le producía, pero al mismo tiempo la perspectiva me parecía horrorosa.
“Separe un poco las piernas, por favor” mientras se calzaba un par de guantes de látex. “Antes del examen debo asegurarme de que la zona esté adecuadamente limpia para lo que le administraré un pequeño enema” Si no hubiera estado acostado me hubiera caído de la sorpresa, pero tomé coraje y decidí entregarme completamente a sus deseos. Sabía que no me haría daño ni sobrepasaría los límites de lo que fuera capaz de soportar. Sentí un dedo húmedo en la entrada lubricándome, penetró un poco e instintivamente contraje el esfínter.
“No, no, no. Afloje la cola. Relájese” Y al tiempo que sonriendo me acarició la cara dijo “le puedo asegurar que no le va a disgustar” El gesto de familiaridad fue el guiño que faltaba para que deseara más que nada en el mundo que hiciera conmigo lo que quisiera.
Sentí como comenzaba a entrar la cánula, lenta y profundamente. Enseguida empezó a entrar líquido, estaba tibio y no fue tan desagradable como esperaba… hasta que comencé a sentir ganas de evacuarlo. Cuando el líquido terminó de entrar ella sacó la cánula y me dijo “diez minutitos adentro serán suficientes. Apriete bien las nalgas para que el líquido no salga” El problema era que apretar la cola me producía dolor, no olviden que las tenía bien pinchadas y realmente me costó un gran esfuerzo. Ella se sentó sobre mis piernas y comenzó un lento masaje de espalda. Terrible! Doble tortura porque el masaje me relajaba pero no podía relajarme porque no podía dejar salir el líquido. Cuando creí que ya no podría aguantar y haría un soberano desastre en nuestra cama, Silvia me dijo que me levantara lentamente que me acompañaría al baño a evacuar. Me levanté no tan lentamente porque estaba desesperado y fui caminando al baño con ella detrás sosteniéndome los cachetes apretados. Me dejó evacuar en privado, creo que eliminé hasta la primera mamadera, me bañé nuevamente y volví al cuarto. Dios mío! La encontré desnuda, solamente con guantes de látex, esperándome. Me abalancé a abrazarla, ya no daba más. Pero ella me separó con firmeza “Aún no hemos terminado el examen, Sr. González. Tiéndase en la misma posición en la que estaba, por favor.” Se arrodilló a mi izquierda en la cama, apoyó la mano izquierda sobre la parte baja de mi espalda, casi rozando el nacimiento de las nalgas y apuntó el dedo mayor de la derecha directamente a mi ano. Jugó largo rato en la entrada y logró que le rogara que entrara. Comenzó a penetrarme y fue supremo. Lo indescriptible fue cuando alcanzó la próstata. Es verdad que ya venía con un grado altísimo de excitación, pero el masaje en la próstata me hizo explotar en el orgasmo más largo y copioso de mi vida.
Cuando logré reponerme y mientras ella me acariciaba tiernamente el cabello tendida al lado mío le dije “Doctora, qué efectividad sus tratamientos!. Puede pincharme todo lo que desee y la recomendaré a todo el mundo. No, mejor no. Creo que es mejor que practique mucho conmigo”

Carlónimo -

Muy buen relato Simón, veo con agrado que aceptas el sentido de este singular intercambio, conforme al cual nada es imposible ¿Ya ves cómo sí eres capaz de disfrutar de otros culitos? En cuanto a tu pregunta prefiero no imaginar ni inducir nada y esperar la deliciosa experiencia que nos compartirás respecto a la sensualísima Silvia.

Querida Anna, llegamos a un nuevo momento de decisión. Daniel indudablemente te ama y sabe que con ninguna otra mujer alcanzará mayor placer que contigo, pues está conciente de todas tus virtudes: no sólo de tu belleza física, sino indudablemente del talento, la personalidad, y de esa forma de ser tan cariñosa y espontánea que tienes y que tanto te agracia. Pero has notado que él mantiene una fijación con respecto a las nalgas de Lulú, que se ha quedado con el antojo de que sean suyas alguna vez y eso te preocupa demasiado. Después de pensar muy bien las cosas, llegas a la conclusión de que hay una forma de liberarlo de semejante antojo y es: dejar que lo satisfaga. Pero no estás segura de poder tolerar la aventura sin sentirte burlada. Para compensar ese desequilibrio, ves la posibilidad de acceder por única vez a las pretensiones de Andrés (el marido de Lulú, quien es otro Andrés distinto del Andrés marido de Edith). Él no ha podido disimular la calentura que le provocas y, de hecho, tú también lo deseas. De manera que debes decidir si:

a) Terminas con Daniel y te olvidas tanto de él como de Andrés.
b) Estrechas la vigilancia sobre Daniel para que no tenga ocasión de ver y de calentarse con Lulú.
c) Consientes sagazmente que Daniel pueda gozar una sesión de intimidad con Lulú y simultáneamente aceptas tener una cita con Andrés.

Espero tu decisión.

Simón -

Queridos Anna y Carlónimo:

Debo reconocer que su estímulo obró positivamente en mi inspiración. Pero quizá sea lo que me sucedió a la mañana lo que más influyó.
Esta mañana, mientras estaba sacando algunas fotocopias a documentos en la oficina, se me acercó Edith. En voz muy baja me dijo: “Tengo que ponerme unas hormonas y hoy saldré muy tarde de aquí. Para cuando llegue a casa la farmacia ya estará cerrada y Andrés tiene guardia toda la noche. ¿Me harías el favor?” Me quedé de una pieza; avanzaba nuevamente y yo no estaba seguro de querer seguirle la corriente. Las cosas con Silvia están muy bien y no quiero embarrarla, pero tampoco me quiero perder la oportunidad de pinchar un culito. La llamé a mi oficina donde, por mi cargo gerencial, tengo un baño privado pequeño pero cómodo. La hice pasar allí y mientras yo preparaba la jeringa ella se iba bajando la ropa. Se apoyó en la pileta y yo me senté sobre la tapa del inodoro, quedando a una altura ideal. Su culo a la altura de mi cara….. Limpié una porción de nalga y antes de que le clavara la aguja la escuché decir: “Despacito, que duelen…” “No te preocupes, seré lo más delicado que pueda” Y la pinché. Esa parte no pareció molestarle demasiado pero al hacer entrar el medicamento se quejó “AY! Dios mío! Como duele…” “Tranquila, ya terminamos” Le masajeé cariñosamente la cola pinchada y ella se dio vuelta de golpe, agarrándome el bulto que ya se insinuaba. Haciendo acopio de toda mi fuerza de voluntad la separé de mí y le dije “No Edith, no está bien que le hagamos esto a Andrés, a quien sabes que aprecio”. Lo había conocido en algunas reuniones que la empresa organizaba para el personal y me parecía una buena persona (Ya se, no todo lo que reluce es oro, pero todavía me siento culpable por lo de la otra vez). Además deseaba intentar mantenerme fiel a Silvia y reservar para ella toda mi calentura. Y era mucha. Me moría de ganas de pinchar una cola o de que me la pincharan a mi. Cuando Edith salió de mi oficina, con una sonrisa tímida, mandé un mensaje de texto a Silvia: DRA. GOMEZ, NO ME ENCUENTRO BIEN. NECESITO TRATAMIENTO. A los pocos minutos recibo su respuesta: A LAS 19.30 LO QUIERO EN MI CONSULTORIO (léase, nuestro dormitorio) DISPUESTO A RECIBIRLO.
Luego les cuento. Pero no se cómo voy a aguantar la ansiedad hasta las 19.30.
¿Qué se imaginan que me tiene preparado?

Simón -

Queridos Carlónimo y Anna:
Les agradezco la gentileza de elogiar mi pluma, pero confieso que luego de leer a Carlónimo ni por asomo siento que sea virtuosa. Por otra parte, no he estado muy inspirado en este último tiempo; de hecho nos hemos avocado con Silvia a juegos más convencionales. De paso les cuento que el tratamiento de alergia se interrumpió porque no encontré mejoría alguna, así que estoy privado de los placeres intramusculares y ya me están agarrando algo de ganas de recibir algunos pinchazos de manos de Silvia o vaya a saber si de algún otro.

Anna -

¡Magnífico! Carlónimo este nuevo relato "Andrés" me ha gustado mucho, creo que indudablemente he disfrutado más la aplicación del supositorio de manos de Daniel que si hubiese sido por parte de Andrés, ya que Daniel se ha delietado con el "proceso" y me ha hecho disfrutarlo, además de que me ha gustado la posición que ha elegido para la aplicación.

Ojala que no se termine pronto el tratamiento, te agradezco que me incluyas en tus relatos y tus palabras, además de que me pareces un excelente escritor, muy creativo y como persona me pareces fascinante. Por otro lado les he ido tomando cariño a ti y a Simón y comparto tu deseo de que Simón nos deleite con otra vez con una "muestra de su virtuosa pluma"

Carlónimo -

Gracias Simón y espero que pronto tengamos otra muestra de tu virtuosa pluma. Un abrazo

Simón -

Qué detalle el de no querer irritarme! te lo agradezco. Sin embargo, habría que ver si tu confusión no es porque Edith no estuviera también calmando conmigo algunas insatisfechas fantasías que no podía llevar a cabo con su pareja. De todos modos tu relato es supremo, como siempre.

Carlónimo -

Perdón a todos, ahora sí me cubrí de gloria. Yo que no quería irritar más a Simón y he puesto a su amante Edith como esposa de Andrés, en lugar de Lulú que es a quien deseaba referirme ¡Vaya ensalada! Ustedes disculparán. Querida Anna, espero que al menos tú me sigas favoreciendo con tu amable comprensión. Te digo nuevamente que me resultas una mujer por demás encantadora.

Carlónimo -

Andrés

Querida Anna, te comento que Daniel siguió muy interesado en ti, te lo hizo saber y sentir continuamente. Después de lo ocurrido estuvo atendiendo personalmente tu tratamiento. Te sentiste fascinada por la forma en que te inyectó. Sin embargo, Edith siguió utilizando todos sus recursos y artimañas para llamar la atención de él y también consiguió que la siguiera inyectando. Un día llegaste al consultorio y ella estaba de nuevo tendida sobre la cama con el vestidito blanco, de por sí muy rabón totalmente alzado y una mini panty replegada hasta las piernas. Tiene unas nalgas excelentes, muy apetitosas. No pudiste controlar tu morbo por las inyecciones y te quedaste admirándola en el preciso instante que la hipodérmica desgarraba sus elásticas fibras haciéndola temblar, retorcer el culo y emitir sensuales lamentos, al grado que sentiste cierta excitación, no por ella, sino por la formidable escena que ninguna persona proclive a los piquetes podría dejar de disfrutar.

La entrada del denso líquido fue todavía más excitante pues Edith gritaba vencida por el insoportable dolor, mientras su castigado glúteo se crispaba y temblaba. Apretó fuertemente las mandíbulas y los puños, tiró con fuerza de su cabello, golpeó repetidamente el camastro y terminó llorando con verdadera consternación. Retirada la aguja siguió sollozando y enjugando sus lágrimas, mientras decía: ¡me dolió demasiado doctor, estas inyecciones son insoportables, no voy a aguantar una más! Daniel sonreía y le masajeaba el dolorido glúteo explicándole que ya llevaba cinco y que sólo faltaban tres para concluir el tratamiento. En ese momento te dominó el malestar, saliste del consultorio y fuiste a recepción para pedir que fuera algún paramédico quien te aplicara el tratamiento del día, pues querías castigar de alguna manera a Daniel.

Tres minutos después llegó un muchacho alto, fornido, moreno claro, de barba cerrada, ojos penetrantes, bastante guapo, que te llevó a uno de los cubículos para atenderte y que te miraba con acentuado interés. Cuando le explicaste que se trataba de una intramuscular y de paso un supositorio, le brillaron ostensiblemente los ojos. A pesar de lo impactante de aquella inesperada situación, te pareció providencial que te tocara un joven como él pues era tan atractivo que seguramente provocaría los celos de Daniel, así que entablaste comunicación y le preguntaste su nombre, a lo cual repuso que se llamaba Andrés y que le resultaba muy placentero poderte atender. De hecho nunca antes habías sentido una mirada tan perspicaz en algún hombre que se dispusiera a inyectarte por primera vez. Habías sentido la excesiva formalidad de Germán, la timidez de Fernando y la relativa turbación de Daniel. Pero cuando Andrés quedó de frente a ti con la imponente jeringa ya cargada parecía desnudarte con la mirada.

Ese día ibas preparada para que te inyectara Daniel pues esa era la expectativa que tenías y no la de ofrecerle a otro hombre el culo. Te desabrochaste el pantalón pero no podías deslizarlo hacia abajo. Por más que contoneabas la cadera y empujabas con tus pulgares el extremo superior de la prenda, ésta se resistía a bajar. El te dijo: no te preocupes yo te ayudo. Y rodeándote por detrás cogió el cierre delantero de tu pantalón que se encontraba a medio camino y terminó de bajarlo. Al sentir sus dedos sobre tu pubis te estremeciste y reaccionaste parando violentamente el culo, el cual fue a chocar con la entrepierna de él haciéndote sentir la dureza de su pene. Los dos saltaron apartándose uno del otro, volteaste a verlo pero él esquivó tu mirada, dio un paso atrás y se disculpó muy apenado. El corazón te palpitaba violentamente.

Estando algo molesta dejaste a la vista tan sólo un pequeño tramo de tu atractivo glúteo izquierdo y te acostaste con mucha frialdad deseando que aquella singular entrevista no se prolongara demasiado. Él entendió muy bien tu reacción y sin preámbulos desinfectó la zona y te clavó de golpe la aguja haciéndote emitir un leve murmullo involuntario. El líquido te ardió bastante pero reprimiste las quejas por haber sobradamente comprobado que el atractivo enfermero se encontraba muy excitado. A pesar de ello, disfrutaste el postrer ardor de la sustancia, recreando el fugaz contacto que tus nalgas habían tenido con ese duro pene que te pareció ser bastante grueso y largo. Sentiste cierta humedad en la vagina.

En cuanto Andrés te extrajo la aguja te pusiste de pie y te vestiste. Él no se atrevió a decir que faltaba la aplicación del supositorio y tú no le diste ninguna explicación al respecto. Era muy grata la atención que te brindaba pero no la consentiste porque cualquier avance postrer los hubiera llevado a los dos al éxtasis. Así que le agradeciste el servicio y saliste del cubículo para ir a reunirte con Daniel quien te recibió con mucho cariño reiterando su inmenso amor por ti. Te dijo igualmente que si el motivo de tu molestia era ver que él atendía profesionalmente a Edith, dejaría inmediatamente de hacerlo. Cuando le contaste que Andrés te había inyectado se quedó por un momento frío, inmóvil, ensimismado, pero reaccionó favorablemente al saber que no le habías permitido que te aplicara el supositorio.

Entonces se sentó sobre una pequeña silla auxiliar, te tomó cariñosamente de la cintura, desabrochó tu pantalón, lo deslizó igual que la pequeña panty hacia abajo y con mucho cariño te acostó por primera vez sobre sus piernas, quedando de un lado tus brazos y del otro tus pies, colgantes, someramente apoyados en el piso, en tanto tus deliciosas nalguitas se le ofrecían muy pálidas, plenas, erguidas, tan apetitosas que los labios y las mejillas del doctor temblaban menudamente por la súbita calentura que tu exquisita intimidad le provocaba. Nunca en tu vida adulta te habían puesto en semejante posición. Fernando te había acostado en forma análoga pero siempre en horizontal con los extremos de tu cuerpo apoyados sobre la cama.

Ahora fue diferente ya que tus atractivas nalguitas estaban en el vértice haciéndote sentir completamente entregada y dominada. Mientras los temblorosos dedos de Daniel hurgando tu desquiciante raja trasera te separaban con suavidad los tersos glúteos y acoplaban la puntita del supositorio en tu ardiente orificio rectal, emulaste algún suceso lejano de tu niñez: El doctor Alcántara ¡Seguro! La deliciosa experiencia que estabas viviendo te colocó al borde de un recuerdo tan erótico que no pudo escapar de tu memoria. Debes haber tenido unos diez o doce años cuando el doctor Alcántara, el querido médico familiar, te puso en la misma posición sobre sus piernas y te insertó una breve barrita medicinal igualmente por vía rectal, sugiriéndote una forma de placer a la que más tarde te aficionarías. En brazos de Daniel gemiste de manera delirante al sentir su enorme dedo que te empujaba el supositorio, excitando las múltiples terminaciones nerviosas de tu estrechísimo reducto anal. Enloquecido de placer, Daniel te introdujo dos dedos y te empezó a tallar el recto acompasadamente, hasta que la excitación te dominó y empezaste a jadear. Fue entonces que te pidió tener sexo anal y tú le dijiste que en verdad lo deseabas, así que acordaron practicar esa deliciosa penetración en su siguiente encuentro, de lo cual te platicaré próximamente.

Terminada la aplicación, ya que no era posible entregarse por el momento al ansiado coito, permanecieron un rato en la misma posición, mientras Daniel acariciaba con furor tus suaves nalgas, las besaba y te decía que no había para él un culito más atractivo que el tuyo. Después te reveló algo que te hizo estremecer y acelerar la respiración. Resulta que Andrés, el paramédico que te había inyectado, era nada menos que el marido de Edith ¡Y tú sin saberlo! Sin querer habías calentado al esposo de tu rival y, si tú lo hubieras deseado, habrías desestabilizado e inclusive roto su matrimonio. Él te siguió buscando para ofrecerte sus servicios y te dijo que le gustabas, que lo enloquecías. Entonces le hiciste saber que conocías muy bien a su mujer y le hiciste notar que Edith es por demás atractiva, que sus nalgas son un poema capaz de enloquecer a muchos hombres y que él debía valorar la posesión de semejante trasero cuyo recuerdo a ti misma en la intimidad te estremecía, por habérselo visto inyectar un par de veces. A partir de ese momento Andrés dejó de rondarte y comprobaste que fue Andrés y no Daniel quien terminó de aplicarle el tratamiento a Edith. Ella se enteró de la singular entrevista que tú habías tenido con su marido y se aplicó a cuidarlo y atenderlo sexualmente con verdadero esmero, aunque esto le significara deponer sus expectativas de conquistar a Daniel.

Anna -

Venga chicos! que no es para tanto! De dónde han salido tan remilgados? No olvidemos que esto es ficción y es solo para disfrutarlo, quizas podamos contar alguna historia real pero sólo el que la cuenta lo sabe y al escribirla en esta página la historia se vuelve irreal.

Vamos que yo también les conté de mi novio y luego Anónimo le quitó en sus relatos el lado interesante que le quedaba, pero solo en sus relatos, fue cuando aprendi que del que hablaba Anónimo no era mi novio en la vida real, solo era el novio de Anna en la página de "nalgadas de personas mas jóvenes...", y en los mismos yo puedo tener relaciones con cuantos chicos quiera Anónimo, pero en la realidad yo sigo con mi novio.

Recuerden chicos que esta página es solo para pasarla bien y de un tiempo para acá solo hemos escrito nosotros tres y nos hemos llevado bien, sigamos como estabamos por favor, que yo los estimo mucho a los dos.

Simón -

Carlónimo:
En el sentido que planteas nuestras intervenciones es como yo las entiendo. Desde luego que mis comentarios se ajustan al juego que proponemos y responden a lo que mis personajes pueden sentir o más bien, a lo que a mí se me ocurre que pueden sentir; sólo intento seguir alentando el intercambio, que me divierte, como si nuestros personajes fueran verdaderos.
Igual de cordial es mi abrazo.

P.D. tu dirás si deseas que continuemos o te incomoda el rumbo que ha tomado esto y amigos como siempre

Carlónimo -

Estimado Simón, discúlpame si he afectado tus sentimientos. No creo que debamos considerar está página un reflejo fiel de nuestra vida e identidad. Yo no se si en realidad te llamas Simón, si Anna es Anna. A mí el nombre me lo dio la propia Anna de quien tengo una gratísima impresión porque creo que ha entendido perfectamente el sentido de lo que aquí hacemos. Ella dice: “yo no se si es Anónimo, Carlos o Carlónimo, simplemente disfruto lo que me ofrece. Yo respeto profundamente a Silvia como novia tuya y en ese terreno no me atrevería a hablar de ella. Yo sólo me estoy refiriendo al personaje “Silvia” que tú has traído y que amablemente nos has compartido. Y yo te he dicho que no la concibo como una sufriente enfermita y es que en los relatos que nos has ofrecido ella me causa dolor pues se le ve cansada, lastimada, desubicada ¿o me equivoco? Entonces, quiero rescatar al personaje, exclusivamente al personaje como lo he visto. Si afirmé que ella se siente asfixiada es porque tú me lo has hecho sentir pues sufre y ya no puede más con el rosario de piquetes. Me gustaría que me dijeras si esta aclaración mejora las cosas, o si definitivamente he fracasado. Recibe un abrazo cordial.

Simón -

Estimado Carlónimo:
No es que quiera parecer una carmelita descalza, pero soy hombre de una sola mujer (al menos mientras estoy con ella) y por eso me golpeó tanto. Si embargo, acepto tu fantasía al respecto. Pero quizá lo más duro es leer que ella necesita buscar alivio afuera de una "relación que la asfixia"... la amo y estoy dispuesto a considerar tu análisis de las cosas si eso nos ayuda. La maestría de Marcos para lograr que Silvia explote de placer me hace pensar que las comparaciones son odiosas y no quiero pensar en que sea yo el que salga perdiendo. Lo que has escrito hoy no parece indicarlo; sin embargo, te agradezco que me cuentes en confidencia las cosas que le producen tanto placer, así podré comenzar a explorarlas. Sinceramente pensaba que nuestra relación la satisfacía pero esto enseña que nunca se debe dar nada por seguro....

Carlónimo -

Simón, disculpa si mi relato no fue lo que tú esperabas, la vida siempre nos da sorpresas. Lo que pasa es que trato de rescatar a Silvia a quien no concibo como una doliente enfermita que sufre desdichadamente cada vez que la inyectan sin tener muy claro en qué van a parar las cosas. La entiendo en cambio como una mujer muy sensual que sabe lo que espera y que es capaz de franquear los límites de una relación que a veces la asfixia. Tampoco creo que tú seas una hermanita de la caridad incapaz de mirar a otras mujeres con interés y expectativas de placer. Así se dieron las cosas para que ambos tuvieran una experiencia que reanimara su propia relación.

Después de aquel desliz los dos han vuelto con renovado interés uno en el otro.

Silvia dice: Cuando tengo a Simón en la cama no sólo me estimulan los besos y las caricias que me da, sino también lo que compartió con Edith. Imagino el placer que ella sintió en sus brazos y me congratulo de saber que en el ánimo de mi amado ella no pasa de ser un amor ocasional. Que conmigo disfruta las experiencias más eróticas. Al permanecer acostada sobre sus piernas, cuando desliza mi panty. Cuando acaricia mis nalgas con sin igual ardor, cuando las perfora con la recia hipodérmica. En el momento que la ardiente sustancia quema mis entrañas. Al disfrutar sus chupadas en el culo. Al sentir que tiembla de placer, que su pene está henchido de un poderoso semen destinado a poblar mi fogosa vagina. Cuando por fin me penetra empinada sobre el sofá o sobre la cama, con la falda levantada, las nalgas bien paradas. No dejo de pensar en Edith, de calentarme discurriendo el inmenso placer que recibió de quien no tiene mayor interés en ella.

Y tú ¿que nos dices de la experiencia de Silvia con Marcos?

Simón -

Carlónimo: perdón por no hacer ningún comentario previo a tu intervención, pero lo que relataste me dejó tan shockeado que sólo podía reaccionar a eso. Pero debo reconocer que estaba esperando con ansias que aparecieras, quizá estoy comenzando a apegarme a tí.

Simón -

Glup! Ahora sí que me has sorprendido. Nunca imaginé que seríamos capaces de esto. supongo que tendré que convivir con ello. ¡Qué coraje ese Marcos criticar el lugar donde inyecté a Silvia!

Carlónimo -

La sensualísima Silvia

Vivir mi erotismo al lado de Simón es una experiencia deliciosa a más de extenuante. A veces he llegado a desear una terapéutica variante casual, de la que tuve ocasión al saber que mi amado estaría dos semanas fuera de la ciudad. Primero me sentí muy mal considerando que lo extrañaría demasiado, luego me entraron celos de pensar que él tendría que acudir a otras manos para continuar su tratamiento a base de inyecciones, pero finalmente me tranquilicé cavilando que yo tendría que hacer lo propio y que probar otras manos me haría tal vez más llevadera la inevitable penuria de los pinchazos.

Aquella mañana nos despedimos sintiendo un grueso nudo en la garganta y nos recomendamos: “por favor, mi vida, no dejes de inyectarte” Yo le había comentado que para esos efectos podía acudir a una tía muy querida, mientras él me hizo saber que buscaría en cualquier farmacia cercana que se las aplicaran. Pero las evidencias comprueban que ninguno cumplió lo prometido sino que buscamos otras instancias para desatar nuestro implacable erotismo. Por azares del destino, me vine a enterar que Simón había tomado el avión junto con Edith, una guapa compañera suya de mucha confianza, y que ya estaban de acuerdo en que ella le “haría el favor” de inyectarlo en mi ausencia. Así que yo, animada por ese turbio precedente, llamé a Marcos, un amigo de la adolescencia que no pensó gran cosa para invitarme y llevarme a una bella exposición de pintura. Estando en el consabido brindis, le comenté que no podía ingerir alcohol pues debía inyectarme y le pedí que por favor me llevara a una clínica, pero como era de esperar él me ofreció aplicármela en su casa, lo cual acepté gustosa.

Soy una mujer muy atractiva de complexión mediana, ojos grandes aceitunados, cabello negro ensortijado, tez blanca, labios sensuales, nalgas llenas respingadas, temperamento ardiente, con un acentuado morbo por las inyecciones. Marcos, quien es guapo, atento y tan ardiente como yo, no precipitó las cosas, puso música suave, con toda calma me mostró su departamento, luego sirvió el café e indujo una deliciosa conversación acerca de la belleza corporal. Así pasamos no menos de dos horas que disfruté muchísimo y me apartaron de pensar en lo que pasaba con Simón en otro lugar, donde Edith preparaba cuidadosamente la jeringa y él permanecía tendido en la cama con el calzón del pijama y la trusa replegados hasta las piernas…anhelante…delirante. Yo se que a él lo tensa muchísimo ese singular momento pero también lo calienta, así que sus piernas vibraban y sus varoniles glúteos no dejaban de estremecerse, hasta que recibieron por fin el violentó piquete. La espesa sustancia le hizo gritar y terminó de erizarle el pene. Edith se percató del súbito calentamiento de su paciente y actuó en consecuencia.

Ignorando esa para mí desagradable circunstancia, accedí pasar a la confortable recámara de Marcos donde me aparté de cualquier mojigatería y me comporté con toda liberalidad. Alcé la pequeña faldita mostrándole mi sensualísima panty color vino, tan raboncita que permitía apreciar mis atrayentes glúteos casi completos, con excepción de las breves zonas rectal y vaginal. Me deslicé decididamente la prenda hasta las piernas y me tendí lentamente sobre la cama, primero de costado con las rodillas algo flexionadas tratando de arreglar la falda para que no se arrugara, luego con los glúteos arriba, bien erguidos, meneándolos coquetamente para lograr la posición que me resultara más cómoda.

Marcos no podía creer lo que veía pues nunca imaginó que al término de nuestra primera entrevista lograría la anhelada intimidad. Yo lo conocía muy bien, me resultaba atractivo, estaba molesta con Simón y, por ende, no descarté ningún tipo de desenlace para mi singular entrevista. Marcos revisó cuidadosamente mis nalgas percatándose que tenían múltiples marquitas de inyecciones y me dijo que éstas habían sido aplicadas en sitios inadecuados. Enseguida me palpó el lugar elegido, sentí las suaves yemas de sus dedos reconociendo mi glúteo izquierdo y, sin dar tiempo para que me tensara, clavó la aguja con tal maestría que apenas percibí la gélida ráfaga que traspasó mi fogosa carne sin causarme dolor alguno. La sustancia sí me causó molestia pero eso sirvió de pretexto para que deleitara a mi asistente gimiendo y quejándome con toda la sensualidad de que soy capaz.

Cuando Edith le extrajo la aguja a Simón, este permanecía muy tenso, con las nalgas engarrotadas musitando que la inyección le había resultado sumamente dolorosa, así que ella se sentó a su lado y le estuvo acariciando el trasero tanto como quiso y como el propio paciente, mediante la emisión de lastimeras voces, le indujo a hacerlo. Cuando Simón se incorporó de espaldas ella lo abrazó y le cogió el erecto pene. Los dos se trenzaron, se tumbaron en la cama y rodaron desesperadamente.

Yo tampoco me limité para suspirar y jadear cuando Marcos se inclinó y empezó a besar mis dolientes nalgas hasta hacerlas temblar de placer y de ganas. Primero empiné el culo como ofreciéndoselo, luego acerqué mi vulva a sus delirantes belfos que la besaron, la lamieron, la penetraron lingualmente. Yo permanecía empinada, con la boca abierta, los ojos cerrados, los puños apretados, deseando que Marcos consumara lo que ya había iniciado.

El tieso miembro de Simón pasó entre las piernas de Edith, punteó con el grueso glande la empapada y peluda vagina y se introdujo en ella haciendo que la ardiente receptora gritara con todas sus fuerzas, en un arrebato de lujuria que la llevó a cruzar las piernas por la espalda de su amante e inducir con ellas una mayor velocidad a las de por sí violentas arremetidas que él le daba, hasta que los dos gritaron como dementes, se mordieron los labios, las mejillas, el pelo y se quedaron por fin muy quietos.

Yo le rogué a Marcos que me penetrara pues me encontraba al borde del orgasmo. Me tiré de espalda, abrí las piernas y recibí una bestial estocada: amplia, profunda, cálida, perfectamente colocada. Empecé a sacudirme, a jadear, a suspirar, a revolverme, apreté a mi amante con todas mis fuerzas, le grité que me cogiera, que me traspasara, que me lastimara con su descomunal verga. El no perdió la compostura pero sus embestidas eran cada vez más violentas, sus huevos me propinaban verdaderos latigazos en las nalgas, hasta que irrumpimos una sin igual andanada de choques pélvicos, gritos irracionales y chillidos dislocantes, que enmarcaron el copioso intercambio de secreciones.

Después de aquellos sucesos vino la explicable calma, la reflexión, el reconocimiento de lo que habíamos hecho. Tirados en la cama, tras habernos inyectado mutuamente, Simón y yo nos acariciábamos y nos besábamos con renovado ardor. Cada uno reconoció en su interior que la infidelidad no fue más que una simple aventura, de la que no estaba…ni confundido, ni arrepentido.

Simón -

Estimado Carlónimo:
Sin duda Yesenia mantiene sus habilidades para la estimulación trasera. O quizá sea más bien que superas ampliamente la capacidad descriptiva de Anónimo. En cuanto a la estimulación oral clitorideana, si bien lo oral no es lo que más gusto me da (nunca mejor usado el término gusto)ha sido un condimento; pero o no he comprendido la posición adoptada por Anna para recibir la inyección y el supositorio o Yesenia realmente es contorsionista!
Me tiene intrigado qué resolverá ahora Daniel. No es un detalle menor enterarse de ese modo cuáles son los modos en que obtiene placer tu amada. Puede ser traumático o puede servir para orientar mejor todos los acercamientos posteriores. Veremos hacia dónde se inclina pero seguramente a Anna le costará algo.

Estimada Anna. me alegro de que te haya gustado el video. No nos da para filmarnos porque lo nuestro no es el exhibicionismo pero no dudes que la escena se parece bastante.

Anna -

Querido Simón:

Excelente vídeo, muchas gracias. Efectivamente no sois Silvia y tu pero en la vida real deberá de haber encuentros como éste.


Anna -

Querido Carlónimo:

Pensé que eso que decía Eulogia sobre el fallecimiento de Anónimo no era cierto, es una pena y todavía me resisto a creerlo. Afortunadamente tú has venido a terminar lo que él ya no pudo hacer. Aunque sigo pensando que no puede ser que haya fallecido.

¿Sabes que tu también me encantas? Me gusta tu creatividad, me gusta la manera en qué escribes, me gusta que me tienes en suspenso y me gustan muchas cosas más. Cuando leí la descripción que ha hecho Eulogia sobre Anónimo, lo imaginé, y pensé que se llamaría Carlos.

No, no haré que cambies la historia, yo escogí a Daniel y si se que hemos seguido saliendo Daniel y yo nosé que me puede pasar pero ya ves que si hemos salido.

Y te voy a decir una cosa, esa tal Lulú estará muy bien dotada pero no tanto como yo y tendrá un prominente culo pero quizá ese sea su único atractivo mientras que yo poseo muchos mas. Y acepto todas las consecuencias de mi elección, que por cierto ya las estoy viendo.

Yesenia me está liando, ya que debe de haberse confabulado con Lulú, pero será a cambio de algún "favor" por parte de Lulú. ¿Cómo puede uno resistirse a tanto placer? Aunque Daniel tiene un poco de culpa por no prestame la atención debida, pero vamos... veamos cúal es la rección de Danielito.

¡Y me encanta que estés aquí Carlónimo!

Carlónimo -

Sorpresivo encuentro

Seguimos conviviendo y disfrutando sexualmente. Después de una deliciosa cena conmemorativa de nuestro tercer aniversario mensual, me entregó el anillo de compromiso y me propuso que nos casáramos. Yo me quedé fría, le pedí esperar un poco y, después de un acalorado debate, acordamos que fuera al año siguiente. Continuaba también mi tratamiento consistente en inyecciones y supositorios. Lo bueno es que casi siempre me atendía Daniel en su consultorio, o en última instancia Laura, su madre, quien para entonces ya me había tomado un gran cariño.

Pero un día que me tocaba recibir ambas dosis, Daniel estaba muy ocupado y su mamá de viaje así que, tratando de evadir la nada grata asistencia que me podía brindar Lulú, acudí mejor al área de practicantes del hospital y, cuando me preguntaron qué prefería, si asistente masculino o femenino, por prudencia y respeto a Daniel les indiqué que femenino. Lo que ni remotamente imaginé y me dejó petrificada es que, a poco, llegó Yesenia. No me preocupaba que ella me atendiera, sino el hecho de que por ahí estuviera Fernando, lo cual dichosamente no ocurrió. Así que después de saludarnos me hizo pasar a uno de los consultorios, le indiqué lo que requería y se dispuso comedidamente a atenderme.
Desde luego que no me pasó inadvertido el riesgo de que ella tratara de sacar provecho de la sesión pues ya sabía muy bien que su sexualidad no discrimina del todo a las mujeres y, además ya me había manifestado que le emocionaba atenderme a mí en particular. Pero yo estaba de buen humor y pensé que mientras no se propasara, el disfrute que ella tuviera era cuestión suya. Así que cuando me pidió que me bajara completa la panty y ella misma me alzó la falda dejando a la vista todo mi atractivo trasero, sonreí para mis adentros y traté de distraerme para no sugestionarme con su singular técnica. Después de acariciarme insistentemente los glúteos con el pretexto de reconocer las áreas inyectables, me aplicó la aguja como ella acostumbra, haciéndola vibrar, lo cual genera primero una especie de escozor que, para los amantes de las inyecciones se convierte en sensual estímulo. Mis cachetes comenzaron a vibrar y yo a sentir un cada vez más placentero ardor en la medida que la aguja avanzaba pequeñísimos tramos desgarrando lentamente el tejido y, por lo tanto, atrapando, concentrando, multiplicando, la sensación del piquete. Sentir la incisión como un estímulo duradero es algo indescriptible, confieso que empecé a generar humedad en la vagina, pero dejé a la practicante que continuara. Antes que la aguja llegara al tope yo empecé a jadear involuntariamente y mi enajenación se acrecentó cuando empecé a sentir el ardor de la viscosa sustancia que Yesenia me hacia entrar lentamente. El dolor era agudo, irresistible, pero extraordinariamente placentero.

Mientras esto sucedía, Yesenia empezó a puntearme el ano con el supositorio, girándolo suavemente, como desafiando al esfínter que es una válvula de paso pues está diseñada para expulsar o para tragar, pero no para retener, de manera que, la indeterminación del estímulo recibido le hacía fruncirse y a mí estremecerme de desesperación por no poder deglutir la pieza. En el momento que por fin me introdujo la barra junto con dos de sus dedos, apreté con tal fuerza las nalgas que hasta la hice gritar: ¡cuidado, que vas a romper la aguja! Y es que, sintiendo los efectos combinados del dolor de la inyección y la excitación por la penetración rectal, mi vagina acrecentó su segregación. Además, sentí la lengua de Yesenia lamiéndome desesperadamente el clítoris. Yo estaba fuera de mí, la alteración era tal que instintiva e irreflexivamente separé las piernas. Entonces Yesenia me terminó de encajar su cabeza y acopló los labios a mi vagina, con lo que me corrí en un tremendo orgasmo.

Antes de que pudiera reaccionar y liberarme de semejante acoso, se abrió la puerta del consultorio y apareció Lulú seguida por Daniel. Yesenia apartó sus labios de mi vulva pero fue demasiado tarde, mi amado ya se había percatado de lo sucedido. Sin dar siquiera tiempo para que me extrajeran la aguja me incorporé sintiendo un fuerte dolor en la nalga pero logré ponerme de pie frente a Daniel, quien me miraba con rostro inexpresivo y serio. Yesenia me extrajo la aguja como pudo y salió corriendo, yo pude apreciar el guiño que le hizo Lulú cuando pasó junto a ella. No sabía qué hacer ni qué decir. Los ojos se me vidriaron, me abracé a Daniel y empecé a llorar desconsoladamente, apretando su cuerpo y diciendo: “no fue lo que imaginas, no, no fue eso, te lo juro”. Lulú abandonó el consultorio y yo seguí sujeta a mi amado llorando con amargura. Después de un rato, él me subió la panty, me compuso la falda y me abrazó.

Simón -

Estimado Carlónimo:
No pretendía ser descortés pero también debe comprenderse que lo sorpresivo de la desaparición de Anónimo me lleva a un período de duelo; he perdido a alguien que ya consideraba un amigo.
Sin embargo, no pienses que estoy cerrado a aceptar nuevos amigos pero lleva tiempo construir una relación.
Desde luego me ha encantado lo que has escrito y desde luego también estás autorizado a utilizarnos a Silvia y a mí en tus fantasias; incluso me entusiasma pensar en ello. Quizá tus relatos ayuden a que vuelva mi inspiración.
Un saludo... y sé bienvenido

Carlónimo -

Simón, tu frío comentario denota cierto malestar. Considerando que te refieres a la tarea no realizada por Anónimo, el ahora finado, cuyo cumplimiento me encargó antes de retirarse al eterno descanso, ésta se hará, te lo aseguro. Me hubiera gustado iniciar una relación contigo en otros términos, por ejemplo que me dieras la bienvenida a esta página, pero, en fin, cada quien tiene su estilo. Realmente pienso que Silvia es una mujer muy sensual y tanto la admiro que espero no te cause malestar saberlo, de manera que quiero referirme a ella y aliviar mi deseo imaginándola en la intimidad, acompañada de ti desde luego. Igual que le acabo de pedir a Anna, a ti te ruego no desesperar, verás que tengo mucho que decir de tu bella amada. Pero, tú bien lo sabes, este espacio es de creatividad y ésta requiere al menos de tres elementos: deseo, inspiración y trabajo, no pudiendo faltar ninguno de ellos. En particular el segundo, es muy caprichoso e impredecible. Acostumbra llegar sin aviso previo.

Simón -

Nuevamente, no somos Silvia y yo, pero la escena es muy buena:

http://www.youtube.com/watch?v=wXPD0uPThII&feature=channel_page

Carlónimo -

Hola querida Anna

Me pareces una mujer muy inteligente, creo que no hay problema que tú no puedas resolver. La táctica de referirte a un tal “Carlos” fue genial y en gran parte por eso estoy ahora aquí ¿Sabes que me encantas?

Pero no harás que cambie la historia, en su oportunidad te inclinaste por Daniel y lo que tenga que ser, será. ¿Por qué dices “hemos estado saliendo al café, a las tapas, al teatro y al cine y…”? Eso tú no lo sabes todavía ¿o sí? Por otro lado, es cierto que tú eres muy bella y con un cuerpo sensacional, pero no olvides que Lulú está muy bien dotada, en particular cuenta con unas nalgas de vértigo, con las que puede conquistar a muchos hombres. Y es muy astuta. Hay mucho qué contar, no comas ansias ni, por nervios, trates de blindarte a las consecuencias de tu elección.

Anna -

Vaya Carlónimo ¡qué excitante experiencia! Gracias por incluirme en este relato. Es agradable que Daniel prefiera mis nalgas a las de esa tal Lulú. Y esa experiencia sexual con él ha sido deliciosa, tantos detalles y su manera de hacerme llegar al orgasmo me han encantado. Y me gusta que mis nalgas le produzcan tal excitación.

He ido nuevamente a ver a Daniel a su consultorio y me ha dicho que mi tratamiento debe continuar aunque no me ha dicho claramente cómo y esa tal Lulú sigue rondandolo, cosa que no me gusta. Y hemos estado saliendo al café, a las tapas, al teatro y al cine y siempre me ha parecido encantador, al parecer mis nalgas son el centro de su atención.

Carlónimo -

Anna y Daniel

Fue un viernes cuando Daniel, tras haberme aplicado el supositorio, me invitó a que saliéramos juntos. Yo ya estaba esperando que ocurriera, así que le manifesté de inmediato mi beneplácito. El sábado pasó por mí y nos fuimos a ver una obra de teatro. Después me invitó a cenar en un restaurante muy pintoresco donde platicamos acerca de nuestras vidas, de lo que habíamos hecho después de conocernos en la escuela secundaria. En esas se nos fue el tiempo y terminamos al filo de la medianoche, muy contentos del encuentro. Al otro día me llevó a su casa y almorcé con su familia que me recibió con gran amabilidad. En particular me encantó la forma de ser de su madre. Hoy martes, escucho música en casa y no dejo de pensar en él. De pronto suena el teléfono ¡Es Daniel invitándome a tomar un café! En un encuentro de lo más estimulante me pide que sea formalmente su novia. Me abandono en sus brazos…nos besamos.

Para continuar el tratamiento llego al hospital el jueves y, como habíamos acordado, entré con toda libertad en el consultorio. Cuál no sería mi sorpresa al sorprenderlo parado frente a la mesa de exploración inyectando a Lulú, quien yace con la falda totalmente alzada y la panty replegada hasta las corvas. Me percato que tiene unas nalgas excelentes, exuberantes, capaces de inquietar a cualquier hombre. Daniel me mira con extremo nerviosismo, titubea para pedirme que lo dispense en tanto termina de inyectar a la insidiosa enfermera que no pierde la ocasión de mirarme y de sonreírme cínicamente. Decido no salir del consultorio, al contrario, me acerco a ver la escena. Las nalgas de Lulú, de por sí grandes están empinadas, ella trata de impresionar al médico con el innegable encanto de su trasero. Mientras el líquido fluye hacia la mullida nalga Lulú cierra los ojos, gime sensualmente, lloriquea, se queja y toma la mano de Daniel que descansa sobre la mesa. La aprieta desesperadamente. Por fin termina la inoculación de la dolorosa sustancia, Daniel extrae la enorme aguja y aplica el hisopo para absorber una gruesa gota de sangre que se ha formado en el punto de la desgarradora incisión. Lulú continúa lloriqueando, de sus ojos fluyen algunas lágrimas. Finalmente se cubre con fingido pudor las espléndidas nalgas, se pone de pie y se refugia tras un biombo para arreglarse el atuendo. Daniel trata de abrazarme, lo esquivo instintivamente, pero él insiste y, delante de la provocativa enfermera, me da un beso. Luego me lleva abrazada hasta una silla y me sienta para empezar la consulta. Me habla intercalando expresiones cariñosas: “mi vida”, “mi amor”, “encanto”. Después de auscultarme me avisa que ya puede inyectarme. Yo le pido que por favor lo haga en otra parte, así que salimos del consultorio abrazados y nos dirigimos a su casa.

En el camino le reclamo, él solo me escucha, luego me abraza y me dice que me ama profundamente y que ninguna mujer lo alejará de mí. Aclara que es un médico y como tal está obligado a atender a quien lo requiere, pero que un médico no puede tener la perspectiva mundana del cuerpo humano con excepción del mío que lo calienta irremediablemente. Ya en la casa, la madre de Daniel nos recibe con mucho afecto y se ofrece a inyectarme ella misma pero reflexiona acerca de nuestra perspectiva y prefiere dejarme en compañía de su hijo. Como no está nadie más que ella en casa decidimos que me aplicará la ampolleta en el sofá de la sala. Mientras su madre se aleja a la cocina, Daniel prepara cuidadosamente la jeringa. Me acuesto y con las nalgas descubiertas le digo en voz baja: Vas a extrañar la plenitud del culo de tu enfermera, pues el mío no es tan espléndido como el de ella. Daniel se apura a decirme: Tus bellas nalguitas, mi vida, me resultan infinitamente más atractivas, te lo aseguro. Sufro el súbito piquete, me invade el consiguiente ardor, el glúteo se me engarrota, amenaza sobrevenir el calambre, emito una leve queja que hace estremecer a Daniel quien por fin me extrae la aguja diciendo ¡ya mi vida, hemos terminado! Los días siguientes el padre y los hermanos de Daniel están en casa, por lo que Laura (la madre de Daniel) me lleva a su recámara y ahí me inyecta ella misma con toda calma. Tiene mano muy suave y se desvive alabando “mis encantos corporales”. Sintiendo mis nalgas firmes, redondas, atractivas, sensualmente pinchadas por la hipodérmica en manos de la madre de Daniel a quien empiezo a amar con locura, no dejo de sentirme igualmente amada, deseada, admirada. La dulce atención brindada por Laura y el cariñoso trato de su hijo me hacen soñar de nuevo, la figura de Fernando se desvanece, me siento en las nubes y…también ¿por qué no? empieza a inquietarme la necesidad de un primer encuentro en la ansiada intimidad con Daniel.

Fue al término de un espléndido paseo por el parque que me besó y me dijo: Anna, no puedo permanecer más tiempo en la terrible vigilia de no tener tu cuerpo. De ahí derivó el gran encuentro. Alojados en un elegante hotel, después de pasar una inolvidable velada en el bar, habiendo disfrutado la música más romántica, nos dirigimos por fin a la excelente habitación donde pasamos la primera noche de nuestra intimidad total. La tenue luz, las flores y la música, fueron testigos del excelso encuentro. Yo lucía un sensual baby doll color champagne. Tras una emotiva sesión de ardientes besos sentí sus manos muy firmes que se deslizaron a lo largo de mi talle, la cintura, los muslos y acariciaron por fin mis nalgas. Sus labios me llenaban de besos. Descendieron por las mejillas, el cuello y se estacionaron en los pezones de mi ardiente seno. Sentí por fin su pene bien erecto que merodeaba por la zona pélvica. Me puso boca abajo y sentí la tensa y ardiente barra que se deslizaba a lo largo de mis piernas y de mi culo. Sus labios besaban mi cuello, mejillas, la espalda, las nalgas, los ardientes labios vaginales. Su lengua se estacionó en mi clítoris haciéndome estremecer de placer. Después Daniel se extasió en la contemplación de mis nalgas. Yo permanecía acostada boca abajo y él a horcajadas en mis piernas acariciando muy suavemente mis glúteos, besándolos. Me introducía alternadamente sus dedos en la vagina y en el recto. Parecía recordar y recrear cada uno de los supositorios que me aplicó antes. Sentí hasta tres de sus dedos traspasando juntos mi esfínter anal, deslizándose una y otra vez, cadenciosamente, en ambas direcciones como en un delicioso coito anal que no se atrevió a proponerme pero que, estoy segura, él deseaba en ese momento. Identificó las marquitas de las sucesivas inyecciones que yo había padecido. Me preguntó quién me inyectaba antes de acudir con él. Lo de menos era mentirle, pero creo que su motivación no eran los celos sino el morbo de imaginar a otro hombre disfrutando mis encantadoras intimidades. Le dije la verdad, le platiqué un poco acerca de Fernando y del desagradable epílogo que tuvo mi relación con él. No se inmutó, sólo me dijo: lo comprendo, tus nalgas producen tal atracción y su posesión tal alegría que se me antoja a mí gritar a los cuatro vientos que son mías. Sonriendo le dije: por favor Daniel, no lo hagas, no vayas a hacer lo mismo que él. Reímos a carcajadas.

Enseguida me colocó de perrito y me penetró por fin a profundidad. Con la mejilla derecha pegada a la cama igual que los antebrazos y las palmas de mis manos, jadeando incesantemente, apuntalando mi empinada posición, disfrutando la certidumbre, de ser invadida, traspasada, violada. Sentí el cadencioso entrar y salir de su frondoso pene, una y otra vez, de manera incesante, hasta que me hizo entrar al nirvana del orgasmo, al que contribuyeron y acompañaron las colosales exclamaciones de placer, los gritos de júbilo y las salvajes arremetidas finales, con que Daniel acompañó la descomunal expulsión del ardiente semen que derramó en mi vagina a borbotones, cual gigantescas aspersiones. Así es él, en verdad que no exagero.

Anna -

Jajajaja ¡qué divertido se pone esto!

¡Parece que tenemos un nuevo participante en esta página! Cosa que me da mucho gusto porque ya extrañaba a Anónimo, pero tal parece que Carlónimo también tiene buenas dotes de escritor y lo mejor es que me ha incluido en su relato, cosa que le agradezco, y no solo eso si no que ha dejado un poco de lado el tema de las inyecciones para pasar al de los supositorios, que también tienen su lado excitante y más si son de manos de un médico tan atractivo como Daniel.

Yo me pregunto, ¿quién será mas atractivo, Daniel o Anónimo? Ya que con la descripción que nos ha dado Eulogia sobre su aire intelectual, me ha dejado pensando e imaginandolo.

Carlónimo:

¡Qué relato tan delicioso has escrito! Ya me puedo imaginar que debo ir todos los dias al consultorio de un guapo doctor, enseñarle mis nalguitas y que él me ponga un supositorio. Me gusta que este médico busque medicamente alternativos e igual de interesantes.

Querido Simón:

Quizá no haya mucha participación pero lo menos yo no he parado de reirme con tanta ocurrencia que ha tenido el autor de estos relatos y estoy segura que él mismo también debe de estar pasandola bien mientras lee todos nuestros comentarios.

Carlónimo -

Incómoda rivalidad

Es cosa de todos los días que yo aplique inyecciones. Durante las 8 horas que comprende mi jornada de trabajo, algunos de los médicos del hospital me llaman para que acuda a sus consultorios y suministre las intramusculares que ellos recetan, las cuales por diversas razones ellos deciden no aplicar personalmente. Aquella mañana me sorprendió ser llamada al consultorio del doctor Daniel, un joven muy guapo a quien yo no dejo de admirar en diversas formas. Nunca me piden ir ahí porque él acostumbra inyectar a sus pacientes personalmente, así que cuando llegué estaba ansiosa de saber de quién se trataba y me sentí impactada al percatarme que era una joven por demás atractiva a quien el doctor ofrecía un trato muy considerado. Mientras yo la miraba con suma curiosidad y celos el doctor me sacó del embeleso ordenando: Lulú, por favor aplica a la señorita 3 mililitros de mega-complejo PX37 plus.

La joven me miró un poco sorprendida ya que probablemente esperaba que Daniel la inyectara y poniéndose de pie mudó su semblante y me obsequió una dulce sonrisa mientras el doctor no le quitaba la vista. En realidad no sabía por qué Daniel me hizo acudir al consultorio pues de todas maneras él permaneció sentado sin dejar de contemplar la escena. La joven, de nombre Anna, estaba un poco confundida pero, como parecía tener con el doctor una gran confianza y también lo miraba con cierto embeleso, no titubeó para alzar su pequeña faldita, introducir los pulgares de ambas manos al interior del fino elástico de la panty y hacerla descender suavemente hasta la cima de sus respingados, suaves y redondos cachetes que, al ser mostrados, sufrieron un leve pero innegable sonrojo. Anna trató de esconder las nalguitas girando graciosamente el cuerpo con el pretexto de buscar acomodo en el diván, intercambió una fugaz miradita con el doctor que la contemplaba sin parpadear y, por fin se acostó con el rostro sumido en el rombo que había formado con los brazos. Daniel parecía suspirar al contemplarla tendida con el amplio trasero desnudo ofrecido en pompa.

Cuando me dispuse a escoger el sitio para la aplicación descubrí rastros de piquetes sucesivos en ambos glúteos. Presioné sutilmente con mi dedo la zona inyectable del lado izquierdo y Anna emitió una lastimosa queja. Repetí la operación del lado derecho y la hice gritar de dolor. Miré entonces al doctor solicitándole sus instrucciones y él se levantó para constatar personalmente la gravedad del daño. Enseguida identificó más de diez vestigios de piquetes anteriores, oprimió con su propio índice las áreas de posible aplicación y, tras percatarse del dolor que eso causaba a la joven, me preguntó: ¿la inyectarías? Yo le contesté que por el momento no. Entonces me agradeció la asesoría recibida y, habiéndome percatado por fin del motivo por el cual Daniel había solicitado mis servicios, me ocupé en desechar la dosis inyectable no utilizada, mientras él explicaba a la joven que iniciarían el tratamiento de otra manera. Se aproximó a la vitrina repleta de medicamentos y tomando un paquete de supositorios me ordenó que le suministrara uno de ellos a Anna. La joven se agitó nerviosa y miró a Daniel con inquietud, pero él la reconvino dándole unas leves palmaditas en la espalda. Busqué el rostro del doctor inquiriéndole si procedía, a lo cual él asintió con un leve movimiento de cabeza. Desenvolví el supositorio, desnudé completo el atractivo nalgatorio que mantenía a Daniel muy atento, separé con mis dedos índice y pulgar los fríos y elásticos cachetes de la nerviosa joven, coloqué y puncé con la cilíndrica pieza el breve remolinito anal, el cual la engulló nerviosamente sin que el culito horadado dejara de manifestar un súbito estremecimiento. Empujé resueltamente la pieza con mi dedo central haciéndola entrar lo más que pude. Luego extraje lentamente mi dedo sintiendo cómo el roce que producía en el túnel rectal hacía que la joven temblara sin cabal control de su erizado cuerpo. Viendo cómo las torneadas nalguitas se conmovían, dejé que el excitado doctor realizara la última función de mantener momentáneamente comprimidos los sensuales cachetes de la joven para evitar que regresara el medicamento.

Los días siguientes Anna acudió al consultorio donde el doctor la estuvo tratando y aplicando personalmente los supositorios que, ante la imposibilidad de inyectarla, le había recetado. Yo veía con celos cómo la atractiva joven entraba al consultorio y salía de él mostrando cada vez un mayor entendimiento con el médico. A poco me di cuenta de que empezaron a salir juntos lo cual me produjo un mayor desaliento. Así fue como conocí a Anna, a quien desde ese momento consideré mi implacable rival, por ser la paciente distinguida del doctor Daniel, a quien yo amaba.

Simón -

Tampoco hay mucha más paticipación que digamos.....

Anna -

Sinceramente ya había perdido un poco de interés, pero me encantan estos juegos de Carlos, perdón de Anónimo. Yo desde hace mucho me di cuenta del juego, pero me parece extraordinaria su capacidad de creación e imaginación y creo que su objetivo era el de crear un poco de polémica y mayor participación de todos nosotros, y lo ha logrado.
A mi no me importa quien escribe los relatos, si es Carlos o Eulogia, los disfruto mucho no solo por la temética sino también por la creatividad que demuestra el autor.

Eulogia:

Me ha encantado poder escuchar tu versión, creo que en la versión de Carlos le falto dar un poco de detalles que tu no has dejado pasar y que me han encantado. Enhorabuena.

Simón -

Eulogia:
No es para que te ofendas. Es que todo resulta tan extraño.....

Eulogia -

Resulta que ahora la que no existe soy yo ¡vaya! Resulta que no soy más que una marioneta, una ocurrencia de Anónimo!!!

Simón -

Estimada Karol:

Ante la rareza de los últimos intercambios comencé a sospechar lo mismo pero no sabía si era una locura. Si eso es cierto no comprendo el objetivo.

Karol -

Hola amigos, he estado un poco ausente por cuestiones laborales y no me ha quedado tiempo de escribir, aunque esta vez lo hago para hacer un comentario: No se si estoy equivocada pero quiero decirles lo siguiente. Para mí Eulogía es el mismo Anonimo el que está escribiendo, desde hace rato lo había empezado a sospechar, pero ahora al leer estos últimos relatos de Eulogía me he dado cuenta que la forma como relatan es total mente igual.... y me perdonan si estoy equivocada pero lo pienso así.. Si es así lastima porque estabamos acostumbrados al seudonimo de Anonimo, y ademàs yo creo que para todos era como el personaje prinicpal de todos estos relatos. Suerte a todos.

Moni -

Si, mi madr me inyectaba de niña pero yo no lo disfrutaba mucho. No se porque pero me daba muchos nervios y me dolia sufria mucho. Comence a tomar mucho placer cuando ya era adolecente e iba a una clinica cercana para que me inyectaran inclusive cuando tenia 17 fui varias veces por mi misma cuando me sentia algo mal de gripa iba para que me pusieran inyecciones y gozaba mucho. Era una enfermera joven la que me inyectaba y yo creo que se daba cuenta de mi morbo porque ella me la creba en parte. Sentía delicioso cuando estaba acostada y ya me iban a pinchar, era como que sentirme muy importante y muy sensual con mis nalgas (que son amplias y atractivas) ya desnudas. Cuando me clavaban la aguja ya estaba a punto de venirme y varias veces sucedió que termine toda mojada. Luego me inyectaba una amiga y todavía lo hace a veces en sesiones intimas pero no lesbianas porque no lo somos y las dos gozamos un chorro pero yo tambien me inyecto sola y me gusta mucho. Espero que pronto me inyecte un hombre pero que yo ame, hasta ahora no ha sido posible y hacer luego el amor con el. Oye Eulogia entonces Anonimo???

Eulogia -

Yo quiero platicarle lo que yo viví aquella vez de mi experiencia íntima con Anónimo, como lo vi, lo que yo sentí, lo que me llevó a seducirlo y a pedirle que estuvieramos juntos en mi departamento. Como él les dijo llegué al restaurante y cuando lo vi sentado en aquella mesa cerca de la entrada dudé que fuera el pero al mismo tiempo lo desee porque me gustó mucho ese hombre de complexión media, reposado, de aire intelectual, tranquilo, seguro de sí mismo. Desde que me recibió con esa atención que él mismo les relató y de la que realmente se quedó corto, el corazón me latió muy fuerte y dije: yo lo quiero, yo lo quiero, tengo que hacerlo mío. Así que después de fingir cierta molestia porque estaba contando cosas de Elisa y de su familia y también de mí, empecé a tratarlo con familiaridad y hasta coquetería. Cuando crucé la pierna y le dejé ver todas mis piernas, él se mantuvo tranquilo muy respetuoso y nunca volteó a contemplar mi intimidad con descaro ni con insistencia. Ya cuando estábamos en mi departamento yo estaba segura de que lo iba a hacer mío y pues sí, aunque alguien me diga que soy una puta pues no importa, yo me le ofrecí descaradamente porque me fascinó y cuando me empezó a tocar con sus manos de seda, no saben ustedes el tacto, la suavidad, la tersura de sus manos, ya no aguantaba más. Tocó mis piernas, introdujo su mano por mi entrepierna y cuando me dijo que quería inyectarme tocó mis nalgas, yo de inmediato vencí mi cuerpo hacia delante apoyando mi cabeza en su pecho y dándole toda la facilidad para que siguiera hurgando mi trasero. El no dudo, de inmediato metió su mano derecha por debajo de mi vestido y me acarició el glúteo suavemente insertando su palma por debajo de mi pantaleta. Yo estaba completamente vencida, fuera de mí y busqué sus labios. Lo besé con desesperación. Nos tiramos en el sofá me puso encima, levantó totalmente mi vestido y me bajó la panty. Lo que él no les platicó es que nuestra conversación acerca de que me iba a inyectar fue en esa posición, mientras me acariciaba suavemente las nalgas y me decía que le encantaba su suavidad. Luego me dijo que un día había tenido a la vista dos rosas en su jardín, una nueva firme encantadora a la vista y otra madura, ya pasada y que acarició a ambas y la madura se desbarató en ese momento rodando los pétalos por el suelo y que pensó en lo efímera que es la plenitud. Pero que entonces levantó uno de los pétalos caídos y lo acarició percatándose de su extraordinaria suavidad y tersura y que pasó su dedo por uno de los pétalos de la rosa nueva y que se percató que no había punto de comparación porque la suavidad de la rosa nueva no llegaba a ser tan extraordinaria como la de la rosa vieja y que comprendió entonces que el cuerpo de una mujer madura es bellísimo y sensualísimo y que aunque no tenga la gracia visual de la joven, ya en la intimidad en el encuentro muy cercano, ofrece maravillosos tesoros porque la mujer nunca deja de ser bella, sólo cambia la forma de belleza y que mis nalgas le recordaban aquella flor que se desmoronó en sus manos y que mis nalgas le excitaban en una forma incontrolable por ser muy suaves y no duras sino ya dilatadas, como que pródigas, entregadas plenamente al estímulo que recibían. Lo de la inyección, que si me la ponía o que si no me la ponía, para mí fue lo de menos, seguí la corriente y el juego porque me pareció que eso a él le estimulaba, pero sólo eso quería calentarlo, ponerlo al rojo vivo. Luego me cambié de ropa y, de acuerdo con lo que me había dicho de que mi madurez lo calentaba, me puse la ropa antigua que él les relató y que estoy segura que lo estimuló más porque me decía al oído que estaba viviendo conmigo una experiencia muy diferente y que lo transportaba a su infancia porque las primeras mujeres que lo calentaron estaban vestidas así como yo y que las imaginaba así como yo. Así como me lo dijo Anna cuando le pedí que me contara qué le había causado ese relato, un momento realmente estelar fue cuando me preparó para el piquete desprendiéndome los tirantes del liguero, bajándome la panty y contemplando y acariciando suavemente mis gluteos que para entonces yo sentía calientísimos, desesperadamente ardientes, deseosos de que Anónimo me los picara tanto con la jeringa como con el pene.
Sí, es cierto que grité y que hice todo tipo de visiones y faramallas pero sólo deseaba que él gozara porque yo quería calentarlo, tenía la duda de que mi cuerpo pudiera llevarlo a la plenitud del placer, tenía miedo de que él no lograra la erección plena y que aquello terminara en un rotundo fracaso. Pero no saben ustedes en realidad lo que yo gocé cuando me clavó la aguja y el líquido empezó a entrar en mi nalga, es la inyección más voluptuosa que yo haya recibido en toda mi vida. Fue como si hubiera yo llegado al momento más álgido de mi experiencia sexual a mi edad ya madura calentando así a un hombre como estaba sucediendo con Anónimo. Pero al mismo tiempo, mientras sentía el ardor y el placer de la sustancia pensaba en que él estaba sintiendo también algo muy especial como si estuviera teniendo una experiencia sexual con los fetiches y los personajes de su lejana infancia a los que había idealizado. Ël jadeaba, créanme que él jadeaba viendo cómo me inyectaba y decía: Eulogía, tus nalguitas están preciosas, me encantan, pero lo decía de verdad, sintiéndolo, no porque mi culo no estuviera viejo sino porque él así lo deseaba en ese momento para recrear la sensualidad de su pasado, de muchas cosas que había vivido e imaginado con mujeres maduras justamente en su infancia. Tal vez en ese momento pensaba en Cristina, en la señora Darién y otras mujeres así que él deseó cuando niño y que las inyectó en mi propia persona. En mi propio culo inyectó a todas ellas, estoy segura de que en ese momento le puso inyecciones imaginariamente a muchas mujeres maduras que conoció en su infancia.

Lo demás rebasa totalmente mi capacidad de redacción. El placer que me produjo la penetración, el coito, la poderosa eyaculación que me regaló no hay palabras para describirlo. Sólo les puedo decir que Anónimo se vació en mi vagina, que aventó todo el esperma que también tenía reservado para Cristina, la Señora Darien y otras mujeres de su infancia que deseó pero que, obviamente, no llegó a cogerse. Yo espero que esta reflexión les guste y que nos ayude a encontrar una forma de seguir la comunicación que Anónimo deseaba.

Simón -

Moni:

Cuéntanos de cuando tu madre te ponía inyecciones a tí. ¿También te gustaba o sólo ver a otros?

moni -

Pues a mi me gustan mucho las inyecciones son como que un padecimiento pero bien rico, te duele y te gusta y quieres más. Tengo 21 años y desde chica me gustaba ver que inyectaran a mis tías y a mi mamá, así como cuenta Anonimo de Stella yo tambien me calentaba viendo las nalgas de ellas, sobre todo las de una tía que era como de cuarenta años y tenía las nalgas grandes bien formadas y llegaba a la casa para que mi mamá la inyectara y me dejaban verla. Cuando estaba acostada con las nalgas descubierta y estaban a punto de picarla era yo creo que el momento mas rico porque mi tia como que gemia y decia que mejor no y la carne se le movia asi bien rico como que le temblaba y tenia las nalgasgrandes ybien blancas y eso no se porque pero me calentaba mas. Y cuando mi mamá le clavaba la aguja siempre gritaba y golpeaba la cama con las palmas de las manos y ver como la medicina entraba poco a poco y mi tia soplaba con los ojos cerrados me calentaba mas todavia mas. Es un placer que no puedo describirles me gustaria contarselo a Anonimo para que él lo convirtiera en un verdadero relato pero no se si eso sera posivle ya no se. Como que me ha dejado un vacio, antes no me decidi decirle nada y ahora lo estraño y quisiera hablar con el.

Simón -

Enorme misterio...... pero podrían ir mandando relatos los demás y mantendríamos activo el blog en su honor, esté donde esté.

Moni -

Y seguimos igual,alguien save algo de anonimo?? Que lo diga yo quisiera saber porque sus relatos son muy buenos y aunque los vulvo a leer quisiera nuevos

Anna -

Querido Simón:

Tan desconcertada me he quedado que no he sabido qué escribir y sinceramente estaba esperando que tu escribieras algo para saber qué pensabas al respecto, y ya veo que estamos igual.

Saludos

Simón -

Querida Anna:

¿Qué opinas de los últimos mensajes? Estás tan desconcertada como yo.....?

Mariana -

Mariana

Eulogia, yo no entiendo lo que dices, no se afirma una cosa tan seria si no tienes toda la seguridad ¿cómo que “creo que ya no estᔠY esa frase final: “Pero pues no se ojala que no” me parece incalificable, pareces una galopina dando explicaciones pendejas a su patrona. No se cuál sea la situación, espero que Anónimo esté bien y que se confirme tu pésima intencion de meter cizaña. ¿Qué clase de amiga esres? Tu posición me parece detestable, solo quieres cacarear que estuviste alguna vez con el ¡para mí eres una puta!

eulogia -

No esperan más a Anónimo, creo que ya no está entre nosotros ¡es una pena! Fue un repentino quebranto de consecuencias fatales. Tengo dicha de haberlo visto poco antes del final. Estaba muy guapo y no le abandonó el buen humor, la amabilidad y el optimismo. Me pidió que lo despidiera de ustedes diciendo que tenía la pena de haberse quedado en deuda tanto con Anna como Simon. He llorado mucho por él y no puedo olvidarlo ni como su amante (aunque sea una vez) que fui ni como persona, cuando leo sus relatos, sobre todo el mío, me pongo a llorar. Creo que ustedes deben regalarle un último comentario, una despedida que el leerá con gusto y se regocijará de que se lo hagan. Pero pues no se ojala que no.

Simón -

Muchas gracias, Anna!!!

Anna -

Simón por el momento te puedo recomendar que visites esta página: http://inyecciones.ning.com/
hay videos que creo que te gustarán y te pueden dar ideas, pero no hay relatos y si se me ocurre algo mas te lo diré ¿vale?

Anónimo: TE EXTRAÑAMOS!!!!

Simón -

Querida Anna:
Lamento que no cuentes con alguien que realmente satisfaga tus deseos. Quizá pueda serte útil compartir por este medio los juegos que tenemos con Silvia. Si bien no te sale escribir tus propias fantasías, a lo mejor podrías compartir tus ideas para que yo las ponga en práctica con Silvia y te relate los resultados; se me va terminando el ingenio y no me gustaría dejar de aprovechar los beneficios que nos traen. Espero tus sugerencias.... y las de Anónimo.
Anónimo, te tenemos paciencia pero ten en cuenta que te extrañamos

Anna -

¡Magnífico Simón! ¡Te felicito! Que relato mas ingenioso, Silvia debe de estar contenta y no es para menos. ¡Has tenido una muy buena idea! Uyy que diera yo porque mi novio fuera un poco mas avispado para estas cosas. Pero en fin... me ha encantado tu relato.

No te desanimes hombre... mira que yo he tratado de escribir algo, pero la verdad es que no me sale. No he tenido vivencias interesantes pero si tuve un sueño que a veces quiero compartirles pero cuando trato de hacerlo, no se ni cómo comenzar.

No se si nos leeran mas personas pero yo sinceramente, valoro mucho los relatos que nos dejan tu y Anónimo y se los agradezco a los dos.

Anonimo: Espero que resuelvas tus problemas muy pronto y que todo sea para bien. Aquí te estaremos esperando.

Simón -

Gracias Anónimo por darme a conocer que sigues aquí. Espero que tu problema personal no sea serio y que se resuelva favorablemente.
Lamentablemente no es simple seguir la comunicación nosotros, porque salvo Anna, tú y yo, no parece haber gente que nos lea. Valdrá la pena seguir? Quizá estoy un poco pesimista... veré con Silvia si algunos pinchazos en la cola me levantan el ánimo.

Anónimo -

Muy bien Simón, qué bueno que sigues escribiendo. Silvia es un personaje de lo más erótico ¡me encanta! Ténganme un poco de paciencia. El trabajo normal y un problema personal me ha impedido escribir. Sigan ustedes la comunicación por favor. Un abrazo.

Simón -

Llegó el día de volver a ponerle la inyección a Silvia. Y esta vez jugaríamos un poco para aliviar el dolor. Varios días atrás había pasado por la zona de las facultades y compré algunas cositas para jugar. Luego les iré contando qué.
Por la noche, luego de cenar (no nombré el hierro antes de la cena para que no estuviera nerviosa mientras comía), le dije que vaya al dormitorio y se fuera preparando mientras yo iba al baño.
Cuando entré a la habitación la encontré en pijama esperando sentada en la cama con cara de dar lástima. Pero cuando me vio su cara cambió. Estaba con una bata de médico inmaculada, me había peinado con gel y llevaba anteojos. En la mano, un maletín de doctor.
- ¿Qué tal, señorita? ¿Cómo se ha sentido?
- Mejor doctor, he seguido sus indicaciones y me encuentro mejor.
- Veamos, entonces.
Dejé el maletín a los pies de la cama y saqué un estetoscopio.
- Por favor, quítese la chaqueta para que la ausculte.
- Sí, doctor.
Se sacó la parte de arriba del pijama y vi con deleite que no llevaba corpiño. Me calcé los audífonos en los oídos y apoyé la copa en su pecho. Se estremeció con el frío contacto y al ver la forma como se irguieron sus pezones decidí que siempre lo aplicaría frío. Apoyé el esteto en varios lugares antes de pasar a la espalda. Ella cerró los ojos, evidentemente lo disfrutaba así que seguí. Lo puse en varios lugares de la espalda, pero sosteniéndola por delante para que se inclinara delicadamente. Es obvio que mi antebrazo rozaba tenuemente sus pezones, que cada vez estaban más duritos. También yo iba poniéndome más durito. Pero aún había mucho trabajo por hacer.
- Bien, señorita. Veo que ha estado haciendo el tratamiento porque sus pulmones se escuchan mucho mejor. Pero aún es necesario continuar el tratamiento. Voy a ver cómo evolucionó la fiebre (sacando el termómetro de adentro del maletín, junto con un guante). Por favor, acuéstese boca abajo y descubra sus nalgas. La temperatura rectal es más exacta.
- No, doctor, por favor. En la cola, no. Me da temor.
- Querida, le aseguro que no duele en absoluto. Vamos, tranquilícese.
Y suavemente la fui empujando hasta que quedó sobre su abdomen.
- Por favor, bájese el pantalón.
- Pero doctor…
- Shh, Shh, Shh. Hágame caso. Abajo el pantalón, son dos minutitos, nada más.
Refunfuñando dejó el culo al aire y yo casi ya no aguantaba, pero mantuve mi profesionalismo (JA JA) y abrí sus nalguitas de reina y coloqué suavemente el termómetro dentro de su ano.
- No le ha dolido, ¿verdad?
- No, doctor.
Pero noté que se había puesto colorada, mientras yo le tomaba ambas nalgas con mi mano y se las mantenía apretadas como se hace con los niños.
Exactamente dos minutos después saqué el termómetro de la cola de mi amor.
Ella ya estaba subiéndose el pantalón cuando le dije:
- No, no, no, querida. Permanezca así que voy a ponerle su inyección de medicina.
- No, doctor, por favor. No me pinche la cola, la medicina que me mandó duele mucho. Se lo pido, por favor.
- Querida, se lo dolorosas que son las inyecciones que le receté. Pero no podrá decirme que no le hicieron bien. Debe ser valiente, dejar la cola bien flojita y pensar en algo bonito. Voy a ser delicado y quizá, si se porta bien, tendrá un premio.
Mientras ella intentaba relajarse preparé la jeringa rápidamente, para que no creciera su ansiedad.
Pasé un poquito de alcohol por el encantador cachetito y de un solo movimiento hice entrar la aguja. Emitió un quejido, sus nalgas se estremecieron de anticipación y cuando el líquido espantoso empezó a penetrar, las lágrimas comenzaron a fluir silenciosamente. Me apenaba verla sufrir tanto y mientras apretaba el émbolo comencé a acariciarle el otro cachete. Cuando finalicé la inyección, masajeé vigorosamente el lugar inoculado y luego lo besé.
Secándose las lágrimas se dio vuelta y me dijo:
- Doctor, fui buena y me dejé inyectar. Ahora me toca el premio.
Sin perder un segundo busqué en el maletín y le dí un enorme chupetín. Lo miró sorprendida y luego largó una gran carcajada, me abrazó y……
Como a las dos horas seguíamos tendidos en la cama tratando de reponernos; me dijo “Encantador el doctor, creo que podría atenderme nuevamente con él”. Ya veremos qué podemos hacer al respecto.
Me preguntó de dónde había sacado la idea de la temperatura por el culo ya que nunca se la habían tomado así. Recordé entonces aquel día que fui a la guardia sospechando una apendicitis. Pero se los cuento otro día.

Anna -

Querido Simón, gracias por tu apoyo, pienso que esta vez la decisión me ha parecido mas fácil.

Querido Anónimo:

Gracias por seguir dandome opciones y por acordaros de mi. Está vez me parece mas fácil la decisión, ya que eso de estar con alguien que te ha tratado mal y te dicen que ya van a cambiar, sinceramente no va conmigo. Y elegir entre una mujer y un hombre, prefiero un hombre, aunque no descarto utilizar los servicios profesionales de Yesenia en un futuro, ya que considero que ha sido agradable.

Esta vez eligo la opción: "c".

Saludos a todos vosotros y gracias nuevamente Anónimo.

Simón -

Ya decía yo que Fernando aparecería arrepentido. Lo del psicólogo es bueno pero no sé, yo tendría mis dudas.
Por lo demás, Anna, tienes muchas opciones de entre las que escoger, no es sencilla tu posición.
Te apoyo desde aquí y ojalá decidas lo mejor para tí.

Anónimo -

Querida Anna, siento mucho que esta vez las cosas no hayan salido como deseábamos pero, como tú bien lo reconoces, en la vida es necesario andar con cierta precaución. El caso es que habiendo regresado a tu casa te enteraste que Germán te había estado buscando pues estaba muy preocupado por ti. Cuando hablaste con él te confesó que te había extrañado mucho y te pidió que le dieras una cita, a lo cual le dijiste que estabas muy cansada y que tal vez el siguiente fin de semana podrías verlo pero sólo profesionalmente para que te revisara. Al día siguiente te llamó Fernando diciéndote que estaba apenadísimo por lo ocurrido y te rogaba encarecidamente perdonarlo, ofreciéndote ponerse en manos de un psicólogo que lo ayudara a superar su problema. Te pidió acompañarlo con el facultativo, con quien ya había concertado una cita, para que tú participaras en su rehabilitación. Te negaste rotundamente, pero siguió insistiendo que por favor lo ayudaras pues no había para él otra mujer como tú. También Daniel se hizo presente invitándote a salir con él. Se preocupó cuando le dijiste que habías tenido un disgusto y que además estabas inyectándote como parte de un tratamiento, así que te ofreció sus servicios profesionales indicándote que podía hacerte un reconocimiento general. En realidad a él lo consideras muy respetuoso y hasta un poco tímido pues desde que lo conociste años atrás demostró su respeto y lealtad contigo. Sin embargo, le dijiste que luego lo buscarías.

Como tu tratamiento debe continuar y, además, sabes muy bien que no es bueno deprimirse, reconoces que debes tomar de inmediato una decisión, así que te planteas las siguientes alternativas:

a. Aceptar ver a Germán para que te haga un reconocimiento general y te atienda, lo cual te permitirá saber si su actitud ha cambiado.
b. Decides apoyar a Fernando para que se atienda de su problema psíquico y de paso aprovechas que él te inyecte.
c. Resuelves ver a Daniel y darte la oportunidad de conocerlo en su nueva fase de médico.
d. Por lo pronto no quieres ver a ninguno de los tres y le pides a Yesenia que acuda a tu casa para inyectarte.

Anna -

Uufff!! que historia! A veces el deseo transforma a las personas, y las hace que las veamos tal cual son y no precisamente como ellos se quieren mostrar.

Definitivamente será mejor olvidarnos del tio este, Fernando, y no volver a dirigirle ni una mirada y mucho menos el habla.

Gracias Anonimo por esta nueva historia que definitivamente tiene moraleja. "Conocer a las personas antes de entregarnos a ellas".

Saludos muchachos!

Simón -

Anna y Anónimo:

¿Que le ha sucedido a Fernando? ¿Ha enloquecido?. No puedo creer que alguien tan cariñoso y respetuoso se haya transformado en ese monstruo sin ningun control. Pobre Anna lo que has padecido. Ten cuidado porque es capaz de volver prometiendo que no volverá a suceder, pero esa promesa ya te la hizo y no cumplió.

Espero que te repongas rápidamente del mal trago.

Anónimo -

Querida Anna, te dejo tu nueva experiencia con Fernando. Estimado Simón, no me olvido de tu encargo. Un abrazo a todos.

La sorpresa de Fernando

No obstante la insistencia con que Germán me propuso ir a la playa, decidí rechazar su amable ofrecimiento ya que me sentía anímicamente lastimada por la forma en que me trató las últimas veces que nos encontramos. Es cierto que él me amó, que yo lo amé y que compartimos preciosas experiencias. Aún recuerdo con nostalgia aquel momento que ya les narró Anónimo: “Se prodigaron renovadas caricias, se desnudaron y la encantadora Anna se postró boca abajo para recibir por la espalda una nueva penetración vaginal. El coito no duró gran cosa, tras un agitado y cada vez más intenso vaivén, el novio derramó toda su virilidad en la tierna y cálida intimidad de la mujer a quien amaba, la cual se estremeció, jadeó, sollozó y hasta gritó delirante de placer, mientras Germán la besaba en la nuca, los labios y la espalda. Quedaron por fin en calma, pero no se separaron, permanecieron juntos, abrazados, tratando de eternizar aquella deliciosa vivencia”

¡Aaaahhhh! ¿No creen que esos momentos sean difíciles de olvidar? A mí me parece que sí, pero esta vez cerré los ojos y me entregué de nuevo a Fernando, el gran amor de mi vida, cuyo recuerdo me hizo rechazar inclusive la invitación de Daniel, una de mis más caras pretensiones. Y no sólo acepté permanecer con Fernando, sino que le platiqué la propuesta de Germán. Él me miró muy serio, luego me sonrió con dulzura y me dijo: “No quiero que nuestra experiencia de fin de semana te haga sentir algún vacío, así que te propongo irnos justamente a la playa” Esa misma noche tomamos la carretera y, después de dos horas de fantástica convivencia en las que repasamos nuestros mutuos proyectos disfrutando la vista del esplendoroso firmamento plagado de estrellas, entramos por fin en un pequeño y confortable hotelito pegado a la costa, que tenía todas las cualidades para recrear nuestra intimidad.

Era ya tarde pero el exuberante escenario nos invitaba a permanecer despiertos, así que, arropados en la quietud y la soledad del sitio, nos desnudamos y tomados de la mano nos fuimos caminando a lo largo de la playa disfrutando el concierto de las olas y admirando la majestuosa luna que rielaba el imponente y accidentado espejo del agua. Seguimos despreocupadamente haciendo continuas escalas para abrazarnos y besarnos, hasta que nuestro implacable instinto nos derribó en la mullida arena donde me penetró con su enorme pene y copulamos intensamente. Embebidos en aquel paradisíaco encuentro llegamos al clímax: jadeamos, chillamos, nos revolcamos y juntando nuestros labios, con la vista puesta en el firmamento, nos juramos prodigarnos amor eterno.

Por fin en la habitación caí rendida y tras la primera vigilia del sueño tuve una erótica vivencia: la ropa de cama se replegó, mi cuerpo fue inducido a postrarse boca abajo, sentí unas suaves caricias en mi cachete izquierdo y el súbito piquete que traspasó mi carne para alojar la ruda hipodérmica en posición de descarga. Entre adolorida y alborozada, sentí el terrible ardor de la densa sustancia que Fernando, siempre pendiente de mi tratamiento, me inoculaba lentamente, con absoluta calma, tratando de que el dolor no me despertara. Todo ocurrió en el paraje de la pesada somnolencia, estando mitad dormida, mitad despierta. Preferí permanecer tranquila. Sintiendo el suave masajito final y un delicioso beso en mi glúteo horadado, me entregué de nuevo al descanso en los confortables brazos de Fernando, cuyo rígido pene estrujaba placenteramente mi trasero.

El ruido del mar y los primeros rayos de luz penetrando la ventana me despertaron. Contemplé a mi amado dormido, despatarrado, con el pene en reposo, mustio, doblegado. No resistí la tentación de tomar la suculenta pieza en mis manos y acariciarla suavemente hasta que se alargó, se tornó muy brillante y emitió una densa y blanquizca gota de semen. Lo puse en medio de mis labios, con la lengua repasé milímetro a milímetro aquel glande extenso, duro, palpitante. Inicié por fin el tallado del enorme pene haciéndolo llegar hasta el fondo de mi garganta, una y otra vez, sucesiva, acompasadamente, hasta que Fernando emitió un ansioso bramido y me lanzó una descomunal descarga que alcanzó a regar mi barbilla, senos, manos, brazos, piernas, así como el vientre del propio Fernando.

Aquella mañana estrené un precioso bikini color cereza. Era brevísimo, a tal grado que me causó un gran nerviosismo portarlo. Tenía un sensacional escote que dejaba al descubierto tres cuartas partes de mis profusos senos, mientras el calzón apenas me cubría el pubis y la raja trasera, dejando a la vista gran parte de mis redondos, firmes y respingados cachetes. Fernando se veía orgulloso de estar a mi lado; me abrazaba y me besaba continuamente induciendo que camináramos una y otra vez en medio de la gente congregada en la playa. Yo sentía que mi cuerpo alborotaba a los hombres y la varonil anatomía de Fernando, a las mujeres. Creo que conformábamos una agraciada pareja. Nos acostamos en sendos camastros dispuestos al borde de la playa. Fernando tomó el bronceador y me lo aplicó centímetro por centímetro, insistentemente, desde la cara hasta las plantas de los pies, pasando por los senos, el vientre y las nalgas, donde su labor se tornó muy paciente, minuciosa y esmerada. Sentía las manos deslizarse tan suavemente en todo mi cuerpo que, poco a poco me fue invadiendo una profunda somnolencia, hasta que inevitablemente me abatió el sueño.

En brazos de Morfeo corrí ligera por la playa y entré en el mar donde un enorme pulpo me esperaba. Traté de escapar pero me asió firmemente llevándome en vilo hasta una enorme gruta submarina donde me acostó boca abajo sobre una pesada roca para tallarme las nalgas con sus horribles tentáculos. Yo estaba por demás angustiada sin saber muy bien lo que el pulpo quería hacerme, pero intuí que mis nalgas le atraían, le fascinaban. Yo quería levantarme pero me sujetó muy fuerte de piernas y cintura. Entonces llamó a un enorme pez espada y le pidió que me clavara su afilada pértiga, mostrándole el punto exacto que quería traspasarme en la cola. Forcejeé tratando de liberarme pero el intento resultó inútil. Sentí un espantoso rasgón en la parte superior externa de mi glúteo derecho y grité desaforadamente. El pulpo me sujetó con mayor fuerza mientras el terrible pez espada me tallaba su espantosa puya produciéndome un calcinante ardor al interior de la nalga. Mis piernas se agitaban descontroladamente. La espantosa bestia empezó a sisearme al oído: ¡te amo, te pica, te amo, te pica! Cuando el dolor llegaba a su punto más álgido, alcé la cabeza buscando al monstruoso verdugo que tanto me lastimaba. Un torrente de luz golpeó mis ojos, el murmullo del mar se hizo presente, y entendí las dulces recomendaciones de mi amado ¡amor, tranquila, amor, tranquila, ya estamos terminando! Me percaté que en ese preciso instante Fernando ¡me estaba inyectando en la playa delante de la gente!

Más allá de la pena que aquella inesperada exhibición me causaba reaccioné tratando de aflojar el cuerpo, sobre todo las piernas, para que la inoculación me resultara menos dolorosa. Tenía la respiración muy agitada, me percaté de que varios hombres me miraban en forma por demás desvergonzada. Otros más, discretamente, de soslayo, pero no perdían detalle. No me gustó que Fernando me exhibiera de esa manera, me sentí señalada. Por fin terminó la aplicación y me levanté violentamente. En medio de un creciente murmullo caminé hacia el cuarto sintiendo en cada paso una fuerte dolencia. Entré a la habitación, me tumbé sobre la cama y lloré porque Fernando me había traicionado. A poco él entró y se tumbó a mi lado, abrazándome, mientras explicaba: “Querida Anna, tu cuerpo me subyuga, es mi deleite y mi orgullo, no sabes cómo me calienta compartirlo visualmente con otras personas” Me aparté de sus brazos diciendo: “no es justo, no estoy de acuerdo con eso. Yo te amo y me he entregado a ti, pero en la intimidad. Mi cuerpo no te pertenece. Las inyecciones son parte de esa intimidad que no tienes por qué exhibir públicamente”.

Fernando me abrazó y me prometió no cometer ese error de nuevo. Enseguida nos acostamos iniciando una sesión de besos y ardientes caricias. En la euforia del cachondeo le dije: ¡travieso, te perdono porque te amo, pero no vuelvas a hacerlo! Nos desnudamos, me colocó de perrito y me penetró profundamente, haciéndome emitir un suave y prolongado lamento. Tomó mis caderas y las hizo avanzar y retroceder cadenciosamente refregando mi vagina con su enorme pene que entraba y salía cada vez más violentamente. Gritaba: ¡tus nalguitas Anna, tus nalguitas me enloquecen y me hacen perder la cabeza! ¡Qué delicia, qué delicia! Y me acariciaba los cachetes con vehemencia. Ya cerca de la eyaculación retrocedió la cabeza para observar mejor nuestros respectivos genitales acoplados interactuando, e insistía: ¡tus nalguitas Anny, tus nalguitas y las marcas de los piquetes. Son una escultura, un monumento, me encantan! Sintiendo el golpeteo cada vez más violento de mis nalgas contra sus piernas y pubis, percibí los primeros síntomas del orgasmo. Apalanqué el cuerpo y emití un prolongado sollozo seguido por fuerte jadeo y por los inevitables gritos de júbilo que revelaron el clímax de aquel espléndido coito. Fernando celebraba el encanto de mis nalgas y yo me felicitaba de tener su descomunal y ardiente pene a mi disposición ¡Qué poema de verga!

Después pasamos una tarde muy agradable y romántica caminando por el pueblo cercano. Fernando me trató con esa cariñosa deferencia que me brinda regularmente. Al anochecer nos sentamos a disfrutar una bebida en la terraza del cuarto, colindante con las terrazas de las habitaciones contiguas, donde había grupitos de personas también conviviendo. Platicamos de muchas cosas, de nuestra vida, nuestro trabajo, nuestras expectativas. El desagradable incidente de la mañana estaba prácticamente olvidado. De pronto Fernando se inquietó diciendo: ¡Tu inyección Anna, tu inyección, ya te toca, voy a prepararla! Le contesté: De acuerdo amor, me llamas, y permanecí sentada disfrutando la frescura de la brisa.

Poco después salió y sentándose en la butaca palmeó sus piernas indicándome: ¡Acuéstate aquí cariño! Lo consideré una broma, así que levantándome me dispuse a entrar en el cuarto pero él me tomó con fuerza y me hizo caer de golpe sobre sus piernas con el culo empinado justamente hacia la terraza donde había varios señores platicando. De inmediato me alzó la falda y me bajó la panty hasta los muslos. Yo me sentí terriblemente avergonzada y forcejee un poco pero, por obvias razones, no quise hacer mayor barullo. Me desinfectó el glúteo y me clavó de golpe la aguja. Sentí un gran dolor sobre todo porque tenía las nalgas muy tensas. Las piernas y los brazos me temblaban sobre todo por el sentimiento de impotencia. Mi implacable verdugo me tenía sujeta de la cintura mientras me inoculaba el pastoso líquido sin el cuidado que otrora me había brindado, de manera que la densa sustancia se me agolpó en un solo sitio haciéndome estremecer y engarrotar el glúteo. Me sobrevino un terrible calambre que me hizo gritar sin pudor alguno, pues el dolor era insoportable.

Cuando Fernando me extrajo la aguja logré levantarme a la fuerza, pero resbalé y rodé estrepitosamente por el suelo con las nalgas y el pubis totalmente a la vista de los curiosos caballeros. Casi revolcándome de dolor, tanto por el calambre como por el golpe recibido en un brazo y en ambas rodillas, me deslicé como pude hacia el interior del cuarto aún con las nalgas al aire, pero alcancé a franquear la puerta. Estando tumbada en el suelo, pero por fin en la intimidad de la habitación, cerré de golpe la terraza dejando a Fernando afuera. Los siguientes minutos fueron terribles. Llorando de dolor, decepción y contrariedad logré por fin ponerme de pie. Enseguida me dirigí al guardarropa, empaqué mis cosas en la maleta, me di una “manita de gato” y salí corriendo. Entré en el coche de Fernando y emprendí el camino de regreso a mi casa ¡Sola, a deshoras y rumiando una fuerte amargura!

No puedo soportar semejante ambivalencia en una persona que ha recibido mi confianza entera.

Simón -

Ajá, Anna. Dejemos que el tiempo haga su trabajo y veamos que te depara el destino.....

Anna -

Querido Simón:

Vamos que la verdad es que no podía decidirme entre German y conocer a Daniel, y me gustaría probar la mano de Daniel para inyectar, pero bueno quizá en otra oportunidad necesite de sus servicios, ¿no crees?

Simón -

Querida Anna.

Veo que sigues apostando fuerte! Ya veremos cómo le cae esto a Germán. Igual no habría que descartar de plano a Daniel, a lo mejor inyecta bonito

Anna -

Querido Anónimo:

Vamos que la experiencia con Fernando fue espectacular. Y creo que prefiero la opción "b".

Gracias por seguir al pendiente de esta página y por tomarme en cuenta para uno de tus relatos, ¡me encantan tus relatos!

Simón -

Estimado Anónimo:

me concederías el honor de escribir el relato de mis experiencias con Silvia, pero desde la perspectiva de Silvia?. Quizá me ayudaría a comprender un poco más lo que siente y podría satisfacerla aún más.
Espero ansioso.

Anónimo -

Querida Anna ¿me ayudarías de nuevo?

Tu entrañable experiencia con Fernando te hizo sentir muy contenta, pero te inquietaba que tu relación con Germán estuviera vigente. Así que terminaste con él, a pesar de haberte pedido que le dieras una nueva oportunidad, que tú de inmediato le negaste. Pocos días después, mientras te aplicaban un nuevo tratamiento con inyecciones y ya tenías un plan de fin de semana al lado de Fernando, recibiste la llamada de Germán invitándote a que pasaras dos días con él en la playa, donde te brindaría toda la atención que el trabajo le había impedido darte.

Así que tienes que tomar una decisión, siendo las opciones:

a. Disculparte con Fernando pretextando que te surgió un ineludible compromiso familiar, e irte a la playa con Germán.
b. Reiterar tu negativa a Germán y pasar el fin de semana paseando y conviviendo con Fernando.
c. Disculparte con los dos y aceptar la invitación de Daniel, un ex compañero de escuela bastante guapo que ahora estudia medicina y parece muy interesado en ti.

Por favor hazme saber tu decisión.

Anna -

Me he ausentado unos dias y me encuentro con dos magníficos relatos.

El primero, Anonimo, me parece como siempre muy creativo y con una forma muy delicada de relatarlo. Me ha gustado mucho. Gracias por el tiempo que dedicas a estos relatos que nos encantan.

Y el segundo, Simón, te agradezco que nos cuentes tus vivencias en este tema.

Un saludo para todos.

Simón -

Estimado Anónimo:
Estaba empezando a preocuparme tu silencio, pero ahora comprendo que estabas en pleno proceso creativo.
¡Nos has descripto de una manera tan increíble! Me siento maravillosamente retratado en tu relato. Estoy empezando a pensar seriamente en compartir con Silvia la existencia de nuestra página, aunque aún no lo se. Lo pensaré un poco más.

te agradezco habernos concedido el honor de protagonizar el relato y te pido que no sea el último.

Va lo que me sucedió ayer:
La vida tiene cosas raras. Hacía años que no me pinchaban el culo, y ahora, en 15 días todo lo que me pasa parece resolverse con inyectables.
Esta tarde fui al doctor que me atendió cuando tuve el espasmo bronquial. Lo recuerdan? Decidí consultarlo porque recetaba inyecciones que no dolían y con la que me tenía que dar a la noche descubrimos que a Silvia y a mí nos provoca esto de las inyecciones en las nalgas.
Me revisó, me hizo mil preguntas y finalmente me explicó que haríamos un tratamiento de desensibilización para mis alergias.
“Ud. se va a poner estas inyecciones (escribiendo en la receta el nombre de una mezcla rara de cosas que en teoría me dan alergia) por vía subcutánea, cada dos días. La idea es ir dándole al cuerpo pequeñas dosis de lo que no tolera para que poco a poco se vaya acostumbrando y deje de reaccionar excesivamente. Como son subcutáneas se las puede colocar en cualquier parte del cuerpo, si quiere le enseño y se las pone Ud. mismo”.
Le expliqué que me las pondría mi pareja y siguió con la explicación del tratamiento.
“Va a hacer el tratamiento durante 3 meses. Después me viene a ver y vemos como seguimos. Además de esto, una vez por semana se va a poner una inyección de esto (volviendo a escribir el medicamento en la receta). Estas son intramusculares y se las va a poner en la nalga. La aplicación casi no duele, pero no se asuste si al rato le empieza a arder el lugar y se le enrojece o se le pone caliente, es porque el medicamento empieza a actuar. Si le molesta mucho, se pone hielo y ya est